Blog del Padre Fortea

Damos por supuesto muchas cosas, y nos llenamos de prejuicios y rutinas sin darnos cuenta

23.04.12 | 19:25. Archivado en Con clave
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Ayer me di cuenta de una cosa. En el tiempo que en mi horario está dedicado a mi lectura espiritual, diez minutos al día, he leído durante tantos años sobre infinidad de temas. He leído vidas de santos, obras de espiritualidad, sobre las virtudes, etc, etc. En mis lecturas teológicas, lo mismo: historia de la Iglesia, liturgia, cuestiones morales, etc, etc. Pero me ha venido a la mente que tengo que leer más sobre Dios. Es decir, que tengo que buscar libros que me hablen de Dios directamente.

Es cierto que todos los libros de espiritualidad y teología, en el fondo, trata acerca de Dios. Es verdad que todas esas lecturas llevaban a Dios y hacían referencia a Dios, sí. Pero ahora siento en mi alma que debo estudiar y reflexionar más sobre Dios directamente.

No sobre lo que Dios quiere de mí, o la Ley de Dios, o la glorificación de Dios, o lo que sea, sino que he de descubrir cosas nuevas sobre Él mismo. Siempre damos por supuesto que conocemos a Dios, y ciertamente le conocemos nosotros los cristianos. Pero debemos recomenzar nuestra inmersión en Él, como si nada conociéramos. Con el entusiasmo de sumergirnos en una materia nueva. Con la ilusión del primer día.

No es que quiera repasar lo que ya sé, que también, sino que lo que realmente deseo es conocer cosas nuevas de Dios. Quiero sorprenderme. Y sé que Él está deseando sorprender a todo aquel que venga con el espíritu de un estudiante que llega el primer día a la escuela.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 21 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    • Padre Fortea Padre Fortea

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Agosto 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    Sindicación