El Blog de Otramotro

Carta abierta a José María, Pepe, Álvarez

CARTA ABIERTA A JOSÉ MARÍA, PEPE, ÁLVAREZ

EL AGUJERO NEGRO DEL “PROCÉS”

“Se llama agujero negro a una estructura masiva del universo, que engulle planetas, estrellas, galaxias, y deja como único rastro de su existencia un murmullo remoto en forma de radiación semejante al lamento que emiten los torturados antes de morir”.

Manuel Vicent, en “El agujero”, columna que vio la luz el domingo 8 de abril de 2018 en la contraportada y/o página 52 del diario El País.

Dilecto José María, Pepe, Álvarez, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT):

Este año, compañero, cumplo cinco lustros, veinticinco años, de afiliado a nuestro sindicato. Bueno, pues lamento tener que comentarte que estoy barajando seriamente la posibilidad y ponderando si lo ocurrido el domingo pasado, que mi sindicato (a excepción de las secciones de Renfe y Telefónica de Barcelona que, de manera sensata, decidieron no secundar a la dirección territorial del sindicato liderado por Camil Ros) participara en la manifestación a favor de la liberación de los dirigentes secesionistas catalanes encarcelados, políticos presos (de manera preventiva) y no presos políticos (si el orden de los factores no altera el producto, aquí el orden de los vocablos sí trastoca y trastorna la percepción —la posverdad fue, es y seguirá siendo posverdad y, por mucho que se itere una mentira, aireara lo que aireara Joseph Goebbels, el ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, al respecto, mientras quede sobre la faz de la Tierra un solo ciudadano decente, honesto desde el punto vista intelectual y ético-moral, jamás de los jamases llegará a ser tenida por verdad—, porque, como acaece con los sintagmas hombre pobre y pobre hombre, no significan lo mismo, no son la misma cosa), es motivo bastante para darme de baja del sindicato.

Como ya sabes (te tengo por persona bien informada), más de trescientas mil almas se manifestaron el domingo pasado en Barcelona (tras una pancarta en la que se podía leer “Por la democracia y la cohesión. Os queremos en casa” —está claro, como el agua cristalina, que lo que entienden los soberanistas por democracia, votar conculcando las leyes, porque durante los meses de septiembre y octubre del año pasado se hartaron de pisotear la Constitución y el Estatut cuando y cuanto les dio la gana, no es lo que entiendo yo; y otro tanto cabe argumentar o razonar en lo concerniente a la cohesión—) para reclamar la liberación y vuelta a Cataluña de los dirigentes independentistas que están en prisión preventiva porque así lo han decidido quienes están especialmente acreditados y habilitados por la Constitución para ello, los jueces. Me avendría a respetar el hecho y nada objetaría al respecto si hubieran acudido a la misma a título personal, pero no bajo ni con las siglas de nuestro sindicato. Y es que, como me confieso y tengo por ciudadano libre (suelo hacer un guiño a fray Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro y decir y escribir lo mismo que él, que soy un “ciudadano libre de la república literaria”), sí, pero sometido a la ley (como eso mismo pasa en cualquier Estado de derecho que se precie de serlo y España lo es, aunque claramente perfectible, manifiestamente mejorable) y, por lo tanto, contrario al independentismo cuando este no se somete a la reglas de juego decididas por todos (como siempre ha defendido lo propio nuestro sindicato, si no he estado equivocado durante veinticinco años), que mis compañeros sindicalistas catalanes hayan decidido compartir espacio e ideario, quiero decir, manifestación, con miembros de las entidades soberanistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, entre otras, me ha sentado como una puñalada trapera en el costado, me ha sabido a cuerno quemado.

Como soy un epígono o seguidor del filósofo austriaco/británico Karl Popper, quien sostenía que la verdad era provisional, que duraba mientras no fuera contradicha por otra, que venía a ocupar en ese mismo momento su trono, no me cabe en la cabeza, no entiendo cómo nadie, dentro de la UGT, les hizo ver el error morrocotudo que estaban a punto de cometer, que les argumentara lo obvio, que, de manera consciente o inconscientemente, se estaban decantando, de forma notoria, en favor de una de las dos partes o posiciones, el agua y el aceite, difíciles de conciliar, que aún hoy polarizan la opinión pública catalana. ¿Acaso se manifestaron y movilizaron nuestros compañeros como sindicato cuando ocurrieron los bochornosos y vergonzosos sucesos de los días 6 y 7 de septiembre en el Parlament, cuando se aprobaron las leyes ilegales de desconexión, transitoriedad y del referéndum? ¿Acaso lo hicieron cuando más de tres mil empresas mudaron su sede social (y algunas también su fiscal) a otras partes de España, buscando seguridad jurídica, perjudicando gravemente el mercado laboral catalán?

En un Estado de derecho la división de poderes debe ser un hecho. Si los jueces, que conocen qué ocurrió, porque, por unos cauces y por otros, han logrado recabar, si no toda, la mayor parte de la información existente al respecto, han decidido el encarcelamiento provisional de los gerifaltes soberanistas, será por algo y tendrán sus motivos. Queda aún mucho proceso para hacer justicia y que esta sea definitiva. Sumarse a la protesta de que algunos de esos jerarcas ya llevan seis meses en prisión me parece una injerencia inaceptable, clamorosa. Cabe preguntarse por qué, siendo los partidos independentistas quienes pueden formar gobierno, porque los números dan, no lo han hecho todavía. Hasta el momento, todas las propuestas que sobre ese particular les han hecho los partidos de la oposición han caído en saco roto.

Para mí, compañero, que el sindicato como tal haya participado en dicha manifestación es un desmán, un despropósito. Y así se les debe hacer ver a quienes lo cometieron o incurrieron en él. Sé, de buena tinta (me consta a ciencia cierta), de un compañero y tocayo mío que, cuando fue delegado de personal en la empresa en la que trabajé con él, se ocupó y preocupó, ante todo, de la defensa de los derechos de nosotros, sus compañeros. Y debió cumplir, de manera más que satisfactoria, con su cometido, porque, cuando dejó la empresa y de serlo, sus compañeros le hicimos una fiesta inolvidable (a la que acudieron —tan buen sabor de boca habían dejado sus quehaceres— y se sumaron incluso excompañeros).

>> Sigue...


Martes, 16 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca