El Blog de Otramotro

Al fautor Cédric Herrou

AL FAUTOR CÉDRIC HERROU

Si en Europa alguien merece
Que una estatua se le erija,
Quizá extrañe que yo elija
A quien cabal me parece,
Aunque a ti no te enternece,
A Herrou, de un comportamiento
Solidario. No te miento.
Cédric, simple agricultor,
Ha devenido escultor
De obras del Renacimiento.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Del miedo casi me cago

DEL MIEDO CASI ME CAGO

En la sede de la TEBA,
Calle Portal, público hago
(Del miedo casi me cago)
Que este Adán ha hallado a su Eva
Y unirse a ella tal vez deba
Por la iglesia o el juzgado.
Quien se siente enamorado,
Pero un montón, esto es, mucho,
Aunque en las nupcias no es ducho,
Ha de dar el sí esperado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Para quedar aturdido

PARA QUEDAR ATURDIDO

(BASTA CON LA OPUESTA A DIDO)

Para mí no es complicado
Mantener viva la llama
Del amor si en la igual cama
Duerme el que anda enamorado
Con la que se halla a su lado
Y le ha brindado un orgasmo
Inolvidable, un espasmo
Que hace lustros no sentía,
Que es la mejor atutía
Para alcanzar el marasmo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Pilar? ¡La mejor del orbe!

¿PILAR? ¡LA MEJOR DEL ORBE!

No sé si el mejor del mundo
El don de ser oportuno
Debe tener; el de tuno
Ha de exhibir un segundo
Por lo menos, Segismundo.
Sé que la mejor del orbe,
Aunque escucharlo/leerlo le estorbe
A quien mejor mujer crea,
Es Pilar. ¿Por qué la brea
La que sopla cuando sorbe?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Cómo trabé coloquio con mi amada?

¿CÓMO TRABÉ COLOQUIO CON MI AMADA?

“—Diré, aunque me equivoque, que es docente
Usted, o que lo ha sido y ejercido,
Si ya está jubilada. Lo ha inferido,
Tras ene datos procesar, mi mente”.

En la mesa de al lado, como oyente,
Comía servidor, que fue elegido
Por la naturaleza (o quizá ungido
Por Dios) para emitir lo concluyente.

A la nieta instruía bien la abuela
En lo tocante a viandas y bebidas
Con razones de peso, no fingidas.

Y la imaginación aquí no vuela,
Pues quien testigo fue de lo ocurrido
Dirá que soy veraz, que no he mentido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Enamorado, de inconcuso modo

ENAMORADO, DE INCONCUSO MODO

Como, desde hace la tira de tiempo, la realidad se venía imponiendo siempre sobre el deseo, o sea, como era un hecho apodíctico que no estaba enamorado de ninguna fémina real, y llevaba más de tres lustros (casi cuatro) constatando lo obvio, que esta certidumbre permanecía inmutable, inalterada e inalterable, este menda había asumido que acaso nunca más volvería a sentirse arrebatado, cautivado o embelesado por una mujer de carne y hueso, de un modo inconcuso, incontrovertible.

Cada noche, tumbado decúbito supino en mi cama, antes de disponerme a conciliar el sueño, me repetía la misma cantilena (o su anagrama, cantinela): “No pierdas jamás la esperanza, Ángel”. E, indistinta e insistentemente, volvía a rememorar la cita que sobre la susodicha subrayé el día que leí, por primera vez, en el capítulo 28 de “Rayuela”, de Julio Cortázar (“antinovela” la llaman muchos críticos literarios; “contranovela” llegó a denominarla su propio autor): “Probablemente de todos nuestros sentimientos el único no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose”.

Ignoro si he urdido ya, antes, a propósito del tema (porque lo cierto es que servidor ha trenzado mucho, aunque no ha publicado aún ningún libro), pero sí sé, y a ciencia cierta, que he meditado varias veces sobre este particular asunto. Y así, en el supuesto de que algún día volviera a enamorarme, había adquirido el compromiso personal de escribirle a mi amada literaria una décima (a la que intentaría acompañar, siempre que fuera correspondido y posible, de una rosa roja) al día.

>> Sigue...


Elegía a la herejía

ELEGÍA A LA HEREJÍA

—Ligas menos que un Ribera
Del Duero con Coca-Cola.
—Te vas a quedar muy sola.
Sé que no eres la primera
Y no serás la postrera
En decir una herejía.
Si te lavas con lejía
La mui, los dientes, la boca,
Proclamarás lo que toca:
Ya se ha urdido la elegía.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cuatro días en el Puerto

CUATRO DÍAS EN EL PUERTO

Mis primeros cuatro días
En el Puerto de la Cruz,
Indelebles por la luz
Que tú, Pilar, extendías
Por doquier (por dentro ardías),
Yo los juzgo inmarchitables;
Tras tu marcha, insoportables
Se me hicieron los restantes
Diez, faltos de los instantes
Con tus prendas incontables.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué puede urdir hoy el vate?

¿QUÉ PUEDE URDIR HOY EL VATE?

Puede urdir una espinela
Impar, recordando a quien
Labró en su alma bien tras bien,
Al sacarle al de Tudela
Regustos de aquella Adela
Colorada al recitarle
Odas o bolas narrarle,
Trolas, patrañas o cuentos
Evidentes, donde incruentos
Labios conseguían darle
Ósculos mil y arrobarle.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Por su clase y señorío

POR SU CLASE Y SEÑORÍO

Gente buena en todas partes
Puedes encontrar: Juan Luis,
Mary Carmen y otras muis,
Las de Julio, Jesús (de artes
Nobles, fieles a Descartes),
Narciso, Fernando, Pío,
Pablo y Ángel. Les envío
Mil y una gracias sinceras,
Apodícticas, de veras,
Por su clase y señorío.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Espero que las haya, que las halles

ESPERO QUE LAS HAYA, QUE LAS HALLES

Dilecta Pilar:

Esta mañana he llegado a barruntar que estabas enferma (celebro mucho, muchísimo, haberme equivocado), porque he acudido a la Librería/Papelería “El Cole” (como hago a diario) y no he podido leer (hoy, precisamente, que había ejemplar a disposición de este menda) tu artículo (como todos los viernes; luego he sabido las razones) en el Heraldo. En tu espacio habitual, he leído el artículo de Fermín Bocos sobre el PSOE, que no remonta.

De nada. Acabo de hacerlo (ojearlo). Y es que, como soy un lego en esto de los adjuntos y “pedeefes”, no te extrañe que no te haya comentado nada al respecto. Pinché en el cuadrado de la foto y pensé que el otro era lo mismo. Ya perdonarás que sea un pez en estas aplicaciones o menesteres. Volveré sobre mis pasos y leeré, al menos, a ver si puedo esta misma tarde, tu poema.

Ya, ya, he comprobado que habías pedido permiso.

El tiempo está loco, loco (¿Sabes aquel que dice —recordando a Eugenio— que uno le pregunta a otro: ¿Has colocado bien al reloco? Y el otro le contesta al uno con otra pregunta: ¿A cuál de los políticos patrios te refieres? Porque lo cierto es que hay dónde elegir; y el abanico es muy amplio).

Yo sí sé lo que te ha costado (no lo sé a ciencia cierta, porque no he visto cómo lo hacías —ayudada por un deudo—, pero algunas referencias al respecto, que no han sido pocas, he leído). Celebro que hayas coronado o rematado la obra que tenías entre manos (prefiero la imagen del mosaico a la del puzle, porque prefiero las teselas a las piezas —no me hagas caso; ya sabes que me peta ser zumbón; vienen a ser lo mismo, una mera variante de la metáfora; como hace el escritor con las palabras, las tildes y los signos de puntuación, ajustarlas, cuadrarlas, encajarlos—), el álbum.

Lo leí el sábado por la tarde y escribí mi crítica literaria (primera versión) en el texto que te envié (lo titulé “Por donde más oscuro está amanece”) en correo aparte. Al parecer, no lo has leído. Te lo reenvío abajo. Ten en cuenta, itero, que es la primera versión. Y habrá adiciones, supresiones y correcciones o enmiendas.

>> Sigue...


Al luso Ricardo Robles

AL LUSO RICARDO ROBLES

Al luso Ricardo Robles,
Edil del Bloco de Esquerda,
Lo han mandado allí a la mierda.
Si sus ideas son nobles,
No lo son, porque son dobles,
Los raseros que maneja,
Uno para gente aneja
Y otro para gente ajena,
Que es una manera amena
De ser cínico, “Coneja”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Miércoles, 15 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031