El Blog de Otramotro

Si no ves una muestra de altivez/a

SI NO VES UNA MUESTRA DE ALTIVEZ/A

Dilecta Pilar:

Te contesto, como ayer, desde uno de los ordenadores de la biblioteca. Puedes tomarme el pelo, siempre que antes vea cómo le ha ido o quedado el corte al anterior, y, sin dilapidar más tiempo, me ratifique en mi decisión o rectifique. Ya sé que te lo escribí. Por eso te lo preguntaba.

Coincidimos. La verdad es que no he conocido a muchas mujeres. He de reconocer que soy un profano en ellas. De joven, cuando me di cuenta de que no tenía futuro como religioso, o tenía que estudiar o que trabajar (durante los fines de semana y veranos como camarero). Cuando terminé el COU, mi padre me comentó que tendría que ponerme a currar (él, seguramente, no usó este verbo), porque era el hermano mayor; yo le dije que tenía la intención de estudiar Medicina en Zaragoza, que no le pediría un duro y que le daría (que entregaría en casa, pues en verano llegaba a ganar más de un millón de pesetas de las de entonces, ya que mi periplo estival duraba más de tres meses, pues empezaba a trabajar en las fiestas patronales de Castejón de Ebro, a finales de junio, y terminaba en las de Villava, que coincidían con los Pilares) lo que pudiera.

Tenemos buena memoria ambos, pero reconozco que me ganas, que me superas. Si no lo tomas por una muestra de altivez/a, te aduciré que solo una persona con buena memoria sabe identificar al vuelo y valorar que otra lo es.

Si quieres dar conmigo o encontrarme en Tudela, te apuesto doble contra sencillo a que me hallas o en casa, a las horas (a veces, a deshoras) de las comidas, o en (o de camino a —o de regreso de—) el Centro Cívico “Lourdes” o en (ídem) la biblioteca. Seguro que, si sigues las pautas dadas, lo logras.

Menos mal que, además del amor, los seres humanos disponemos de ese otro ingrediente fundamental, herramienta imprescindible o conditio sine qua non, el humor. Gracias a dicho binomio, las personas estamos capacitadas para poder comprender otros puntos de vista ajenos, distintos y aun opuestos a los nuestros, y perdonar (a las/os demás y a nosotros mismos). La ironía es el uso que un guasón inteligente hace del sentido del humor. No me hagas mucho caso. A veces, tengo la sensación de que, cuando escribo, soy un catedrático... sin alumnos, sin lección que impartir, sin cátedra.

>> Sigue...


Sábado, 20 de abril

BUSCAR

Editado por