El Blog de Otramotro

Banalizar el mal es peligroso

BANALIZAR EL MAL ES PELIGROSO

En España, al parecer, aún hay quien cree a pies juntillas, como sostenía otrora, por cierto, el dirigente nazi Joseph Goebbels, ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, entre los años 1933 y 1945, colaborador cercano del Führer Adolph Hitler, que si se repite todos los días la misma mentira se conseguirá algún día que alguien tome ese embeleco por verdad irrefutable, por axioma apodíctico.

Ayer, hoy y mañana (tal vez), por ejemplo, fue, es y será normal oír al grueso de los independentistas catalanes argüir que los llamados “Jordis” (por ser ese el nombre de pila que comparten los señores y tocayos Sànchez y Cuixart), líderes de las asociaciones ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Òmnium Cultural, encarcelados, son presos políticos. En el supuesto de que alguien sostenga que los tales son políticos (no olvidemos que los helenos, ellas y ellos, de la Antigua Grecia consideraban a los ciudadanos que participaban a diario en los asuntos públicos, concernientes a la Ciudad-Estado, animales políticos, mientras que a los que solo se ocupaban de sus asuntos personales, privados, idiotas —“idiota” es el vocativo de “idiotés”, que ha llegado, sin apenas variaciones, hasta nosotros, aunque el DRAE dé de dicha voz estos dos significados (distintos de su original, griego) en sus dos primeras acepciones: “1. Tonto o corto de entendimiento; 2. Engreído sin fundamento para ello”—), criterio defendible y, por tanto, no descartable ni rechazable de antemano, lo cierto es que están presos, de manera preventiva, por haber cometido presuntamente (hasta que no haya una sentencia firme, fundamentada en los hechos probados y en las leyes vigentes entonces, en España rige la presunción de inocencia) delitos que llevan aparejados penas de bastantes años de cárcel. Esto vale también u otro tanto puede argumentarse y decirse de los miembros del Govern, que ingresaron y siguen (hasta que no haya una decisión judicial en contra de la que se tomó) en la trena.

Cuando el huido expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a quien bauticé (en una décima que recité la madrugada del domingo pasado en un bar de copas a un grupo de excolegas, con quienes había acudido a dicho lugar, tras celebrar la cena que se había organizado con la grata ocasión del 30 aniversario de nuestra promoción de Filología en la Universidad de Zaragoza), el “Bufón de Europa”, sostiene en Bruselas (donde los colegiales, lógicamente, van a sus respectivos coles —que nada tiene que ver, nada, aunque a alguien le parezca que sí, con las pequeñas coles—; no como acaece en otros sitios) que el Ejecutivo de Rajoy tiene tics y hasta tintes franquistas, velis nolis, ¿no pretende usar semejante artimaña o treta para lograr idénticos fines? Eso es lo que este menda entiende y lo deja aquí por escrito, para que conste (con la advertencia —que no es una muestra de hipocresía, no, sino de decencia intelectual—, que no suele leer en otras/os escribidoras/es, de que puede estar equivocado).

Así las cosas, no me extraña nada (de nada) que quienes todavía viven y estuvieron encarceladas/os por sus ideas (esas/os sí fueron presas/os políticas/os, sin hesitación) en tiempos del dictador Francisco Franco se muestren indignadas/os y aduzcan la misma expresión, “banalidad del mal”, que usó Hannah Arendt en su libro “Eichmann en Jerusalén”, que lleva, precisamente, por subtítulo “Un informe sobre la banalidad del mal”. ¿O acaso no es una banalización y una falta de respeto, seguir usando esos términos, teniendo en cuenta que la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional España (que no utiliza la expresión “preso político”, sino la de “preso de conciencia”) se ocupó ayer del asunto y vino a declarar que “no consideramos a los miembros del Govern presos de conciencia porque son acusados de actuaciones que pueden constituir delito. Hasta el momento, tampoco consideramos presos de conciencia a los Jordis, pero sí pedimos la retirada de los cargos de sedición y fin a su encarcelamiento provisional”?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 17 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930