Editado por

Paco SandePaco Sande

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Mobbing, “Bullying” , Acoso, y la madre que lo pario.

Permalink 12.02.17 @ 22:23:11. Archivado en Sobre el autor

El “Mobbing” y el “Bullying”, que van cogidos de la mano, es algo que parece se ha puesto de moda en los últimos tiempos.
Aunque esto no es tan así. El “Bullying”, “Mobbing” o acoso, han existido siempre, aunque con la nuevas tecnologías, como el móvil o el ordenador, el “bullying” , especialmente entre los jóvenes, no termina en el colegio, sino que te sigue a casa a través de las redes sociales.
El “bullying” que significa, simple y llanamente, acoso, se diferencia del “mobbing”, que también significa acoso, en que en el primero, el acoso es ejercido sobre la víctima, el acosado, por una o unas pocas personas, y consiste en una forma de de conducta que no puede desde ningún código ético ser justificada y que persigue por medio de amenazas, socavar, obligar, humillar o lastimar a otra persona. Y el “mobbing” se da cuando al “bully” , acosador o acosadores, se les une una galería de palmeros que, aunque no toman parte en el acoso, si le ríen las gracias al “bully”, y que, en la mayoría de los casos, comienzan a desarrollar una conducta de desprecio e indiferencia hacia el acosado, dejándole de lado, ignorándole, no prestándole ninguna clase de atención o ayuda e, incluso a veces, tendiéndole pequeñas trampas en orden de que el trabajo y la vida de la víctima, sea cada vez más difícil.
Y como digo al principio, esto ha existido siempre. Quizás ahora se haya exacerbado más a causa de las redes sociales o quizás, el hecho de que esta clase de abuso este llevando a muchos jóvenes al suicidio, haya tocado la fibra sensible de nuestra sociedad
El acoso puede ocurrir en el colegio, cuando todavía eres un niño, -el autor de este blog sufrió ese acoso por parte de otro niño-, en el instituto, en la universidad o, ya de adulto, en el trabajo y hasta en la mili.
Cuando eres un niño, puedes sufrirlo por muy poco espacio de tiempo, como mucho un año o menos, pero no hay que olvidar que a esa edad, un año nos parece toda una vida.
Ya en el instituto o la universidad, la cosa cambia, y en ocasiones el acoso puede pasar a agresiones físicas, haciendo a veces que el alumno abandone los estudios.
Y en el trabajo, ya ni te cuento, especialmente en nuestro país, donde los trabajos son habas contadas y no puedes darte el lujo de mandarlo todo a paseo e irte a otro trabajo, lejos del maldito “bully”.
No tengo ni idea de si el acoso puede sucederle a cualquiera o si hay personas ya propensas a sufrir esta clase de abuso. De lo que estoy seguro es de que, el hecho de sufrir alguna tara física, una ligera cojera, usar gafas, ser pequeño de estatura, tener la voz aflautada, hablar por la nariz o ser un poco tartamudo, te hacen candidato preferente a sufrir acoso, si tienes dos o más, tus posibilidades aumentan exponencialmente, si además eres inteligente, pero pusilánime, introvertido y poco echado para adelante, tu suerte está echada, vas a sufrir acoso.
Y no importa a donde vayas, en ninguna parte va a faltar el “acosador”, o la “acosadora”, de turno, para amargarte la vida.
-Donde pongo “acosador” o “acosadora” debiera poner un epíteto de dos palabras que comienzan por hache y por pe, pero mi código ético me lo impide-.
El “mobing” o acoso, cuando se da en los colegios, suele ser brusco e intimidatorio dando lugar a pocas dudas.
En el trabajo, por el contrario, suele comenzar de forma solapada con hechos y formas inconexas y que parecen fortuitas e ir “in crescendo” hasta conseguir exasperar a la víctima.
Bajo un acoso sistemático y continuo, la víctima, no importa lo segura que esté de sí misma, poco a poco, va perdiendo su autoconfianza, su autoestima y su habilidad para realizar sus tareas, llevándola a un circulo vicioso del que ya no tendrá forma de sobreponerse.
Al final no tendrá otra opción más que abandonar el trabajo y tratar de buscarse otro, cosa que se le hará harto mas difícil cuanto más tiempo siga soportándolo, puesto que el amor propio y el aprecio a hacia su persona ira degradándose y disminuyendo a medida que pase el tiempo.
La mejor solución en estos casos es irse más antes que tarde y no dejar que esta situación y esta gente arruinen tu carrera, tu salud y tu vida.

Todavía hay otra forma de “mobbing” aunque que quizás no pueda ser calificada como tal.
Y se da cuando, una persona, bien sea en la niñez o ya adulto, es objeto, blanco o motivo de todas las bromas, chanzas, chirigotas o cachondeo por parte de las personas de su entorno.
Lo que se conoce como el hazmerreir del lugar en que se dé, ya bien sea la escuela, la pandilla, el barrio donde vive o el lugar de trabajo.
Y digo arriba, que quizás esto no se pueda considerar “mobbing”, porque, muchas veces, los que perpetran esta clase de conducta no lo hacen con mala fe o ganas de hacer daño, pero el que lo sufre lo siente como mofa y befa o humillación y puede llegar a sufrir tanto como el que es acosado de forma directa.

Y ya para terminar quiero dejar lo siguiente:
Hay miles de personas ahí afuera que odian el acoso.
Y, sin embargo, esas personas, o están acosando a alguien en este momento, o son testigos de un acoso, y no se dan cuenta.
Piensa lo que le haces a esa persona que no te cae bien, porque te parece tonta, fea o que lo soporta todo.
No, no pienses que esto no es lo mismo porque tú no le pones maldad o porque crees que este, o esta, se lo merecen.
Pues no te engañes, lo que estás haciendo es acoso.
Y tú, el de más allá, el que está viendo todo esto y no mueve un dedo.
Eso es acoso. Ese acoso que tanto odias.
Pues vamos, muévete antes de que sea demasiado tarde.
Y por favor, todo aquel que, con buena voluntad, le dice a una víctima del acoso: No debieras dejar que te trataran así, tendrías que defenderte.
Ahórrense, y ahorren a la pobre víctima, el comentario.
La víctima del acoso, o “mobbing”, no sabe o no puede defenderse.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Atrévete a orar

Atrévete a orar

Domingo 21º TO B 2ª lect. (26.08.2018): El amor cristiano ilumina la estructura familiar

Rufo González Pérez

Entrelíneas

Entrelíneas

El tiempo empieza ahora

José de Segovia Barrón

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

Clara Echevarría Bellido: Kofi Annan era el mejor ejemplo de líder auténtico

Salvador García Bardón

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (VII)

Antonio García Fuentes

Mi vocación

Mi vocación

El momento presente

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Un mundo muy distinto (Segunda parte)

Enrique Arias Vega

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

La catedral azul

Jose Gallardo Alberni

Hermosillo

Hermosillo

Inicia registro de nuevos legisladores de la 64 Legislatura

Efrén Mayorga

Pacos

Pacos

Di algo que no se ajuste a su idea de democracia y toda tu libertad de opinion te la puedes meter por el ojete.

Paco Sande

Fratría

Fratría

Democracia inflada (y Vivencias y convivencias 5)

Andrés Ortíz-Osés

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Último post con ocasión del informe de Pensilvania

Padre Fortea

Transversal

Transversal

Migraciones, supervivencia y estupidez

Pilar Aizpún Bobadilla

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Alemania: el auge de los salafistas. por Soeren Kern. Gatestone Institute

Doctor Shelanu

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Cuestión de lealtades.

Vicente A. C. M.

Entre dos luces

Entre dos luces

Descargo de conciencia 18-VIII-2018

Santiago Panizo

Columna de humo

Columna de humo

Cuando un terrorista me asesine

Pedro de Hoyos

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Catástrofe moral

Guillermo Gazanini Espinoza

Punto de vista

Punto de vista

La prioridad del secretario general de UGT

Vicente Torres

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital