El Blog de Otramotro

No es mi propósito insultar a nadie

NO ES MI PROPÓSITO INSULTAR A NADIE

Dilecta Pilar:

Si siempre tuviste esa sensación, que te faltaba tiempo para hacer todo lo que debías o te gustaría coronar o culminar, entonces esa impresión no es extraordinaria, sino asidua, habitual. Dicha costumbre, por la razón que sea (la desconozco), no has dejado que se consolidara o echara raíces en ti. Acaso halle un motivo a lo que te pasa con el tiempo, siempre escaso o insuficiente, según tu parecer o punto de vista, en las líneas que siguen, que las leí hace muchos años en el capítulo 28 de “Rayuela”, de Julio Cortázar: “Probablemente de todos nuestros sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose”. Así que, ayudado por la perspectiva de Cortázar, mi tesis es que aún confías o tienes la esperanza de que algún día, en ese diuturno duelo que libras o mantienes a brazo partido, desde que naciste, con el tiempo, puedas salir airosa, victoriosa. Sobre esa idea de tu madre de que sigues queriendo comerte el mundo, propia de todo ser ambicioso, con aspiraciones, he escrito en algún poema que pronto me di cuenta de que había caído en sus garras, en sus fauces, y había sido despedazado por él.

He leído tu columna hodierna, “Emilio”, y en ella has hecho lo que una vate hecha y derecha debe hacer, ser bien nacida y mostrarse agradecida con su fautor, y, además, destacar o fijarse en una faceta (o dos) que conoce de ese poliedro que fue Emilio Gastón, la de poeta (o profeta, en el supuesto de que no sea la misma, que yo, al menos, no lo tengo nada claro).

Somos tantos los seres humanos y tan distintos y tan distantes que,..., pero, como ahora todo, absolutamente todo, es mensurable, tal vez el progreso tenga esa servidumbre, y curse, como sugieres, con algún retroceso.

Lo que me cuentas de esos cotilleos de pueblo me lleva a concluir, de manera provisional, que ignorancias había entonces e ignorancias hay ahora. Nada extraordinario, lo normal entre ignorantes (evidentemente, no utilizo dicho vocablo con el propósito de insultar a nadie).

De nada. Lo que para ti son halagos míos, para mí son comentarios que se ajustan, cuadran o encajan con tu lograda urdidura. A mí me gustó mucho antaño leer (y me peta un montón hogaño releer) a Cortázar. Según mi personal criterio (pero acepto discrepancias, o sea, admito que los demás puedan conformar otras ternas, tan válidas como la mía), junto con Borges y Rulfo forman el trío selecto de la narración iberoamericana, el triunvirato escogido del cuento hispanoamericano. Insisto en que las gracias te las tengo que dar yo a ti por haber mostrado agradecimiento (comportamiento que, al no estilarse ahora tanto como antes, parece haber caído en desuso) con quien te echó una mano, como trenzas en tu artículo del Heraldo, “ahí estaba Emilio para lo que necesitase” (palabras que te honran como persona); y por el primer borrador que has tenido la gentileza de remitirme, una versión más extensa, pero que recoge el grueso de lo que he leído esta mañana en tu columna.

Si tú, que eres doctora, te consideras ignorante y limitada, ya me dirás en qué concepto debemos tenernos quienes, académicamente, no estamos a tu altura. Ergo, permíteme que haga hincapié en la misma idea que aparece (la he recogido entre paréntesis) en el párrafo anterior: esas palabras te honran como persona.

Otro (de tu amigo Otramotro).

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 19 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31