El Blog de Otramotro

¿Dónde se hurtaba al instante?

¿DÓNDE SE HURTABA AL INSTANTE?

Releo el auto de un juez
Y no salgo de mi asombro
(Huele a corrupción y a escombro).
¡Menos mal! El dicho juez
No ha aceptado que una nuez
Trague hasta que se atragante
Un periodista elegante;
Que no publique más nuevas
En torno a ilícitas cuevas,
Donde se hurtaba al instante.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Carta abierta a Ariana Grande, autora de "Dangerous Woman" ("Mujer Peligrosa")

CARTA ABIERTA A ARIANA GRANDE,

AUTORA DE “DANGEROUS WOMAN” (“MUJER PELIGROSA”)

Dilecta diva/estrella del pop (permíteme que te tutee —ya sé que es poco probable que leas esta epístola en español, pero nada impide que pueda llegarte convenientemente traducida al inglés por un alma caritativa, dadivosa—, porque podría ser tu padre) Ariana Grande:

Ha transcendido a los mass media que estás “rota” (fuentes próximas a tu persona han agregado, otrosí, un adjetivo calificativo sobre cómo te ven tus más allegados o cercanos, “histérica”). Y que has decidido cancelar tu tercera macrogira mundial, suceso insólito en tu carrera precoz, relampagueante.

Evidentemente, puedes hacer con tu vida cuanto te pete, que para eso es tuya, pero, si no adviertes en la recomendación que me dispongo a hacerte una injerencia, te ruego encarecidamente que inviertas unos minutos, al menos, en considerarla. Cuando te recuperes emocionalmente de la reciente masacre de Mánchester, vuelve a ponerte las orejas de conejita de Playboy, a subirte al escenario a cantar y bailar como sabes y te gusta hacerlo, provocativamente, y a hacer felices a tus seguidores, púberes y progenitores. Lo mejor que cabe hacer tras padecer directamente (o, de modo indirecto, compadecerse con las víctimas de) un atentado es volver a la vida normal, a la rutina diaria.

Está claro, como la más cristalina de las aguas, que quien pronostica (aun siendo buen conocedor del pasado, de los muchos entresijos que es posible hallar entre los numerosos pliegues de la historia, que es, precisamente, lo que permite atisbar o avistar el futuro) puede equivocarse. Y aun de un modo morrocotudo. Yo intuyo y, por eso, auguro que vas a volver, más pronto que tarde, por donde te mueves a gusto, por los escenarios.

El grueso o una buena parte de los textos que he trenzado y constituyen mi producción literaria (y lo propio, por cierto, aseveraré —sin correr el mínimo riesgo de errar o marrar— de los que escriba) han surgido de las lecturas atentas que he hecho de otros escritos (fueran estos artículos, cuentos, dramas, ensayos, novelas, poemas,...) ideados y coronados por otros autores (fueran estos amigos o conocidos míos o escritores desconocidos por servidor).

>> Sigue...


¿Qué a muchas/os han defraudado?

¿QUÉ A MUCHAS/OS HAN DEFRAUDADO?

En poco más de dos años
Las/os del partido morado,
Que habían diagnosticado
Los males de España (amaños
A gogó, sin cuento engaños,...)
Y habían ilusionado
A quien andaba indignado,
Han caído en los errores
Que otras/os cayeron, terrores
Que a muchas/os han defraudado.

Ángel Sáez García
angesaez.otramotro@gmail.com


¿Sabes qué has de proteger?

¿SABES QUÉ HAS DE PROTEGER?

“Nuestra administración favorece a la mayoría y no a la minoría: es por ello que la llamamos democracia. Nuestras leyes ofrecen una justicia equitativa a todos los hombres por igual... pero esto no significa que pasemos por alto los derechos del mérito. Cuando un ciudadano se distingue por su valía, entonces se escoge, porque se prefiere, entre otros, para las tareas públicas, no a manera de un privilegio, sino de un reconocimiento de sus virtudes; y en ningún caso constituye obstáculo la pobreza... La libertad de que gozamos abarca también la vida corriente... pero esa libertad no significa que quedemos al margen de las leyes. A todos nos han enseñado a respetar a los magistrados y a las leyes y a no olvidar que debemos proteger a los más débiles. Y también se nos enseña a observar aquellas leyes no escritas cuya sanción solo reside en el sentimiento universal de lo que es justo...”.

Oración Fúnebre de Pericles, citada por K. R. Popper en “La sociedad abierta y sus enemigos”.

No sé el porqué de su aprecio.
Ignoro cuál es el mérito
Que lo hizo al tal benemérito.
Te consta que solo el necio
Confunde valor y precio.

Sé que debo proteger
A los débiles, tejer,
Componer y colocar
Con orden, sin alocar
Y, así, el bien podrá emerger.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué me objetó el ave fénix?

¿QUÉ ME OBJETÓ EL AVE FÉNIX?

—Leer es una manera
De enriquecer el acervo
Lingüístico. No me enervo
Si no entiendo a la primera
Lo que hace la primavera.
—Yo leo por el placer
Que me reporta. Yacer
Con mi marido también
Me procura sumo bien.
—¿Tanto como renacer?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Carta abierta al alcalde de Tudela

CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE TUDELA

Muy señor mío:

Hoy, miércoles, 17 de mayo de 2017, acabo de leer en la página 70 de Diario de Navarra (Edición de Tudela) que la muy noble y muy leal ciudad que a usted (presumo o supongo) le debe honrar regir, ha celebrado el Día de Internet bajo el lema de “El empoderamiento ciudadano en la sociedad digital”. A tal fin, en la céntrica plaza de los Fueros, desde las 10 hasta las 18 horas, quien haya querido ha podido hacer uso de los equipos informáticos instalados por la fundación Dédalo allí, bajo una carpa de Protección Civil, quiero decir, ha podido acceder, de manera libre, gratis et amore, a la red de redes.

No le haré ninguna objeción al respecto, pues la experiencia, similar a la que se ha llevado a cabo en años anteriores, me parece, amén de encomiable, oportuna. Ahora bien, dilecto alcalde, Eneko Larrarte Huguet, puede explicarme, por favor, cómo se compadece o concilia dicho evento con este otro, que, desde el pasado lunes, 15, de los corrientes mes y año, servidor (que pagó a primeros de enero las tasas correspondientes al PROGRAMA A para poder usar los ordenadores del Centro Cívico “Lourdes”), quien queda a su entera disposición (siempre que lo dispuesto sea legal, o sea, no contravenga ninguna ley vigente), no puede hacer el uso acostumbrado de los susodichos porque, según le han comentado los responsables (a quienes, por cierto, les estoy muy agradecido por ponerse en contacto telefónico conmigo para decirme que el problema sigue sin ser solucionado) del citado Centro Cívico, aún no se han solventado las circunstancias que impiden el acceso a los mentados, acaso debidas al último “ciberataque” mundial.

Deseando y esperando que ponga todos los medios necesarios que se hallen u obren a su alcance para que cuanto antes las aguas regresen a su cauce, esto es, se restablezca la normalidad, y el abajo firmante, que ni tiene ordenador ni acceso a Internet en su domicilio, vuelva a disponer de uno y otro en el mencionado centro, le agradece de antemano la mediación en la gestión y la pronta solución del problema quien aprovecha la ocasión para saludarle e itera su completa disposición,

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Dónde quien ruega consigue?

¿DÓNDE QUIEN RUEGA CONSIGUE?

¿Quién finge que no ambiciona?
Quien pasa por coherente
Persona, sí, y competente;
Quien, si cambia, evoluciona,
Dice el tal; y así emociona
A la claque que le sigue
Por doquier y hasta persigue,
Como si fuera un ejemplo
De ene virtudes y un templo
Donde quien ruega consigue.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Va de molestos carices

VA DE MOLESTOS CARICES

(ARNDT MEYER SALE ESTE MAYO)

Arndt Meyer, que es alemán,
Estará pronto en la calle.
Veo bien que no se calle
(Pues no incurre en un desmán
Quien completa el ademán)
Y que cuente cuanto sabe
De él la jueza y se la alabe
Por advertir a ocho actrices
De los molestos carices
Que tener en cuenta cabe.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


El puzle

EL PUZLE

(UN EJERCICIO PRÁCTICO DE AUTORÍA CORAL)

“¿Qué se ve en un espejo que se mira en otro espejo? ¿Lo sabes tú, Señora de los Deseos, la de los Ojos Dorados?”.

Escribió el Viejo de la Montaña Errante en “La historia interminable” (1979), de Michael Ende.

Don Jesús Manuel Piérola Gracia, que disfruta como un enano fantaseando, quiero decir, imaginando (esa es, al menos, la única conclusión que he sacado en claro yo, después de contar, medir y pesar, o sea, valorar, todos los piropos que nos ha echado últimamente a nosotros, sus alumnos, dentro y fuera del aula) que le ha tocado la lotería al tener que impartir las asignaturas de Lengua y Literatura a cuantos conformaremos, dentro de una década, poco más o menos, la que terminará llamándose, seguramente (si a mí me acaece tres cuartos de lo mismo que al Viejo de la Montaña Errante —“todo lo que escribo ocurre”—, esto es, si el sueño profético que he tenido durante la pasada noche se cumple tal cual lo he soñado), “Generación de Plata del siglo XXI”, nos puso ayer, como un ejercicio práctico de solidaridad, empatía, cohesión y autoría coral, una extraña tarea. Nos dividió a los veinticuatro alumnos de la clase en tres grupos de ocho y nos propuso que en cada uno de ellos sus integrantes escogiéramos a un vocero y cada alumno escribiera un párrafo que formara parte del cuento en el que teníamos que encajar, de manera coherente, los otros siete parágrafos. En nuestro grupo hemos elegido como portavoz a Álvaro Santallana y a mí me ha tocado redactar este, que da inicio al relato.

Un libro es ese inmenso espejo donde se refleja el conjunto formado por todos los lectores, sin excepción, que leyeron, silabearon y hasta rumiaron sus páginas, porque un libro sin lectores, qué es, sino un montón de símbolos sin sentido, a la deriva, a la espera de que alguien, palabra singular que agrupa en este caso a un coro, los lectores efectivos que tenga, los hallen y los salven (o viceversa). Aunque el autor es el primer lector (y) crítico del libro, este impar (por estupendo y aun óptimo) amigo del hombre necesita que se implique, al menos, otro lector (otros lectores) para que sea este (sean estos) el que convierta (los que conviertan) la historia que narra el non en otro espejo, en otro libro. Autor, obra y lector/es son los componentes imprescindibles, necesarios, para que se dé esa misteriosa alquimia que la lectura produce en todo ser humano que lee con atención y se esfuerza por aprehender y explicar, cuando comprueba, de manera fehaciente, que su propia identidad se ha visto metamorfoseada por el arte literario.

Ante el inmenso dédalo de desdichas que es la existencia humana, ante el mundo inmundo en el que nos ha tocado en suerte (por desgracia) vivir, hay quienes buscamos a todo trance regresar cuanto antes al paraíso del que fuimos expulsados otrora. Las diversas experiencias de la enfermedad, propia o ajena, la angustia, cercana o lejana, la muerte de los seres queridos, la búsqueda infructuosa o frustrante de la identidad y el sentido existencial,... solo se ven atenuadas, mitigadas, por la lectura silenciosa, solitaria. Está claro, cristalino, que en ese lato laberinto de mentiras, que acarrean o contienen verdades como puños, podemos encontrar, además de la desolación auténtica, que bulle por cualquier esquina o rincón real (que ocupa y hasta llena páginas y más páginas de periódico), símbolos, prosopografías, etopeyas y cuadros admirables, donde parecen gravitar, ora la salvación, ora la magia, ora la gracia, que no son más que los aspectos o disfraces con los que suele presentarse la bendición, poliédrica, proteica, versátil.

>> Sigue...


Contando bolas soy sola

CONTANDO BOLAS SOY SOLA

(¿FIRMA MARTA FERRUSOLA?)

Si no tenim ni cinc!” (“¡Si no tenemos ni cinco!”), declaró en la Comisión sobre el caso Pujol, el 23 de febrero de 2015.

Marta Ferrusola, “la madre superiora de la congregación” (según una nota manuscrita redactada en catalán, firmada por la susodicha el 14 de diciembre de 1995).

De qué sirve que ella vaya
A misa todos los días
Si actúa como Herodías;
Si se pasa de la raya
Engañando o haciendo vaya,
Quiero decir, burla o mofa,
Tomando por necia o gofa
A la gente más corriente,
Que se niega a hincar el diente
A más bolas de la fofa.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


En medio de tanta/o loba/o

EN MEDIO DE TANTA/O LOBA/O

Hay quien maneja el volante
Con la derecha y la izquierda
La usa para el móvil, pierda
Puntos varios y contante
Pasta, no poca, bastante
Por hacer lo prohibido.
A pocas/os les ha inhibido
La de pasta o puntos resta.
¿Qué hace una persona honesta?
¿Qué logra un ser cohibido?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Los hechos son los que son

LOS HECHOS SON LOS QUE SON

Uno de los mejores maestros o profesores que tuve in illo tempore, en BUP, al final de mi adolescencia (que coincidió con el comienzo de mi juventud), solía acudir, apoyarse, aducir e iterar dos coletillas, sobre todo: “y esto no tiene vuelta de hoja” y “aquí no hay trampa ni cartón”. Grosso modo, pretendía decirnos a sus alumnos atentos que los hechos, sagrados o no, fueron los que fueron; y las opiniones, respetables o no, son las que son.

Está claro que en nuestra cocina algo se ha quemado, porque el humo que ha salido por la puerta y la ventana de la misma eso indicaba, sin hesitación. Diré (urdiré) lo mismo con otras palabras: he constatado que en nuestro país, España, ha habido d(e-o)cenas y aun cientos de casos de corrupción, pero, no obstante ha prendido (ya es proverbial) la mecha de que aquí la justicia es lenta y se ha extendido dicha queja por cualquier rincón, el grueso de los mismos ya se ha judicializado o está en proceso de substanciarse o juzgarse. Ahora bien, aquí no pasa lo que sí ocurre en Venezuela, donde huele de continuo a demonio, a azufre, o sea, el gordo sigue estando tan orondo como siempre y son los demás los que adelgazan, porque la miseria, que circula por las calles, donde la ciudadanía protesta sin interrupción, un día sí y otro también, se siente, exhibe o deja ver una triple hambre: de dignidad, de justicia y de libertad.

Todos, en general, y cada uno, en particular, de los casos de corrupción habidos en el pasado más reciente en España me han producido un extenso enfado, una intensa indignación. Trenzaré más; aún me sigue provocando una profunda vergüenza que haya habido por estos lares tanto perverso (hembra o varón), agrupado o suelto, y tanto venal, venable o vendible (ídem), quiero decir, tantos sobornadores que han intentado y han conseguido o logrado corromper a cuantas/os se han avenido a ello a cambio de lo que fuera, malos comportamientos o conductas que han afectado a incontables miembros (ellas y ellos) de los diversos partidos políticos que han tenido responsabilidades de gobierno, municipal, autonómico o estatal, sobre todo, al PP, que es el que se lleva la palma o el triunfo de calle, por la cantidad y la calidad de los sujetos implicados en los susodichos. La Policía, la Guardia Civil, los fiscales y los jueces siguen haciendo su trabajo, limpiando de golfos las calles.

Habiendo dejado esto, que es lo precipuo o principal, claro, cristalino, por sentado, he de continuar trenzando, porque me preocupa mucho, muchísimo, lo que actualmente está acaeciendo al otro lado del charco, en el país hermano, Venezuela, donde el malo “amenazuela” con enquistarse en el poder de modo omnímodo.

>> Sigue...


Martes, 30 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca