El Blog de Otramotro

Anhelo para ti y los tuyos ídem

ANHELO PARA TI Y LOS TUYOS ÍDEM

Dilecta Pilar:

Aunque huelga, porque barruntas, intuyes o sospechas cuál es mi estado de ánimo por la buena nueva que acabas de comunicarme, de suma alegría por ti, por tu honor, por ser finalista del Premio Helen Keller de discapacidad, recibe mi más sentida y sincera ¡enhorabuena! Ya sabes lo que dice un adagio sueco, que, si una alegría compartida es una alegría doble, una pena compartida es la mitad de una pena.

Ya me contarás y darás pormenores, si quieres y tienes tiempo.

De nada. Las alegrías de mis amigos tienen la virtud de ser contagiosas y de llenarme de alegría.

Pues a sacar ese trabajo pendiente de la mejor manera posible (esfuérzate en que no le falte nunca un ápice o pizca de arte). Ya tendrás tiempo de desquitarte.

Mi hermano Jesús María está muchísimo mejor.

Cuando bajaba (de dicho hecho ha pasado ya un buen rato, media hora larga) a la biblioteca, me he encontrado en la calle Miguel Eza, en la cuesta del Regio, cine extinto, con mi cuñada Elena y con mi sobrino Íñigo, hoy cumpleañero (le he felicitado y le he dado 20 euros; y es que su tío no anda sobrado de guita). Esta tarde, cuando suba a casa, intentaré desviarme de mi camino habitual y entrar en casa de Jesús María y Elena para tomarme una cerveza, al menos, con ellos.

Te dejo. Sigo con el texto que estoy escribiendo sobre la última metedura de pata (ese es, al menos, mi parecer al respecto) de Joan Tardà.

Reitero la ¡“reenhorabuena”! e insisto en las ¡muchas felicidades! por el galardón.

Te agradezco, de corazón, tus buenos sentimientos y el deseo de que pase buen “finde”. Anhelo para ti y los tuyos ídem.

>> Sigue...


Quod factum est infectum fieri nequit

QUOD FACTUM EST INFECTUM FIERI NEQUIT

(NO PUEDE LOGRARSE QUE LO ACONTECIDO NO HAYA SUCEDIDO)

Una variante del latinajo que da título a esta urdidura (o “urdiblanda”) puede leer el atento y desocupado lector (sea ella o él) en “Aulularia” (o “La comedia de la olla”), del dramaturgo latino Tito Maccio Plauto, en boca de su personaje Licónides (o Lyconides): “Quid vis fieri? factum est illud: fieri infectum non potest”, en suma, que lo hecho no puede no estar hecho.

Tengo para mí por verdad apodíctica, irrefutable, la ley de la inmutabilidad del pasado, que otros gustan llamar de otras guisas, verbigracia, ley de la irreversibilidad de lo acaecido, que, grosso modo, viene a decir, en el ámbito de lo colectivo o social, que puede (di)simularse, olvidarse o ignorarse la historia, pero de ningún modo borrarla; y, en el ámbito de lo individual o personal, que cabe arrepentirse de un hecho, modificar sus efectos y reparar sus consecuencias, pero no deshacerlo.

No es posible modificar el pasado, porque, desde el punto de vista ontológico, eso es meramente imposible de toda imposibilidad. Ahora bien, mientras el mundo siga siendo (in)mundo, las maniobras de manipulación histórica, que han existido, existen y existirán en los regímenes autoritarios, que pretendieron tres cuartos de lo mismo que pretenden y pretenderán, falsificar la realidad de los hechos, continuarán eliminando o sustituyendo el pasado incondicionalmente cierto por el apócrifo. Obviamente, no me estoy refiriendo aquí, por supuesto, a la admisible “mentira piadosa”, la verdad que se le oculta a un familiar cercano porque sufre un desahucio médico, que no tiene posibilidad de curación su mal, vaya.

Entre el blanco y el negro hay una inmensa gama de grises. Entre la anarquía absoluta y el totalitarismo completo cabe distinguir y hallar una plural gradación de regímenes más o menos democráticos, más o menos autoritarios. La manipulación política de la historia no es una táctica insólita; hoy, aquí y ahora, el maquiavelismo de la posverdad ha quedado al descubierto y fuera de toda duda; el ídem de las fake news está a la orden del día y es más que evidente.

El uso de lo falso en política (no hablo aquí de literatura, donde la verdad que sobrenada en las mentiras es un hecho incontrovertible) es retrógrado, porque entorpece o impide el avance del conocimiento, del progreso. El propósito totalitario de enseñorearse del pasado entraña una auténtica y notoria voluntad de falsear la historia. En cualquier gobierno o grupo de presión mendaz anida una pretensión totalitaria. La revolución que es preciso impulsar y hacer sin falta es la de erigir el edificio de la política democrática con cimientos y cemento transparentes, porque la verdad, ciertamente, nos hizo, hace y hará libres.

>> Sigue...


De todo hay en la viña del señor

DE TODO HAY EN LA VIÑA DEL SEÑOR

(¿QUE NO HAY CASUALIDADES? ¿QUIÉN LO DIJO?)

(ANHELO QUE SE INFIERA LA IRONÍA)

Hoy, en la presente urdidura (o “urdiblanda”), me dispongo a disertar sobre la presunta actitud reprochable de los nueve profesores (ellas y ellos) del Instituto de Enseñanza Secundaria El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) que la Fiscalía Provincial ha denunciado por señalar y humillar a algunos de sus alumnos por el solo hecho de ser hijos de guardias civiles, presunto comportamiento que tuvo su origen inmediato en los hechos que ocurrieron la víspera en Cataluña con ocasión del referéndum ilegal del 1-O.

Como lo precipuo o principal debe ir delante, en cabeza, lo primero que se impone, al ser España un Estado de derecho, es señalar y aseverar lo pertinente, distintivo y relevante, que, mientras no haya una sentencia firme, la presunción de inocencia ampara a los nueve profesores, o sea, que, a la espera de los resultados que depare la instrucción judicial de la causa, los hechos son provisionalmente constitutivos de un delito de lesiones contra la dignidad de las personas en concurso con otro contra la integridad moral; y, además, un delito de injurias graves contra los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

A veces, nuestras opiniones sobre los diversos asuntos de la realidad no se fundamentan en sesudas pruebas científicas, ni siquiera en encuestas, muestras o sondeos, verbigracia, que las apoyen, sino en lecturas rápidas y someras de noticias o breves conversaciones telefónicas con colegas o simples correos (más o menos extensos) que cruzamos con ellos, cuyas conclusiones luego extrapolamos.

Vaya por delante mi criterio al respecto. En el ámbito de la docencia, en concreto, de la enseñanza secundaria, en España, cabe distinguir e identificar profesores excelentes, buenos, mediocres y malos. Ejemplos de esos mismos cuatro grupos podemos encontrar en los institutos catalanes y, aunque a usted, atento y desocupado lector, sea ella o él, le sorprenda este dato (que acaso entre en conflicto o no con su prejuicio), asimismo, sí, también, entre los docentes (se confiesen o no, lo reconozcan o no) partidarios de la independencia y segregación de Cataluña y entre los favorables a la unión.

Iba a dar aquí remate provisional al texto cuando he leído un comentario que alguien había hecho a la citada noticia en la edición digital de cierto diario, apostilla que me ha hecho indagar, leer y reflexionar.

>> Sigue...


Soy más de ver películas de vídeo

SOY MÁS DE VER PELÍCULAS DE VÍDEO

Dilecta Pilar:

Acabo de bajar de comprar en Dia. Hoy he gastado menos: 21, 17.

Hiciste bien (como recientemente te recordé los versos de Safo de Lesbos, no te los iteraré) en ir al cine a ver “Handia” (la historia del gigante vasco, si entendí bien, consiguió un montón de premios —tampoco vi la gala de la entrega de los Goya; estaría, no, estaba, seguro, escribiendo la serie de relatos sobre mis peculiares sueños—). Si consigo ir a verla acompañado, iré. No me gusta ir al cine solo, ni ir solo al cine (que voy muy poco, dicho sea de paso; no recuerdo ni siquiera el título del último filme que vi y escuché; soy más de ver y escuchar —y rever y volver a escuchar— películas de vídeo).

Bueno, pues, como te hacen gracia mis juegos de palabras, seguiré con ellos. ¿Sabes cómo he titulado la epístola? “Tuerto o entuerto es agravio que se hace a alguien” (didáctico es, ¿no te parece?).

Si llevas a cabo lo que me has escrito y he leído, en lo concerniente a Rosendo Tello y su nuevo poemario, harás lo razonable y conveniente.

Esta mañana ya te trencé algunas líneas al respecto de tu “Mujeres de cine”. Espero que no se hayan perdido por el ancho espacio internetero y las leas (cuando sea).

A veces, solo a veces (esté o no esté solo), el lenguaje se brinda a estos juegos de palabras a los que soy tan aficionado y a ti tanto te petan.

A mí también me gusta el cine, pero detesto ir solo, porque luego, cuando termina (como me ha ocurrido, pues he constatado que me embargaba la tristeza, aun habiéndomelo pasado estupendamente, pipa, viendo la cinta), ¿con quién comento la película?

A ver si engaño a alguien y veo, por lo menos, “Handia” y “La librería” (sin hesitación, disfrutaría un montón si la viera con Isabel, su directora, o con sus anagramas, Belisa o Lesbia). Hay que reírse “con” y no “de” (pero, como toda regla tiene su excepción, aseveraré que conviene hacerlo y a menudo de uno mismo, que es una manera amena de hacerlo “con”).

>> Sigue...


Carta abierta a Uxue Barkos Berruezo

CARTA ABIERTA A UXUE BARKOS BERRUEZO

Señora Uxue Barkos Berruezo:

Me dirijo a usted por ser la actual presidenta del Gobierno de Navarra y ostentar, como merece, la más alta representación de la Comunidad Foral y la ordinaria del Estado en Navarra:

Como le consta (me temo que no hay un solo navarro adulto, sea hembra o varón, viva en su tierra de origen o allende las mugas o los mares, lea las ediciones en papel o digitales del Diario de Navarra o del Diario de Noticias, que no esté enterado del hecho), el lunes pasado comenzó en la Audiencia Nacional el juicio contra los ocho jóvenes que, en la madrugada del 15 de octubre de 2016, durante las fiestas patronales del municipio, agredieron presuntamente a un teniente y a un sargento de la Guardia Civil y a sus respectivas acompañantes o parejas primero dentro y luego fuera del bar Koxka de Alsasua.

Vaya por delante mi criterio personal al respecto, siempre que se tome el mismo por verdad interina, porque, si se demuestra durante el juicio, de manera fehaciente, que estoy equivocado, no me dolerán prendas ni tendré ningún problema (soy fiel epígono o seguidor de Karl Popper, como reconocía ayer en la misiva que le dirigí a Pepe Álvarez, secretario general de la UGT) en admitir que estaba errado y en aceptar y adoptar la nueva verdad por la auténtica o fetén.

Tengo para mí que la presunta golpiza de Alsasua no fue un acto de terrorismo, como mantienen unos, ni una pelea de bar, como sostienen otros. Ergo, las penas de 50 años de cárcel que pide la fiscalía para siete de los ocho acusados me parecen una barbaridad. No faltará quien, sabedor de que servidor ha confesado (en más de una ocasión o urdidura) ser un exagerado empedernido, un hiperbólico tenaz (suelo culpar al agua del Ebro de ello), me achaque que ahora no venga aquí a poner excusas; y me suelte, tras el “consejos vendo y para mí no tengo”, que no me queje.

Me parece que cualquier ciudadano de a pie está en su derecho de criticar la petición de cárcel hecha por el fiscal. Considero que el susodicho, sea ella o él, es muy libre de acudir a una manifestación en la que se apoye o reivindique lo que sea (siempre que este algo no sea contrario a derecho, claro), ahora bien, no veo correcto ni justificable que dos poderes, el legislativo, quiero decir, el Parlamento de Navarra (con los votos a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra), al aprobar la declaración institucional, y el ejecutivo, o sea el Gobierno navarro (conformado por los partidos antes mentados) que usted lidera, hicieran el sábado pasado en Pamplona lo que coronaron con (mejor, contra) otro poder, el judicial; y que, en representación de usted y su Ejecutivo, colijo (ignoro si marro), acudiera a dicha manifestación en apoyo de los jóvenes alsasuarras su portavoz, María Solana. Juzgo que es una injerencia inadmisible. Lo mismo hubiera pensado si la presión hubiera sido ejercida a la inversa.

>> Sigue...


Carta abierta a José María, Pepe, Álvarez

CARTA ABIERTA A JOSÉ MARÍA, PEPE, ÁLVAREZ

EL AGUJERO NEGRO DEL “PROCÉS”

“Se llama agujero negro a una estructura masiva del universo, que engulle planetas, estrellas, galaxias, y deja como único rastro de su existencia un murmullo remoto en forma de radiación semejante al lamento que emiten los torturados antes de morir”.

Manuel Vicent, en “El agujero”, columna que vio la luz el domingo 8 de abril de 2018 en la contraportada y/o página 52 del diario El País.

Dilecto José María, Pepe, Álvarez, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT):

Este año, compañero, cumplo cinco lustros, veinticinco años, de afiliado a nuestro sindicato. Bueno, pues lamento tener que comentarte que estoy barajando seriamente la posibilidad y ponderando si lo ocurrido el domingo pasado, que mi sindicato (a excepción de las secciones de Renfe y Telefónica de Barcelona que, de manera sensata, decidieron no secundar a la dirección territorial del sindicato liderado por Camil Ros) participara en la manifestación a favor de la liberación de los dirigentes secesionistas catalanes encarcelados, políticos presos (de manera preventiva) y no presos políticos (si el orden de los factores no altera el producto, aquí el orden de los vocablos sí trastoca y trastorna la percepción —la posverdad fue, es y seguirá siendo posverdad y, por mucho que se itere una mentira, aireara lo que aireara Joseph Goebbels, el ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, al respecto, mientras quede sobre la faz de la Tierra un solo ciudadano decente, honesto desde el punto vista intelectual y ético-moral, jamás de los jamases llegará a ser tenida por verdad—, porque, como acaece con los sintagmas hombre pobre y pobre hombre, no significan lo mismo, no son la misma cosa), es motivo bastante para darme de baja del sindicato.

Como ya sabes (te tengo por persona bien informada), más de trescientas mil almas se manifestaron el domingo pasado en Barcelona (tras una pancarta en la que se podía leer “Por la democracia y la cohesión. Os queremos en casa” —está claro, como el agua cristalina, que lo que entienden los soberanistas por democracia, votar conculcando las leyes, porque durante los meses de septiembre y octubre del año pasado se hartaron de pisotear la Constitución y el Estatut cuando y cuanto les dio la gana, no es lo que entiendo yo; y otro tanto cabe argumentar o razonar en lo concerniente a la cohesión—) para reclamar la liberación y vuelta a Cataluña de los dirigentes independentistas que están en prisión preventiva porque así lo han decidido quienes están especialmente acreditados y habilitados por la Constitución para ello, los jueces. Me avendría a respetar el hecho y nada objetaría al respecto si hubieran acudido a la misma a título personal, pero no bajo ni con las siglas de nuestro sindicato. Y es que, como me confieso y tengo por ciudadano libre (suelo hacer un guiño a fray Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro y decir y escribir lo mismo que él, que soy un “ciudadano libre de la república literaria”), sí, pero sometido a la ley (como eso mismo pasa en cualquier Estado de derecho que se precie de serlo y España lo es, aunque claramente perfectible, manifiestamente mejorable) y, por lo tanto, contrario al independentismo cuando este no se somete a la reglas de juego decididas por todos (como siempre ha defendido lo propio nuestro sindicato, si no he estado equivocado durante veinticinco años), que mis compañeros sindicalistas catalanes hayan decidido compartir espacio e ideario, quiero decir, manifestación, con miembros de las entidades soberanistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, entre otras, me ha sentado como una puñalada trapera en el costado, me ha sabido a cuerno quemado.

Como soy un epígono o seguidor del filósofo austriaco/británico Karl Popper, quien sostenía que la verdad era provisional, que duraba mientras no fuera contradicha por otra, que venía a ocupar en ese mismo momento su trono, no me cabe en la cabeza, no entiendo cómo nadie, dentro de la UGT, les hizo ver el error morrocotudo que estaban a punto de cometer, que les argumentara lo obvio, que, de manera consciente o inconscientemente, se estaban decantando, de forma notoria, en favor de una de las dos partes o posiciones, el agua y el aceite, difíciles de conciliar, que aún hoy polarizan la opinión pública catalana. ¿Acaso se manifestaron y movilizaron nuestros compañeros como sindicato cuando ocurrieron los bochornosos y vergonzosos sucesos de los días 6 y 7 de septiembre en el Parlament, cuando se aprobaron las leyes ilegales de desconexión, transitoriedad y del referéndum? ¿Acaso lo hicieron cuando más de tres mil empresas mudaron su sede social (y algunas también su fiscal) a otras partes de España, buscando seguridad jurídica, perjudicando gravemente el mercado laboral catalán?

En un Estado de derecho la división de poderes debe ser un hecho. Si los jueces, que conocen qué ocurrió, porque, por unos cauces y por otros, han logrado recabar, si no toda, la mayor parte de la información existente al respecto, han decidido el encarcelamiento provisional de los gerifaltes soberanistas, será por algo y tendrán sus motivos. Queda aún mucho proceso para hacer justicia y que esta sea definitiva. Sumarse a la protesta de que algunos de esos jerarcas ya llevan seis meses en prisión me parece una injerencia inaceptable, clamorosa. Cabe preguntarse por qué, siendo los partidos independentistas quienes pueden formar gobierno, porque los números dan, no lo han hecho todavía. Hasta el momento, todas las propuestas que sobre ese particular les han hecho los partidos de la oposición han caído en saco roto.

Para mí, compañero, que el sindicato como tal haya participado en dicha manifestación es un desmán, un despropósito. Y así se les debe hacer ver a quienes lo cometieron o incurrieron en él. Sé, de buena tinta (me consta a ciencia cierta), de un compañero y tocayo mío que, cuando fue delegado de personal en la empresa en la que trabajé con él, se ocupó y preocupó, ante todo, de la defensa de los derechos de nosotros, sus compañeros. Y debió cumplir, de manera más que satisfactoria, con su cometido, porque, cuando dejó la empresa y de serlo, sus compañeros le hicimos una fiesta inolvidable (a la que acudieron —tan buen sabor de boca habían dejado sus quehaceres— y se sumaron incluso excompañeros).

>> Sigue...


Monseñor, ¡vaya bochorno!

MONSEÑOR, ¡VAYA BOCHORNO!

Pronto, a finales de mes,
El chileno Carlos Cruz
Narrará al Papa su cruz,
Al enmendar este, ves,
Su error de enero o revés.
Francisco ha sentido grima,
Pues Fernando Karadima
Abusó de un quinceañero
Y fue testigo señero
De ello quien está en la cima,
El hoy obispo de Osorno,
Juan Barros, sí, ¡qué bochorno!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La falta de control, clave del caso

LA FALTA DE CONTROL, CLAVE DEL CASO

¿EL DINERO DE TODOS NO ES DE NADIE?

En el ámbito laboral, el máximo responsable de un grupo humano, el que sea, ha de responder ante el dueño, el jefe, la dirección o la junta de accionistas por lo que cada uno de los miembros que lo conforman haga o deje de hacer. Eso es lo que suele ocurrir en cualquier departamento de cualquier empresa privada. A quien haya trabajado en una o varias y haya ostentado algún puesto de responsabilidad esto le consta a ciencia cierta. Lo lógico es que la empresa le haya provisto de los medios adecuados, necesarios, para controlar que sus subordinados cumplen a rajatabla con las directrices o política de la empresa y las labores o tareas asignadas a cada puesto de trabajo. Insisto e itero que esto es lo asiduo y normal en cualquier empresa privada. Y si el jefe del departamento equis, una vez requerido por su superior, siempre que las obligaciones que tenía de regir, conocer, corregir y prever que el funcionamiento del sector de la empresa a su cargo fuera el idóneo hubieran sido pactadas y firmadas, no sabe qué ha pasado, que ha habido varios accidentes, que ha bajado la producción o que la entrega del producto se ha retrasado, por poner solo tres ejemplos, el responsable máximo, dueño o director, pone al irresponsable directamente de patitas en la calle, por incompetente.

Ya digo que esto es lo que acostumbra a suceder en cualquier empresa privada de este país. Ahora bien, en el ámbito de la política no cursa del mismo modo, o sea, eso es harina de otro costal. Hay políticos (uno halla de todo en la viña del señor) que se esfuerzan, un día sí y otro también, en mejorar las condiciones de trabajo y los resultados, en optimizar los recursos y en tener como norte y reto lograr alcanzar a diario la excelencia, pero hay otros políticos (los que yo llamo de tres al cuarto o politicastros) que, una vez consiguen acceder, ora dignamente, por méritos propios, ora “digitalmente”, nombrados a dedo, a un alto cargo, una mamandurria o sinecura, verbigracia, empiezan a delegar responsabilidades y, a partir de esa crucial decisión o instante, se desencadena un tsumani de proporciones fatídicas, porque, al verse en la cumbre, tiende a creerse que está por encima del bien y del mal, todo le empieza a dar igual o le importa un bledo lo que pase por debajo de él, en los escalones inferiores, porque los responsables de los mismos son otros. Una de dos, o no cae en la cuenta o ignora que en los niveles inferiores ocurre tres cuartos de lo mismo u otro tanto, esto es, que cada responsable de turno va delegando en otros responsabilidades hasta que el trabajo no sale o el control (palabra clave) no se ejerce o no lleva diligente e inteligentemente a cabo, porque ese trabajo fue delegado en otro, que lo transfirió, a su vez, a otro, hasta que el mal explotó y a todos les llegó alguna parte, por escasa que esta fuera, de la omnímoda pus.

>> Sigue...


Tomadura de pelo o "inclusion rider"

TOMADURA DE PELO O “INCLUSION RIDER”

El domingo pasado, 25 de marzo, me quedé helado, de piedra, tras leer en la página 98 de “El País Semanal”, el artículo titulado “Buen camino para el asesinato”, de Javier Marías, que versaba sobre la “inclusion rider” en el cine, una disposición milagrosa (pues, al parecer, su mero cumplimiento a rajatabla, no miento —pero, una vez he urdido dicho verbo, he decidido lo que convenía hacer sin demora, asperjar esta urdidura con unas cuantas gotas de sarcasmo—, lleva aparejado, como corolario, lo esperado, el prodigio, la excelencia del producto) que exige, usando las mismas palabras de Marías, “que tanto en el reparto como en el equipo de rodaje, haya al menos un 50% de mujeres, un 40% de diversidad étnica, un 20% de personas con discapacidad y un 5% de individuos LGTBI”.

¿Por qué, me pregunto retóricamente, el elenco de una película, de una obra de teatro, o de un circo, va a dar lo mejor de sí, si se cumple, de manera estricta, precisa y rigurosa, la contractual “inclusion rider” que si no? ¿Por qué? ¿Acaso, atento y desocupado lector, seas ella o él, si has hecho el esfuerzo de invertir unos minutos preciosos de tu preciado tiempo de ocio en pensar, de manera concienzuda, sobre ello, no has llegado a la conclusión de que no es más que otro engañabobos que nos quieren colar, otra soberana patraña, de la misma especie o jaez de la parida de la paridad? ¿Por qué si la bendita y citada cláusula, mano de santo, no se cumple en otras profesiones, en las finanzas, en la judicatura, en la enfermería, en la docencia o en el deporte, por ejemplo, sea fútbol, baloncesto, atletismo, tenis, campo a través o ajedrez?

Esos criterios inclusivos pueden no ser repulsivos (confieso que para mí sí son repelentes, pero respeto que para otros no lo sean), pero ¿acaso no van a entorpecer más que a ayudar el trabajo creativo? Yo, al menos, así lo veo. Un autor otrora, en la época clásica (sea la grecolatina o la de los Siglos de Oro en España), tenía que acomodarse a las unidades de acción (asunto), tiempo y lugar, pero hoy en día, con la revolución de los procedimientos narrativos llevados al cine, ¿un moderno guionista de cine, dramaturgo o novelista, en el caso de aceptarla, no se vería coaccionado en su ámbito más íntimo e irrenunciable, la libertad?

No me creo, ni harto de güisqui, que un filme vaya a ser la repanocha, si aparece la citada conditio sine qua non en los contratos firmados por las estrellas, o un desastre, si no. La bondad o maldad de la cinta, me temo, dependerá de lo de siempre, de un guion excelente, verosímil, de una buena dirección de actores y de que el resto (música, fotografía, montaje, etc.) no desentone.

Un productor, quien dispone de cierto caudal y ha decidido invertirlo en hacer una película, intentará sacar el máximo provecho a su apuesta contratando al equipo idóneo, el más competente para obtener el producto apetecido, que le reporte beneficios crematísticos y, si la cinta recibe además reconocimientos por parte del mundo cinematográfico, miel sobre hojuelas. Pero lo primero para él será recuperar el dinero arriesgado.

>> Sigue...


¿Que qué se aprende en medio de las plagas?

¿QUE QUÉ SE APRENDE EN MEDIO DE LAS PLAGAS?

Dilecta Pilar:

Ya ves; empecé a estudiar Medicina (a pesar de los pesares, yerros incluidos) por el trato que tuve, que me resultaba gratificante, satisfactorio, con el enfermo postrado en cama al que aseaba (ayudaba más bien a la monja) las mañanas de los sábados, mientras estudiaba COU en Zaragoza con los Camilos. Pronto me di cuenta del mayúsculo error que acarreaba mi decisión. Mis conocimientos en Ciencias eran escasos (y he de reconocer lo obvio, que poco he avanzado en ese ámbito, pues aún lo siguen siendo). Continúo ejerciendo de aprendiz de ruiseñor, sí.

Si has enmendado los fallos, has hecho bien, lo correcto, según Confucio. Ya te di mi opinión sobre el cómo tildado. Así que habrás colegido lo oportuno, que abundamos en el parecer.

Creo que fui buen enfermero otrora (durante las horas sabatinas que pasé en el asilo de la zaragozana calle Cartagena), in illo tempore; me tocó serlo, velis nolis (a pesar de mi buena voluntad, no me faltaron los días de bajón anímico, lo reconozco), con mi señera y señora madre (vivía con ella); y (si le preguntas a mi hermano Jesús María, te dirá, seguramente, que) lo fui recientemente (apenas le hice daño —algún pelo se llevó el esparadrapo —que no es un útil que, una vez usado, sirva para trapo, no, como llegué a pensar cuando era un mocete, “muete”, decimos en Tudela, de corta edad; es guasa— al darle el tirón— el viernes para extraerle —salió sola— la vía).

Sí; tuve noticia este fin de semana del luctuoso hecho, el fallecimiento de Elías Yanes. Desde que leí al poeta metafísico inglés John Donne, pensé lo que suelo pensar en estos casos, cuando me llega la mala nueva de un nuevo óbito, que la muerte de un semejante (más, si es allegado, claro) nos achica, disminuye o empequeñece al resto de los mortales (porque nos avisa de la nuestra). El mismo doblar de campanas que ahora (en los pueblos aún se escucha) oímos cuando acudimos a un funeral sonará cuando nosotros nos hayamos ido. No lo conocí en persona. No tengo opinión (ni buena ni mala) de él. Como acabamos de tener noticia del presunto comportamiento detestable de una persona desalmada con un arcangelito, Gabriel, acaso convenga recordar lo que escribió Albert Camus en “La peste”: “(...) para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio”. La plaga es una metáfora de la vida; y hasta en el mismo infierno cabe hallar remansos de paz y sensatez, que nos recuerdan el cielo. Quien haya escuchado con atención a Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz, hablando de él, de su “pescaíto”, y de la necesidad de que nos quedemos con la parte buena de la tragedia, que orillemos el odio, que arrumbemos la ira, entenderá de qué escribo y qué quiero decir.

>> Sigue...


El tobogán de la maldad atrae

EL TOBOGÁN DE LA MALDAD ATRAE

(ALLÍ DONDE LO PUDRE TODO EL CESTO)

El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Todos los días constatamos dicho axioma en las noticias que leemos en el periódico, escuchamos en la radio o vemos en la televisión. He escrito periódico, radio y televisión en singular, pero él y ellas pueden ser plurales. Como soy un optimista avezado, abundaré en la misma tesis que sostuvo un Premio Nobel y usted, atento y desocupado lector (sea ella o él), si no lo ha hecho ya, puede leer (habrá sido o será otra/o, si persevera) cuando llegue a las páginas finales de “La peste”, de Albert Camus: “En medio de los gritos que redoblaban su fuerza y su duración, que repercutían hasta el pie de la terraza, a medida que los ramilletes multicolores se elevaban en el cielo, el doctor Rieux decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar en favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio”.

Si el cuchillo de cocina es, en sí mismo, bueno, pero puede devenir malo, si se usa para cometer delitos (de variopinto tipo), lo propio cabe decir de las redes sociales, que no son malas en sí mismas, pero puede que por la mañana, por la tarde o por la noche sean portadoras o porteadoras de una plaga pestífera.

A usted, lector/a, y a mí (ignoro su caso pero yo, por ahora, no me he estrenado en el mundo de las redes sociales; tal vez no lo haga jamás; aun así, seguiré con el planteamiento hipotético) nos puede pasar lo que a las dos docenas de estudiantes voluntarios de la Universidad de Stanford que fueron elegidos (al azar, pues consistió en echar una moneda al aire; y si salía cara, se ejercía de guardián; y si salía cruz, se fungía de preso) por el psicólogo Philip Zimbardo en 1971 para coronar un experimento: qué podía ocurrir a un grupo formado por jóvenes buenos colocados en un lugar malvado, una apócrifa cárcel. El estudio, que iba a durar dos semanas, quedó interrumpido al sexto día, el 20 de agosto, porque una mujer, la doctora Christina Maslach pidió, escandalizada de lo que vio en la falsa prisión (“Es horrible lo que estás haciendo con esos chicos”, le espetó), a Zimbardo que clausurara sin demora aquel erebo. Algunos guardianes se habían convertido en pérfidos y sádicos. Un preso, que colapsó emocionalmente, fue liberado de aquella pesadilla a las 36 horas. Se probó y comprobó que la cesta malévola había tenido efectos tóxicos sobre las manzanas sanas. Todo esto lo cuenta Zimbardo en “El Efecto Lucifer” (2007).

Treinta y tantos años después del experimento, Zimbardo advirtió ciertas concomitancias o paralelismos entre lo que acaeció en el sótano de Stanford y los abusos llevados a cabo en la prisión de Abu Ghraib. En el libro citado, Zimbardo analiza las diversas metamorfosis que pueden experimentar personas buenas que son seducidas por un rosario de circunstancias, que las impelen o empujan a deslizarse por la atrayente pendiente resbaladiza del tobogán de la maldad.

>> Sigue...


Cuando la verdad no importa, ¿qué importa?

CUANDO LA VERDAD NO IMPORTA, ¿QUÉ IMPORTA?

¿KUNDA PRETENDE QUE SU IDEA CUNDA?

Si, según la navaja de Ockham, “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”, a nadie (de cuantas/os conozco y he debatido con ellas/os del asunto controvertido que actual y últimamente más me inquieta e intriga —y, por eso, lo traigo y tengo entre manos—, si los datos contrastados persuaden más o menos que los mensajes emocionales), le debería extrañar la conclusión a la que llegó la psicóloga social Ziva Kunda, que, poco más o menos, puede formularse así: que lo lógico y normal es que las personas lleguemos a las conclusiones a las que queríamos llegar. Cabe colegir, por tanto, de lo urdido arriba que, como ella no era una excepción a dicha regla, Ziva no logró escaparse de las garras y/o fauces de dicho sino o destino. Así que es razonable preguntarse qué es lo que pretendía de verdad Kunda, y, asimismo, conforme a razón contestarse que, acaso (y hasta sin acaso) que su idea cundiera.

Para todos los seres humanos (hembras y varones) nuestra composición, idea o visión del mundo, nuestra vida, es un relato o rompecabezas en el que tienen que encajar, sin chirriar, sin desentonar, como en cualquier maquinaria, mecanismo o motor bien engrasado, todas las acciones, todos los párrafos, todas las piezas.

Si una verdad recién salida del horno contradice nuestra verdad original, primera, prístina, y, en lugar de hacer lo cabal y correcto, lo decente, como manda el rigor intelectual, seguir al filósofo alemán Karl Popper (para quien la verdad era siempre sospechosa, y gozaba de una condición interina, provisional, de tal manera que, en el supuesto de que una verdad fuera refutada por otra, esta se encargaría de abatir y acabar con la falsa, o de bajarla del pedestal sobre el que hubiera sido colocada, o de echarla y de ocupar en ese mismo instante su trono), la ignoramos, porque no cuadra con nuestro relato o rompecabezas, o la desechamos, porque, como no nos sirve, deja de tener importancia para nosotros, ¿qué podemos hacer para salir incólumes de dicho aprieto?

>> Sigue...


Domingo, 20 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031