El Blog de Otramotro

¿"El Terrible" ha renacido?

¿“EL TERRIBLE” HA RENACIDO?

Las memorables y memoriosas palabras (“Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”) con las que Karl Marx arranca su obra “18 Brumario de Luis Bonaparte” (1852) componen un axioma apodíctico aún vigente, siempre que interpretemos su última voz, farsa, aquí como tragedia contra lo pequeño, brutal e indigna violencia ejercida contra los pequeños, los más indefensos, los niños (sean varones o hembras).

Como para muestra basta con un botón, ahí va el siguiente ejemplo, una décima (o) espinela (para que lo/a valore, según su personal criterio o razonamiento, el atento y desocupado lector —sea ella o él—), que usa el mismo título que sirve de rótulo para esta urdidura (o “urdiblanda”):

Juzgo en Iván Pardo Pena / Que “el Terrible” ha renacido. / Me hubiera a mí apetecido / Que Iván entrara en la trena / A cumplir otra condena / Que por darle a su sobrina / Matarile. El que asesina / Y con frialdad confiesa / Tamaño crimen aviesa / Fiera es. ¿Quién de él no abomina?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿El dalle? ¡Qué mal detalle!

¿EL DALLE? ¡QUÉ MAL DETALLE!

Me encantan, Luis, los detalles
(Porque, de ordinario, son
Resultados del tesón),
Si jamás semejan dalles
Con los que rebanar talles;
Y sí válvulas de escape
Que a todo correr o a escape
Accionan cuantas/os se quejan
De la alta tensión, si dejan
Que lo oculto se destape.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Aquí, sigue vigente el brocardo "dura lex, sed lex"?

¿AQUÍ, SIGUE VIGENTE EL BROCARDO “DURA LEX, SED LEX”?

“Para que triunfe el mal basta con que los hombres de bien no hagan nada”.

Edmund Burke

¿El aforismo jurídico latino “dura lex, sed lex” sigue conminando a toda la ciudadanía española, sin excepción, a su máximo respeto, bajo la amenaza de que sobre la/s persona/s que la contravenga/n caerá todo su peso? ¿El respeto máximo a la ley en vigor sigue siendo garantía de futuro y de progreso para toda la comunidad? Contesto a ambas preguntas con el rótulo del segundo álbum musical del grupo Jarabedepalo: “Depende”. E insisto en dar la misma respuesta mientras echo mano de dos versos, que son el estribillo de la citada canción, que da título a su segundo mencionado trabajo: “Depende ¿de qué depende? / De según cómo se mire, todo depende”. Y es que, dependiendo de si el ámbito o terreno en el que nos movemos, que pisamos, parece poco firme, propio de tierras movedizas, donde el subjetivismo, el relativismo y la arbitrariedad (a)sientan sus reales o campan a sus anchas, en esos lugares suele arraigar lo que se conoce como “la Ley Campoamor”, llamada de esa guisa porque toma los cuatro últimos versos, una cuarteta, del poema titulado “Las dos linternas” del poeta asturiano Ramón de Campoamor para expresar, de manera metafórica o retórica, la misma: “Y es que en el mundo traidor / nada es verdad ni mentira: / ‘todo es según el color / del cristal con que se mira’”.

En textos que he escrito y publicado antes que el presente, he señalado el daño intelectual que ha hecho a nuestra acrítica y pasota sociedad ese sofisma, que, una vez salió por la mui de quien lo pronunció en primer lugar, hizo (he de reconocerlo sin ambages) fortuna (pues prendió, se extendió y corrió por doquier como un reguero pólvora) y viene a sostener el argumento falaz, pero con visos de verdadero, de que todas las ideas son respetables. Está claro que todas las que son dignas de respeto son las personas. Pero sus ideas no (uno recuerda cuanto ha leído sobre los campos de concentración y de exterminio nazis —la “solución final” de la cuestión judía, su genocidio— y los campos de trabajo correccionales o gulags soviéticos, o considera ciertas medidas xenófobas de algunos partidos políticos populistas actuales o la práctica africana de la ablación del clítoris y ya tiene medio abanico hecho). Considero notorio y palmario que solo son ideas respetables (me disfrazaré de Perogrullo para acabar la frase) las que lo son. Las ideas que uno juzga que son intolerables (y aduzca las razones por las que una/o ha llegado a la conclusión de que lo son), evidentemente, no se pueden respetar, aunque así lo mande Perico el de los palotes o el mismísimo sursuncorda.

Un día, hace más de cinco lustros (seguramente, cuando encuadré y colgué mi título de Licenciado en Filosofía y Letras en la pared de mi habitación), vi, de modo cristalino, que España era una democracia perfectible, manifiestamente mejorable, pero esa realidad, que no podía negar, no objetaba esta otra, que también era obvia, que la piel de toro puesta a secar, con sus peros, seguía siendo un Estado de derecho, el marco democrático que garantizaba nuestros derechos individuales y libertades públicas. Bueno, pues, hoy, según lo que veo y escucho y leo, referido a Cataluña (donde hace mucho tiempo caló la idea básica, firme e inamovible de que sus ciudadanas/os son catalanas/es, pero nadie, al parecer, ha logrado hacerles ver lo que también es conspicuo, que, lo quieran o no, son, asimismo, españolas/es), dicho marco está tan desdibujado, tan enmarañado, en amplios sectores de su opinión pública, por el independentismo omnímodo, ominoso, que sus tentáculos han venido a hacer diabluras en el mismo.

>> Sigue...


Por la libertad de prensa

POR LA LIBERTAD DE PRENSA

“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, / porque yo no era comunista. / Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, / guardé silencio, / porque yo no era socialdemócrata. / Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, / no protesté, / porque yo no era sindicalista. / Cuando vinieron a buscar a los judíos, / no pronuncié palabra, / porque yo no era judío. / Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí, / no había nadie más que pudiera protestar”.

El pastor Martin Niemöller, su autor (le suministro esta información por si la desconocía usted, atento y desocupado lector, sea hembra o varón; si ya la conocía, acaso le sirva de refuerzo, para no olvidarla; si le molesta releerla, le pido disculpas por la reiteración), declamó el poema que obra en el párrafo anterior por primera vez en un sermón que pronunció en la Semana Santa de 1946 en la población alemana de Kaiserlautern y tituló así, “¿Qué hubiera dicho Jesucristo?”, en referencia a la notoria banalización del mal que había exhibido el grueso de la ciudadanía alemana cuando empezaron a conocerse los crímenes bárbaros que estaban cometiendo entonces con crueldad manifiesta los nazis en los campos de concentración.

Como cada (o todo) quisque sabe (si no lo sabe, lo debería saber, para poder obrar luego en consecuencia), en un país hecho y derecho, en un Estado de derecho, en una democracia (aunque sea manifiestamente mejorable o perfectible) como España, su calidad y su calidez (ardor) democráticas se cuentan, miden y pesan tomando en consideración varias variables, entre ellas, el respeto que se dispensa o tributa a la libertad de prensa.

Este menda, como persona que es, entiende que ser plenamente libre es una aspiración (y hasta un deber) de todo ciudadano; como funge o trabaja de aprendiz de ruiseñor, de todo poeta. Así que, continuando con el razonamiento de dicha tesis, infiere que tres cuartos de lo mismo cabría aducir quien sea informador de todo periodista; y otro tanto decir de cualesquiera medios de comunicación. Ergo, podría seguir con que lo propio sería posible argumentar de los partidos políticos con representación en el Parlamento español. Ahora bien, eso, que es, sin hesitación ni objeción alguna, un desafío lícito al que no conviene poner trabas para llegar a alcanzarlo cuanto antes, para el partido que dirige Pablo Iglesias no está tan claro.

Unidos Podemos, por lo que ha llegado a mis oídos y mis ojos, colocó bien visible, sobre su logo o marca registrada, el cartel de “Reservado el derecho de admisión”, que había y uno pudo leer otrora en algunos bares selectos, al vetar a seis medios de comunicación (El Independiente, El País, El Periódico de Catalunya, la Ser, Ok Diario y Voz Pópuli) libres (de mandar o no un periodista a cubrir el susodicho acto) a un desayuno en el que iban a ser presentadas/os las/os nuevas/os portavoces estatales de la formación morada. El asunto es más grave de lo que a simple vista puede parecer. Si Podemos quiere pasar el tamiz de ser tenido por la ciudadanía (la que le vota y la que no le vota) como un partido con clara y verdadera vocación de gobernar algún día este país, debería evitar caer en errores de esta laya, ya que con cada nueva metedura de pata que cometen vuelan (se esfuman o restan figuradas sacas, sí, pero que contienen miles de votos verosímiles, posibles). Y es que el control o las riendas del Estado no se puede/n dejar en determinadas manos, y menos si han dado visos y avisos de que pueden devenir totalitarias.

>> Sigue...


Si hay "superhábit", hay déficit

SI HAY “SUPERHÁBIT”, HAY DÉFICIT

Como lo precipuo, primero o principal debe ir en vanguardia, atento y desocupado lector (sea hembra o varón), procedo a explicar el rótulo que he elegido para que encabezara este texto: allí donde hay “superhábit”, vocablo incorrectamente escrito, como cualquier bachiller sabe (o debería saber), lo que hay, sin ninguna hesitación, es, una de dos, o déficit de atención o, lo que es aún peor, de conocimientos.

Seguiré lo mandado por Concepción Arenal (“Odia el delito y compadece al delincuente” —también ordenó “Abrid escuelas y se cerrarán cárceles”, pero está claro que no todas/os tuvimos buenas/os y aun inmejorables profesoras/es de lengua, que nos enseñaron las reglas de ortografía y aprendieron de nosotras/os, mientras se esforzaban por formarnos como personas independientes, críticas, autónomas, tanto como nosotras/os aprendimos de ellas/os, en una provechosa interacción general, común—) y por el refranero (“Se dice el pecado pero no el pecador” airea una paremia recogida en el tal), pero dejaré constancia del error mayúsculo, morrocotudo, sin duda, para ver si, así, por lo menos, no lo vuelve a cometer ni la/el que incurrió en él ni otra/o nunca más.

El sábado pasado, 17 de los corrientes, en la mitad inferior de la página 41 de cierto diario leí en el subtítulo de una información deportiva “Cierre con superhábit” (sic, así, sí —al menos, había puesto la tilde, porque no había manera de escribir el susodicho vocablo de un modo peor—, con hache y con be), yerro que volvió a iterar quien cayó en él (intentando hallar las razones que sirvieran de disculpas y explicaran tamaña equivocación, he decidido decantarme por esta, que debió tener un mal día, como todas/os hemos tenido; y más de uno) en el cuerpo o texto de la noticia impresa. Solo en otra infausta ocasión, que yo recuerde ahora, reparé en la misma falta. La leí en un informe que rubricó con un garabato un indocumentado. Todas/os somos muy ignorantes, ciertamente (eso dijo, en más de una ocasión oportuna, Albert Einstein y luego escribió —“Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”— para concluir o rematar la idea), pero el inculto a quien me refiero lo era en grado sumo (callaré lo que ocurrió porque eso vendría a afearle aún más el comportamiento sandio que protagonizó entonces). Así que confío en la capacidad (re)creativa, fantasiosa, o la memoria de elefante del lector (sea ella o él), que, seguramente, inventará o recordará una situación parecida o similar a la que acaeció de verdad antaño, en la que quien tenía más poder en cierta parcela o sector de una empresa (sin más razón que esa, la de tener un cargo y un sueldo más alto) pretendía hacer que comulgara con ruedas de molino un subordinado suyo, el que tenía la razón de su parte, pero no ostentaba tanto poder como su superior. Cosas de la vida.

>> Sigue...


Mientras no haya independencia,...

MIENTRAS NO HAYA INDEPENDENCIA,...

“Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”.

Mark Twain (Seudónimo de Samuel Langhorne Clemens)

Al parecer, hace ya varios meses de ello, a algún mandamás (mejor, “mandamal”) de Junts pel Sí (JxS) se le ocurrió la creativa y genial idea de convocar un concurso de burradas, despropósitos o sandeces entre quienes se tenían a sí mismas/os por acérrimas/os catalanas/es soberanistas (para ver si, a juicio de los miembros del selecto jurado conformado, de forma fehaciente, lo demostraban), cobraran o no un sueldo a cargo del erario. El plazo para poder presentarse al certamen aún sigue abierto. Pues, de otra forma, no se entienden las últimas declaraciones hechas por el cantautor Lluís Llach (a quien, tras jubilarse, le han brotado unas irrefrenables ganas o pertinaz vocación de servicio público, y se ha metido a fungir interinamente de político —mejor, politicastro—) en una conferencia organizada por Òmnium Cultural que él dio el pasado mes de marzo en Sant Sadurní d’Anoia, que han trascendido a los mass media: “En el momento en que tengamos la Ley de transitoriedad jurídica, esta obligará a todos los funcionarios que trabajan y viven en Cataluña. Por tanto, quien no la cumpla será sancionado. Se lo tendrán que pensar muy bien; no digo que sea fácil, al contrario, muchos de ellos sufrirán. Porque en los Mossos d’Esquadra hay sectores que son muy contrarios (...) Existe la posibilidad de que nosotros alcancemos la independencia, y, por lo tanto, la gente deberá pensarse muy seriamente qué actitud tiene ante una legislación catalana que, si llegamos a la independencia, le pedirá responsabilidades”.

Ignoro si Llach ha leído la producción poética de Luis Cernuda Bidón. Si todavía no lo ha hecho, le recomiendo encarecidamente la lectura de “La realidad y el deseo”. Si ya la leyó, le aconsejo, su relectura, aunque tal vez sobre o valga con que se fije en el rótulo que puso a su poemario en 1936 (y luego, paulatinamente, fue acreciendo) para salir airoso del brete o trance. O sea, en plata, que una cosa es lo que es y otra lo que alguien desea que sea, a la pata la llana, que conviene distinguir la verdad pura y dura de lo anhelado o soñado.

No sé por qué, pero no es la primera vez (barrunto que no será la última) que me pasa lo mismo, que alguien me parece una persona juiciosa, sensata, hecha y derecha mientras ejerce las labores o tareas propias de su profesión, la que sea, y, por alguna ignota razón que no acierto a hallar o descubrir, cuando entra en el ámbito de la política, se entontece hasta límites inopinados, esto es, deviene un desconocido gilipollas.

>> Sigue...


Yo suelo imaginarme personajes

YO SUELO IMAGINARME PERSONAJES

“La pasión es una obsesión positiva. La obsesión es una pasión negativa”.

Paul Carvel

Raúl del Pozo escribió en el diario El Mundo, concretamente, en el último párrafo de su artículo del viernes pasado, 21 de abril de 2017, que llevaba el título de “No escribir gratis”, lo siguiente: “Todo está escrito y dicho, pero como nadie lee ni escucha, hay que repetir las cosas: escribir gratis es algo más que competencia desleal; es dumping de chuflas, por no decir gilipollas, para hundir el oficio”.

A mí, como dejó escrito en letras de molde y, seguramente, dijo más de una vez François-Marie Arouet, “Voltaire”, me pasa tres cuartos de lo mismo que a don Alonso Quijano, que “me invento pasiones para ejercitarme”. Así que, para darles el curso anhelado, suelo imaginarme personajes que las coronen, cumplan o lleven a feliz término. Uno de mis heterónimos preferidos, Emilio González, “Metomentodo”, lector empedernido, que suele discrepar o disentir hasta de quien lo ideó, su seguro servidor, y, por cierto, trenzó los renglones torcidos que ahora usted, atento y desocupado lector, sea ella o él, lee, quien, de modo asiduo, tiene a bien prestarle de buena gana su caletre y de mejor grado su péndola para existir, ha venido a demostrar su lato y profundo desacuerdo con el criterio o parecer que vertió el reputado columnista en el mentado artículo verseando, a modo de refutación, asperjada con inconcuso sarcasmo, el soneto que, si no tiene cosa mejor que hacer, podrá leer a continuación bajo el rótulo que porta, “¿Qué derriban o vuelan los mejores?”:

¿Que está repleto el orco de escritores / diletantes, que no cobran un duro, / Quiero decir, un euro, por el muro / de incomprensión que vuelan los mejores? / Yo advierto en sus escritos los colores / propios del arcoíris más maduro. / Y aprecio con deleite el vario y puro / abanico o panoplia de sabores. / Como Bernard Shaw dijo que el infierno / está lleno de músicos con musa / que en otoño no cobran ni en invierno, / tampoco en primavera ni en estío, / quien derrocha empatía nos acusa / de hundir su oficio, sí. ¡Menudo tío!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Para Pinocho

PARA PINOCHO

(POLITICASTRO)

(MENDAZ ASIDUO)

Desde ayer por la tarde, anda rondándome la “trasta” (de esa guisa solía llamar —sobre todo, cuando uno o varios de sus hijos nos comportábamos como singular, dual o plural trasto—, mi señera y señora madre, Iluminada, lamentablemente finada, a la testa) el estribillo de una canción irónica, popular, que solíamos cantar en grupo, a cappella —el DRAE, por fin, ha seguido la recomendación que le hizo el Diccionario panhispánico de dudas y ya la ha adoptado en su seno y adaptado gráficamente al español con la forma a capela—, cuando estábamos en Navarrete, en el colegio, postulantado o seminario menor que regentaban los Padres Camilos, e íbamos a pasar el fin de semana de acampada (a “El León Dormido” o a la sierra de Codés):

“De mi suegra no hables mal / Porque la defiendo yo; / Y si la quieres quemar / La leña la pongo yo (bis) / Y las cerillas también; / De mi suegra no hables mal, / Porque la defiendo yo”.

Siguiendo la estela que ha dejado en mi ánimo y mi memoria la tónica irónica y festiva del estribillo antedicho, me ha nacido la idea de trenzar una cancioncilla censurando las medias verdades (que para el grueso de la ciudadanía suelen ser las peores de las mentiras) a las que son tan aficionados (y hasta adictos) muchos de los políticos patrios:

Se lo merece, / Se lo merece; / De nada vale / Que rece y rece. // Se lo merece, / Se lo merece; / Conforme miente / Su nariz crece.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Fui el autor de ese fracaso

FUI EL AUTOR DE ESE FRACASO

Como he dejado constancia antes de ello en otros sitios (considerando, imitando, recordando, remedando o teniendo en cuenta y/o muy presente —déjate, por favor, de tanta cháchara y ve, Otramotro, por Dios, aunque solo sea esta vez, al grano—, urdiré el gerundio que más conviene que trence, si pretendo ser sincero, que esa y no otra es mi intención, serlo), plagiando qué opinaba en su famoso poema “If” (“Si...”) sobre el éxito y el fracaso el Premio Nobel de Literatura de 1907 Rudyard Kipling, aquí también sostengo idéntico o semejante parecer al suyo, que el triunfo y la derrota no son más que dos apodícticos impostores. Ciertamente, para apoyar dicha tesis, la vida nos viene abasteciendo o suministrando innúmeros casos y cosas, esto es, demostrando un día sí y otro también que, a veces, en los momentos de máxima euforia, cuando uno tiene la autoestima por las nubes, tras haber destapado, acaso sin querer, la redoma o el tarro donde suele mantener encerrado, recluido, a su diablo, su yo más repugnante, el de odioso e idiota, por engreído, jactancioso o presuntuoso, uno, itero, puede llegar a creerse el rey del Mambo. Luego ya se encargará de hacer acto de presencia el tío Paco con el cepillo para coronar la necesaria y oportuna rebaja.

El miércoles pasado, 19, publiqué a las catorce horas, como es costumbre arraigada en mí, en mi bitácora el texto que titulé “La Alhambra deslumbra al hombre”, que versaba sobre un anuncio de CERVEZAS ALHAMBRA y las consecuentes, lógicas y normales sinestesias que suele propiciar o provocar un consumo responsable de las tales (por cierto, aquí, a renglón seguido, no he tenido que colocar el imprescindible y habitual “de Mileto”, complemento del nombre cuya ciudad griega identifica a uno de los consabidos Siete Sabios de la Hélade). Bueno, pues todas las veces que hice referencia a la mencionada marca cervecera en dicho escrito esta apareció, mutatis mutandis, en toples, sin portar la preceptiva hache. Al menos, dicho en descargo de este menda, fui coherente, congruente. Nadie me advirtió del craso error que había cometido. Cuando, mediada la tarde, reparé en él, seguí la enseñanza que otrora había extraído de una lección que me impartió Confucio (“Quien comete un error y no lo corrige comete otro aún mayor”) y procedí a subsanarlo de inmediato. Ese mismo día, a las siete de la tarde, leí en la edición digital del diario La Razón lo que catalogué como un mero bluf, una neta broma (de pésimo, escaso, mal, ningún, buen, bastante u óptimo —usted, atento y desocupado lector, sea ella o él, se encargará, si no arguye objeción al respecto, de tachar lo que no proceda— gusto), que la presunta agencia espacial European Space Corporation, ESC, según daba a entender en su página web, ya había comenzado la cuenta atrás para el lanzamiento, que no miento (porque, insisto, eso leí), hoy, viernes, 21 de abril, de la primera misión a la luna de un asno vizcaíno, un “euskalburro” de la comarca de las Encartaciones.

>> Sigue...


Que no haya novedad

QUE NO HAYA NOVEDAD

Considerando que “el hombre propone, pero Dios dispone”, según la sentencia “homo proponit, sed Deus disponit”, que podemos leer en la “Imitación de Cristo” (1. 19. 9), de Tomás de Kempis, paremia que recuerda el comienzo de Proverbios, 16 (“El hombre dispone su camino, pero a Dios le corresponde dirigir sus pasos”), que solían airear nuestras/os abuelas/os, y que Luis Cernuda Bidón reunió el grueso de los poemas que había compuesto hasta entonces bajo el título de “La realidad y el deseo” (1936), podemos jugar a juntar las ideas que destilan o exudan el adagio y el rótulo del poemario cernudiano, a fundirlas y de la extraordinaria fusión, que no confusión, resultante extraer algún pensamiento, verbigracia, este, que el hombre, ente anhelante ante todo, alumbra deseos sin cuento (que tal vez luego ose cantar o contar) y que Dios, Natura o la realidad apodíctica, impone sus certezas, sus verdades, a todos los hombres (ora hembras, ora varones), sean cuales sean sus edades.

Mi difunto y dilecto tío Jesús, “el Vasco” (además de “el Pato”), a quien más de una tarde y más de media decena o docena escuché, embelesado, narrar peripecias que vivió siendo joven, durante la Guerra Incivil española, habiendo cumplido los sesenta, que fue cuando más lo traté, solía despedirse presencialmente y/o por teléfono de idéntica manera, deseando que no hubiera novedad, pues la susodicha llevaba aparejada, indefectiblemente para él, pesimismo, accidente y aun muerte. Así que, para atenuar, cepillar o mitigar el evidente pesimismo que acarreo en mis genes, suelo elegir, para compensar, el disfraz de optimista, que, según me confiesan unos y otros, tan bien me sienta.

Ergo, fue el mentado optimismo, del que hablo en el párrafo anterior, el que motivó y/o propició que escribiera la décima espinela que titulé “¿La alcachofa? ¡De Tudela!” y subtitulé “¡Qué agradecida es, Adela!”, cuyos diez versos octosílabos decían y dicen así: “Si invitas este año, Adela, / A tus de Pamplona amigas / Para el Ángel, unas migas / Os hará tu abuela Estela / Y alcachofas de Tudela / Para hartaros en las Norias, / Donde ene cuentos o historias / De Amor y humor han brotado / Que aún no se han agotado, / Pues siguen pariendo euforias”.

>> Sigue...


El escrache es estupendo

EL ESCRACHE ES ESTUPENDO

Anteayer me llamó mucho la atención que los cuatro diarios de papel de la capital, de ámbito y tirada nacional, El País, El Mundo, ABC y La Razón, escribieran sendos editoriales por el asalto y la ocupación que una treintena de miembros de Arran, organización juvenil afín a la CUP, intentaron a la sede barcelonesa del PPC, sin embargo, eso mismo no sucedió con los dos grandes periódicos de la Ciudad Condal. Ignoro los porqués no le dieron la misma importancia al reprobable escrache los directores de La Vanguardia y El Periódico. Me resultó llamativo y sintomático el proceder, por el desmarque al unísono, de los susodichos; esa es la verdad, lo que yo entiendo por mi verdad.

Abundo con lo que dice en el primero de sus párrafos el editorial de El País, que “todas las ideas han de poder expresarse en libertad”. Y con lo que añade a continuación, que “resulta muy preocupante que intenten utilizar la intimidación para hacer valer sus posiciones y asusta imaginar de lo que serían capaces si tuvieran la más mínima posibilidad de tener éxito en sus pretensiones”.

Coincido con el pensamiento que recorre el editorial de El Mundo, pero discrepo abierta y públicamente de la idea que lo encabeza, esta, que “la democracia exige respetar todas las opiniones”. He de decir (escribir, en este caso) que no concuerdo ni mucho, ni poco, ni nada (de nada) con dicho parecer. La democracia lo que sí permite es que esas ideas puedan expresarse, como sostiene el editorial de El País. Lo de respetarlas, eso en concreto, ya es harina de otro costal. Y es que solemos repetir hasta la saciedad la gran necedad de que todas las ideas u opiniones son respetables, sin darnos cuenta, en verdad, de la barbaridad que soltamos. Quizás esto ocurre así porque no tenemos suficientemente claro, cristalino, lo que debería quedar palmario o patente y sentado: que lo que se ha de respetar en todo momento y lugar, o sea, siempre, es el hombre, el ser humano, la persona, y su facultad de pensar y expresar lo pensado. Ahora bien, lo que puede salir del caletre y por la mui o la péñola de alguna/o puede ser lo más idiota (y nadie, ni siquiera usted, atento y desocupado lector —sea ella o él— ni tampoco servidor, por supuesto, estamos libres de ello), lo más imbécil, lo que sería estúpido, a todas luces, que fuera, al menos intelectualmente, respetado. Lo que sí hay que hacer con lo sandio es objetarlo y argumentarlo, quiero decir, hacer ver al otro (u otra) qué nos ha llevado a considerarlo así y contradecirlo con razones de peso para que no vuelva a ser sostenido por otra/o sin escarnio. Pondré un ejemplo. Los miembros de la susodicha Arran, que fuera del local del PPC profirieron gritos a favor de la independencia, el socialismo y el feminismo, sostuvieron la idea de que “sin desobediencia no habrá independencia”, lo que no hallo cuestionable y merece mi respeto, sin ambages. Ahora bien, ¿lo merecen estas otras palabras que también adujeron, que “no pediremos permiso ni tampoco perdón; estamos dispuestos a defender por todos los medios la autodeterminación?”. Pues no. ¿Se habrán dado cuenta ya de la sandez manifiesta que dijeron, de que, en el hipotético caso de que aún sigan sosteniendo contumazmente lo mismo, defienden como axioma apodíctico lo que, en sentido estricto, no es más que un mero sofisma, que el fin justifica los medios? Daremos tiempo al tiempo. Esperaremos. Veremos.

>> Sigue...


Quien generaliza yerra

QUIEN GENERALIZA YERRA

Y, SI ES MACHISTA, MÁS YERRA

Tengo para mí que todos los seres humanos que fuimos, somos y seremos (por el mero hecho de serlo —“errare humanum est” dijeron y dejaron escrito en letras de molde nuestros antepasados, los romanos—, erramos ayer y hoy y, seguramente, erraremos también mañana), que alcanzamos o alcanzaremos la edad adulta, que gozamos o gozaremos del pleno uso de nuestras facultades intelectuales, hemos sido, somos y/o seremos alguna vez a lo largo de nuestra vida injustos. Así las cosas, tal vez solo nadie pueda agacharse, coger del suelo una piedra y tirarla para lapidar a quien sea, porque únicamente quien no haya generalizado alguna vez, quiero decir, quien no haya juzgado que para él (en el supuesto de que se trate de ella, para ella), según su criterio, es distintivo, pertinente y relevante extrapolar, por simple o sencilla inducción, desde su personal (y puede que intransferible) punto de vista, perspectiva o visión, de lo particular lo general, de lo individual lo universal, queda excluido de la susodicha regla; pensamiento que, si usted, lector, lo mira bien y remira mejor, acaso coincida conmigo en que no deja de ser, por cierto, otra generalización.

En el día de la fecha osaré agregar, asimismo, que incluso algunos de los animales que tomamos por irracionales generalizan. ¿Quién no ha usado alguna vez en alguna conversación para dar cuenta de la mentada generalización esa paremia española que dice que “el gato escaldado del agua fría huye”?

Considero que quizás pueda servir como ejemplo de generalización ese axioma, en sentido estricto, puro sofisma, que aprendí en COU, en la clase de Filosofía que nos impartió Paco Pérez, nuestro profesor, y llamó “navaja de Ockham”, principio metodológico que dice que “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”. Ahora bien, conviene añadir que aquí probabilidad solo significa verosímil o fundada apariencia de verdad, no certeza (y menos aún) absoluta.

Los tres párrafos precedentes vienen a cuento de lo que sigue. Jeroen René Victor Anton Dijsselbloem, actual presidente del Eurogrupo, echó mano de las palabras que van entrecomilladas a continuación en una entrevista que concedió al periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung: “Como socialdemócrata, concedo a la solidaridad una importancia excepcional. Pero el que la solicita tiene también obligaciones. Yo no puedo gastarme todo el dinero en copas y mujeres y pedirte luego que me ayudes”.

>> Sigue...


Viernes, 18 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031