El Blog de Otramotro

¡Qué trío, soledad, silencio y Ángel!

¡QUÉ TRÍO, SOLEDAD, SILENCIO Y ÁNGEL!

Dilecta Pilar:

Sabes (me consta que eres consciente de ello), a ciencia cierta, porque te lo he escrito varias veces, que no tienes la obligación de contestarme, de dar cumplida respuesta a mis correos. Yo lo hago en un pispás. Luego los corrijo y hago todo lo posible para embellecerlos, cuando conformo con ellos las epístolas que te dirijo.

La soledad y el silencio son estupendos compañeros de viaje para un escritor (hablo por mí, claro; que acaso lo que a mí me sirve no sea útil para otras/os).

Literato naufragado (hembra o varón) es (eso pretendía que se dedujese de la lectura atenta y detenida del romance) el que, en el supuesto de que tenga mala memoria, carece de libreta donde apuntar lo que entiende que pueda/e servirle o ser aprovechable desde su punto de vista, el literario (o desde cualesquiera otras variopintas perspectivas).

Yo suelo escribir los poemas, los relatos, los artículos (y hasta los correos) en el mismo instante en que me brotan las ideas (o cuando los recibo y leo) que los causan u originan. Hoy, verbigracia, estoy contento con lo que acabo de urdir y publicaré, seguramente, mañana: “Conclusiones que deben conocerse”. Te lo envío abajo, por si tienes tiempo de leerlo (cuando sea).

Si lo claro está claro, no hace falta manosearlo. Sé que a ti te cuesta más, por eso, una y otra vez, insistía en ello.

Pues si hay consenso, dilapidaré el tiempo y las palabras justas para apostillar o escoliar el siguiente asunto.

>> Sigue...


Lunes, 16 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca