El Blog de Otramotro

Varios goles de córner marqué otrora

VARIOS GOLES DE CÓRNER MARQUÉ OTRORA

En algunas ocasiones (solo en algunas, que calificaré de puntuales), cuando cierro los ojos y me da por imaginar que ando a la búsqueda de una imagen o un clavo al que aferrarme, como si yo fuera un náufrago y ella o él hiciera las veces de mi tabla de salvación, suelo transportarme o retrotraerme en el tiempo a cuando, si no de manera íntegra, fui inmensamente feliz (siempre que hablo o escribo de las enseñanzas que extraje de las numerosas experiencias que tuve y de los mil y un recuerdos inolvidables que aquellas me dejaron en el cacumen acostumbro a referirme a las sensaciones inmarchitables que me acompañan desde antaño, dignas de ser rememoradas por haberme legado la huella y el poso de haber vivido mi cielo en la tierra), a los tres últimos años de la Educación General Básica (EGB), sexto, séptimo y octavo, coincidentes con mi adolescencia, que cursé y transcurrieron livianos en el seminario menor que los religiosos Camilos regentaban entonces en Navarrete (La Rioja). Hace quince años largos quedé con varios excolegas del postulantado en el hotel que ahora ocupa dicho lugar. Y comprobé cuánto bien me deparó compartir con ellos un corto (a mí, al menos, se me hizo así) fin de semana, en el que más que la calidad de los caldos y de las viandas, de la mesa o del mantel, de las fotos que nos hicieron o hicimos, contaron la calidez de los abrazos, de la conversación y de los recuerdos a tutiplén que despertamos en los demás o despertaron en nosotros.

No es algo casual, no, sino causal, que, de tiempo en tiempo, quien en el presente anda trenzando estos reglones torcidos, servidor, acuda allí, donde era abundante la dicha, para intentar atenuar o mitigar la mucha desdicha que ahora advierte en derredor suyo aquí. Habrá a quien le parezca un contrasentido, porque otrora, mientras estaba interno en aquel edén, hice mucho deporte (solía correr a diario más de diez kilómetros, pues iba hasta el puente de Fuenmayor, regresaba y luego daba vueltas y más vueltas al perímetro de la chopera; jugaba a fútbol, a baloncesto, a balonmano, a pelota a pala, lanzaba disco, etc., o sea, mi corazón latía y latía y este menda estaba como un toro), ahora, sin embargo, cuando evoco aquel “cronotopo”, parece como si mi ritmo cardiaco enlenteciera y mi presión arterial disminuyera.

>> Sigue...


Completa colección de incoherencias

COMPLETA COLECCIÓN DE INCOHERENCIAS

Haya o no hemeroteca donde viva usted, atento y desocupado lector (sea ella o él), le propongo, siempre que no tenga cosa mejor que coronar, esta tarea intelectual, porque puede resultarle, amén de divertida, aleccionadora, enriquecedora; que se haga con todos los diarios que pueda, esto es, consiga los periódicos (cuanta más variedad haya de los tales mejor) de la última semana y señale con un rotulador o bolígrafo rojo las evidentes incongruencias o contradicciones que, según usted, han cometido los políticos españoles. Le aseguro y auguro que la colección que conseguirá conformar con las mentadas (si pone muchas ganas, es decir, todo su empeño en ello) será, más que variada, completísima. He decidido no ponerle como muestra ningún botón, para no influenciarle, para que no empiece la citada labor acarreando un prejuicio ajeno (de los propios, si los portea, usted sabrá, porque el único responsable de cepillárselos es y será usted).

En lo concerniente o tocante a otro asunto, a la moción de censura (que, sin ambages, reconozco que pensé que no iba a salir; ergo, entonaré mi mea culpa —locución latina que, por cierto, nada tiene que ver con miccionar imputaciones, nada), he de urdir que no es mi propósito hacer leña del árbol caído, de veras, sino extraer enseñanzas para la vida, o sea, aprender de las actitudes llevadas a cabo por los demás y de los comportamientos culminados por este menda, de los yerros cometidos por otros y/o por servidor, para escarmentar en cabeza ajena o propia. Si yo hubiera sido diputado del PP, hubiera estado molesto con mi jefe de filas, Rajoy, por esto, por haberme sentido desamparado por él, durante la tarde del jueves y la mañana del viernes. Un guía o líder debe estar a las duras y a las maduras y dar buenos ejemplos, no impartir malos modales. Si hubiera sido diputado del PSOE, hubiera estado en la gloria. Al oponente (prefiero este vocablo a enemigo) político hay que franquearle las puertas para que se ausente, porque Rajoy no daba miedo, no, pero era un excelente parlamentario y mejor que no estuviera a que sí y aprovechara su presencia para señalarnos nuestras contradicciones y dejarnos ante los demás en feo (aunque ahora que releo lo trenzado, antes de darlo por bueno, acaso haya una parte de mí que vea bien la existencia de ese auténtico amigo que, al modo del esclavo fiel que solía acompañar al general romano que regresaba con sus legiones victorioso a la Ciudad Eterna, nos diga lo que le decía el tal al susodicho para que no se endiosara: “recuerda que solo eres un hombre”), por supuesto.

En la hipotética lucha de egos entre Sánchez y Rajoy, Pedro ha salido airoso y triunfante. Ha sido más generoso que Rajoy, que ha devenido más egoísta. Mariano no ha estado a la altura de las circunstancias. Llegué a pensar que su proceder, alargando la sobremesa en el restaurante Arahy ocho horas, dejando su escaño vacío (bueno, ocupado por el bolso de Soraya Sáenz de Santamaría), rayaba el de ese niño mal criado, al que, como nadie le pasaba el balón, de su propiedad, decidió llevárselo a casa y acabar el partido. Como a él le gustan tanto los deportes, acaso pueda encontrar emulación y/o inspiración en la modélica renuncia de Zinedine Zidane.

>> Sigue...


¿España les da dentera?

¿ESPAÑA LES DA DENTERA?

¿Han visto a la reportera
Que a un fan culé entrevistaba
Y con tesón le rogaba
Que ocultara la bandera
De España? ¿Les da dentera?
Como mis jefes la vean,
Que no es lo que más desean,
Se me va a caer el pelo
(Pensó la que pone celo
En cuanto corona). Lean.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Progreso y retroceso no se excluyen

PROGRESO Y RETROCESO NO SE EXCLUYEN

En los cuatro primeros versos de la décima que he titulado “¿El progreso es retroceso?” y que publicaré mañana digo: “A veces miro el progreso / Y veo calamidades / Y un montón de soledades / Que hablan más de retroceso”.

Está claro que dirigía y fijaba mi atención en una faceta concreta de ese poliedro que es la realidad. Ahora bien, cabe preguntarse: ¿Vivimos en el mejor de los mundos posibles, como aseveró el “último genio universal”, Gottfried Wilhelm Leibniz (y luego sostuvo el zumbón François-Marie Arouet, “Voltaire” —mofándose a carcajada tendida del citado filósofo, jurista, lógico, teólogo y... alemán—, por boca del doctor Pangloss, uno de los personajes de su “Cándido”)? ¿O el nuestro sigue siendo un hediondo albañal, una nauseabunda sentina, un mundo inmundo?

Quien conteste sí a la primera pregunta será tachado (y, en mi modesto criterio, con razón) de pesimista. Quien responda sí a la segunda deberá completar o complementar dicha afirmación a continuación, si no quiere ser etiquetado de parcial o motejado de algo aún peor, con la aseveración contraria u opuesta, por ser ambas ciertas. Como mucha gente aduce, huyendo de la visión simplista, maniquea, entre el blanco y el negro, la bondad y la maldad, cabe hallar y no callar lo que hay, una amplia gama de grises (pero estos no son extintos policías españoles, por ser ese el color de los uniformes que vestían otrora, en los años siguientes al postfranquismo, no).

No necesitamos escuchar ni leer los sesudos argumentos (apoyados por un apabullante, incuestionable y variopinto elenco de datos fidedignos) expuestos donde sea, ni aceptar (de buen o peor grado) las convincentes razones de peso aducidas por supuestos intelectuales (ellas o ellos) de derecha o de izquierda para tomar conciencia y constatar, porque tenemos ojos y no estamos ciegos, que vivimos en un mundo manifiestamente mejorable.

La supuesta bondad o maldad del mundo sigue dependiendo del color del cristal con que cada quien lo mira (ya sea globalmente, desde una perspectiva coral, íntegra; ya sea parcialmente, fijándonos en una sola faceta de ese enorme poliedro), o sea, de la famosa cuarteta de don Ramón de Campoamor, que fina la primera parte del poema titulado “Las dos linternas”, que dedicó al escritor, periodista y filósofo, amén de amigo, Gumersindo Laverde Ruiz, de la que tantos letraheridos solemos echar mano para dar cuenta de la realidad pura y dura: “Y es que en el mundo traidor / nada es verdad ni mentira: / ‘todo es según el color / del cristal con que se mira’”.

>> Sigue...


¿Por qué la Navidad no dura el año?

¿POR QUÉ LA NAVIDAD NO DURA EL AÑO?

(ACASO MÁS QUE BIEN HICIERA DAÑO)

Dilecta Pilar:

De nada. Al parecer, los recuerdos que guardaba en mi memoria no eran tan buenos. Con la ayuda del “espabilaburros” (así llamo al ordenador o móvil con acceso a internet y, por extensión, también, al buscador Google) he comprobado que era conocido como “el raro” (que es algo que se le puede llamar a un loco —y de ahí mi equívoco, sospecho—) de Getafe, que es, seguramente, lo que dijo José-Carlos Mainer en clase.

El sábado (día que aprovecho para hacer la limpieza general de casa e ir a comprar al supermercado DIA más cercano a mi domicilio) estuve escribiendo décimas sin cuento (¡mira que eres exagerado, Otramotro!, media docena, que publicaré los primeros días de esta semana, de lunes a jueves), agrupé los correos que te envío conformando otra epístola, que lleva el título provisional de “Lanza acertó en el blanco/centro con su lanza”, y a las veinte horas y treinta minutos quedé en la Plaza Nueva o de los Fueros para tomar unos zuritos con mi amigo Pío, exalumno de los Camilos de Navarrete, que nació en Corella pero vive en Tudela. Ayer por la mañana estuve en el “Ciudad de Tudela” viendo el Tudelano-Athletic de Bilbao B (0-1). Álex Sánchez, qué pena, falló un penalty. Por la tarde aproveché para leer El País. Terminaré de leer los dos ejemplares (que compro durante el “finde”) a lo largo de la semana.

Te confieso que me he sonreído hoy al leer las firmas de tus dos últimos correos: Polar y Piar. Ya sé que todos nos equivocamos (y más con las prisas) a la hora de pulsar las teclas del ordenador, insisto, todos, sin excepción, pero me ha hecho sonreír, de veras, leer que eres (me consta que no hay una pizca de vanidad en ello) la misma estrella Polar (así aparece escrito, tras mandarme un abrazo; acaso querías dar a entender que hacía un frío que pelaba en Zaragoza) y que te gusta Piar (a cuantos trenzamos nos agrada hacerlo oralmente y, antes o después, también por escrito).

Un amigo (si de verdad lo es) no puede ser justo con los libros de sus amigos (ellas y ellos). Los de estos están entre los mejores del mercado (eso mismo piensa una tía de sus sobrinos, una madre de sus hijos y una abuela de sus nietos).

Como coincido en el parecer (todos los seres humanos erramos; y los herradores, además, lo hagan bien o mal, o sea, (y)erren —sumen una ye protética o no—, incorporan una hache ídem a dicho verbo), no agregaré nada más.

>> Sigue...


Con "Chuchín" vencí al estrés

CON “CHUCHÍN” VENCÍ AL ESTRÉS

El pasado día tres,
En la sede de “La Teba”,
Donde el mus raudo se lleva,
Con “Chuchín” le di un revés
Al desorbitado estrés.
La verdad es que ganamos
Y perdimos. Envidamos
A grande, pequeña, pares
Y juego. Varios manjares
Y ene caldos degustamos.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La Red y sus claroscuros

LA RED Y SUS CLAROSCUROS

La Red de redes es una
Herramienta o un instrumento
Que merece un monumento
Y un revés, como Osasuna,
Porque agrada e inoportuna.
Si a Internet tienes acceso
Y no eres de ella un obseso,
En un pispás solucionas
Lo que ignoras y ambicionas
Saber, en raudo proceso.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Nadal, el fénix del tenis

NADAL, EL FÉNIX DEL TENIS

Rafael Nadal Parera
Ha vuelto a hacerlo otra vez;
Mano ha echado a su ativez
U orgullo de la manera
Que él sabe y a Zverev fuera
De combate le ha dejado,
Después de haber remontado
El marcador al teutón,
Un colosal mocetón,
Cuyo juego me ha encantado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXCIV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXCIV)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Has barruntado, conjeturado e inferido lo que convenía o venía a cuento: hoy, martes, quince de marzo de dos mil dieciséis, es el cumpleaños del menor de mis sobrinos, Íñigo. Te doy las gracias en su nombre por tus exclamativas felicidades.

Parece ser que es un buen deportista: hay quien advierte esas facultades en un niño de corta edad. Yo no. Así que lo que has leído, más que una constatación del hecho en sí es un deseo de su tío el que las tenga.

Ayer, por la tarde, después de dar cumplida respuesta el menda al último de los escolios que le hiciste (tú, desde el tuyo) en uno de los ordenadores de la biblioteca pública de Tudela, saqué una copia de la décima que hoy has apostillado (un día más, gracias, de corazón, por implicarte), de camino a mi casa, me detuve en la de mi hermano, “el Chichas”, lo saludé y besé, hice lo propio con mi cuñada Elena y mis sobrinos Jorge e Íñigo, le recité al último el poema (que para él había escrito) y, junto con la citada copia, le di un billete de veinte euros, la propina acostumbrada en mí.

Si por “volar” entiendes “imaginar”, “fantasear”, que es lo que yo he colegido, y lee alguno de los relatos o poemas fingidos que ha escrito su tío, le enseñaré, sin duda, a volar.

>> Sigue...


Te deseo hoy dicha, "Chichas"

TE DESEO HOY DICHA, “CHICHAS”

A quien de Elena es esposo
Y de Jorge e Íñigo padre
(No hallo que lo iguale encuadre),
Aunque ande él medio griposo,
Que le deje el mejor poso
Su cumpleaños anhelo
Y que nunca haga el canelo,
Como el menda al mus jugando
Suele hacer de vez en cuando,
Dejando tomarse el pelo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


A Nazi Paikidze, altruista

A NAZI PAIKIDZE, ALTRUISTA

Nunca pensé que mi apoyo
Y aliento un día osaría
Darle a una Nazi, María.
Me explicaré, porque un pollo
Montar puedo (odio el mal rollo):
Nazi, de USA ajedrecista,
La primera de la lista
Allí, esto es, la campeona,
De los derechos peona
Femeninos es, altruista.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Adrián, ¡feliz cumpleaños!

ADRIÁN, ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

A mi dilecto sobrino Adrián por esta razón de peso, porque hoy, viernes, catorce de octubre de dos mil dieciséis, cumple años; así pues, con cariño a espuertas le mando esta décima y mis ¡muchas felicidades!

A quien le gusta el deporte
Y en hacerlo bien se esfuerza
Le ruego que no se tuerza
Y siga ese mismo norte
Si es que de mangas un corte
Que le hagan él no desea,
Ni vivir una odisea
De veinte años, como Ulises,
Ni a caras jugarse o a lises,
Al azar la vida, o sea.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Viernes, 20 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031