El Blog de Otramotro

¿El de la insensatez? ¡Menudo virus!

¿EL DE LA INSENSATEZ? ¡MENUDO VIRUS!

(CUAL REGUERO DE PÓLVORA SE EXTIENDE)

“—Esto es lo que dijo: ‘Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella’”.

Jerome David Salinger (así cita el criterio que adujo el médico, psicólogo y psiquiatra austríaco Wilhelm Stekel) en su novela “El guardián entre el centeno” (1951).

En España, al parecer, el buen tiempo atmosférico (debido —o no, quién lo sabe a ciencia cierta, quién— al tan traído como llevado cambio climático, que unas/os afirman y otras/os niegan) que en todo su territorio (incluyo, por supuesto, a las islas Baleares y a las afortunadas Canarias) sigue haciendo por ahora ha propiciado que se esté demorando que el virus de la gripe haya empezado a hacer de las suyas (que suele alcanzar sus picos de mayor prevalencia durante los meses de otoño e invierno), o sea, que haya surgido y se haya extendido en forma de epidemia o pandemia y, como consecuencia o resultado de una u otra, se haya incrementado la morbilidad y la mortalidad (sobre todo, entre las personas con menos defensas y mayor riesgo a padecer los rigores de dicho virus).

Empero, en España el virus que sigue contagiándose sin parar, perseverando, inmutable, renuente a cambiar a mejor, a atenuarse o mitigarse, es el de la insensatez, que se está extendiendo (hay quien dice que ha tenido su origen en Cataluña, debido a todo lo tocante o concerniente a una negra dicción, que ha venido a traer, si no la ruina total, un más que serio aviso de la misma, el fracaso omnímodo, íntegro, completo y absoluto a dicha Comunidad Autónoma, el “procés”) o propagando rápidamente, como un reguero de pólvora.

Los dos párrafos precedentes vienen a cuento de lo que relataré en los párrafos que siguen. En este insistiré en una idea que vengo defendiendo y sosteniendo desde hace la tira, una porrada de años, que se tiende a aducir por doquier e iterar (oralmente o por escrito) hasta la saciedad la gran necedad de que todas las ideas y las opiniones que vienen a apoyarlas son respetables, sin darse cuenta de la barbaridad que se dice. Quizá lo que no hemos asumido (y está claro, cristalino, que tendríamos que haber aceptado de buena gana, por tratarse de un axioma apodíctico, aunque acaso esté equivocado al verlo de esa guisa) es que las que siempre son respetables, sin objeción posible, son las personas, pero no sus ideas ni sus opiniones, si no tienen ni pies ni cabeza, si son contrarias a derecho.

>> Sigue...


¿Salvadó se salvó o no de la quema?

¿SALVADÓ SE SALVÓ O NO DE LA QUEMA?

Hay quien dice, después de haber escuchado con suma atención las grabaciones que han trascendido, que a Josep Lluís Salvadó, número dos de Junqueras en la Consejería de Economía de la Generalitat, su primer apellido le viene como alianza al dedo anular, al ser interpretado este (apellido) por aquel (quídam innombrable) como el presunto acrónimo o la supuesta contracción de la tercera persona del singular del presente de indicativo del verbo “salvar” y la primera sílaba del sustantivo “documentos”. Aunque, en sentido estricto, la verdadera salvadora (que, tras el preceptivo juicio justo, si lo hubiere, acaso sea condenada por ello) fue una empleada, diligente y sectaria secretaria del acongojado, timorato y sectario exsecretario, que, por cierto, no llevó a cabo lo que le había mandado que hiciera, vía invento de Bell, su jefe (“Ve a la sala de reuniones, coge los papeles que hay y tíralos al patio”), sino que, una vez recogida la mesa de la sala de reuniones antes de que comenzara el registro, le comunicó en otra llamada telefónica que la documentación estaba “debajo de una caja de agua” (¿la treta susodicha hizo agua? —¿en agua de borrajas o cerrajas quedó el subterfugio?—) y le preguntó si le pedía a Raquel, otra empleada, que se la llevara a algún sitio, para mantenerla a buen recaudo.

¿Puede haber todavía alguien que dude, si ha escuchado con atención lo que hablaron, y piense que la empleada, de la que no ha trascendido su nombre de pila, no es autora (o, en su defecto, fautora) de un delito de encubrimiento? ¿Puede haber todavía alguien que defienda y sostenga sin avergonzarse ni ruborizarse que, tras conocer lo que había sido ordenado por Salvadó, en el supuesto de que el juez Juan Antonio Ramírez Sunyer, titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investigaba presuntos delitos cometidos el 1-O, y ordenó el registro, lo enviara preventivamente a la cárcel, convertiría a Salvadó en un preso de conciencia (ya que no existen los presos políticos, según Amnistía Internacional)?

¿Qué papeles pretendía esconder o que pasaran inadvertidos a los ojos y las manos escrutadoras de los agentes judiciales que acompañaban a la secretaria judicial enviada por el juez? ¿No da pie a pensar que la documentación ocultada debía contener, a todas luces, alguna ilegalidad manifiesta que, por si las moscas, convenía que no saliera a relucir?

No sé; quizá es que yo soy un malpensado y hago mal en emparejar esta información con otra, también reciente, que tiene que ver con otros papeles que los Mossos d´ Esquadra se disponían a quemar en una incineradora y fueron incautados por agentes de la Policía Nacional, que tuvieron que exhibir una orden firmada por la magistrada titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional Carmen Lamela para que la mencionada documentación les fuera entregada. Ese material se encuentra bajo secreto de sumario, porque se refiere a hechos acaecidos el 1-O. Dichos papeles se están estudiando de manera concienzuda y, al parecer, hay diversos documentos que incriminan presuntamente a varios mandos intermedios de los Mossos.

>> Sigue...


Dilecta Pilar, "todo está en los libros"

DILECTA PILAR, “TODO ESTÁ EN LOS LIBROS”

Dilecta Pilar:

Te agradezco sobremanera el comentario. Mi texto era emocionante o emotivo, sin duda, pero en él se habían colado de rondón dos clamorosos (esos son los que he visto esta mañana) yerros.

Al parecer, en algunas ocasiones (no en todas, solo en algunas), el arrobamiento o entusiasmo, como se predica también de la/s prisa/s, lleva aparejado el error (que una/o suele acompañar de la exclamación “¡qué horror!” cuando repara en él).

No sé dónde estuvo (o se detuvo) ayer el crítico literario que también acarreo, porto o porteo, que no me deja (eso pensaba hasta ayer) a sol ni a sombra. Tres veces leí el texto que te envié y tres veces di por bueno el (¡manda narices, qué falta de olfato!) solecismo: “que ninguna/o de las/os presentes o ausentes al ágape”. Así mismo, he advertido que coloqué una coma de más.

Como decía el estribillo de la sintonía que Fernando Sánchez Dragó encargó al poeta Jesús Munárriz y a la que puso música Luis Eduardo Aute (si no marro) para su programa “Biblioteca nacional”, de TVE (melodía que siguió usando en otros espacios televisivo-culturales posteriores, verbigracia, en “Negro sobre blanco”, que llevaba el sabroso y cervantino subtítulo de “El donoso escrutinio”), “todo está en los libros”. Así que seguiré el consejo implícito que cabe hallar en el párrafo inicial del prólogo que Aldous Huxley colocó a su novela “Un mundo feliz” (“El remordimiento crónico, y en ello están acordes todos los moralistas, es un sentimiento sumamente indeseable. Si has obrado mal, arrepiéntete, enmienda tus yerros en lo posible y encamina tus esfuerzos a la tarea de comportarte mejor la próxima vez. Pero en ningún caso debes entregarte a una morosa meditación sobre tus faltas. Revolcarse en el fango no es la mejor manera de limpiarse”) y procederé a corregir mis tachas, a borrar las máculas de mi texto. Y, a renglón seguido, a reenviarte mi urdidura (o “urdiblanda”), en esta oportunidad (a ver si lo logro), tan limpia como una patena.

>> Sigue...


¡Menudo par o tándem de mendaces!

¡MENUDO PAR O TÁNDEM DE MENDACES!

(CONTEMPLÉ EN EL MUSEO DE LA FARSA)

En la sección “Maldita Hemeroteca”
De “El Objetivo”, de Pastor, doña Ana,
Puede una/o ver y oír a gente vana,
Que va desde la Ceca hasta la Meca

Mudando de opinión, que nos defeca
Encima al declarar, si viene en gana,
Lo opuesto a lo que adujo, burda arana.
Ignoro si es consciente de que peca.

Si Mas y Puigdemont fueron falaces
Sobre las estructuras del supuesto
Estado catalán, mero deseo,

¡Menudo par o tándem de mendaces!
Ninguno de los dos digno del puesto
Fue; sí en el de la farsa, ¡qué museo!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Denuncia y sal del infierno

DENUNCIA Y SAL DEL INFIERNO

De su despacho o guarida,
Donde el monstruo u ominoso ogro
Su presa alcanza, su logro,
Ella doblemente herida
Sale de allí, dolorida.
El acosador se vale
De su poder y que cale
La ley del silencio busca.
Si la mujer no se ofusca,
Denuncia y del orco sale.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Se coge al mentiroso antes que al cojo

SE COGE AL MENTIROSO ANTES QUE AL COJO

La sectaria (siempre que cuadre, encaje o quepa considerar una secta la formación política en la que un/a afiliado/a, que esté al día en el pago de sus cuotas, milite) secretaria general de ERC, Marta Rovira, acusó ayer en una interviú en RAC1 al Ejecutivo de Rajoy de amenazar al Govern de Puigdemont con un escenario de violencia extrema y muertos en las calles, si este persistía en su intención de declarar de manera unilateral la independencia de Cataluña, como, por cierto, al final, así acaeció, tras la valiente (siempre que el atento y desocupado lector, sea ella o él, acepte que un/a autor/a puede usar el sarcasmo, la ironía más mordaz que una/o aspira a adquirir o escoger en el mercado o abanico abierto de las figuras literarias, en una crónica política, o sea, que servidor pretende decir todo lo contrario, esto es, difamante) votación secreta.

Aunque ante las insistentes preguntas de los periodistas no mostró una sola prueba documental de todo ello, afirmó que las había (dónde, cabe preguntar/se, ¿en el pozo sin fondo donde suele pescar sus aranas?).

Así las cosas, hecha la grave acusación, una vez celebrado el Consejo de Ministros, en la comparecencia posterior ante los medios de Íñigo Méndez de Vigo, el portavoz del Gobierno, este fue interrogado sobre el particular, y, tras recordar otros embelecos contados por las/os dirigentes secesionistas, mendaces redomados, vino a señalar que lo que había dicho Marta Rovira era otra burda patraña o cuenta que había que sumar al rosario de los cuentos que habían sido proferidos por las/os independentistas, cuentistas.

La ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, le afeó que hubiera hecho una afirmación tan falsa. Rajoy, en unas declaraciones a los medios, tras participar en la Cumbre Social de Gotemburgo (Suecia), después de haber tildado de falsedad, mentira y vergüenza la amenaza de su Gobierno, aseveró: “Creo que en la vida no vale todo. Cada uno puede defender sus posiciones como quiera, pero esto es intolerable”. El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, con buen criterio, solicitó a Rovira que rectificara y que reconociera su bellaquería o ruindad; en plata, que había mentido.

Está claro que todos los seres humanos, todos, sin excepción, mentimos. Servidor, verbigracia, reconoce que lo hace cuando urde literatura de ficción (y, precisamente, por esa razón, procura que dicha información aparezca recogida en la parte superior de la bitácora que gestiona, el blog de Otramotro, donde archiva sus textos), pero también echa mano de las llamadas mentiras piadosas; regularmente, con el objetivo de no dañar o molestar a un semejante de manera innecesaria, o como mero juego (aunque alguna vez, habiendo acabado o coronado este, confiesa que ha olvidado señalar, como era imprescindible y necesario, que había sido algo lúdico, que el suceso contado tenía una base cierta, real, verídica, pero este menda lo había novelado para pasar el rato).

>> Sigue...


España es un Estado de derecho

ESPAÑA ES UN ESTADO DE DERECHO

Aunque, según he leído y oído en los mass media, lo ha intentado por activa y por pasiva, el PP no ha conseguido lo que pretendía, desembarazarse de la caja B ni de los chanchullos y tejemanejes de su extesorero Luis Bárcenas (de cuyo tronco, caído en desgracia, no haré leña y, por tanto, evitaré mentar y recordar aquí el baldonador alias que una fuente le puso, otra le quitó y otra le adjudicó de manera definitiva, a modo de difamador sambenito), mutatis mutandis, la condena, que, según cuenta la mitología, Zeus le impuso al titán Atlas, hijo de Jápeto, hermano de Prometeo y padre de las Hespérides y las Pléyades, de cargar y portar (soportar y portear, sería más cabal urdir) sobre sus hombros (sobre la primera vértebra cervical, que por eso se llama así, atlas) el cielo (el mundo). Así que la Audiencia Provincial de Madrid va a procesar a la formación de la gaviota (o charrán, en la doble acepción que de dicho vocablo da el DRAE: “pillo, tunante” y “ave marina de cuerpo grácil”) por, presuntamente, haber destruido los ordenadores de Bárcenas.

A pesar de los pesares (el extravío del expediente del affaire, por lo que hubo de ser nuevamente documentado, y la opinión en contra de la Fiscalía, que se oponía), el tribunal ha hecho caso a los argumentos de peso aducidos por las acusaciones particulares y ha resuelto juzgar al PP como persona jurídica por dos presuntos delitos de daños informáticos y encubrimiento.

Ergo, la justicia, en el caso de marras, ha sido lenta (hay quien sostiene, y no le falta razón, que una justicia lenta es injusta con independencia de la sentencia), sí, pero, aunque tarde, ha funcionado y ha venido a demostrar bien, a las claras, que la separación de poderes, que estableciera otrora Charles Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu, en “El espíritu de las leyes” (1748), en el caso de España es un hecho, en mi modesto parecer, irrefutable, aunque no falten las muis viperinas y descontentas que censuren aquellas sentencias que no les gusten o sean contrarias a sus propios intereses.

>> Sigue...


Hay en España... a quien siempre respeto

HAY EN ESPAÑA… A QUIEN SIEMPRE RESPETO

Hay en España a quien, por ser persona, siempre respeto, siempre, pero no cuanto aduce ni menos aún cuanto hace. Son legión, más de seis mil, las/os que repiten hasta la saciedad, como papagayos, sin pararse a reflexionar unos minutos en torno a lo que dicen, que todas las ideas son respetables. No sé si se dan cuenta de la barbaridad que propalan y/o que tal pensamiento supone. No reparan en lo obvio (y que aquí, en este punto o intríngulis del razonamiento, urge a todas luces airear), que dignas de respeto son todas las personas, todos los seres humanos, no sus ideas, porque estas pueden ser descabelladas (por acéfalas y/o ápodas, o sea, por no tener ni pies ni cabeza). ¿Acaso alguno de mis semejantes consideraría respetable y apoyaría que el Gobierno de la Nación X, la que fuera, admitiera que tiene la intención de proponer (con la pretensión de implantar pronto, cuanto antes), como norma general, de necesario cumplimiento, la eutanasia para todas las personas mayores de 83 años, que, por cierto, es la actual esperanza de vida en España, sin considerar otras variables o factores? ¿Acaso alguno de mis semejantes, compatriota o no, consideraría tolerable que aquí se implantara la ablación clitoridiana, la bárbara costumbre africana (que conviene erradicar) de extirpar el clítoris a las mujeres?

Hay en España quien no ha trabajado de mimo (de cuantas/os he consultado, nadie tiene constancia de ello), pero demuestra un ingenio y un denuedo especiales (¿estos dos dones, facultades, habilidades o virtudes, al menos, habrá de reconocérselos/as la opinión pública y la publicada al sujeto singular, excepcional, del que pretendo hacer una etopeya sui géneris?) para, dejando a un lado las labores asignadas o tareas señaladas, venga o no venga a cuento, hacer muchos (no todos los) miércoles una pantomima (sobre todo, para quienes ven la tele sin escucharla y/o las/os sordas/os).

Hay en España quien, como no es un genio (ahora bien, ¿qué hacemos con quienes opinan que tampoco le falta ingenio?), ni un animador del show business, ni está preparado para improvisar o repentizar, se trae el espectáculo (que, si viene a algo, es, básicamente, a dar por el culo —con perdón—, quiero decir, a fastidiar o molestar a buena parte del respetable público) preparado de casa. Supongo que pronto podrá montar un baratillo con todos los trebejos que ha acopiado y exhibido, o venderlos en pública subasta al mejor postor.

Hay en España quien, aunque no es un payaso (profesión tan digna como otras) ni trabaja en un circo (recinto con carpa tan respetable como cualesquiera otros centros de trabajo), goza un montón siendo un intruso y ejerciendo durante unos minutos de tal (aunque el grueso de quienes tienen que soportar sus ridículos números circenses no disfruten nada de nada con ellos).

Hay en España quien demuestra bien, a las claras, que es un dechado, modelo o prototipo andante y parlante de que en las aulas de las escuelas, de los institutos y de las universidades radicadas en dicho territorio se adoctrina en las bendiciones del desfasado, superado y trasnochado nacionalismo.

>> Sigue...


¿Se aprenden las lecciones de la historia?

¿SE APRENDEN LAS LECCIONES DE LA HISTORIA?

(¿SERÉ COMO EL CRISTAL DE UNA VENTANA?)

“Quizá la única lección que nos enseña la historia es que los seres humanos no aprendemos nada de las lecciones de la historia”.

Aldous Huxley

Tres años antes de morir, en 1947, George Orwell, seudónimo literario de Eric Arthur Blair, en su conocido artículo “Por qué escribo” trenzó lo siguiente: “Todos los escritores son vanos, egoístas y perezosos, y en la misma cima de sus motivos persiste un misterio. Escribir un libro es una horrible y exhaustiva pelea, algo así como el asalto de una penosa enfermedad. Uno no emprendería nunca tal cosa de no ser arrastrado por algún demonio que no pueda resistir ni comprender. Todo lo que uno sabe es que ese demonio es simplemente el mismo instinto que hace chillar a un niño para llamar la atención. Y además, también es verdad que uno no puede escribir nada que valga la pena ser leído a menos que uno combata constantemente para borrar su propia personalidad. La buena prosa es como el cristal de una ventana”.

Una vez hecha la declaración de principios, atento y desocupado lector (sea hembra o varón), veremos (en su terreno, incumbencia y criterio razonado queda valorar) si esta urdidura (o “urdiblanda”) de servidor ha conseguido o no su propósito inicial, ser diáfana, transparente, como el cristal límpido de una ventana.

Tengo noticia de que existe una legión de lectores avezados que pensaba (que creía a pies juntillas) que las personas que pusieron en marcha el “procés” catalán eran insensatas, necias, sandias, tontas perdidas o de remate. Hoy, visto lo visto, con la amplia panorámica o perspectiva que da disponer de una visión, si no completa, en una buena parte del conjunto, y, aunque quedan algunos rescoldos en la hoguera, habiendo dado por clausurado el diabólico proceso, ya no sostienen ese parecer, no. Si echan la vista atrás, comprueban bien, a las claras, que dichas mentes (que en un primer momento catalogaron de dementes) pertenecieron y pertenecen a personas que, seguramente (eso intuyen o sospechan), habían leído atentamente las obras de dos autores, dos, George Orwell y Victor Klemperer. Ahora bien, en lugar de señalar a la ciudadanía los peligros que ambos autores habían advertido en una probable e hipotética nación comunista, puesto que eso cabe colegir de la lectura de su novela “1984”, y en la real Alemania del Tercer Reich, como se deduce de los diarios urdidos pacientemente por el filólogo teutón, respectivamente, en vez de ser positivos con el material acopiado, fueron negativos, quiero decir, aprovecharon las lecciones que habían extraído de los trabajos de ambos autores para abonar el terreno que hiciera posible y plausible, cayeran quienes cayeran, la República Catalana.

Los independentistas catalanes (ellas y ellos), a través de la propaganda (plagada de patrañas históricas y de embelecos jurídicos) llevada a cabo por periodistas (hembras y varones), convenientemente persuadidos, en los diversos mass media, que controlaban, convenciendo, una/o tras otra/o, a incautas/os ciudadanas/os, y por maestros y profesores (ídem), en las escuelas, institutos y universidades, que manejaban a su antojo la información interesada, de parte, que repetían un día sí y otro también hasta que quedara fijada, como grabada a fuego, en las mentes de sus alumnos, y el uso iterativo de las palabras de la “neolengua” que colaron y colocaron en medio de cualesquiera conversaciones o debates, tenían una buena parte del camino hecho.

>> Sigue...


Banalizar el mal es peligroso

BANALIZAR EL MAL ES PELIGROSO

En España, al parecer, aún hay quien cree a pies juntillas, como sostenía otrora, por cierto, el dirigente nazi Joseph Goebbels, ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, entre los años 1933 y 1945, colaborador cercano del Führer Adolph Hitler, que si se repite todos los días la misma mentira se conseguirá algún día que alguien tome ese embeleco por verdad irrefutable, por axioma apodíctico.

Ayer, hoy y mañana (tal vez), por ejemplo, fue, es y será normal oír al grueso de los independentistas catalanes argüir que los llamados “Jordis” (por ser ese el nombre de pila que comparten los señores y tocayos Sànchez y Cuixart), líderes de las asociaciones ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Òmnium Cultural, encarcelados, son presos políticos. En el supuesto de que alguien sostenga que los tales son políticos (no olvidemos que los helenos, ellas y ellos, de la Antigua Grecia consideraban a los ciudadanos que participaban a diario en los asuntos públicos, concernientes a la Ciudad-Estado, animales políticos, mientras que a los que solo se ocupaban de sus asuntos personales, privados, idiotas —“idiota” es el vocativo de “idiotés”, que ha llegado, sin apenas variaciones, hasta nosotros, aunque el DRAE dé de dicha voz estos dos significados (distintos de su original, griego) en sus dos primeras acepciones: “1. Tonto o corto de entendimiento; 2. Engreído sin fundamento para ello”—), criterio defendible y, por tanto, no descartable ni rechazable de antemano, lo cierto es que están presos, de manera preventiva, por haber cometido presuntamente (hasta que no haya una sentencia firme, fundamentada en los hechos probados y en las leyes vigentes entonces, en España rige la presunción de inocencia) delitos que llevan aparejados penas de bastantes años de cárcel. Esto vale también u otro tanto puede argumentarse y decirse de los miembros del Govern, que ingresaron y siguen (hasta que no haya una decisión judicial en contra de la que se tomó) en la trena.

Cuando el huido expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a quien bauticé (en una décima que recité la madrugada del domingo pasado en un bar de copas a un grupo de excolegas, con quienes había acudido a dicho lugar, tras celebrar la cena que se había organizado con la grata ocasión del 30 aniversario de nuestra promoción de Filología en la Universidad de Zaragoza), el “Bufón de Europa”, sostiene en Bruselas (donde los colegiales, lógicamente, van a sus respectivos coles —que nada tiene que ver, nada, aunque a alguien le parezca que sí, con las pequeñas coles—; no como acaece en otros sitios) que el Ejecutivo de Rajoy tiene tics y hasta tintes franquistas, velis nolis, ¿no pretende usar semejante artimaña o treta para lograr idénticos fines? Eso es lo que este menda entiende y lo deja aquí por escrito, para que conste (con la advertencia —que no es una muestra de hipocresía, no, sino de decencia intelectual—, que no suele leer en otras/os escribidoras/es, de que puede estar equivocado).

>> Sigue...


Cuánto gusano horada la manzana

CUÁNTO GUSANO HORADA LA MANZANA

“PECUNIA NON OLET” (“EL DINERO NO HUELE”)

“(...) Zumba el viento de noviembre en los alambres y postes que se alinean a lo largo de las carreteras que conducen a través del campo. Observo y oigo caer del árbol al linde de la calle una manzana tardía. Tal vez quiera gritar que un gusano la horada (...)”.

Otto Rahn, “La corte de Lucifer. Sabios, paganos y herejes en el mundo medieval”, 2005.

En Roma, durante el Imperio, los orines que se recogían de las letrinas públicas se aprovechaban para diversos fines. Los curtidores, por ejemplo, usaban la orina para adobar sus pieles; y los lavanderos empleaban el amoniaco que contenía la susodicha para blanquear las togas.

Según cuenta Suetonio en su obra “De vita Caesarum” (“Vidas de los doce césares”), Tito le reprochó a su padre, el emperador Vespasiano, que hubiera ideado el propósito de sacarle rendimiento dinerario a las letrinas. El progenitor, raudo como el rayo, le entregó una moneda de oro a su hijo para que la oliera y le interrogó si el olor que esta despedía le molestaba. Como Tito negó con un gesto (rotó la cabeza) y un no (que salió de su boca), Vespasiano lo aleccionó refutándole esto: “Pero dimana de la orina”.

Los diputados (ellas y ellos) de PDeCAT y ERC, a pesar de que hace doce días, el 27 de octubre, tras una votación secreta, se proclamó la independencia de Cataluña de manera unilateral, regresaron ayer a sus escaños en el Congreso de los Diputados para participar en el Pleno de los martes. Ambas formaciones se habían ausentado de las comisiones del Congreso y de los plenos de los martes como muestra de protesta por las cargas policiales del pasado 1-O, fecha del referéndum que, a pesar de los pesares, se celebró, aunque primero fue suspendido y luego definitivamente anulado por el Tribunal Constitucional.

La pela es la pela y a ellas/os quedarse sin pelas no se la pela. Se han dado cuenta, como Tito comprobó otrora, de que el dinero español ni huele ni mancha. Es lo que tiene disfrutar de una mamandurria, de una sinecura. El salario (vocablo que viene de sal) es lo que más salero da a la vida. Y todo lo que les gusta cuesta una pasta gansa.

>> Sigue...


Puigdemont, "Bufón de Europa"

PUIGDEMONT, “BUFÓN DE EUROPA”

El Premio “Bufón de Europa”,
Sin haberse presentado,
Puigdemont se lo ha llevado.
Se ha hecho también con la copa
Que otorga al cagón la tropa.
Así que a nadie le extraña
Que en los belenes de España,
Como un augur me asegura,
La del “caganer” figura
Sea la de Carles, maña.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930