El Blog de Otramotro

Cruz (o Gurutze, o Cuqui), qué pardilla

CRUZ (O GURUTZE, O CUQUI), QUÉ PARDILLA

(ESOS CUATRO VOCABLOS AFRENTOSOS)

A quien llamaste un día fantoche, otro guiñapo, otro pelele y otro títere (ahora bien, puede que servidor ande hoy desmemoriado y no deba —ni al tal le convenga— echar en saco roto o descartar la posibilidad de que le espetaras esos cuatro vocablos afrentosos durante una misma noche) te la ha dado a ti esta vez con queso; te ha tomado impunemente el pelo, lista, que te crees muy inteligente, el summum, pero, velis nolis, en esta vida nadie está exento de toparse, topetarse, tropezarse y/o darse de bruces con la horma de su zapato, con quien acaso sea más dicaz y más perspicaz que ella o él, Cruz, con quien le dé sopas con honda.

Aunque, por el cúmulo de circunstancias que consideraste y valoraste con justeza, llegaste a la conclusión de que la otra noche era tu noche, porque tú habías elegido el sitio y la hora, el “cronotopo” pintiparado, para que un licenciado miope y barbado procediera a quitarte, después de una cena romántica, romantiquísima, las muchas telarañas que habías dejado (qué dejada) que se te acumularan ahí abajo (querías olvidarte del casco de vikingo que un día, horrorizada, descubriste que llevabas encasquetado en la cabeza, y que te empujó a promover el divorcio), me veo obligado y me siento impelido a hacerte partícipe de la verdad pura y dura, que yo fui el único muñidor (aunque esto sea inesperado para ti) del caso, del fracaso que ocasioné, de tu naufragada cita.

Sé que a ti, mutatis mutandis, te ha ocurrido tres cuartos de lo mismo que, desde ni se sabe, me viene acaeciendo a mí, que quienes te proponían un revolcón, sin más pretensiones, te daban grima, y a cuantos poliedros les hacías la propuesta de un “eroskiki” célere, de una rauda faena de aseo y aliño, decidían mostrarte su faceta más asquerosa, la del alipori.

Un día hablé con mi amigo Eladio Golosinas, “Metaplasmo”, de la jugarreta que había pergeñado mi pesquis. Aunque, a grandes rasgos, le pareció de perlas, empezó a ponerle pegas cuando se olió mi intención, el percal, la tostada, que había pensado en él como el actor necesario que había previsto contratar de palabra y pagar a tocateja (pues yo sería testigo directo del hecho a una prudente distancia) la no despreciable cantidad dineraria de mil euros, tras cumplir a rajatabla con su papel y parte en mi aleccionadora y vengativa mala pasada.

>> Sigue...


Las pesadillas de la sinrazón

LAS PESADILLAS DE LA SINRAZÓN

Si está claro que el sueño de la razón produce monstruos (como atestigua el aguafuerte y aguatinta sobre papel verjurado ahuesado, de igual título, grabado número 43 de la serie de los “Caprichos”, 1797-1799, que pintó Francisco de Goya y Lucientes), qué desasosegantes pesadillas y diabólicos engendros, me pregunto, no será capaz de concebir y alumbrar la sinrazón humana, si cada vez son más los ciudadanos que, de manera voluntaria, gratis et amore, se ofrecen para portar la bandera, el estandarte, la oriflama o el pendón (qué pesado, perdón) del odio o la xenofobia; si, un día sí y otro también, se adhieren o suman por cientos y aun por miles a esa nueva causa o proyecto totalitario, aunque se vean luego obligados a portear sobre sus hombros a hombres sin ética ni escrúpulos, que creen que están por encima de la ley y suelen fungir de falsos galenos, al fingir que poseen la titulación exigida para poder curar el miedo y la inseguridad que, a lo largo de nuestra existencia, todos los seres humanos, sin excepción, sufrimos o sufriremos alguna vez.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Pilar, mándame una foto

PILAR, MÁNDAME UNA FOTO

Pilar por donde va deja
Su huella o sello imborrable.
Mi musa es inacabable.
En mi espejo se refleja
Su inspiración, que es aneja.
Le pedí que me mandara
Una foto. Lo hice para
Tenerla siempre a mi lado.
Ya no me hallo desolado:
Nadie/nada de ella me separa.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Me congratula mucho que te peten

ME CONGRATULA MUCHO QUE TE PETEN

Dilecta Pilar:

Acabo de recibir el tuyo. Servidor estaba buscando los textos que te mando abajo.

De nada. Aún se puede abundar o coincidir con la opinión que dieron otras/os, ganaran o no premios y/o prestigio en vida. Si ganaron el Nobel, mejor (en el caso de algunos, no en el de todos). Yo me encuentro en una posición semejante a la tuya; tampoco soy santo (aunque todos debemos santificar nuestra vida, nuestros actos).

Te mando cómo aparecerá mañana en mi bitácora la epístola que di en titular (ignoro si te envié la versión definitiva) “No formulo el reparo que refieres”.

Aprovecho la ocasión para remitirte también la versión final de la que porta el rótulo de “¿Dudabas de que al tal no le encantara?”.

Relecturas han sido, sí. Me congratula mucho que te peten.

Seguro que el resultado de lo que le escribes es algo sincero, sentido, profundo, cabal.

Me alegra que vayas consiguiendo esa liberación, tras llevar a cabo bien tu trabajo. Ya sabes lo que dijo varias veces y dejó escrito en letras de molde Jonas Edward Salk: “La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de seguir haciendo más trabajo bien hecho”.

No tienes que preguntarme. Yo no te pregunto. Me gustaría leerlo antes de que aparezca publicado (si te lo publican entero), pero esa decisión te corresponde tomarla solo a ti.

La semana pasada escribí un artículo de política cada día. Puedes acceder a mi blog y leerlos. El último llevaba este título: “Completa colección de incoherencias”.

>> Sigue...


Pilar es real, de veras

PILAR ES REAL, DE VERAS

De mil modos y maneras
Si Pilar me han preguntado
Es real o un ideado
Ser por mis entendederas.
Es auténtica, de veras;
Mas, cuando el deseo espera
Un milagro o lo supera,
Se produce un desajuste
Que quizá agrade o no guste,
Como ocurre con la pera.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Pilar se fue con derroche

PILAR SE FUE CON DERROCHE

Cuando dice adiós la amada,
El vacío que se advierte
Solo a quien la ama divierte
Si recuerda a la salada
Cuando la vio engalanada,
Como la postrera noche,
En la que ella hizo derroche
De lápiz labial y cremas,
De zafiros y de gemas,
De ene encantos, sin fantoche.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Me asusta que me desee

ME ASUSTA QUE ME DESEE

Me alegra, Inma, que te peten
Las espinelas que trenzo
A Pilar desde el comienzo.
Sé que en un lío me meten
Y a ella también comprometen.
Yo celebro que así sea,
Que te agrade mi odisea,
Mas, como soy justo, gusta
Más que Pilar cuanto asusta
Me diga, que me desea.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cuánto me hubiera petado

CÚANTO ME HUBIERA PETADO

Cómo hubiera disfrutado
Viendo cómo te cortaba
El cabello y te pelaba
El bolsillo la de al lado,
Tu peluquera; ¿he marrado?
Cuánto me hubiera petado,
Quiero decir, agradado,
Escuchar las confidencias
Que le hacías, menudencias
Por las que hubiera pagado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Entre los dos, me quedo con ninguno

ENTRE LOS DOS, ME QUEDO CON NINGUNO

A veces (no siempre, solo en algunas ocasiones) el vate (y, tras elegir y decidir que dicho vocablo aparezca expresado precisamente aquí, le recomiendo al atento y desocupado lector, sea ella o él, con especial encarecimiento, que no pierda el tiempo, que es oro, intentando hallar en el párrafo inicial de este escrito un ápice o pizca de presunción, porque no lo/a hay; sí podrá encontrar, sin embargo, una oportunidad pintiparada para recordar esto, cosecha de Charles Baudelaire, “sé siempre poeta, incluso en prosa”) se ve obligado, velis nolis, a empuñar la péñola y a echar mano del tintero de la ironía (así define dicha voz el DLE en su acepción tercera: “Expresión que da a entender algo contrario o diferente de lo que se dice, generalmente como burla disimulada”) para que sirva de acicate y/o aliciente, con el propósito probo de despabilar o espolear a quien anda adormecido o despistado para que no le pille el toro de los problemas que debe solucionar y aún sigue sin resolver.

Si hacemos caso a (y no discrepamos de) la tesis que sostiene Javier Cercas (a quien conviene tener siempre ídem, cerca —si no es posible a él, físicamente, convendría que sí lo fuera, al menos, uno de sus inteligentes e interesantes textos—, y no colocar entre ambos una insalvable tal) de que “un buen político es aquel que, al afrontar un problema complejo, lo reduce a sus líneas esenciales y lo resuelve por la vía más rápida posible”, cuya definición me parece cabal y rara, pues abriga la extraña virtud de que no le falta ni le sobra nada, en su artículo “El creador de caos”, publicado en la página 10 del número 2.186 de EL PAÍS SEMANAL, cabe preguntarse si el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es un buen político. Si tenemos en cuenta o tomamos en consideración qué aduce Cercas en el susodicho unos párrafos después, más abajo, que “un buen político fue Adolfo Suárez, que en menos de un año resolvió contra pronóstico el problema en teoría irresoluble de desmontar una dictadura y montar una democracia, o los fundamentos de una democracia, sin mediar una revolución o una violencia ingobernable”, insisto en preguntar al atento y desocupado lector (sea hembra o varón) de estos renglones torcidos (y en preguntarme a mí mismo): ¿Es Pedro Sánchez un buen político?

Juzgo que hay que ser muy perspicaz y muy sarcástico (tener y usar, de manera sutil, un desarrollado sentido del humor irónico, indica, a todas luces, una inteligencia a raudales) para dar la siguiente definición de política: “Es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar luego los remedios equivocados”. Ciertamente, en apenas un par de líneas, Julius, “Groucho”, Marx, logró hacer el retrato actitudinal o, si se prefiere esta otra opción o variante, la etopeya, de un mal político. Así que no rehúyo la interrogación, que se hace imprescindible, necesaria: ¿Es Pedro Sánchez un mal político?

>> Sigue...


Mil gracias di y un vagido

MIL GRACIAS DI Y UN VAGIDO

Mi agitación se detuvo
Cuando te vi, Pilar. Mi alma
Experimentó la calma.
Darse cuenta de tal tuvo
Pendiente a quien allí estuvo.
Ignoro si fui elegido
Para ello. Me sentí ungido
Por no sé, de veras, quién.
Sí sé que me hizo un gran bien:
Mil gracias di y un vagido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Dudabas de que al tal no le encantara?

¿DUDABAS DE QUE AL TAL NO LE ENCANTARA?

Dilecta Pilar:

Me agrada y halaga que te parezca mejor cómo ha quedado “Celebro que te guste el resultado”. En principio, lo publicaré el 9 de agosto en mi bitácora.

Procuraré sentirme así. La libertad es la condición previa (agregaré que imprescindible, también) para que lo que urda un autor (ella o él) merezca la pena ser (re)leído. A ver si trenzo algo antes de fin de mes, que es el plazo límite para la entrega, ¿no?

Te veo estupendamente disfrazada de Santa Teresa. Es zumba.

Ayer casi terminé mi colaboración. Dale las gracias de mi parte a María José por sus breves líneas. Creo que encaja con lo que la susodicha dice en ellas. Tengo que sacar una copia, corregirlo y leerlo (en voz alta).

No te resto más tiempo. Sigue con esas tareas que reclaman tu atención.

Te mando (abajo) los párrafos que he agavillado para el libro/homenaje a María Antonia Martín Zorraquino. Espero y deseo que os parezca que pueden encajar (sin desentonar) con los vuestros, es decir, que sean publicables.

Que pases feliz “finde”.

Gracias a ti, por la gestión.

Pues itero (sin, en sentido estricto, reiterar) lo dicho arriba; no te despisto de él.

Celebro que te haya agradado. Mi propósito era que le gustara a la destinataria (a quien conozco tan poco que..., dudaba y dudaba y dudaba...), la arriba mencionada (de quien tengo un recuerdo inmarcesible, excelente). A ver si ocurre lo mismo con ella. Muchas gracias a María José por hacerte llegar la iniciativa y a ti por trasladármela a mí.

Sota, caballo y rey. Lo habitual en este sujeto, un animal de costumbres, ya sabes. Salí el sábado por la tarde con Pío a tomar unos zuritos (esta vez sumé uno más de los habituales, porque hubo repóquer, 5) y aproveché las horas leyendo, paseando y escribiendo.

>> Sigue...


Mi pasión por tu figura

MI PASIÓN POR TU FIGURA

Cada vez, Pilar, que fino
La décima que te debo,
Una al día, yo me bebo
Una copa de buen vino.
Así cultivo mi tino
Y mi rara autoexigencia,
Que no tiene de demencia
Nada, ni es una tortura;
Mi pasión por tu figura
Un rasgo es de mi decencia.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Al raso y sin protección?

¿AL RASO Y SIN PROTECCIÓN?

—Hay quien hace ostentación
De estar en todo momento
Presto a con un monumento
Caer en la tentación
Al raso y sin protección.
—Si a las cuatro de la tarde,
Cuando Lorenzo más arde,
Deseas, Pilar, conmigo
Un polvo echar con abrigo,
Tal vez no haga de ello alarde.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


A Pilar, mujer perfecta

A PILAR, MUJER PERFECTA

Llegué a la conclusión recta
De que estaba enamorado
Cuando, cual desesperado,
De la manera correcta,
Buscaba yo a la interfecta.
Primero fui a la piscina,
Que, de forma repentina,
Visité, mas no la hallé.
Luego donde detallé
A ella, rogándome “atina;
Por favor, Ángel, atina”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Con qué sueñan los migrantes?

¿CON QUÉ SUEÑAN LOS MIGRANTES?

Con una oportunidad
Miles de migrantes sueñan.
De sus cerebros se adueñan
Ilusiones. Dignidad
Piden y fraternidad.
Para que exista empatía
Por su ausencia la apatía
Ha de brillar en el orbe,
Y a la humanidad no estorbe
Su fiel fautora, atutía.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Quién se ganó la oración?

¿QUIÉN SE GANÓ LA ORACIÓN?

(¡PILAR!, TAMBIÉN LA OVACIÓN)

—La existencia es sufrimiento.
—Schopenhauer eso dijo
Y urdió luego en oro, fijo.
—Hazme caso; no te miento.
—También es encantamiento;
Estética observación
Que merece una oración,
Si quien contempla es creyente.
—Lo trenzas, seguramente,
Por mi amada. ¡Qué emoción!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Dos ósculos, besos castos

DOS ÓSCULOS, BESOS CASTOS

Aunque tú solo le diste
Dos ósculos, besos castos,
Los juzgó él dignos de fastos.
Con ellos te despediste
Del que, al besarlo, aturdiste.
Desde entonces, rememora
Esos dos besos que otrora
Tú estampaste en ambos lados
De su faz, que aún helados
Permanecen, sí, señora.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Mi tío Gregorio ha muerto

MI TÍO GREGORIO HA MUERTO

A un barrio de Tarazona,
Tórtoles, siendo un muchacho,
Iba sin sentir empacho.
Allí ir hoy me desazona:
Su funeral me emociona.
Aun sin serlo en sí, mi tío,
En primavera o en estío,
En otoño o en invierno,
Con todos fue un hombre tierno;
Nadie junto a él sintió hastío.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿La guagua? ¡Cielo es e infierno!

¿LA GUAGUA? ¡CIELO ES E INFIERNO!

(MESA DEL CABO Y DEL RABO)

¿La guagua? ¡Qué paradoja!
Si acercaba al astro, cielo;
Si al sol alejaba, hielo,
O fuego, volcán que arroja
Lava, que quema si moja.
La misma mesa ocupaba
Cuando Pilar se apeaba
De una, rabo de excursión,
Y, cabo de depresión,
Cuando en otra se piraba.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Al fautor Cédric Herrou

AL FAUTOR CÉDRIC HERROU

Si en Europa alguien merece
Que una estatua se le erija,
Quizá extrañe que yo elija
A quien cabal me parece,
Aunque a ti no te enternece,
A Herrou, de un comportamiento
Solidario. No te miento.
Cédric, simple agricultor,
Ha devenido escultor
De obras del Renacimiento.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Celebro que te guste el resultado

CELEBRO QUE TE GUSTE EL RESULTADO

Dilecta Pilar:

No entiendo que sea muy bueno mi análisis, según juzgas, y, a la par, que no haya acertado servidor en el mismo. Algo no cuadra o encaja (a mí, por lo menos). Ya me lo explicarás.

Acabo de conjeturar que acaso mi análisis parta y peque de un prejuicio (que, en sentido estricto, no lo es). El conocimiento previo que tengo de tu persona y existencia ha podido influir (mucho) en mi estudio (reconozco, sin ambages, que lo ha hecho, en una buena parte). Y eso ha propiciado que todo me haya cuadrado más fácilmente. Quien comente tu poema sin conocerte tal vez haga un análisis más certero. Puede. Abajo te mando cómo aparecerá publicado (a ver si puede ser durante la semana en curso).

No refuto que ese fuera el propósito de tu poema (que, en realidad, son dos e independientes, según me comentas y te agradezco sobremanera que me hayas sacado de mi error, porque pensé que era una continuación o segunda parte), ponerte en la piel de otras mujeres, pero, al ser tú una de ellas, más o menos disfrazada o metamorfoseada, cabe identificar alguna de las experiencias vividas por ti en las que relata la autora/protagonista de tu poema, mera adición o sumatorio de las mentadas; y, como supongo que a ti también te pasa lo que nos suele ocurrir a todos, que nos vamos conociendo más profundamente a nosotros mismos conforme conocemos más a los demás, y viceversa, algo tuyo (que ha podido ser vivido por otras féminas también, por supuesto), aparece en algo de lo que cuenta la hacedora de esos versos (que llevan tu firma), una luchadora en toda la regla, como tú (eso conjeturo), que contiene tu composición poética.

Lo que me cuentas en el correo al que doy oportuna respuesta habla de tu perseverancia a todo trance. Aunque no conozco al destinatario del álbum, felicítale de mi parte. Espero y deseo que sepa valorar tu ingente trabajo.

Era más serio que su hermano, Ángel. Tengo buen recuerdo de ambos.

Lamento mucho lo que me apuntas (perdóname la zumba, sin dispararme).

Dejémoslo en que, al final, te he comprendido (aunque acaso sea más justo decir que he ejercido de uno de tus amigos y he hecho el esfuerzo de comprenderte)... a medias. Celebro que te guste cómo ha quedado, el resultado.

>> Sigue...


Del miedo casi me cago

DEL MIEDO CASI ME CAGO

En la sede de la TEBA,
Calle Portal, público hago
(Del miedo casi me cago)
Que este Adán ha hallado a su Eva
Y unirse a ella tal vez deba
Por la iglesia o el juzgado.
Quien se siente enamorado,
Pero un montón, esto es, mucho,
Aunque en las nupcias no es ducho,
Ha de dar el sí esperado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Contigo sanará mi alma

CONTIGO SANARÁ MI ALMA

Déjame, Pilar, paloma,
Que te arrulle en el jardín,
Do es abundante el verdín,
Antes de que tú y yo a Roma
Volemos pronto; no es broma.
Nos espera la Fontana
De Trevi, que con sotana
Casi me vio la primera
Vez que me senté a su vera.
Dejará esta mi alma sana.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Para quedar aturdido

PARA QUEDAR ATURDIDO

(BASTA CON LA OPUESTA A DIDO)

Para mí no es complicado
Mantener viva la llama
Del amor si en la igual cama
Duerme el que anda enamorado
Con la que se halla a su lado
Y le ha brindado un orgasmo
Inolvidable, un espasmo
Que hace lustros no sentía,
Que es la mejor atutía
Para alcanzar el marasmo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Mi estrella polar? ¡Pilar!

¿MI ESTRELLA POLAR? ¡PILAR!

A la de su nariz vera,
Pilar muestra cuanto la hace
Venusta y me satisface.
Cuando la miro, guipo a Hera,
Diosa griega, verdadera
Esposa del dios del rayo,
Zeus, que era adicto al fallo,
A ser varón putañero
Desde el primero de enero
Hasta el San Silvestre gayo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Perdona la digresión

PERDONA LA DIGRESIÓN

Todos nos equivocamos.
No hay una sola excepción
A esta regla. Decepción
Produce a los que encontramos
“Carecias” y no enseñamos.
Quien escribe “disgresión”
Ignora que una agresión
Es contra la ortografía,
Como bien sabes, Sofía.
Perdona la digresión.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Pilar? ¡La mejor del orbe!

¿PILAR? ¡LA MEJOR DEL ORBE!

No sé si el mejor del mundo
El don de ser oportuno
Debe tener; el de tuno
Ha de exhibir un segundo
Por lo menos, Segismundo.
Sé que la mejor del orbe,
Aunque escucharlo/leerlo le estorbe
A quien mejor mujer crea,
Es Pilar. ¿Por qué la brea
La que sopla cuando sorbe?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Cómo trabé coloquio con mi amada?

¿CÓMO TRABÉ COLOQUIO CON MI AMADA?

“—Diré, aunque me equivoque, que es docente
Usted, o que lo ha sido y ejercido,
Si ya está jubilada. Lo ha inferido,
Tras ene datos procesar, mi mente”.

En la mesa de al lado, como oyente,
Comía servidor, que fue elegido
Por la naturaleza (o quizá ungido
Por Dios) para emitir lo concluyente.

A la nieta instruía bien la abuela
En lo tocante a viandas y bebidas
Con razones de peso, no fingidas.

Y la imaginación aquí no vuela,
Pues quien testigo fue de lo ocurrido
Dirá que soy veraz, que no he mentido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Enamorado, de inconcuso modo

ENAMORADO, DE INCONCUSO MODO

Como, desde hace la tira de tiempo, la realidad se venía imponiendo siempre sobre el deseo, o sea, como era un hecho apodíctico que no estaba enamorado de ninguna fémina real, y llevaba más de tres lustros (casi cuatro) constatando lo obvio, que esta certidumbre permanecía inmutable, inalterada e inalterable, este menda había asumido que acaso nunca más volvería a sentirse arrebatado, cautivado o embelesado por una mujer de carne y hueso, de un modo inconcuso, incontrovertible.

Cada noche, tumbado decúbito supino en mi cama, antes de disponerme a conciliar el sueño, me repetía la misma cantilena (o su anagrama, cantinela): “No pierdas jamás la esperanza, Ángel”. E, indistinta e insistentemente, volvía a rememorar la cita que sobre la susodicha subrayé el día que leí, por primera vez, en el capítulo 28 de “Rayuela”, de Julio Cortázar (“antinovela” la llaman muchos críticos literarios; “contranovela” llegó a denominarla su propio autor): “Probablemente de todos nuestros sentimientos el único no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose”.

Ignoro si he urdido ya, antes, a propósito del tema (porque lo cierto es que servidor ha trenzado mucho, aunque no ha publicado aún ningún libro), pero sí sé, y a ciencia cierta, que he meditado varias veces sobre este particular asunto. Y así, en el supuesto de que algún día volviera a enamorarme, había adquirido el compromiso personal de escribirle a mi amada literaria una décima (a la que intentaría acompañar, siempre que fuera correspondido y posible, de una rosa roja) al día.

>> Sigue...


Elegía a la herejía

ELEGÍA A LA HEREJÍA

—Ligas menos que un Ribera
Del Duero con Coca-Cola.
—Te vas a quedar muy sola.
Sé que no eres la primera
Y no serás la postrera
En decir una herejía.
Si te lavas con lejía
La mui, los dientes, la boca,
Proclamarás lo que toca:
Ya se ha urdido la elegía.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Cuatro días en el Puerto

CUATRO DÍAS EN EL PUERTO

Mis primeros cuatro días
En el Puerto de la Cruz,
Indelebles por la luz
Que tú, Pilar, extendías
Por doquier (por dentro ardías),
Yo los juzgo inmarchitables;
Tras tu marcha, insoportables
Se me hicieron los restantes
Diez, faltos de los instantes
Con tus prendas incontables.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué puede urdir hoy el vate?

¿QUÉ PUEDE URDIR HOY EL VATE?

Puede urdir una espinela
Impar, recordando a quien
Labró en su alma bien tras bien,
Al sacarle al de Tudela
Regustos de aquella Adela
Colorada al recitarle
Odas o bolas narrarle,
Trolas, patrañas o cuentos
Evidentes, donde incruentos
Labios conseguían darle
Ósculos mil y arrobarle.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Por su clase y señorío

POR SU CLASE Y SEÑORÍO

Gente buena en todas partes
Puedes encontrar: Juan Luis,
Mary Carmen y otras muis,
Las de Julio, Jesús (de artes
Nobles, fieles a Descartes),
Narciso, Fernando, Pío,
Pablo y Ángel. Les envío
Mil y una gracias sinceras,
Apodícticas, de veras,
Por su clase y señorío.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Espero que las haya, que las halles

ESPERO QUE LAS HAYA, QUE LAS HALLES

Dilecta Pilar:

Esta mañana he llegado a barruntar que estabas enferma (celebro mucho, muchísimo, haberme equivocado), porque he acudido a la Librería/Papelería “El Cole” (como hago a diario) y no he podido leer (hoy, precisamente, que había ejemplar a disposición de este menda) tu artículo (como todos los viernes; luego he sabido las razones) en el Heraldo. En tu espacio habitual, he leído el artículo de Fermín Bocos sobre el PSOE, que no remonta.

De nada. Acabo de hacerlo (ojearlo). Y es que, como soy un lego en esto de los adjuntos y “pedeefes”, no te extrañe que no te haya comentado nada al respecto. Pinché en el cuadrado de la foto y pensé que el otro era lo mismo. Ya perdonarás que sea un pez en estas aplicaciones o menesteres. Volveré sobre mis pasos y leeré, al menos, a ver si puedo esta misma tarde, tu poema.

Ya, ya, he comprobado que habías pedido permiso.

El tiempo está loco, loco (¿Sabes aquel que dice —recordando a Eugenio— que uno le pregunta a otro: ¿Has colocado bien al reloco? Y el otro le contesta al uno con otra pregunta: ¿A cuál de los políticos patrios te refieres? Porque lo cierto es que hay dónde elegir; y el abanico es muy amplio).

Yo sí sé lo que te ha costado (no lo sé a ciencia cierta, porque no he visto cómo lo hacías —ayudada por un deudo—, pero algunas referencias al respecto, que no han sido pocas, he leído). Celebro que hayas coronado o rematado la obra que tenías entre manos (prefiero la imagen del mosaico a la del puzle, porque prefiero las teselas a las piezas —no me hagas caso; ya sabes que me peta ser zumbón; vienen a ser lo mismo, una mera variante de la metáfora; como hace el escritor con las palabras, las tildes y los signos de puntuación, ajustarlas, cuadrarlas, encajarlos—), el álbum.

Lo leí el sábado por la tarde y escribí mi crítica literaria (primera versión) en el texto que te envié (lo titulé “Por donde más oscuro está amanece”) en correo aparte. Al parecer, no lo has leído. Te lo reenvío abajo. Ten en cuenta, itero, que es la primera versión. Y habrá adiciones, supresiones y correcciones o enmiendas.

>> Sigue...


Al luso Ricardo Robles

AL LUSO RICARDO ROBLES

Al luso Ricardo Robles,
Edil del Bloco de Esquerda,
Lo han mandado allí a la mierda.
Si sus ideas son nobles,
No lo son, porque son dobles,
Los raseros que maneja,
Uno para gente aneja
Y otro para gente ajena,
Que es una manera amena
De ser cínico, “Coneja”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Martes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos