El Blog de Otramotro

A quien me enseñó a pescar

A QUIEN ME ENSEÑÓ A PESCAR

“—Brava comparación —dijo Sancho—, aunque no tan nueva, que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que mientras dura el juego cada pieza tiene su particular oficio, y en acabándose el juego todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.
“—Cada día, Sancho —dijo don Quijote—, te vas haciendo menos simple y más discreto.
“—Sí, que algo se me ha de pegar de la discreción de vuestra merced —respondió Sancho—, que las tierras que de suyo son estériles y secas, estercolándolas y cultivándolas vienen a dar buenos frutos. Quiero decir que la conversación de vuestra merced ha sido el estiércol que sobre la estéril tierra de mi seco ingenio ha caído; la cultivación, el tiempo que ha que le sirvo y comunico; y con esto espero de dar frutos de mí que sean de bendición, tales que no desdigan ni deslicen de los senderos de la buena crianza que vuesa merced ha hecho en el agostado entendimiento mío”.

Miguel de Cervantes Saavedra, en el capítulo XII de la segunda parte de “Don Quijote”.

Si reflexiono y discuto
Con empaque, se lo debo
A quien a poner el cebo
Me enseñó en el instituto,
A no seguir siendo un bruto.

Conforme un alumno aprende
Esto, eso también comprende,
Que cuantos más fundamentos
Tiene más conocimientos
Pesca. ¿Abunda o se sorprende?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Miércoles, 14 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca