El Blog de Otramotro

Celebro que te guste el resultado

CELEBRO QUE TE GUSTE EL RESULTADO

Dilecta Pilar:

No entiendo que sea muy bueno mi análisis, según juzgas, y, a la par, que no haya acertado servidor en el mismo. Algo no cuadra o encaja (a mí, por lo menos). Ya me lo explicarás.

Acabo de conjeturar que acaso mi análisis parta y peque de un prejuicio (que, en sentido estricto, no lo es). El conocimiento previo que tengo de tu persona y existencia ha podido influir (mucho) en mi estudio (reconozco, sin ambages, que lo ha hecho, en una buena parte). Y eso ha propiciado que todo me haya cuadrado más fácilmente. Quien comente tu poema sin conocerte tal vez haga un análisis más certero. Puede. Abajo te mando cómo aparecerá publicado (a ver si puede ser durante la semana en curso).

No refuto que ese fuera el propósito de tu poema (que, en realidad, son dos e independientes, según me comentas y te agradezco sobremanera que me hayas sacado de mi error, porque pensé que era una continuación o segunda parte), ponerte en la piel de otras mujeres, pero, al ser tú una de ellas, más o menos disfrazada o metamorfoseada, cabe identificar alguna de las experiencias vividas por ti en las que relata la autora/protagonista de tu poema, mera adición o sumatorio de las mentadas; y, como supongo que a ti también te pasa lo que nos suele ocurrir a todos, que nos vamos conociendo más profundamente a nosotros mismos conforme conocemos más a los demás, y viceversa, algo tuyo (que ha podido ser vivido por otras féminas también, por supuesto), aparece en algo de lo que cuenta la hacedora de esos versos (que llevan tu firma), una luchadora en toda la regla, como tú (eso conjeturo), que contiene tu composición poética.

Lo que me cuentas en el correo al que doy oportuna respuesta habla de tu perseverancia a todo trance. Aunque no conozco al destinatario del álbum, felicítale de mi parte. Espero y deseo que sepa valorar tu ingente trabajo.

Era más serio que su hermano, Ángel. Tengo buen recuerdo de ambos.

Lamento mucho lo que me apuntas (perdóname la zumba, sin dispararme).

Dejémoslo en que, al final, te he comprendido (aunque acaso sea más justo decir que he ejercido de uno de tus amigos y he hecho el esfuerzo de comprenderte)... a medias. Celebro que te guste cómo ha quedado, el resultado.

>> Sigue...


Del miedo casi me cago

DEL MIEDO CASI ME CAGO

En la sede de la TEBA,
Calle Portal, público hago
(Del miedo casi me cago)
Que este Adán ha hallado a su Eva
Y unirse a ella tal vez deba
Por la iglesia o el juzgado.
Quien se siente enamorado,
Pero un montón, esto es, mucho,
Aunque en las nupcias no es ducho,
Ha de dar el sí esperado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Contigo sanará mi alma

CONTIGO SANARÁ MI ALMA

Déjame, Pilar, paloma,
Que te arrulle en el jardín,
Do es abundante el verdín,
Antes de que tú y yo a Roma
Volemos pronto; no es broma.
Nos espera la Fontana
De Trevi, que con sotana
Casi me vio la primera
Vez que me senté a su vera.
Dejará esta mi alma sana.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Para quedar aturdido

PARA QUEDAR ATURDIDO

(BASTA CON LA OPUESTA A DIDO)

Para mí no es complicado
Mantener viva la llama
Del amor si en la igual cama
Duerme el que anda enamorado
Con la que se halla a su lado
Y le ha brindado un orgasmo
Inolvidable, un espasmo
Que hace lustros no sentía,
Que es la mejor atutía
Para alcanzar el marasmo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Mi estrella polar? ¡Pilar!

¿MI ESTRELLA POLAR? ¡PILAR!

A la de su nariz vera,
Pilar muestra cuanto la hace
Venusta y me satisface.
Cuando la miro, guipo a Hera,
Diosa griega, verdadera
Esposa del dios del rayo,
Zeus, que era adicto al fallo,
A ser varón putañero
Desde el primero de enero
Hasta el San Silvestre gayo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Perdona la digresión

PERDONA LA DIGRESIÓN

Todos nos equivocamos.
No hay una sola excepción
A esta regla. Decepción
Produce a los que encontramos
“Carecias” y no enseñamos.
Quien escribe “disgresión”
Ignora que una agresión
Es contra la ortografía,
Como bien sabes, Sofía.
Perdona la digresión.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Pilar? ¡La mejor del orbe!

¿PILAR? ¡LA MEJOR DEL ORBE!

No sé si el mejor del mundo
El don de ser oportuno
Debe tener; el de tuno
Ha de exhibir un segundo
Por lo menos, Segismundo.
Sé que la mejor del orbe,
Aunque escucharlo/leerlo le estorbe
A quien mejor mujer crea,
Es Pilar. ¿Por qué la brea
La que sopla cuando sorbe?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Cómo trabé coloquio con mi amada?

¿CÓMO TRABÉ COLOQUIO CON MI AMADA?

“—Diré, aunque me equivoque, que es docente
Usted, o que lo ha sido y ejercido,
Si ya está jubilada. Lo ha inferido,
Tras ene datos procesar, mi mente”.

En la mesa de al lado, como oyente,
Comía servidor, que fue elegido
Por la naturaleza (o quizá ungido
Por Dios) para emitir lo concluyente.

A la nieta instruía bien la abuela
En lo tocante a viandas y bebidas
Con razones de peso, no fingidas.

Y la imaginación aquí no vuela,
Pues quien testigo fue de lo ocurrido
Dirá que soy veraz, que no he mentido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Enamorado, de inconcuso modo

ENAMORADO, DE INCONCUSO MODO

Como, desde hace la tira de tiempo, la realidad se venía imponiendo siempre sobre el deseo, o sea, como era un hecho apodíctico que no estaba enamorado de ninguna fémina real, y llevaba más de tres lustros (casi cuatro) constatando lo obvio, que esta certidumbre permanecía inmutable, inalterada e inalterable, este menda había asumido que acaso nunca más volvería a sentirse arrebatado, cautivado o embelesado por una mujer de carne y hueso, de un modo inconcuso, incontrovertible.

Cada noche, tumbado decúbito supino en mi cama, antes de disponerme a conciliar el sueño, me repetía la misma cantilena (o su anagrama, cantinela): “No pierdas jamás la esperanza, Ángel”. E, indistinta e insistentemente, volvía a rememorar la cita que sobre la susodicha subrayé el día que leí, por primera vez, en el capítulo 28 de “Rayuela”, de Julio Cortázar (“antinovela” la llaman muchos críticos literarios; “contranovela” llegó a denominarla su propio autor): “Probablemente de todos nuestros sentimientos el único no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose”.

Ignoro si he urdido ya, antes, a propósito del tema (porque lo cierto es que servidor ha trenzado mucho, aunque no ha publicado aún ningún libro), pero sí sé, y a ciencia cierta, que he meditado varias veces sobre este particular asunto. Y así, en el supuesto de que algún día volviera a enamorarme, había adquirido el compromiso personal de escribirle a mi amada literaria una décima (a la que intentaría acompañar, siempre que fuera correspondido y posible, de una rosa roja) al día.

>> Sigue...


Elegía a la herejía

ELEGÍA A LA HEREJÍA

—Ligas menos que un Ribera
Del Duero con Coca-Cola.
—Te vas a quedar muy sola.
Sé que no eres la primera
Y no serás la postrera
En decir una herejía.
Si te lavas con lejía
La mui, los dientes, la boca,
Proclamarás lo que toca:
Ya se ha urdido la elegía.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cuatro días en el Puerto

CUATRO DÍAS EN EL PUERTO

Mis primeros cuatro días
En el Puerto de la Cruz,
Indelebles por la luz
Que tú, Pilar, extendías
Por doquier (por dentro ardías),
Yo los juzgo inmarchitables;
Tras tu marcha, insoportables
Se me hicieron los restantes
Diez, faltos de los instantes
Con tus prendas incontables.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué puede urdir hoy el vate?

¿QUÉ PUEDE URDIR HOY EL VATE?

Puede urdir una espinela
Impar, recordando a quien
Labró en su alma bien tras bien,
Al sacarle al de Tudela
Regustos de aquella Adela
Colorada al recitarle
Odas o bolas narrarle,
Trolas, patrañas o cuentos
Evidentes, donde incruentos
Labios conseguían darle
Ósculos mil y arrobarle.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Martes, 14 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031