El Blog de Otramotro

La risa resta tensiones

LA RISA RESTA TENSIONES

El nivel de estrés rebaja,
Sube el de la dopamina,
Beneficiosa endorfina;
Es una joya o alhaja
Pues como el yoga relaja;
La hipertensión arterial
Y el tránsito intestinal
Mejora, sin objeciones;
También resta las tensiones
La risa, si es habitual.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Se coge al mentiroso antes que al cojo

SE COGE AL MENTIROSO ANTES QUE AL COJO

La sectaria (siempre que cuadre, encaje o quepa considerar una secta la formación política en la que un/a afiliado/a, que esté al día en el pago de sus cuotas, milite) secretaria general de ERC, Marta Rovira, acusó ayer en una interviú en RAC1 al Ejecutivo de Rajoy de amenazar al Govern de Puigdemont con un escenario de violencia extrema y muertos en las calles, si este persistía en su intención de declarar de manera unilateral la independencia de Cataluña, como, por cierto, al final, así acaeció, tras la valiente (siempre que el atento y desocupado lector, sea ella o él, acepte que un/a autor/a puede usar el sarcasmo, la ironía más mordaz que una/o aspira a adquirir o escoger en el mercado o abanico abierto de las figuras literarias, en una crónica política, o sea, que servidor pretende decir todo lo contrario, esto es, difamante) votación secreta.

Aunque ante las insistentes preguntas de los periodistas no mostró una sola prueba documental de todo ello, afirmó que las había (dónde, cabe preguntar/se, ¿en el pozo sin fondo donde suele pescar sus aranas?).

Así las cosas, hecha la grave acusación, una vez celebrado el Consejo de Ministros, en la comparecencia posterior ante los medios de Íñigo Méndez de Vigo, el portavoz del Gobierno, este fue interrogado sobre el particular, y, tras recordar otros embelecos contados por las/os dirigentes secesionistas, mendaces redomados, vino a señalar que lo que había dicho Marta Rovira era otra burda patraña o cuenta que había que sumar al rosario de los cuentos que habían sido proferidos por las/os independentistas, cuentistas.

La ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, le afeó que hubiera hecho una afirmación tan falsa. Rajoy, en unas declaraciones a los medios, tras participar en la Cumbre Social de Gotemburgo (Suecia), después de haber tildado de falsedad, mentira y vergüenza la amenaza de su Gobierno, aseveró: “Creo que en la vida no vale todo. Cada uno puede defender sus posiciones como quiera, pero esto es intolerable”. El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, con buen criterio, solicitó a Rovira que rectificara y que reconociera su bellaquería o ruindad; en plata, que había mentido.

Está claro que todos los seres humanos, todos, sin excepción, mentimos. Servidor, verbigracia, reconoce que lo hace cuando urde literatura de ficción (y, precisamente, por esa razón, procura que dicha información aparezca recogida en la parte superior de la bitácora que gestiona, el blog de Otramotro, donde archiva sus textos), pero también echa mano de las llamadas mentiras piadosas; regularmente, con el objetivo de no dañar o molestar a un semejante de manera innecesaria, o como mero juego (aunque alguna vez, habiendo acabado o coronado este, confiesa que ha olvidado señalar, como era imprescindible y necesario, que había sido algo lúdico, que el suceso contado tenía una base cierta, real, verídica, pero este menda lo había novelado para pasar el rato).

>> Sigue...


España es un Estado de derecho

ESPAÑA ES UN ESTADO DE DERECHO

Aunque, según he leído y oído en los mass media, lo ha intentado por activa y por pasiva, el PP no ha conseguido lo que pretendía, desembarazarse de la caja B ni de los chanchullos y tejemanejes de su extesorero Luis Bárcenas (de cuyo tronco, caído en desgracia, no haré leña y, por tanto, evitaré mentar y recordar aquí el baldonador alias que una fuente le puso, otra le quitó y otra le adjudicó de manera definitiva, a modo de difamador sambenito), mutatis mutandis, la condena, que, según cuenta la mitología, Zeus le impuso al titán Atlas, hijo de Jápeto, hermano de Prometeo y padre de las Hespérides y las Pléyades, de cargar y portar (soportar y portear, sería más cabal urdir) sobre sus hombros (sobre la primera vértebra cervical, que por eso se llama así, atlas) el cielo (el mundo). Así que la Audiencia Provincial de Madrid va a procesar a la formación de la gaviota (o charrán, en la doble acepción que de dicho vocablo da el DRAE: “pillo, tunante” y “ave marina de cuerpo grácil”) por, presuntamente, haber destruido los ordenadores de Bárcenas.

A pesar de los pesares (el extravío del expediente del affaire, por lo que hubo de ser nuevamente documentado, y la opinión en contra de la Fiscalía, que se oponía), el tribunal ha hecho caso a los argumentos de peso aducidos por las acusaciones particulares y ha resuelto juzgar al PP como persona jurídica por dos presuntos delitos de daños informáticos y encubrimiento.

Ergo, la justicia, en el caso de marras, ha sido lenta (hay quien sostiene, y no le falta razón, que una justicia lenta es injusta con independencia de la sentencia), sí, pero, aunque tarde, ha funcionado y ha venido a demostrar bien, a las claras, que la separación de poderes, que estableciera otrora Charles Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu, en “El espíritu de las leyes” (1748), en el caso de España es un hecho, en mi modesto parecer, irrefutable, aunque no falten las muis viperinas y descontentas que censuren aquellas sentencias que no les gusten o sean contrarias a sus propios intereses.

>> Sigue...


Hay en España... a quien siempre respeto

HAY EN ESPAÑA… A QUIEN SIEMPRE RESPETO

Hay en España a quien, por ser persona, siempre respeto, siempre, pero no cuanto aduce ni menos aún cuanto hace. Son legión, más de seis mil, las/os que repiten hasta la saciedad, como papagayos, sin pararse a reflexionar unos minutos en torno a lo que dicen, que todas las ideas son respetables. No sé si se dan cuenta de la barbaridad que propalan y/o que tal pensamiento supone. No reparan en lo obvio (y que aquí, en este punto o intríngulis del razonamiento, urge a todas luces airear), que dignas de respeto son todas las personas, todos los seres humanos, no sus ideas, porque estas pueden ser descabelladas (por acéfalas y/o ápodas, o sea, por no tener ni pies ni cabeza). ¿Acaso alguno de mis semejantes consideraría respetable y apoyaría que el Gobierno de la Nación X, la que fuera, admitiera que tiene la intención de proponer (con la pretensión de implantar pronto, cuanto antes), como norma general, de necesario cumplimiento, la eutanasia para todas las personas mayores de 83 años, que, por cierto, es la actual esperanza de vida en España, sin considerar otras variables o factores? ¿Acaso alguno de mis semejantes, compatriota o no, consideraría tolerable que aquí se implantara la ablación clitoridiana, la bárbara costumbre africana (que conviene erradicar) de extirpar el clítoris a las mujeres?

Hay en España quien no ha trabajado de mimo (de cuantas/os he consultado, nadie tiene constancia de ello), pero demuestra un ingenio y un denuedo especiales (¿estos dos dones, facultades, habilidades o virtudes, al menos, habrá de reconocérselos/as la opinión pública y la publicada al sujeto singular, excepcional, del que pretendo hacer una etopeya sui géneris?) para, dejando a un lado las labores asignadas o tareas señaladas, venga o no venga a cuento, hacer muchos (no todos los) miércoles una pantomima (sobre todo, para quienes ven la tele sin escucharla y/o las/os sordas/os).

Hay en España quien, como no es un genio (ahora bien, ¿qué hacemos con quienes opinan que tampoco le falta ingenio?), ni un animador del show business, ni está preparado para improvisar o repentizar, se trae el espectáculo (que, si viene a algo, es, básicamente, a dar por el culo —con perdón—, quiero decir, a fastidiar o molestar a buena parte del respetable público) preparado de casa. Supongo que pronto podrá montar un baratillo con todos los trebejos que ha acopiado y exhibido, o venderlos en pública subasta al mejor postor.

Hay en España quien, aunque no es un payaso (profesión tan digna como otras) ni trabaja en un circo (recinto con carpa tan respetable como cualesquiera otros centros de trabajo), goza un montón siendo un intruso y ejerciendo durante unos minutos de tal (aunque el grueso de quienes tienen que soportar sus ridículos números circenses no disfruten nada de nada con ellos).

Hay en España quien demuestra bien, a las claras, que es un dechado, modelo o prototipo andante y parlante de que en las aulas de las escuelas, de los institutos y de las universidades radicadas en dicho territorio se adoctrina en las bendiciones del desfasado, superado y trasnochado nacionalismo.

>> Sigue...


Semejan lluvia que arrecia

SEMEJAN LLUVIA QUE ARRECIA

“¿Alardeas de carecer de enemigos? Veo que te calumnias. ¿Es que jamás tuviste la entereza de decir la verdad o de realizar un acto de justicia?”.

Santiago Ramón y Cajal, en “Charlas de café” (1920)

Servidor con sus amigos
Miguel Ángel y Santiago
De lo propicio y lo aciago
Debate. Aunque son testigos
De que son los enemigos
De sus ideas, aprecia
Un montón cuando con recia
Refutación lo combaten
Y su parecer rebaten;
Semejan lluvia que arrecia.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Han pasado siete lustros

HAN PASADO SIETE LUSTROS

“Nosotros somos partos prematuros de un futuro aún no demostrado”.

Friedrich Nietzsche, en “Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es” (1889).

Siete lustros han pasado
De nuestro primer encuentro.
A algunas/os os llevo dentro
Del corazón. No he olvidado
Por quién fui abofeteado.
Fueron muchos los dolores
Que a mí me infligió Dolores.
Nunca rencor le he guardado.
Al contrario, le he obsequiado,
En sueños, ramos de flores.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cuánto gusano horada la manzana

CUÁNTO GUSANO HORADA LA MANZANA

“PECUNIA NON OLET” (“EL DINERO NO HUELE”)

“(...) Zumba el viento de noviembre en los alambres y postes que se alinean a lo largo de las carreteras que conducen a través del campo. Observo y oigo caer del árbol al linde de la calle una manzana tardía. Tal vez quiera gritar que un gusano la horada (...)”.

Otto Rahn, “La corte de Lucifer. Sabios, paganos y herejes en el mundo medieval”, 2005.

En Roma, durante el Imperio, los orines que se recogían de las letrinas públicas se aprovechaban para diversos fines. Los curtidores, por ejemplo, usaban la orina para adobar sus pieles; y los lavanderos empleaban el amoniaco que contenía la susodicha para blanquear las togas.

Según cuenta Suetonio en su obra “De vita Caesarum” (“Vidas de los doce césares”), Tito le reprochó a su padre, el emperador Vespasiano, que hubiera ideado el propósito de sacarle rendimiento dinerario a las letrinas. El progenitor, raudo como el rayo, le entregó una moneda de oro a su hijo para que la oliera y le interrogó si el olor que esta despedía le molestaba. Como Tito negó con un gesto (rotó la cabeza) y un no (que salió de su boca), Vespasiano lo aleccionó refutándole esto: “Pero dimana de la orina”.

Los diputados (ellas y ellos) de PDeCAT y ERC, a pesar de que hace doce días, el 27 de octubre, tras una votación secreta, se proclamó la independencia de Cataluña de manera unilateral, regresaron ayer a sus escaños en el Congreso de los Diputados para participar en el Pleno de los martes. Ambas formaciones se habían ausentado de las comisiones del Congreso y de los plenos de los martes como muestra de protesta por las cargas policiales del pasado 1-O, fecha del referéndum que, a pesar de los pesares, se celebró, aunque primero fue suspendido y luego definitivamente anulado por el Tribunal Constitucional.

La pela es la pela y a ellas/os quedarse sin pelas no se la pela. Se han dado cuenta, como Tito comprobó otrora, de que el dinero español ni huele ni mancha. Es lo que tiene disfrutar de una mamandurria, de una sinecura. El salario (vocablo que viene de sal) es lo que más salero da a la vida. Y todo lo que les gusta cuesta una pasta gansa.

>> Sigue...


Puigdemont, "Bufón de Europa"

PUIGDEMONT, “BUFÓN DE EUROPA”

El Premio “Bufón de Europa”,
Sin haberse presentado,
Puigdemont se lo ha llevado.
Se ha hecho también con la copa
Que otorga al cagón la tropa.
Así que a nadie le extraña
Que en los belenes de España,
Como un augur me asegura,
La del “caganer” figura
Sea la de Carles, maña.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Iglesias, no me extraña nada, nada

IGLESIAS, NO ME EXTRAÑA NADA, NADA

Servidor, que otrora leyó todo libro que de don Miguel de Unamuno y Jugo, por unas causas u otras, cayó en sus manos, hubiera sido urdido por él en prosa o en verso, y que decidió llamarse en el ámbito literario Otramotro, como guiño y homenaje (como predica la paremia española, es de bien nacidos ser agradecidos) al rector salmantino (de quien tanto aprendió), siempre recordará las palabras que siguen, que el polígrafo bilbaíno pronunció el 24 de abril de 1902 en el ateneo de Valencia: “(...) La libertad no es un estado, sino un proceso. Solo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe; solo la cultura da libertad. No proclaméis la libertad de volar, sino la de dar alas; no la de pensar, sino la de dar pensamiento. La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura; solo la imposición de la cultura lo hará dueño de sí mismo, que es en lo que la democracia estriba”.

Ayer, por la tarde, en la biblioteca pública de Tudela, este menda invirtió varios minutos de su preciado y precioso tiempo en leer, de cabo a rabo, los 19 folios de que consta el auto que redactó la magistrada Carmen Lamela, titular el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional. A renglón seguido, al tener conocimiento de algunos comentarios que habían escrito o proferido Pablo Iglesias, Ada Colau, Xavier Domènech y otras personas a propósito del auto firmado por la jueza susodicha, me pregunté si, de verdad (de la buena) los mentados habían hecho el esfuerzo que había coronado el abajo firmante, leer comprensivamente el auto.

Iglesias, verbigracia, trenzó esto en su cuenta de la red social Twitter: “Me avergüenza que en mi país se encarcele a opositores. No queremos la independencia de Cataluña pero hoy decimos: libertad presos políticos”. Volví a leerlo y reparé en que seguía sin salir de mi asombro. Lamela podía tener enemigos (como sostiene Santiago Ramón y Cajal en “Charlas de café” (1920): “¿Alardeas de carecer de enemigos? Veo que te calumnias. ¿Es que jamás tuviste la entereza de decir la verdad o de realizar un acto de justicia?”); “opositores” los llamaba Iglesias. Ahora, me temo, tendrá ocho más, si así se consideran los miembros del Govern (ellas y ellos) a los que ha enviado a prisión por, presuntamente, delinquir. Hoy debo añadir (quien quiera entender que entienda) que las/os mencionadas/os, que ayer durmieron entre barrotes o rejas no son presos políticos, sino políticos presos. ¿Acaso no fueron avisadas/os unas y otros de que, si seguían erre que erre, en sus trece, contraviniendo la Constitución y demás leyes del ordenamiento jurídico vigente, tendrían que acarrear con las consecuencias? Bueno, pues deberán apechugar con su presuntamente delictivo y contumaz comportamiento. Ahora bien, puede que lo que Iglesias haya querido decir es que los que él lama “opositores” lo son del PP. En ese supuesto, tampoco le veo a la idea ni los pies ni la cabeza (pues es, a todas luces, ápoda y acéfala). Él, Iglesias, y otros miembros de su partido, Podemos, también se oponen al PP y la jueza Lamela no los ha enviado a prisión (los cargos de Podemos que están en la cárcel han sido sentenciados por otros jueces que conocieron de las causas concretas por las que fueron procesados), por la sencilla razón de que España es un Estado de derecho, con amplias garantías jurídicas, en el que los jueces no encarcelan a las personas que no han delinquido.

>> Sigue...


¿Iglesias? ¡Gerifalte incoherente!

¿IGLESIAS? ¡GERIFALTE INCOHERENTE!

Hoy he recibido el primer artículo de opinión que me ha remitido uno de los alumnos a los que otrora, hace casi dos décadas de ello, impartí la asignatura de Creación Literaria, Eladio Golosinas, “Metaplasmo”, que lleva el mismo título que la presente urdidura (o “urdiblanda”). En las líneas que lo precedían Eladio me pedía que si su texto, a mi juicio, merecía la pena que viera la luz, ser publicado, prefería que lo fuera en mi blog antes que en cualquier otro diario digital o de papel. Aunque no he tardado en contestarle la verdad, que en mi bitácora su texto iba a tener escasísima audiencia, porque suelen ser, entre diez y doce, no más, las personas que (lo sé a ciencia cierta) me leen de manera regular, y que haría bien en mandarlo también a otros periódicos, me ha respondido la certeza que servidor ya había intuido o sospechado, es decir, este menda temía que pudiera haber acaecido, que Eladio había probado esos derroteros y había obtenido en todos los casos el mismo resultado: sin respuesta, nada, cero.

Como soy un defensor a ultranza de la libertad de prensa y expresión y lo que he advertido en el artículo, tras haberlo leído dos veces, es una censura o cítrica crítica a ciertos comportamientos o manifestaciones de Iglesias, sí, pero no he identificado calumnia o injuria contra el susodicho, me he avenido a publicarlo como me lo ha enviado y el atento y desocupado lector (sea ella o él), si no tiene nada mejor que hacer, puede leer a continuación:

“Nadie está libre de decir estupideces; lo grave es decirlas con énfasis”.

Michel Eyquem de Montaigne

El pasado lunes, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se mostró contrariado con el comunicado en el que la corriente anticapitalista de la formación que dirige venía a reconocer la nueva (y efímera, si nos atenemos a la realidad incontrovertible de los hechos, que, velis nolis, siempre se impone) República Catalana; y con el mandamás de Podem en Cataluña, Albano Dante Fachin, que había manifestado su propósito de formar una alianza con las fuerzas independentistas para acudir coaligados a las próximas elecciones autonómicas del 21-D.

Cuando fue conocedor de todo ello, Iglesias insistió en la idea de que su formación quiere trabajar por una España en la que quepa todo el mundo, sin exclusiones, a fin de crear un “espacio amplio de fraternidad” dentro de un país moderno. Y, en lo tocante a la postura defendida por Dante Fachin, Iglesias le recordó que “las alianzas electorales las deciden los inscritos e inscritas en Podem(os)”.

>> Sigue...


Una descomunal bola

UNA DESCOMUNAL BOLA

Hoy “Loles” nos interroga
Qué hace con todo el estrés
Que le ha traído el “procés”.
Tú respondes: este aboga
Por que descartes la soga.
Esto le contesto a “Lola”:
Que el engaño no me mola
Y cuanto intuí ha ocurrido,
Que el “procés” ha devenido
Una descomunal bola.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Carta abierta a las/os independentistas catalanas/es

CARTA ABIERTA A LAS/OS INDEPENDENTISTAS CATALANAS/ES

Atentas/os y desocupadas/os independentistas catalanas/es:

Vayan por delante estas dos consideraciones previas. Primera. Acaso convenga dejar y tener meridianamente claro, antes de entrar en faena, que ser independentista es una opción política tan lícita como cualquier otra, siempre que se asuma y acepte esta conditio sine qua non, este requisito necesario, imprescindible, que, al ser España un Estado de derecho (perfectible, sin hesitación), siempre, o sea, siempre, la persona independentista habrá de acatar las reglas de juego y decir amén a las leyes vigentes. Segunda. Las leyes, como cualquier demócrata (ella o él) sabe (o debería de saber) y ha de admitir sin rechistar, se pueden cambiar (y deben mudarse, sin duda, si no son justas) con el objeto de mejorarlas.

Como muchas/os de vosotras/os sabéis, el primer conde de Romanones, Álvaro Figueroa y Torres Mendieta, que se doctoró en Derecho en 1885 por la Universidad de Bolonia y ostentó, además de los cargos de presidente del Congreso y del Senado, los de ministro y de presidente del Gobierno (que entonces no se llamaba así, sino del Consejo de Ministros), durante el reinado de Alfonso XIII, fue, asimismo, miembro de la Real Academia de la Historia y de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, presidente del Ateneo madrileño y director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Seguramente, la mayor parte de vosotras/os conocéis también que es el autor de la celebérrima expresión “¡Jo(der), qué tropa!”. Por si alguien la ignora o la ha olvidado rememoraré, de manera sucinta, la anécdota que propició ese inmarchitable dicho. A don Álvaro le propusieron ser académico de la RAE. Así que acudió a la sede de la mentada entidad para hacer a los miembros de la susodicha una visita de cortesía y solicitarles que apoyaran su candidatura, como por aquel entonces se estilaba. Al parecer, el grueso de los académicos le dijeron que contara con sus votos, pero, llegado el día de la votación, recibió una sonora bofetada metafórica, es decir, la mala nueva de que su candidatura no solo no había salido airosa del brete, sino que, para más inri, no había obtenido ningún sufragio. Tras permanecer unos instantes mudo, como valorando el hecho, comentó (eso confirmó quien estaba atento y lo escuchó) la locución entrecomillada de arriba: “¡Jo(der), qué tropa!”.

Bueno, pues, tras haber trascendido el comportamiento pusilánime de Carles Puigdemont y de varios miembros (ellas y ellos) de su Govern, huidos a Bélgica (ya se sabe que, cuando el barco zozobra, las ratas son las primeras en abandonar el barco) a fin de solicitar asilo político allí (y evitar los procedimientos judiciales contra ellos en marcha), a mí, al menos, no me extrañaría nada (de nada) que, teniendo en cuenta el desleal, cobarde y bochornoso antecedente del pasado viernes, en el que los diputados (hembras y varones) independentistas se sacaron de la manga una urna para votar en secreto (y, de esa guisa, que no se pudiera saber a ciencia cierta qué había votado —aunque varios diputados de CSQP, Catalunya Sí que es Pot, sí enseñaron la papeleta con su no— cada quien) alguna/o de vosotras/os, recordando la anécdota mencionada del conde de Romanones (a quien los individuos con sillón en la RAE o Roma, ciertamente, le dijeron nones), mutatis mutandis, cambiando lo que debe ser cambiado, profirierais: “¡Jo(der), qué Govern, qué mandos!”.

>> Sigue...


Domingo, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930