Blog del Padre Fortea

Retrato de tres pontífices

20.10.14 | 22:12. Archivado en Con clave

Me gustaría continuar ese agradable post en el que hablaba de los tres últimos Papas que la Iglesia ha tenido. ¿Qué música definiría a cada Sumo Pontífice?
Sin duda, al Papa Francisco le definiría la Salve de La Misión de Ennio Morricone. Esta música refleja tanto a nuestro Papa que considero innecesaria cualquier explicación:
https://www.youtube.com/watch?v=VSWWLTqNRoU
Mientras que a la mentalidad y psicología de Benedicto XVI le define perfectamente la música de Mozart: pulcra, música de método, expresión de una vida ordenada dentro de una teología ordenada. Encontrar cuál era exactamente la pieza de Mozart que más definía la vida del cardenal alemán, fue más difícil. Después de mucho pensar, me decidí por este concierto para flauta, arpa y orquesta es la que me parece perfecta, una música tan serena y discreta como él mismo, casi una partitura tímida:
https://www.youtube.com/watch?v=qq7IWnqj0Kw
¿Y qué música definiría a nuestro querido Juan Pablo II? Desde luego tenía que ser una música dinámica, llena de fuerza, pero al mismo tiempo llena de espiritualidad. Por eso una buena opción me pareció el Gloria de Wojciech Kilar, un autor que me entusiasma.  Pero esa obra carece del lirismo y ternura que impregno la vida espiritual de ese Papa. La obra que reflejaba bien su personalidad era la banda sonora de Retrato de una damadel mismo compositor. La vida del Papa Wojtyla fue un verdadero poema de amor, por eso esta música:
https://www.youtube.com/watch?v=qJ0czluQQkE
Por supuesto que el hecho de que los compositores sean un italiano, un alemán y un polaco es pura casualidad.


Los escritores del siglo XXI

19.10.14 | 18:49. Archivado en Con clave


Hoy os pongo el link a mis sermones. Hay uno que os puede resultar especialmente interesante: se trata de una larga charla para una parroquia luterana.
http://blogdelpadrefortea.blogspot.com.es/search/label/Sermones
La fotografía de hoy es de los libros de la biblioteca de un hotel de lujo apilados en un ático y abandonados durante decenios.
Hablando de libros, en el link que os pongo, podéis ver el número de descargas de mis libros desde que los subí todos a un servidor de Internet. Sin duda, éste es el futuro de los escritores. Crearse un grupo de lectores y que ellos se los puedan descargar gratis. El link de estadísticas es el siguiente:
http://goo.gl/#analytics/goo.gl/mNsjmY/all_time

Allí puedo ver el número de descargas hora a hora. Y no sólo eso, también el país de los lectores. Cuando me quedo mirando a ese link de estadísticas, compruebo que estamos en el siglo XXI.


Sigo con los pensamientos del post de ayer

18.10.14 | 23:53. Archivado en Con clave


Curiosamente, era al final de día cuando solía dedicar unos minutos a este recorrido mental, al acostarme, en la oscuridad y silencio de mi habitación. (Hablo de mi libro Neovaticano.) Era entonces, dentro de mi cama, con los ojos cerrados y mi cabeza sobre la almohada, cuando me internaba en el edificio, cuando resolvía los problemas prácticos que mi misma creación me planteaba. Un edificio cuya naturaleza me llegó a plantear ciertos interrogantes teológicos, porque ese edificio suponía toda una concepción eclesiológica.
En una fase posterior, a la que llegué varios años después de empezar a acumular anotaciones, me di cuenta de las implicaciones filosóficas del edificio descrito. Esta obra arquitectónica me llevó a releer las tesis del idealismo hegeliano. Ahora, ya por fin, descanso satisfecho: la obra está acabada. Otros han levantado catedrales y basílicas. Yo he levantado ese libro-edificio, y no me cambiaría por ellos. 

La foto, cuanto me gusta, es de una biblioteca (parece de la India) que archiva obras escritas en el soporte que era habitual en el Tibet. Libros, la belleza de los libros.


Apuntes de un escritor sobre su último libro

17.10.14 | 14:47. Archivado en Con clave


Me gustaría decir algunas cosas más acerca de la obra que publiqué ayer en Internet. Soy consciente de que muy pocas personas leerán ese extenso libro de cabo a rabo. Pero estoy seguro de que es una obra que obtendrá lectores entusiastas. Lograr una obra para pocos lectores es una tentación para cualquier escritor.
Escribir un libro que es un edificio. Identificar libro y edificio. El libro es un edificio, y el edificio es un libro. Qué gran reto. Un reto que nació como unos apuntes personales. Y que acabó dibujando toda una forma distinta de concebir el Vaticano.
Los que lo leáis, por favor, no dejéis de enviarme vuestras opiniones al correo habitual fort939@gmail.com

Si recogiéramos todos los momentos perdidos en que mentalmente me he adentrado en este edificio, no tengo ni idea de cuantos días y semanas saldrían como suma final. Daos cuenta de que sólo escribir tantos centenares de páginas ya supone labor de medio mes. Pero ahora, al daros el libro, os puedo decir que ha sido un recorrido fascinante. 


Neovaticano o los laberintos de la mente

16.10.14 | 13:51. Archivado en Con clave


Una noche, cuando todavía estaba en Roma, se me ocurrió esta idea: qué interesante sería si se reunieran en un solo edificio las oficinas de todas las congregaciones romanas y de los consejos pontificios.
Me pregunté cómo podría ser ese edificio. La arquitectura siempre ha sido una de mis pasiones. Le fui dando vueltas a la idea a ratos libres. Días y más días de cavilaciones tras la cena: ¡construir un edificio para toda la curia romana! El tema me parecía fascinante como entretenimiento mental. ¿Cómo debería ser ese edificio? ¿Qué estética sería la más conveniente?
La idea fue madurando en mi mente, fue cobrando forma, completándose poco a poco. Al cabo de unas semanas, se me ocurrió que sería bueno poner por escrito algunas de las cosas que se me habían ocurrido para que no se me olvidasen. Porque, al cabo de tanto tiempo, esa idea tenía ya muchos detalles, los cuales no resistirían frente al olvido. Pero esos apuntes eran sólo para mí. Nunca se me ocurrió que alguien los vería.
Pero conforme más aspectos eran puestos sobre el papel, nuevas ideas me venían a la mente. Y así, semana tras semana, las cuatro o cinco hojas iniciales se fueron convirtiendo en una extensa colección de apuntes. Esta colección de apuntes es la que hoy pongo a disposición de todos los lectores bajo el título de Neovaticano.
Esta obra es un conjunto de apuntes personales, de anotaciones reunidas durante cinco años. Me siento muy orgullosa de esta obra, porque por fin he creado una obra completamente loca. Una obra justo en el margen de la razón como verán aquellos que se asomen a ella.
La podréis descargar gratuitamente en este link si tenéis una cuenta gmail:goo.gl/mNsjmY
Si carecéis de una cuenta en gmail para acceder a Google Drive, lo podéis descargar en este otro link: https://www.aciprensa.com/fortea/


Mi opinión sobre la relatio del sínodo de obispos: la Gymnopedie.

15.10.14 | 16:21. Archivado en Con clave


Hoy he leído la relatiodel sínodo. ¿Qué me ha parecido? Bien, comencemos por decir que, desde hace muchos años, pienso sería conveniente que los sínodos cambiaran radicalmente los modos de elaborar sus comunicados finales. Pienso que este comunicado final adolece de los mismos defectos que todos los anteriores. 
Los señores obispos harían bien en escuchar el arte esencial de la maravillosa Gymnopediede Eric Satie y sacar valiosas conclusiones. La primera de esas conclusiones es que las cosas se pueden decir de un modo muchísimo más breve no sólo sin perder nada, sino ganando mucho. Para ofrecer cuatro párrafos esenciales, no hace falta un prólogo de veinte páginas.
Todas las páginas las he leído cuidadosamente con mucha lentitud porque muchos curas me iban a preguntar en las semanas siguientes, pero se me ha hecho cuesta arriba. Cualquier lector fervoroso y católico no hará mal en saltarse la paja de ese comunicado con una lectura diagonal.
Por supuesto que nada hay en el texto contrario al Magisterio de la Iglesia. Todo es católico. Ni Carlos V le hubiera puesto reparos. Carlos V no era nada rigorista, aunque tuviera ciertas manías pirómanas. Por otra parte, ya lo he dicho más veces, estoy totalmente a favor del movimiento de reforma que pretende llevar adelante el Papa Francisco. Por eso, mis filiales críticas véanse como fuego amigo y no de otra manera.
En la relatiose dicen cosas muy valiosas, muy novedosas para lo que nos tiene acostumbrado el lenguaje sinodal. Pero la redacción comunal del texto, la exigencia de continuos matices consensuados, le han conferido un tono frío de común denominador entre los padres sinodales. O mejor dicho, de mínimo común demoninador.
Alguien me dirá que lo conseguido en la relatio ya es mucho, que es un paso en la dirección correcta. Sí, sin duda es un paso. Pero pienso que se podría haber dado ese paso con mucho más garbo, diciendo lo mismo pero de otro modo. Y me estoy refiriendo, ante todo, a una cuestión redaccional. Decir grandes cosas, cosas nuevas, cosas de gran trascendencia, con un consensuado lenguaje expresando lo que todos sabemos y con extremo cuidado de donde se pone el pie, es la receta perfecta parea no entusiasmar a nadie.
Con humildad, manifiesto mi opinión, de que hubiera sido mejor señalar con toda fidelidad la real confrontación teológica sintetizándola en cinco páginas magistrales, dejando inconclusa la lícita disputa existente y pedir al Pueblo Fiel que orara para que el Espíritu Santo les ilumine a los padres sinodales. Eso hubiera sido mejor que buscar el mínimo denominador común y expresarlo del modo que se ha hecho.
Hubiera sido mejor crear-construir-elaborar un texto en el que las distintas formas de pensar se sintieran perfectamente retratadas y pedir a los laicos, presbíteros y a los obispos que prosigamos en este camino de oración, de invocación del Espíritu Santo y de reflexión para llegar a saber lo que Dios quiere en nuestro tiempo. Ésta es una cuestión ante todo de teología, no de misericordia. Debemos ir al núcleo de la cuestión con prudencia, sin salirnos del Magisterio y sabiendo que todos tenemos el mayor deseo de ser fieles a Dios.
Estoy totalmente a favor de la reforma del Papa Francisco y esta relatiosimplemente es el resultado lógico del método de trabajo en la redacción de textos. La discusión entre todos ha sido muy buena, pero la síntesis considero que es mejorable.


Dos días visitando a la familia

14.10.14 | 22:25. Archivado en Con clave


De mi estancia en Zaragoza, muchas cosas podría decir. Mi madre ha estado bastante sermoneadora. Los sermones del desayuno, la comida y la cena ya los tengo previstos en mi agenda. Pero ahora va incorporando la costumbre de añadir el sermón de las 4.30 de la tarde.
En el viaje en el AVE, leí un libro. Me encantó cuando Borges me habló del polvo de imperios que hay en la Historia. El polvo de imperios y el rumor de hexámetros. Qué expresiones tan sencillas y tan sugerentes. Desprovistas de barroquismo, de ornatos efectistas, y, sin embargo, de una belleza tan elegante.

Los dos días que estuve en Zaragoza me fui a rezar a La Seo, la catedral de esa ciudad. Qué magnifico templo episcopal. Dos grandes placeres de mi existencia son pasear por un bosque y pasear por una catedral. O de forma más precisa, pasear por un bosque húmedo y espeso, pasear por una catedral gótica de planta exuberante en capillas.


Ya he vuelto

13.10.14 | 23:19. Archivado en Con clave


Acabo de llegar de viaje. Me había ido a Zaragoza, dos días, a visitar a mis padres. Tengo muchos emails que contestar, también quiero leer la relatio del sínodo.
En los próximos emails hablaré de Zaragoza quizá y de la relatio tal vez, aunque esto sinceramente no lo sé. Resulta muy aleatorio el tema del que voy a hablar tras la cena. Una mala digestión puede provocar un post terrible.
Pero sí que hay una cosa que quiero completar de mis pasados posts sobre el ébola. Afirmar que las guerras, enfermedades, crisis económicas y disturbios sociales tienen una íntima conexión con la vida moral de los pueblos, es algo repetido infinidad de veces por las Escrituras.
Ahora bien, cosa muy distinta es afirmar que los que mueren y sufren por todas esas causas y otras son culpables. Una cosa es afirmar esa conexión de forma genérica y abstracta, y otra muy distinta juzgar a alguien en particular. Las Escrituras repiten en muchos pasajes como sucede tantas veces que el inocente sufre y muere, y el culpable y el pecador parecen prosperar y estar por encima de todo sufrimiento.

Los sufrimientos personales y colectivos deben ser juzgados a través de los profetas, de Job, de los libros sapienciales, de los salmos y de todo el Nuevo Testamento. Únicamente leyendo la Biblia como una unidad, entenderemos el sentido del sufrimiento y qué nos quiere decir nuestro Padre al permitir la guerra y la peste, el hambre y la persecución.
Nuestra sociedad europea del siglo XXI, sobre todo la europea, ha perdido la capacidad de hacer una lectura teológica de los hechos del mundo. Muchos cristianos han logrado desconectar a Dios del sufrimiento del hombre de un modo teológicamente incorrecto. 


Pasó mi cumpleaños

13.10.14 | 16:44. Archivado en Con clave

Tomar un té con pastas, dar un paseo por un bosque, apoyar la cabeza en el sillón mientras uno escucha a Bach con los ojos cerrados, ser invitado a una comida en un buen restaurante, preparar una cena para un selecto grupo de amigos con los que quiero pasar unas horas agradables. Todas estas cosas son las que valen la pena. El resto son espejismos.
 Después está la faceta del alma, de la cual no me gusta hablar. Cada uno tiene su intimidad. No meto a todo el mundo en el santuario de mi alma. Santuario, por otra parte, eso sí que no me importa decirlo, en el que reina una gran placidez. Dios me ha dado el don de la paz. Y el de la felicidad. No me importa que parezca que peco de presuntuoso.Soy feliz y sólo querría la perpetuación de esta maravillosa rutina que es mi vida.


Ayer fue mi cumpleaños

12.10.14 | 16:20. Archivado en Con clave


Soy yo visto por detrás en mi último viaje a Israel. Ayer fue mi cumpleaños. 46 años. Voy a dejar aparte cuestiones personales para centrarme en las más superficiales. ¿Me siento feliz como escritor? ¿Satisfecho de la obra realizada?
La verdad es que siento toda la obra escrita hasta ahora, como un mero prólogo para alguna obra futura que me satisfará plenamente. Pero dada la edad que tengo, comienzo a pensar que toda mi vida va a convertirse en ese largo prólogo.
¿Me siento satisfecho de mi obra? Ésa es una pregunta que me hago una vez cada tres o cuatro meses. En cierto modo, me siento más satisfecho de mi vida que de mi obra. Quizá si me atormentara más esta cuestión, me autoflagelaría más y las uvas literarias que recojo en la viña de mi vida serían exprimidas hasta la saciedad y producirían un mejor vino. Pero, francamente, prefiero vivir más tranquilo, más relajado.
Ahora mismo me siento como un hombre de ochenta años en un cuerpo de 46 años. Un hombre anciano en una civilización anciana abocada a su final. No estoy desmoralizado, no estoy triste, simplemente paseo por la cubierta del trasatlántico consciente de la cuenta atrás. La maquinaria del Ébola se ha puesto en marcha. El primer resorte de una lista de mecanismos ineluctables. Quizá por eso vivo tan plácidamente, porque estoy resignado a nuestro destino, del cual soy una ínfima parte.


El Ébola y la íntima conexión de todo con todo

11.10.14 | 16:30. Archivado en Con clave


Recordemos, una vez más, la iniquidad de los hombres, el pecado, tiene su repercusión en la naturaleza. Desde la perspectiva cristiana, nuestras acciones no están desligadas respecto a lo que sucede en la naturaleza. Hay acciones que atraen la bendición de Dios, hay acciones que atraen su castigo.

En el mundo en el que vivimos, un mundo de almas, ángeles y santos, la aparición o no de un virus mortal que segará la vida de millones de seres humanos no es un evento dejado en manos del azar. A pesar de que los ateos nos hayan intentado inculcar (con gran éxito) que este tipo de catástrofes nada tienen que ver con nuestras almas. El mensaje de la Biblia es el contrario: todo, absolutamente todo, tiene que ver con nuestra alma.


El Ébola y la economía

10.10.14 | 23:40. Archivado en Con clave


Dejando aparte la tragedia humana, la gente todavía no es consciente del impacto económico que va a tener el virus del Ébola a nivel mundial. Resulta impresionante pensar en la cantidad de miles de millones de euros que se van a sustraer al sistema productivo, para dedicarlo simplemente a contener la enfermedad. No es lo mismo dedicar ese río de oro a crear riqueza, que el que esos miles de millones se evaporen para intentar dejar las cosas tal como estaban antes de la pandemia.
Pero no es sólo eso. La incertidumbre que va a crear en los mercados va a ser de primer orden. Muchísimos negocios van a quedar paralizados ante el temor de lo que pueda pasar a nivel regional y global. Este virus tiene la capacidad de desestabilizar naciones enteras creando disturbios, pánico, protestas masivas contra los gobernantes.
La mera presencia del virus cuando se extienda a todos los continentes, creará falta de confianza, miedo en las sociedades. Los inversores preferirán esperar. Este virus es creador de más miseria. Este virus es como si hubiera hecho más pobre al planeta entero. Y ya las cosas no estaban precisamente bien.


Martes, 21 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • Padre Fortea Padre Fortea

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación