El Blog de Otramotro

¿Qué se deshace en resabios?

¿QUÉ SE DESHACE EN RESABIOS?

El beso, que es para vates
La razón de batir palmas,
Por ser la unión de dos almas,
Que parecen dos orates
Armados con alicates
Cuando separas sus labios,
Para científicos sabios
Es un sencillo trasvase
De microbios o un desfase
Que se deshace en resabios.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


El humor, Pilar, es materia seria

EL HUMOR, PILAR, ES MATERIA SERIA

Dilecta Pilar:

A mí, que es el que come, degusta y saborea la mentada patata con borraja, me peta (a Pío, a quien invito, de vez en cuando o de cuando en vez, también, que conste en acta). Suelen salirme las paellas de rechupete, estupendas, y hay quien dice que bordo la pasta.

Con los antecedentes y la familia culinaria de quien sabes, me pasa lo que con tus críticas peliculeras, que me las creo, de veras.

Guardaré en secreto esa receta en el cajón reservado y oculto, donde suelo guardar los secretos (de la a la zeta)

Me ha gustado mucho tu crónica. Así es, a unos (ellas y ellos) se les dan bien los asados y guisados y a otros se nos dan bien las urdiduras o trenzados de voces.

He dado remate a la epístola que verá la luz, Deo volente, el día 3 de julio. Te la agrego abajo para que veas cómo ha quedado.

(Completo tus puntos suspensivos: y nuestras adicciones y nuestras dependencias y nuestras locuras o temas y... puedes continuar ahora tú, ad libitum, la serie, siempre que lo hagas con humor, que, como te consta y sabes, es materia seria)

A mí me alegra que lo propio ocurra a la inversa o viceversa.

Ya sabes: sin prisa, pero, asimismo, sin calma, cachaza o pachorra.

Así es. Ciertamente, sin tu concurso, no hubiera sido posible que este menda trenzara las epístolas que te dirijo y publico en mi bitácora. Eso intento, completarlas, complementarlas, redondearlas (casi siempre, tras habértelas mandado o al día siguiente).

>> Sigue...


Un claro del bosque eres, María Antonia

UN CLARO DEL BOSQUE ERES, MARÍA ANTONIA

“Solamente se es de verdad libre cuando no se pesa sobre nadie; cuando no se humilla a nadie. En cada hombre están todos los hombres”.

En la placa que se colocó en enero de 2004 en la última casa en la que María Zambrano residió en Madrid, entre 1984 y 1991, se puede leer el anterior epígrafe de la pensadora española.

Dilecta María Antonia Martín Zorraquino:

Permíteme, por favor, que te tutee.

A los pocos días de que le concedieran a la filósofa y ensayista María Zambrano el primer (no quiero dar a entender que le diesen otro años después, por supuesto, sino que fue el que inició la serie) Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 1981, empecé a devorar cual lector empedernido sus “Claros del bosque” (1977), y quedé prendado de quien logró juntar los vocablos cabales para componer textos inigualables por sus variopintas interpretaciones e incuestionable belleza. En palabras de la propia María Zambrano: “El claro del bosque es un centro en el que no siempre es posible entrar; desde la linde se le mira y el aparecer de algunas huellas de animales no ayuda a dar ese paso. Es otro reino que un alma habita y guarda. Algún pájaro avisa y llama a ir hasta donde vaya marcando su voz. Y se la obedece; luego no se encuentra nada, nada que no sea un lugar intacto que parece haberse abierto en ese solo instante y que nunca más se dará así. No hay que buscarlo. No hay que buscar. Es la lección inmediata de los claros del bosque: no hay que ir a buscarlos, ni tampoco a buscar nada de ellos”.

Aunque apenas te conozco, si alguien me mostrara abierto el abanico que contuviera todos los posibles símiles poéticos habidos y por haber y me pidiera que escogiera el que considero más idóneo para compararte, yo lo haría, sin dudarlo un instante, con el claro del bosque.

>> Sigue...


Yo también soy humano y marro, hermana

YO TAMBIÉN SOY HUMANO Y MARRO, HERMANA

Dilecta Pilar (por aclarar el título de esta epístola, urdiré que ya sé que tú no eres mi hermana María del Pilar, “la Nena”; si te llama hoy así este menda, tu amigo Otramotro, es por haber recordado esa frase feliz de Demetrio de Falero que dice que “un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo siempre será un hermano”):

Me has pillado en la biblioteca. Acabo de terminar la epístola que te dirijo a ti y publicaré, Dios mediante, a finales de junio (abajo te la agrego). Hoy he comido antes de bajar a la calle Herrerías. Tenía hambre. Esta mañana me he levantado antes de lo normal para hacer la comida (patata con borraja, que me encanta, y lomo con champiñón, que ídem).

¿Sabio, servidor? ¡No! Acaso sea buen epígono o seguidor de Sócrates (“solo sé que ignoro mucho”, por proponer una mera variante de su adagio clásico). Así es, nada te refutaré (acepto que escribas Gigantes y Cabezudos con mayúscula inicial; yo prefiero usar con ellos la minúscula, para que no se desmanden ni envanezcan).

Habrá que darle remate al álbum antes de su cumpleaños, ¿no?

Durante el pasado finde, hice lo asiduo, lo de siempre (como te consta, el hombre es un animal de costumbres: leer, escribir y tomar el sábado por la tarde los cuatro zuritos de rigor con mi amigo Pío en los bares del centro). Estamos celebrando en Tudela las jornadas de la exaltación y fiestas de las verduras, pero yo, ya sabes, a lo mío (pasar la vista por ene escritos y/o trenzarlos). No, aquí, en Tudela, no es fiesta el día de San Jorge (que fue ayer —podría ser el adverbio “hoy” y no el verbo “hay” lo que quisiste escribir—; ya sabes, errare humanum est).

>> Sigue...


Plurienamorado

PLURIENAMORADO

En los ratos de ocio que paso en mi habitación suelo ver mucho cine en DVD y, como antes de disponerme a visionarlo, asumo que tanto su contenido como su continente, sensu stricto, son mentiras, me quedo con las pocas o muchas lecciones o verdades (algunas cintas las derrochan a manos llenas) que contienen. Desde que vi, verbigracia, “La casa del lago” estoy enamorado de Sandra Bullock. A mí esta película me encanta. La he visto tantas veces como “Posdata: Te quiero”, que no protagoniza Sandra, sino Hilary Swank, de la que también estoy enamorado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Sabe lo que le aguarda tras la esquina?

¿SABE LO QUE LE AGUARDA TRAS LA ESQUINA?

Desde que conozco a Sofía, los doce o trece años suyos, siempre que la veo por la calle anda tiesa, erguida, enhiesta y se muestra circunspecta, prudente. Cuando ambos acudimos a la misma reunión, compruebo lo que ya sabía de ella, que nunca es la primera en tomar la palabra. Espera a que hablen los demás, a quienes acostumbra a escuchar con suma atención. Luego, si tiene algo que decir (cosa que no siempre ocurre), lo comunica de la forma más sencilla (para ella y el resto). A la comisura de sus labios no le suele faltar su asidua sonrisa. En las juntas de vecinos de nuestra comunidad (donde ella tiene un piso alquilado) me he fijado que, duren lo que duren, jamás se sienta en las escaleras y, recostada o no en una pared, permanece de pie, como yo. Acaso esto tenga que ver con un miedo cerval asumido a pronta edad, en su más tierna infancia. A quien le hace preguntas que entiende y deduce a qué obedecen o por dónde van, le suele contestar de forma amable y sucinta. Yo ayer, verbigracia, le pregunté: ¿Vienes de ver una película tierna? Juraría que has llorado, Sofía. Para película triste, de pena, mi vida, Tapia, me contestó. Mañana, nadie sabe lo que le espera tras la esquina, a las siete y media de la tarde, acudiré a su funeral.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Cómo aprendí a ser humilde?

¿CÓMO APRENDÍ A SER HUMILDE?

(FRANCISCO PERA, ¡MIL GRACIAS!)

Frente a ene hileras de nichos,
Leyendo nombres y fechas
Y versos de tres endechas,
Guipando un sinfín de bichos
En torno a los susodichos,
Este menda a ser humilde
Aprendió y a usar la tilde,
De la correcta manera,
Con el profe “Paco” Pera,
Que era lector de Oscar Wilde.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Un pozo eres sin fondo de ternezas

UN POZO ERES SIN FONDO DE TERNEZAS

(¿SONETO QUE ESCRIBIERON SAFO Y LESBIA?)

—Quiero cantar para olvidar mi vida
Pasada, atiborrada de mentiras,
Y de verdades recordar las tiras
Que han hecho una mujer más precavida.
—Pues lo opuesto deseo, dar cabida
A de embelecos y patrañas giras
Por las que, amada, tú ya no suspiras,
Que una andoba de mí han hecho atrevida.
—Acaso esa razón el fundamento
Sea del que sentí amor y aún siento
Por tu figura y a gogó agudezas.
—Pues yo no tuve duda ni la tengo
(Y en mis trece yo sigo o me mantengo):
Un pozo eres sin fondo de ternezas.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Ponerse en el lugar del otro cuesta

PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO CUESTA

Dilecta Pilar:

Entiendo tu objeción. Tienes razón al hacerla, porque cada quien opina desde sus circunstancias (qué difícil es ponerse en el lugar del otro, ella o él; cuánto cuesta).

Haz lo de debas hacer. Eres tú quien decide. Es tu vida. Te comprendo, porque yo no dejo que nadie me mangonee (pero asumo lo obvio, que las circunstancias nos influyen tanto que casi casi determinan nuestras acciones y decisiones o, si lo prefieres, que no somos tan libres como nos creemos).

Tienes cierta experiencia conmigo y mis epístolas. No acostumbro a poner en ellas más que lo que urdo (a veces, depende de lo previo, tu referencia o comentario, claro).

Celebro que te haya gustado.

Aprovecha la festividad de San Jorge para hacer lo que más te plazca (mejor, si lo decides de consuno con quien sabes).

Vamos acelerados, sí. Acaso nos convenga reflexionar unos segundos sobre ese dicho que airea “vísteme despacio, que llevo (o tengo) prisa” y actuar en consecuencia.

Se nota que el Ebro también pasa por Zaragoza (ya sabes que yo achaco a su agua el ser exagerado, hiperbólico). Puedes estar segura de que todos los hijos (ellas y ellos) del Ebro, todos, sin excepción, somos ambas cosas, cabezones (cabezudos) y exagerados (gigantes). ¿De dónde piensas que proceden o vienen esas imágenes hiperbólicas, los gigantes y cabezudos que alegran nuestras festivas plazas y calles? De aceptar la poliédrica realidad que nos rodea, o sea, de asumir la parte alícuota que nos corresponde, tras haber conseguido combinar, trenzar y fundir esas dos naturalezas de nuestro destino o sino, que nos identifica, que tan cabalmente nos retrata.

>> Sigue...


Razón, empatía y ciencia

RAZÓN, EMPATÍA Y CIENCIA

“Los ideales de razón, ciencia y humanismo necesitan ser defendidos ahora más que nunca, porque sus logros pueden venirse abajo. El progreso no es una cuestión subjetiva. Y esto es sencillo de entender. La mayoría de la gente prefiere vivir a morir. La abundancia a la pobreza. La salud a la enfermedad. La seguridad al peligro. El conocimiento a la ignorancia. La libertad a la tiranía... Todo ello se puede medir y su incremento a lo largo del tiempo es lo que llamamos progreso. Eso es lo que hay que defender”.

Steven Pinker, catedrático de Psicología Cognitiva de la Universidad de Harvard.

“Los indios navajos solían tejer sus alfombras y tapices con alguna imperfección, para que sus respectivas almas no quedaran presas en ninguno de los tejidos que confeccionaban”.

Emilio González, “Metomentodo”.

—“Razón, empatía y ciencia
Son tres de mis ideales
Idóneos y leales”.
Considero esto en conciencia.
Es fruto de mi experiencia.
—No voy a tirar abajo
La esencia de tu trabajo,
Pero ídem Pinker sostiene.
Con tal tesis entretiene
Y enseña a este indio navajo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Esta quedará en monja entre barrotes

ESTA QUEDARÁ EN MONJA ENTRE BARROTES

Dilecta Pilar:

Hoy he venido al Centro Cívico “Lourdes” una hora y media más tarde lo habitual, porque he estado en la sede de la Junta de Aguas. Ya he solucionado el problema, el cambio de titularidad. Ulises, por fin, ha conseguido regresar sano y salvo a Ítaca, tras vivir un rosario de peripecias, la odisea.

Tudelanas y tudelanos, dices bien y escribes bien. Sigue así de segura, que no marras. Cristalino, como el agua clara (a pesar de la malsonancia, sí: ¡tú del ano! —así anima la afición en el campo “Ciudad de Tudela” al equipo de fútbol de casa o local—). Tenemos los de la ribera navarra, tudelanos o no, sorna para regalar y vender y vendar (quienes venden heridas, claro, anhelando atenuar la gravedad de las mismas o mitigar el dolor de las tales). La ironía es característica de una especial inteligencia (además de un rasgo innegable de sentido del humor).

Celebro que te haya agradado cómo ha quedado la epístola que publicaré, Deo volente, el 19 de junio. Al autor de la susodicha, servidor, también le petó un montón.

Pues, a continuar dándole a ese álbum digital. Sigue, que vas por buen camino. Si sospecha, que sospeche. No sueltes prenda, que se malogrará la sorpresa; y esta quedará en eso, en fiasco, en monja entre barrotes o rejas. Nada, nada, a seguir dándole (no queda otra) a la tarea (que es salud, si no marea) que tienes entre manos hasta que la culmines. Sí, tú eres la que estás haciendo la labor, pero, como dice el dicho, sarna con gusto no pica. Puedes estar segura de que a tu pareja le hará mucha ilusión y luego te lo recompensará con creces: besos y caricias sin cuento, tiempo al tiempo.

¿Que ¡qué cosas tengo!? Las que se me pasan por la cabeza y tamiza mi cacumen, amiga.

>> Sigue...


Las acepto si admites mi de nada

LAS ACEPTO SI ADMITES MI DE NADA

Dilecta Pilar:

Ignoro si has concluido lo mismo que yo, que no tenemos grandes diferencias de criterio; que acaso nos distinguen los matices.

A la olla la llamaba mi difunta madre “la tastarra (o tastarrera)” (por ser una fusión de testa que marra, interpretaba yo, aunque quizás lo hiciera servidor de manera errada). Recuerdo, verbigracia, que, cuando se levantaba por las mañanas mareada de la cama, solía decir que “se le iba la tastarra”.

La belleza siempre está en el interior (el exterior es el disfraz, impuesto por el azar o el sino, o elegido libremente, que usamos mientras peregrinamos por este valle de lágrimas —más de pena que de dicha—).

El sábado, por la tarde, como te adelanté, me lo volví a pasar estupendamente durante la cuarta entrega de los premios “Goya” de la Teba, presentados por Germán Martínez, con quien he coincidido varias veces en la sede de la citada peña con la grata ocasión de cenas (un showman; sigo pensando que es un animador con un potencial enorme, que no está siendo conveniente aprovechado por el mundo del espectáculo). Acudí con Pío Fraguas, que se divirtió un montón (mi cuñada Elena me entregó antes del acto las invitaciones, pues mi hermano tenía que hacer un desfile, que nos perdimos). Luego nos tomamos en los bares del centro los habituales zuritos. El domingo lo dediqué a hacer las comidas, a leer y a escribir, lo asiduo (bueno, sota, caballo y rey, para no salirme del guion).

Felicítalo de mi parte, aunque sea con retraso, por su mayoridad. Felicítate (y felicita a tu pareja) por haber superado con creces esos diecinueve años largos de relación.

>> Sigue...


Jueves, 19 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031