El Blog de Otramotro

"Profeta" es mi segundo o tercer mote

“PROFETA” ES MI SEGUNDO O TERCER MOTE

Todo está en los libros. Y si, por una extraña razón, aún no lo está, no me cabe la menor duda de que, más pronto que tarde, lo estará. Por ejemplo, la relación que mantiene Pilar con Ángel, con la simple permuta de los nombres de pila de los protagonistas, aunque parezca mentira, ya fue contada hace cientos y aun miles de años. Basta con buscar en la biblioteca mejor surtida, la adecuada, para comprobarlo de manera fehaciente. Incluso, yo, Emilio González, “Metomentodo”, que, aunque soy un lector empedernido, no he leído todos los textos clásicos que cabe colegir o suponer, porque en mis parlamentos y urdiduras (o “urdiblandas”) he mencionado o hecho referencia a un montón de obras clásicas, tengo la sensación refractaria de que estas, la cifra resultante, no ha llegado jamás a rozar el diez por ciento de las tales, y asumo de antemano que he sido más que generoso conmigo, a la hora de adjudicarme lecturas totales.

Acabe como acabe dicha relación, en una (no tan mala) acaso indeseada e inesperada amistad inquebrantable, en nupcias o en agua de borrajas o cerrajas, la historia (o el mosaico) que andan componiendo Pilar y Ángel desde hace meses, ya fue narrada (o completado) sobre piedra, arcilla, papiro o papel, negro sobre blanco, con una fidelidad pasmosa, una, diez, cien y hasta mil veces antes.

Emilio González, “Metomentodo”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Bien me hiela, bien me abrasa

BIEN ME HIELA, BIEN ME ABRASA

Una amiga me pregunta
Si me hiela el miedo o abrasa
Cuando vuelvo sola a casa
Tras una nocturna junta.
Le contesto que de punta
Se me ponen los cabellos;
Y que no veo hombres bellos,
Sino por doquier perversos,
Incapaces de urdir versos
Y de coleccionar sellos.

Edurne Gotor, “Metonimia”

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La excepción sigue siendo Pedro Sánchez

LA EXCEPCIÓN SIGUE SIENDO PEDRO SÁNCHEZ

El sábado pasado, jornada de reflexión (¡ay del hombre, hembra o varón, para quien todas las de su vida adulta no lo sean!), por la tarde, se preguntaba el abajo firmante de estos renglones torcidos, servidor, si Pedro Sánchez sería, como eso viene a decir un dicho castellano (que no hay regla sin excepción) la excepción que confirmara la regla, si lograría dar esquinazo a la norma o tendencia, o la próxima ficha o mandatario en caer y callar, tras celebrarse la fiesta de la democracia (¡qué pena que solo nos refiramos a ella en plena jornada electoral y no durante un pleno y otro pleno y otro… del Congreso o del Senado!, verbigracia), por ese tsunami de desconfianza, descontento y desencanto que recorre, de oeste a este (y viceversa), de norte a sur (y a la inversa), Europa y ha adoptado para manifestarse en toda su crudeza y extensión la misma dinámica o mecánica que domina el efecto dominó.

Veintisiete horas después, ayer, 28-A, coronados los comicios generales, culminado el preceptivo escrutinio de los sufragios, el propio devenir de los acontecimientos se encargó de suministrarnos gratis et amore la inapelable respuesta: el PSOE, liderado por Sánchez, ganó las elecciones generales (ergo, ha sido la excepción que antes mencionaba a la norma) y podrá formar Gobierno con Ciudadanos (comandado por Rivera —que también ha crecido o mejorado sus anteriores resultados—, a pesar del cordón sanitario que esta formación le colocó a aquella en la campaña —vaya por delante que acepto discrepancias o disensiones, pero la alianza de ambos partidos podría ser muy beneficiosa para el país; veremos qué deciden sus mandamases—), porque la suma con Unidas Podemos, 165, se queda corta (no llega a la cifra mágica, proverbial, de los 176 diputados) y la adición de “las tres derechas” (si llegamos a un acuerdo para, sin olvidar las muchas diferencias existentes entre ellas, llamarlas así), PP, Ciudadanos y Vox, aún más corta.

Si hace apenas un mes, cuatro semanas, la novata abogada ecologista Zuzana Caputova le doblaba el brazo al ducho diplomático Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión europea, en Eslovaquia; si hace dos hebdómadas la formación ultraderechista de los Verdaderos Finlandeses se quedó a solo dos décimas de la ganadora coalición de centroderecha, en Finlandia; si hace una su homólogo y homónimo Petro Poroshenko fue barrido por el cómico Volodímir Zelenski en Ucrania (recibió un revés morrocotudo; no fue una ucronía, no, sino una realidad pura y dura), ayer, Sánchez, la excepción a la regla, insisto e itero la evidencia, volvía a salir airoso de otro aprieto o brete (y ya van unas cuantas veces; hay quien piensa que tiene una flor ahí, sí, donde la espalda pierde su casto nombre).

>> Sigue...


De quien no aporta me aparto

DE QUIEN NO APORTA ME APARTO

—¿Qué criterio sigues para
Intuir que unos amigos
Serán mañana enemigos?
—Claro, como el agua clara,
Está que uno se prepara
Para presentir la torta
Que ve venir y la aborta.
—Ojalá para esa trama
Usaras un anagrama.
—Me aparto de quien no aporta.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Versos sin destinatario

VERSOS SIN DESTINATARIO

(NADIE PARA SÍ LOS LEE)

“Salvo el menda (que jamás fue ni será tenido por nadie como guía o líder) para sí mismo, me apuesto doble contra sencillo, amigo mío, ‘Egomet’, a que, en el supuesto de que algún día los diez versos de esta espinela tengan lectores, unos los leerán referidos a otros y viceversa; en definitiva, ninguno para sí”.

Eladio Golosinas, “Metaplasmo”

Salvo el menda (que jamás
Fue tenido como guía,
Porque nadie lo seguía)
Para sí, comprobarás
Como unos a otros, Tomás,
Si alguien lee los diez versos
De esta décima diversos,
Los refiere, y otros a unos,
Quiero decir, “hotros” a “hunos”,
Antagonistas a adversos.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


"Metomentodo" va a votar en blanco

“METOMENTODO” VA A VOTAR EN BLANCO

En los comicios generales del próximo domingo, 28-A, mi amigo del alma y heterónimo Emilio González, “Metomentodo”, va a votar en blanco. Habrá quien colija o piense que esa decisión va en contra de los cinco grandes reyes de la baraja (PSOE, PP, C’s, Unidas Podemos y Vox). Es una forma de ver la realidad. Él, destetado (desde ni se sabe cuándo) de su mama nutricia, prefiere proferir que no está a favor de ninguno, porque ha advertido en varios representantes de cada uno de los cinco partidos mentados dichos y hechos que, una de dos, o le han producido alipori, o, sencillamente, los ha detestado.

Pensionista, por incapacidad permanente absoluta, percibe como paga poco más de 700 euros al mes. Como vive solo en la casa de sus padres, de la que es usufructuario mientras permanezca soltero, durante los meses de invierno, sin permitirse ningún lujo, consigue llegar justo al final de cada mensualidad. Descontento, enojado y profundamente preocupado por la situación actual y el negro panorama y/o porvenir que a corto y medio plazo él barrunta que se avecina, en el sobre vacío que va a introducir (y depositar) por la rendija en la urna cabe hallar lo que lo llena, amén de aire, su desconfianza absoluta, completa, omnímoda en el sistema, manifiestamente mejorable, a todas luces perfectible.

“Metomentodo” está decepcionado con buena parte de la casta o élite política de las diversas formaciones, con el grueso de los políticos profesionales. Estos, en lugar de venir a servir a los ciudadanos, a resolverles sus problemas, han demostrado, con sus comportamientos interesados, haber entrado en política para servirse de ellos y de los privilegios que poseen o sus cargos o puestos institucionales o dentro del partido llevan aparejados. Lo que ve es una mera copia del lienzo original que pintó, hace casi medio milenio, Nicolás Maquiavelo en “El príncipe”: quien ostenta el poder hace todo lo posible por mantenerlo y quien no lo tiene lleva a cabo cuanto haga falta por obtenerlo.

“Metomentodo”, harto de esta práctica (coronada por unos), de que el dos de bastos siga sacando el as de oros (la imagen no me pertenece, la leí en la primera página de “El buscón”, que porta la firma de su genial hacedor, Quevedo) o, en su defecto, de esta otra (culminada por otros), de que trasciendan sus tejemanejes sin mostrar apenas disimulo o escrúpulos, ávido de actitudes (más) honestas; cada vez más alejado del mandamás del partido al que otrora votó, ha decidido, como en otras ocasiones, ser coherente, consecuente, congruente y decantarse por la opción más sensata, o sea, votar por ninguno, en blanco.

>> Sigue...


Sé siempre generosa y maja Maga

SÉ SIEMPRE GENEROSA Y MAJA MAGA

Dilecta Pilar:

Siguiendo a Baltasar Gracián, “lo bueno, si breve,...” (si te recuerdo, de modo insistente, lo mismo, es porque vuelves a iterar “lo breve, si bueno,…”), te escribo que celebro que te haya gustado lo que te he mandado y que no hayas advertido nada que obste que vea la luz o este menda lo publique tal cual.

Mis Reyes vinieron el viernes por adelantado. Comí en casa de Pío (que me invitó). Yo llevé el pan y le convidé a café cortado (que pedimos y tomamos ambos). El sábado nos juntamos 19 (contando con Pío y conmigo) para celebrar la noche de los tales en la sede de la tudelana peña “La Teba”. Mi hermano Jesús María, que es socio de la susodicha, se queja de que yo disfruto de ella más que él, que paga las cuotas de modo religioso.

Sé siempre generosa y maja Maga con tus sobrinos, padres, pareja y el resto. Y contigo. Yo lo seré mañana conmigo.

Gracias a Dios (o a la naturaleza), los seres humanos somos diferentes y diversos. Eso nos enriquece, si sabemos aprovechar las diferencias de criterio.

Así es; sabemos más de lo que sabemos que sabemos (si somos humildes; porque los soberbios o vanidosos —ellas y ellos—, saben menos de lo que saben otros). Los fantasmas suelen ignorar que no son más que unos fantasmas.

Abundo contigo o coincido con tus dos últimos pareceres sobre la familia y José Carlos Bermejo.

Te agradezco que te parezca bien que contratara el viaje el día once de agosto. No sé si preveía entonces que haría tanto frío en Tudela, donde hemos estado hasta a cinco bajo cero. Mañana es fiesta en Navarra (han trasladado la festividad de la Epifanía al día de la fecha, lunes). Antes de venir al Cíber-café “Praga”, desde donde te urdo estos renglones torcidos, he mirado el panel de la esquina y teníamos 3 grados centígrados. Me he tomado, antes de empezar a darle a las teclas del ordenador, un Cola-Cao. Tenía mucho frío. Puedes creerme.

A ver si todo sale a pedir de boca. Me conformo con poder pasear sin pasar frío, leer y escribir. Si conozco a alguien con quien hablar (si es del sexo femenino, mejor), será la caraba, miel sobre hojuelas.

>> Sigue...


No publiquen otra arana

NO PUBLIQUEN OTRA ARANA

Hoy hay tanto corrompido
Que, entre los intelectuales,
Uno advierte hasta virtuales,
A los que, por favor, pido
Que a sí mismos un cumplido
Se hagan y sean honestos
Y no letales, funestos;
Y en la prensa catalana
No publiquen otra arana:
Ya no admite más denuestos.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Que no te coja el toro de improviso

QUE NO TE COJA EL TORO DE IMPROVISO

En el supuesto de que a España se le siga comparando con una plaza de toros, el ruedo ibérico de Valle-Inclán, o con el espacio donde uno acostumbra a dar a otro, velis nolis, una conferencia, charla u homilía, ora a tiempo, ora a deshora, o, viceversa, el otro se la da a uno, del debate de ayer, lunes, en TVE, entre los candidatos del PSOE, PP, C’s, y Unidas Podemos a los comicios generales que se celebrarán el próximo domingo, 28-A, lo que más me llamó la atención, por encontrarlo fuera de lugar, fue que, una vez llegó este a su happy end, feliz final, cual espontáneo fuera de plaza y de plazo, José Luis Ábalos, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, saltó a la arena o coso o, en su defecto, acudió a la entrada/salida de la iglesia, una vez había acabado la misa, para entonar a voz en cuello el “alabaré, alabaré, alabaré, alabaré, alabaré a mi Señor”.

Ignoro (bueno, me desdigo al instante, nada más escribir dicho verbo, conozco) por qué esta noche mi pesquis ha elaborado un sueño del que, por una extraña razón de peso que aún no le logrado desentrañar del todo, recuerdo con fidelidad lo precipuo o principal, el siguiente diálogo improbable (seguramente), que habían mantenido, escasas horas antes del debate de TVE, Pedro Sánchez y José Luis Ábalos:

S. —¿Qué es esto?
Á. —Es el discurso que hemos preparado para que lo largues cuando haya acabado el debate, cuando te toque comentar, ante los mass media acreditados, cómo había discurrido, según tu parecer, el mismo.
S. —Lo siento, pero no voy a echarle ni siquiera un ojo a ese peñazo.
Á. —¿Estás en tus cabales?
S. —Perdona mi franqueza, pero eres tú el que parece que anda atolondrado o tarumba. Si te apetece, puedes soltarlo tú. Yo paso.
Á. —No me tientes, que ya me conoces y no me arredro por nada. Es más, te aviso lo que acabo de decidir, que lo voy a hacer, soltarlo. Que no te coja el toro de improviso.

Confío, deseo y espero que el susodicho episodio no se vuelva a repetir hoy, tras el debate de Atresmedia.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Tesoros son, versátiles abrigos

TESOROS SON, VERSÁTILES ABRIGOS

Uno es rico si tiene tres amigos
De los de carne y hueso: Luis, Juan, Tales.
Pero los de papel son inmortales.
Pregunte y hallará mil y un testigos.

Los clásicos resultan enemigos
Y tóxicas sus páginas, letales,
Para quien no los/as lee, pues vitales
Tesoros son, versátiles abrigos.

Quien a los vates prácticos frecuenta
Y lee atentamente se da cuenta
De que a entender la vida contribuyen.

Cuantas/os regalan libros distribuyen
Amigos verdaderos y leales
Que son, amén de amables, ideales.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Maniaco-depresiva, Pilar, eres?

¿MANIACO-DEPRESIVA, PILAR, ERES?

Aunque no soy psicólogo, cariño,
Si tuviera que hacer una etopeya
Tuya, Pilar, mi sol, la impar estrella
Que deseo a mi vera desde niño,

Coronar debería más de un guiño,
Hasta que alguno hiciera efecto, mella,
Y en un rincón dejaras la camella
Que acarreas. Perdón; sé que te riño.

Cuando estás excitada, hiperactiva,
Y en cuanto a la emoción más que exultante,
Te muestras cual imán, rosa atractiva,

Pero también te veo asaz cambiante:
Bipolar, ciclotímica, una amante
Eufórica y apática, inactiva.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Una lección de empatía

UNA LECCIÓN DE EMPATÍA

Nos falta lo que mi tía
María, la de Cornago,
A quien cuando recuerdo hago
Lo justo, a diario impartía,
Una lección de empatía.
La vida llega a atisbarla,
Quiero decir, a avistarla,
Quien no se hace el invidente
Y actúa ante lo evidente:
La del otro hay que salvarla.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Reconozco que soy pilarista

RECONOZCO QUE YO SOY PILARISTA

“Si, en ‘La Celestina’, Calisto se confesaba melibeo, reconozco que yo soy pilarista”. Ese es el breve apunte que Otramotro anotó en su diario el pasado 16 de diciembre de 2018, domingo. Al día siguiente, lunes, 17, fue más prolijo y escribió estos dos parágrafos:

“Evidentemente, tengo más devoción por mi amada, de carne y hueso, Pilar, que por la Virgen del mismo nombre. Admito que con ello, con ponderar y venerar a la mortal (que acaso algún día devenga inmortal), no busco, ni quiero, ni es mi propósito menoscabar un solo ápice o pizca la dignidad de la patrona de la Guardia Civil, sino ser veraz, o sea, no caer en el pecado o vicio de la mendacidad.

“Yo soy pilarista porque me consta que ella no ha usado conmigo el timo del mito de la mujer que cautiva, sino porque, a sus sesenta años cumplidos, aún conserva todos los atributos, prendas y virtudes de la joven enérgica que fue y los ha juntado para rescatar al abajo firmante, a este letraherido o ‘verbadebelado’ (rendido por las palabras), de las aguas movedizas del desamor, que otras/os muchas/os llaman infierno, donde, a pesar de las llameantes, humeantes y bullentes calderas de Pedro Botero, hace un frío helador, incapacitante, quiero decir, siempre es puro y duro invierno”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Comprobar que he marrado me disgusta

COMPROBAR QUE HE MARRADO ME DISGUSTA

Dilecto Manolo:

Ya sabes: el mejor escribano echa un borrón. O, como escribieron los latinos: errare humanum est. No hay un solo ser humano que no yerre. A mí, verbigracia, comprobar que he marrado me disgusta sobremanera; me deja en el ánimo una refractaria impresión, un gusto y un olor a cuerno quemado, pero, como no se te escapa: el único que no se equivoca es el que nada hace (sea ella o él).

Celebro que te hayan gustado mis textos. A mí también me ha agrado mucho leer hoy el tuyo. Así que ahí va mi habitual ¡chapó! Coincido en valorar la metamorfosis, el cambio de piel que experimentó Adolfo Suárez, el mejor presidente de la democracia. Con el lento paso del tiempo, barrunto, muchos historiadores coincidirán conmigo en el parecer. Luego todo ha ido degenerando hasta unos límites insoportables.

En lo tocante a las elecciones del 28-A, hay que tener mucho cuidado con la papeleta que se introduce en la urna. A mí, ya sabes, no me gusta ningún partido político, insisto, ninguno, y por eso volveré a votar en blanco. Soy incapaz (me siento así) de votar a uno de los cinco dedos de esa mano, al PSOE, PP, Ciudadanos, Vox o Unidas Podemos. Qué espectáculo han dado todos los partidos con las listas (tontas, más bien) electorales. Los líderes mandan qué se ha de hacer, y los demás, tengan o no criterio al respecto, ¡a callar!, ¡chitón! A eso lo llaman democracia interna. ¡Qué cinismo! Ciudadanos ha pasado de decir no al “cuponazo” navarro a pactar con UPN. ¡Qué coherencia!, sí. ¡Inaudito!

Creo que Sánchez ha aprendido lo precipuo o principal de “El príncipe”, de Maquiavelo (si es que lo ha leído; que pongo en tela de juicio este hecho, entre otros, porque, ¡como es de los que dejan que esto, eso o aquello se lo hagan los demás!).

Coincido básicamente en tu crítica. Es la misma tesis que sostengo en mis últimas décimas.

>> Sigue...


Si no es razón de peso suficiente,...

SI NO ES RAZÓN DE PESO SUFICIENTE,…

Durante mi adolescencia en el colegio religioso (hoy, hotel) que los Padres Camilos regentaban en Navarrete (La Rioja), nunca escuché hablar de mi amada actual, Pilar. Como aquellos tres años fueron mi cielo en la Tierra (así los vengo catalogando desde ni se sabe), porque a los tales les siguieron muchos de puro y duro infierno (con algunos puntuales momentos cruciales de dicha plena, que los hace imperecederos, inolvidables), acaso debería haber oído hablar a la sazón de quien me ha retrotraído varias veces a las sensaciones, emociones, sentimientos y pensamientos que tuve o me nacieron entonces, en el susodicho seminario menor, de una felicidad apabullante, omnímoda, por ser los hodiernos, los de ahora, si no idénticos, parecidos o similares a los que me brotaron in illo tempore, otrora.

Ahora bien, tal vez en un haiku que se sacó de la manga en una discusión poética mi colega Emilio González, “Metomentodo”, que no había tenido en cuenta antes servidor o había pasado por alto hasta ahora, esté la clave, o sea, quepa encontrar la mejor refutación a cuanto acabo de verter en el párrafo precedente: “Halla el pilar / donde erigir tu cielo, / quid de tu hilar”. ¿Cabe o no interpretar dicho haiku así: encuentra a Pilar y en ella edificarás tu cielo; no dejarás de rilar (temblar, pues oír su nombre te seguirá produciendo escalofrío y unas ganas irrefrenables de urdir sobre los muchos resplandores que ella, una estrella, arroja, emite o eroga a sus alrededores)?

>> Sigue...


Es difícil decir quién más nos daña

ES DIFÍCIL DECIR QUIÉN MÁS NOS DAÑA

Antes de entrar de lleno en faena o materia, o sea, a dar mi parecer sobre lo que ha ocurrido en las últimas horas en nuestro país, a propósito del no/sí (táchese lo que no proceda) debate de Atresmedia, he de dar por consabidas varias claves o premisas: 1) que la Junta Electoral Central la componen personas con dos dedos de frente; 2) que sus cabales miembros (aunque cada quien tenga sus ideas, será escrupuloso y respetará al máximo la letra y el espíritu de la ley) no pretenden favorecer a un partido político en concreto y perjudicar al resto; 3) que todos sus formantes entienden que un debate (o, mejor, varios) entre los distintos candidatos puede favorecer que los ciudadanos se decanten por ir al colegio electoral el próximo 28-A a votar a una formación o a otra, o por ninguna (inclinándose por votar en blanco, nulo o abstenerse, sin recibir un castigo por ello, ya que en España el voto no es obligatorio).

No pongo en tela de juicio la decisión, ajustada a derecho, de la JEC; ahora bien, de dicha decisión, el abajo firmante ha colegido varios criterios: la JEC (de manera involuntaria; así lo juzgo), al adoptar tal resolución, ha variado sustancialmente el devenir de los acontecimientos (precipitando unos, al favorecerlos, y otros, al perjudicarlos), el panorama que había (Pedro Sánchez ahora dice que no va a confrontar las propuestas de su programa electoral con quienes había pactado hacerlo y en el medio, Atresmedia, que ya lo había publicitado, a bombo y platillo, el próximo martes, 23). Si dicho debate no se celebra, ¿no se le habrá hurtado a la opinión pública y a la publicada ese debate acordado, consensuado, acaso clarificador y determinante para, una vez visto lo visto, oída la defensa que cada representante de cada partido hubiera hecho de sus propuestas, decidirse por la mejor opción o papeleta? ¿De esa consecuencia no es culpable la JEC? ¿La causa de la causa ha dejado de ser causa del mal causado? Ciertamente, la única encuesta inobjetable es la del escrutinio y recuento de las papeletas de las urnas el día de los comicios. Ahora bien, alguna validez deben tener tales sondeos de opinión (en caso contrario, no se harían), porque, si no leí mal, el último barómetro del CIS costó la friolera de 300.000 euros. Y ni el Estado ni el Gobierno pueden avenirse ni consentir que se gaste un solo euro del erario que no tenga alguna utilidad pública, que no redunde en un beneficio colectivo, general.

Al decantarse por excluir del debate a Vox, ¿la JEC no ha convertido, sin querer, a Vox en un partido víctima? ¿No le ha dado con ello un plus, un valor publicitario añadido? ¿La JEC es consciente de que su decisión puede ser un acicate o un aliciente para cierto ciudadano que abrigaba alguna duda al respecto y esto, su resolución (perjudicial o beneficiosa, pues así Abascal no tiene que responder convincentemente a los argumentos o razones que en contra pudieran formularle sus adversarios) la ha terminado de disipar?

>> Sigue...


Todo autor debe ser hacedor libre

TODO AUTOR DEBE SER HACEDOR LIBRE

Dilecta Pilar:

Para que me entiendas, no soy partidario de las tesis que adujo en cierta ocasión y determinado foro (creo que se trataba de un Congreso sobre Lengua Castellana o Española) el genial “Gabo”, en lo tocante a las reglas de ortografía, verbigracia. Y es que sigue siendo una verdad como un templo algo que recuerdo que dijo y dejó escrito en letras de molde Aristóteles, pero con otras palabras, que en el cerebro del más sabio hay un rincón para la insensatez. Todo autor debe ser hacedor libre, diré más, libérrimo, como lo fue, fungió y fingió de tal, el mentado Premio Nobel, Gabriel García Márquez, por ejemplo, pero no me sonaron mal ni fuera de lugar las objeciones que puso un literato como la copa de un pino, Miguel Delibes, en boca de Nieves, hija de Paco, “el Bajo”, uno de los personajes literarios inolvidables de su novela “Los santos inocentes”, obra que luego inmortalizó, al llevarla a la pantalla grande y pequeña, del cine o de la televisión, otro genio, Mario Camus.

Por si no ha quedado claro lo anterior, te brindaré otro argumento o razón. Me muestro más libre con las reglas de la décima (espinela), puesto que contravengo (soy consciente de ello) muchas veces la norma de que no puede haber punto (salvo el final del poema) tras el verso quinto de la misma, que con las del soneto, que las sigo a rajatabla. Y es que considero que el soneto es la composición poliestrófica por antonomasia o excelencia en nuestro idioma, desde que me aprendí de memoria, en segundo curso del Bachillerato Unificado Polivalente, uno, de temática religiosa, anónimo, “A Cristo crucificado”, que inicia el endecasílabo melódico (si se le pone reparos a que sea, sensu stricto, enfático), “No me mueve, mi Dios, para quererte”.

El próximo jueves comienza la campaña electoral, sí. Pues me temo que debo contestarte con otro adverbio afirmativo a tu pregunta, porque tengo clara y cristalina mi decisión: volveré a votar en blanco. Ya he escrito el artículo de opinión o crónica que publicaré dicho día, el once de los corrientes, y que porta el rótulo diáfano de “Servidor volverá a votar en blanco” y el subtítulo de “Acompaña el dar caña a la campaña” (aunque lo haya escrito en la precampaña). Luego te lo mando, para tu solaz.

Me agrada, peta y/o satisface que el que te he mandado por otro canal te haya parecido así, perfecto.

Celebro que hagas el esfuerzo de comprenderme; y de nada; te itero (e insisto en) la misma tesis de la que he echado mano otras veces: cuanto hago contigo (leerte y escribirte) lo culmino con gusto, sin sentirme obligado nunca a ello.

>> Sigue...


Manuel Alcántara ha muerto

MANUEL ALCÁNTARA HA MUERTO

Usaba con maestría
Las voces. Hacía juegos
Con ellas y eternos ruegos.
El impar don poseía
De la sin par poesía.

Su gracia, ingenio y oficio
Él ponía a su servicio
Para la virtud loar
Y un expediente incoar
Disciplinario, sí, al vicio.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Tres cuartos de lo mismo me acaece

TRES CUARTOS DE LO MISMO ME ACAECE

Dilecta Pilar:

Tres cuartos de lo mismo me acaece con mi difunto hermano. Como sabes, hace cuarenta años que murió José Javier; bueno, pues han sido pocos los días que han transcurrido, desde aquel día de Navidad, fecha fatídica, que, por una razón o por otra, no lo he recordado. Cuando me hablaste (en realidad, me escribiste) de los ángeles de la guarda (en cuya existencia creías), yo pensé, pero no dije ni urdí, que acaso Javi (como hipocorísticamente le llamábamos en casa) fuera o pudiera pasar por uno de ellos.

La familia es un bien que hay que promover y proteger a todo trance. La compañía de la familia es crucial cuando la salud falla.

La salud es el ingrediente fundamental para poder seguir peregrinando con ilusiones y pasión por este valle de lágrimas. Quien no haya aprendido aún esta verdad, la vida se encargará de que, velis nolis, más pronto que tarde, la aprenda.

Bienvenida, bien hallada y bienhadada la empatía, tu empatía.

Esa es una de las muchas contradicciones que uno viene identificando y que, por una extraña razón, suele ir erogando por doquier la vida. Solía decir Iluminada, mi progenitora o madre amantísima (hablaba poco, pero qué poco marraba en cuanto profería) que por donde está más oscuro amanece. Y hay una paremia española que sostiene que no hay mal que por bien no venga. Acaso ese sea el caso de la finada madre de Jesús, cuyo óbito, en lugar de ser causa de la desunión, significó lo opuesto, la argamasa o el pegamento que unió aún más a la familia.

Cierto, certísimo. Cada persona somos un abanico. Dependiendo de las circunstancias o de las varillas que juntemos o por las que optemos del susodicho, podemos ser vistos por los demás como un ángel o como un demonio.

>> Sigue...


Va de insistentes asedios

VA DE INSISTENTES ASEDIOS

—Hoy gobierna el ancho mundo
Un de demonios elenco;
Con ellos se puede un penco
Conformar de porte inmundo.
—Coincido contigo, abundo.
No busca encontrar remedios
Quien sigue usando los medios
Para amañar el poder
Y no dejar de joder
Con insistentes asedios.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La hollará quien persevere

LA HOLLARÁ QUIEN PERSEVERE

“El que tiene padrino se bautiza”.

Paremia española

Hoy deseo señalar
Un engaño, que fortuna
Ha hecho entre las/os de la tuna,
Que acostumbran por mi hogar
A aparecer, recalar:
Para llegar a la cumbre
Hace falta que te alumbre
Con su antorcha tu padrino.
Basta que sea tu sino
Perseverar, tu costumbre.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Fue Pilar un pilar edificante

FUE PILAR UN PILAR EDIFICANTE

Cuando yo haya muerto (he pensado tantas veces que en apenas unas horas iba a ocurrirme el fatal desenlace que, cuando de veras acaezca, acaso no me coja de improviso), quizá alguien se interese algún día por saber más sobre mi persona y/o mis textos. Prescindible la primera, pero no así los segundos (aunque estén basados en hechos que me sucedieron, me consta que son varias las acciones que propiciaron sendas urdiduras —o “urdiblandas”— que, a pesar de las relecturas, aún no se han entendido del todo), acudirán, seguramente (por el boca a boca, o sea, la información que se desplaza de boca en boca) a entrevistar a mi amigo del alma y heterónimo Emilio González, “Metomentodo”, para sonsacarle. Emilio les dirá verdades como puños sin cuento; entre ellas, que, de todas las mujeres que conocí (incluso bíblicamente, sí), Pilar fue la que más amé y me marcó. Por ninguna otra, que no fuera muy allegada, esto es, que no tuviera algún estrecho lazo familiar conmigo, tuve tanta devoción; ni amé de una manera tan apabullante, sin complejos.

Fue Pilar un pilar edificante; el pilar a partir del cual edifiqué buena parte de mi literatura. Desde que, por primera vez, la miré y admiré, no pasó un solo día sin que, a pesar de la distancia (ella en Galicia y yo en la Luna, escribiendo sin parar sobre ella y sus innumerables prendas), dejara de asombrarme (por esto, eso o aquello, sucesos ciertos, reales, protagonizados por ella, de una bondad, integridad y severidad insólitas, o por imaginaciones mías, actos que mi fantasía elaboraba sin cesar en los que ella era la causa o testigo de mil y un prodigios).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Hoy echa a andar la electoral campaña

HOY ECHA A ANDAR LA ELECTORAL CAMPAÑA

Hoy arranca la campaña electoral. Confío, deseo y espero que todos los candidatos (ellas y ellos) estén a la altura de las circunstancias, porque, durante la precampaña, varios no lo han estado, pues tengo la sensación refractaria de que se han quedado lejos, muy lejos, de merecer la nota que acaso les satisficiera plenamente, un notable. Entiendo a quienes sostienen la tesis de que aquí, en este punto concreto, no advierten, porque acaso no la haya, la brecha o rendija por la que pueda colarse la discusión o la duda, si esta es flaca; en definitiva, que han sido varios los que se han quedado o muy bajos o muy cortos. Pablo Casado (PP), verbigracia, por lo que les he escuchado aducir a mis contertulios habituales y por el granito de arena que he aportado en la reunión hodierna que ha acaecido esta mañana en el mentidero asiduo, a la que y al que suelo acudir, a diario, aunque él se creyera ayer a pie juntillas lo que sintiera, que los mass media le habían adjudicado una bola o bulo, aparentaba (es lo que parecía) estar casado con la metedura (no “meteblanda”) de pata. En lo tocante a lo que dijo ayer sobre el Salario Mínimo Interprofesional (“esemeí”), tengo para mí que no fue malinterpretado, no, sino que se equivocó. Pero en ese menester, errar de manera morrocotuda, no estuvo solo, le acompañó su correligionaria Isabel Díaz Ayuso, quien, sin tener ninguna necesidad, a propósito de los concebidos no nacidos, se metió limpia en un barrizal, berenjenal o fregado en toda la regla, y fue incapaz de salir del mismo como los chorros del oro, con la sensación incontrovertible de que había reflexionado a conciencia sobre la citada propuesta, con pies y cabeza, y no con lo que devino o dio a entender, que esta era la diametralmente contraria u opuesta, ápoda y acéfala.

>> Sigue...


Servidor volverá a votar en blanco

SERVIDOR VOLVERÁ A VOTAR EN BLANCO

ACOMPAÑA EL DAR CAÑA A LA CAMPAÑA

En España, desde los primeros años de la Transición (de la dictadura a la democracia actual, líquida o blanda, “demoblanda”; la llamo así por ser esta claramente mejorable o perfectible), seguimos, a rajatabla, el mismo esquema mental o idénticos hábitos, que no admiten grandes variaciones o visiones alternativas: sota, caballo y rey. Así que toda campaña electoral, habida y (si tenemos en cuenta los antecedentes) por haber, convierte a los candidatos (ellas y ellos), a los jefes de filas, a los mandamases de las formaciones políticas, a los reyes de la baraja o el cotarro, en gárrulas estatuas humanas que tienen a bien desprenderse del coturno, apearse del pedestal en el que estaban fijas y dejarse besar, saludar y tocar, durante los días que dure, como si fueran santos súbitos, por sus fanáticos y fieles epígonos (ellas y ellos) hiperconvencidos, y caminar entre sus respectivas huestes, mientras las cámaras de las teles no pierden ripio y las de los móviles, autentificando o acreditando la asistencia (“servidor/a estuvo allí y aquí está la instantánea, que lo prueba de manera fehaciente”) al acto, echan humo.

Subidos al escenario, estrado o plataforma, donde se halle el atril, parecen curas, pero son menos oscuros en sus alocuciones o arengas, meros abanicos o rosarios de consabidas consignas. Buscando diferenciarse de los otros candidatos o mitineros, el báratro o infierno, vuelven a fungir de savonarolas, a sacarles los colores o las vergüenzas, es decir, a abaldonar a los adversarios, por incoherentes, sin reparar en que algunas veces usan para lanzar sus pullas o zaherir a los contrarios argumentos que actúan como auténticos bumeranes, que, acaso, tras ser esquivados por los oponentes, puedan golpear, sin querer, a quien los utilizó como armas arrojadizas. O sea, todo, como ordena el canon; todo, como recoge el guion: Nihil novum sub sole (“Nada nuevo bajo el sol”; que todo está inventado, ideado, dicho y hecho, vaya —vaya esta vaya con burla o sin ella—), como nos recuerda el pensamiento atribuido al sabio rey Salomón y cabe leer en el Eclesiastés.

>> Sigue...


Como ya es habitual en mí y te consta

COMO YA ES HABITUAL EN MÍ Y TE CONSTA

Dilecta Pilar:

¡Muchas gracias! Y ¡enhorabuena!, asimismo, por la parte que te toca.

A mí, últimamente, me cuesta aclimatarme a la hora de menos. Y este año no ha sido una excepción.

Luego te enviaré el texto definitivo de la epístola del próximo viernes (la que te remití ayer), porque, en casa, hice algunas enmiendas (como ya es habitual en mí y te consta).

Ignoro si los beneficios económicos (se habla de unos 300 millones de euros) que lleva aparejado el cambio de hora son fetenes, pero a mí y a mis ritmos circadianos nos vienen mal o peor. Aún ando desorientado y sin descansar lo apetecido (acaso todo sea mental, psicológico, pero ahí está el otro robo de Europa, o de la europea hora, fastidiando).

Te comprendo perfectamente. Y entiendo que hayas decidido tomarte unas jornadas de holganza o laxitud en el cumplimiento de tus horarios autoimpuestos. Además del “finde”, un par de días de relajo, de cuando en vez, o de vez en cuando, no le sientan mal al cuerpo (ni a la mente) si son extraordinarios, no asiduos. Pues, ya intuyes cuál es mi anhelo, que le saques el máximo partido o todo el jugo beneficioso a esos días de desconexión.

Ojalá que te dé tiempo a trenzar la columna y te salga a pedir de boca y de un tirón.

Debemos estar haciéndonos mayores, porque ambos sufrimos sus rigores (los del cambio de la hora) más que otras/os.

Así es; esta mañana he gozado un montón leyendo tu columna hodierna en el Heraldo, “Un pueblo es…”.

>> Sigue...


A ver qué tal se porta el invisible

A VER QUÉ TAL SE PORTA EL INVISIBLE

Dilecta Pilar:

Había decidido obsequiarte (quiero decir, que había pensado regalarte con arte) un vagón repleto de ironía para el año que viene, pero acabo de leer tu columna “Mi patinete” en el Heraldo de Aragón; y he comprobado que, dizque, tienes en casa un pozo lleno de la tal del que vas sacando la que te hace falta. Tu reivindicación de que alguien se ponga manos a la obra y ordene el desaguisado de vehículos de transporte que hay para poder transitar sin más obstáculos de los debidos es, más que cabal, justísima. Y puedes estar segura de que tu idea de que alguien fabrique un patinete anfibio electrónico ya la tiene en la cabeza como proyecto que anda en vía de pronto desarrollo una persona con movilidad reducida.

Celebro que, haciendo gala de un estupendo sentido del humor, dejes caer tu crítica como sin querer.

Es normal que te gusten las Navidades, si no te ha acaecido nada que haga que las aborrezcas. Puede que recordar a quien perdiste por aquellas fechas y ya no puedes abrazarlo te entristezca sobremanera. Como te consta, cada quien habla de la feria, el mercado y las ventas según le ha/n ido a él.

Bien. Pasé la Nochebuena , como en años anteriores, en Cascante con tu tocaya, mi hermana María del Pilar, mi cuñado Jesús, sus amigos (estuvimos tomando con ellos cañas o vinos antes de cenar), mis sobrinos Alba y Adrián, y la familia de la madre de Jesús, Concepción, y su hermana. Lo pasamos muy bien. Llegamos a las 3 de la madrugada a casa. El día de Navidad (tras la misa por mi hermano José Javier y tomarnos un vermú, al que nos invitó Alfredo Sarnago, amigo de nuestro difunto hermano, socio de la peña “La Teba”, comí en casa de Carmen, con la mentada, madre de mi cuñada Alicia, esta, mi hermano Miguel Ángel, mis sobrinas Rocío y Natalia, las hermanas de Alicia, Angelines y Cristina, y José Luis, cuñado de Carmen. Disfrutamos un montón del suculento banquete.

Es muy difícil ser madre/padre, porque los mencionados no vienen con un manual para serlo estupendo. Los malos padres suelen ser también buenos y hasta excelentes. Depende de nuestro punto de vista y la lejanía o cercanía con el hecho que juzguemos, tengamos en consideración o valoremos.

>> Sigue...


Respeto a quienes toleran

RESPETO A QUIENES TOLERAN

LA CRÍTICA ARGUMENTADA

Cuando una resolución
Se fundamenta y razona,
Si es contraria, desazona
A quien ve en oposición
Con su mejor solución.
Respeto las providencias,
Los autos y las sentencias
De juezas/es y magistradas/os.
Espero que las/os mentadas/os
Toleren desavenencias.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Razonamiento impecable

RAZONAMIENTO IMPECABLE

Donde abundan las tensiones
Urge que un “razonamiento”
Se formule en un momento
Y abra paso entre v(er-i)siones
Que no incluyan las pensiones.
Que no espante esa palabra,
Hermana de “abracadadra”,
A quien con pasión la escucha,
La pr(e-o)fiere o desembucha,
Y no está como una cabra.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Que el voto en blanco denuesta?

¿QUE EL VOTO EN BLANCO DENUESTA?

(SER ADULTO, NO UN RAPAZ)

Reconozco que me cuesta,
Como me acaeció otrora,
Decantarme aquí y ahora
Por un partido. Mi apuesta,
El voto en blanco, ¿denuesta?
Como me siento incapaz
De a quien más guerra que paz
Me depara con mi voto
Apoyar, juzgo y anoto
Ser lo que soy, no un rapaz.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Así ha sido mi impar fin de semana

ASÍ HA SIDO MI IMPAR FIN DE SEMANA

Dilecta Pilar:

Celebro que fuera así, muy bueno, tu “finde”. El mío no le fue a la zaga. El sábado pasado, 30 de marzo, celebré mi quincuagésimo séptimo cumpleaños de esta guisa. Para tener despejada la mañana, había adelantado la limpieza semanal a la tarde de la víspera, el viernes. Había quedado con mi íntimo amigo Luis de Pablo Jiménez en que, cuando acabara el acto de la entrega de los premios del IV Certamen de Poesía en honor de Santa Ana (que como en años anteriores tuvo lugar en el Palacio Decanal, de Tudela), en el que volví a recoger otro diploma de finalista, le llamaría por teléfono. Así hice, tras entablar breve conversación telefónica con mi prima Justy, que había intentado hasta cuatro veces contactar conmigo durante el mencionado acto poético (pero este menda había hecho lo oportuno o preceptivo al desconectar su móvil).

Nada más levantarme, tras bañarme y desayunar, fui a comprar el pan y el periódico, El País, en los lugares habituales. En la librería/papelería “El Cole” había hecho copias del soneto con el que había participado en el mencionado concurso, “¿Un soneto en honor de la Patrona?”, y de uno de los textos en prosa en el que hablaba de la última vez que me junté con mis íntimos amigos, “Los Luises”, Luis de Pablo, arriba mentado, de Rincón de Soto, y Luis Quirico Calvo Iriarte, de Tafalla, pero sin citarlos, como sí hago aquí y ahora con sus nombres y apellidos, a fin de que los dos tuvieran sendas copias de ambos.

El plan que, grosso modo, vía invento de Bell, habíamos acordado o pactado Luis de Pablo y un servidor era almorzar en el Restaurante “De Miguel” (y allí acudimos, pero, como no había reservado mesa —pensé que, siendo dos los comensales, no habría problema—, nos acercamos a otro local de la competencia, hasta “La Parrilla”, donde comimos estupendamente).

Pasadas las cuatro de la tarde, pagué la cuenta (en la ocasión anterior, le había tocado apoquinar la dolorosa a Luis) y nos desplazamos hasta donde él había aparcado su coche, tomamos asiento, Luis lo puso en marcha y, dándole a la mui, llegamos a nuestro destino, Tafalla. Nuestra intención era hacer una visita y dar una sorpresa a nuestro íntimo amigo común, Luis Quirico, que había sido operado recientemente. Y yo volví a recordar a Demetrio de Falero. Esta vez rememoré la otra de sus dos famosas frases felices sobre la amistad: “En la prosperidad, el verdadero amigo acude a tu casa al ser llamado; y en la adversidad, sin serlo”. Nos tomamos un café y una caña con él (no consintió en que pagara la ronda yo) en el bar con cuyo dueño, Javier, habíamos trabajado De Pablo y yo en el bar “El Andaluz”, de Rincón de Soto, hace más de treinta años, nos despedimos y regresamos. Luis me dejó en Tudela y él tomó la dirección de Rincón.

Pasadas las nueve menos cuarto, hallé a Pío donde habíamos quedado y le invité a unas patatas bravas y unas cañas en el “Nenaf”. Salimos de allí, doblamos la esquina y entramos en el “Burcon”, donde Íñigo, el camarero, ya nos conoce y nos puso lo que solemos tomar. En esta oportunidad, fuimos a pimplar el irónico arranque o último trago al “Isidro”. Coronado dicho trámite, nos marchamos a casa (cada uno a la suya).

>> Sigue...


Era la aclaración innecesaria

ERA LA ACLARACIÓN INNECESARIA

Dilecta Pilar:

En el buen sentido, por supuesto. Era la aclaración innecesaria (pero, ¿quién no ha echado alguna vez mano del pleonasmo?, te y me pregunto, ¿quién?), pues, viniendo de ti, no podía haber ni caber otro sentido que el susodicho, el bueno.

Celebro que te haya gustado la primera versión de mi epístola y, más aún, la definitiva. A mí también me gustó mucho la inicial, pero ahora, si me preguntaran, que no hace falta, por lo obvio de la respuesta, me quedaría con la que verá la luz en mi bitácora, la final.

Supongo que andas enfrascada en (barrunto que ultimando) tu artículo o columna de mañana. Confío, espero y deseo que, si después de desayunar, no hallo un ejemplar del Heraldo de Aragón en la librería/papelería “El Cole”, para poder llevármelo/a a los ojos, lo/a lea por la tarde en tu blog, La lámpara encendida.

Lo hacemos de manera mutua, conocernos, desde hace un montón de años; aunque, asimismo, también nos desconozcamos. Nada nuevo bajo el sol. Lo más normal del mundo entre personas, vaya.

A ambos nos gusta lo que escribimos, porque los dos (si no siempre, casi siempre) intentamos hacerlo desde la sensatez.

Esta mañana he leído tu artículo/columna “Soy testigo” en el Heraldo. Aunque ignoro cuál ha sido tu pretensión, qué fin, objetivo o propósito buscabas con ello, porque no te he escuchado disertar ni he leído sobre ese particular preciso, intuyo qué te espoleó a trenzar sobre el tema y a que viera la luz, que el lector (ella o él) reflexionara sobre el caso concreto de la joven oscense.

He sido testigo de que, a lo largo de mi existencia, he cometido diversos errores de bulto (si hiciera una relación exhaustiva de los mismos, unos dirían que eran muchos y otros opinarían que pocos, según tenga cada quien conciencia y recuerdo de los suyos, supongo). Igualmente, he dado de lleno en el blanco o centro de la diana algunas veces (menos de las que he deseado), o sea, he atinado; que conste también esto en acta.

>> Sigue...


Si te apetece discurrir sobre ello

SI TE APETECE DISCURRIR SOBRE ELLO

Dilecta Pilar:

Cierto. Todo escrito precisa su tiempo de cocción, pero este no es el mismo para todos ellos. A veces, te pones a trenzar y unos te salen de un tirón y otros requieren volver sobre ellos una y otra vez, hasta que uno de los diversos lectores o críticos literarios que acarreas queda conforme, satisfecho, y, de paso, logra convencer de su cabal adecuación u oportunidad a uno de los varios autores o hacedores que también portas o porteas, y este (que no siempre es el mismo) decide que han quedado arreglados, aseados, o sea, publicables. En muchas ocasiones he manifestado lo que considero que cuadra o encaja perfectamente (al menos, a mí así me lo parece y sirve) con mis textos (acaso pueda acaecerles lo mismo a otros o, tal vez, no le ocurra lo propio a ninguno del resto, los demás), que estos no los termino, sino que los dejo. Ignoro si abundas conmigo o disientes. Ya me dirás (y, por favor, no me vengas con que hace mucho que no te mides; es coña; si te apetece discurrir sobre ello; que no tienes ninguna obligación, por supuesto).

En ese punto no discrepamos, no. A ambos (desde la más tierna infancia) nos ha gustado mucho el teatro (y no necesariamente más el clásico, porque puede que varias obras actuales sean consideradas tales, clásicas, dentro de menos de medio siglo, uno o dos centurias). No sé por qué (bueno, nada más haber escrito lo que antecede, debo desdecirme, sí lo sé; porque es obvio) todas las obras clásicas (aunque sus autores no se soportaran, se envidiaran mutuamente y se agraviaran a base de bien, entre sí, mediante un sinfín de sarcasmos sutiles, en el supuesto de que fueran coetáneos y coincidieran en el mismo espacio, ciudad o país) se toleran estupendamente. Basta con ir a una biblioteca para ver cómo conviven, de manera respetuosa y pacífica, en el mismo anaquel. Mira, por ejemplo, Pilar (o Ana, que es la Patrona tudelana), este estante, ese o aquel.

Ya sabes cuál es el orden de prelación: primero, la obligación (la tarea que debes coronar, culminar, y con más razón si te has comprometido a llevarla en un plazo convenido o fijado a cabo) y, después, la devoción. Debes tomar las respuestas a mis correos como un mero divertimento opcional tuyo, nunca como un deber. Aunque yo jamás (si la memoria no me falla) haya dejado de responder.

>> Sigue...


¿Puede haber Navidad con vanidad?

¿PUEDE HABER NAVIDAD CON VANIDAD?

Dilecta Pilar:

Esta tarde he ido a hacer la compra semanal al supermercado y he venido al C. C. “Lourdes” un rato más tarde.

Tu columna me ha parecido didáctica, educativa. No sé si tu “cagonet” tiene que ver con el “caganer” Puigdemont (supongo que te refieres a su vicario, Torra), sobre el que escribí otrora, aquel sábado de noviembre que nos juntamos en Zaragoza y te di una copia de la décima que aquella misma tarde, en el Hotel NH urdí. El belén y los belenes me parecen bien, si quienes los montan (la locución “armar el belén” o “montar el belén”, en castellano, ya sabes lo que significa) o ayudan a montarlos tienen el corazón limpio y echan una mano al que lo necesita. Si no, ¿para qué valen los belenes? ¿Y sus figuras, para qué, para figurar? ¿De qué sirve la Navidad si seguimos sin cepillarnos la vanidad? Todos los días del año tienen que ser Navidad.

A los jóvenes actuales lo que les pasa (hago un resumen, seguramente injusto, por generalizar) es que no hablan con los amigos que tienen al lado y que andan desorientados, porque han convertido la herramienta de trabajo en un juguete. Un juguete es para jugar y un útil, el que sea, para trabajar, para sacarle el máximo provecho o el apetecido. No todos los padres actuales son ni se comportan como Jaron Lanier, que solo permite usar Internet a sus hijos unas horas, porque conoce el percal y el completo muestrario de los perjuicios que la herramienta puede acarrear.

Como la biblioteca pública de Tudela (me enteré a última hora del viernes) abría hoy hasta (el Centro Cívico “Lourdes” permanece cerrado hasta el día 26) mediodía, me he acercado y he aprovechado la ocasión para ver si contestaba algún correo (si alguien, verbigracia, tú, me había escrito) y a pasar a limpio la décima que urdí anoche. “Al contrario deje/o a salvo” (te la mando abajo para tu solaz).

Celebro que te sigan gustando los belenes y las Navidades.

>> Sigue...


Un error/horror cometerías

UN ERROR/HORROR COMETERÍAS

A quien suelta tonterías
(Que el caos es femenino
Y el orden es masculino),
Si escuchas, no se las rías;
Un error/horror cometerías.
Tendría que ser multado
A quien solo el resultado,
O sea, el fin, le importara,
Aunque el medio miedo o tara
Portara, y amonestado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Domingo, 26 de mayo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca