El Blog de Otramotro

Quien probó lo casual sabe que existe

QUIEN PROBÓ LO CASUAL SABE QUE EXISTE

Dilecta Pilar:

En la biblioteca pública (no sé de dónde has sacado que hay una nueva; ah, sí, ya, de la redacción de mi correo anterior, donde aparecía el sintagma “mi recién estrenada etapa”) tengo crédito, sí.

El viaje no fue desgraciado. Ya sabes que todo depende de las expectativas que abrigabas antes del mismo. Unas veces sale mejor de lo previsto y otras peor, como no se te escapa.

Hay quien no cree en las casualidades (solo lo hace en las causalidades), pero las tales, las llames de esa guisa o serendipias, existen. Quien las probó, como predicaba Lope del amor, lo sabe.

Si los comienzos y finales son iguales o similares, espero que el desarrollo de ambos sea distinto, porque, si no, estaríamos o nos hallaríamos ante el mismo o parecido cuento.

No marras. Tudela y Zaragoza (o viceversa) se llevan el canto de un duro (o euro, por poner la moneda al día) o, si lo prefieres, grado.

Te agradezco sobremanera el abrazo, que siempre fue, es y será bienvenido.

Que sigan, que sigan, las buenas noticias (y es que estamos ahítos de las malas).

Acabo de llegar de Pamplona. Esta tarde le han dado el alta a mi hermano Jesús María, que llevaba desde el viernes ingresado en la Clínica San Miguel, tras caerse de una escalera y fastidiarse la L2 (segunda vértebra lumbar). Esta mañana le ha puesto el ortopeda el corsé, que tendrá que llevar durante 6 semanas (mientras no esté tumbado decúbito supino en la cama). Viene de camino en ambulancia. Yo lo he hecho en el coche que conducía mi cuñada Elena.

>> Sigue...


Martes, 18 de junio

BUSCAR

Editado por