El Blog de Otramotro

Un relato tierno y duro

UN RELATO TIERNO Y DURO

“Las mujeres con pasado y los hombres con futuro son las personas más interesantes”.

Isabel, “Chavela”, Vargas Lizano

Quien dijo llamarse Ernesto
Y era amigo del autor
De la novela “Fautor
Me pareció un tipo honesto
Cuando esto reconoció, esto,
Que aún no había acabado
De leer lo novelado:
Un relato tierno y duro
De varones con futuro
Y féminas con pasado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Contrabandista de qué?

¿CONTRABANDISTA DE QUÉ?

(EL MATUTE SON LOS CARROS)

Ve venir el aduanero
Montado, alegre, en su carro,
Lleno de alfalfa, a un navarro.
Lo registra con esmero:
De matute está el tal huero.

Un día tras otro ocurre
Lo mismo; ergo, se le ocurre
Al francés que hay contrabando.
Sueña que oye echar un bando:
“El carro es el quid; discurre”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¡Felicidades, Lucía!

¡FELICIDADES, LUCÍA!

Hoy, quien Lucía se llama
Celebra su cumpleaños.
No da rienda suelta a engaños,
Sino a la ilusión que fama
Le dará y mudará en dama.

Resida en España o en Francia,
Portará su impar fragancia
Por donde viaje Lucía,
Que aduce lo que aducía:
“Que nunca me llamen rancia”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Os amaré eternamente

OS AMARÉ ETERNAMENTE

A mi dilecto amigo Luis Quirico Calvo Iriarte, por esta razón de peso, porque hoy, martes, veintiuno de junio de dos mil dieciséis, cumple años; así pues, con agradecimiento a espuertas y cariño a raudales, le mando esta décima y mis ¡muchas felicidades!

Mientras viva, agradecido
Os estaré, Luis Quirico
Calvo Iriarte y Federico
García Lorca. He crecido
Con ambos y renacido.

Luis Quirico, abriste puertas
De mil y un cuentos o huertas.
Federico, tú la mente
Para amar eternamente
Las amistades, aun muertas.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Hoy, "Bloomsday", de Bloom el día

HOY, “BLOOMSDAY”, DE BLOOM EL DÍA

—Hoy, de junio dieciséis,
La cultura, ¡qué osadía!,
Bloomsday”, que es de Bloom el día,
Celebra. Espero que estéis
A la altura y que juzguéis
Que en el día de la fecha
Acierto al prender la mecha,
El “Ulises” empezar.
—Más atinas al finar;
Te deja más satisfecha.

Eladio Golosinas, “Metaplasmo”, y Edurne Gotor, “Metonimia”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Confieso ser un empedernido votante en blanco

CONFIESO SER UN EMPEDERNIDO VOTANTE EN BLANCO

“La pasión es una obsesión positiva. La obsesión es una pasión negativa”.

Paul Carvel

En “El secreto de sus ojos”, cinta argentina (cuyo guion bebe directamente de ese hontanar que es la novela “La pregunta de sus ojos”, de Eduardo Sacheri) protagonizada en sus principales papeles por Ricardo Darín (Benjamín Espósito, sí, así, con ese), Soledad Villamil (Irene Menéndez-Hastings), Guillermo Francella (Pablo Sandoval), Pablo Rago (Ricardo Morales) y Javier Godino (Isidoro Gómez), y dirigida por Juan José Campanella en 2009, que ganó el premio Oscar a la mejor película de habla no inglesa, consiguen echarle el guante al asesino de Liliana Colotto, Isidoro Gómez, gracias a esta reflexión de Pablo Sandoval:

“—¿Te das cuenta, Benjamín? El tipo puede cambiar de todo. De cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín. No puede cambiar de pasión”.

¿Y cuál es esa pasión? Su equipo de fútbol, el Racing Club de Avellaneda.

Quien haya leído “Amor y pedagogía” (1902), de don Miguel de Unamuno y Jugo, y le haya extraído, si no todo, el grueso de su zumo a la citada “nivola” o novela, habrá sacado sus propias conclusiones. Una coincidente, entre varias/os lectoras/es de la breve obra, es que el amor a la libertad y la grima por la muerte (el protagonista se suicida por ahorcamiento —es mi deseo y mi esperanza que el/la lector/a me perdone algún día las dos faltas que estoy cometiendo aquí y ahora, haber sucumbido a la moda de hacer spoiler y haber ejercido de destripacuentos—, pero no antes de haber dejado embarazada a una criada, en cuyo “nasciturus” él seguirá viviendo de alguna manera) triunfan sobre la rígida y acaso también ridícula pedagogía. Asimismo, recordará, a grandes rasgos, el argumento de la obra: Avito Carrascal es un intelectual que pretende seguir los principios de la moderna pedagogía para que su hijo, Luis Apolodoro, tras recibir una esmerada educación por su parte, llegue a ser un genio. Pero no solo lo educa su padre. También lo hace, a escondidas, su madre, Marina, que lo sala con su sal marina. Aparece, en medio de esas dos aguas, un pedagogo o “pedabobo” más, Fulgencio de Entrambosmares, amigo de Avito. Unamuno, tras situarse en la fina frontera que separa el País de las Burlas del País de las Veras, le hace decir a don Fulgencio lo que cabe interpretar como una suma idiotez o una estupenda recomendación, un sabio consejo:

“—Extravaga, hijo mío, extravaga cuanto puedas, que más vale eso que vagar a secas. Los memos que llaman extravagante al prójimo, ¡cuánto darían por serlo! Que no te clasifiquen; haz como el zorro, que con el jopo borra sus huellas; despístales. Sé ilógico a sus ojos hasta que renunciando a clasificarte se digan: es él, Apolodoro Carrascal, especie única. Sé tú, tú mismo, único e insustituible. No haya entre tus diversos actos y palabras más que un solo principio de unidad: tú mismo. Devuelve cualquier sonido que a ti venga, sea el que fuere, reforzándole y prestándole tu timbre. El timbre será lo tuyo. Que digan: ‘suena a Apolodoro’, como se dice: ‘suena a flauta’ o a caramillo, o a oboe, o a fagot. Y en esto aspira a ser órgano, a tener los registros todos”.

>> Sigue...


Llamo a la vagina alhaja

LLAMO A LA VAGINA ALHAJA

—Llamo a la vagina alhaja.
Coño o chocho me da corte.
Y más si me hallo en el norte.
Uno en el sur se relaja
Y es normal nombrarla raja.
—Yo hablo unas veces de joya,
Donde abrillanta su polla,
Dedo sin uña, quien quiero,
Y otras veces de joyero,
Que encera quien se lo folla.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXLIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXLIII)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Como sabes (no te hagas el ignorante, porque me consta que lo que sigue te consta) el dédalo o laberinto y la biblioteca (como tropos, metáforas de las intrincadas conexiones que tienen lugar en el cerebro humano) fueron temas recurrentes en algunos textos de Jorge Luis Borges. Como, asimismo, es público y notorio, sabes que tuvo un percance con una ventana que le ocasionó o produjo su proverbial ceguera. De quien ha bebido más vino (sirve lo mismo para otro licor o demás bebidas espiritosas consumidas de más) de la cuenta se dice que está o va ciego. Si juntamos en la misma dirección, el número dieciséis de la calle El chivo, la sede de la biblioteca, de la hemeroteca y del archivo (que rima con el nombre de la calle —la coincidencia, quizá, no sea baladí—), fuentes o pozos donde hallar y beber la verdad, con el dieciséis (bis), donde acaban de abrir una vinoteca o enoteca (vocablos que —lo comprobé ayer en un ordenador de la biblioteca pública de Tudela— recoge la edición vigesimatercera digital del DRAE, del Tricentenario, que patrocina “la Caixa”, y fue presentada al público, precisamente, ayer), otra/o tal, pues como airea el dicho, el borracho dice la verdad, la mención de Borges acaso sea (o se haga) necesaria, imprescindible. Tal vez, sea el chivo expiatorio o la cabeza de turco (turca, no lo olvides, significa también borrachera) de esta espinela.

Así es, como urdes (te agradezco sobremanera que me corrijas, porque, como José de San Martín sostenía, eso era lo que debía hacer el mejor amigo: “mi mejor amigo es el que enmienda mis errores y reprueba mis desaciertos”), “La Peste”, título original de la obra de Camus, narra cómo la solidaridad se abre paso en medio de la plaga que sufre la ciudad de Orán.

Disfrutamos ambos y, alalimón, comprobamos cuánta razón tenía Aristóteles cuando sentenció que “la amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”.

Hay diversas maneras de amar, porque distintas son las personas a las que amamos. Está claro, cristalino. Pero lo importante siempre fue, es y será seguir conjugando dicho verbo, sin dejar, aun estando muerto, de hacerlo, de amar.

>> Sigue...


La política exitosa

LA POLÍTICA EXITOSA

La política deviene
Victoriosa cuando la ética,
Al alimón con la estética,
La alienta y nutre. Conviene
Que no lo olvide el que tiene
La intención de entrar en ella
No para ser una estrella,
Sino para solventar
Los problemas y aumentar
El bienestar. Firma y sella
Quien vacaciona en Marbella.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Aquí desbarramos todos

AQUÍ DESBARRAMOS TODOS

Dilecta Lola Galán, Defensora del Lector del diario El País:

Siempre que me apetece y puedo, quiero decir, cuando dispongo de ordenador (no lo tengo en casa —funciono con las computadoras del Centro Cívico “Lourdes” y de la biblioteca pública de Tudela— ni tampoco acceso a Internet), de tiempo y de ganas, tras contestar los correos pendientes, pasar mis textos a limpio y subir el grueso de los tales a mi bitácora, suelo leer varios diarios digitales. Por lo regular, comienzo con elpais.com. Sigo con elmundo.es y abc.es, o viceversa. Continúo con otros. Leo todo lo que puedo.

Hoy he comenzado por el artículo que su autor, Francesc de Carreras, ha titulado “La singularidad catalana”, en el que, entre otras muchas cosas, escribe esto: “Artur Mas. Es el 11 de septiembre de 2012. El millón de turno exige la independencia. Mas sostiene que las mayorías —o sea, los que se manifiestan— están por encima de la ley. Cual Chaves, cual Maduro”. Tengo para mí que el profesor de Derecho Constitucional ha querido escribir Chávez (por Hugo, el finado presidente de la República Bolivariana de Venezuela), y no Chaves (por Manuel, exministro, expresidente de la Junta de Andalucía y, hoy, precisamente, procesado por el juez de refuerzo Álvaro Martín del delito de prevaricación en el caso de los ERE).

>> Sigue...


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXXXIX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXXXIX)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

Entiendo tu reflexión, pero al maestro no le puede faltar el estro (cuanto más reparte entre sus discípulos, más cantidad de él advierte en sus reservas), pues es la conditio sine qua non o, si lo prefieres, la parte necesaria, inexcusable, imprescindible, de su condición de tal.

A algunos de los míos, excelentes, inolvidables, les debo (si no toda, buena parte de) el grueso de mi creatividad.

Unas/os aprendemos las cosas que conviene aprender antes y otras/os después. Lo importante es que las aprendamos.

No es la primera (ni será, intuyo, la última) que ocurre el hecho de la duplicidad.

La parte final de la frase de don Antonio Machado (“en cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da”) la pronunció el “mero aprendiz de gay-saber” (de esa guisa se presentó ante el auditorio), si no marro, en julio de 1937, en Valencia, en el discurso de clausura del II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas en Defensa de la Cultura, donde, casi al final del mismo, dijo esto: “Para nosotros, la cultura ni proviene de energía que se degrada al propagarse, ni es caudal que se aminore al repartirse; su defensa, obra será de actividad generosa que lleva implícitas las dos más hondas paradojas de la ética: sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da”. Las palabras machadianas me han hecho recordar algo que trenzó el genio de Stratford-upon-Avon. En la tragedia shakespeariana de “Romeo y Julieta” a las preguntas de Romeo: “¿Te lo llevarías? ¿Para qué, mi amor?” Julieta responde: “Para ser generosa y dártelo otra vez. Y, sin embargo, quiero lo que tengo. Mi generosidad es inmensa, como el mar, mi amor; tan hondo, que, cuanto más te doy, más tengo; pues los dos son infinitos”.

>> Sigue...


Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXXXIV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXXXIV)

Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:

No creo que sea una muestra de altivez/a decir/escribir que la epístola centésima septuagésima octava que otrora urdí, a ti te dirigí (mas, como te consta, no en exclusividad) y he publicado hoy aquí, en nuestra bitácora, el blog de Otramotro, es interesante (“que interesa o es digna/o de interés”, según el DRAE), pues, en verdad, su lectura puede resultar interesante para ti, para mí, para un número indeterminado de interesantes Andreses y/o Teresas y para otras/os lectoras/es.

El latinajo mutatis mutandis (que, como sabes, en latín, significa cambiando lo que debe ser cambiado) no me lo quito de encima porque no es ni mi deseo ni mi intención hacer tal cosa; es una estupenda herramienta metafórica de trabajo, muy útil para este aprendiz de ruiseñor, adicto al tropo. Mira si es importante (y hasta me atreveré a agregar un adjetivo más, interesante) que tú mismo, al referir la nueva del buitre, que has leído en el diario, velis nolis, queriéndolo o sin querer, de grado o por fuerza, has venido a echar mano del dichoso y susodicho mutatis mutandis.

Ciertamente, hay mucho buitre suelto por ahí con el avieso y claro propósito de horadar/trepanar nuestro cráneo (y el de las/os catalanas/es, próximas/os a votar, ni te cuento) con cantos de sirena.

Aprovecho el hisopo y las lágrimas de humor con las que has asperjado tu comentario para darte cumplida respuesta.

>> Sigue...


Sábado, 1 de octubre

BUSCAR

Editado por

Los mejores videos

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 

Sindicación