El Blog de Otramotro

Al instante, por el roce

AL INSTANTE, POR EL ROCE

“(...) Quien tiene un trato frecuente con los libros reconoce sus estados de ánimo. Los libros quieren ser leídos, esperan con ansia la mano que los toque, los dedos que pasen las páginas. Si no los usas durante mucho tiempo, primero se ponen tristes y después se enfadan. Eso les sucede a las novelas y los libros de poesía, pero sobre todo a los diccionarios (de no ser usados, las palabras se rebelan en ellos)”.

Cees Nooteboom, en “533 días

Quien tiene un trato frecuente
Con los libros reconoce
En un pispás, por el roce,
Si el que ahora está silente,
De buen grado, en elocuente
Mudaría en un momento
Su estado, y un monumento
Le erigiría a él, lector,
Pues le da aire, ¡qué elector!,
Quid de su renacimiento.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La hipérbole en el ámbito político

LA HIPÉRBOLE EN EL ÁMBITO POLÍTICO

“En el mundo de la política hay un componente simbólico y estético. Muchas veces un argumento se exagera o se infla para quedar bien posicionado ante la opinión pública. ¿Esto es un engaño o una exageración? Puede llegar a serlo” (cita traducida del catalán).

Artur Mas, en una entrevista reciente en RAC-1

Está claro, cristalino (basta con escuchar en catalán o leer de corrido y traducido al castellano lo declarado recientemente por el expresident Mas en torno a lo ocurrido en Cataluña con el absurdo procés y la fementida DUI), que el abuso del relato fantasioso, el uso indiscriminado de la hipérbole en el ámbito político, puede llevar a muchas personas, crédulas con lo que los políticos independentistas aireaban por doquier, ora a una depresión que los incapacite o postre temporalmente, ora a una indignación diuturna, general, total. Así que cabe preguntarle al señor Mas: ¿Le extrañaría a usted que ahora muchos de los ciudadanos catalanes, conscientes de la verdad pura y dura, que, como pardillos, se creyeron a pies juntillas sus patrañas (entre otras, que la presunta República catalana seguiría dentro de la UE; que no solo no se marcharían los bancos —Caixabank y Sabadell—, y las grandes empresas catalanas, sino que, una vez lograda la segregación de España, vendrían muchos/as más; que el apoyo de Europa era, si no total, mayoritario;...; en definitiva, que la independencia era una cosa hecha), cuando lo vean por la calle, lo abuchearan a usted diciéndole de todo, menos bonito, y algunos le corrieran, por falsario, a gorrazos?

A servidor, al menos, la actitud del grueso de los políticos (ellas y ellos) favorables a la independencia hace que le broten otras muchas preguntas: ¿Qué pensarán de ellos sus conciudadanos, quienes les escucharon decir una cosa, A o B, y ahora, cuando han sido citados a declarar en la Audiencia Nacional o en el Tribunal Supremo, sostienen ante los magistrados argumentos o razones tan distintas, C o D, que pueden pasar por contrarias u opuestas a las que adujeron otrora? Muy contentos, supongo, no estarán. Tal vez algunos se hayan enemistado o quepa hallar a más de uno que esté con ellos de uñas. ¿No se mofaron cuanto quisieron del poder judicial español, creyéndose que siempre estarían a salvo? ¿No sienten ni siquiera un ápice de bochorno al cantar la palinodia de cuanto afirmaron? ¿No se ven a sí mismos una pizca de cobardes cuantos sostenían que irían hasta el final y lanzaban la proclama “ni un pas enrere!”? ¿Por qué echaron en saco roto o no escucharon a quienes les advirtieron de los despropósitos que estaban a punto de cometer? Porque es evidente, y las muestras son notorias, que fueron varios los que se esforzaron en hacerles ver que sus actos tendrían consecuencias. Ahora se están cerciorando de que aquellos avisos no fueron hechos a humo de pajas, sino que tenían fundamento. Santi Vila, verbigracia, fue de los pocos que, con los pies en el suelo, consciente del mayúsculo error, disparate o desmán que se fraguaba, dimitió y dejó su puesto de consejero.

Cuando el Estado puso en marcha su maquinaria defensiva, el artículo 155, y los tribunales la suya, la ensoñación en la que vivían algunos (muchos, ciertamente) se vino abajo como un castillo de naipes.

Convendría analizar con mucha atención y detenimiento, porque el asunto no es baladí, sino digno de ser estudiado, cómo casi la mitad del pueblo catalán escuchó los cantos de sirena que le lanzaba tanto político mendaz (que sabía que engañaba a sabiendas a la opinión pública) y quedó obnubilada por una sarta de mentiras, como, a posteriori, las declaraciones de unos y otros ante los jueces (salvo la de Mireia Boya, bien es cierto) han venido a confirmar o ratificar.

>> Sigue...


¿Que te persuada te enfada?

¿QUE TE PERSUADA TE ENFADA?

—He aprendido a no intentar
Convencer a un semejante.
¿Acaso no es ultrajante
Copiar a Satán, tentar
Con el fin de contentar?
—Que me persuadas como a otro
Como un de tortura potro
Me sienta, porque me irrita
Que halles lo que busca Rita,
Colonizarme, Otramotro.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Por ejemplo, la voz táper

POR EJEMPLO, LA VOZ TÁPER

Que una palabra perviva
Depende (ojalá me entiendan)
De que la acepten y extiendan,
A modo de hija adoptiva
O útil sin alternativa,
Los usuarios de la lengua,
Que notan la clara mengua
En el léxico si falta
La voz que a la fama salta,
Porque anda de lengua en lengua.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿El progreso es retroceso?

¿EL PROGRESO ES RETROCESO?

A veces miro el progreso
Y veo calamidades
Y un montón de soledades
Que hablan más de retroceso.
De lo que observo soy preso:
Hoy los hijos se pelean
Más (ojalá así hoy lo vean)
Por la que esperan herencia
Que por cuidar la demencia
Senil de sus padres. Lean.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Que Anna Gabriel a Suiza se ha fugado?

¿QUE ANNA GABRIEL A SUIZA SE HA FUGADO?

(PUES ESO, SÍ, SEÑOR/A, ES COHERENCIA)

No me cabe en la cabeza (es mi deseo y mi esperanza que el atento y desocupado lector, sea ella o él, interprete lo cabal, la ironía que rezuma el subtítulo y rocía lo que sigue) por qué la gente se tiene que meter con el cambio de look (imagen o aspecto) de Anna Gabriel. Yo he vuelto a dejarme (la) barba y, como, si no todo el mundo, el grueso de mis vecinos me ha criticado por ello, he decidido solidarizarme con doña Anna, la helvética. ¡Hala!

Entendería que la censuraran por los claros desmanes (que nada de nada tienen que ver, por cierto, con esos mamíferos similares al topo de igual nombre) cometidos o las notorias incoherencias en las que ha incurrido (¿no es una y clamorosa que quien pasaba por ser una anticapitalista militante, redomada, se haya fugado al país del capital, que, no obstante es sede de lo mejor, la Cruz Roja , también lo es de lo peor, bancos como UBS AG —implicado en casos de lavado de dinero, evasión fiscal, blanqueo de capitales y operaciones secretas en paraísos fiscales, verbigracia, Panamá—?). A quien usaba la tribuna del Parlament y los micrófonos y las cámaras de los diversos mass media para comprometer, enredar o implicar a la inmensa mayoría de la ciudadanía catalana en su (porque la apoyaba, sin fisuras ni reservas) ambiciosa aspiración independentista o idea retadora de lograr a todo trance que Cataluña fuera una República, porque había más de dos millones de conciudadanos que, coincidentes con ella en dicho desafío, lo pedían a voz en grito y con insistencia; porque, así, orgullosamente, lo ansiaban, le importaba un bledo que la misma masa social o más de esos dos millones de catalanes fueran contrarios o escasamente afectos a dicha causa. Ella iba a lo suyo con los suyos, y los demás, los que no la seguían en sus propósitos (que, con la perspectiva que da el tiempo transcurrido desde entonces, cada vez son más los que ven en ellos sus opuestos, despropósitos), que se buscaran la vida, sin brindarles a estos, los otros, el infierno (para ella), ni una sola muestra de su solidaridad ni de su empatía, qué tía.

Anna Gabriel, usted, atento y desocupado lector (sea hembra o varón), y servidor somos seres humanos y, por ello, cometemos errores. Lo lógico es que, una vez somos conscientes de haberlos cometido, intentemos enmendarlos cuanto antes y pidamos contritos perdón, si alguien se ha visto perjudicado por nuestros equivocados procederes, porque, si no actuamos de esta guisa (y recordamos la lección que lleva aparejada la famosa frase feliz de Confucio, “el hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor”), sin duda, ora agrandaremos, ora ensancharemos, nuestros yerros.

>> Sigue...


Progreso y retroceso no se excluyen

PROGRESO Y RETROCESO NO SE EXCLUYEN

En los cuatro primeros versos de la décima que he titulado “¿El progreso es retroceso?” y que publicaré mañana digo: “A veces miro el progreso / Y veo calamidades / Y un montón de soledades / Que hablan más de retroceso”.

Está claro que dirigía y fijaba mi atención en una faceta concreta de ese poliedro que es la realidad. Ahora bien, cabe preguntarse: ¿Vivimos en el mejor de los mundos posibles, como aseveró el “último genio universal”, Gottfried Wilhelm Leibniz (y luego sostuvo el zumbón François-Marie Arouet, “Voltaire” —mofándose a carcajada tendida del citado filósofo, jurista, lógico, teólogo y... alemán—, por boca del doctor Pangloss, uno de los personajes de su “Cándido”)? ¿O el nuestro sigue siendo un hediondo albañal, una nauseabunda sentina, un mundo inmundo?

Quien conteste sí a la primera pregunta será tachado (y, en mi modesto criterio, con razón) de pesimista. Quien responda sí a la segunda deberá completar o complementar dicha afirmación a continuación, si no quiere ser etiquetado de parcial o motejado de algo aún peor, con la aseveración contraria u opuesta, por ser ambas ciertas. Como mucha gente aduce, huyendo de la visión simplista, maniquea, entre el blanco y el negro, la bondad y la maldad, cabe hallar y no callar lo que hay, una amplia gama de grises (pero estos no son extintos policías españoles, por ser ese el color de los uniformes que vestían otrora, en los años siguientes al postfranquismo, no).

No necesitamos escuchar ni leer los sesudos argumentos (apoyados por un apabullante, incuestionable y variopinto elenco de datos fidedignos) expuestos donde sea, ni aceptar (de buen o peor grado) las convincentes razones de peso aducidas por supuestos intelectuales (ellas o ellos) de derecha o de izquierda para tomar conciencia y constatar, porque tenemos ojos y no estamos ciegos, que vivimos en un mundo manifiestamente mejorable.

La supuesta bondad o maldad del mundo sigue dependiendo del color del cristal con que cada quien lo mira (ya sea globalmente, desde una perspectiva coral, íntegra; ya sea parcialmente, fijándonos en una sola faceta de ese enorme poliedro), o sea, de la famosa cuarteta de don Ramón de Campoamor, que fina la primera parte del poema titulado “Las dos linternas”, que dedicó al escritor, periodista y filósofo, amén de amigo, Gumersindo Laverde Ruiz, de la que tantos letraheridos solemos echar mano para dar cuenta de la realidad pura y dura: “Y es que en el mundo traidor / nada es verdad ni mentira: / ‘todo es según el color / del cristal con que se mira’”.

>> Sigue...


De que lo hizo mal la harta no difiero

DE QUE LO HIZO MAL LA HARTA NO DIFIERO

“—Por raro que te parezca, esto no lo ha escrito un poeta. Lo dijo un sicoanalista que se llamaba Wilhelm Stekel. Esto es lo que... ¿Me sigues?
“—Sí, claro que sí.
“—Esto es lo que dijo:‘Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella’”.

Jerome David Salinger, en el capítulo 24 de “El guardián entre el centeno” (1951).

“Aprende de los errores de otras/os. Nunca vivirás lo suficiente para cometer todos tú misma/o”.

Frase atribuida a Julius Henry, “Groucho”, Marx

La espada que partió la nupcial tarta
El día que se dieron el “sí, quiero”
Los novios, Marta y Luis Fidel, “el Fiero”,
Más de un envío abrió después o carta.

Cuando harta empezó a estar de oír la sarta
De “prenda, a la paliza yo me adhiero;
Seré, si te resistes, más que fiero”,
Que hecha un carámbano dejaba a Marta,

“Dios quiera que un mal rayo en dos te parta;
Mejor hoy que mañana, sanguinario”
La ahíta le soltó, indignada, a “el Fiero”,

Que de la espada echó mano y con Marta
Acabó en un pispás el victimario.
De que lo hizo mal la harta no difiero.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Quizá humanistas haya y algún genio

QUIZÁ HUMANISTAS HAYA Y ALGÚN GENIO

Dilecta Pilar:

Puede que tengas razón y, entre nuestras/os coetáneas/os, haya humanistas y algún que otro genio (lo que sí me consta que hay es mucha gente con y/o de mal genio con más o menos razón de estarlo), pero, desde que murió Jonas Edward Salk, ya sabes, el médico y epidemiólogo norteamericano que descubrió y desarrolló la primera vacuna contra la polio(mielitis), autor de, entre otras, dos frases imperecederas, inmarcesibles (“la intuición le dirá a la mente pensante dónde buscar lo siguiente” y “la recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho”), no sé quién ha venido a ocupar su lugar. Tal vez te preguntes con razón por qué catalogo a Salk de genio. Acaso baste o sea suficiente con recordarte o hacer una breve referencia, por si la/o habías olvidado, a la genial respuesta que le dio el 12 de abril de 1955 a la pregunta “¿Quién posee la patente de esta vacuna?”, que le formuló el mítico periodista/entrevistador de la CBS, Edward R. Murrow, famoso por la película “Buenas noches, y buena suerte” (“Good night, and good luck”, así, con esas precisas palabras, terminaba sus retransmisiones de radio y televisión), dirigida en 2005 por George Clooney: “Bueno, la gente, diría yo. No hay patente. ¿Podría usted patentar el sol?”.

No sé (no viví lo que tú viviste ni tuve el trato que tú sí tuviste con él) si yo incluiría a la persona que conociste y tú reputas que era un tal (antes de entrar en política) entre mi selecto grupo de genios. Ya sabes lo que cabe leer en el Nuevo Testamento: “por sus frutos (u obras) los conoceréis”. Ahora bien, acaso quepa, si no echo en saco roto y sí mano del argumento aristotélico que suelo preferir y proferir, en definitiva, manejar o utilizar: en el cerebro del más sabio hay un rincón para la insensatez.

No se te escapa que el cerebro humano, el tuyo, el mío y el de los demás, nuestros semejantes, sigue trabajando mientras andamos haciendo mil y una (ya me perdonarás la hipérbole, pero, errado o acertado, desde hace la tira, un montón de años, vengo achacando mi concreta condición de ser exagerado en mis expresiones y manifestaciones al agua del Ebro, que, aunque, salvo en sopas y cocidos, no bebo, uso para mi diario aseo personal, lavar la ropa y fregar cacharros y suelos) labores o tareas. No habían pasado diez minutos desde que te había contestado y remitido la respuesta cuando, entre lo que advertí en la estructura profunda de lo que tú me contabas de pasada en tu correo (que los amigos suelen ser los primeros en reconocer a los genios y en airear por doquier el hecho, que son colegas de un tal) y un apunte perspicaz que dejó escrito en letras de molde el histólogo español que fue galardonado con el primer Premio Nobel de Medicina en 1906, que compartió con el citólogo italiano Camillo Golgi, Santiago Ramón y Cajal (“Hagamos notar que cuando un hombre de ciencia presume de muchos amigos, casi siempre se trata de un cuco o de un holgazán. No se conservan varias amistades íntimas sin cultivarlas asiduamente, y este cultivo resulta incompatible con una vida de concentración intensa y de trabajo austero. En suma: o se tienen muchas ideas y pocos amigos, o muchos amigos y pocas ideas“), en sus “Charlas de café” (1920), cabe hallar las razones de mi escepticismo ante la existencia de genios en el orbe actual.

>> Sigue...


El culpable es Donald Trump

EL CULPABLE ES DONALD TRUMP

Dicen que la democracia
Es una idea estupenda.
No lo guipa así este menda,
Pues ve que es una desgracia
Si gana quien no hace gracia.
Cada vez resulta más
Difícil, Pedro Tomás,
Distinguir entre verdad
Y mentira o posverdad.
La culpa es del mandamás.

Abdul Alhazred

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Abundas en que es lo mismo?

¿ABUNDAS EN QUE ES LO MISMO?

—Huelgan las negociaciones
Entre el independentismo
Y el constitucionalismo.
¿Alguno hará concesiones?
—Impondrán sus condiciones.
—¿Coincides en que es lo mismo
Chavismo e independentismo?
—Escruto sus entretelas
Y existencias paralelas
Advierto y supremacismo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¡Qué bandada de estorninos!

¡QUÉ BANDADA DE ESTORNINOS!

Miles de estorninos, miles,
El ecosistema ruso
Dejan, por ser arduo el muso,
Y por otros, menos tiles
Mudan, juzgo, y menos viles.
Vuelan hasta el sur de Europa,
Después de acordar la tropa,
De consuno, que en bandada
Me ahuyentarán; ¡qué chorrada!,
A mí, que ataco por popa.

Yo, el halcón, el gerifalte

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Si hablamos, tú y yo fallamos

SI HABLAMOS, TÚ Y YO FALLAMOS

(SEREMOS NUEVA DE SUELTO)

—Con nosotras se ensañaron
Los señores de la casa
Hasta arrugados cual pasa.
De nosotras se adueñaron.
Lo peor nos enseñaron.
—Hay mucho Harvey Weinstein suelto
Por ahí, en su capa envuelto,
Porque nosotras callamos.
—Si hablamos, tú y yo fallamos.
Seremos nueva de suelto.

Elvira González, “Metáfora”, y Edurne Gotor, “Metonimia”

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Tiene importancia, sí; además, la porta

TIENE IMPORTANCIA, SÍ; ADEMÁS, LA PORTA

Dilecta Pilar:

Gran parte (no, noto que me quedo corto), toda la culpa la tuve yo, por no tomarme las dos pastillas de Aero-red cuando debí hacerlo, antes. Así que ya sabes quién fue el culpable de que servidor pasara una sabatina tarde criminal y que no pudiera bajar al casco viejo a tomarse los zuritos acostumbrados con su habitual Pío, este menda, tu amigo Otramotro.

Acepto el grueso, la gran parte de tu halago: soy irónico y, a veces, dilatado en la expresión. Reconozco ser un erudito, pero solo en unos pocos literatos españoles, porque mis lagunas no son algunas, no, sino muchas y estas oceánicas. Asimismo, soy lego en un montón de materias o saberes. Hay autores a los que cuanto más leo más quiero seguir leyendo porque intuyo que son pozos inagotables de razones y mi obligación intelectual es seguir echando el pozal y llenándolo para continuar degustando sus ambrosías y néctares nutricios, para seguir bebiendo su vivificante agua. Además, acostumbro a ser claro (llamo pan al pan y vino al vino), como un libro abierto.

Entonces, si “diversidad funcional” es el eufemismo o la forma eufónica de hablar de discapacidad, estamos empatados (además de empantanados). Y no me siento ni alegre ni ufano ni eufórico por dicho empate (ya sabes lo que dice el dicho: mal de muchos consuelo de tontos) o empantanada, que no miento, porque ¡manda narices! (por no usar otro término más procaz o soez) que alguien pueda considerarte discapacitada, cuando eres capaz de hacer un montón de cosas y todas ellas bien o muy bien, cuando funcionas estupendamente, pero de forma distinta a la mayoría,... Servidor, como sabes, está jubilado por incapacidad permanente absoluta. ¡Menudo título!, ¿eh? ¡Como para enmarcarlo!

Otro día, con más tiempo, leeré más sobre el enlace que me adjuntas, el Foro de Vida independiente y Divertad (que, supongo, es un concepto nuevo, producto, tal vez, de la fusión de Diversidad y Libertad).

Aunque sea de Perogrullo, todo lo importante tiene importancia, sí, por la sencilla razón de que la porta.

>> Sigue...


Cuánto/as/os te envidian, Marías

CUÁNTO/AS/OS TE ENVIDIAN, MARÍAS

Tiene algo Javier Marías
Que lo hace especial, extraño,
Inteligencia, que hogaño,
Te rías o no te rías,
Provoca en muchas/os sangrías.
Y, si esa virtud, Tomás,
Va acompañada además
De otros dones, perspicacia
Y mordacidad con gracia,
La envidia aún irá a más.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Dicen y dicen bien quienes aducen...

DICEN Y DICEN BIEN QUIENES ADUCEN...

Dilecta Pilar:

Sigue siendo como eres (más o menos directa e irónica; como eso mismo, así o asá, nos pasa a muchas/os —no sé si a todas/os; quizá no—). Dicen y dicen bien quienes aducen que el humor y la ironía son cualidades del amor, como acabas de hacer en tu apostilla tú, pero no me negarás que también pueden serlo del desamor y hasta del odio (al menos, eso es lo que he leído y/u oído).

Ciertamente, la ironía (la llames así, o uses otros términos para nombrarla: sorna, sarcasmo o retranca, como decimos en la ribera de Navarra) es una navaja de doble filo, como otros muchos enseres o cosas.

No negaré, no, que los textos recién alumbrados (como también ocurre con el pan recién horneado —quien no haya acudido nunca a una tahona de pueblo, mientras se está haciendo el pan, y las pastas y demás derivados de la harina, no sabe el abierto abanico de aromas que se ha perdido; poco más o menos, como quien no ha entrado jamás en una perfumería de postín, supongo—) tienen un no sé qué o un qué sé yo que los hace especiales, impares, nones.

La diversidad es imprescindible, aunque no falte el crítico cítrico que te diga (o venga con el mismo cuento de) que sueles escribir siempre la misma epístola, el mismo artículo de opinión, la misma décima, la misma novela,…

He oído hablar de la diversidad y de lo funcional. Acaso te refieras con “diversidad funcional” a lo que yo llamo versatilidad (la capacidad o habilidad humana para poder adaptarse con facilidad y rapidez a varias tareas o funciones, como acaba haciendo y siendo, versátil, Phil Connors, papel interpretado por Bill Murray, al culminar con éxito —superar las diversas pruebas que le permiten enamorar a Rita, Andie MacDowell— el iterativo, largo, extenso e intenso 2 de febrero, el Día de la Marmota, en Punxsutawney, Pennsylvania, según el filme que dirigió Harold Ramis en 1993, “Atrapado en el tiempo”, en el que Phil, además de su empatía y solidaridad —cambia la rueda pinchada del coche donde viajan unas señoras mayores; se preocupa de recoger con sus brazos al niño que se cae de un árbol; se interesa por el anciano que, al final, muere; por el señor que se atraganta y él le hace la maniobra de Heimlich;...—, demuestra otras habilidades: esculpe ángeles en hielo, toca el piano, hace el retrato de Rita, con la sola ayuda de sus manos y de nieve;...).

>> Sigue...


Ojalá no se derrita

OJALÁ NO SE DERRITA

Quien no soporta estar solo
Corre un peligro muy grave.
Quizá una zorra lo alabe
Y con él cometa un dolo.
Así alecciono a Manolo,
Que me ha dicho que ahora sale
Con una mujer que vale
Un potosí, y le respeta
Tanto que a él mucho le peta.
Ojalá no se regale.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


No importa cuál sea el nombre

NO IMPORTA CUÁL SEA EL NOMBRE

(DE QUIEN MANDA, MUJER U HOMBRE)

Puede ser que a usted le asombre
El siguiente pensamiento,
De mi tesis quid, cimiento:
Sea cual sea su nombre,
Es necesario que el hombre
Que al poder haya arribado
Asimismo haya probado
Que merecía tenerlo,
Quiero decir, ejercerlo,
Tras sacar un aprobado.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Estos son los principios de la lengua

ESTOS SON LOS PRINCIPIOS DE LA LENGUA

Iuris praecepta sunt haec: honeste vivere, alterum non laedere, suum cuique tribuere” (“Estos son los principios del derecho: vivir honestamente, no molestar al otro y dar a cada uno lo suyo”).

Domicio Ulpiano

Es evidente que la lengua castellana (adjetivo que prefiero aquí a española, para no molestar —alterum non laedere, recomendaba el célebre jurista romano Ulpiano en su famoso apotegma sobre los tres principios del derecho, que he seleccionado como epígrafe o exergo para que encabezara esta urdidura— a quienes utilizan habitualmente el catalán, el gallego o el euskera para escribir, leer, oír y expresarse verbalmente), que usamos los hablantes españoles, ellas y ellos, para comunicarnos de ordinario, consecuencia o producto de una larga evolución, es sexista (pero unas veces puede ser tachada de machista, las más, y otras de feminista, las menos). Pondré unos cuantos casos feministas: los adjetivos hipócrita e idiota, terminados en -a, son los vocativos de dos vocablos griegos (hypokrités e idiotés) y sirven indistintamente para acompañar a ella y a él. Hay un montón de oficios en los que se usa la terminación -a tanto para el masculino como para el femenino: electricista, escayolista, periodista, anestesista, dentista, contratista, trompetista, pianista, guitarrista, violinista,... (la lista se haría o sería interminable, pero es finita). Como el sustantivo mente es femenino, cuando formamos adverbios terminados en mente, siempre usamos el adjetivo de una sola terminación (amable, hábil, feliz, sutil, falaz,...; por lo tanto, amablemente, hábilmente, felizmente,...) o el adjetivo femenino (amistosamente, energúmenamente, pasmosamente,...).

Ciertamente, todos (hembras y varones) aprendimos en la escuela de pequeños, siendo unos críos, que, para dar cuenta del plural mixto, echábamos mano del masculino: los niños y las niñas que había en la clase eran los niños. Los diversos juegos a los que jugábamos en el patio, a la hora del recreo, eran los juegos. Las cosas, en lo tocante al plural (no así en otros ámbitos, entornos o terrenos, donde los avances han sido inconcusos e incontrovertibles, pero todavía queda una notoria diferencia o trecho que conquistar o ganar), siguen, poco más o menos, igual (o incluso peor). Servidor, verbigracia, ha intentado contribuir a hallar una solución satisfactoria mediante el uso de la barra: as/os. Pero, ahora hay quienes, enarbolando una pretendida bandera que busca lograr a pasos agigantados la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, se han metido en camisa de once varas, en un fregado (espero y deseo que, como hoy abunda por doquier tanta persona quisquillosa, picajosa —basta con acercarse a los diarios digitales y leer lo que unas/os y otras/os, tras pensar, se supone, escriben—, nadie advierta en la expresión que acabo de usar ni doble ni menos aún peyorativo sentido) o en un jardín.

La lengua que usamos está en constante evolución (nos demos cuenta de ello o no; por ejemplo, al adjetivo antípoda, que tenía género masculino, ahora se usa como sustantivo y de manera indistinta: en las/os antípodas, significando “en lugar o posición radicalmente opuesta o contraria”, según el DLE). ¿Por qué apoteosis (deificación de personas o héroes, que pasó a significar también la escena culminante y concluyente de una obra de teatro) y apófisis son femeninos y apocalipsis (libro, masculino, de la revelación, femenino) masculino? Yo lo ignoro, pero tal vez alguien lo sepa y se digne aleccionarnos.

Con la incorporación (bienvenida fue, es y será, sin duda) de la mujer a puestos de trabajo ocupados tradicionalmente por hombres, algunos usos han sido aceptados: capitán/a, concejal/a, juez/a, teniente/a, pero otros no: agente, cabo, furriel, general. Si hacemos caso a ciertas propuestas, sin pies ni cabeza (de las que nadie nos libramos, porque todos hemos hecho alguna vez alguna), ¿acaso se pretende hacernos creer que se llegará antes a la igualdad de facto tomando el adjetivo criminal, que acompaña a sustantivos masculinos y femeninos, y cuando se usa como sustantivo siga siendo criminal para el hombre y pase a ser criminala para la mujer? Y con testigo, ¿qué, tres cuartos de lo mismo? Por favor…

Considero que la igualdad no se va a alcanzar mediante sinrazones, sino con argumentos de peso. No se obtiene sacándose de la manga o de una chistera (si el conejo que se extrae es de chiste) el subterfugio o la añagaza de ir cambiando los vocablos masculinos terminados en -e o en -o por los femeninos (todos sabemos desde niños que caballo es un mamífero que porta el género masculino —su femenino correspondiente es yegua—, pero caballa es un pez, que porta el género femenino, pero sirve para el macho y para la hembra).

>> Sigue...


¿Le sigue al gusto el disgusto?

¿LE SIGUE AL GUSTO EL DISGUSTO?

Le dice un mozo a una moza:
“A mí no me llames bicho;
Eso dice ahora el dicho:
‘Hoy en día, en Zaragoza,
Quien más esnifa más goza’”.
La moza responde al mozo:
“Yo profiero, sin rebozo,
Que prefiero sensatez
Atesorar a idiotez,
Aunque acompañe a esta el gozo”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Conclusiones que deben conocerse

CONCLUSIONES QUE DEBEN CONOCERSE

Está claro, cristalino, que, en términos generales, muchas veces las personas ignoramos o no reparamos en lo incontrovertible, que nuestras apreciaciones o juicios se basan tanto en los prejuicios (que suelen generar o provocar su anagrama, perjuicios y en toda su gama: malos, peores y pésimos) que acarreamos como en lo que pensamos del asunto que, tras llevar a cabo un análisis o estudio concienzudo, debemos valorar o juzgar, sea esto lo que sea, una obra literaria, una actuación, una comida, un procedimiento, etc.

Anoche, antes de irme a la cama, donde suelo leer un rato (la horquilla es amplia, pues va de los cinco minutos a la media hora larga, que puede llegar a casi entera y, en contadas ocasiones, hasta superarla) antes de apagar la luz e intentar conciliar el sueño, andaba este menda reflexionando sobre lo que consideraba un axioma apodíctico, que para poder llegar a calificar a una sociedad de buena es condición imprescindible, necesaria, que esta haya demostrado antes que es justa. Ahora bien, a renglón seguido me refutaba a mí mismo formulándome la siguiente pregunta: ¿no colisionaba o entraba este pensamiento en conflicto y clara contradicción con otro, del mismo jaez, que había sostenido varias veces a lo largo de mi vida en plurales ocasiones, ora conversaciones, ora urdiduras (o “urdiblandas”), que es más fácil ser bueno que justo? Con la susodicha paradoja bullendo en mi coco o cacumen, acudió en mi ayuda, como ha hecho otras veces, el espíritu de Walt Whitman para traerme una metafórica taza de ataraxia o paz interior, y con ella, la sabia decisión, dada la bruja hora, de irme al catre.

Una vez desvestido, puesto el pijama y metido en el sobre, servidor leyó de la página 48 a la 53 del último número de El País Semanal, el 2.158, que lleva fecha del pasado domingo, 4 de febrero de 2018, o sea, la interesante interviú (por las claras, convincentes y relevantes conclusiones que deduje, tras haberla leído con suma atención) que Javier Martín del Barrio le hizo a Pedro Nobre, doctor en Psicología Clínica en la Universidad de Oporto, presidente de la WAS, la Asociación Mundial para la Salud Sexual, y director del SexLab, el laboratorio que funciona en la citada institución académica que investiga y estudia las respuestas fisiológicas genitales de mujeres y hombres.

Según Nobre, mientras que el varón suele responder “a los estímulos sexuales de su preferencia” (el hetero a las relaciones heterosexuales y el gay a las homosexuales), para el grueso de las hembras el proceso es distinto, ya que sus reacciones fisiológicas son independientes de sus preferencias sexuales. Se ha comprobado que las féminas tienen respuestas fisiológicas, aunque no emotivas, hasta cuando contemplan “vídeos de relaciones sexuales entre chimpancés”. Y son diversos los estudios, llevados a cabo en distintos laboratorios, que llegan a conclusiones parecidas y/o sostienen tesis semejantes.

>> Sigue...


Sé que me pones a cien

SÉ QUE ME PONES A CIEN

—Tú solo te encuentras bien
Cuando estás en desacuerdo.
—¿Crees que estoy loca, cuerdo?
—Sé que me pones a cien.
—Pégate un tiro en la sien.
Prefiero que el “finde” pimple
A que sea una onza que himple
Entre semana, listillo.
—No aceptas que lo sencillo
Se escriba de forma simple.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Tus gracias y las mías? ¡Solidarias!

¿TUS GRACIAS Y LAS MÍAS? ¡SOLIDARIAS!

Dilecta Pilar:

De nada (o son solidarias con las que tú erogas sin derrochar).

Precioso, pues motivó que me brotara la idea a partir de la cual trencé la duodécima que has leído. Rosa Montero, ciertamente, haciendo honor a su nombre de pila y a su primer apellido, cuando quiere, se pone el mundo por montera y funge de lo que, sin ninguna duda, es, una rosa que es capaz de arrasar con el sarro y con todo lo que sea malo.

Lo importante es que salgan a relucir esos buenos sentimientos y que se brinden y demuestren a quienes se amen de veras, sean quienes sean, tengan un sexo u otro (o los dos, si son andróginos o hermafroditas).

Eres clara, diáfana, cuando vienes a reconocer lo obvio, que sigo “siendo retorcido en la expresión”, y una burlona, coñona o zumbona e irónica (a mí no me molesta que se haga lo que llevo a cabo habitualmente, que se eche mano del sarcasmo, siempre que se haga con inteligencia, se escriba dicho vocablo con ge o con jota —como sabes que hacía, en el segundo caso u opción, Juan Ramón Jiménez, autor de “Espacio”, si no el mejor, uno de los mejores poemas escritos en español—, y moderación) cuando me preguntas (“¿Nunca te lo han dicho?”) y te contestas con dos separadas interjecciones que indican risa: ja ja, como haces tú.

Celebro que te gustara. Abundas o eres del mismo parecer que el de mi amiga Antonia, que me llamó por teléfono nada más leerlo para darme la enhorabuena. Uno, Otramotro, admite que suele querer igual, poco más o menos lo mismo, a todos sus hijos de papel, pero a los últimos, los benjamines, les tiene un aprecio especial, quizás espacial (por la cercanía de su alumbramiento, que no miento, o urdidura, supongo, tal vez). Tengo para mí que es innegable que, si no hubiera leído el texto de Rosa, no hubiera escrito el poema. Ahora bien, como soy anárquico en mis lecturas, ayer me eché a los ojos una columna de Elisabeth Blumen, “El inicio de un idilio floral”, publicada en la página 101, capicúa, del número 2.151 de El País Semanal (ergo, tres números anteriores al del ejemplar donde aparece publicado el texto de Rosa), cuyo segundo párrafo arranca así: “‘Si solo te quedan dos monedas, compra con una un pan y con la otra una flor’. Proverbio chino”. Ignoro qué hubiera hecho servidor con dicha información, pero acaso hubiera pulsado las teclas apropiadas para trazar y trenzar, si no la misma duodécima, otra parecida.

>> Sigue...


Las/os versátiles les petan

LAS/OS VERSÁTILES LES PETAN

Las/os que saben de ello aducen
Que las de letras carreras
No son vanas, no, de veras:
A la reflexión conducen
Y con lógica producen.
Las empresas de hoy respetan
A las/os versátiles; petan
Mucho las/os polivalentes,
Lleven o no lleven lentes,
Siempre que esfuerzo prometan
Y, día tras día, muestren
Que eso es cierto o lo demuestren.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué novela estoy leyendo?

¿QUÉ NOVELA ESTOY LEYENDO?

Si en mí crees todavía,
Ayer vi a Saúl Zuratas,
Mascarita, sí, en Las Chatas,
Sentado allí, en la otra vía,
Esperando a otro tranvía.
Tiene bemoles la cosa,
Pero ¿acaso no es hermosa
Que vea en ciertos parajes
Reales a personajes
Creados por Vargas Llosa?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Hipérbole

HIPÉRBOLE

Dilecto Julio, escritor de prestigio (luego, si sigues leyendo, entenderás la breve referencia de quien hoy, cercano el antruejo o carnaval, se ha puesto el disfraz de guasón y le han brotado en un pispás las ganas de zumbar —usado con el significado de dar a alguien vaya—):

Acabo de leer tu artículo “Inocencia”, publicado hoy, sábado, 3 de febrero, festividad de san Blas, en la página 2 de El País.

Como casi al final del primer párrafo de tu columna has dejado claro que Allen (Woody) “es historia ya del cine”, me ha llamado sobremanera la atención lo que luego, al final del segundo parágrafo, me he llevado a los ojos, por el uso brutal (así me ha parecido a mí a primera vista, cuando lo he leído la primera vez, pero acaso no haya sido tan desproporcionado) que haces de la hipérbole (cuyo significado, si echamos mano del DLE, contiene las ideas de excesivo y exagerado; ergo, has hecho lo correcto), al concluirlo de esta guisa: “Uno pasará a la historia como un creador de riqueza, y el otro como un pederasta que mientras abusaba de su hija hacía películas”. ¡Menuda barbaridad (he escrito en el margen izquierdo del diario de papel —esto, además de verosímil, es comprobable y certísimo—)!

He seguido leyendo. Así que no me ha cuadrado o encajado que, tras haber condenado tú (o los historiadores, prejuzgando tú, por tu cuenta y riesgo, qué dirán estos cuando se ocupen del caso —aceptarás de buen grado que este menda te emule y también utilice la hipérbole—) a Woody a que portara el urente baldón de “pederasta que mientras...” (una exageración en toda la regla —por lo tanto, una hipérbole pura y dura; no te pases entonces ni un pelo, Ángel—, porque, si hubieras escrito, por ejemplo, “que, mientras no hacía películas, abusaba de su hija”, la redacción aún tendría un pase —la tuya también la tiene; no tomes en cuenta lo que urde este coñón—) escribas en el tercer y último párrafo que contiene tu escrito hodierno que: “(...) pero tampoco le condena de antemano, como se está haciendo ya por parte de mucha gente sin que de momento haya habido un juicio siquiera. En la nueva caza de brujas hollywoodiense, ahora contra los abusadores sexuales, la primera víctima ha sido la presunción de inocencia, como ocurre en todas las cazas de brujas”, idea con la que abundo o coincido contigo de cabo a rabo.

Por cierto, me parece que el “le” que precede a tus verbos “libera” y “condena” es, claramente, un “lo”. He acudido, no obstante, al Diccionario panhispánico de dudas para intentar resolver la hesitación y evitar meter la pata y allí he leído lo que sigue, que “debido a su extensión entre hablantes cultos y escritores de prestigio, se admite el uso de ‘le’ en lugar de ‘lo’ en función de complemento directo cuando el referente es una persona de sexo masculino”. Como tal circunstancia se cumple en tu caso, iba a borrar lo que antecede, pero he decidido conservarlo por esta razón (¿de peso?), por que acaso alguien lea esta urdidura (o “urdiblanda”) y le saque algún provecho a lo trenzado.

>> Sigue...


Pronto se ha comprobado que era cierto...

PRONTO SE HA COMPROBADO QUE ERA CIERTO...

Dilecta Pilar:

Si habéis cogido la gripe, soltadla al momento, porque es perniciosa. Sé de lo que hablo. A mí me ha dejado baldado.

Ya la leí y me gustó mucho. ¿Compleja? ¿Acaso nunca has dicho, leído u oído que la realidad o vida es un poliedro de ene caras? No siempre Guillermo de Ockham puede usar su navaja para mondarla y trocearla. Ya conoces una de las definiciones que dio de su principio de economía o de parsimonia: “En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”.

Intuía lo que deseaba y esperaba y, gracias a Dios o a Natura, pronto se ha comprobado que era cierto, que seguías viva, pero... como no me habías contestado aún... lo achacaba al catarrazo o gripazo. Eso es, poco más o menos, lo que todo el mundo dice, escucha o lee durante los últimos días: una de dos, o que lo acaba de vencer o que anda en ello.

Como tengo tu teléfono, (me) he dicho voy a ver qué hace Pilar. Así, de viva voz, a través del canal inventado por Bell, hemos tenido la oportunidad de desearnos feliz año 2018. Haré lo acostumbrado (si hubiera escrito “aré lo acostumbrado”, sin hache, te hubiera querido decir otra cosa, que en el pasado, ¿tal vez, ayer?, labré con la ayuda de una yunta de bueyes o de un tractor lo habitual), todo lo posible por leerlo (en un sitio o en otro).

Todo, absolutamente todo, en este mundo tiene complicación o dificultad, o sea, intríngulis, hasta que alguien te lo explica bien, como se debe exponer cualquier asunto o materia; ya que, una vez se ha entendido, en ese mismo instante o momento, que acaso merezca o no un monumento, deja de tenerlo.

>> Sigue...


Carles a Puigdemont lo dejó en cueros

CARLES A PUIGDEMONT LO DEJÓ EN CUEROS

“El sabio cree que es mejor atesorar sensatez y ser desafortunado que tener fortuna con insensatez. Lo preferible, ciertamente, en nuestros actos, es que al buen juicio le acompañe siempre la suerte”.

Epicuro en “Carta a Meneceo

Tengo para mí por cierto que, a veces (muchas, seguramente), la realidad sobre un asunto en concreto, un innegable poliedro de ene caras, se nos presenta a usted, atento y desocupado lector, sea ella o él, y a mí (y, ora me imagino, ora sospecho, que tres cuartos de lo mismo les ocurre al resto de nuestros semejantes), de manera tan compleja, que podríamos plagiar tranquilamente a sir Winston Churchill cuando aireó, por primera vez, su criterio sobre lo que le parecía a él Rusia, “un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”. Sin embargo, otras (las menos) la realidad sobre un tema específico se nos muestra diáfana, como “El traje nuevo del emperador” o “El emperador va desnudo”, los títulos con los que se conoce el cuento de Hans Christian Andersen (que bebió, sin ninguna duda, del agua que manaba de un caño de la fuente que cabe hallar dentro del exemplo XXXII de “El conde Lucanor”, del infante don Juan Manuel), en el que un niño (alma cándida y sincera) dice la verdad.

Ese niño (bueno, no tan niño, que, aparentemente, no tenía nada —bueno, algo sí y hasta bastante—, que ver con el pastorcillo mentiroso de otro proverbial cuento, por lo mucho que había embelecado antes), hoy adulto, que anteayer reconoció que era verdad que él era el autor de los mensajes que (por la mañana había sacado a la luz y hecho públicos “El programa de Ana Rosa” —¡enhorabuena, por la exclusiva!—) había enviado a Toni Comín, tiene nombre y apellidos, Carles Puigdemont i Casamajó.

El sábado 20 de enero del presente año, en la página 14 del suplemento BABELIA de El País apareció publicado el artículo titulado “La religión en aforismos”, que lleva la firma de su hacedor, Jorge Wagensberg. Como colofón de las breves líneas introductorias que preceden a los 24 apotegmas que enumera, Wagensberg recuerda qué había sentenciado el físico Steven Weinberg: “Con o sin religión siempre habrá gente buena haciendo cosas buenas y gente mala haciendo cosas malas, pero para que gente buena haga cosas malas hace falta la religión”. Estoy de acuerdo con el grueso de la primera parte de la sentencia y discrepo abierta, completa y rotundamente de la segunda. Abundo con él en que, independientemente de la religión, quien durante toda su vida se ha comportado como (no escribiré Dios, no, sino el civismo) manda seguirá haciéndolo así, seguramente, y quien no pues no. Ahora bien, nada impide que las circunstancias (un cúmulo de ellas, extraordinarias, sin duda) hagan que el primero obre como el segundo y el segundo como el primero. La segunda parte de la máxima acarrea, porta o portea un evidente prejuicio, que, por inadmisible, desde mi perspectiva intelectual, considero intolerable. Los numerosos casos de pederastia en la Iglesia no deben ni pueden sepultar el trabajo abnegado, altruista y encomiable que muchos sacerdotes y monjas llevan a cabo en el primero, el segundo y el tercer mundos. De todo, bueno, regular y malo, hay en la iglesia (o viña) del señor. Bueno, pues, mutatis mutandis, si probamos a cambiar política por religión, nos toparemos con la misma media verdad, que, como todo el mundo sabe, es la peor de las mentiras. Los numerosos casos de corrupción que han cometido representantes de la política municipal, autonómica o estatal no pueden enterrar los innumerables comportamientos decentes, intachables, de otros tales que no suelen trascender con la misma facilidad a los mass media.

>> Sigue...


¿Dónde se halla el volcán de los mil mocos?

¿DÓNDE SE HALLA EL VOLCÁN DE LOS MIL MOCOS?

Dilecta Pilar:

Mi demora en contestarte se debe a que he estado casi tres días seguidos encamado, con una gripe morrocotuda. Ayer, por la tarde, bajé al Centro de Salud “Santa Ana” (a Urgencias) porque estaba fatal. El doctor que me tocó en suerte me auscultó la espalda y el pecho, me miró la garganta, pero no me recetó nada. Que siguiera con los paracetamoles, las sopas de ajo y la leche caliente con miel. Acaso fuera lo correcto, pero, si lo llego a saber, me ahorro el viaje. Hoy estoy una pizca mejor.

Como sabes, en este mundo no hay dos personas iguales (y no porque eso digan o manifiesten —aunque, en sentido estricto, no hablen, eso es lo que dan a entender— las huellas dactilares). Cada persona vive lo que vive a su manera (más o menos coincidente, más o menos alejada de la de otras muchas). Si mi hermano hubiera muerto hace cinco años (y no hace 39) de un cáncer, por ejemplo, o de un infarto, mis sentimientos no se parecerían a los que viví otrora (o sí; no lo sé). No voy a hacer el esfuerzo estúpido de especular con ello.

Yo debo ser un calco o parecerme como una gota de agua a otra gota a tu otra amiga. Bueno, yo no me pongo triste, pero sí he pasado desde las 4 y media de la tarde del día de Navidad (exceptuando el viaje a Urgencias) hasta las 10 de hoy (con las salidas necesarias para la compra del pan, las ingestas y al baño, claro) en la cama. Abundo contigo en que lo que cuenta es cómo tengamos el corazón.

Espero no recaer. Si falto a la cita, ya sabes lo que puede haber pasado, que me haya hecho el héroe.

Lamento mucho, de veras, que tu chico haya sufrido las crudezas y durezas de un catarrazo (aunque lo mío, supongo, no era un catarrazo, sino pura y dura gripe). Te consta que, hace unos días, el DRAE ha abierto los brazos o ha franqueado la puerta a un número de palabras que no había dejado entrar todavía en él. ¿Por qué no ha incluido entre las tales a “catarrazo”, vocablo que usa todo el mundo en los meses fríos del año? ¿Por qué el aumentativo de catarro no? Quien sepa la respuesta que responda.

>> Sigue...


Martes, 16 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca