El Blog de Otramotro

¿Sánchez coronará su hoja de ruta?

¿SÁNCHEZ CORONARÁ SU HOJA DE RUTA?

Aunque el Diccionario de la Lengua Española, DLE, define coherencia (en su segunda acepción) así: “Actitud lógica y consecuente con los principios que se profesan”, al abajo firmante de estos renglones torcidos, servidor, un día le dio por definir dicho vocablo de esta otra guisa: “Ajuste completo o encaje perfecto entre lo que se piensa o se ha ideado, lo que se dice o se ha proferido y lo que se hace o se ha coronado”. Y con estas u otras parecidas palabras cabe leerlo en varios textos firmados por él.

Así pues, la coherencia no la enseña quien no la practica, ya que de nada sirve el dicho si no viene acompañado y corroborado por el hecho (medie entre ambos un largo o corto trecho), inconsecuencia en la que suele caer el adicto (ella o él) a discursos de este jaez: haz lo que digo, pero no hagas lo que hago (o sea, ser incongruente, como escuché decir en una ocasión a un cura y en otra oportunidad a un médico). ¿En qué queda nuestra probidad como personas, si llevamos a cabo acciones que, un día sí y otro también, contradicen los valores o principios que decimos defender, profesar y promover?

Pondré un ejemplo aleccionador. El pasado 31 de mayo Pedro Sánchez escribió en su cuenta de Twitter este tuit: “Defiendo esta moción de censura por coherencia, responsabilidad y democracia. Propongo un gobierno socialista, paritario y europeísta que cumplirá con la UE y la Constitución. Su hoja de ruta: estabilizar, atender las urgencias sociales y convocar elecciones”.

Al día siguiente, primero del mes de junio, desde la tribuna del Congreso de los Diputados, en plena moción de censura contra Mariano Rajoy, Sánchez adujo qué ocurría en Alemania con quien plagiaba una tesis doctoral. Lo hizo con estas concretas palabras: “Lo que hay en Europa son gobiernos, como en Alemania, en los que, por ejemplo, personas que han desempeñado responsabilidades ministeriales y a las que se les ha descubierto que han plagiado una tesis lo que han hecho ha sido dimitir”. Sánchez se refería a lo que le había acaecido allí, en marzo de 2011, a Karl-Theodor zu Guttenberg, ministro de Defensa, que presentó su dimisión al trascender a la opinión pública que había plagiado parte de su tesis doctoral. La Universidad de Bayreuth le revocó el doctorado y él tuvo que renunciar a todos sus cargos políticos. Y en febrero de 2013, a Annette Schavan, ministra de Educación y Ciencia, que se vio obligada a hacer tres cuartos de lo propio por idéntico motivo, haberse probado que había plagiado su tesis doctoral.

>> Sigue...


Viernes, 24 de mayo

BUSCAR

Editado por