El Blog de Otramotro

Ve esto el estrábico o bizco

VE ESTO EL ESTRÁBICO O BIZCO

Adde parvum parvo magnus acervus erit” (“Añade un poco a otro poco y el montón será grande”).

Ovidio

La gobernabilidad
Del territorio que sea
No la alcanza quien desea.
La gana la habilidad
Y la credibilidad.
Cuando se añade una pizca
A otra pizca, y a esta pizca
Otra se sigue agregando,
Un montón se va formando.
¿A que sí, estrábica, bizca?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Retazos de la moción de censura

RETAZOS DE LA MOCIÓN DE CENSURA

Ayer, por la mañana, estuve atento a las imágenes que recogía la pantalla del televisor y al sonido que de ella manaba (hasta que me llamó mi dilecto amigo Manuel Olmeda, desde Valencia por teléfono —ruego que de mis palabras no colija o deduzca el lector, sea ella o él, un reproche velado al proceder de Manolo, porque, como él sabe a ciencia cierta, no lo hay, ya que disfruto un montón con él, ora hablando de lo humano, ora de lo divino; además, siempre (y cuando escribo siempre siempre es) que le llamo tiene el dadivoso o generoso hábito de no descolgar y llamarme él, para que yo, que recibo una pensión más magra, no gaste—) con ocasión del debate parlamentario sobre la moción de censura. Acababa de comprobar que Mariano Rajoy seguía haciendo ejercicio y aun derroche de sus excelentes facultades oratorias, esto es, fungiendo de lo que, sin ninguna duda, es, un buen parlamentario, de lo mejor que hay en el panorama patrio. Sus primeras intervenciones, tras haber tomado la palabra el diputado socialista que presentó la moción, José Luis Ábalos, me parecieron, mutatis mutandis, sendos episodios a los que he asistido como espectador o he visto varias veces a lo largo de mi vida, en vivo y en directo, estando servidor in situ, en un coso taurino, o viéndolos por y en televisión. Me refiero al joven (ha habido más casos masculinos que femeninos) arriscado que sale a la suelta de toros (tras el preceptivo y previo encierro o no) o vaquillas, emboladas o no, en el redondel de la plaza de toros y, tras ser pillado y volteado por el astado de turno, termina con numerosos moratones y sin pantalones y hasta sin ropa interior (ha habido un caso, que no olvidaré nunca, siempre que el alzhéimer, aunque me husmee, decida pasar en mi beneficio de largo, en el que, después de un minuto interminable de volteos por el suelo y en el aire, entre las astas, como si fuera una campana, el sujeto solo llevaba puesto el pañuelico de las fiestas del lugar), desnudo. Esa es una imagen bastante aproximada, si cambiamos lo que debe ser cambiado, repetida, de lo que dejaron en mis retinas las citadas intervenciones de Ábalos y Rajoy. No diré quién me pareció el joven atrevido y quién el cornúpeta o la vaquilla sabihonda, porque al espectador (ella o él) que contempló y escuchó lo mismo que yo guipé y oí el dato le sobra.

>> Sigue...


Lunes, 18 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930