El Blog de Otramotro

Gracias es una voz que nunca sobra

GRACIAS ES UNA VOZ QUE NUNCA SOBRA

Dilecta Pilar:

Lo reconozco, antes de contestarte estas pocas letras que te dispones a leer, ya he subido el texto, mi literaria exégesis del tuyo, a mi bitácora para que aparezca publicado el próximo viernes. Insisto en que todo vaya estupendamente (si hay vaya, quiero decir, burla, y esta es omnímoda, mejor) el sábado. Si es lo único que te desentona, eso quiere decir que he atinado en el grueso de la interpretación de tu microrrelato. ¡Bien!

Si el resto de los relatos tienen el fondo que he advertido en el tuyo, el libro coral tendrá críticas espléndidas y venderéis muchos ejemplares. Ojalá así sea.

Las gracias te las tengo que dar yo a ti por enviarme tu microrrelato y, tras leerlo, poder comentarlo. Gracias (como otro tanto ocurre con perdón) es una palabra que nunca está de más. Por (auto)exigirme escribir un endecasílabo con dicha idea (ahora me ha dado por ahí, por titular mis textos en prosa con endecasílabos; no sé si te has percatado de ello), me he conformado con el que en un pispás he elaborado o ha resultado: Gracias es una voz que nunca sobra, que, precisamente, me sirve para rotular la presente epístola.

Pues, no obstante lo que acabas de leer en el párrafo precedente, me parece bien que esa sea tu decisión. Ergo, haces bien en darlas.

Solo esporádicamente, de cuando en vez o de vez en cuando, hago ese examen de conciencia, previo a conciliar el sueño. No todas las noches. Hay días en que no me da tiempo a leer ni una sola página de “Walden”, de Henry David Thoreau, que ahora suelo tener, al acabar el día, entre manos, porque, metafóricamente, se me bajan las persianas. Cuando ando cansado, suelo caer rendido, ante la convincente razón y la proverbial atracción e/o influencia que ejerce Morfeo, el dios del sueño, en sus plácidos brazos.

>> Sigue...


Que sea un novelón tu novelita

QUE SEA UN NOVELÓN TU NOVELITA

Dilecta Pilar:

Pues ves bien y entiendes mejor, amiga, que por (una) tal te tengo, sí, sin duda. Y también por diosa (afable, amable, no odiosa), si tenemos en cuenta el sentido de mi nombre de pila, Ángel, que, en griego, significa mensajero entre dioses (ellas y ellos). Sin su sorna, retranca o ironía un don nadie (no Nadie, trasunto de Ulises) es el hijo de Iluminada. Si nací con ángel, celebro tal cosa. Pero eso corresponde decirlo o reconocerlo a los otros (hembras y varones), las/os demás; no me apetece caer, de mañana, en la jactancia (o, por buscarle una palabra con la que rime, en la petulancia).

Me alegra que sea así la cosa.

Teniendo en cuenta lo que dijo (y dejó escrito) Unamuno (que, si siente el pensamiento, también piensa en sentimiento), te entiendo. Para mí tengo que hay alguien que te/me/nos inspira a los hacedores de versos y prosas, siempre que estemos trabajando. Abundo en ese sentimiento (o pensamiento). Pero el demonio es, básicamente, zumbón, no perverso.

Celebro que en el texto que te mandé por otro cauce no hayas advertido nada reseñable.

El sábado volví a zuritear con Pío Fraguas por el centro tudelano y a departir con unos y con otros (de ambos sexos).

Supongo que no tendrás objeción que hacer a que te lleguen mis mensajes por los cuatro costados (mientras los mentados sean o neutros o divertidos o de dicha, como, al menos, intento).

Como quise decirte arriba, lo fundamental es que la inspiración nos coja trabajando, porque, como nos coja de juerga y con dos combinados y sin libreta donde apuntar, acaso a lo que la musa nos ha inspirado le sobrevenga el ocaso, o sea, la misma caiga en saco roto o quede en agua de borrajas o cerrajas.

>> Sigue...


De bien nacido es ser agradecido

DE BIEN NACIDO ES SER AGRADECIDO

Dilecta Pilar:

Esta gélida o siberiana (cuando me he acercado al Centro Cívico “Lourdes”, desde donde te urdo estos renglones torcidos, el panel de la esquina marcaba seis grados bajo cero) mañana de viernes, cuarto día del mes enero, no había ejemplar del Heraldo de Aragón en el anaquel acostumbrado, pero sí en el expositor del exterior del local habitual, la Librería/Papelería “El Cole”; así que le he pedido permiso al dueño, Miguel Ángel, “Fangio”, para leer tu columna, titulada “Gracias, sus Majestades”, en la página 24, bajo el marbete de La Tribuna.

El arranque de la misma me ha hecho recordar la carta escueta que les escribí y me premiaron hace casi dos años, que llevaba el rótulo de “Misiva a los Reyes Magos”, que escogí como colofón idóneo de un texto que titulé “¿Creaciones de mentes fantasiosas?”, que vio la luz en mi bitácora, El blog de Otramotro, el 9 de febrero de 2017, y que decía así:

“Mis dilectos Reyes Magos:

“Este año seré breve. No os pido nada para mí. Sí os ruego con encarecimiento que un porcentaje muy alto (a ver si ronda el noventa por ciento; porque, si sobrepasa ese límite, conseguiréis superar el récord y que esa plusmarca sea considerada la caraba) de las biopsias que se hagan durante el año 2017, que acaba de echar a andar, tengan pronóstico favorable. Desgraciadamente, la que me hicieron a mí el año pasado no lo tuvo, pero el doble tratamiento de quimioterapia y radioterapia que he seguido me ha permitido conocer a varios grupos de personas que frecuentan el ámbito sanitario (doctoras/es, enfermeras/os, conductoras/es, auxiliares, celadoras/es, limpiadoras/es, enfermas/os y deudos y amigas/os de estas/os últimas/os) que han propiciado que mejorara la opinión que tenía sobre la especie humana.

“Insiste e itera su ruego

“Ángela Carballino”.

No te extrañará que eligiera a la narradora de esa nivola unamuniana tan querida por mí, “San Manuel Bueno, mártir”, para firmar la mentada epístola.

Gracias, junto con perdón, es una palabra que deberíamos de usar más veces, más a menudo. De bien nacido/s es ser agradecido/s. Cervantes, por boca de don Quijote, dice en el capítulo XXII de la Primera parte de su inmortal obra: “—De gente bien nacida es agradecer los beneficios que reciben, y uno de los pecados que más a Dios ofende es la ingratitud”.

Cuando he leído el comienzo del segundo párrafo, “A su debido tiempo, me contaron el cuento de que no existíais. ¡Qué ilusos los adultos! Yo seguí confiando” he vuelto a sentir, si no las mismas, parecidas sensaciones a las que me dejó o produjo releer, siendo adulto, “El principito”, de Antoine de Saint-Exupéry.

>> Sigue...


Te felicito por urdir verdades

TE FELICITO POR URDIR VERDADES

Dilecta Pilar:

Celebro que así sea.

Casi copias (igual ese era tu propósito) a Baltasar Gracián (a quien no hay que saltar ni mucho, ni poco, ni nada —de nada— y sí soltar alguna gracia para poderlo asaltar luego sin llegar a robarle, como no sea una carcajada o una hilera o ristra de risas o sonrisas; te ruego, encarecidamente, que no tomes este comentario en serio, pues, si lo analizas, si lo psicoanalizas, te puedes dar de bruces con una broma de mal gusto): “Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y aun lo malo, si poco, no tan malo”.

Pues ya sabes lo que toca. Que no todos tenemos la suerte de ser dignos merecedores de recibir el don o la gracia divina de, verbigracia, poder disponer de un grupo de ángeles que nos hagan las labores o tareas que han quedado pendientes de llevar a cabo, como cuenta la leyenda o dice la tradición, que una agrupación de los susodichos le araba los campos a San Isidro Labrador. A mí me toca escribir hoy sobre ese adagio tan hispano que dice “hecha la ley, hecha la trampa”.

Como me ha extrañado, por eso usaba el adverbio “casi” arriba. No sé si te has dado cuenta del hecho, pero intercambiaste, sin querer (barrunto), los adjetivos breve y bueno. Me consta que sabes que en el “Oráculo manual y arte de prudencia” (1647) el belmontino lo escribió como antes lo citaba servidor, tu amigo Otramotro.

Abundo contigo en que Gracián dice una verdad como un templo con y en su dicho.

Yo no he visto (el día del Ángel, en Tudela, durante la mañana del Domingo de Pascua o Resurrección, es un niño o niña quien interpreta dicho papel con ocasión de la “Bajada del Ángel”) aún a ninguno, pero no niego que los haya. Son muchas las personas que hablan de ello. Asimismo, ignoro si a cada uno de los niños (ellas y ellos) que en el mundo han sido y son (no sé si ocurrirá lo mismo con los que serán) se le asignó su propio ángel de la guarda, pero (permíteme una zumba más, solo esta; ríete de mi incredulidad, ignorancia o escepticismo), tengo para mí que un gran desastre o desmán sucedió, porque me consta que una legión de niñas y niños se quedaron sin el suyo en el incompleto reparto.

>> Sigue...


Urdirlo me ha apetecido

URDIRLO ME HA APETECIDO

“La ingratitud es hija de la soberbia”.

Miguel de Cervantes Saavedra, en el capítulo LI de la Segunda Parte de “Don Quijote

—No tengas nunca, jamás,
El peor de los defectos,
La ingratitud. Y, de afectos,
Que el amor sea el que más
De ti agrade a los demás.
—Dicen que de bien nacido
Es mostrarse agradecido.
Gracias te doy por los bienes
Que tú a mí haciendo me vienes.
Urdirlo me ha apetecido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Enhorabuena, Elsa y Diego

ENHORABUENA, ELSA Y DIEGO

(NICOLÁS, PILAR Y NURIA)

Cuando iba a coger al vuelo
Esta tarde el primer sueño
De la siesta, un halagüeño
Notición el pronto abuelo
Me ha dado sin sentir duelo.
Como la nueva era buena,
He dado la enhorabuena
Al alegre Nicolás
Y a Elsa, que lo estaba más
Aún, sin pizca de pena.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


A Jorge, que hoy años cumple

A JORGE, QUE HOY AÑOS CUMPLE

Una décima me pide
Que componga en un momento
Quien me ama y un monumento
Se merece, Jorge. Mide,
Rima y lo mejor decide.
Como está hecha la mitad
Y dos hacen la unidad,
Sigo para ver si logro
Lo mencionado o es un ogro
De una enana enormidad.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Te pinté ayer, Pilar, desnuda, alhaja

TE PINTÉ AYER, PILAR, DESNUDA, ALHAJA

He soñado, Pilar, de madrugada,
Que tú y yo nos habíamos juntado
En el parque, vistiendo lo pactado:
Bluyín con la pernera remangada.

Nada más verte (nada dije, nada),
Mirándote seguí, medio arrobado,
A escasos quince metros de tu lado;
Bastante profería mi mirada.

Al primo abrazo mil le sucedieron
Y se secreteaba hoy en voz baja:
“Ayer, hasta las lámparas gimieron”.

Me dio por remedar a don Francisco
De Goya y te pinté desnuda, maja,
Sin al de Fuendetodos hacer cisco.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cuatrocientos cincuenta y seis ya, Lope

CUATROCIENTOS CINCUENTA Y SEIS YA, LOPE

Félix Lope (o Lope Félix) de Vega Carpio, quien mereció los sobrenombres elogiosos de “Fénix de los Ingenios” y “Monstruo de la Naturaleza”, con los que lo rebautizó en vida Cervantes, nació tal día como hoy, 25 de noviembre, de hace cuatrocientos cincuenta y seis años en Madrid.

El mejor homenaje que podemos hacerle o tributarle es (re)leer, verbigracia, alguna de sus incontables comedias, algunos de sus numerosos sonetos.

Este menda, Otramotro, se ha decantado por, además de releer su novela bizantina “El peregrino en su patria” (que tuvo que leer, de manera obligatoria, en cuarto curso de Filología Hispánica) y recordar varios de sus sonetos, que se sabe de memoria, escribirle un soneto como si el genial autor aún estuviera entre nosotros, así como una de sus esposas y musas, Isabel de Alderete y Urbina (a quien llamó en sus versos con el anagrama de su nombre de pila, Belisa).

A TU SOL, ISABEL, MUSA INDELEBLE

(HOY, VEINTICINCO DE NOVIEMBRE, LOPE)

Aunque tu sol se ha dado un topetazo
Contra una esquina tonta, marfileña,
No ha nacido el fulano que haga leña
De él; no es mujer que dé a torcer su brazo.

Envuelto y enlazado a ella el abrazo
Le mandas que encontraste en una aceña,
Pues tiene la virtud de que pergeña
La cura nada más tirar del lazo.

A la estirpe de féminas vencidas,
En un pispás rehechas, pertenece
La que, cuando te guipa, le amanece

El deseo de ver reverdecidas
Las ganas imborrables de en sus trece
Seguir hasta que tú, vate, decidas.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Día sin reír es día perdido

DÍA SIN REÍR ES DÍA PERDIDO

Dilecta Pilar:

Celebro sobremanera que te lo pasaras estupendamente en Zaragoza durante los últimos Pilares. ¡Muchas felicidades!, con días de retraso (por tu santo u onomástica).

Aunque había recibido una primera citación para el día 15 de noviembre, una semana después recibí otra que adelantaba la puesta (que no apuesta, aunque suene igual); así que mañana, miércoles, 24 de octubre, subo al Hospital “Reina Sofía” (HRS) para que me coloquen el holter de Cardiología. No he vuelto a tener (salvo que no me haya enterado, claro) otro episodio de fibrilación arterial rápida (ahora tomo una medicación para que mi corazón vaya más lento, en el supuesto de que coja carrerilla). Lo peor es el estado de indeterminación, incertidumbre o duda por no saber la causa concreta de la susodicha (acaso todo se deba al efecto indeseado del otro medicamento que me fue prescrito). El holter de Medicina Interna, para medir mi tensión arterial (la baja la suelo tener alta), se demora hasta el 4 de diciembre. La verdad es que las malas noticias que me están dando últimamente (esta mañana me he enterado de que Jesús Carbonel, miembro de la Peña “La Teba” con quien, junto a su esposa, Arantza, y otras personas, he cenado varias veces en dicho recinto, había muerto de un aneurisma) no ayudan. Menos mal que tú me das hoy (por ayer) una buena nueva, que tu madre, Eusebia, ha celebrado los años que ha cumplido, 84. Felicítala en mi nombre (quedas encargada de darle, de entre el vagón repleto de besos que te mando, para que lo erogues con equidad, los dos ósculos exclusivos que te mando hoy para ella).

Así es, la rutina, que tiene sus contras o facetas negativas, sin duda, también tiene sus pros o positivas caras.

Pensé que este año, quizá, podríamos juntarnos de nuevo los colegas de la promoción de Filología, pero, como no me has comentado nada al respecto, colijo que nadie ha meneado ese asunto de la manera conveniente u oportuna.

Al parecer, el holter solo son siete cables con una petaca que recoge la información cardiaca. Se porta (si uno se comporta bien; yo lo procuraré hacer, por la cuenta que me trae; ya he intentado aleccionarle al respecto, a mi corazón, se sobreentiende, pero él me ha soltado muy ufano que es un músculo involuntario, que creo que quiere decir sin voluntad; mecachis en mi mala suerte, otro abúlico, me he dicho por lo bajini) durante 24 horas, un día. Te haces a la idea de que no me han puesto nunca uno. La poca información que tengo del aparato me la ha suministrado mi primo Jesús Roberto, que es cardiólogo.

>> Sigue...


Me inspiras a cualquier hora

ME INSPIRAS A CUALQUIER HORA

“No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy”.

Gregorio Marañón y Posadillo

—Te amo porque me completas.
—Yo, porque a tu lado siento
Que puedo ser uno y ciento.
—De esperanzas y de metas
Tengo mis ansias repletas.
—Tu perfume me fascina,
Tu presencia me ilumina.
Me inspiras a cualquier hora.
—Quien de ti no se enamora
Cuánto vales no imagina.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Qué adagio: "hecha la ley, hecha la trampa"

QUÉ ADAGIO: “HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA”

Como lo precipuo, primero o principal debe ir delante, en cabeza, ahí va, sin ambages ni demora, mi condena sin paliativos del intento de atentado preparado por el vigilante de seguridad Manuel Murillo, que, en un grupo de whatsapp, amenazó con devenir, disfrazarse o metamorfosearse en el francotirador con ínfulas que iba a abatir de un tiro preciso a Pedro Sánchez; mis sentidas muestras de solidaridad con el presidente; y, asimismo, mi más sincera enhorabuena a los Mossos d´Esquadra por haber abortado o frustrado dicho magnicidio.

Desconozco si Pedro Sánchez (a quien, debido a sus ostensibles bandazos, a su incontrovertible condición de político veleta, la hemeroteca va dejando un día sí y otro también, ora en cueros, ora en feo) ha leído alguna obra de Arthur Schnitzler; ignoro si alguien cercano al presidente del Gobierno de la Nación ha leído algo del dramaturgo y narrador vienés. De lo que no me cabe la menor duda es de que (eso deduje o pensé que había acaecido, al menos), por el medio que fuera, Sánchez había tenido conocimiento de una de las célebres frases proferidas y/o escritas por Schnitzler, cuando, nada más conocerse la sentencia de la trama “Gürtel” (jueves, 24 de mayo de 2018), que condenaba, amén de a los principales gerifaltes de la misma, también, por corrupción, al Partido Popular como partícipe a título lucrativo, porque esa fue la causa, el motivo o la razón que desencadenó que Sánchez presentara, huyendo de la procrastinación, la cabal y oportuna moción de censura contra el Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, que, a la postre, dio el resultado apetecido para el candidato de la misma y con sus huesos en el Palacio de La Moncloa. Y tres cuartos de lo propio ocurrió cuando el pasado miércoles Sánchez pronunció estas desiderativas palabras, “que nunca más los españoles paguen este impuesto (se refería al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, IAJD) y lo pague el sector financiero, la banca”. En ambos casos, el presidente seguía (fuera consciente de ello o no) una recomendación del autor citado arriba, Schnitzler: “Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida”.

De lo que sí dudo (mucho, muchísimo) es de que el mencionado IAJD lo pague, a partir de ahora, la banca, según el mero anhelo y la simple propuesta hecha por el presidente del Gobierno, tras decidirlo, ayer, jueves, de común acuerdo con sus ministros, en el último Consejo, mediante el real decreto ley (que deberá ser convalidado por el Congreso de los Diputados), pues tengo para mí por cierto, por certísimo (tampoco aquí hallo rendija por la que puede colarse la mínima hesitación), que los bancos idearán la manera (nuevas comisiones, incremento de las mismas o subida del tipo de interés) de que sean los clientes, quienes acudan a las entidades financieras a solicitar los créditos hipotecarios, quienes corran (de manera encubierta, si se quiere) con dicho gasto.

>> Sigue...


Sábado, 19 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031