Blog del Padre Fortea

Mi viaje a París I

28.02.18 | 15:46. Archivado en Con clave


Como este año me quedan días libres de mis vacaciones que no voy a usar en dar conferencias, los voy a emplear en hacer algunos viajes. Por favor, no penséis que el clero siempre está holgando siempre; por lo menos, siempre no. Cada año solo salgo 31 días de vacaciones. Siempre me ha parecido demasiado, nunca he perdonado ni un solo día.
El caso es que como me quedan unos días libres, sin pensarlo mucho, he comprado un billete y me he ido a París. Me refiero al París de Francia, no al París de Illinois ni al París de Iowa. Tenía la amable invitación de un amigo que trabaja en una cancillería ante la UNESCO. Voy a dejar en la sombra su nombre. Este blog siempre ha sido muy mirado en este tipo de asuntos.
Llegué por la tarde el primer día. Nos dio tiempo a ver la iglesia de Saint Severin (gótica a más no poder) y ver la procesión de entrada (magnificente) de la misa de la catedral: obispo, concelebrantes, acólitos, cruz procesional, de todo. De todo, pero muy bien. La catedral de París goza de un culto muy cuidado y diario. Así como otras sufren un culto languideciente y lamentable, gobernadas por rectores formados en los gloriosos años 60 y 70.
Después, cenamos en un restaurante típico francés: sopa de cebolla, magret de pato y creme brulée. Se dice que alguna secta calvinista metía sentimientos de culpabilidad por comer bien. Yo, desde luego, no pertenezco a esa secta. Tengo muchos defectos, pero no los de esa secta puritana contraria a El festín de Babette. (Película aburridísima, por otra parte. Aunque haya hecho las delicias del actual pontífice.) Así que por una noche, cené como el cardenal Burke. Mañana seguiré con el viaje. París bien vale otro post.


El inagotable tema de la muerte de los eclesiásticos

27.02.18 | 17:00. Archivado en Con clave


Estos días estoy muy pesadito con el tema funerario. De hecho, estoy pensando cambiar el nombre del blog: Blog funerario del padre Fortea. El caso es que es precioso el comienzo de la película Ángeles y demonios. Aquí pongo el link, pero el sonido es pésimo y la calidad de la imagen tampoco es la óptima:
https://www.youtube.com/watch?v=MCHv5jM6b9c
Pues bien, lo cierto es que el Anillo del Pescador no se destruye. Hace muchos años que se guarda íntegro, porque no sirve para sellar. Quiero desde este blog proponer que se haga una destrucción del sello papal tan bonita como la de la película. Ese sello sí que se destruye. Y sería un acto muy bonito filmar su destrucción si se hace tan bien como en la película.
Más de mil millones de personas estarían encantadas de ver, en las noticias de ese día, una escena tan estéticamente bella como la de la película, con todo su protocolo, vestiduras y marcos incomparables. 
No es la belleza por la belleza. La estética lleva a Dios. Incluso la muerte de un Sumo Pontífice puede convertirse en un hecho estéticamente impresionante hasta para los no creyentes y crear un sentimiento de admiración hacia la religión.
Se podría crear todo un protocolo (filmado en todos sus detalles) en el que el camarlengo sella los aposentos papales y acto seguido se dirige al lugar donde se destruye el sello papal: monseñores, alabarderos, gentiluomini con sus collares y golas en el cuello.


Pero que bicho tan feo

26.02.18 | 17:00. Archivado en Con clave

Curioso hecho. En el funeral del cardenal Araujo de Brasil, sueltan una paloma y ésta, teniendo toda la catedral para volar, se posa sobre el ataúd del purpurado y se queda allí. Esto parece todo un signo de santidad. La noticia aparece aquí:
http://www.womenofgrace.com/blog/?p=15404
Cambiando de tercio, el sellado de las puertas de los aposentos papales: otra cosa que hay que cambiar. Fijaos en la foto:
http://chronicle.augusta.com/sites/default/files/editorial/images/spotted/54/540288.jpg
Basta ver el sellado de los aposentos en la película Ángeles y demonios para darse cuenta de que el sistema que aparece allí es más bonito, más digno y más seguro. Sellar con lacre una puerta es toda una proeza. Yo vi el vídeo y, desde luego, es para darle una medalla al que lo hace. Además, un lacre vertical en un marco es mejor no tocarlo ni con la mirada, pues es algo que siempre está a punto de caerse.
Esos sellos hay que ponerlos bien la próxima vez, si no podríamos dar sensación de debilidad. Si se nos caen esos sellos, ¿qué otras cosas no se nos caerán?
Además, si los anglicanos ponen mejor los sellos, ¿qué conclusiones sacarán los fieles? Prefiero no pensarlo.


Una respuesta que puede ser útil a más lectores

25.02.18 | 17:00. Archivado en Con clave

Un hombre divorciado me pedía consejo, por email, acerca de qué hacer. Llevaba años casado en segundas nupcias con su segunda mujer. Pero no quería el pedir (por ciertas razones) un proceso de declaración de nulidad. Le dije que me tomaría un tiempo para contestarle. Después de dos días, lo vi claro qué es lo que debía decirle, de acuerdo a todas sus circunstancias. Voy a poner aquí la respuesta, omitiendo (como es lógico) todo aquello que sea concreto. Y pongo aquí la respuesta, porque pienso que puede ser útil para más casos similares.
Estimado señor:Durante dos días no he sabido qué contestarle. Conocía bien la férrea ley de Dios acerca de la santidad del sacramento del matrimonio. Pero no sabía qué decirle más allá de recordarle lo que usted bien sabía. Pero ahora lo veo claro tras leer este pasaje de la Escritura:
2 Corinthians 6:14-18 14 Do not be mismatched with unbelievers. For what partnership is there between righteousness and lawlessness? Or what fellowship is there between light and darkness? 15 What agreement does Christ have with Beliar? Or what does a believer share with an unbeliever? 16 What agreement has the temple of God with idols? For we[a] are the temple of the living God; as God said,?I will live in them and walk among them,
    and I will be their God,
    and they shall be my people.
17 Therefore come out from them,
    and be separate from them, says the Lord,
and touch nothing unclean;
    then I will welcome you,
18 and I will be your father,
    and you shall be my sons and daughters,
says the Lord Almighty.?
No deje a su actual esposa. Ya hay una unión. No es que puede haber una unión, sino que la hay. Dele cariño como lo haría con su madre, con una hermana, con una familiar. Dejarla provocaría un daño y sufrimiento que veo claro que no es voluntad de Dios.
Manténgase en castidad. Aunque viva dando cariño a una persona, cumpla la ley de Dios respecto a la sexualidad.
Tiene razón usted cuando me decía que el adulterio va más allá de la sexualidad. Pero, dadas todas las circunstancias que me expuso, estoy seguro de que esto es lo que quiere Dios: dado que no se puede restaurar la primera convivencia, Dios no quiere que perjudique a esa persona que ha confiado en usted, pero también quiere que usted sea puro.
No me atrevería a decir que veo que ésta es la voluntad de Dios si no lo sintiera profundamente. Un cordial saludo.


Hoy un post visual

25.02.18 | 08:44. Archivado en Con clave

¿Constitucionalmente está prevista la posibilidad de una unión entre la monarquía inglesa y la presidencia de Estados Unidos? Voy a leer la letra pequeña.

Una escena familiar normal de un agustino normal.

Con esta policía, uno se lo piensa dos veces antes de quebrantar la ley.

Preciosa pintura de un templo egipcio. Solo la he puesto aquí por su belleza.

Qué bonita imagen de la Virgen María y el Niño. Tendría que haber una así en cada parroquia, aunque fuera hecha con un molde. 


Cómo se entrelazan y se vuelven a entrelazar las notas

23.02.18 | 23:39. Archivado en Con clave

Estos días he estado escuchando mucho el comienzo del Magnificat de Bach. ¡Qué explosión de felicidad el arranque de esa música! Felicidad, armonía, grandeza. La parte instrumental con la que comienza es una música llena de vida. ¡La música está llena de vida! Y cuando ya no parece que pueda caber más alegría en un movimiento, entonces, comienza el coro.
Después de esa rotunda manifestación, enérgica, de alegría, no María, sino miles de ángeles cantando, repitiendo, exultando, con la primera palabra de la Virgen María: Magnificat, ?glorifica?? glorifica mi alma al Señor. Como si todo el cielo se extasiara repitiendo ya no la primera frase, sino la primera palabra del cántico de María.
Como siempre, Joham Sebastian demuestra que primero viene él y después todos los demás compositores. Tres minutos de música, tres minutos repletos de sutilidades, de una arquitectura compositiva que solo puede ser admirada, pero no imitada.
Sea dicho de paso, de esta obra, lo único que vale la pena son esos tres primeros minutos. El resto es puro relleno. Por puro interés de erudición, uno puede escuchar la parte relativa al verso fecit potentiam o el amén final, pero todo está dicho en su obertura y en su primer movimiento: solo tres minutos, pero qué tres minutos.
Muchas músicas cantan el amor humano: unas mejores y otras peores, unas zafias, otras simpáticas. Pero cuando se trató de cantar el amor de María, Dios intervino e hizo aparecer a Bach. Si el amor de María no tiene comparación con ningún otro amor humano, la música que cantase ese amor debía no tener comparación con ninguna otra música; con ninguna música que se hubiese escuchado antes o que se pudiera escuchar después.
Las notas se entrelazan y se vuelven a entrelazar de un modo que parece ir más allá de cualquier capacidad humana para crear armonías musicales: el mundo nunca había visto algo así; ni lo volvería a ver.
Las versiones que más me gustan son las siguientes:
La versión de Herreweghe:https://www.youtube.com/watch?v=kswldKbFKE0&t=327s
la versión de Haïm:https://www.youtube.com/watch?v=3EPk6zOaLH0&t=341s
la versión de Koopman:https://www.youtube.com/watch?v=XEY2rsV3yvQ
la versión de Gardiner:https://www.youtube.com/watch?v=2CPP9D5m1Hs&list=PLBCB9E85A45BEF6DC
La versión de Savall:https://www.youtube.com/watch?v=HUlKkVht7Ro
La del Diego Fasolis Ensemble:https://www.youtube.com/watch?v=9gbkYbJM4mk


De entierros de obispos, arzobispos y cardenales

22.02.18 | 15:31. Archivado en Con clave


A ver si mis pobres palabras influyen contra lo que considero una mala costumbre que se ha ido imponiendo en los últimos años. Cuando muere un cardenal, ahora existe la tendencia a colocar cosas sobre el féretro. Como botón de muestra, los hay innumerables, véase este link:
http://catholicherald.co.uk/news/2017/09/12/pictures-cardinal-cormacs-body-received-into-westminster-cathedral/
Ya escribí un post sobre este tema. Deseo escribir un segundo sin repetirme. Para los nostálgicos, pongo el link abajo.
El cáliz: Este vaso que es símbolo de la Virgen María debe estar cubierto por un velo. Así está expresamente prescrito en el misal romano, siguiendo una tradición que se pierde en el comienzo de la Iglesia y que proviene de la costumbre de los judíos de cubrir con un velo la copa de pascua. El cáliz es un vaso tan sagrado que no queda expuesto a la vista de todos más que a partir del ofertorio. Estando expuesto le cae el polvo y queda a la vista de todos como cualquier vaso profano. Eso sin contar con que su lugar no es sobre un cadáver.
El crucifijo: Si el ataúd lo lleva pegado sobre la tapa, es lógico que se deje. Pero en la liturgia no conviene colocarlo ninguno encima. Pues, en principio, en el lugar de reunión de la asamblea solo habrá un único crucifijo: el que está sobre o cerca del altar. En ocasiones hay un gran crucifijo en el centro del retablo o en un lugar cercano. Nada hay de objetable en ello. Pero si no hay una razón que justifique la duplicidad, debe haber un único crucifijo en la asamblea. Esta unicidad representa la unicidad de la Cruz de Cristo. La multiplicidad de crucifijos que he visto, en ocasiones, oscurece el sentido de esa representación.
El Evangeliario: Ya sé que, desde Pablo VI, se colocó el Evangelio sobre el ataúd. Una costumbre nueva y opinable que no existió antes. El libro sagrado tiene su lugar propio de honor, porque es un objeto sagrado. Peor todavía si, como tantas veces he visto, se coloca el leccionario sobre una tapa que no es plana. El equilibro precario queda patente. Y las fotos muestran como el libro sufre en silencio abriéndose hacia los dos lados. El silencioso sufrimiento de los libros de los evangelios?
La mitra: Pues si se quiere dejar una mitra, no me parece mal. Pero déjese ésta tumbada sobre una tela. No en una posición artificiosa como es la vertical.
No veo mal que se deja una estola sobre la tapa del féretro de un sacerdote. Una mitra tumbada sobre el féretro de un obispo. Y un fastuoso galero cardenalicio sobre el féretro de un cardenal. O nada o una sola de esas cosas, pero no una multiplicidad de objetos que estéticamente no quedan bien.
Si me dieran a elegir, ¿qué dejaría yo sobre la tumba de un Papa? No dejar nada sobre la tapa no queda mal. Pero, en todo caso, dejaría una tiara a un par de palmos de la cabecera del ataúd, sobre un cojín de terciopelo colocado sobre un pedestal de madera.
Sobre mi ataúd, ya dejé claramente determinado para mis herederos que tienen que dejar una rana y a mis pies unas flores de plástico. Detesto la idea (aunque la comprendo) de alguien que propuso dejar una langosta. Pero, como alguien deje una foto de sor Lucía Caram, puedo ser el primer caso de cura que abre el ataúd en medio de su entierro.http://blogdelpadrefortea.blogspot.com.es/2017/07/de-funerales.html


Por si a alguien le hace bien

21.02.18 | 19:34. Archivado en Con clave

Hoy es un día con dos posts. El primero lo he escrito después del almuerzo. Éste después de la cena. Y es que hoy, durante la misa, en un momento dado he sentido de un modo que no puede calificar más que como una iluminación de lo alto que todos mis pecados estaban clavados en la Cruz de Cristo, que todo estaba perdonado, que Jesús había pagado por mis faltas.
No soy muy amigo de contar este tipo de cosas. Y menos algo así, porque no me gustaría dármelas de místico. No lo soy. Pero, desde luego, eso ha sido una gracia. Ésa era una verdad que ya sabía, pero, de pronto, he sentido esa verdad. La verdad bíblica la conocía, pero hoy la he sentido.
Después, me he sentado en la sede a hacer mi acción de gracias. Todos los días, tras la misa, revestido todavía con los ornamentos me siento en la sede diez minutos. Allí he sentido el abrazo sincero de Jesús. Mi primer pensamiento ha sido guardarme esto para mí. Pero, después, he pensado que alguien le podía hacer bien escucharlo.
https://www.youtube.com/watch?v=SCDaFFp8z-Y


Hoy es miércoles

21.02.18 | 14:54. Archivado en Con clave


Si yo tuviera que morirme, no digo ahora mismo, pero sí dentro de una semana o diez días, pediría el sacramento de la unción de los enfermos. Pero imaginemos que soy un laico: me gustaría saber más sobre este sacramento.
Fue por esta razón por la que escribí una obrita pequeña que explicara este misterio divino colocado por la voluntad de Dios al final de la vida. A esta obrita le puse como título La magna unción final.
No se trata de una gran obra teológica. Solo son algunas consideraciones y explicaciones para el que quiere saber qué es ese sacramento y cómo prepararse. Lo podéis descargar en Biblioteca Forteniana.
Ésta es una de esas obras sin pretensiones que algunos autores prolíficos, demasiado prolíficos, escriben. Una obra menor, al fin y al cabo, pero honrada. Eso sí, es el resultado de haber reflexionado sobre este sacramento durante casi un lustro en el hospital, administrando tantas veces este sacramento. La escribí porque podía hacer bien a algunas personas. No pretendí nada más.
Se la podéis pasar a familiares que estén enfermos o (pensando en el futuro) a vuestro párroco, o a vuestro director espiritual del Opus Dei, o a vuestro abad, o a vuestro catequista del camino neocatecumenal. Es una obra provechosa para el cardenal y para el canónigo, para el supernumerario y para el que va a misa cuatro veces al año.


La belleza

20.02.18 | 22:29. Archivado en Con clave

Ya acabé el libro del Caso de Marta. Os pido oraciones para que Dios me ilumine acerca de qué es lo mejor hacer con el libro. No había tenido en cuenta ciertas implicaciones? y no precisamente de tipo teológico. En fin, que el Señor me ilumine. Voy a esperar varias semanas para no precipitarme.
El momento en que uno acaba un libro y todavía no empieza otro es un momento maravilloso. Es como una tregua en una guerra.
Me he dedicado a hacer limpieza de libros en la estantería de mi salón de estar. Las baldas están todas ocupadas, así que un par de docenas de libros descansaban apoyados horizontalmente sobre los colocados verticalmente.
He empezado por los libros menos interesantes: hojeándolos, leyéndolos en diagonal. La caja para reciclar el papel los ha acogido con rapidez.
Para alguien que se dedica a escribir resulta bastante fácil distinguir entre una gran obra y una obra prescindible. Hay una diferencia cualitativa entre un libro que le ha llevado muchos años escribir a un autor, y los libros de otros autores que los producen como las gallinas. Hay autores muy prolíficos, cuya fecundidad tiene una relación proporcional a la calidad. Voy a dejar este tema antes de seguir tirando piedras sobre mi propio tejado.
Tengo libros amontonados sobre la mesa, esperando a mañana miércoles. El caso es que la librería ahora aparece más limpia, más ligera, más ordenada. Mañana me dedicaré a leer, tomar notas y tirar a la basura. Si entre ellos encuentro alguno que realmente valga la pena, lo dejaré para más adelante. Hay libros que pensaba leer en diagonal y los he leído desde la primera línea a la última. Por ejemplo, uno de Paul Schmidt de más de medio millar de páginas y que estoy firmemente decidido a leer por segunda vez. Pero libros así hay pocos.
La mayoría de los libros son obras prescindibles. Otros dejan una huella en la persona que dura toda la vida.
Ahora estoy casi decidido, después de varios días dedicado solo a leer, a retomar mi revisión de mi novela sobre san Pablo. Mi libro acabará en su primer viaje. Si lo continúo, todos los demás viajes serán descritos en una décima parte de la extensión de ese primer viaje. El primer viaje ya son 600 páginas a las que, sin duda, se añadirán casi 200 más.
Éste es un libro que me abruma. Se me han acumulado tal cantidad de artículos y libros para iluminar detalles y así completar este primer viaje que, a veces, pienso que necesitaría cuatro meses enteros exclusivamente dedicado a revisar esas 600 páginas. Mi libro sobre el infierno tendrá que esperar. Dígase lo mismo de la segunda parte de mi autobiografía, uno de los pocos libros míos (fuera de Summa Daemoniaca) que se ha vendido bien y se sigue vendiendo. En Biblioteca Forteniana ahora le he puesto el título original Entre los libros y los demonios, que fue el título con el que apareció en Paraguay, antes de que Planeta lo publicara con otro título.
Si publico la segunda parte de mi biografía, algún día, será como un queso gruyere: con innumerables agujeros debidos a la autocensura. Siempre he pensado que mi autobiografía debía tener tres volúmenes y un buen apéndice para después de muerto.
También puede pasar que me muera y el segundo volumen de mi autobiografía quede como un ente del mundo de los seres posibles. Y que no escriba mi libro sobre el infierno, sino que lo contemple desde mi largo purgatorio. Tengo una cierta esperanza en que pueda acabar la revisión del primer viaje de san Pablo. Incluso desearía continuar con vida para darle al enter y que podáis leer este post.  


Los reyes...

19.02.18 | 14:42. Archivado en Con clave


Este blog, como bien sabéis, va sin rumbo fijo. La mayor parte de las veces siguiendo solo la brújula de mis gustos y caprichos. Ahora bien, ayer se suscitó (sin ser ésa mi pretensión) la cuestión de las mujeres de Salomón.1 Reyes 11, 3 afirma que Salomón tuvo 700 esposas, princesas y 300 concubinas. 
Una posibilidad para salvar al rey sabio podría ser pensar que le llevaban a todas las mujeres más feas del reino, a aquellas que, ya por la edad, o por su gran fealdad, se habían quedado para vestir santos. Para que, al menos, viviendo al lado del palacio tuvieran ese honor de ser esposas del rey, se hicieran compañía entre ellas y vivieran bajo techo sin fastidiar a las esposas comportándose como otro tipo de suegras.
Esta posibilidad requiere una notable dosis de candidez. Indudablemente, no fue así. Ojalá hubiera sido así. Desgraciadamente, incluso David en Hebrón ya tenía seis mujeres. Parece más que razonable pensar que en Jerusalén se incrementó el número.
¿Qué me parece esto? Una aberración, como la esclavitud. La Palabra de Dios deja constancia de que esto sucedía, pero nunca se afirma que el Señor lo apruebe, ni siquiera una sola vez.
Pensad lo que era esta situación de sometimiento, incluso en un matrimonio monógamo, cuando tu marido era un maltratador desequilibrado que te pegaba todas las semanas, imaginando infidelidades. Te tenías que aguantar. Si te tocaba un perturbado, tu vida se convertía en un infierno. Pero nadie te defendería.
Una situación como la de Salomón es, sencillamente, aberrante. La mujer tratada como el ganado. Entregada por la familia como el que entrega una mercancía, buscando solo intereses del paterfamilias, sin importar lo que pensabas, sin importar que ya nunca tendrías tu propia familia, sin importar tu propia búsqueda del amor.
Veo con buenos ojos todo el proceso de liberación de la mujer. Aunque resulta indudable que algunas feministas de ahora son peores que los filisteos de la época de Sansón y, desde luego, más pesadas que la plaga de moscas de Egipto. Yo estoy a favor de la total igualdad entre hombres y mujeres. Pero no estoy a favor de que me den la murga todos los días, viendo esquemas patriarcales de dominación hasta en el modo y la dirección con el uno unta la mermelada sobre el pan.


Más cuestiones respecto al tema de ayer: las uniones homosexuales

18.02.18 | 21:12. Archivado en Con clave

Como no pocos lectores de pasado post habéis planteado muchas preguntas y cuestiones, os voy a dar mi punto de vista. Por ejemplo, Alfonso preguntaba una cuestión interesante:
Una pregunta, si en una de estas uniones de personas del mismo sexo la pareja renuncia a tener sexo, ¿sería posible bendecir eso?
La respuesta queda más clara con un ejemplo: Si una asociación de personas que quieren ayudarse mutuamente a vivir en castidad pidiera la bendición de un sacerdote, ¿podrían recibirla? La respuesta es sí. Sería una asociación legítima con un fin lícito.
Lo mismo podría decirse de una pareja que fuera como plantea Alfonso. Aunque tal pareja no formaría un matrimonio, sino algo parecido a una amistad con un gran cariño.
Hay que aclarar que cuando un individuo pide una bendición hay dos acepciones al mismo hecho. Una acepción es que bendecir algo es aprobarlo. Otra acepción es orar para que vengan bienes de lo alto sobre esa persona. Si un pecador pide la bendición, el sacerdote puede bendecirlo en su segunda acepción.
Ahora bien, si un pecador público, públicamente pidiera la bendición, debería evitarse que tal acción del sacerdote diese la impresión de que aprueba la conducta de esa persona. Si Hitler me pidiera (incluso en privado) la bendición, le diría que voy a orar por él, pero que no puedo bendecir ni sus ideas ni sus acciones.
Tampoco bendeciría a una logia masónica. Pero sí que oraría por un masón si me lo pidiese. Pero preferiría hacerlo en privado (por ejemplo, en la sacristía) si su adscripción fuera muy conocida, para no dar la impresión de que la masonería es compatible con el cristianismo.
Alfonso también planteaba la cuestión de las formas alternativas de convivencia humana. Vamos a ver, el amor esponsal (como ya dije en otro post) es solo de un tipo y solo puede ser de un tipo. Es una perfecta armonía de cuerpo y alma, es una unión perfecta y absoluta. Pon una segunda Julieta en medio de la pareja, y ese círculo perfecto deja de serlo. Cambia uno de sus elementos esenciales y ya no tenemos esa sintonía divina: tendremos algo más parecido a lo meramente corporal o tendremos algo más parecido a la amistad con cariño.
Esto no significa que las variantes (esencialmente diversas) del plan divino sean aberraciones monstruosas. La situación de Abraham con Sara y Agar no era perfecta, pero no era monstruosa. Tampoco era nada perfecta la situación de Salomón con infinidad de mujeres y concubinas: esa situación sí que me parece más cercana a lo monstruoso para esas mujeres tratadas como ganado. La situación de dos hombres en convivencia no es acorde a las enseñanzas bíblicas, no es acorde al plan de Dios respecto del sexo, pero tampoco es un crimen espantoso. Simplemente es una situación que trasgrede los mandatos que hemos recibido de Dios.
Pero de ninguna manera pienso que el Padre de todos y que ama a todos haga recaer castigos sobre una pareja homosexual que se quiere y se guarda fidelidad durante toda una vida. Esa pareja vivirá en sus vidas la existencia de la desarmonía que implica una unión que no entra en el perfecto y saludable plan divino respecto al sexo y el amor. Ellos vivirán las repercusiones de esa situación, pero estoy seguro de que Dios no añadirá castigos extrínsecos a los protagonistas de esa unión.


La santa Palabra de Dios

17.02.18 | 12:10. Archivado en Con clave

Se ha planteado en Alemania la cuestión de si un sacerdote puede bendecir una unión homosexual. He estado meditando esta cuestión desde la más abierta de las mentalidades, examinando, incluso, si había algún resquicio teológico por el que esto fuera posible. Pero no veo ninguna posibilidad para hacer tal cosa lícitamente.
Si un grupo de masones me pide venir a la Iglesia para asistir a un grupo semanal de lectura de la Biblia, les diría que sí. Pero si se me pide que bendiga su logia, la respuesta llena de caridad sería que no puedo hacerlo.
Se puede bendecir a los masones, a los homosexuales, a los comunistas: es decir, se puede bendecir a las personas. Pero no se puede bendecir ni a la logia ni a una unión ilícita ni a un partido contrario a la fe de la Iglesia.
Las personas homosexuales pueden ser bendecidas, incluso si viene una pareja a la sacristía. Pero lo que no se puede bendecir es la unión, porque aquí lo que está en juego es si creemos que la Palabra de Dios es infalible o no. Tampoco un hombre que está teniendo una relación adúltera con su secretaria puede venir al sacerdote a que les bendiga esa relación. Del sacerdote no podrá esperar una pareja adúltera ni que les bendiga ni que tranquilice su conciencia.
Cada vez son más claros los crujidos de la estructura que revelan que se va a producir un cisma en la Iglesia. Alemania, Austria, Suiza, los Países Bajos serán el epicentro. Precisamente por lo delicada de la situación con presiones desde fuera y desde dentro, es por lo que debemos estar unidos a la Sede Romana. Aunque veo inevitable que haya ovejas y pastores que se marchen del redil hacia un lado y otros hacia el opuesto.


Otra foto de Annie Leibovitz

16.02.18 | 14:38. Archivado en Con clave

He leído con atención vuestros comentarios al post de ayer. Me alegra que estéis de acuerdo con lo dije. (Siempre me gusta que la gente esté de acuerdo conmigo.) En apoyo de lo que escribí ayer podéis ver los vídeos del Patriarcado de Moscú o los de la diócesis ortodoxa de Estados Unidos (ROCO). Incluso el cardenal Burke (siempre tan progresista) tiene varias filmaciones de misas suyas que están muy magníficamente hechas, por ejemplo, la de la abadía de Overcreek (otro nido de progresistas y amorisletitiacienses).
No, no es que lo que dije ayer se puede hacer solo para el cine. Además, solo hay que ver cómo está organizado el canal del Patriarcado de Moscú y el del Vaticano. Pero no todo está perdido: por fin, por fin, se han decidido a poner fotos individualizadas en el icono de cada vídeo de Youtube. Durante años, hasta hace bien poco, han estado poniendo solo una foto fija de la Plaza de san Pedro. Han necesitado años para darse cuenta de algo que lo sabía hasta el último youtuber de un pueblo de Alabama.
Alguno en un despacho de Roma dirá que no sé de lo que hablo. Pero solo hay que comprobar una cosa: hay muchísimos vídeos del canal oficial del Vaticano que tienen bastantes menos visitas que mis sermones.
Bueno, con este post ya me conformaría algo pequeño y concreto. Por ejemplo, con que quitasen el espantoso logo de la televisión vaticana de todos los vídeos. Es feo, pero, al menos, es grande.
Desde este pequeño y humilde punto de [lo que fue] la Cristiandad, me atrevo a sugerir que echen un vistazo a la sobriedad y elegancia de los pequeños logos de la BBC o de la CNN. Claro que el Centro Televisivo Vaticano (horrible name) está por encima de los diseños mundanos.
Pero tranquilos, mis críticas al Vaticano no van más allá de sugerir cambios en el logo de su televisión o en su canal de Youtube o que quiten las horribles pantallas de plasma de su sala prensa. A ver si os pensáis que soy otro Lutero, habiéndome convertido en la centésima víctima de la conmemoración del centenario del que se consideró a sí mismo carro y auriga de Israel. No, no. No voy más allá de estas pequeñas cosas como la iluminación de las cámaras; el dogma no lo toco. 

Ni al dogma ni a los monseñores. Pues como decía nuestro antiguo profesor de religión en EGB a nuestros diez y once añitos: No hay confundir la libertad con el libertinaje. Eso sí, nunca nos explicó en qué consistía el libertinaje. 
Al menos eso, explica en detalle el libertinaje y la corrupción, hubiera atraído nuestra atención en unas clases que eran soporíferas en grado máximo. Aquel benemérito escolapio tenía la capacidad de adormecer a un rebaño entero de ovejas si lo hubiera intentado. Si mi fe hubiera dependido solo de sus interminables clases, ahora creería en Zeus y Afrodita.


Comentarios respecto a la misa papal del Miércoles de Ceniza

15.02.18 | 22:55. Archivado en Con clave

Cuando se lea este post, comprenderé por qué coloco esta foto de Annie Leibovitz al comienzo. Aquí se puede ver el vídeo de la misa papal de la imposición de la ceniza:
https://www.youtube.com/watch?v=NRoQkZBmUrQ
Me gustaría hacer unos comentarios, por si a alguien en el Vaticano le sirven. Uno ve el vídeo y, honestamente, deja frío. El que filmó la misa disponía de una impresionante basílica, de cardenales, obispos, de todo? pero el vídeo deja no transmite esas sensaciones que sí que son transmitidas en infinidad de películas. Aquí pongo dos ejemplos entre otros muchos que se podrían aportar:
https://www.youtube.com/watch?v=WnxJyEF4qLE
Resulta patente los pocos miles de visitas que tienen este tipo de vídeos vaticanos, frente a los cientos de miles de visitas de las que gozan este tipo de escenas ficticias de varias películas en Youtube. ¿Por qué? Primero de todo, el color. El Vaticano parece haberse especializado en filmar las ceremonias con el mismo color desvaído de David Linch en Doctor Zivhago o si tienen suficiente color, éste no aparece armonizado de forma adecuada. Este segundo problema es más complejo de explicar y no me voy a extender, entrando en cuestiones técnicas.
Segundo problema, la iluminación. Hasta una película de tercera división de Hollywood (no de la RAI) tiene una iluminación mejor que las ceremonias papales. Alguien dirá: ?¡Pero si la iluminación es buena!?. Desde luego que es abundante y más que abundante. Pero una es la iluminación para gozo y disfrute de los pocos miles de personas que están allí, y otra distinta es la iluminación para las cámaras. Hay que primar los millones que van a ver una ceremonia, frente a los que están allí físicamente. No es una cuestión de más luz o menos luz: hoy día se pueden hacer maravillas con la luz, cuando se filma con una cámara.
Último punto, hay que plantear las ceremonias desde un punto de vista compositivo cinematográfico. Hasta ahora, la ceremonia tiene lugar y las cámaras la filman. Esto debe cambiar: el proceso debe ser totalmente creativo, el director debe verse a sí mismo como un pintor que decide cómo componer una escena. El director, conociendo la ceremonia, debe tomar el mando de la situación a nivel artístico.
El director no va a cambiar el rito ni va a decidir la homilía ni va a decir al Papa qué debe hacer. Ahora bien, la filmación de cada ceremonia papal debería ser una obra de arte. Cada filmación podría ser única. Debería existir expectación en Youtube, con la gente preguntándose: ?¿Qué deleite nos ofrecerá este año tal director con la Misa de Gallo??.
Sé que lo que digo puede parecer excesivo. Pero recuerdo que hace muchos años, para una revista importante, un gran fotógrafo hizo una sola fotografía de mí. Sólo era el rostro. Estuvo, creo recordar, tres cuartos de hora. Hacía varias fotos, las miraba, las estudiaba, y cambiaba un poco, solamente un poco, la iluminación. Hacía otras fotos, las volvía a estudiar y, de nuevo, cambiaba mínimamente la iluminación. El resultado final fue formidable. Quedé impresionado. Sin duda, la mejor foto que me hayan hecho nunca. Tiene copyright y nunca la he podido poner en mi blog. Por otra parte, tampoco está en formato digital.
Recuerdo, para un documental noruego, la cantidad de veces que un director me hizo bajar una escalera de un parque. No las conté, pero fueron muchísimas. Cada vez que yo bajaba otra vez, él había hecho algún cambio por su parte. El resultado, evidentemente, fue cualitativamente distinto a cualquier otra filmación previa con otro director.
En una ceremonia papal, se graba un rito vivo, no una obra de teatro que se pueda repetir. Sé muy bien que no es como una película que se puede detener en cualquier momento. Pero hay una diferencia radical entre las sutilezas de un gran director grabando una escena que solo sucede una vez, y el modo ramplón, plano, tedioso con el que se siguen filmando esas ceremonias.


La catedral de Córdoba: cosas sueltas

14.02.18 | 14:01. Archivado en Con clave


Una de las razones por las que la catedral de Córdoba ha tenido tanto interés para mí ha sido algunos aspectos similares a mi Catedral de san Abán (véase el libro Templo Isidoriano).
Me ha gustado muchísimo la Capilla del Santísimo Sacramento: qué sagrario, qué pinturas, que genial colocación del tabernáculo en una pequeña cámara como si estuviera situado en un Sancta Sanctorum. Por si el marco fuera poco, encima, la custodia resulta difícil de superar en riqueza y belleza.
Criticaría la colocación de una pequeña imagen de plata (de una patrona) en un templete tan grande como es el del presbiterio. Ese templete se hizo pensando en colocar en su interior una magnífica cruz, al modo que vemos en tantas iglesias de Italia. Esa imagen de plata lleva allí mucho tiempo. Pero una decisión estéticamente desafortunada sigue siendo igual de desafortunada pase el tiempo que pase.
La cátedra de mármol blanco sigue siendo allí un elemento extraño, una desarmonía en medio de tanta belleza. Se podría dejar allí haciendo reformas en ella (al menos policromarla en algunas de sus partes), para que no desentone tanto.

Mi estancia allí se culminó con la gran concelebración presidida por el obispo. Era una misa por el alma del padre Mendizabal, que fue alguien con el que habló mucho don Demetrio antes de ser ordenado obispo. Resulta que, por pura casualidad, estuve en esa misa, habiendo sido yo el último o penúltimo sacerdote que le atendió en el hospital de Alcalá.
Hubo varias personas esos días que se me acercaron y me preguntaron si yo era el padre Fortea. El mismo que viste y calza, me gusta responder. 
Un trabajador de la catedral me reconoció y me saludó. Venga, hágame todas las preguntas que quiera sobre los demonios, le dije ahorrándole el esfuerzo de varias frases intermedias cordiales que, al fin y al cabo, iban a conducir al mismo punto final.


Mi viaje a Córdoba, a la impresionante Córdoba

13.02.18 | 15:22. Archivado en Con clave




Acabo de volver de un precioso, breve y encantador viaje a Córdoba. Como, cuando viajo, me quedo desconectado del blog, no he podido responder a una cuestión que me planteaban algunos lectores con toda razón: ¿Qué libro mío era Por la gracia de Dios? Bien, ha sido un error mío. Mi novela La tempestad de Dios, durante mucho tiempo, dudé si titularla del otro modo. De hecho, puse ese título en la primera página durante meses.
Córdoba me ha gustado mucho. Mi padre era muy amante de todo lo andaluz. Le gustaba todo de esa región: la música, el carácter de la gente, las romerías, los toros, todo. No me he cansado de caminar y caminar por las calles de una ciudad que, con toda razón, ha sido llamada la sultana de Andalucía.
Pero si sus calles han sido un lugar ideal para vivir y crecer durante siglos, para los niños que hayan tenido la suerte de nacer en un lugar tan agradable y tan humano, lo que más me ha gustado es, por supuesto, su catedral. La conocía por fotografías, pero con ninguna fotografía me había logrado hacer una verdadera idea de su increíble belleza.
Una persona que trabaja en la catedral me dijo ayer: Vaya, padre, sí que le ha gustado. Es la tercera vez que viene hoy. Era cierto. El primer día estuve una vez. El segundo día, tres veces. Y el tercer día, una vez.
Si de mí hubiera dependido, jamás hubiera construido una catedral dentro de la mezquita: soy amigo de preservarlo todo en su verdad histórica. Esa mezquita era y es algo único. Ahora bien, al incrustar una catedral en el centro de ese espacio, se creó algo que va más allá de lo único: se creó algo que eleva a ese conjunto a un escalón cualitativo superior, por encima de cualquier otra cosa que se hubiera visto.
Yo trataba, una y otra vez, de imaginarme ese espacio de oración y meditación, por ejemplo, en el siglo XVII, sin turistas, solo con luz natural, con sus canónigos. Un lugar donde rezar paseando. Un lugar donde, sin duda, muchos sacerdotes, caminando con alguien a su lado, hablaron de cosas espirituales con otra alma. Qué entorno tan insuperable. La salmodia de los canónigos expandiéndose bajo esos arcos, casi sin gente, en penumbra.

La poca luz de ese bosque de columnas frente a la luz blanca de la nave central. Y eso sin contar con el simbolismo espiritual de esa arquitectura que proclamó en piedra el hecho incontestable de que el Dios Único otorgó la victoria final a las huestes cristianas. La catedral se vuelve así un sermón. Hay catedrales más altas y más largas. Pero ésta es de las que tienen más encanto en toda la historia del cristianismo. Una catedral irrepetible que no obedece a ningún plan preconcebido, sino al devenir de los designios divinos. Mañana seguiré hablando de esta catedral que me entusiasma.


La belleza en la fotografía

12.02.18 | 20:00. Archivado en Con clave


Acabé de ver El curioso caso de Benjamin Button. He llorado viendo esta película, os lo confieso.
Me quedan apenas quince páginas para acabar la biografía de Goebbels. Ha sido tan interesante ver como un hombre acaba atándose hasta el final al error. Qué interesante ver en detalle cómo un alma no reacciona ni ante la evidencia más palmaria. Para alguien que estudia a los demonios, esta biografía me ha resultado muy provechosa.
El error del que ni se puede ni se quiere salir. Llega un momento en que uno mismo ya no puede salir de ese hoyo tan profundo que es el error. Solo la gracia podría obrar el milagro. Pero ni se puede ni se quiere ser ayudado. ¿Dónde está ahora Joseph Goebbels?


Hoy unos sermones

11.02.18 | 20:00. Archivado en Con clave


Sermón 1496El Bautismo del Señor, año 2018, I partehttp://www.ivoox.com/sermon-1496-el-bautismo-del-senor-ano-2018-audios-mp3_rf_23347402_1.html
Sermón 1497El Bautismo del Señor, año 2018, II partehttp://www.ivoox.com/sermon-1497-el-bautismo-del-senor-ano-2018-audios-mp3_rf_23347455_1.html
Sermón 1498Obedecer a Dios significa fiarse de Élhttp://www.ivoox.com/sermon-1498-obedecer-a-dios-significa-fiarse-de-audios-mp3_rf_23347529_1.html
Sermón 1499Pescadores de hombreshttp://www.ivoox.com/sermon-1499-pescadores-hombres-audios-mp3_rf_23347560_1.html
Sermón 1500Si no os hacéis como niñoshttp://www.ivoox.com/sermon-1500-si-no-os-haceis-como-ninos-audios-mp3_rf_23676212_1.html
Sermón 1501Jacob junto al pozo de Rebeca 1http://www.ivoox.com/sermon-1501-jacob-junto-al-pozo-rebeca-audios-mp3_rf_23676261_1.html
Sermón 1502Jacob junto al pozo de Rebeca 2
http://www.ivoox.com/sermon-1502-jacob-junto-al-pozo-rebeca-audios-mp3_rf_23676349_1.html


La sencillez de los niños

10.02.18 | 21:35. Archivado en Con clave

Hoy, en un pasillo del hospital, me he encontrado con el capellán evangélico de ese mismo hospital. Iba acompañado de otro pastor. Nos hemos saludado con sincero afecto. Hemos hablado muchas veces, paseado y hasta orado juntos. Uno de ellos me ha invitado a tomar un café. He aceptado.
Mientras estábamos hablando, el pastor más anciano ha recitado un pasaje del Evangelio según san Mateo. Me ha impactado. Porque él no se imaginaba hasta qué punto un versículo concreto de los que ha dicho respondía a una cuestión que me llevaba preocupando desde hacía varios días. Tenía yo que tomar una decisión importante sobre un asunto concreto y el problema era que no venía claro ninguno de los dos únicos caminos que se podían tomar. Ninguno de los dos caminos me dejaba tranquilo.

Pero Dios ha actuado: y ese versículo, nada más escucharlo, me ha hecho ver cuál era la voluntad de Dios: al momento, sin ninguna duda. Es curioso, cuando el Señor quiere comunicar algo a un siervo suyo, Él es el único que puede entrar en el alma como Señor. Los demás tratan de convencerte, de hacerte ver, de que entiendas. Dios es el único que, cuando quiere, puede decir: ?Ésta es mi voluntad, punto final?. La paz se ha hecho al instante en mi interior.

Sermón de  hoy en el convento:
http://www.ivoox.com/sermon-1500-si-no-os-haceis-como-ninos-audios-mp3_rf_23676212_1.html


Qué previsibles son las izquierdas en sus censuras

09.02.18 | 13:43. Archivado en Con clave


Ayer y hoy, durante las comidas, seguí viendo, por 3ª vez, esa formidable película que es El curioso caso de Benjamin Button. Cine sublime. Disfruto cada minuto de esa cinta.
He aprendido a hacer la reducción de vino. Realmente, pega muy bien incluso con las carnes blancas. He perdido unos kilos y ya veo el mundo y la vida de otra manera.
Noche de insomnio. No sé por qué. Después de rezar un buen rato, me he levantado a jugar al ajedrez y a hacer un par de cosas inútiles. Yo creo que ya empiezo a padecer el Síndrome de las piernas inquietas.
Llevo días dándole vueltas cómo se podría combinar mi novela Historias hamletianas con Obra férrea y con Libro cuadrado. Una historia que asumiera las tres historias de un modo original y no forzado. Sigo con la revisión de El caso de Marta. Ya me he decidido a no presentarla a ninguna editorial y a publicarla solo online.

Escribir? A veces, me llegan comentarios que demuestran que un texto se mete en la mente de una persona tan poderosamente como una película de gran presupuesto. O también podríamos decir que la mente se mete en el texto. El poder de una página. En mi contacto con lectores, lo he comprobado. 
Sea dicho de paso, os animo a comenzar la lectura de Por la gracia de Dios. Si prospera el deseo legislativo del PSOE y Podemos, será la primera novela que, sin ninguna duda, tendré que retirar de mi Biblioteca Forteniana. Es algo que ya preveía. En fin, leedla mientras sea legal mantenerla en un servidor.


Jupiter

08.02.18 | 22:41. Archivado en Con clave


La oración de ese sacerdote (en realidad, fue una afirmación) me impactó muchísimo. Porque me hice consciente de que cuando alguien nos hace sufrir, debemos pensar que ese ser humano tiene algo de sagrado por ser hijo de Dios. Y que su Padre quiere que lo tratemos bien, incluso en nuestro pensamiento.
Todo ser humano debe ser tratado con dignidad y respeto, incluso el que nos hace sufrir. Si lo maltrato en mi pensamiento, estoy maltratando una obra de Dios.

Ese sacerdote que dijo unas palabras, difícilmente debió imaginar cómo éstas impactarían a otro sacerdote en España. 
Cambiando totalmente de tema. No podía imaginarme que esa obra de Dios que es Júpiter pudiera ser tan bonita. Es una imagen de altísima resolución que solo la podréis ver bien en una pantalla grande de ordenador: https://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/pia21393.png


Tantos buenos sacerdotes y pastores

07.02.18 | 16:15. Archivado en Con clave

Ayer vi un trozo de un documental de la vida en una ciudad del Ártico, concretamente en Svalbard. (Estos días Madrid parece una sucursal del Polo Norte.) Y hacia el final del programa apareció un sacerdote (no sé si católico o de la iglesia luterana) celebrando la misa sobre la nieve. No voy a canonizarlo solo por verle unos minutos en la televisión, pero lo que vi me gustó mucho.
Se comprendía a la perfección lo que era un pastor con olor a oveja, solo con verle como se comportaba cuando ensayaba con el coro. Solo con ver eso cómo se veía su personalidad: ¡para bien!
Después se fue a tomar unas cervezas con los integrantes del coro y cenó con ellos.
En esa misa al aire libre, tuvo que ponerse el alba sobre el abrigo y celebrar con un gorro de lana en la cabeza. Y recitó esta oración que me impactó muchísimo:
Dios es nuestro Creador.Él es el pintor, el artista.Todo ser humano es único.
Todos deberíamos ser tratados con dignidad y respeto.Todo ser humano es sagrado.La vida es sagrada.Los que pisan a un hombre, pisan a Dios.
La vida es frágil.Es breve.
Pero hemos emprendido un largo viaje juntos con el mismísimo Dios.


Hay muchos tipos de amor, incluso el amor ilícito

06.02.18 | 15:47. Archivado en Con clave

Buenas tardes Padre: Mi nombre es X, desde México. Tomo un fragmento de su libro HISTORIA DEL MUNDO ANGÉLICO:
En nuestras conversaciones, os parecerá extraño, pero había sentido del humor a veces. Algunos bromeaban incluso. El sentido del humor es privilegio de los seres racionales. Hubo también espíritus que fueron más allá de la admiración, más allá de la amistad: se enamoraron. En su amor no había nada físico, no tenemos cuerpo, no tenemos rostro propiamente hablando. Pero el sentimiento que apareció entre algunos espíritus, insisto, era algo que iba más allá de un mero estar bien con el otro. Era verdadero amor. A veces era la forma de ser del otro, a veces admiración por su intelecto. Lo cierto es que algunos espíritus iban más allá de la amistad y deseaban con recta pasión estar junto a otro espíritu...
Es una duda que atormenta mi espíritu. En su opinión, ¿Qué es el amor Verdadero? ¿Que implica para los seres materiales? Y no hablo del amor divino que como seres podemos profesar a Dios, o de Dios a nosotros, ni tampoco el Amor natural, que se da entre padres e hijos. 

Justamente de un ser ajeno al que llegas amar, ¿que implica esa recta Pasión de querer estar junto a otro Ser, para nosotros los Seres Materiales? Creo que la respuesta obvia es justamente el sacramento instituido, pero si ello fuera imposible, ¿que implicaría la pureza de ese Amor Verdadero?P.D. Ojala pudiera Contestarme.

Contestación mía
Estimado X: Hay amores, verdaderos y auténticos amores, que se dan entre un hombre ya casado por otra mujer soltera. A esos amores no les falta nada para ser un amor perfecto, salvo el hecho de existir un vínculo previo. Ahora bien, si esas dos personas se unieran prescindiendo de ese obstáculo sagrado, podría suceder que la nueva esposa se enamorara de otro hombre pasados unos años.
El verdadero amor esponsal es único y perpetuo. Por tanto, se exige luchar para mantenerlo en esa pureza y perfección. Dios será comprensivo con casos especiales. Pero el amor es solo puro y perfecto si se da con todas las características que conviene a ese amor. Característica que exige ese mismo amor, que existen en la misma naturaleza interna de ese amor, con independencia de que existiera o no la Iglesia. 
Romeo y Julieta solo son Romeo y Julieta si se aman plenamente para siempre con exclusividad. Si Romeo pone sus ojos en Julieta 2, el primer amor se debilita y se llega, finalmente, a destruir. Dios será comprensivo, pero hay amores que, por grandes que sean, son ilícitos. El hombre recto debe resistir. De lo contrario, comenzará a torcerse. Romeo con Julieta 1 y Julieta 2 no es igual que Romeo y Julieta a secas. No comprender esto es lo que diferencia que algunos amores hayan pasado de ser un paraíso a ser un infierno.


La grandeza, como siempre, oculta: Joaquín Rodrigo

05.02.18 | 14:41. Archivado en Con clave


Para alguien melómano como yo, siempre trabajo con música, eso significa que cada día escucho más de siete horas de música, quizá he podido dar la impresión (por hablar poco en mis posts de ello) de que me gustaba poco la música española. Sinceramente, no es así. 
Lo que sucede es que tuve mi fase de música clásica (que duró muchos años) y después entré en mi fase de música contemporánea sinfónica. Y como ésta es la que más me gusta, he hablado menos de los que están en el segundo lugar de mis preferencias. Por esa razón he hablado tan poco de la música clásica en su fase del romanticismo, pero por esa razón también he escrito mucho más en mis posts de la música clásica en su fase impresionista.
Para arreglar esta omisión, hoy, patrióticamente, os diré varias obras para que las escuchéis por la tarde mientras os tomáis el té de las cinco, unas pastas y comentáis cada audición con los amigos nada más escucharlas, una a una. Ay, si siguierais los consejos de este blog: qué feliz seríais.Me fascinan los primeros treinta segundos del Concierto para clave y cinco instrumentosde Falla.
https://www.youtube.com/watch?v=g-ArSyAdrvE
Ese primer medio minuto es genial, después el compositor se arma un lío, no sabe realmente adónde quiere ir y hace una obra que es un barullo aburrido y sin sentido. Pero el arranque de ese concierto me impresiona por su dinamismo, por su arquitectura compositiva.
Después está la poesía de Recuerdos de la Alhambra de Tárrega.https://www.youtube.com/watch?v=sdaPoUNk5R8
Es injusta la fama. Todos los amantes de la buena música (la hay buena, regular y pérfida) conocen la banda sonora de El Padrino, pero a esta obra que le da cien vueltas en lirismo no la conoce nadie.
Ha sido difícil decidirse por esta obra de Tárrega, porque a este nivel hay varias muy buenas de compositores españoles. Citemos, a modo de ejemplo, Asturias de Isaac Albeniz:https://www.youtube.com/watch?v=oEfFbuT3I6A
De Falla hay muy buenas composiciones, El amor brujo no haría falta ni mencionarlo o El sombrero de tres picos o Noches en los jardines de España. Falla, además de ser catolicísimo, fue grandioso.
Pero si hay una obra fascinante, una obra es El Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo:https://www.youtube.com/watch?v=ye-FvKCZp3s
Todo el mundo se emociona con La lista de Schindler y la tocan continuamente las grandes orquestas y los ojos se humedecen recordando a la niña del abrigo rojo. Pero, musicalmente hablando, la obra de Rodrigo está digamos que a mil años luz de la obra de John Williams. Sencillamente, no hay punto de comparación. 
Requeriría un largo post, muy largo, explicar en detalle por qué La lista de Schindler es una música plana de un solo instrumento tocando una música sentimental y con el resto de orquesta simplemente eso: orquestando, haciendo el coro. Mientras que la partitura de Rodrigo es música con mayúsculas.

En esta vida no hay justicia. Pero quede este post como testimonio de mi amor por la gran música clásica española que tanto he escuchado y tanto he amado.


La belleza de lo sencillo

04.02.18 | 22:14. Archivado en Con clave

Ya he hablado en este blog del gran poeta cubano Luis Rogelio Nogueras. Y aunque este poema ya lo puse en el pasado, no me puedo resistir a invitaros a que lo leáis una vez más:
El revés de la muerte (no la vida)el que clama por agua (no el sediento)el sustento vital (no el alimento)la huella del puñal (nunca la herida)
Muchacha antidesnuda (no vestida)el pórtico del beso (no el aliento)el que llega después (jamás el lento)la vuelta del adiós (no la partida)
La ausencia del recuerdo (no el olvido)lo que puede ocurrir (jamás la suerte)la sombra del silencio (nunca el ruido)Donde acaba el más débil (no el más fuerte)
el que sueña que sueña (no el dormido)
el revés de la vida (no la muerte)


¡Alerta, alerta, aletra!

03.02.18 | 22:54. Archivado en Con clave

Como la Iglesia está pasando por una emergencia mundial sin precedentes, voy a daros la lista completa de signos para reconocer a un clérigo masón:
-Si cuando da la mano para saludar, separa demasiado (o demasiado poco) los dedos índice y corazón.
-Si cuando da la mano para saludar, aprieta poco y te mira con unos ojos que parecen estar preguntándote: ¿Tú también?
-Si cuando va a saludar a un obispo coge la mano y titubea si apretarla o besar el anillo. Eso es falta de fe en el sacramento del orden y una clara indicación de que piensa en el sacerdocio al modo de los pastores luteranos.
-Si hace algún elogio a la ONU: entonces ya está todo dicho, no hace falta más. Si hace algún elogio a la Unión Europea: entonces puede ser incluso luciferino.
-Si, como quien no quiere la cosa, comenta que le gusta la Oda a la alegría, entonces eso es signo concreto de que puede estar buscando la unión ilegítima de todas las iglesias. No sirve de nada que después añada que le gusta solo a nivel musical.
-Si te pregunta qué te parece Galat y su programa, dile que te parece muy mal, a ver si se confía y te hace comentarios sobre la ONU o, incomprensiblemente, te dice que quiere volver a estrecharte la mano.
-Si te habla bien de la Reina de Inglaterra, dile que te parecen muy bien sus mensajes navideños y, después de una pausa, añade: ?Hay que jugar al despiste?. Entonces, fíjate en la cara que pone. Si se sonríe como quien está en el ajo, ya no hace falta indagar más.
-Si te pregunta qué te parece Bergoglio, no el Papa Francisco, tú habla mal de él. Porque él bien sabe que los que están en el ajo no pueden ser demasiado obvios. Pero en cuanto los dos hayáis hablado mal de él un rato, intercalando varios mensajes confusos y ambiguos, de pronto, estornudará o le picará la nariz, a veces es la oreja. Ése es el signo. Entonces verás que se deshace en elogios hacia el actual pontífice.

Por fin modos seguros para desvelar a los que ni siquiera debo nombrar. Ojo también con las letras cambiadas de sitio en un texto. Tienen predilección por cambiar la R y la T de sitio. Pero si se sienten vigilados, lo pueden hacer con otras letras.


La belleza indudable de aquellos documentos

02.02.18 | 19:59. Archivado en Con clave


Estos días diversas webs (en este mundo hay mucho Galat suelto) están atacando al Papa ante el rumor de un acuerdo entre China y el Vaticano. Se le acusa de estar vendiendo la iglesia china al Estado, de traicionar a los héroes que resistieron heroicamente los tiempos de persecución, y bla bla bla. Solo os quiero decir a las almas sencillas que me leéis que no caigáis en la trampa.
Ni el Papa ni el Vaticano son infalibles en sus decisiones concretas. Eso ya lo empecé a sospechar cuando pusieron esas horribles pantallas de plasma en la sala de prensa vaticana. En el plano teórico, ¿es posible una traición desde la jerarquía a lo que se debe hacer? Por supuesto que la historia del Renacimiento está repleta de Papas de lo más divertidos.
Ahora bien, las noticias que leo en varios lugares contra el Vaticano por parte de ciertos católicos (catolicísimos) son inadmisibles. Hace unos meses, por razones que no vienen al caso, tuve que preguntar a varios expertos acerca de cuál era la situación de la Iglesia en China. Eso, entre otras cosas, me costó pagar una llamada a Hong Kong. Y me di cuenta de que varias ideas repetidas, una y otra vez, por ciertas personas que no habían estado nunca en China eran equivocadas. Hay muchos que hablan de la iglesia china con la ligereza e inconsciencia con que yo hablo de Trump.
Vamos a ver, ¿no pensáis que en el Vaticano están bien informados acerca de cómo van las cosas en la iglesia en ese país? ¿Creéis que sabe más un ?vaticanista? (ya sabéis qué pienso de los vaticanistas) que los especialistas de la Secretaría de Estado? Perdonad mi candidez, pero yo prefiero creer a los sacerdotes y obispos de la Secretaria de Estado más que a un señor que, desde su casa, no tiene otra cosa que hacer que pensar en grandes titulares.
No voy a entrar a analizar este último ataque al Papa, porque al final todo se reduce a ¿de quién me fio, del Vaticano o de un periodista de la escuela de Galat (al que le deseo salud y felicidad)?

Si el Papa firma un acuerdo con Pekín, allí estaré yo echando el lacre sobre el papel, con una sonrisa en la cara y soplando para que se enfríe antes de que el Sodano de ahora ponga su sello encima.


En cinco o siete años, me compraré algo así

01.02.18 | 13:53. Archivado en Con clave


Si uno observa los vídeos de los amantes de las conspiraciones mundiales, hay varios temas que les resultan muy caros. Ciertamente, como buenos cristianos, aman mucho a la familia; eso se ve lo mucho que aparece en sus vídeos la familia Rothschild y la Rockefeller. 
Curiosamente, no deben tener tiempo para echar una hojeada a Forbes y aprender cuáles son las familias de los más ricos de nuestra época y no de hace un siglo. Deben pensar que los ricos guardan sus bolsas de monedas dentro de colchón y que los que aparecen en Forbes son para despistar. Les parecerá increíble, pero John Davison Rockefeller murió en 1937.
Otro tema muy querido para estos ?especialistas? es el del microchip. Si me dieran un euro por cada vídeo que veo en el que me aseguran que en menos de cinco años lo llevaremos todos. No tienen ni idea de que el microchip como medio de identificación personal está totalmente superado por los modernos métodos de reconocimiento facial.
Otro asunto muy repetido es el del supuesto poder de la reina de Inglaterra, que se ha convertido en el perejil de todas las salsas masónicas. El uso de esta especia indispensable de toda buena receta conspiranoica olvida que la monarca inglesa es una verdadera creyente en Jesús. Es de todos bien conocido que conforme su país se ha vuelto más secular, sus mensajes de navidad se han convertido progresivamente en una ocasión donde afirmar tan breve como gloriosamente su fe en Cristo. No era así al principio, pero en los últimos 17 años, sus mensajes han incluido una explicación de su fe personal:
https://www.theguardian.com/uk-news/2017/dec/24/queens-christmas-message-article-of-christian-faith
Otro tema que es un clásico es si el Papa apretó la mano a tal o cual persona, poniendo el dedo un poco más arriba o un poco más abajo, el índice algo separado del dedo corazón o, por el contrario, demasiado juntos. Este tema de los saludos masónicos me parece tan objetivo e indudable que no puedo excusarlo por más que me esfuerce: me parece la prueba definitiva para suspender toda obediencia a la sede de Pedro.


Viernes, 17 de agosto

BUSCAR

Editado por

  • Padre Fortea Padre Fortea

Síguenos

Categorías

Hemeroteca