El Blog de Otramotro

Se coge al mentiroso antes que al cojo

SE COGE AL MENTIROSO ANTES QUE AL COJO

La sectaria (siempre que cuadre, encaje o quepa considerar una secta la formación política en la que un/a afiliado/a, que esté al día en el pago de sus cuotas, milite) secretaria general de ERC, Marta Rovira, acusó ayer en una interviú en RAC1 al Ejecutivo de Rajoy de amenazar al Govern de Puigdemont con un escenario de violencia extrema y muertos en las calles, si este persistía en su intención de declarar de manera unilateral la independencia de Cataluña, como, por cierto, al final, así acaeció, tras la valiente (siempre que el atento y desocupado lector, sea ella o él, acepte que un/a autor/a puede usar el sarcasmo, la ironía más mordaz que una/o aspira a adquirir o escoger en el mercado o abanico abierto de las figuras literarias, en una crónica política, o sea, que servidor pretende decir todo lo contrario, esto es, difamante) votación secreta.

Aunque ante las insistentes preguntas de los periodistas no mostró una sola prueba documental de todo ello, afirmó que las había (dónde, cabe preguntar/se, ¿en el pozo sin fondo donde suele pescar sus aranas?).

Así las cosas, hecha la grave acusación, una vez celebrado el Consejo de Ministros, en la comparecencia posterior ante los medios de Íñigo Méndez de Vigo, el portavoz del Gobierno, este fue interrogado sobre el particular, y, tras recordar otros embelecos contados por las/os dirigentes secesionistas, mendaces redomados, vino a señalar que lo que había dicho Marta Rovira era otra burda patraña o cuenta que había que sumar al rosario de los cuentos que habían sido proferidos por las/os independentistas, cuentistas.

La ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, le afeó que hubiera hecho una afirmación tan falsa. Rajoy, en unas declaraciones a los medios, tras participar en la Cumbre Social de Gotemburgo (Suecia), después de haber tildado de falsedad, mentira y vergüenza la amenaza de su Gobierno, aseveró: “Creo que en la vida no vale todo. Cada uno puede defender sus posiciones como quiera, pero esto es intolerable”. El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, con buen criterio, solicitó a Rovira que rectificara y que reconociera su bellaquería o ruindad; en plata, que había mentido.

Está claro que todos los seres humanos, todos, sin excepción, mentimos. Servidor, verbigracia, reconoce que lo hace cuando urde literatura de ficción (y, precisamente, por esa razón, procura que dicha información aparezca recogida en la parte superior de la bitácora que gestiona, el blog de Otramotro, donde archiva sus textos), pero también echa mano de las llamadas mentiras piadosas; regularmente, con el objetivo de no dañar o molestar a un semejante de manera innecesaria, o como mero juego (aunque alguna vez, habiendo acabado o coronado este, confiesa que ha olvidado señalar, como era imprescindible y necesario, que había sido algo lúdico, que el suceso contado tenía una base cierta, real, verídica, pero este menda lo había novelado para pasar el rato).

>> Sigue...


¿Cataluña no va al revés del mundo?

¿CATALUÑA NO VA AL REVÉS DEL MUNDO?

“Ningún banco se va a marchar de Cataluña”.

Artur Mas, en 2015.

“No va a haber una huida de empresas de Cataluña”.

Oriol Junqueras, el pasado jueves (pocas horas después, los bancos Sabadell y CaixaBank y una empresa tan emblemática como Gas Natural trasladaban su sede social a Alicante, Valencia y Madrid, respectivamente), cinco de septiembre.

Tengo para mí que, mientras el mundo siga siendo (in)mundo, en él habrá todo tipo de locos (ellas y ellos). Servidor, verbigracia, confiesa que lo está, pero no de atar. Conozco locos que son estupendos (porque la locura, en ciertas ocasiones, solo a veces, todo lo cura, incluida la del cura que, tras leer mil y una veces los evangelios canónicos, llegó a creerse la reencarnación misma de Jesús de Nazaret y, mientras duró su locura transitoria, un año entero, ejerció de curandero —y aún puede uno tropezarse, si visita o frecuenta las tierras por donde dicho sacerdote desempeñó tan embustero empleo, con quien asegura que el cura curandero lo curó de esta, esa o aquella enfermedad—, de milagrero) y locos tremendos (evidentemente, tomo el significado que de tal adjetivo y dicción da el DRAE en su primera acepción, “terrible”, “digno de ser temido”), empedernidos, difícilmente recuperables.

En Cataluña, por cómo ha ido degenerando todo lo tocante al delirante “procés”, llegué a pensar que muchos ciudadanos (hembras y varones) habían devenido orates perdidos, sin solución, pero, durante los últimos días sobre todo, he ido advirtiendo actitudes, comportamientos y gestos que me indican bien, a las claras, que estaba equivocado. Hoy puedo afirmar (porque tengo plena constancia del hecho) que la mayoría del pueblo catalán todavía mantiene intacta su lucidez. Por ejemplo, es un hecho innegable que en muchas escuelas e institutos catalanes, los maestros y profesores (ellas y ellos), en lugar de esforzarse en hacer atractivas a sus discentes las asignaturas que les imparten, en lugar de favorecer que sus alumnos (hembras y varones) alumbren y desarrollen los dones, facultades o talentos personales que atesoran, en lugar de ayudarles a formarse como auténticos ciudadanos, autosuficientes, críticos, se han dedicado a adoctrinarles ideológicamente y a embelecarles con la añagaza de que vivirán en la bucólica e idílica Arcadia que será Cataluña cuando consigan alcanzar la imprescindible independencia. Para sonrojo de propios y extraños, ahí están las imágenes en las que dos centenares de escolares del Instituto de Enseñanza Secundaria “El Palau”, de Sant Andreu de la Barca (espoleados o persuadidos, seguramente, por los buenos docentes, que en todas las escuelas e institutos los hay, han venido a dar varias lecciones de empatía, solidaridad y tolerancia a algunos de sus profesores, que tendrían que haber aleccionado a sus alumnos en ese preceptivo y preciso menester, y a los políticos desnortados, que, contumaces, siguen, erre que erre, cometiendo el mismo error), han salido en defensa de sus compañeros, hijos de guardias civiles, que estaban siendo acosados por algunos de sus propios colegas y enseñantes.

>> Sigue...


¿Va en los genes ser destral?

¿VA EN LOS GENES SER DESTRAL?

Sobre un mismo hecho o suceso
Existen tantas verdades
Como personalidades
Opinan de él, un receso
Definitivo o deceso.

Por muy objetivo y neutral
Que uno ser quiera y central,
Uno es hijo de su madre
Y, asimismo, de su padre.
Va en los genes ser destral.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Aunque no me creáis, es lo que he visto

AUNQUE NO ME CREÁIS, ES LO QUE HE VISTO

“—Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.

Dice el replicante Roy Batty (papel interpretado por Rutger Hauer) en el filme “Blade Runner” (1982), dirigido por Ridley Scott.

A escasas jornadas de que se estrene su secuela, “Blade Runner 2049”, en España, a este menda, su seguro servidor de usted, atento y desocupado lector (sea ella o él), teniendo en cuenta el breve monólogo susodicho y viendo qué está ocurriendo los últimos días (y aún quedan tres para el D, 1-O, fecha señalada para la votación del ilegal referéndum de autodeterminación, que el desleal Puigdemont sigue empeñado en celebrar a todo trance) en Cataluña, le han nacido o brotado las ganas de parafrasear las primeras palabras de dicho parlamento, epígrafe que he escogido para que echara a andar este texto, y seguir por otros cauces o derroteros:

Yo he visto cosas que vosotras/os (que estáis en coma, cuando despertéis) no creeréis: concentraciones de gente y más gente enarbolando esteladas (muchas/os jóvenes las portaban a modo de capa, sobre sus espaldas) que me llevaron a recordar imágenes de los tiempos de la Alemania hitleriana, o sea, ciudadanas/os aireando consignas sin cuento, pero sin exhibir ni la disciplina ni el saludo nazis; varios vehículos de la Guardia Civil con las ruedas pinchadas, destrozados, inservibles, prácticamente forrados con pegatinas independentistas, teniendo que ser retirados de la vía pública con la ayuda de grúas; empujones sin descanso de diversos sujetos a los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado, que no hicieron uso de otras armas que de las defensivas, sus escudos; profesoras/es haciendo dejación de sus funciones docentes, alentando a sus alumnas/os a que se saltaran las clases, hicieran pellas y ocuparan las calles (sin supervisar luego si algunas/os de estas/os montaban o no un pollo); niñas/os de corta edad que iban a hombros de sus familiares (supongo que padres) pegando carteles o pasquines por las paredes; fachadas de ayuntamientos, cuyos alcaldes, socialistas, se habían negado a ceder espacios donde poder llevar a cabo las votaciones, completamente empapeladas con carteles de todo jaez; tres cruceros atracados en el puerto de Barcelona, donde se alojan los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado enviados para mantener el orden el 1-O, a los que los estibadores han asegurado que no van a abastecer; páginas web que se abren, se cierran, se vuelven a abrir indebidamente y se cierran, una y otra vez, por orden judicial; las cajas que contenían los más de nueve millones de papeletas del referendo ilegal, incautadas por la Benemérita; a los máximos dirigentes de la ANC, Jordi Sànchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, dando una de cal y varias de arena; a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, sumándose a la muchedumbre congregada frente al TSJC, dando muestras de lo que entiende por respetuosa separación de poderes; a Joan Tardà, diputado nacional de ERC, arengando a las/os universitarias/os catalanas/es y enardeciendo emocionalmente sus corazones para que no traicionen a su tierra, Cataluña (ignorando, tal vez, seguramente, que, mientras hacía tal cosa, él estaba quedando a los ojos del grueso de las/os españolas/es como un traidor a su patria, España); a catalanas/es de pura cepa, como Joan Manuel Serrat, siendo denigradas/os, tachadas/os de fascistas (por intolerantes y exaltados fascistas, sin hesitación) por el simple hecho de dar su libre opinión sobre las carencias (evidentes, desde el punto de vista legal) de la ley del referéndum aprobada en el Parlament; a un monje, a una monja (madre abadesa) y a varias/os jóvenes universitarias/os (entre ellas/os, a una estudiante de Derecho que, si pretende obtener el grado o la licenciatura y ejercer algún día como abogada, secretaria judicial, fiscal o jueza, me temo que tendrá que mudar de arriba abajo sus pensamientos y criterios) a quienes también habían calado (hasta los huesos) las finas gotas de lluvia del independentismo catalán, rampante;...

>> Sigue...


¿Que qué juzgo vergonzoso?

¿QUE QUÉ JUZGO VERGONZOSO?

“Es más vergonzoso desconfiar de los amigos que ser engañado por ellos”.

Jean de La Bruyère

—Considero vergonzoso
Desconfiar del amigo.
Mas ¿merece más castigo
Que al de los leones foso
Caer por él? ¡Qué horroroso!
—No sufrirás otro chasco,
Ni grima sentirás o asco,
Ni te verás defraudado,
Si tú sigues encerrado,
Como Satán, en un frasco.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


He aquí mi ruego, Expedito

HE AQUÍ MI RUEGO, EXPEDITO

Dilecto Expedito, patrón de las causas justas y urgentes, intercede por mí ante Nuestro Señor Jesucristo para que acuda en mi auxilio en este momento de extremas aflicción y desesperanza (propia y aneja, ajena).

Dilecto san Expedito, tú, que eres protector de las/os militares, las/os jóvenes, las/os cajeras/os, las/os afligidas/os, las/os desesperadas/os,..., ampárame y abastéceme de coraje, fuerza, seguridad y serenidad.

Acoge favorablemente y ejecuta con prontitud el ruego que a continuación te hago: que no se celebre el referéndum ilegal catalán o, en su defecto, en el supuesto de que incluso esto resulte imposible para ti, que no se lleve por delante a nadie, o sea, que no ocasione ningún muerto.

Dilecto Expedito, ayúdame a superar estos días difíciles. Defiéndeme con tu égida de cuantas/os pretenden o molestarme o perjudicarme, y acoge, bajo tu manto, a mis seres más allegados y queridos, amigas/os y familia.

Te ruego, con especial encarecimiento, que no eches en saco roto mi petición y la corones con tu proverbial diligencia.

>> Sigue...


Le propongo que sea mi amanuense (II)

LE PROPONGO QUE SEA MI AMANUENSE (II)

“Permítame que insista”, como decía ayer el hoy “todista” Matías Prats en el anuncio de Línea Directa, pero para escribir literatura hogaño conviene ejercer el mismo o parecido oficio que fungía antaño un bululú (que, según la primera acepción que de tal vocablo da el DRAE, significa: “Comediante que representaba obras él solo, mudando la voz según la condición de los personajes que interpretaba —poco más o menos como debía hacer, según una copla del corrector Alonso de Proaza, el primer cuentacuentos de “La celestina”, de Fernando de Rojas: “Si amas y quieres a mucha atención, / leyendo a Calisto mover los oyentes, / cumple que sepas hablar entre dientes: / a veces con gozo, esperanza y pasión; / a veces airado con gran turbación. / Finge leyendo mil artes y modos, / pregunta y responde por boca de todos, / llorando y riendo en tiempo y sazón”—).

Así las cosas, le hago hoy idéntica propuesta a la que le hice la semana pasada, atento y desocupado lector (sea ella y como la miel y se llame, efectivamente, Natalia; o él y como la hiel y su gracia sea, verbigracia, Miguel), que sea o siga siendo mi amanuense, que continúe copiando cuantas palabras profiera mi boca.

Imagine (¡qué contrasentido!, sí) que, por arte de magia blanca, usted ha dejado de ser, ipso facto, Natalia o Miguel, la/el copista de Otramotro, y se ha transformado en bombera/o; y que este menda se ha metamorfoseado, por arte de birlibirloque, en el reciente escritor invidente (ergo, inexperto en cecografía, lego en el alfabeto o sistema ideado por Braille) Homero Borges.

Imagine que en su ciudad natal (que no es en la que actualmente reside, la capital de la provincia) ha habido un terremoto morrocotudo y muchos de sus edificios son ahora escombros, ruinas.

Imagine que usted forma parte del grupo voluntario de su unidad que se ha desplazado a la villa donde impera el caos, donde reina la desolación, para echar una mano (sensu stricto, las dos) y que, tras oír el falto de vigor auxilio salido de una voz débil, ha llegado por una veintena de huecos hasta donde se halla una persona (poco importa su sexo) a la que una columna le ha atrapado las dos piernas y padece unos dolores inaguantables.

>> Sigue...


Ante el arte, me persigno

ANTE EL ARTE, ME PERSIGNO

Atinó, esto es, dio de lleno
En el centro de la diana,
Quien urdió, de buena gana,
Que la sonrisa un ameno
Gesto es, ya propio, ya ajeno.
En el Puerto de la Cruz
El mismo rayo de luz
Vi que antes en otra parte.
Ante cualquier obra de arte
Yo hago el signo de la cruz.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿De quién tú tanto te ufanas?

¿DE QUIÉN TÚ TANTO TE UFANAS?

—Santa Ana, en Tudela, es cera;
Por la madre de María
Y lo que esta alumbraría,
Que en una cruz de madera
Murió, es fervor de primera.
—No hay persona tudelana
Que en el día de Santa Ana,
Aunque se encuentre en la playa,
No homenajee a su Yaya,
De la que tanto se ufana.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Del fervor tudelano por Santa Ana

DEL FERVOR TUDELANO POR SANTA ANA

Quien la primera vez viene a Tudela
Un veintiséis de julio por la tarde
Cuenta se da en un de inferencia alarde
De que ha procesionado mucha vela,

Por los ríos de cera que cincela;
Anécdota que puede que aún guarde
Entre las memorables y que carde
Con arte aparte, impar, si bien modela.

El fervor por Santa Ana que se tiene
Aquí, en la capital de la Ribera
Navarra, se parece al que en Pamplona

La/el que busca a conciencia a encontrar viene,
Pero por San Fermín, de igual manera,
Salvo que aquí la Abuela es la Patrona.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

Nota bene

Hace más de cuatro meses, en concreto, el sábado, 11 de marzo de 2017, acudí al Palacio Decanal de Tudela para asistir a la entrega de los premios del II Certamen Poético en Honor de Santa Ana.

Allí me dieron un diploma en el que se lee lo siguiente:

CONGREGACIÓN DE SANTA ANA
DE LA CIUDAD DE TUDELA (Navarra)

SEGUNDO CERTAMEN POÉTICO EN HONOR DE SANTA ANA
CATEGORÍA “A”

D. ÁNGEL SÁEZ GARCÍA
ha merecido por su poesía DEL FERVOR TUDELANO POR SANTA ANA

LA CALIFICACIÓN DE FINALISTA

Tudela (Navarra) a 11 de marzo de 2017

En la parte inferior aparecen las firmas del Secretario, del Director y del Presidente”


¿Tú te das de la "a" a la "zeta"?

¿TÚ TE DAS DE LA “A” A LA “ZETA”?

La bondad es la inversión
Mejor. El corazón deja
Tan henchido que semeja
La Plaza Nueva en versión
Chupinazo, en diversión
Casi omnímoda, completa,
Igual a la que en la meta
Siente el primero, que advierte
Que lo que más le divierte
Es darse, de la “a” a la “zeta”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Pedalear se pudo en cierto bingo?

¿PEDALEAR SE PUDO EN CIERTO BINGO?

La semana pasada, mientras estaba redactando las primeras líneas del breve ensayo que comenzó llevando el rótulo provisional de “Amén es el comienzo de amenaza” y acabó portando el título definitivo de “La juventud es fuente de progreso”, se me encendió la bombilla, esto es, me surgió, a bote pronto, la idea de enriquecerlo con una anécdota curiosa o sucedido real, pues volví a recordar o alguien o algo (solo Dios sabe quién o qué) trajo a mis mientes qué solían hacer mis compañeros Álvaro Santallana Risueño y Carlos Jesús Rojo Manzano después de cada evaluación, allá, in illo témpore, cuando hacíamos o cursábamos COU (ellos en ciencias, yo en letras) en el zaragozano colegio Enrique de Ossó (“Las Teresianas”). La procrastiné, porque el opúsculo discurrió por sus propios derroteros y, al parecer, un montón de obstáculos se confabularon para impedirme que lograra el encaje perfecto, sin defecto. La aducida doble razón me llevó, como insisto, a posponerla, pero no sin haberme comprometido antes a obligarme a echar mano de ella cuando advirtiera la ocasión propicia, cuando mejor conviniera. Bueno, pues tengo la impresión refractaria de que de hoy no pasa, de que ha llegado para la tal su momento más favorable, o sea, que voy a intentar erigir aquí mismo, en estos dos folios de blanco impoluto, que me sirven de guía, el monumento de palabras de papel que se merece.

Como ambos habían superado la circunstancia o condición necesaria, la barrera o el listón de la mayoría de edad, idearon la manera de celebrar, de forma original, extraordinaria, el fin de cada una de las evaluaciones ejerciendo de lo que eran, jóvenes, verbigracia, dando mal ejemplo, saltándose a la torera el cumplimiento de cierta regla no escrita y, como lógica consecuencia, varios metros. ¿Que en qué consistieron dichos saltos? Pues, grosso modo, en escaparse de la residencia religiosa donde estaban internos con nocturnidad, cosa que consiguieron al descender los tres pisos por los balcones hasta poner los pies en el patio interior, previo a la calle, pero no para andar de picos pardos, como tal vez algún atento y desocupado lector (ella o él) de estos renglones torcidos haya podido barruntar, intuir o sospechar, no, ni de jarana por lugares de mala reputación, quiero decir, tratando con putas, a no ser que alguien considere que la citada locución verbal coloquial (“andar de picos pardos”) también incluye ir a divertirse un rato al bingo a jugar unos, pocos (dado el escaso poder adquisitivo de los jóvenes jugadores), cartones.

La sede de la residencia religiosa ocupaba los tres primeros pisos de uno de los ocho bloques de aquel entorno residencial, además de los bajos o sótanos, donde, si no recuerdo mal, el espacio más amplio se destinaba a capilla, a la que también se podía acceder desde el patio residencial exterior por una puerta y una escalera que los comunicaba y donde se celebraba la eucaristía todos los domingos y fiestas de guardar; había también una ancha sala con sillas para ver la televisión; otra, menos lata, con mesas y sillas para jugar a las cartas, al parchís, la oca, el ajedrez y/o las damas, sobre todo; otra, donde cabían, de forma holgada, una mesa de pimpón y dos futbolines; y otra, que hacía las veces de mínima cancha de baloncesto con dos cestas en las paredes opuestas. En el entresuelo, a mano izquierda, quedaban la cocina y el comedor, alargado, en forma de te; enfrente de la puerta de entrada, tras cruzar el recibidor o vestíbulo, estaba la biblioteca, y a la derecha, una pieza para atender a las visitas, la sala de la televisión de los educadores y las habitaciones de estos. Comunicaba los tres pisos y el sótano una escalera interior. En el primer piso, a la derecha o a la izquierda, según la dirección que tomáramos y el pasillo, a lo largo de este, había varias habitaciones comunes, compartidas, evidentemente, por tres alumnos, que contenían cada una de ellas tres camas, tres mesillas de noche, tres sillas y tres armarios, y, en la parte opuesta del pasillo, cabía hallar sus respectivas salas de estudios, con el mismo número de mesas y sillas; un espacio común para las duchas y los aseos ocupaba la parte central; asimismo, había dos salas para las reuniones, etc. En el segundo piso las habitaciones eran individuales y se repetían los mismos espacios comunes del piso inferior para las duchas y los aseos y las salas para las reuniones.

>> Sigue...


Martes, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930