El Blog de Otramotro

Yo me mondo con Edmundo

YO ME MONDO CON EDMUNDO

Mi amigo Edmundo es un guasón como la copa de un pino, un zumbón como una seo (no como un aseo) de grande. Yo, cada vez que nos reunimos a cenar, sin féminas, el grupo asiduo de cuerdos locos, formado por allegados y amigos íntimos, me suelo reír con él a carcajada tendida cuando cuenta sucesos descacharrantes, hilarantes, que le han acaecido a él en persona o a otros, porque finge, de una manera inmejorable y verosímil, que han sido a él a quien de verdad le han ocurrido. Ahora bien, como lo conozco casi como quien lo parió, pues soy amigo suyo (¡qué cruz!) o es amigo mío (¡ídem!) desde la más tierna infancia y pretendo ser aquí ecuánime, escribiré lo que le he dicho a él más de una vez a la cara, que es un machista redomado. Menos mal que, cuando está rodeado por mujeres, se controla, porque ha recibido más de un “zasca”, como coloquialmente se dice ahora, con motivo, más de una réplica cortante de más de una fémina con razón. Por ejemplo, ayer estábamos hablando de “La enzima prodigiosa”, de Shinya; llegó él y salió por peteneras: “A mí eso mismo me lo ha dicho más de uno, que Shinya, cuando está encima, es prodigiosa”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Isabel? ¡Panacea es de mis males!

¿ISABEL? ¡PANACEA ES DE MIS MALES!

Hoy no voy a pedirte que me dejes
Besarte, acariciarte, versearte,
Quiero decir, mirarte y admirarte;
Tampoco que te vayas, que te alejes.

Isabel, eres uno de los ejes
Fijos de mi existencia con el arte,
Con la necesidad crucial de amarte
Sin infames, amor, tejemanejes.

Eres la panacea de mis males,
El ser que me atempera y tranquiliza
Y anima para entrar de nuevo en liza

Contra ogros fieros, sí, y descomunales.
Como Lesbia sentido dio a Catulo,
Tú me lo das a mí; no es bola o bulo.

Nota bene

Este soneto lo recitó públicamente su autor, el abajo firmante, su seguro servidor de usted, atento y desocupado lector (ya sea ella o él), sobre las tablas del escenario del salón de actos del Centro cultural Castel-Ruiz, de Tudela, porque a juicio de los miembros del tribunal que resolvió el XIII Concurso de Poesía y Microrrelatos, organizado por la Asociación de Mujeres El Tazón-Santa Ana con motivo del Día Internacional de la Mujer, celebrado el pasado miércoles, 8 de marzo de 2017, mereció una mención honorífica.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


A con galones un ángel

A CON GALONES UN ÁNGEL

—Como un ciclón ha irrumpido
En la habitación un ángel
Con galones, rubio arcángel
Que me ha dejado aterido.
—¿No habrá sido que Cupido
Ha alcanzado con su flecha
En el día de la fecha,
Que es Miércoles de Ceniza,
Tu corazón, que ameniza
Tu alma y deja satisfecha?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCCX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCCX)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Pues, aunque huelga el comentario, deseo (en la misma medida que espero) que salgas del embrollo airoso e incólume.

Te recomiendo la lectura del texto que he titulado “Sobre la coherencia y el cambio de opinión”, que te enviaré mañana y publicaré en mi bitácora al día siguiente.

Celebro que tus parroquianos (ellas y ellos), los cornagueses, lo lean y le den el valor que merece y tiene.

Los poemas de Garcilaso, Quevedo y otros excelsos poetas siguen estando donde estaban y deben, en varios volúmenes que uno puede hallar en las bibliotecas de mil pueblos, instituciones o casas. Yo solo lamento que sigan siendo poco leídos o, si lo prefieres, por pocos, muy pocos lectores.

>> Sigue...


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCCIX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCCIX)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

No te falta razón en cuanto aduces.

Este fin de semana me he concedido fiesta; que, de vez en cuando o, en su defecto, de cuando en vez, me viene estupendamente para descansar y desconectar mi mente de tener que seguir escuchando y/o leyendo también durante el “finde” a tanto demente (incluyo entre los varios que agavilla o arracima ese “tanto”, que conste, al que suelo encontrarme por las mañanas enfrente, antes y después de asearme, en el espejo de mi cuarto de baño) como uno halla por doquier, aunque no trabaje de loquero, quiero decir, de psiquiatra.

Espero y deseo que ayer todo fluyera de lo lindo, sin contratiempo, antes, durante y después de que acaeciera la celebración familiar por el feliz hecho que os juntó.

¡Cuánta razón tienes, amigo y deudo, en lo que aduces! Con qué pocas palabras has logrado retratarla, pintar el cuadro al que le cuadra titularse de esa guisa, “Dictadura”. En una dictadura, aunque el dictador sea blando hablando, lo primero que se le esconde al conde, oculta a la persona culta o secuestra a los ciudadanos es la verdad. Por tanto, lo primero que se les impone a los susodichos es la más pura y más dura de las mentiras, que se vea o aparezca publicado solamente aquello que le interesa que se sepa al que manda y comanda.

>> Sigue...


Lo evidente y lo soñado

LO EVIDENTE Y LO ENSOÑADO

Debo la frase que encabeza este texto al vate (poeta y profeta) Luis Cernuda Bidón (quien, por cierto, para rematar su extraordinario e inmarcesible poema “Si el hombre pudiera decir”, escribió los tres versos con los que, en el caso o supuesto de que el abajo firmante, aun moribundo, estuviera consciente, gustaría despedirse de su amada dama, en la hora fatal, cuando Átropos hubiera decidido cortar el hilo de su vida: “Tú justificas mi existencia: / Si no te conozco, no he vivido; / Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido”), que reunió la obra poética que había trenzado hasta entonces bajo el título global de “La realidad y el deseo” (1936). Esos dos susodichos vocablos, realidad y deseo, hacen inconcusa referencia y/o son los ámbitos que resumen, a grandes rasgos, el conflicto existencial en el que vivió durante una buena parte de su vida.

Está claro que las personas diferenciamos lo público y notorio, lo que hay, lo evidente, y que, de modo incontrovertible, es real, de lo que anhelamos, lo ficticio, lo soñado, ora estando dormidas, ora estando despiertas, que, contradiciendo lo que muchas creen a pies juntillas y así lo expresan, a pesar de los pesares, también lo es, real.

A veces, solo a veces, recuerdo lo que he soñado. Es lo que me ocurrió, verbigracia, la madrugada del domingo pasado, que me desperté habiendo escrito en sueños una décima/espinela. Como la recordaba con fidelidad, para que no se me olvidara, la pasé inmediatamente a mi libreta (este procedimiento es el lógico y normal en quien hace muchos años, servidor, agrupó los siguientes versos bajo el título de “Romance del verbadebelado”: “Literato naufragado, / Cuentacuentos con aletas, / Mideversos con espinas, / Con escamas juntaletras, / Verbarrendido entre peces, / Pecios y otras truculencias / No es el que a pique se ha ido, / Sino el que no halla libreta / Donde verter lo ocurrido, / Ni halla paz, ni puerto encuentra”). Mi confesable anhelo era que en Vistalegre II Errejón le ganara el pulso que le había echado a Pablo Iglesias, por eso mi inconsciente trenzó lo que trenzó, el poema que el atento y desocupado lector (sea ella o él) puede leer abajo, como colofón a este texto, pero a las pocas horas hizo su aparición el tío Paco con la rebaja, desbaratando lo que mi subconsciente había escrito en sueños:

>> Sigue...


Del pimpón al brutal choque de trenes

DEL PIMPÓN AL BRUTAL CHOQUE DE TRENES

(¿CABE HALLAR UN PROFETA EN UN POETA?)

“‘La belleza es verdad y la verdad belleza’... / Esto es cuanto sabes y necesitas saber”.

John Keats (esos dos versos coronan su “Oda a una urna griega”).

Antes de ir a lo precipuo, principal o importante, antes de meterme de lleno en la materia del asunto sobre el que discursaré aquí, voy a hacer dos afirmaciones (sobre dos intuiciones) con las que el atento y desocupado lector (sea ella o él) acaso no abunde, es decir, no esté de acuerdo con el grueso de las mismas; con las que discrepe en parte o abierta y concluyentemente disienta. Una; considero que, como en todo poeta (escriba poesía o narrativa, verso o prosa, usa de manera regular las figuras o recursos literarios) cabe hallar un profeta, toda literatura, en mayor o en menor grado o medida, tiene carácter profético. Y dos; tengo para mí que la literatura que solemos llamar “de ciencia ficción”, además de serlo de evasión, por lo tanto, hecha con la clara finalidad de divertir o entretener, es, como muchos programas de televisión o cintas cinematográficas, literatura, o sea, mentira, pero con claras aspiraciones de prender, con el significado de aprehender, la verdad. Tal vez esta idea no le pertenezca de manera exclusiva a quien acaba de formularla y se la deba en todo o, al menos, en una buena parte a los literatos que ha leído y releído, entre ellos, a un escritor peruano/español, que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2010, Mario Vargas Llosa, de quien hace mucho tiempo leyó su ensayo “La verdad de las mentiras” (1990).

No voy a perder ni a hacerle perder a usted, lector/a, el tiempo, especulando aquí sobre qué podemos considerar verdades, sin ninguna hesitación, cuántas certezas cabe identificar y juzgar que lo son, de modo irrefutable, en ciertas novelas a las que se les suele colocar el ora aditamento, ora cuño o marbete, “de anticipación”, como “De la Tierra a la Luna”, de Verne; “1984”, de Orwell; o “Las fuentes del paraíso”, de Clarke.

>> Sigue...


¿Blasa? ¡Preciosa princesa!

¿BLASA? ¡PRECIOSA PRINCESA!

—Subí antaño por san Blas
A donde nació mi padre,
Cornago, ¡qué escopo o encuadre!,
Y en apenas un pispás
De tres me enamoré o más.
—Llamas Blasa a una princesa
Preciosa, impar cornaguesa,
Que ha ideado tu intelecto
Porque aglutina al selecto
Cor(r)o que más te embelesa/interesa.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCCIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCCIII)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Y tan menuda, pues, lamento defraudarte, solo le ha dado a servidor (acaso con escaso arte) para un cuento de tres folios que, una vez corregido y pulido (mientras el menda andaba haciendo tales labores, aunque pareciera a primera y simple vista que no, te confirmo o ratifico que también gravitaba sobre su caletre o pesquis, ejerciendo su influencia, la inspiración), ya está terminado y lleva el título definitivo de “Sólidos indicios”.

Lo importante para mí no eran las etimologías de los tres nombres femeninos tomados por separado, no, sino en su conjunto, conformando la palabra can, perro (y, además, sabueso; porque “Metomentodo” ha venido a comportarse en el cuento como un tal, según la segunda entrada que de tal vocablo da el DRAE: “persona que sabe indagar, descubrir o averiguar los hechos”). Seguramente ha tenido mucho que ver en ello el hecho incontrovertible de que he visto y escuchado la película “El nombre de la rosa”, dirigida por Jean-Jacques Annaud en 1986, varias veces durante los últimos diez días. He advertido en “Metomentodo” a un alumno o discípulo aventajado de Guillermo de Baskerville, quiero decir, del personaje de Sherlock Holmes en “El perro de los Baskerville”, la tercera novela de Arthur Conan Doyle en la que aparece como protagonista principal su arquetípico, buido, cerebral y deductivo investigador.

Si no decido otra cosa, que puede, si hay o hallo razones para ello, el cuento verá la luz aquí el año que viene.

Sigue asperjando tus comentarios con ese hisopo que empapas en tu alegre, festivo y de buen humor acetre, que yo continuaré haciendo lo propio con mi asperges.

>> Sigue...


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCCII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCCII)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Si te encantaron (y encantan) esas cinco líneas, espera a leer las que le acompañan. Me comprometo a hacer todo lo que esté en mi mente y en mis manos para que, cuando las leas entre ellas, te encanten tanto como te encantaron y, si no hay inconveniente, tras llevar a cabo todas las acciones pertinentes que están o quedan a mi alcance y, por lo tanto, posibles, hasta más. Así que, sin dilapidar más tiempo, me pongo a ello en un santiamén, para procurar que ocurra pronto, a la mayor brevedad, lo que acabo de anticiparte con un ápice o pizca de arte, si no en toda su extensión, en buena parte.

En lo tocante al día de mi alumbramiento, que no miento si firmo como Eladio, pero embeleco clara y clamorosamente si rubrico como Otramotro, he logrado trenzar los siguientes renglones torcidos (acaso no venga mal apuntar —eso sí, sin disparar ni bala ni flecha— ni apuntalar o sostener que, al elegir esa fecha para mi nacimiento, le hago un claro guiño, rebosante de gratitud y cariño, a mi piadoso y difunto padre, Eusebio, que, si existe el cielo, por allí andará, seguro, sin duda, pues él sí vino al mundo el 24 de febrero, pero de 1933):

Mi amigo Emilio, que me pasa nueve años y cinco días justos (él nació el 19 de febrero de 1950 y tiene, por tanto, sesenta y seis años; yo fui alumbrado el 24 del mismo mes de 1959, así que cincuenta y siete estíos es mi edad), nunca me ha querido responder a dos preguntas, que le he formulado de mil modos distintos, de todas las maneras posibles que Dios me ha dado a entender: quién le puso y por qué el mote de “Metomentodo”. Porque lo cierto es que, desde que lo conozco, no le he visto que jamás se haya comportado como un metete, entrometido o entremetido, esto es, que se haya metido en camisa de once varas, en definitiva, que se haya inmiscuido en lo que no le iba ni le venía a cuento, en lo que no le incumbía ni le importaba. Quizá la razón esté en una cita de Confucio que yo me aprendí (me consta que no es del todo literal) así: “Quien comete un error y no lo corrige comete otro aún mayor”; o, en su defecto, como le gusta insistir e iterar a él, tal vez estribe en una frase suya que, de alguna forma viene a completar y/o complementar a la anterior, que “los errores que cometemos no son más que lecciones que debemos aprender y poner cuanto antes en práctica”.

En lo que tiene que ver con el lugar en que mi madre me dio a luz, Turruncún, he urdido el párrafo que sigue y, si te peta, puedes leer a continuación:

>> Sigue...


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCCI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCCI)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Aunque del amor y del humor, estupenda pareja de baile o, mejor, de toreo, al alimón, ambos comentemos aquí asiduamente y sobremanera, siempre podremos decir algo nuevo, nunca antes aducido por el uno o por el otro.

En mi modesta opinión (acepto discrepancias —solo suelo ser intransigente con quien no transige—, disentimientos, siempre que medie argumento o razonamiento, que no miento, al respecto), una de las creaciones artísticas (la novela y la película homónima basada en ella) que mejor trata o versa sobre el tándem susodicho es “El nombre de la rosa”, que lleva la firma de Umberto Eco (el libro) y de Jean-Jacques Annaud (la cinta cinematográfica). Desde que leí la ficción, el segundo libro (sobre la comedia y el humor) de la “Poética” aristotélica, aborrecido por el venerable (que, conforme van transcurriendo las obras, va dejando de serlo, deviniendo, sin remedio o solución, en detestable) Jorge de Burgos (rol que borda Feodor Chaliapin Jr.), se me hizo muy dilecto. Tras comentar con brevedad maestro (Guillermo de Baskerville, personaje interpretado inmejorablemente por Sean Connery) y discípulo (Adso de Melk, papel que ejecuta con arte y primor Christian Slater) el apaño, la relación (había escrito felación, pero la misma es, claramente, un yerro imputable a mi índice izquierdo, porque ni en la novela ni en la película se menciona o es explícita la tal) amorosa circunstancial e irregular habida entre el último y la joven (Valentina Vargas), el lógico fraile franciscano concluye lo oportuno: “Qué pacífica sería la vida sin amor, Adso. Qué segura. Qué tranquila. Y qué insulsa”.

Bienvenido, por venir a cuento, tu calambur. Ciertamente, todo parece indicar, mira por dónde, que la excesiva afición de Mario Conde al dinero (primero, a esconderlo; y, luego, a blanquearlo) iba a ser objeto de más imágenes y páginas en los mass media que lo iban a abaldonar aún más. Quienes le concedieron el doctorado Honoris Causa deben estar tirándose de los pelos (algunos, además, de pedos) por cagarla, pues el borrón ya no tiene solución.

No me extrañaría nada (de nada) que, conociendo (como conozco, un poco) cómo son las opiniones pública y publicada de la piel de toro puesta a secar, Mario Conde viniese pronto a ser el nombre y el apellido que, por antonomasia, se usaran proverbialmente para dar cuenta del listo que se pasó de listo o del inteligente que demostró su diligencia en tener más de un comportamiento corrupto.

>> Sigue...


"No hay más vida eterna que esta"

“NO HAY MÁS VIDA ETERNA QUE ESTA”

—¿Crees que la vida eterna
Es verdad cierta, Otramotro?
—Yo creo en la tierna de otro
Y duermo a tendida pierna.
—¿Cuál es esa verdad tierna?
—Tal vez la admita hoy tu testa:
“No hay más vida eterna que esta”,
Verdad que adujo Manuel,
Sin querer ser duro o cruel,
A Lázaro. Fue una gesta.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Lunes, 24 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930