Blog del Padre Fortea

El calzado de los apóstoles

02.09.17 | 21:15. Archivado en Con clave


Llevaban sandalias, pero en invierno se cubrían los pies con trozos de lana cosidos entre sí. Sujetos por un cordón en la parte superior y sujetos por los mismos cordones de las sandalias. El reborde superior colgaba, amplio, cubriendo el último cordón de arriba. Los trozos de tela de los pies sí que estaban remendados y vueltos a remendar. Se gastaban mucho y cada agujero era cubierto con otro trozo de tela, sin que importara mucho que se vieran las costuras.
También había zapatos de cuero, pero lo que casi todo el mundo usaba eran las sandalias de cordones ajustadas hasta el tobillo.
Las túnicas, prácticamente todas, eran sin bolsillos; salvo algunas túnicas de trabajo. Las cosas se dejaban en bolsas de cuero que se ataban al cinturón y se llevaban colgadas.
Ningún pueblo de la Antigüedad llevaba las túnicas sueltas, todos se las ataban con cinturones de cuero, de lino, de cáñamo, de lo que fuera.

Bajo la túnica no se llevaban canzoncillos. Pero algunos sí que llevaban una túnica muy corta sin mangas o cortísimas. Esto no era para proteger del frío, sino para proteger a la túnica exterior del sudor y la grasa corporal que exuda el cuerpo. La túnica exterior era más larga y costosa. Esta túnica corta se podía se lavaba más cómodamente y si la remendabas nadie lo veía al estar oculta. También se podía desechar con más facilidad cuando ya estaba en muy mal estado.
La foto de arriba no muestra una muy clara relación con el post. Pero estoy abierto a teorías.


Miércoles, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • Padre Fortea Padre Fortea

Síguenos

Categorías

Hemeroteca