El Blog de Otramotro

¿Comodón, mas peleón?

¿COMODÓN, MAS PELEÓN?

Un circo es hoy la política.
No falta el funambulista,
El payaso, el trapecista,
El domador de la mítica
Manada impar, paralítica.
Si en la boca de un león
Mete su testa un peón
Y a quien le lanzan cuchillos
Aguanta sin soltar chillos,
¿Urge o no ser peleón?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cara y lene es Carolina

CARA Y LENE ES CAROLINA

(DE CABELLO Y OJOS BELLOS)

Cuidemos los pensamientos
Porque devienen en voces;
Y estas, goces con sus roces
O no, en acontecimientos,
Obras de arte, alumbramientos;
Como los diez versos, diez,
Octosílabos, ¡rediez!,
Que forman esta espinela
Que a Carolina en Tudela
Hoy le dedico, ¡pardiez!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Verdades vomita el ebrio/Ebro?

¿VERDADES VOMITA EL EBRIO/EBRO?

“Yo nunca quise estar entre los grandes, nunca quise envidia, nunca quise fama. Solo los borrachos y los niños dicen la verdad, y yo soy el borracho medio niño que te jode con su clap”.

Javier Ibarra Ramos, más conocido en el ámbito artístico, entre otros seudónimos, por Kase.O.

“El éxito puede ser
Nulo, parcial o completo”
Dijo, de vino repleto,
Tras esas voces coser,
A quien le dio por toser,
Bascas tener, vomitar,
Sin que saliera evitar
El exceso cometido,
Por lo de más ingerido,
Y empezar a tiritar.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Ojos caros para el raro

OJOS CAROS PARA EL RARO

—Reconozco que los ojos
Serenos de Carolina
Son la mejor medicina:
Para cualesquiera enojos
Es panacea y/o abrojos.
—Coincido. Sus ojos claros
Son los espléndidos faros
Que guían al navegante
Que los de ella por delante
De otras pone, por preclaros.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿La diligencia aquí impera?

¿LA DILIGENCIA AQUÍ IMPERA?

Aquí impera la pereza.
Lo que vende es ser famosos:
Altos, fornidos y hermosos;
Y dar muestras de altiveza
Siendo tontos de una pieza,
Si hablamos de ellos. Si de ellas,
Ser tratadas como estrellas
Por haber participado
Donde la gente ha guipado
Con y sin sus ropas bellas.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cómo resolverás enigmas, cara/o

CÓMO RESOLVERÁS ENIGMAS, CARA/O

Si, según dicen que dijo Winston Churchill, “Rusia es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”, el precio del Fortasec en España es para este menda lo que Rusia para el Premio Nobel de Literatura de 1953.

Quienes me leen con asiduidad saben que he pasado mis vacaciones estivales en la mayor de las islas Canarias, Tenerife, donde se yergue, imponente, majestuoso, el Teide, en concreto, en la patria chica del fabulista Tomás de Iriarte (a él está dedicada, precisamente, su biblioteca pública, cerrada —durante buena parte de mi estancia en la susodicha villa— por cuestiones de inventario —según leí en la nota que aclaraba el hecho y hallé colocada en la puerta de su entrada principal—, razón por la que me vi en la tesitura de tener que buscar y encontrar dónde darle a las teclas de un ordenador —aunque muchas/os no me creen, insisto en airear una vez más lo incontrovertible, que no tengo computadora ni acceso a internet en casa ni en el móvil— en el locutorio “Ciber Espacio”, donde me atendieron diligentemente Wilmer y “Yuri”), el Puerto de la Cruz.

Ignoro, atento y desocupado lector (sea usted hembra o varón), si recuerda cuánto pagó en la farmacia por la última caja de Fortasec (de 20 cápsulas duras de 2 mg de hidrocloruro de loperamida de los laboratorios Esteve) que compró. Servidor, que sí rememora tal hecho, apoquinó 7, 95 euros por dicho envase.

Si usted es de las/os que piensa que en todas las boticas de España el mismo producto debe costar lo mismo, le abriré los ojos: está equivocada/o. Pues la realidad viene a demostrar bien, a las claras, que no es así.

Puede creerme a pies juntillas, porque guardo (tengo a la vista) las dos facturas simplificadas de sendas compras de Fortasec que hice allí. El día 23 de julio, en la Farmacia Plaza del Charco, a las 11: 09, por una caja pagué 6, 68 euros. Tres días después, el 26, en la Farmacia María García Batista, por idéntico envase apoquiné 7, 64 euros.

>> Sigue...


Errare humanum est

ERRARE HUMANUM EST

El ser humano es un animal de costumbres. Un día sí y otro también, el hombre (hembra o varón) viene demostrando bien, a las claras, lo que es habitual en él, que, por muchos e ímprobos que sean sus esfuerzos por no errar, quiero decir, aunque ande con todos sus sentidos atentos y vigilantes, en estado de máxima alerta, a fin de que el hecho no ocurra, lo cierto es que marra, que se equivoca. Así, por ejemplo, en el refranero español hallamos diversas paremias (machistas) que dan cuenta de lo dicho: el que tiene boca, se equivoca; el mejor escribano echa un borrón. Entiendo que lo lógico y normal en quien yerra es que siga a rajatabla esta lección de Confucio: “El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro mayor”.

Ahora bien, como errare humanum est, o sea, como errar es (propio de) humano, nada impide que, tras decantarse el director (o directora) del medio o el redactor de cierre o quien sea, por la mejor opción, reconocer el yerro, a quien le haya sido encomendada la labor o haya asumido, motu proprio, la tarea de redactar las palabras de disculpa, insisto, nada impide que no vuelva a incurrir en algún error nuevo.

¿Que tal cosa es difícil que se produzca? Sí, ciertamente, pero no imposible. Y así, verbigracia, hoy, jueves, 10 de agosto de 2017, en la página 14 de Diario de Navarra, en concreto, en el pequeño recuadro inferior derecho de la sección “Cartas de los lectores”, se lee, bajo el rótulo de ACLARACIONES (aunque solo contenga una), lo que se reconoce, un error (de localización) de este modo: “En la última página de la edición de ayer de este periódico figuraba por error en un mapa el nombre de Argentina sobre territorio chileno y viceversa. Lamentamos este equivoco (sic, sin la preceptiva tilde: equívoco)”.

Servidor, que suele leer y releer los textos que compone hasta tres veces, antes de darlos por buenos, por publicables, es consciente de que eso no basta ni obsta para que, tras hacer una nueva lectura, no se dé inopinadamente de bruces con uno o más yerros.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Lelo o loco de remate

LELO O LOCO DE REMATE

Con cariño y gratitud, a Wilmer y a su esposa “Yuri”, dueños del locutorio “Ciber Espacio”, establecimiento donde contraté dos bonos de ocho horas de uso, pude contestar varios correos y trencé más de media docena de textos, de los que saqué las preceptivas copias, durante mi reciente estancia en el Puerto de la Cruz.

Debe estar Maduro lelo
O loco, mas de remate,
Por finar el disparate,
Parlamento paralelo,
Al que le ha quitado el velo.
Un golpe de Estado ha dado
Nicolás, el desnortado
Dirigente del chavismo,
Que a Venezuela en el mismo
Infierno, sí, ha transformado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¡Cuánta/o presa/o hay del progreso!

¡CUÁNTA/O PRESA/O HAY DEL PROGRESO!

Quizá no exista quimera
Más perversa y destructiva,
Menos válida e instructiva,
Que el mito/timo de la cimera
Progresía, la primera.

Fui a Tenerife. Al regreso
Me di cuenta de que preso
Del progreso andaba el menda.
Acaso usted me comprenda,
Pues venció un par retroceso.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Mi opinión sobre el "Trianflor"

MI OPINIÓN SOBRE EL “TRIANFLOR”

No disertaré aquí sobre la ley Campoamor (llamada de tal guisa porque recuerda la cuarteta que todo quisque sabe de dicho poeta asturiano), pero acaso vendría a cuento hacerlo. Siento que me veo (estoy) obligado a dar mi opinión sobre el hotel “Trianflor”, del Puerto de la Cruz, donde he estado hospedado durante dos escasas (así se me han hecho), dos, semanas (desde el 20 de julio al 3 de agosto).

La primera impresión de la habitación no fue la mejor (el mobiliario era antiguo), pero luego le tomé (el roce ya se sabe lo que hace) cariño. La camarera de la habitación, Pilar, una vez le puse en antecedentes de mi problema, satisfizo de modo diligente y solícito mi petición. Las/os camareras/os de comedor y bares (Carolina, Macarena, Marimar, Juan, Juan Manuel, Aurelio, Sergio, Álvaro, Ángel y Machado) me atendieron amablemente. Pude departir con ellas/os de manera amigable cuando su trabajo lo propiciaba, quiero decir, mientras este escaseaba. Lo propio hice con la socorrista, Amelia, y el polivalente o versátil Andrés. Tres cuartos de lo mismo acaeció con la animadora, Raquel.

Mi criterio al respecto es que la calidad humana de las/os trabajadoras/es del hotel suple con creces alguna carencia (verbigracia, no hay cocina en vivo, pero sí hay variedad de bebidas y viandas) advertida.

Si he de poner nota, daré al hotel un 8. Ahora bien, como no soy un autoritario o intransigente, acepto que otras/os puntúen de otra manera.

Seguramente, el año que viene volveré a pasar mis vacaciones estivales en el “Trianflor”.

>> Sigue...


¿Qué me brinda a mí prestancia?

¿QUÉ ME BRINDA A MÍ PRESTANCIA?

—La décima es la distancia
Literaria que me viene
Mejor, la que me conviene
Tomar por mi circunstancia,
La que me brinda prestancia.
—La espinela, antes o luego,
Es de palabras un juego
Y de rimas consonantes
Que las hacen elegantes
O mero pasto del fuego.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Calló y no volvió a burlarse

CALLÓ Y NO VOLVIÓ A BURLARSE

—Escribamos o no, todos
Convertimos nuestra vida
En una historia atrevida
O precavida. Los modos
Son como los ene apodos.
—Quien solía guasearse
De todo y todas/os, mofarse,
Asimismo, de sí mismo,
Cayó un día en un abismo,
Calló y no volvió a burlarse.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Jueves, 17 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031