El Blog de Otramotro

Mil gracias di y un vagido

MIL GRACIAS DI Y UN VAGIDO

Mi agitación se detuvo
Cuando te vi, Pilar. Mi alma
Experimentó la calma.
Darse cuenta de tal tuvo
Pendiente a quien allí estuvo.
Ignoro si fui elegido
Para ello. Me sentí ungido
Por no sé, de veras, quién.
Sí sé que me hizo un gran bien:
Mil gracias di y un vagido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Miércoles, 20 de febrero

BUSCAR

Editado por