Blog del Padre Fortea

Así es todos los días en mi convento cuando doy la comunión a las monjas

18.09.17 | 21:56. Archivado en Con clave

El buen amigo del que hablaba ayer me hizo varias preguntas. He pensado (guardando su anonimato) que os puedo compartir las respuestas. Eran preguntas sobre el diaconado y pueden servir para que este don sea conocido más.
Pongo en granate sus preguntas o comentarios y en negro mis respuestas.A mi me habían enseñado que el diaconado era de institución eclesíastica. En todos los libros de teología tradicionales, se insiste en que es de institución divina. La Iglesia no puede ni crear sacramento ni crear grados en éstos. ¿Se podría crear un grado en el sacramento de la unción de los enfermos? No. ¿En el sacramento de la confirmación? No. Y así lo mismo en todos. Además, Trento es claro al afirmar como verdad de fe que los 7 sacramentos son de institución divina. Y el diaconado siempre se ha considerado sacramento.
Pienso que Jesús, nuestro amado Señor, tal vez instituyó el diaconado en la Última Cena, con el lavacro de los pies, y después los Apóstoles, en Hechos, siguieron las instrucciones de Jesús. Jesús pudo instituir el sacramento del orden y el Espíritu Santo inspirar que ése era el único sacramento con tres grados. Negar la sacramentalidad del primer grado implicaría que el tercer grado (el episcopal) también podría ser de institución eclesiástica. Pero tal cosa va contra la tradición.
Es indudable que los Apóstoles no pudieron modificar el sacramento del orden, por lo que en algún momento tuvo que haber sido instituido por Cristo. Valtorta narra que Jesús, tras la Resurrección y antes de la Ascensión, les enseñó a los Apóstoles que quería que hubiera 7 misterios de la gracia en su Iglesia. Y, al explicar el misterio sagrado del nuevo sacerdocio que había instituido, les dijo que habría tres grados y dio las notas esenciales de cada grado.
Me hubiera gustado saber por qué el diácono está, en la liturgia, siempre ligado al cáliz de la Sangre de Cristo.
No pienso que esté ligado especialmente a una de las especies sagradas. Simplemente, le ayuda a elevarlas y la tradición es que eleve el cáliz, eso es todo. Pero no hay nada en ese grado que le una per se al cáliz.


Lunes, 22 de enero

BUSCAR

Editado por

  • Padre Fortea Padre Fortea

Síguenos

Categorías

Hemeroteca