El Blog de Otramotro

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CVIII)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Lo que espero, en el caso que nos ocupa, es lo mismo que deseo, que el proceso sea limpio y que se imparta justicia. Y, si el juez o los magistrados (sean ellas o ellos) hallan en los fundamentos de hecho y de derecho de su sentencia a los imputados culpables, que cumplan la pena que se les imponga.

Ciertamente, visto el panorama desde fuera, los claroscuros (los puntos —y aun agujeros— negros —sin ánimo de parecer segregador ni racista, beneficien o perjudiquen a los encausados— superan en cantidad y calidad a los blancos) que se ciernen sobre el procedimiento, que no miento, son muchos, una legión.

Asimismo, lo que también espero y deseo es que, cuando tus progenitores (salúdalos en mi nombre y en el de mi madre) vuelvan a Cornago, tras haberos visitado, lo hagan orgullosos de vosotros, eternamente agradecidos por lo bien que tu sol, vuestro retoño y tú los habéis tratado.

Mientras escribías tu otro comentario (lo enviaste a las 21, 50 horas), aún no se había producido la catástrofe, el descalabro, la manita o el varapalo. Si hubieras demorado una hora la urdidura del mismo, hubieras podido acudir a la sonrojante y urente realidad del 1-5 para entender la profecía (¿acaso el poeta —en el caso que nos ocupa, mero aprendiz de ruiseñor— no es un profeta?) que encerraba o incluía, sin duda ni objeción, mi espinosa espinela. Esta es la parte en la que cabe hallar la broma.

>> Sigue...


Yo soy "Nico", el impostor

YO SOY “NICO”, EL IMPOSTOR

(CONFESIÓN DE UN VEINTEAÑERO)

No tengo más que veinte años.
Como desde crío miento
Con todo el conocimiento,
Me he hecho un perito en engaños
Entre los propios, no extraños.

Soy un ducho en sinestesias,
Quien las muda en anestesias,
Y del CNI el agente
Que ha embelecado a más gente.
Nicolás Gómez Iglesias.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CVII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CVII)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Bienhallada es la que has acertado en llamar “fórmula antiséptica”, que no puedo refutar, porque es meridianamente inobjetable.

La sarta de patrañas (que contiene, verbigracia, “El patrañuelo”, 1567, de Juan de Timoneda, llamado así, según una arana, que era prima —o— hermana de una de las mentiras contenida en otro pañuelo, porque era el que iba al timón, no al que le tocó el gobernalle por haber escogido la cara o la cruz de una moneda), la suma de las tales, puede gustar (te consta, que sobre gustos se escribió, escribe y escribirá mucho; ergo, se entiende la ironía de que “no hay nada escrito”) al que las lee o escucha mucho, infinitamente más que la verdad, pero no deja de ser lo que es, un rosario de embelecos. La verdad es la verdad, dígala quien la diga, el monarca o uno de sus arqueros.

Como eres un experto en mis urdiduras, es normal lo que acabo de comprobar o constatar, que te ha costado poco dar de lleno en el blanco o centro de la diana. Y ver en mi texto lo que convenía y/o había que ver, que Sol Doce, nombre y apellido supuestos de mi apócrifa esposa, se había metamorfoseado, por arte de birlibirloque, en la festiva y descontrolada noche de fin de año, que nunca he vivido en el kilómetro cero, la madrileña puerta de Sol, cornucopia de mil historias (entre las que no faltarán las que tengan que ver con cuernos).

Tengo para mí que, si has seguido la recomendación que te hice otrora de traducir una docena o decena de líneas durante varios días, habrás adquirido lo que consideraba conditio sine qua non para aprobar, la práctica necesaria para salir airoso del brete. La clave de una buena traducción estaba (y sigue estando y estará, mientras al mundo se le llame mundo), según te argumentaba entonces, en usar convenientemente, quiero decir, con cierta soltura, el diccionario.

>> Sigue...


Tú decides: o dimisión o cese

TÚ DECIDES: O DIMISIÓN O CESE

Dilecto lector (ella o él):

Te propongo que imagines (ya sé que es mucho imaginar) y te hagas a la idea y des por hecho que eres o la ministra Ana Mato o el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Javier Rodríguez (o, alternativamente, los días pares la una y los impares el otro). Y que yo soy, asimismo, de modo alterno, Mariano Rajoy e Ignacio González. Bueno, pues, puestas y aceptadas como reales las manifiestas irrealidades, tras el inexcusable saludo de rigor, te escribiría lo siguiente:

“Como sabes, errar es humano, y yo, al menos, no conozco a ninguna persona (sea ella o él) que esté exenta (hasta en el cerebro del genio —él o ella— cabe hallar un pequeño espacio —eso es lo que manifiestan y, además, poéticamente, ciertas expertas y determinados peritos en materia neurológica— al que llaman “ágora, centro o rincón de insensateces”), quiero decir, libre, de no cometer equivocaciones sin cuento; ahora bien, tengo para mí que, en el preciso instante en que empiece a justificar los deslices morrocotudos de alguna/o de mis allegados (deudo o amigo) comenzaré a envilecerme y a pervertirme, o sea, a ser, amén de injusto e insensato, corruptor y corrupto, o sea, venal, que no es pecado venial para quien funge de presidente (de Gobierno o Comunidad Autónoma; lo que convenga).

>> Sigue...


Hazme caso y no te pases

HAZME CASO Y NO TE PASES

“—Mi mujer es mucho más joven que yo… Nos llevamos treinta años… No hay que casarse nunca con una mujer mucho más joven que uno… Nunca…

(…)

—Nunca funciona… No hay ni un ejemplo de que funcione… Que no se le olvide, amigo…”.

Patrick Modiano, en el capítulo VII de su novela “Rue des boutiques obscures” (“Calle de las tiendas oscuras”).

Si tienes más de cincuenta,
Hazme caso y no te pases,
Quiero decir, no te cases
Con Dido. Esto ten en cuenta
Y no habrá escena sangrienta.

Aunque le obsequies diamantes,
Por doquier verás amantes,
O sea, que te la pega;
Que no son falsos, de pega,
Tus cuernos, ya después, ya antes.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


A "Rita", que echo de menos

A “RITA”, QUE ECHO DE MENOS

“Es inútil volver sobre lo que ha sido y no es ya”.

Frédéric Chopin

“Los senos de la mujer son la única persistencia del hombre; los coge al nacer y ya no los suelta hasta morir de viejo”.

Enrique Jardiel Poncela

Hoy, viernes, de ella me acuerdo;
Y acaso jamás olvide
Lo que a mí no me divide;
Me multiplica el recuerdo
De quien volvió loco a un cuerdo.

Llegó puntual a la cita
La mujer que aún me excita
Cuando sus desnudos senos
Traigo a la mente. De menos
Echo a Margarita, “Rita”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Lo de Blasa? ¡Arana o guasa!

¿LO DE BLASA? ¡ARANA O GUASA!

Mi esposa, Sol, esta noche
No ha dormido en nuestra cama
Y a mí esa excepción me escama.
Se ha excusado con que anoche
No pudo arrancar el coche
Y a dormir se quedó en casa
De una compañera, Blasa.
He llamado a su trabajo
Y me han mandado al carajo
Dos: “¡Hasta el gorro!” y “¡Qué brasa!”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Medio hecha está la venganza

MEDIO HECHA ESTÁ LA VENGANZA

Otramotro no ha dormido
Con Sol, su esposa, en el lecho,
Que ha estado mirando al techo,
Sin el sueño haber cogido.
La razón que le ha aducido,
Que trabaja como un burro
Y tenía mucho curro,
A ella no le ha satisfecho.
El desquite está medio hecho
Por su faz, si bien discurro.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CII)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Entiendo tu criterio (un torpedo lanzado a la línea de flotación de cierto buque o similar), al que no le falta razón. Empero, coincido con François de La Rochefoucauld en su parecer de que, “ningún disfraz podrá ocultar durante mucho tiempo el amor donde esté; ni fingirlo donde no exista”. Estoy completamente convencido de que si mudo “amor” por “talento” la cita o frase del escritor francés mantiene toda su verdad y vigor.

Recuerdo un cuento sobre dos halcones (uno que volaba y otro que no). Nadie supo dar razones al rey, a quien se los habían regalado, de por qué uno de ellos no volaba. Hasta que llegó a palacio un hombre sensato (sabio), le cortó la rama donde este se hallaba asido y entonces, al parecer, el halcón que no volaba se dio cuenta que de tenía alas y que podía volar.

Comprendo que la llames santa, sin serlo sensu stricto. Porque, por ahora, para la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Madre Teresa de Calcuta solo es beata, pero va camino (o está en proceso) de ser (más pronto que tarde) santa.

Ciertamente, hay que creer en que todo lo posible puede suceder, pero no basta con querer que los hechos ocurran. Para favorecer que los acontecimientos tengan lugar conviene no poner obstáculos (muros, tapias o vallas) que dificulten que los mismos acaezcan.

Al menos, una vez he leído y varias veces escuchado el imborrable y postrero versículo, el 31, del capítulo 12, y los inmarcesibles y primeros ocho del capítulo 13 de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios:

>> Sigue...


Te decepcionará; tarde o temprano

TE DECEPCIONARÁ; TARDE O TEMPRANO

—De lo que ayer hablamos, esta infiere
Que andas mal del oído y de la vista.
Acude al otorrino, al oculista.
¿Sigues cuanto tu ex, Tito, te refiere?
—¿Te crees las chorradas que profiere
El sandio que encabeza vuestra lista?
Aún eres, Belén, la periodista
Que, sin hesitación, este prefiere.
—Lo que hoy has publicado en tu diario
No ha sido una columna literaria,
Sino una puñalada, dada en vano.
—Otro politicastro es ordinario,
En pos de un tanatorio o funeraria.
Te decepcionará; tarde o temprano.

Belén y Tito, excompañeros de facultad, piso, mancheta (me he llevado una sorpresa morrocotuda al comprobar que este vocablo todavía no tiene entrada en el DRAE), chalé y lecho.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


No existe/hallarás sociedad libre

NO EXISTE/HALLARÁS SOCIEDAD LIBRE

(FORMADA POR GENTE INCULTA)

Una persona sin sueños
Que a buen término llevar
No puede sobrellevar
Esos rostros pedigüeños
Que actos claman halagüeños.

Sé que el menda a ti te insulta
Cuando la verdad te oculta;
Y más si es de gran calibre:
No existe/hallarás sociedad libre
Formada por gente inculta.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XCI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XCI)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

A veces, considerando o teniendo en cuenta las muchas lecturas complejas y completas que haces de mis urdiduras o “urdiblandas”, colijo que entre nosotros (lector y autor, y viceversa) existe la misma relación, o parecida, a la que advierto y mantengo con mi señera y señora madre, Iluminada. Porque lo cierto es que tres cuartos de lo que me acaece contigo, me pasa, asimismo, con ella. Intuyo con claridad meridiana cómo mi progenitora va a comportarse, en esta, en esa o en aquella situación, o sea, sospecho hasta tal punto por dónde (me) va a salir, que con frecuencia le comento que la conozco tanto que parece que soy yo quien la parió, y no al revés.

Para que no se marchite, una/o tiene que regar todos los días la flor del amor. Hay que amar a la amada (al amado) como si hoy fuera la primera vez, como si mañana ya no fuera a salir más el sol

Como sé que ahora sí te fijas en la información que suministro sobre mis textos en la parte superior de la página de nuestro blog, en donde doy breve noticia de dónde los archivo, no me extraña que hayas colegido lo oportuno, que nunca tuve a ninguna profesora con ese nombre. Ahora bien, sí que tuve profesoras que llevaban incorporadas a sí mismas sus respectivos chelos, o sea, unos esculturales cuerpos.

Con el nombre femenino (mutatis mutandis, me ocurrió algo parecido antes con la gracia de Belén, que elegí para aunar a todas las mujeres que he amado, amo y amaré a lo largo de mi vida) de Consuelo (o su hipocorístico, “Chelo”) pretendía agrupar a todas las personas (masculinas y femeninas) que han significado, significan y van a significar algo para mí, de las que he aprendido, aprendo y aprenderé algo que no olvidaré (salvo que medie el alzhéimer) mientras viva.

>> Sigue...


Viernes, 6 de marzo

BUSCAR

Editado por

Los mejores videos

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Sindicación