Editado por

Padre ÁngelPadre Ángel

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Un banquero muy particular

Permalink 24.10.06 @ 09:54:47. Archivado en Cooperación Internacional

Uno de los momentos más felices de los últimos años fue cuando nos llamaron desde Oviedo, de la Fundación, para comunicarnos que el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia de 1998 se concedía al obispo misionero en Bolivia Nicolás Castellanos, al doctor Sanz Gadea que desde la República del Congo se ocupa de la salud de las mujeres, de Vicente Ferrer, protector de los desfavorecidos en la India, y a Muhammad Yunus, el banquero de los pobres de Bangladesh.

Esta candidatura conjunta había sido propuesta por Mensajeros de la Paz, aunque con toda sinceridad, sospecho que nuestra posible influencia como premiados en la misma categoría en 1994, lo tuvo bastante fácil ante este póquer de ases de la solidaridad mundial.

Esa alegría del 98 me volvió hace unas semanas, cuando supimos, yo y el mundo entero que Muhammad Yunus había sido distinguido con el Premio Nobel de la Paz.

Alegría mucha, sorpresa ninguna.

Esa alegría me trajo también recuerdos de momentos preciosos vividos junto a Yunus.

La vida me ha dado la ocasión de conocer de cerca a grandes hombres, a hombres verdaderamente extraordinarios. Reconozco en ello que soy un privilegiado y un hombre afortunado, pues es un gran tesoro lo que de ellos he podido aprender.

Esos días de octubre vividos en Oviedo previos a la recepción del premio, me dieron la oportunidad de conocer a un Yunus afable y cercano, que gana en grandeza cuanto menor es la distancia y más familiar el trato.

Sabía que Yunus era un hombre extraordinario, y no me equivoqué.

Conocí que Yunus además de listo, listísimo, es un hombre de paz, de Fe, y de tolerancia.

Participó en una Misa por la Paz que organizamos en el Real Monasterio de las Pelayas, en Oviedo. Él y Vicente Ferrer leyeron las preces.

Rogaron por el fin de la pobreza, de la enfermedad, del dolor, por el triunfo de la paz y por el entendimiento de los pueblos...

yo, en el altar, junto a ellos, pensaba: pidiéndoselo ellos, Dios les tiene que escuchar, ¡seguro!.

Luego compartimos mesa, y hasta un culín de sidra. Tuve el placer de enseñarle Oviedo y darme el gusto de presumir de su compañía por sus calles hablando de lo divino y de lo humano. . Me emocionó que un hombre tan en el mundo, fuera a la vez tan espiritual.
Eso no quito para que incluso casi pasáramos de las palabras rivalizando en elogios y cariños hacia nuestra Reina. Él me hablaba de la bondad del corazón de Doña Sofía, de cómo acariciaba a los niños de las aldeas de Bangladesh cuando iba a visitarle, de cómo se veía que le apenaba su dolor, su pobreza. Yo le hablé de su sensibilidad, de su templanza, del ejemplo que era para muchos españoles, y como no iba a ser menos, también le detalle los besos y los abrazos que prodigaba a los niños enfermos de SIDA cuando iba compartir con ellos a tarde y merienda en los Hogares de Mensajeros de la Paz, cómo se interesaba por los trabajos de los discapacitados psíquicos en los talleres, y de las manos de la Reina, acariciando las de los ancianos cuando les visitaba en nuestras residencias.

Con Yunus también aprendí a creer en Dios y en los hombres.

Me contó sus principios. “Nadie me entendía, pero alguno me creyó. Eso fue suficiente”, me dijo. Yo, en silencio pedía que como Santo Tomás, los que le ven ahora, crean, y que le imiten. Pensaba en los bancos españoles, en su oportunidad de negocio, en esa doble ocasión de hacer el bien y hacer beneficios.

No sé si habrá algún banquero en el cielo acompañando a San Mateo. Alguno he conocido que fue bueno, de verdad. Pero si no, bien podría estar este en los altares. No importa que sea musulmán. Dios es el Dios de todos, el Padre de todos que con sus buenos hijos comparte la Gloria.

Pero la alegría y el reconocimiento general hacia Yunus parece que en algunos medios se ha disipado ante el anuncio de su entrada en política.

No creo que la importancia de su labor, su credibilidad y su probada integridad de Yunus se empañe con las últimas noticias de que va a formar un partido político para presentarse como candidato a la presidencia de su país. Me parece bien y le deseo lo mejor.

No es una creencia, es una certeza el hecho de que es posible erradicar la pobreza en el mundo, existe la tecnología necesaria y los recursos suficientes para ello, pero falta la voluntad política necesaria para lograrlo.


Si el bueno de Yunus ha hecho posible desde el Banco y la Fundación Grameen que cientos de miles de personas salieran de la pobreza, al mismo tiempo que creaba un imperio financiero y empresarial solidario que mantuviese la obra, qué no podrá hacer por casi 150 millones de bangladeshíes que luchan por sobrevivir en uno de los países más pobres del mundo.

Que tu Dios, que es también el mío, te guarde y te guíe, amigo Yunus.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Las acepto si admites mi de nada

Ángel Sáez García

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Mozart in the jungle: stravaganza

Juan Carrasco de las Heras

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Mausoleo de Franco

Manuel Molares do Val

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Lo que se le ordena en arameo le obliga a resucitar

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (XXII). ¿Tiene sentido hablar de “moral prehumana” en las sociedades de chimpancés? (II)

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

CUANDO NOS RONDA EL ALZHEIMER

Josemari Lorenzo Amelibia

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El Mito de la Globalización Neoliberal

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dios es Fuego: La fiesta de San Juan

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Antaño y hogaño (VI). 19. Período de la juventud

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Ángel músico

Maximino Cerezo Barredo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, trío BWV 655

Jose Gallardo Alberni

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Lucidez cósmica

Pedro Miguel Lamet

Teselas

Teselas

Taltavulll, no ceja en su empeño inmobiliario en Mallorca.

Alejandro Fernández Barrajón

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

El papa Francisco, san Francisco, Trento, Vaticano II, Ottaviani, Von Balthasar

Padre Fortea

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

El enfermo mental no tiene un Aquarius que le salve

Antonio Cabrera

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Congreso indígena

César Luis Caro

Transversal

Transversal

Merkel en el filo de la navaja y el tonto útil Sánchez

Pilar Aizpún Bobadilla

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Unos juegos peligrosos.

Vicente A. C. M.

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

Síndrome de la manada, patologías sociales y revolución psico-cultural

Agustín Ortega

Punto de vista

Punto de vista

Abuchean a Torra

Vicente Torres

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital