El Blog de Otramotro

Era un bombón, señoría

ERA UN BOMBÓN, SEÑORÍA

Y CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE

O FOLLABA O ME MORÍA

“Lo que se hace por amor está más allá del bien y del mal”.

Aforismo 153 de “Más allá del bien y del mal” (1886), de Friedrich Nietzsche.

“Una pareja destroza la puerta de cristal de un edificio de viviendas para mantener relaciones íntimas en la entrada”.

Subtítulo de una noticia que leí el sábado pasado, 25 de marzo, en la edición digital de La Voz de Galicia.

Si esta noche te enamoras
Y el amor quieres hacer
Con el bombón, sí, yacer,
Pues notas que te acaloras
Cuando la píldora doras
A tu reciente conquista,
¿Dejarás la misma pista,
Cristal roto y dos condones
Detrás de los macetones,
O comerás con la vista?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Isabel? ¡Panacea es de mis males!

¿ISABEL? ¡PANACEA ES DE MIS MALES!

Hoy no voy a pedirte que me dejes
Besarte, acariciarte, versearte,
Quiero decir, mirarte y admirarte;
Tampoco que te vayas, que te alejes.

Isabel, eres uno de los ejes
Fijos de mi existencia con el arte,
Con la necesidad crucial de amarte
Sin infames, amor, tejemanejes.

Eres la panacea de mis males,
El ser que me atempera y tranquiliza
Y anima para entrar de nuevo en liza

Contra ogros fieros, sí, y descomunales.
Como Lesbia sentido dio a Catulo,
Tú me lo das a mí; no es bola o bulo.

Nota bene

Este soneto lo recitó públicamente su autor, el abajo firmante, su seguro servidor de usted, atento y desocupado lector (ya sea ella o él), sobre las tablas del escenario del salón de actos del Centro cultural Castel-Ruiz, de Tudela, porque a juicio de los miembros del tribunal que resolvió el XIII Concurso de Poesía y Microrrelatos, organizado por la Asociación de Mujeres El Tazón-Santa Ana con motivo del Día Internacional de la Mujer, celebrado el pasado miércoles, 8 de marzo de 2017, mereció una mención honorífica.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¡Qué artículo más tronchante!

¡QUÉ ARTÍCULO MÁS TRONCHANTE!

(COMPUSO AYER ÀNGEL CASAS)

Ayer, viernes, diez de marzo,
Le eché un ojo a La Vanguardia,
Diario que anda a la vanguardia.
Leí lo mismo que Zarzo
Sin tener el iris garzo,
Y luego lo que él urdió
Cuando su nave surdió:
“A Àngel Casas he leído
Y hasta llorar me he reído”.
¡Risas mil nos concedió!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


A chaparro, el salmantino

A CHAPARRO, EL SALMANTINO

Ya está dando la tabarra,
Mil y una voces con tino,
Josemari, el salmantino,
Fiel fontanero con garra
Que está afincado en Navarra,
Que tuve por compañero
En el recinto señero
Del Hospital de Navarra,
Como esta espinela narra
Con verso acaso mañero.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Todos somos muy ignorantes

TODOS SOMOS MUY IGNORANTES

“Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”.

Albert Einstein

Reconozco que no vi el domingo pasado por la noche la última entrega de “Chester in Love” (dediqué el tiempo que duró la emisión de ese espacio televisivo a coronar otro u otros menesteres), programa de entrevistas que conduce Risto Mejide, en el que José Miguel Mulet Salort, doctor en Bioquímica y Biología Molecular, profesor de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia, a quien conozco por los artículos científicos que publica y leo en El País Semanal, refutó con razones de peso la apologética y elogiosa opinión que sobre el libro “La enzima prodigiosa”, de Hiromi Shinya, sostenía (desconozco si todavía sostiene) Mercedes Milá.

Tras la exposición razonada del mentado profesor, Mercedes, ante la falta de argumentos con los que objetarle, reaccionó de manera extemporánea y disparatada, es decir, salió por peteneras, pues solo acertó (sensu stricto, hizo lo opuesto) a espetarle esto: “Lo primero que te digo es que adelgaces, porque estás gordo”, una clara salida de pata o pie de banco. Ergo, lo lógico y normal en un ser humano, marró morrocotudamente. Desde que lo adujeron y escribieron los romanos, somos legión las personas que venimos iterando el latinajo que proclama que “errare humanum est” (que, tras la perceptiva coma, suele completarse con “sed perseverare diabolicum”), o sea, que errar es humano, pero perseverar en (claro está, el yerro) diabólico”.

En las redes sociales (que, a veces —aunque no faltará quien refiera las razones que le lleven a pensar que siempre—, parecen peores que mil y una jaurías juntas) a Mercedes Milá, que se equivocó, según mi parecer (no me cabe la menor duda), le han zurrado la badana. Le han dado hasta en el carné de identidad, hasta en el cielo de la boca.

No sé si lo de Mercedes fue una muestra de engreimiento, de presunción, de soberbia, de vanidad. Eso solo lo sabe ella, si es que ha hecho el preceptivo examen de conciencia. Pero, pregunto al atento y desocupado lector (sea ella o él) de estos renglones torcidos, ¿quién no ha cometido alguna vez en su vida un “pecado” de envanecimiento? ¿Quién? El abajo firmante, seguro servidor de usted, confiesa hoy públicamente, sin ambages, que ha incurrido (y más de una vez) en él.

Así que, a cuantas/os hemos lapidado alguna vez a quien fuera, antes de disponernos a hacer otra vez tal cosa con quien sea, he decidido imitar a Jesús de Nazaret y rememorar y decirme y deciros o decirles a las/os pocas/os lectoras/es de este texto lo que él, según narra el “Evangelio de Juan”, 8: 7, arguyó a quienes le llevaron una mujer sorprendida en adulterio y que, tomando en consideración la ley de Moisés, debían apedrear: “—Aquel de ustedes que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

>> Sigue...


De bien nacido es ser agradecido

DE BIEN NACIDO ES SER AGRADECIDO

Como, según asevera la paremia o el proverbio patrio, “de bien nacido es ser agradecido” (por cierto, un endecasílabo cabal) y el abajo firmante, seguro servidor de usted, atento y desocupado lector (ya sea ella, ya él), el pasado 21 de febrero fue intervenido quirúrgicamente de una reconstrucción de ileostomía en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) por las cirujanas Irene Esquíroz Lizaur y Fabiola Oteiza Martínez, ejerciendo de anestesista la doctora Aránzazu Pavón Benito, con los renglones torcidos que me dispongo a juntar en este escrito pretendo dar las gracias, de corazón, a las susodichas galenas, a las/os doctoras/es que pasaron visita (algunas/os repitieron) durante los días que estuve ingresado en la habitación 306 del Hospital de Navarra (Sánchez, Esquíroz, de Miguel, González, Ciga, a quien le di la enhorabuena por haberse hecho digno acreedor del alto cargo que ostenta —me llevé una sorpresa morrocotuda al comprobar que el jefe de Cirugía del CHN sigue haciendo trabajo de campo—, Oteiza y Balén, que firmó el informe clínico de mi alta y a quien vi cómo auscultaba y se interesaba y preocupaba por Mariano, mi segundo compañero de habitación, y, si mi nariz no me juega una mala pasada, que no me falló en el caso del citado Ciga, ocupará pronto una responsabilidad médica mayor), a las/os enfermeras/os (Gema, Rosa, Oihane, Javier, Iñaqui, etc.), a las auxiliares (Anabel, Asun, Laura, etc.), a las/os limpiadoras/es (Luis, etc.), a las/os celadoras/es, a mis compañeros Josemari y Mariano y a sus respectivos deudos y amigas/os, a mis hermanos, familiares y allegados, a mis amigos Miguel, Prepedigna y Luis Quirico y, de manera especial, a mi dilecta prima Justina Muro Recalde, por contribuir a que mi estancia en el CHN fuera la mejor posible.

Lamento sobremanera haber olvidado algunos nombres y, por tanto, no haberlos expresado aquí; ahora bien, mi agradecimiento es absoluto, completo, general, para todas/os las/os que estuvieron a mi lado o se interesaron por cómo iba mi posoperatorio por teléfono, sin excepción.

Mientras estuve ingresado, las muchas horas de insomnio que padecí las ocupé en varios menesteres, a saber: leer y urdir mentalmente, al principio, luego pasándolas a papel, más de media docena de décimas, entre ellas, la siguiente:

A LOS DOCTORES FO Y AGUA

Siempre estaré agradecido
A los herreros Fo y Agua.
Desde que acudí a su fragua,
Soy un tenor renacido
Cual fénix, reverdecido,
Ya que por las duchas manos
De esos nones cirujanos,
Don Héctor Ortiz Hurtado
Y Fabiola Oteiza, alado
Querubín/Serafín me siento, hermanos.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Hay quien a todo dios le pone pegas

HAY QUIEN A TODO DIOS LE PONE PEGAS

A mi amigo Javier jugar le encanta
Con los sintagmas del común lenguaje:
“—Marré al llevar alforjas para el viaje
Que hice en avión a la ciudad de Atlanta”.

“—Hay quien atrae males cuando canta,
Llevando la contraria al equipaje
Cultural que conmigo va, al bagaje
Que acarreo; a la llana, que no espanta”.

“—La conjunción adversativa pero
Me peta; cuando falta, desespero”.
“—Hay quien a todo dios le pone pegas:

Quien no tiene un manzano tiene un pero”.
“—Las vidas, que hoy ocupan ene megas,
En medio siguen de alfas y de omegas”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCCIX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCCIX)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

No te falta razón en cuanto aduces.

Este fin de semana me he concedido fiesta; que, de vez en cuando o, en su defecto, de cuando en vez, me viene estupendamente para descansar y desconectar mi mente de tener que seguir escuchando y/o leyendo también durante el “finde” a tanto demente (incluyo entre los varios que agavilla o arracima ese “tanto”, que conste, al que suelo encontrarme por las mañanas enfrente, antes y después de asearme, en el espejo de mi cuarto de baño) como uno halla por doquier, aunque no trabaje de loquero, quiero decir, de psiquiatra.

Espero y deseo que ayer todo fluyera de lo lindo, sin contratiempo, antes, durante y después de que acaeciera la celebración familiar por el feliz hecho que os juntó.

¡Cuánta razón tienes, amigo y deudo, en lo que aduces! Con qué pocas palabras has logrado retratarla, pintar el cuadro al que le cuadra titularse de esa guisa, “Dictadura”. En una dictadura, aunque el dictador sea blando hablando, lo primero que se le esconde al conde, oculta a la persona culta o secuestra a los ciudadanos es la verdad. Por tanto, lo primero que se les impone a los susodichos es la más pura y más dura de las mentiras, que se vea o aparezca publicado solamente aquello que le interesa que se sepa al que manda y comanda.

>> Sigue...


¿De ambón y confesionario?

¿DE AMBÓN Y CONFESIONARIO?

Como le ocurrió a Unamuno,
Va a tener que abandonar
Su pasión epistolar
Otramotro, sosias de uno
Con quien trenzo de consuno.

Para vivir, de ordinario,
Dormir bien es prioritario.
Un de púlpito escritor
No puede ser urdidor
También de confesionario.

Ángel Sáez García
angelsaez.garcia@gmail.com


¿Quién mandó en nuestra manada?

¿QUIÉN MANDÓ EN NUESTRA MANADA?

“El peor de los males, la muerte, no significa nada para nosotros, porque mientras vivimos no existe, y cuando está presente nosotros no existimos“.

Epicuro en “Carta a Meneceo

—La muerte, para nosotros,
Nada significa, nada,
Salvo la de Iluminada,
Quien nos dio a luz, que a vosotros
Nada os importó, como a otros.
—Quien mandó en nuestra manada,
Nuestra madre, Iluminada,
Fue un mujer fabulosa,
Generosa y hacendosa.
De joven fue una monada.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Rosa eso así razona a Ana

ROSA ESO ASÍ RAZONA A ANA

“Hoy no me rindo. Mañana
O pasado acaso sí.
Pero hoy no”. Con frenesí,
Rosa eso así razona a Ana;
Y esta, a su vez, a Susana,
Quien piensa que aventurarse
Es de otro cáncer librarse,
Y crear creer en uno,
Como así lo hizo Unamuno,
Sin llegar a obsesionarse.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Va de escuchantes o "fósforos"

VA DE ESCUCHANTES O “FÓSFOROS”

—Quienes hacer radio suelen
Gustan llamar escuchantes
A sus oyentes picantes.
—Dónde está la nueva huelen,
Se alegran y se conduelen
Con ellas/os, pues dan sentido
A cuanto hacen, lo querido.
—A los pasivos lectores
Yo prefiero escrutadores
De lo cierto en lo fingido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Miércoles, 29 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca