El Blog de Otramotro

¿Maniaco-depresiva, Pilar, eres?

¿MANIACO-DEPRESIVA, PILAR, ERES?

Aunque no soy psicólogo, cariño,
Si tuviera que hacer una etopeya
Tuya, Pilar, mi sol, la impar estrella
Que deseo a mi vera desde niño,

Coronar debería más de un guiño,
Hasta que alguno hiciera efecto, mella,
Y en un rincón dejaras la camella
Que acarreas. Perdón; sé que te riño.

Cuando estás excitada, hiperactiva,
Y en cuanto a la emoción más que exultante,
Te muestras cual imán, rosa atractiva,

Pero también te veo asaz cambiante:
Bipolar, ciclotímica, una amante
Eufórica y apática, inactiva.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Una lección de empatía

UNA LECCIÓN DE EMPATÍA

Nos falta lo que mi tía
María, la de Cornago,
A quien cuando recuerdo hago
Lo justo, a diario impartía,
Una lección de empatía.
La vida llega a atisbarla,
Quiero decir, a avistarla,
Quien no se hace el invidente
Y actúa ante lo evidente:
La del otro hay que salvarla.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Reconozco que soy pilarista

RECONOZCO QUE YO SOY PILARISTA

“Si, en ‘La Celestina’, Calisto se confesaba melibeo, reconozco que yo soy pilarista”. Ese es el breve apunte que Otramotro anotó en su diario el pasado 16 de diciembre de 2018, domingo. Al día siguiente, lunes, 17, fue más prolijo y escribió estos dos parágrafos:

“Evidentemente, tengo más devoción por mi amada, de carne y hueso, Pilar, que por la Virgen del mismo nombre. Admito que con ello, con ponderar y venerar a la mortal (que acaso algún día devenga inmortal), no busco, ni quiero, ni es mi propósito menoscabar un solo ápice o pizca la dignidad de la patrona de la Guardia Civil, sino ser veraz, o sea, no caer en el pecado o vicio de la mendacidad.

“Yo soy pilarista porque me consta que ella no ha usado conmigo el timo del mito de la mujer que cautiva, sino porque, a sus sesenta años cumplidos, aún conserva todos los atributos, prendas y virtudes de la joven enérgica que fue y los ha juntado para rescatar al abajo firmante, a este letraherido o ‘verbadebelado’ (rendido por las palabras), de las aguas movedizas del desamor, que otras/os muchas/os llaman infierno, donde, a pesar de las llameantes, humeantes y bullentes calderas de Pedro Botero, hace un frío helador, incapacitante, quiero decir, siempre es puro y duro invierno”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Comprobar que he marrado me disgusta

COMPROBAR QUE HE MARRADO ME DISGUSTA

Dilecto Manolo:

Ya sabes: el mejor escribano echa un borrón. O, como escribieron los latinos: errare humanum est. No hay un solo ser humano que no yerre. A mí, verbigracia, comprobar que he marrado me disgusta sobremanera; me deja en el ánimo una refractaria impresión, un gusto y un olor a cuerno quemado, pero, como no se te escapa: el único que no se equivoca es el que nada hace (sea ella o él).

Celebro que te hayan gustado mis textos. A mí también me ha agrado mucho leer hoy el tuyo. Así que ahí va mi habitual ¡chapó! Coincido en valorar la metamorfosis, el cambio de piel que experimentó Adolfo Suárez, el mejor presidente de la democracia. Con el lento paso del tiempo, barrunto, muchos historiadores coincidirán conmigo en el parecer. Luego todo ha ido degenerando hasta unos límites insoportables.

En lo tocante a las elecciones del 28-A, hay que tener mucho cuidado con la papeleta que se introduce en la urna. A mí, ya sabes, no me gusta ningún partido político, insisto, ninguno, y por eso volveré a votar en blanco. Soy incapaz (me siento así) de votar a uno de los cinco dedos de esa mano, al PSOE, PP, Ciudadanos, Vox o Unidas Podemos. Qué espectáculo han dado todos los partidos con las listas (tontas, más bien) electorales. Los líderes mandan qué se ha de hacer, y los demás, tengan o no criterio al respecto, ¡a callar!, ¡chitón! A eso lo llaman democracia interna. ¡Qué cinismo! Ciudadanos ha pasado de decir no al “cuponazo” navarro a pactar con UPN. ¡Qué coherencia!, sí. ¡Inaudito!

Creo que Sánchez ha aprendido lo precipuo o principal de “El príncipe”, de Maquiavelo (si es que lo ha leído; que pongo en tela de juicio este hecho, entre otros, porque, ¡como es de los que dejan que esto, eso o aquello se lo hagan los demás!).

Coincido básicamente en tu crítica. Es la misma tesis que sostengo en mis últimas décimas.

>> Sigue...


Si no es razón de peso suficiente,...

SI NO ES RAZÓN DE PESO SUFICIENTE,…

Durante mi adolescencia en el colegio religioso (hoy, hotel) que los Padres Camilos regentaban en Navarrete (La Rioja), nunca escuché hablar de mi amada actual, Pilar. Como aquellos tres años fueron mi cielo en la Tierra (así los vengo catalogando desde ni se sabe), porque a los tales les siguieron muchos de puro y duro infierno (con algunos puntuales momentos cruciales de dicha plena, que los hace imperecederos, inolvidables), acaso debería haber oído hablar a la sazón de quien me ha retrotraído varias veces a las sensaciones, emociones, sentimientos y pensamientos que tuve o me nacieron entonces, en el susodicho seminario menor, de una felicidad apabullante, omnímoda, por ser los hodiernos, los de ahora, si no idénticos, parecidos o similares a los que me brotaron in illo tempore, otrora.

Ahora bien, tal vez en un haiku que se sacó de la manga en una discusión poética mi colega Emilio González, “Metomentodo”, que no había tenido en cuenta antes servidor o había pasado por alto hasta ahora, esté la clave, o sea, quepa encontrar la mejor refutación a cuanto acabo de verter en el párrafo precedente: “Halla el pilar / donde erigir tu cielo, / quid de tu hilar”. ¿Cabe o no interpretar dicho haiku así: encuentra a Pilar y en ella edificarás tu cielo; no dejarás de rilar (temblar, pues oír su nombre te seguirá produciendo escalofrío y unas ganas irrefrenables de urdir sobre los muchos resplandores que ella, una estrella, arroja, emite o eroga a sus alrededores)?

>> Sigue...


Es difícil decir quién más nos daña

ES DIFÍCIL DECIR QUIÉN MÁS NOS DAÑA

Antes de entrar de lleno en faena o materia, o sea, a dar mi parecer sobre lo que ha ocurrido en las últimas horas en nuestro país, a propósito del no/sí (táchese lo que no proceda) debate de Atresmedia, he de dar por consabidas varias claves o premisas: 1) que la Junta Electoral Central la componen personas con dos dedos de frente; 2) que sus cabales miembros (aunque cada quien tenga sus ideas, será escrupuloso y respetará al máximo la letra y el espíritu de la ley) no pretenden favorecer a un partido político en concreto y perjudicar al resto; 3) que todos sus formantes entienden que un debate (o, mejor, varios) entre los distintos candidatos puede favorecer que los ciudadanos se decanten por ir al colegio electoral el próximo 28-A a votar a una formación o a otra, o por ninguna (inclinándose por votar en blanco, nulo o abstenerse, sin recibir un castigo por ello, ya que en España el voto no es obligatorio).

No pongo en tela de juicio la decisión, ajustada a derecho, de la JEC; ahora bien, de dicha decisión, el abajo firmante ha colegido varios criterios: la JEC (de manera involuntaria; así lo juzgo), al adoptar tal resolución, ha variado sustancialmente el devenir de los acontecimientos (precipitando unos, al favorecerlos, y otros, al perjudicarlos), el panorama que había (Pedro Sánchez ahora dice que no va a confrontar las propuestas de su programa electoral con quienes había pactado hacerlo y en el medio, Atresmedia, que ya lo había publicitado, a bombo y platillo, el próximo martes, 23). Si dicho debate no se celebra, ¿no se le habrá hurtado a la opinión pública y a la publicada ese debate acordado, consensuado, acaso clarificador y determinante para, una vez visto lo visto, oída la defensa que cada representante de cada partido hubiera hecho de sus propuestas, decidirse por la mejor opción o papeleta? ¿De esa consecuencia no es culpable la JEC? ¿La causa de la causa ha dejado de ser causa del mal causado? Ciertamente, la única encuesta inobjetable es la del escrutinio y recuento de las papeletas de las urnas el día de los comicios. Ahora bien, alguna validez deben tener tales sondeos de opinión (en caso contrario, no se harían), porque, si no leí mal, el último barómetro del CIS costó la friolera de 300.000 euros. Y ni el Estado ni el Gobierno pueden avenirse ni consentir que se gaste un solo euro del erario que no tenga alguna utilidad pública, que no redunde en un beneficio colectivo, general.

Al decantarse por excluir del debate a Vox, ¿la JEC no ha convertido, sin querer, a Vox en un partido víctima? ¿No le ha dado con ello un plus, un valor publicitario añadido? ¿La JEC es consciente de que su decisión puede ser un acicate o un aliciente para cierto ciudadano que abrigaba alguna duda al respecto y esto, su resolución (perjudicial o beneficiosa, pues así Abascal no tiene que responder convincentemente a los argumentos o razones que en contra pudieran formularle sus adversarios) la ha terminado de disipar?

>> Sigue...


Todo autor debe ser hacedor libre

TODO AUTOR DEBE SER HACEDOR LIBRE

Dilecta Pilar:

Para que me entiendas, no soy partidario de las tesis que adujo en cierta ocasión y determinado foro (creo que se trataba de un Congreso sobre Lengua Castellana o Española) el genial “Gabo”, en lo tocante a las reglas de ortografía, verbigracia. Y es que sigue siendo una verdad como un templo algo que recuerdo que dijo y dejó escrito en letras de molde Aristóteles, pero con otras palabras, que en el cerebro del más sabio hay un rincón para la insensatez. Todo autor debe ser hacedor libre, diré más, libérrimo, como lo fue, fungió y fingió de tal, el mentado Premio Nobel, Gabriel García Márquez, por ejemplo, pero no me sonaron mal ni fuera de lugar las objeciones que puso un literato como la copa de un pino, Miguel Delibes, en boca de Nieves, hija de Paco, “el Bajo”, uno de los personajes literarios inolvidables de su novela “Los santos inocentes”, obra que luego inmortalizó, al llevarla a la pantalla grande y pequeña, del cine o de la televisión, otro genio, Mario Camus.

Por si no ha quedado claro lo anterior, te brindaré otro argumento o razón. Me muestro más libre con las reglas de la décima (espinela), puesto que contravengo (soy consciente de ello) muchas veces la norma de que no puede haber punto (salvo el final del poema) tras el verso quinto de la misma, que con las del soneto, que las sigo a rajatabla. Y es que considero que el soneto es la composición poliestrófica por antonomasia o excelencia en nuestro idioma, desde que me aprendí de memoria, en segundo curso del Bachillerato Unificado Polivalente, uno, de temática religiosa, anónimo, “A Cristo crucificado”, que inicia el endecasílabo melódico (si se le pone reparos a que sea, sensu stricto, enfático), “No me mueve, mi Dios, para quererte”.

El próximo jueves comienza la campaña electoral, sí. Pues me temo que debo contestarte con otro adverbio afirmativo a tu pregunta, porque tengo clara y cristalina mi decisión: volveré a votar en blanco. Ya he escrito el artículo de opinión o crónica que publicaré dicho día, el once de los corrientes, y que porta el rótulo diáfano de “Servidor volverá a votar en blanco” y el subtítulo de “Acompaña el dar caña a la campaña” (aunque lo haya escrito en la precampaña). Luego te lo mando, para tu solaz.

Me agrada, peta y/o satisface que el que te he mandado por otro canal te haya parecido así, perfecto.

Celebro que hagas el esfuerzo de comprenderme; y de nada; te itero (e insisto en) la misma tesis de la que he echado mano otras veces: cuanto hago contigo (leerte y escribirte) lo culmino con gusto, sin sentirme obligado nunca a ello.

>> Sigue...


Manuel Alcántara ha muerto

MANUEL ALCÁNTARA HA MUERTO

Usaba con maestría
Las voces. Hacía juegos
Con ellas y eternos ruegos.
El impar don poseía
De la sin par poesía.

Su gracia, ingenio y oficio
Él ponía a su servicio
Para la virtud loar
Y un expediente incoar
Disciplinario, sí, al vicio.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Tres cuartos de lo mismo me acaece

TRES CUARTOS DE LO MISMO ME ACAECE

Dilecta Pilar:

Tres cuartos de lo mismo me acaece con mi difunto hermano. Como sabes, hace cuarenta años que murió José Javier; bueno, pues han sido pocos los días que han transcurrido, desde aquel día de Navidad, fecha fatídica, que, por una razón o por otra, no lo he recordado. Cuando me hablaste (en realidad, me escribiste) de los ángeles de la guarda (en cuya existencia creías), yo pensé, pero no dije ni urdí, que acaso Javi (como hipocorísticamente le llamábamos en casa) fuera o pudiera pasar por uno de ellos.

La familia es un bien que hay que promover y proteger a todo trance. La compañía de la familia es crucial cuando la salud falla.

La salud es el ingrediente fundamental para poder seguir peregrinando con ilusiones y pasión por este valle de lágrimas. Quien no haya aprendido aún esta verdad, la vida se encargará de que, velis nolis, más pronto que tarde, la aprenda.

Bienvenida, bien hallada y bienhadada la empatía, tu empatía.

Esa es una de las muchas contradicciones que uno viene identificando y que, por una extraña razón, suele ir erogando por doquier la vida. Solía decir Iluminada, mi progenitora o madre amantísima (hablaba poco, pero qué poco marraba en cuanto profería) que por donde está más oscuro amanece. Y hay una paremia española que sostiene que no hay mal que por bien no venga. Acaso ese sea el caso de la finada madre de Jesús, cuyo óbito, en lugar de ser causa de la desunión, significó lo opuesto, la argamasa o el pegamento que unió aún más a la familia.

Cierto, certísimo. Cada persona somos un abanico. Dependiendo de las circunstancias o de las varillas que juntemos o por las que optemos del susodicho, podemos ser vistos por los demás como un ángel o como un demonio.

>> Sigue...


Va de insistentes asedios

VA DE INSISTENTES ASEDIOS

—Hoy gobierna el ancho mundo
Un de demonios elenco;
Con ellos se puede un penco
Conformar de porte inmundo.
—Coincido contigo, abundo.
No busca encontrar remedios
Quien sigue usando los medios
Para amañar el poder
Y no dejar de joder
Con insistentes asedios.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Fue Pilar un pilar edificante

FUE PILAR UN PILAR EDIFICANTE

Cuando yo haya muerto (he pensado tantas veces que en apenas unas horas iba a ocurrirme el fatal desenlace que, cuando de veras acaezca, acaso no me coja de improviso), quizá alguien se interese algún día por saber más sobre mi persona y/o mis textos. Prescindible la primera, pero no así los segundos (aunque estén basados en hechos que me sucedieron, me consta que son varias las acciones que propiciaron sendas urdiduras —o “urdiblandas”— que, a pesar de las relecturas, aún no se han entendido del todo), acudirán, seguramente (por el boca a boca, o sea, la información que se desplaza de boca en boca) a entrevistar a mi amigo del alma y heterónimo Emilio González, “Metomentodo”, para sonsacarle. Emilio les dirá verdades como puños sin cuento; entre ellas, que, de todas las mujeres que conocí (incluso bíblicamente, sí), Pilar fue la que más amé y me marcó. Por ninguna otra, que no fuera muy allegada, esto es, que no tuviera algún estrecho lazo familiar conmigo, tuve tanta devoción; ni amé de una manera tan apabullante, sin complejos.

Fue Pilar un pilar edificante; el pilar a partir del cual edifiqué buena parte de mi literatura. Desde que, por primera vez, la miré y admiré, no pasó un solo día sin que, a pesar de la distancia (ella en Galicia y yo en la Luna, escribiendo sin parar sobre ella y sus innumerables prendas), dejara de asombrarme (por esto, eso o aquello, sucesos ciertos, reales, protagonizados por ella, de una bondad, integridad y severidad insólitas, o por imaginaciones mías, actos que mi fantasía elaboraba sin cesar en los que ella era la causa o testigo de mil y un prodigios).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Hoy echa a andar la electoral campaña

HOY ECHA A ANDAR LA ELECTORAL CAMPAÑA

Hoy arranca la campaña electoral. Confío, deseo y espero que todos los candidatos (ellas y ellos) estén a la altura de las circunstancias, porque, durante la precampaña, varios no lo han estado, pues tengo la sensación refractaria de que se han quedado lejos, muy lejos, de merecer la nota que acaso les satisficiera plenamente, un notable. Entiendo a quienes sostienen la tesis de que aquí, en este punto concreto, no advierten, porque acaso no la haya, la brecha o rendija por la que pueda colarse la discusión o la duda, si esta es flaca; en definitiva, que han sido varios los que se han quedado o muy bajos o muy cortos. Pablo Casado (PP), verbigracia, por lo que les he escuchado aducir a mis contertulios habituales y por el granito de arena que he aportado en la reunión hodierna que ha acaecido esta mañana en el mentidero asiduo, a la que y al que suelo acudir, a diario, aunque él se creyera ayer a pie juntillas lo que sintiera, que los mass media le habían adjudicado una bola o bulo, aparentaba (es lo que parecía) estar casado con la metedura (no “meteblanda”) de pata. En lo tocante a lo que dijo ayer sobre el Salario Mínimo Interprofesional (“esemeí”), tengo para mí que no fue malinterpretado, no, sino que se equivocó. Pero en ese menester, errar de manera morrocotuda, no estuvo solo, le acompañó su correligionaria Isabel Díaz Ayuso, quien, sin tener ninguna necesidad, a propósito de los concebidos no nacidos, se metió limpia en un barrizal, berenjenal o fregado en toda la regla, y fue incapaz de salir del mismo como los chorros del oro, con la sensación incontrovertible de que había reflexionado a conciencia sobre la citada propuesta, con pies y cabeza, y no con lo que devino o dio a entender, que esta era la diametralmente contraria u opuesta, ápoda y acéfala.

>> Sigue...


Martes, 23 de abril

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930