El Blog de Otramotro

¡Menuda metamorfosis!

¡MENUDA METAMORFOSIS!

—Rivera le ha echado un pulso
A Sánchez en transformismo.
—Coincido; porque eso mismo
He pensado ¡Vaya impulso!
Al otro ha dejado insulso.
—¿Cómo se puede pasar
De al oponente abrasar
En la hoguera por el cupo…
—... “Cuponazo”, a ese mal grupo
Cortejar hasta casar?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Hoy quien milita lo irrita

HOY QUIEN MILITA LO IRRITA

—Dime un partido cercano
A la democracia interna.
—Aunque portes hoy linterna,
No hallarás ninguno a mano.
Te lo advierte este fulano.
—Sánchez alcanzó el poder
Y prometió devolver
El PSOE a sus militantes.
—Ahora los ve irritantes,
No dejando de joder.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Fue esto realidad, no una ficción

FUE ESTO REALIDAD, NO UNA FICCIÓN

PERDIÓ UN EURO Y OCHENTA Y OCHO CÉNTIMOS

No negaré que lo que me dispongo a narrar a continuación ocurrió porque, además de la cajera, hubo al menos una clienta que fue testigo presencial, oyente y vidente, del hecho.

Un señor, tras haber pagado la compra que acababa de hacer en cierto supermercado, se dio cuenta de que no le habían hecho el descuento en determinado producto que había adquirido. Así que, raudo, como el rayo, se dirigió a la chica que le había atendido para que subsanara el desaguisado que había cometido ella o la máquina.

La cajera le echó un vistazo al tique y comprobó que el descuento no había sido efectuado por el sencillo motivo de que ella se había equivocado a la hora de pasar por el escáner la compra, ya que, en lugar de marcar dos paquetes de chicles, compra que llevaba aparejada la rebaja en el precio, solo había marcado uno; así que, tras la operación cabal, el señor se vio obligado a satisfacer 1 euro y 44 céntimos más. Coronado dicho proceso, el señor, antes de abandonar el establecimiento, miró y remiró el recibo de compra por si hallaba otro gazapo. No reparó en que la joven que le había atendido, en lugar de marcar lo dicho, marcó dos garrafas de agua de cinco litros, que sí había depositado el señor sobre la plataforma de la caja y, más adelante, otra, que no, pero de dicho desacierto se dio cuenta el señor en casa.

Seguramente, llegado a este punto del relato, el atento y desocupado lector (sea ella o él) se preguntará con razón, cómo sé (pues doy hasta pelos y señales) tanto de lo acaecido. La respuesta es obvia. Porque lo narrado le ocurrió esta misma mañana al abajo firmante de estos renglones torcidos; quien de tan listo que fue, ha quedado a los ojos de la cajera, de quien fue testigo seguro del hecho (pudo haber más) y de sí mismo como un tonto (el viaje de regreso a casa fue, a ratos un potro de tortura, a ratos un infierno, pues no dejó de llamarse durante todo el camino, un vía crucis, bobo o bodoque).

Así que, atento y desocupado lector (sea hembra o varón), hágase y hágame el favor de ser coherente, congruente y escarmiente en cabeza ajena; y antes de formular cualquier queja, cerciórese de que tiene razón en hacerla; no vaya a ser que le pase lo que le aconteció esta mañana a servidor, que tuvo que pagar 1 euro y 44 céntimos por pasarse de listo, más 44 céntimos de la garrafa de cinco litros que no compró.

>> Sigue...


Por favor, no me moleste

POR FAVOR, NO ME MOLESTE

Iuris praecepta sunt haec: honeste vivere, alterum non laedere, suum cuique tribuere” (“Los principios del derecho son estos: vivir honestamente, no molestar al otro y dar a cada uno lo suyo”).

Domicio Ulpiano

Por favor, no me moleste.
Ni insista, ni me maree.
Ni me irrite, ni cabree,
Me llame usted desde el este,
El norte, el sur o el oeste.
Si no me equivoco o tuerzo,
Me ha llamado usted, mastuerzo,
Preguntándome si ayuno
A la hora del desayuno
Y hace un rato, en el almuerzo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Partidario del contrario

PARTIDARIO DEL CONTRARIO

Yo siempre soy partidario
De que, acierte o desatine,
Cada quien del tema opine,
Porque a veces el contrario
Solo es el complementario.
Me niego intelectualmente
A militar en corriente
Alguna, porque yo acepto
Que abordar cabe el concepto
De forma opuesta a mi mente.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué acaso me adelgace más que engorde?

¿QUÉ ACASO ME ADELGACE MÁS QUE ENGORDE?

Me confesaste un día que eras borde.
Si mucho me agradó que hipersincera
Fueras, miedo cerval me dio tu cera,
Que puede que adelgace más que engorde.

Aunque oír tu verdad me puso al borde
De un ataque de nervios, a la vera
De en un espejo ver mi calavera,
No cursó con un ritmo monocorde.

Sin duda, yo prefiero, aunque me dañe,
Que a quien amo me cuente lo ocurrido
A por otro canal lo acaecido

Conocer, a que dos veces me engañe.
Conmigo, Pilar, sé siempre una diosa
Y no seas jamás mendaz, odiosa.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Celebro que ese sea tu criterio

CELEBRO QUE ESE SEA TU CRITERIO

Dilecta Pilar:

Te entiendo. Las digresiones o los vericuetos son verdaderas tentaciones. Y ya sabes qué recomendaba hacer con ellas Oscar Wilde: que la mejor manera de liberarse de ellas o de vencerlas es cayendo en ellas.

Te agradezco y celebro que ese sea tu criterio. Creo que fue en “Españoles de tres mundos” donde Juan Ramón Jiménez sostuvo la tesis de que, si hay inspiración en el acto de la creación, también lo hay en el de la corrección; ahora bien, debo comentarte que, después de tener durante hora y media el libro entre mis manos (se lo pedí a María Ángeles, una de las tres responsables de la biblioteca pública de Tudela), no leí (no me dio tiempo a leerlo entero) la mentada referencia. Esto viene a cuento de que el primer verso del segundo cuarteto (quinto del soneto que publicaré el próximo sábado, “Nacer siempre es llegar del extranjero”) aparecerá escrito en mi bitácora con una leve variante (que la mejora; ese es, al menos, mi parecer) de la versión que te remití, así: “para que a los demás, luego, deslumbres”.

Esta mañana he leído tu artículo en el Heraldo de Aragón, pues había ejemplar en “el Cole”, la librería/papelería que regenta mi amigo “Fangio”. Abundo en tu tesis, de cabo a rabo, desde la mención del alzhéimer, la demencia senil o los accidentes cardiovasculares a que la verdadera historia no es la incompleta o parcial. Ahora bien, como uno viene comprobando (al oír y leer a muchos historiadores histéricos, que son los que viven la historia con histeria o confunden la histeria con la historia) que hay personas que se llaman historiadoras/es, pero fingen o fungen de falsificadoras/es de la historia, acaso convenga, por ser más beneficioso para la salud, no invertir (para no perder) mucho tiempo en leer lo que escriben para no embrollar la cuenta (lo que tenías en cuenta) con el cuento, el soberano cuento que cuentan.

A esta hora tendría que estar en el Hospital “Reina Sofía” (HRS), pero una amable trabajadora del servicio de citas me ha llamado esta mañana por teléfono para decirme que no acudiera a la misma, ya que se había pospuesto para el día 26, a la una del mediodía.

Me consta que tienes muchos compromisos de todo tipo. Ergo, no tienes que disculparte más conmigo. Acepto tus disculpas hoy, si pactamos que esas no caducan y me sirvan para el resto de las próximas veces que te nazcan pedírmelas.

>> Sigue...


¿Vencido el can, finó el odio?

¿VENCIDO EL CAN, FINÓ EL ODIO?

—¿Odias a quien amedrenta?
—Mal del todo no me cae
Quien a mí también distrae.
Como a Satanás se enfrenta,
A este menda le contenta.
—Sé que sabes que yo no hablo
Del ángel caído, el diablo.
—Y a mí me consta que sabes
Que acaso algún día alabes
A quien ganó al perro, Pablo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La corrupción siempre daña

LA CORRUPCIÓN SIEMPRE DAÑA

Vive la literatura
De la carnaza del fraude,
De lo venal, una laude,
O sea, losa, o hartura
Que no acepta más altura
Ni que esta sea más lata
En una posterior data:
La corrupción es tamaña,
Tan desmedida, que daña
A todo aquel que la cata.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Si quieres ser autor de más de una obra

SI QUIERES SER AUTOR DE MÁS DE UNA OBRA

Dilecta Pilar:

El largo fin de semana (con puente) ha ido bien. Muchas de las horas del mismo las he pasado, como es habitual y proverbial (consabido por el grueso de la gente que me sigue, dos docenas de personas, al menos; tal vez no sean más) en mí, leyendo y escribiendo (cuatro sonetos; dos décimas y un microrrelato). Como hoy no había conexión en el Centro Cívico “Lourdes”, he tenido que dar unos cuantos pasos, que callejear, vamos. Eso quiere significar que te urdo estos renglones torcidos en uno de cinco ordenadores que hay a disposición o uno halla para uso público en la biblioteca de Tudela. Acabo de contestar a Jesús Arteaga, una breve apostilla, y de pasar a ordenador el soneto he que titulado “Nacer siempre es llegar del extranjero” (por cierto, me he dado cuenta de que, en la primera redacción, me había comido —y la verdad es que, aunque tarde, porque había acudido al Centro de Salud “Santa Ana”, a visitar, por orden facultativa, a los vampiros, había desayunado bien— el verbo “es”).

El sábado comimos todos los hermanos juntos (con sus respectivas parejas y proles; faltaron tres sobrinas, Raquel, en Francia, en un lectorado; Rocío, en Aldeanueva de Ebro, con el novio, José María; y Alba, en casa, en Cascante, estudiando, porque tiene los próximos días dos exámenes de Medicina, carrera que ha comenzado este año en Pamplona) en el restaurante De Miguel, donde hemos comido bastantes veces, por su excelente relación calidad/precio.

No es mal título. Quien no se pone nunca a llevar a cabo lo que sea, seguramente, no lo terminará jamás de los jamases. Quien algo quiere algo (mucho esfuerzo o poco) le va a costar.

Si quieres tener una obra narrativa o poética, no conozco otra manera para poder verla un día publicada (aunque sea en una simple bitácora y no en formato de libro) que centrarse en el arduo trabajo de componerla. Si sigues la recomendación del “nulla dies sine linea” (“ningún día sin trazo o línea”), de Plinio el Viejo, que él se la adjudicó o atribuyó al mejor de los pintores griegos, Apeles, acaso te sirva para adquirir los rudimentos y el hábito de escribir, o sea, empezar, pero luego han ser muchos (más de uno) los renglones que has de trenzar o urdir a diario, si quieres ser autor de más de una obra.

Es buena noticia juntarse la familia para celebrar fechas señaladas, porque a quienes hemos superado el medio siglo de edad la vida, excelente maestra, nos ha demostrado y enseñado que muchas veces nos reunimos por causa de las malas.

>> Sigue...


Si bien viene, eso es higiene

SI BIEN VIENE, ESO ES HIGIENE

En política conviene
Actuar siempre con gran tacto,
No cerrarse a ningún pacto.
Si al Estado le conviene
El acuerdo, eso es higiene.
A la suma de los votos,
Propuesta por los devotos
De un partido o formación,
Si acaba en conformación
De Gobierno, échale fotos.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Anda ausente la confianza

ANDA AUSENTE LA CONFIANZA

En los momentos convulsos
De la sociedad actual
Uno advierte algo factual
(¿Quienes niegan sus impulsos,
Evidentes, son insulsos?)
Y es la falta de confianza,
Que suele formar alianza
Con el neto escepticismo,
Que el auge del populismo
Promueve en la gobernanza.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Lunes, 25 de marzo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Marzo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031