Blog del Padre Fortea

Los colores de la música

05.05.15 | 23:34. Archivado en Con clave


Esta música de John Williams ya la puse en otro post, pero es que me parece tan bella que no me resisto a volver a recomendarosla:
A window to the past
https://www.youtube.com/watch?v=MrZB9nPMvS4

Para disfrutarla olvidaos completamente de la película, imaginad su comienzo como una tonada medieval rescatada de un archivo monástico. Pero después esa tonada se vuelve un poema sinfónico al estilo de Ralph Vaugan Williams de una belleza admirable.
Post Data: Hay más sermones en ese almacén de homilías que es mi sermonario:
http://blogdelpadrefortea.blogspot.com.es/2013/05/sermonario.html


El deporte

05.05.15 | 00:04. Archivado en Con clave

El deporte es malísimo. Es sólo un constructor de egos y vanaglorias. No sé si el deporte es más perjudicial para el individuo o para la sociedad. Desde luego, el ejercicio físico siempre ha resultado muy perjudicial para la sociedad. Los fascismos siempre se han esmerado en cultivar el deporte.
El sillón, una película después de comer, una tranquila conversación mientras uno se toma un té con pastas. Sí, la naturaleza, siempre sabia, nos muestra claramente el camino propio del ser humano, aunque nos esforzemos en no seguir sus, repito, sabios dictados.
Los esguinzes, tendinitis, desgastes de rótula, roturas de ligamentos nos indican que ése no es el camino. Pero el ser humano parece empeñado en machacar su cuerpo empapado en sudor de mil maneras distintas. 
Todo este post es pura ironía. Soy uno de los más consumados deportistas de este país. Aunque por humildad hace años que decidí ocultar mis músculos bajo una discreta capita de grasa. Todo es ironía. Siempre recomiendo a los otros que hagan deporte.


El final de la historia comenzada ayer

03.05.15 | 21:30. Archivado en Con clave

En la foto aparecen los hijos de Bormann, del que hablaba ayer, en la celebración, supongo, de la primera misa del hermano sacerdote. Sus rostros (con rasgos familiares clarísimos) denotan recogimiento, impresión ante lo sagrado.
Pero esta bonita historia no acaba aquí. Martin Adolf Bormann, tras un largo servicio como misionero en África, abandonaría el sacerdocio y se casaría. Incluso tendría que soportar la acusación de pedofilia que una persona le hizo.
Por supuesto que no juzgo a Martin Adolf, entre otras cosas porque murió sin que se celebrara juicio. Y una sola acusación de una sola persona no implica necesariamente su culpabilidad. Pero esta historia tiene su moraleja, más compleja que si la hubiera interrumpido ayer.
La iglesia alemana mantuvo su fe y su devoción de un modo heroico y tenaz, a costa de inmensos sacrificios desde la época de Bismarck. Pero esa iglesia gloriosa no pudo resistir la secularización de la época del postconcilio. Lo que no pudieron ni persecuciones ni gobernantes ni leyes, lo pudieron los teólogos-vándalos.

Muchas veces he manifestado mi entusiasmo por el Vaticano II. Pero lo que, de hecho, ocurrió después del Concilio, en muchos casos, muchos, fue destrucción pura y llana. La historia de este sacerdote es compleja como la vida misma, pero no exenta de enseñanzas.


En la foto el nuncio del Papa con el ministro de asuntos exteriores

02.05.15 | 15:49. Archivado en Con clave


El nazismo y el posterior juicio divino no deja de sorprenderme. Martín Bormann era el secretario privado de Adolf Hitler. Bormann era un fanático cruel que ni siquiera bautizó a sus hijos, dado que él creía de corazón en esa fe satánica que era el nazismo. Me he quedado admirado hasta la emoción al saber que seis de los diez hijos de Martín Bormann, después de la guerra, se convirtieron al catolicismo.
Esta noticia me ha dejado sorprendido. ¿Qué hubiera pensado Hitler y todos sus secuaces si hubieran sabido que esos niños que veían corretear por El nido de las águilas iban a convertirse al cristianismo y que uno llegaría a ser sacerdote incluso.

El postnazismo está lleno de enseñanzas. En unos casos, el castigo de Dios lisa y llánamente. En otros casos, hijos cambiándose el apellido de su padre o bautizándose. Algunos jóvenes de hoy que sienten atracción por ese mundo oscuro conocen las fotos gloriosas, las que muestran a esos jerarcas en el ápice del poder. Pero desconocen tantas otras fotos que muestran la humillación, el justo castigo de Dios. El final de esos jerarcas muestra cual era el final del camino, de un camino alejado de la Ley de Dios.


El polvo de los libros y la acumulación de tesis en los archivos

01.05.15 | 08:53. Archivado en Con clave

A propósito de mi doctorado, diré que una de las cosas que pensé en mi estancia en Roma es que todo el sistema universitario eclesiástico de esa ciudad podría ser reformado según el modelo de los college de Oxford. Cosa que si se hiciera, tendría consecuencias en toda la Iglesia dado que allí estudian los que van a ser profesores de todos los sacerdotes, miembros de las curias diocesanas y obispos.
Es decir, los colegios romanos deberían ser lugares con una estética tan cuidada como la de los college de Oxford y Cambridge. Con sus rituales y protocolos, para que los que estudian allí captaran la importancia y trascendencia de aprovechar tres o cuatro años en Roma. Sólo esos años, la estancia en Roma por estudios no debe convertirse en una merma del trabajo posterior ni en un fin en sí mismo.
Esos colegios tendrían sus horas de oración y sus horas canónicas. Esas residencias pasarían a ser verdaderas escuelas de espiritualidad. Si un clérigo va a estudiar a Roma, sabrá que en Roma además de los estudios debe vivir en uno de esos centros de oración. Las horas canónicas se celebrarían con toda solemnidad en las iglesias abiertas al público.
Los rectores de esas residencias eclesiásticas serían escogidos cuidadosamente para ejercer esta función espiritual de modo bondadoso, paternal, pero con la conciencia clara de que una estancia en Roma debe cambiar a mejor a los que llegan.
Los profesores deberían ser escogidos y formados para transmitir el gozo de aprender. No siempre el que más sabe es el mejor profesor. Este nuevo tipo de profesor no sólo transmitiría conocimientos, sino que uniría en sus clases la docencia y la espiritualidad.
La película The Emperor´s Club es un buen ejemplo de la diferencia entre un profesor y un estupendo profesor. La reforma de los colegios romanos buscaría no estar esperando a que surjan magníficos profesores, sino poner todos los esfuerzos en que encontrarlos, formarlos e iniciar toda una nueva manera de enseñar la Ciencia de Dios.
Esas personas que serían los mejores profesores del mundo existen. Pero hay que encontrarlos. Y una vez que se forme toda una escuela que demuestre que hay otro modo de enseñar y otro modo de dar posada a los doctorandos, comprobaremos que las buenas ideas son difusivas por sí mismas. Cuantas cosas se pensaron que eran imposibles hasta que alguien con empeño y ganas se puso manos a la obra.
Os dejo la banda sonora de esa película. No es formidable, pero a los hayáis visto la película, os traerá recuerdos:
https://www.youtube.com/watch?v=s0KfPqpNJdI&list=PL24CD0340F3A98AF7


El polvo de los libros

29.04.15 | 22:30. Archivado en Con clave


Me quedaban por hacer algunas reflexiones acerca de mi doctorado. Quizá la principal de ellas es que siempre he valorado poco un doctorado. Eso se debe a que personas de las que soy admirador absoluto (como Marguerite Yourcenar, Borges y otros) nunca tuvieron un doctorado.
Es curioso, valoro muchísimo lo que es una universidad, el mundo universitario, la vocación de enseñar en una cátedra. Pero un doctorado siempre me ha parecido una obra de inmadurez dada la edad a la que se hacen los doctorados.
Y si el doctorado se hace en la madurez, la experiencia demuestra que las mejores intuiciones siempre suelen estar en otros libros, en artículos, pero nunca en las tesis doctorales, que siempre son obras más rígidas, menos libres.
Parte de mi excepticismo respecto a las tesis doctorales se debe también a que veo que hombres muy válidos para la investigación que de ningún modo lo son para la docencia. Mientras que simultáneamente compruebo cómo hombres ideales para la docencia jamás pisarán una cátedra. Todo esto me ha llevado a perder una cierta ilusión acerca del sistema de méritos objetivos que debería ser la universidad. Deméritos que lastran ya de por sí la producción de las tesis.

Una vez más, también en la universidad, el factor humano impone su cuota. Por todo esto y por muchas más razones, valoro una tesis doctoral, cualquier tesis doctoral, sin demasiado entusiasmo. Eso también incluye la mía. Vanidad de vanidades, todo es vanidad.


Otro punto menos para la monarquía

28.04.15 | 11:54. Archivado en Con clave


Iba a hablar de mi doctorado, pero no quiero dejar pasar el tiempo antes de hacer un comentario respecto al funeral de Barcelona por las muertes del vuelo de Germanwings.
Como bien saben todos los que vayan al Palacio de la Zarzuela o los que hayan recibido una visita de los reyes, los encargados de protocolo dejan bien claro a los recibidos o a los que reciben hasta los más pequeños detalles de una recepción en la que participen los reyes. Son muy meticulosos y exigen que todo se haga a la perfección, y hacen muy bien porque creen en la dignidad de la institución a la que representan.
Pues bien, como se puede observar en las fotos, cuando los reyes avanzaban por el pasillo central hacia su sitio en el banco, ellos, Felipe y Leticia, iban delante y el arzobispo detrás. Eso es un grave error de protocolo y no pienso que haya sido inadvertido, sino voluntario, para dar mayor centralidad a los reyes.
Cuando un rey entra en una catedral y es recibido por el obispo en la puerta, por humilde que éste sea, el obispo y el monarca avanzan a la par. ¿Por qué? Porque el obispo le recibe en su casa. Y cuando uno entra en la casa de otra persona, el anfitrión va a la par, no le sigue detrás.
Obsérvese que cuando el rey ha visitado cualquier institución (por ejemplo una universidad) y es recibido, el anfitrión va a su lado, no le sigue. Si el rey y la reina no caben con el arzobispo en el pasillo, la reina debe colocarse detrás del rey para que este camine con el anfitrión. Este detalle, sin duda, no se le pasó por alto a Felipe (que es un profesional del protocolo) y aún así decidió ir por delante y que el arzobispo le siguiera. Eso, sin duda, no lo ha hecho con otras instituciones. Otro punto menos para la monarquía, y ya llevamos cuatrocientos puntos negativos en relación a su trato de la Iglesia.
Una vez Gallardón (el ex ministro) vino a visitar la iglesia de Extremera de forma oficial e me hizo lo mismo que al arzobispo: me dejó atrás y siguió con el alcalde hacia delante sin esperarme. Así que yo no lo seguí. Me quedé plantado en la puerta charlando con la sacristana. Ellos esperaban que les siguiera como un pobre guía obsequioso. Cuando un minuto después necesitaron una llave para que les enseñara el órgano, vinieron corriendo a llamarme.

Entonces fui sin entusiasmo, a paso bien lento (tuvieron que esperar) y dejando bien claro que le estaba haciendo un favor. Entonces me callé, pero ahora le hubiera dicho bien claro sin alterarme lo más mínimo: Cuando el anfitrión de una casa le reciba amablemente en la puerta no haga ese desprecio.
Qué fácilmente la monarquía se podría haber ganado el cariño de todos los católicos desde los tiempos de su padre. Pero no han querido tener ni el más mínimo detalle. Cuando la monarquía caiga, los católicos no derramaremos ni una sola lágrima.


Algunas fotos del evento

27.04.15 | 08:18. Archivado en Con clave



Aquí hay alguna foto de mi defensa de tesis. Ya pondré más fotos conforme me las envíen. Hoy después del almuerzo escribiré mi post con algunas impresiones mías sobre ese día y el doctorado. También espero poner algunas fotos más de ese día conforme me las vayan enviando. Porque reconozco que estas fotos tampoco son muy buenas.


Ya soy doctor en Teología

26.04.15 | 22:11. Archivado en Con clave


He regresado de Roma. La verdad es que tengo sueño, es de noche, así que tengo que escribir estas líneas con rapidez. Ya soy doctor. Le doy gracias a Dios. Una defensa doctoral dura hora y media. Agradezco a los buenos amigos que vinieran a Roma a acompañarme. Se lo agradezco de corazón. 
También agradezco a aquellas personas, laicos y sacerdotes, residentes en Roma que vinieron a mi defensa. A muchos les saludé, estreché sus manos y con pocas palabras les agradecí el detalle. Les pudo parecer que no me fijé mucho, pero ciertamente que recuerdo quienes estaban y se lo agradezco. 
Fue pura casualidad que la defensa de la tesis tuviera lugar el día de San Jorge, un santo que tanto se ha invocado en la lucha contra el demonio en los exorcismos durante tantos siglos. Después de la defensa hubo una pequeña merienda con sandwiches y pastelitos. Mañana contaré más cosas, ahora el sueño ya me puede.
Pondré fotos del evento. También grabé mi exposición. Dadme un tiempo, estoy recién llegado.


Sábado

25.04.15 | 13:00. Archivado en Con clave

He estado viendo varios vídeos de humanos infectados con rabia. Parece mentira que en pleno siglo XXI tantos miles de personas mueran de esta enfermedad cada año. Evidentemente, los zombies no existen ni han existido ni existirán, pero la rabia es tristemente una enfermedad bien parecida a esa enfermedad de ficción. ¿Cómo es posible que en el mundo existan cosas tan horribles?


Viernes

23.04.15 | 22:25. Archivado en Con clave

He estado viendo varios vídeos de humanos infectados con rabia. Parece mentira que en pleno siglo XXI tantos miles de personas mueran de esta enfermedad cada año. Evidentemente, los zombies no existen ni han existido ni existirán, pero la rabia es tristemente una enfermedad bien parecida a esa enfermedad de ficción. ¿Cómo es posible que en el mundo existan cosas tan horribles?


Jueves

23.04.15 | 11:30. Archivado en Con clave

Me ha dado mucha pena comprobar, una vez más, la total decadencia de un director como Tim Burton al ver su última película Big Eyes. Todos los críticos han sido unánimes. Todos los críticos han sido rendidos admiradores de las grandes obras de ese director, pero esas grandes obras quedan lejos. Desde hace ya demasiados años, no ha producido nada potable.
Yo hoy he acabado de leer El amante de Marguerite Duras. Una gran obra. Como siempre con reparos morales. Pero hace ya tiempo que decidí en este blog hablar de libros y películas por su valor intrínseco, dejando la calificación moral a otros blogs. Es triste reconocer que las más grandes obras del cine y de la literatura del siglo XX tiene escenas deshonestas, contenidos anticristianos o mensajes filosóficos llenos de relativismo.Pero si sólo pudiera comentar obras completamente puras y ortodoxas, dejaría de hablar de las grandes consecuciones artísticas del siglo pasado y de lo que llevamos.
Pero no todo es inmoral, como se puede comprobar en este vídeo sobre gatos:
https://www.youtube.com/watch?v=UIrEM_9qvZU

La verdad es que si a youtube le quitáramos los vídeos sobre gatos, se quedaría como un árbol sin hojas.


Miércoles, 6 de mayo

BUSCAR

Editado por

  • Padre Fortea Padre Fortea

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Mayo 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sindicación