El Blog de Otramotro

¿Que no falte me espeta el gerifalte?

¿QUE NO FALTE ME ESPETA EL GERIFALTE?

Hoy, martes, 6 de noviembre (¡Muchas felicidades, “Use”, hipocorístico de Eusebio! —pues mi hermano varón más pequeño en edad, que es, al mismo tiempo, se advierta o no contradicción en el hecho, el más alto de todos, cumple años—), me enmiendo al momento, mañana, miércoles, 7, conoceremos qué ha opinado y votado la ciudadanía de los Estados Unidos de América, tras llevar Donald Trump dos años en la presidencia del país.

Es llamativo y sintomático (por lo menos, para mí) que un sujeto de la calaña de Trump, con tantos defectos (hay quien los ha contado y estos suman más de los que se le achacan al peor de los demonios habidos o por haber) fuera elegido por sus conciudadanos para ostentar tan alta dignidad, llevar los destinos de una nación que forman cincuenta estados.

Mediado el (he obviado, a sabiendas, el adjetivo primer, porque, visto lo visto, oído lo oído y leído lo leído, su habitual proceder, logorrea y tuiteo, o sea, cómo se las gasta el jerarca, es mi deseo y mi esperanza que no haya, en modo alguno, un segundo) mandato, cabe preguntarse si la cosa (es igualmente válido también aquí su anagrama, el asco, tiene vuelta de hoja, remedio, o es irreversible el temor que muchos abrigamos de que la calidad democrática norteamericana siga descendiendo hasta tocar fondo, y la victoria, en las sucesivas elecciones que haya en el mundo, de los mandamases que sean vistos como meros clones de Trump lleve a idear y poner en marcha nuevas formas (no barruntadas, intuidas o sospechadas —por los escritores utópicos o ucrónicos que en el mundo han sido, verbigracia, George Orwell o Aldous Huxley—) de autoritarismo político.

El reciente triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil, que descuella por varias “virtudes”, machismo, racismo y xenofobia, entre otras, que se le adjudican, asimismo, a Trump, “dones” que comparten, a su vez, con dirigentes europeos, como la francesa Marine Le Pen, el italiano Matteo Salvini y el húngaro Viktor Orbán, etc., no auguran nada bueno, nada halagüeño.

En las hodiernas elecciones están en juego no pocos cargos y/o escaños, pero forman o son legión las/os que ven en ellas un plebiscito sobre la forma de hacer política del bravucón, mendaz, oscuro y soez gerifalte (ahora solo falta que se enoje conmigo y que me espete que no le falte), que lleva las riendas de la mayor potencia del orbe (si no ha pasado esa vara de mando o testigo ya a China, que puede), Trump.

>> Sigue...


Hay quien marra por miedo a equivocarse

HAY QUIEN MARRA POR MIEDO A EQUIVOCARSE

Dilecta Pilar:

Te pido perdón (hay quien marra por miedo a equivocarse), perdón, perdón, hasta formar con ellos un rosario de mil disculpas y, al mismo tiempo, doy mil gracias, formando una ristra con todas ellas, por contestarme. Prometo no molestarte durante las vacaciones. Durante las mismas, dispongo de menos tiempo de uso (de ordenador). A partir de la semana que viene, verbigracia, por las tardes, el Centro Cívico “Lourdes” permanecerá cerrado. Todos necesitamos vacación, mejor, estar disfrutando (de) las mismas. Yo también. Sé que tienes muchos quehaceres. Cumple con ellos. Cuida a y de tus padres (de tu pareja, etc.). Yo lo hice con los míos.

Acabo de leer tu columna en La lámpara encendida, tu blog. Esta mañana he terminado de leer las cuarenta páginas que me quedaban de la multipremiada “Laëtitia o el fin de los hombres”, del francés Ivan Jablonka (si puedes, léela; si puedes, cómpratela y reléela; cuenta la terrible historia de Laëtitia Perrais, asesinada y descuartizada por Tony Meilhon, durante la madrugada del 18 al 19 de enero de 2011, entre La Bernerie-en-Retz y Pornic). Te parecerá estar releyendo “A sangre fría”, de Truman Capote, o “El adversario”, de Emmanuel Carrère (sobre el falso médico Jean-Claude Romand; hace poco —ahora bien, como tempus currit ut volet, el tiempo corre que parece que vuela, pudo ser hace meses— vi a deshora en una televisión el filme español, protagonizado por José Coronado, “La vida de nadie”, que, salvo por lo truculento, se le parecía bastante; la vida del protagonista era una pura y dura mentira). Me parece que en ella, en tu columna hodierna, haces lo que debes, reivindicar que, en pleno siglo XXI, no debe haber en ninguna sociedad humana (por ser una antigualla, una actitud desfasada) distingos (reparos) debidos a las clásicas razones de discriminación: sexo, raza, religión, etc. Me parece que las mujeres no sois piedra ni de piedra, sino que os habéis hecho dignas merecedoras de (ergo, os habéis ganado) mil y un monumentos de piedra (o de cualquier otro material). La noticia, estomagante, vomitiva, que he escuchado este mediodía, mientras comía, de que, en Sevilla, un hijo mantenía a su madre y a su hermana encerradas en casa, sucias y hambrientas, habla de cómo llegan a comportarse, de manera denigrante, ultrajante, algunos congéneres o semejantes nuestros. Así que ¡chapó! Te señalaré dos pecatta minuta (si no, quien firma no sería Otramotro): yo hubiera escrito sociocultural (todo junto o, socio-cultural, unidos por un guion) y alzhéimer (con tilde).

Como están cerrados por la tarde, durante el verano, tanto la biblioteca pública como el C. C. “Lourdes”, he venido al cibercafé “Praga”, por si tenía algún correo que contestar. Tenía el tuyo y el de Manolo. Empiezo por el tuyo.

Te agradezco sobremanera que hayas perdonado a este pendón (aquí significa vástago, en concreto, de Iluminada, que, mientras vivió, fue un buen árbol al que arrimarse).

>> Sigue...


Viernes, 16 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930