Blog del Padre Fortea

Mi querido pastor

05.12.17 | 22:26. Archivado en Con clave


Hace años tuve una larga (y amable) discusión con un pastor evangélico sobre el versículo del salmo que dice:
Hasta el gorrión ha encontrado una casa;la golondrina, un nidodonde colocar sus polluelos:tus altares, Señor de los ejércitos 
(Salmo 84, 3).
Yo sostenía que (era una hipótesis de mi cosecha) que el altar de bronce del Templo no podía de ninguna manera acoger todas las ofrendas que se hacían en las fechas señaladas de peregrinación: fiesta de los tabernáculos y pascua. Así que era de la opinión de que en el atrio había altares laterales.
Era una teoría. Pero el salmo afirma claramente ?altares?, cuando, en realidad, sólo se menciona en la Biblia uno en el exterior, el altar de bronce; y uno en el interior, el altar del incienso. El texto hebreo dice que es en los altares, no cerca de los altares.
Tras varios años, nos hemos vuelto a encontrar y ha admitido esta posibilidad. Lo cual me ha hecho muy feliz, porque es un hombre que, primero, conoce la Biblia mucho mejor que yo; y, segundo, porque bien sé que jamás da su brazo a torcer. 

Es tan bueno como terco. Y debe ser muy bueno, porque es muy terco.


Los rostros reales y concretos de la responsabilidad por 60 millones de muertos

05.12.17 | 01:37. Archivado en Con clave


Se ha estrenado, hace ya varias semanas, Asesinato en el Orient Express. El tráiler me pareció excelente. Tan bueno que he decidido hacer una excepción e ir al cine. Pero antes, durante los próximos días, quiero volver a ver la versión de 1974.
Hoy, durante el almuerzo, la he comenzado a ver. Los primeros 20 minutos. La había visto con tanto placer, por primera vez, en el seminario. En esa época, me gustaba todo lo que me pusieran en movimiento en una pantalla. Pero ahora me está defraudando un poco, al menos el comienzo. Insisto, al menos el comienzo: hay escenas enteramente teatrales, el color de la fotografía es desvaído, hay paja. Como ejemplo de esta paja, toda la parte en que Poirot se traslada a Estambul no aporta absolutamente nada a la historia.
Iré viendo la película a base de desayuno, almuerzo y cena. En un par de días, Dios mediante, la habré acabado. Hoy, por la noche, no he podido ver nada. Me ha invitado mi primo a cenar. Allí estábamos los tres primos Fortea alrededor de la mesa de su casa. Tengo el orgullo de decir que mi tío fue uno de los fundadores de Sacyr. En esa época, era una aventura entre diez ingenieros.

La foto que he puesto hoy es de Goebbels. Ya os dije que estoy leyendo con gran placer la extensísima biografía de Reuth. Es una foto que me parece muy interesante, porque refleja no el servilismo, sino la auténtica idolatría de este hombre por otro hombre. Realmente, no valía más Hitler en sus capacidades que Goebbels. Sólo su pertinacia y su egolatría colocaron a Adolfo por encima del adorador. A veces es una serie de causas causales las que hacen que uno esté en la cúspide de la pirámide de un partido en vez de otra persona.


Domingo, 22 de julio

BUSCAR

Editado por

  • Padre Fortea Padre Fortea

Síguenos

Categorías

Hemeroteca