El Blog de Otramotro

De haber amado a una diosa

DE HABER AMADO A UNA DIOSA

—Mi dilecto amigo, Andrés,
Si a las cuatro de la tarde
Vienes, déjame que farde,
Pues seré desde las tres
Dichosa; no tendré estrés.
—Si a tu casa acudo, Rosa,
Y te muestras cariñosa,
No habrá en todo el mundo un hombre
Que más gracias dé y se asombre
De haber amado a una diosa.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Domingo, 16 de junio

BUSCAR

Editado por