El Blog de Otramotro

Si te lo dije entonces, me reitero

SI TE LO DIJE ENTONCES, ME REITERO

Dilecta Pilar:

Son las 11 menos siete minutos del lunes, 19 de los corrientes mes y año.

El sábado me lo pasé bien. Mejor que bien. Hablé con tu tocaya. Salí a tomar el póquer de zuritos con Pío. Y leí y escribí, menos de lo habitual (solo tres textos; suelo urdir seis o siete durante el “finde”).

Pues intentaré quitarte el menor tiempo posible para que tus tareas no se vean incordiadas con mis correos.

Celebro que no te estreses. Acaso lo haga yo al no interpretar correctamente algunas de las palabras que te leo en alguno de tus correos.

Me alegra que estuvieras alegre al sentir a toda tu familia junta por un motivo alegre; y que pudieras jugar con tu cumpleañero sobrino.

Gracias por las fotos y por la tribuna (que creo que leí otrora, y te comenté a la sazón). Si no te lo dije entonces, te digo ahora que con tu texto vuelves a estar como persona a la ardua y dura altura de las circunstancias en el tema de nuestro tiempo (como ves, sin querer, sin pretenderlo ni preverlo, he echado mano del título de una obra de Ortega y Gasset), las diferencias dinerarias existentes entre los seres humanos (unos tanto y otros tan poco) que poblamos el planeta Tierra.

La solidaridad nunca estuvo, está ni estará de más, nunca sobra (al contrario, suele faltar o yo, ante tan injusto reparto de la riqueza/pobreza, acostumbro a echarla de menos).

A veces nuestras palabras desmienten nuestros actos y la incoherencia se abre paso a los ojos atentos, despiertos e inteligentes de los demás. Y con este breve comentario no digo que tú lo hagas. Yo no asisto a tu proceder diario. Sí a qué dice mi espejo matutino, que no me engaña (tampoco yo le engaño, ni es mi propósito hacerlo).

Eso lo dices porque eres mujer. Y eso decía Jesús de Nazaret (“Dejad que los niños se acerquen a mí”). Ahora quien está con niños y no es su entrenador, profesor o padre (ni familiar de esos críos) es visto con malos ojos, de mal manera (hasta ese extremo ha llegado el prejuicio, el caso, la cosa), como un posible pederasta.

No son halagos. Son criterios cabales. Entiendo que te puedan parecer tales. Espero que tú entiendas mi parecer, que me entiendas.

Otro (de ese mismo jaez, de tu amigo Otramotro).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728