El Blog de Otramotro

Aunque usted, lector, se asombre

AUNQUE USTED, LECTOR, SE ASOMBRE

“Yo creo que no es sensato que en un país democrático haya presos políticos”.

Pablo Iglesias Turrión (siendo para él España dicho país democrático)

¿Hay quien con estas tres pistas,
Gala de nulo sentido
De Estado hace, es fementido
Y guía de equilibristas,
Da con el tal, periodistas?
De dicho acertijo yo hablo
Con quien un coloquio entablo;
Y, aunque usted, lector, se asombre,
Los apellidos y el nombre
Me da: Iglesias Turrión Pablo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Todos somos muy ignorantes

TODOS SOMOS MUY IGNORANTES

En varios de mis textos he echado mano de un pensamiento (para mí, apodíctico, irrefutable) de Albert Einstein (es más, recuerdo haber redactado un artículo extenso recordando una panoplia de ideas del mencionado Premio Nobel), aquel en el que afirma que “todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”. Hoy, verbigracia, he comprobado la vigencia de dicho parecer, que tal vez nunca (mientras el mundo siga siendo mundo —lleve dicho adjetivo el prefijo “in” delante o no—) llegue a perecer. Y, si alguna vez alguien lo da por muerto, pronostico que acaecerá lo obvio, que renacerá, como el ave fénix, de sus propias cenizas.

Esta mañana, después de desayunar, antes de ir a la librería/papelería “El Cole”, a hacer las (habitualmente, diez) copias del último texto escrito en prosa que di por bueno ayer y publicaré hoy en mi bitácora, a hojear la prensa del día, a comentar alguna cosa con su dueño, Miguel Ángel, “Fangio”, siempre que este esté libre y no tenga nada perentorio que coronar (y es que tiene tanta clientela que acostumbra a estar ocupado, llevando a cabo cien —bueno, como soy un fan de la exageración, un hiperbólico redomado, acaso me haya pasado— tareas distintas), a debatir dialécticamente con otro cliente, que ya considero y trato como mi amigo, Santiago, si este ha hecho acto de presencia antes de que servidor haya tomado la decisión de darse el piro y entrar en “Bajocero” para comprar la proverbial media barra de pan; estaba escuchando y viendo (más lo primero que lo segundo) “Espejo Público” (en qué estaría pensando, me pregunto, tras darme cuenta de que había olvidado pulsar la preceptiva e inexcusable ele, en qué), el programa que presenta Susana Griso en Antena 3. En un momento dado, el escritor Juan Manuel de Prada, colaborador del espacio, ha aducido una razón oportuna de Aristocles, pues ese era el verdadero nombre de Platón, “el de anchas espaldas”, que ninguna persona puede estar por encima de la ley. Tras desarrollar de Prada su argumento, ha intervenido Bernat Dedéu, a quien no conocía (he consultado en el “espabilaburros” —de esa guisa llama servidor al buscador Google— y he comprobado que es tertuliano, profesor universitario, filósofo —licenciado en Filosofía— y escritor), que ha venido a contradecirle aduciendo que el maestro de Platón, Sócrates, había contravenido las leyes. Y me he quedado de piedra, patidifuso. Y, a renglón seguido, he concluido lo siguiente: una de tres, o Bernat Dedéu no estudió durante toda la carrera que hizo de Filosofía la vida y la obra de Sócrates o, si lo hizo, se le ha olvidado lo precipuo o importante, que no conviene olvidar, o sus profesores lo que le enseñaron de él se lo enseñaron mal, pero rematadamente mal. Si no ha leído la “Apología de Sócrates” (de Prada, por lo que luego comentó, demostró que sí hizo tal cosa y recuerda lo principal), le recomiendo encarecidamente a Dedéu su lectura. Podrá enterarse, si lee la versión de Platón, uno de sus discípulos o seguidores, que Sócrates prefirió morir en una ejecución injusta a violar las leyes de Atenas, a las que había prometido obediencia.

>> Sigue...


¿Que la literatura no es profética?

¿QUE LA LITERATURA NO ES PROFÉTICA?

“Quieren que se produzcan movilizaciones tumultuosas y que no sean pacíficas. Lo están buscando y los policías vienen con esa voluntad; es evidente y lo vemos cada día”.

Joaquim Forn, conseller de Interior de la Generalitat.

Las palabras que sirven de epígrafe o exergo a este texto otros diarios las han reducido a lo que de sus declaraciones cabe conjeturar o inferir, que “La Policía y la Guardia Civil vienen a Cataluña a alterar el orden”.

Siguiendo la lección que Confucio impartió, imparte e impartirá a quien invierta unos minutos de su preciado y precioso tiempo y lo lea (“Estudia el pasado y pronosticarás el futuro”), el maestro de periodistas (poco importa que haya o no haya dado clases de esta, esa o aquella asignatura en esta, esa o aquella facultad —sus textos, en forma de libros o artículos, contienen, destilan y exudan enseñanzas sin cuento— de Ciencias de la Información) Gregorio Morán, en la “sabatina intempestiva” (“Los medios del Movimiento Nacional catalán”) que no le publicaron (pero que acaso tuvo más lectores de los habituales, porque circuló sin dificultades por las redes sociales) en La Vanguardia, diario en el que aparecían sus artículos, presagiaba (a ver quién es la/el guapa/o que pone en tela de juicio el pensamiento, que vengo sosteniendo desde hace la tira de años, de que la literatura tiene un evidente carácter profético), en concreto, en su quinto (y ya se sabe lo que predica el dicho, que no hay quinto —se refiera uno con dicho vocablo al frío botellín de cerveza, al mozo que acaba de estrenar su mayoridad o al astado, elegido por el ganadero como el mejor para la lidia, según argumenta Carlos Abella, que acostumbraba a salir de chiqueros u ocupaba dicho lugar en el orden de la corrida— malo) párrafo, se atrevió a trenzar la siguiente verdad (que ha devenido en, ora por inspiración divina, ora por oráculo, una predicción que se ha cumplido):

“Ahora bien, el cese de Albert Batlle como jefe de los Mossos d´Esquadra y su sustitución por el delincuente legal, Joaquim Forn, —podría llamarse así a aquel que rompe la legalidad cuando le peta en función de sus intereses políticos—. Lo hizo en los Juegos Olímpicos del 92; la pitada al Rey; la campaña ‘Freedom for Catalunya’… Es decir, que a partir de ahora, quien controlará los Mossos d´Esquadra” es un tipo dentro de toda sospecha, que no cumplirá la legalidad que no le exijan los ilegales. No quisiera incluir aquí su amplio currículo como talibán de la barretina”.

¿Hay quien, teniendo en cuenta todos los textos publicados en la prensa española y en internet sobre el caso o particular, quien, conociendo los antecedentes del actual conseller de Interior de la Generalitat, haya ejercido de mejor augur, quiero decir, quien haya hecho una etopeya que mejore la de Morán, que había predicho qué actitud o comportamiento era esperable, posible y probable que pronto protagonizara o tuviera el sujeto susodicho? Considero que no. Ahora bien, como leo mucho, pero es meramente imposible leerlo todo, reconozco que puedo estar equivocado.

>> Sigue...


Aunque no me creáis, es lo que he visto

AUNQUE NO ME CREÁIS, ES LO QUE HE VISTO

“—Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.

Dice el replicante Roy Batty (papel interpretado por Rutger Hauer) en el filme “Blade Runner” (1982), dirigido por Ridley Scott.

A escasas jornadas de que se estrene su secuela, “Blade Runner 2049”, en España, a este menda, su seguro servidor de usted, atento y desocupado lector (sea ella o él), teniendo en cuenta el breve monólogo susodicho y viendo qué está ocurriendo los últimos días (y aún quedan tres para el D, 1-O, fecha señalada para la votación del ilegal referéndum de autodeterminación, que el desleal Puigdemont sigue empeñado en celebrar a todo trance) en Cataluña, le han nacido o brotado las ganas de parafrasear las primeras palabras de dicho parlamento, epígrafe que he escogido para que echara a andar este texto, y seguir por otros cauces o derroteros:

Yo he visto cosas que vosotras/os (que estáis en coma, cuando despertéis) no creeréis: concentraciones de gente y más gente enarbolando esteladas (muchas/os jóvenes las portaban a modo de capa, sobre sus espaldas) que me llevaron a recordar imágenes de los tiempos de la Alemania hitleriana, o sea, ciudadanas/os aireando consignas sin cuento, pero sin exhibir ni la disciplina ni el saludo nazis; varios vehículos de la Guardia Civil con las ruedas pinchadas, destrozados, inservibles, prácticamente forrados con pegatinas independentistas, teniendo que ser retirados de la vía pública con la ayuda de grúas; empujones sin descanso de diversos sujetos a los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado, que no hicieron uso de otras armas que de las defensivas, sus escudos; profesoras/es haciendo dejación de sus funciones docentes, alentando a sus alumnas/os a que se saltaran las clases, hicieran pellas y ocuparan las calles (sin supervisar luego si algunas/os de estas/os montaban o no un pollo); niñas/os de corta edad que iban a hombros de sus familiares (supongo que padres) pegando carteles o pasquines por las paredes; fachadas de ayuntamientos, cuyos alcaldes, socialistas, se habían negado a ceder espacios donde poder llevar a cabo las votaciones, completamente empapeladas con carteles de todo jaez; tres cruceros atracados en el puerto de Barcelona, donde se alojan los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado enviados para mantener el orden el 1-O, a los que los estibadores han asegurado que no van a abastecer; páginas web que se abren, se cierran, se vuelven a abrir indebidamente y se cierran, una y otra vez, por orden judicial; las cajas que contenían los más de nueve millones de papeletas del referendo ilegal, incautadas por la Benemérita; a los máximos dirigentes de la ANC, Jordi Sànchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, dando una de cal y varias de arena; a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, sumándose a la muchedumbre congregada frente al TSJC, dando muestras de lo que entiende por respetuosa separación de poderes; a Joan Tardà, diputado nacional de ERC, arengando a las/os universitarias/os catalanas/es y enardeciendo emocionalmente sus corazones para que no traicionen a su tierra, Cataluña (ignorando, tal vez, seguramente, que, mientras hacía tal cosa, él estaba quedando a los ojos del grueso de las/os españolas/es como un traidor a su patria, España); a catalanas/es de pura cepa, como Joan Manuel Serrat, siendo denigradas/os, tachadas/os de fascistas (por intolerantes y exaltados fascistas, sin hesitación) por el simple hecho de dar su libre opinión sobre las carencias (evidentes, desde el punto de vista legal) de la ley del referéndum aprobada en el Parlament; a un monje, a una monja (madre abadesa) y a varias/os jóvenes universitarias/os (entre ellas/os, a una estudiante de Derecho que, si pretende obtener el grado o la licenciatura y ejercer algún día como abogada, secretaria judicial, fiscal o jueza, me temo que tendrá que mudar de arriba abajo sus pensamientos y criterios) a quienes también habían calado (hasta los huesos) las finas gotas de lluvia del independentismo catalán, rampante;...

>> Sigue...


¿Que Tardà ha vuelto al Congreso?

¿QUE TARDÀ HA VUELTO AL CONGRESO?

“Nosotros y vosotros tenemos el compromiso de parir la República, pero quien la ha de capitanear sois vosotros, y si no lo hacéis, habréis cometido un delito de traición a las generaciones que no se han rendido, y cometeríais un delito, una traición a la tierra”.

Joan Tardà (el diputado de ERC arengó así a las/os estudiantes que se habían congregado en la Universidad de Barcelona en una de las muchas manifestaciones habidas a favor del referendo del 1 de octubre)

Espero que Tardà, el tardo
Diputado de ERC,
Al que oí/vi, mas no rocé,
Que no tiene, no, de bardo,
Ni siquiera el pelo, un cardo,
Nos ahorre la amargura
De aguantar su cara dura.
Si no pide antes perdón,
“Traidor” será su baldón.
¿Que el tardo Tardà perdura?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué malogró el referendo?

¿QUÉ MALOGRÓ EL REFERENDO?

(¿LA DIMISIÓN DE LOS SÍNDICOS?)

—¿Qué malogró el referendo,
Dilecto amigo, Otramotro?
—Que los síndicos el potro
Cabalgar vieron, entiendo.
Esa es mi verdad, Rosendo.
—¿Crees que esa cantinela
A la gente aún desvela?
—A pies juntillas lo creo;
De allí y de aquí, y me recreo:
“La pela no nos la pela”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


La angustia de un moribundo

LA ANGUSTIA DE UN MORIBUNDO

Puede que el Mayor/señor Trapero
A la cita no acudiera
Porque tal vez advirtiera
Que carecía de pero
Que aducir. ¡Qué trapacero!
Ergo, mandó a su segundo
Porque, como Segismundo,
Si era sueño no sabía
O real lo que vivía,
La angustia de un moribundo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Os ruego que contéis con este menda

OS RUEGO QUE CONTÉIS CON ESTE MENDA

Dilecta María Pilar Martínez Barca:

No he leído el post, porque no tengo cuenta abierta ni en facebook ni en twitter (no dispongo ni siquiera de ordenador —aunque en el Centro Cívico “Lourdes”, en la biblioteca pública de Tudela y en el cibercafé “Praga” escribo mis textos, urdiduras o “urdiblandas”, que luego subo y publico a diario, desde hace más de una década, en la bitácora que gestiono en Periodista Digital, “el blog de Otramotro”—, ni de internet en casa). Soy un lego en las redes sociales. Y juzgo que esa circunstancia ha sido beneficiosa para mí, pues ha propiciado que no me haya malogrado, o sea, que siga siendo un loco, pero no de los de atar, sino cuerdo.

Estoy bien (y espero y deseo que tú estés aún mejor): alegre (por el evangelio —si consideramos o nos atenemos a su acepción primigenia, la que tuvo en griego clásico—, la buena nueva, o —quinta del DRAE en la actualidad— la verdad indiscutible, que me transmites, la fijación del día para conmemorar el 30 aniversario de nuestra promoción de Filología; y, asimismo, por que la cena sea el día 4 de noviembre, jornada en la que cumple años mi querido primo José Félix, que es víspera de la que sumaba un año más a los que tenía nuestro recordado —y por tantas razones inmarchitable— José Luis Álvarez Santaolalla), ilusionado y esperanzado (en que sea tan amistosa, emocionante y provechosa como lo fue la que celebramos hace un lustro, el 25 aniversario de la misma). Podría seguir enumerando adjetivos (todos ellos ciertos), pero con los tres apuntados puedes hacerte una idea bastante aproximada de mi estado de ánimo (que se mueve en esa horquilla que va de estar tranquilo, en paz, a alta y latamente indignado o exaltado).

De lo escrito en el párrafo anterior se deduce fácil y naturalmente mi respuesta, que sí, que estoy interesado en dicha reunión y cena en Zaragoza. Así que os ruego que contéis conmigo.

>> Sigue...


¡Cuánto pierde quien no doma!

¡CUÁNTO PIERDE QUIEN NO DOMA!

—Hay quien dice que no toma
Setas por si le hacen daño.
Como allí antaño, aquí hogaño
¡Cuánto pierde quien no doma!
Que sus prejuicios se coma.
—¡Qué infames son los prejuicios!
Hontanares de perjuicios,
Sin ninguna duda, son.
Los hallo sin ton ni son,
Pero respeto otros juicios.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¡Qué masacre en la mesnada!

¡QUÉ MASACRE EN LA MESNADA!

Dos de octubre. El menda, Edmundo,
Atiende a los vencedores
Y escucha a los perdedores,
Se muestra meditabundo
Y huye del error profundo
Que sería no hacer nada
Y dejar que a la granada
Se le fuera la espoleta
Y esta explotara en la meta:
¡Qué masacre en la mesnada!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Que qué juzgo vergonzoso?

¿QUE QUÉ JUZGO VERGONZOSO?

“Es más vergonzoso desconfiar de los amigos que ser engañado por ellos”.

Jean de La Bruyère

—Considero vergonzoso
Desconfiar del amigo.
Mas ¿merece más castigo
Que al de los leones foso
Caer por él? ¡Qué horroroso!
—No sufrirás otro chasco,
Ni grima sentirás o asco,
Ni te verás defraudado,
Si tú sigues encerrado,
Como Satán, en un frasco.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Joan Manuel Serrat, ¡chapó!

JOAN MANUEL SERRAT, ¡CHAPÓ!

A la/al “indepe” se le llena
La mui al soltar “democracia”,
Pero ninguna hace gracia
Oír, de manera amena,
La discrepancia. Una hiena
Deviene entonces si escucha
A quien goza de voz ducha
Y un catalán de los pies
A la cabeza el tal es.
¡Chapó, Serrat! ¡Desembucha!

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


En torno al ominoso referéndum

EN TORNO AL OMINOSO REFERÉNDUM

En varios de mis textos (ora trenzados en prosa, ora urdidos en verso) he intentado plasmar y recoger mis deducciones, inducciones, intuiciones y reflexiones a propósito de lo que he sacado en claro o concluido en numerosas ocasiones y de manera inconcusa, tras leer (o releer) detenidamente textos firmados por otras/os, que el carácter profético de la literatura (fuera escrita en verso o en prosa) no es una entelequia o quimera, no, sino un incontrovertible hecho concreto.

Así, verbigracia, aunque admito que puedo estar equivocado (porque reconozco que soy adicto a la exageración, un fan de la hipérbole), en lo tocante al rosario de despropósitos, dislates y disparates que acarrea, porta o portea el ominoso, por ilegal, y omnímodo referéndum catalán, del que unas/os cuantas/os estamos ahítas/os, hartas/os, hasta las mismas narices, tengo para mí que en los dos últimos versos endecasílabos del estrambote bizarro y burlón que don Miguel de Cervantes añadió al soneto satírico que escribió en 1598 y tituló “Al túmulo del rey Felipe II en Sevilla” cabe hallar materia o sustancia profética bastante para entender determinados comportamientos, bien fanfarronadas, bien desatinos, de ciertas/os politicastras/os actuales, contemporáneas/os: “caló el chapeo, requirió la espada, / miró al soslayo, fuese y no hubo nada”.

>> Sigue...


Los jóvenes de Arran marran

LOS JÓVENES DE ARRAN MARRAN

“El tiempo no es una cuerda que se pueda medir nudo a nudo, el tiempo es una superficie oblicua y ondulante que solo la memoria es capaz de hacer que se mueva y aproxime”.

José Saramago

Algunos periodistas narran (y no marran, porque yo he visto el pasquín) que los “cachorros” leridanos de Arran, grupo juvenil asociado a la CUP, distribuyeron por la ciudad y pegaron donde pudieron carteles en los que se exhibían las fotografías de catorce “demonios”, halcones u objetivos a abatir, catorce, los ediles del PSC, Ciutadans y el PP de Lérida, y en los que se podía leer en grandes letras versales y en catalán “Assenyalem-los!” (“¡Señalémoslos!” en español). Este lema era consecuencia o corolario de lo que se leía más arriba, también escrito en mayúsculas y catalán (“El tripartit de Lleida, PSC, Ciutadans i PP, no ens volem deixar votar. Desobeïm” (“El tripartito de Lérida, PSC, Ciudadanos y PP no nos quieren dejar votar. Desobedecen”). Con motivo, mi memoria personal me retrotrajo hasta los “años de plomo”, en los que los terroristas de ETA mataban un día sí y otro también a personas cuyos rostros habían aparecido antes en pasquines señalados por una diana. Y mi memoria histórica a tiempos aún más lejanos, los de la Alemania (y otros países invadidos por esta, Polonia, Francia, Holanda,…) nazi, donde los judíos fueron obligados a llevar sobre la ropa una discriminatoria o segregacionista insignia o estrella amarilla, el hexagrama de David.

La libertad de expresión no lo aguanta ni lo permite todo. La discrepancia ideológica no puede llevar a nadie, que aduzca que es un demócrata convencido, a ultranza (y en el día a día demuestre bien, a las claras, que lo es), a demonizar al contrario, como eso hicieron los nazis al señalar a los judíos y los etarras al hacer tres cuartos de lo propio con los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, concejales, diputados y...

>> Sigue...


La epístola semeja una pistola

LA EPÍSTOLA SEMEJA UNA PISTOLA

(DEL “TEJERAZO” AL “FORCADELLAZO”)

“En un atraco político mal puede dialogarse con quien ya ha sacado el revólver”.

Antonio Elorza, en “El silencio y la mentira”, artículo publicado en la página 14 de El País el sábado pasado, 16 de septiembre de 2017.

Ignoro si usted, atento y desocupado lector (sea ella o él), ha tenido la oportunidad (tal vez servidor hubiera dado de lleno en el blanco o centro de la diana si, en lugar de dicho sustantivo, hubiera escrito estos otros, los redaños, los dídimos o el valor) de leer (y, si lo ha hecho de cabo a rabo, sin indignarse ni montar en cólera) la carta que Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Carme Forcadell y Ada Colau le mandaron (y varios periódicos, en sus ediciones digitales, se hicieron eco de ella y la publicaron o colocaron un enlace que mandaba al usuario adonde aparecía y podía pasar la vista por ella) al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (con copia al rey).

Reconozco que la acabo de releer. La primera vez que la recorrieron mis ojos fue el pasado viernes. Ahora bien, como tenía pendientes en mi mente otras ideas que quería desarrollar y sobre las que deseaba, asimismo, escribir, la pospuse o procrastiné para mejor ocasión, esta. Aunque no me crea, ya escogí entonces el subtítulo provisional que hoy, de manera definitiva, porta.

Al parecer, en la actual piel de toro puesta a secar, algunos politicastros (hembras y varones), políticos de tres (cuatro o más) al cuarto, piensan que la política es una partida de mus o de póquer en la que los jugadores pueden echar órdagos o envites falsos a fin de amedrentar o desorientar a sus oponentes, o sea, ir de farol, sin que nada les pase ni pese.

A ver si usted, atento y desocupado lector (sea ella o él), me puede explicar, en el supuesto de que, de verdad (de la buena), lo haya comprendido, cómo se compadece el inicio de la carta en cuestión (“Los conflictos políticos se resuelven, en los sistemas democráticos, a través de propuestas políticas que son consecuencia de negociaciones y diálogo”), que suscribió la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, con el comportamiento de parte que tuvo la mencionada los pasados días 6 y 7 de septiembre en la Cámara catalana, en la que mostró, de modo público y notorio, sin ambages, y demostró, de manera patente, bien, a las claras, sin embozos, su faceta independentista, su perfil parcial, su papel preponderante en el (intento de) golpe de Estado. ¿Sus actitudes no dejaron entrever o traslucir lo contrario u opuesto a lo que debe esperarse de quien ha sido elegida para ejercer tan alta dignidad de una manera imparcial: limpieza y respeto máximos a las formas y al fondo de la legalidad vigente? Al negarse el secretario general de la Cámara, Xavier Muro, a publicar la ley del referéndum de autodeterminación en el Boletín Oficial del Parlament (BOP), ¿no permitió, al no oponerse (ni intentar impedir tal desmán), que los cuatro diputados de Junts pel Sí en la Mesa la publicaran sin miramientos, a las bravas? Claro, por supuesto. ¿Tuvo la gallardía de dimitir? No. Por cierto, que me llamó mucho la atención el hecho de que recusara a los doce miembros, doce, del Tribunal Constitucional (me acabo de enterar de que ha llevado a cabo lo propio con los magistrados del TSJC), pero la ilusa y desleal Forcadell, perita en hallar con quién/es romper las hostilidades aun sin haber declarado la guerra (cuando dijo/escribió que “el enemigo es España”, ¿era consciente de que una cosa es el deseo y otra la realidad —como advirtió el inmarchitable poeta Luis Cernuda Bidón—, que Cataluña fue, es y, mientras no se cambien los artículos 1 y 2 de la Constitución Española, seguirá siendo España?), no consideró oportuno dejar a un lado su pasado al frente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), ni logró aplacar sus inquietudes o querencias soberanistas, al alinearse, de modo meridiano, con los intereses y la estrategia de los secesionistas. Toda la oposición (Joan Coscubiela, de Sí Que Es Pot, estuvo el día 7 en la tribuna a la altura de las circunstancias, genial) coincidió en afearle a Carme Forcadell que hollara y vulnerara de facto los derechos de los diputados. Si la opinión de Xavier Muro no la tuvo en cuenta, lo propio hizo con el parecer del letrado mayor, Antoni Bayona, del que hizo caso omiso; y, asimismo, del criterio del Consejo de Garantías Estatutarias (a pesar de sus insistentes advertencias), que también cayó en saco roto.

>> Sigue...


Como Zebenzuí no seas

COMO ZEBENZUÍ NO SEAS

Hay quien cuando “guasapea”,
Si de grupo se equivoca,
Recibe un zas en la boca.
Quien marra cuando chatea
¿Se disculpa y no chotea?
Zebenzuí, que ha difundido
Sus amaños, suspendido
Ha sido. ¿Aquel concejal
Que se mofa del ojal
Que enhebra acaba fundido?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Quién no admite acto ofensor?

¿QUIÉN NO ADMITE ACTO OFENSOR?

No hay nada como prohibir
Llevar a cabo una acción
Para que ejerza atracción
Impar y quiera exhibir
Quien no se deja inhibir
Por el veto de un censor,
El supuesto defensor
De lo estético y moral
En una orquesta o coral
Que no admite acto ofensor.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Brasa de fe y de esperanza

BRASA DE FE Y DE ESPERANZA

Lo mismo que un brote verde
Surge en medio del asfalto
Y hay fe en quien da un mortal salto
Pero su vida no pierde,
Más bien salva otra en Valverde,
Un rescoldo de esperanza
Se abre paso, esto es, avanza
Cada vez que rememoro,
Belisa, tus hebras de oro,
Aunque esté en Desesperanza.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Quiénes paren soluciones?

¿QUIÉNES PAREN SOLUCIONES?

Solo alumbran soluciones
Quienes juntan experiencias
Y ene extraen quintaesencias
De las que aducen razones
Y que muestran emociones;
No cuantas/os las ilusiones
De unas/os y de otras/os pasiones
Enfrentan hasta que luchan,
Pues odian a las/os que escuchan
Y abortan irritaciones.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


He aquí mi ruego, Expedito

HE AQUÍ MI RUEGO, EXPEDITO

Dilecto Expedito, patrón de las causas justas y urgentes, intercede por mí ante Nuestro Señor Jesucristo para que acuda en mi auxilio en este momento de extremas aflicción y desesperanza (propia y aneja, ajena).

Dilecto san Expedito, tú, que eres protector de las/os militares, las/os jóvenes, las/os cajeras/os, las/os afligidas/os, las/os desesperadas/os,..., ampárame y abastéceme de coraje, fuerza, seguridad y serenidad.

Acoge favorablemente y ejecuta con prontitud el ruego que a continuación te hago: que no se celebre el referéndum ilegal catalán o, en su defecto, en el supuesto de que incluso esto resulte imposible para ti, que no se lleve por delante a nadie, o sea, que no ocasione ningún muerto.

Dilecto Expedito, ayúdame a superar estos días difíciles. Defiéndeme con tu égida de cuantas/os pretenden o molestarme o perjudicarme, y acoge, bajo tu manto, a mis seres más allegados y queridos, amigas/os y familia.

Te ruego, con especial encarecimiento, que no eches en saco roto mi petición y la corones con tu proverbial diligencia.

>> Sigue...


Todos engañamos, todos

TODOS ENGAÑAMOS, TODOS

Todos los seres humanos,
Sin salvedad o excepción,
Engañamos, condición
General en los bimanos,
Con la boca o con las manos;
Y que quien niegue contemplo
Esta verdad como un templo,
Engañe por cortesía,
Mienta por hipocresía,
Será de lo dicho ejemplo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Soy autor falso y veraz

SOY AUTOR FALSO Y VERAZ

—Otramotro, ¿eres mendaz
Cuando urdes literatura?
—Si es ficticia mi escritura
Y es cierto que esta es feraz,
Soy autor falso y veraz;
Quien me lea podrá hallar
Lo que me niego a callar,
La verdad de las mentiras,
La paciencia entre las iras,
Que a más de una/o han de rallar.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Le propongo que sea mi amanuense (II)

LE PROPONGO QUE SEA MI AMANUENSE (II)

“Permítame que insista”, como decía ayer el hoy “todista” Matías Prats en el anuncio de Línea Directa, pero para escribir literatura hogaño conviene ejercer el mismo o parecido oficio que fungía antaño un bululú (que, según la primera acepción que de tal vocablo da el DRAE, significa: “Comediante que representaba obras él solo, mudando la voz según la condición de los personajes que interpretaba —poco más o menos como debía hacer, según una copla del corrector Alonso de Proaza, el primer cuentacuentos de “La celestina”, de Fernando de Rojas: “Si amas y quieres a mucha atención, / leyendo a Calisto mover los oyentes, / cumple que sepas hablar entre dientes: / a veces con gozo, esperanza y pasión; / a veces airado con gran turbación. / Finge leyendo mil artes y modos, / pregunta y responde por boca de todos, / llorando y riendo en tiempo y sazón”—).

Así las cosas, le hago hoy idéntica propuesta a la que le hice la semana pasada, atento y desocupado lector (sea ella y como la miel y se llame, efectivamente, Natalia; o él y como la hiel y su gracia sea, verbigracia, Miguel), que sea o siga siendo mi amanuense, que continúe copiando cuantas palabras profiera mi boca.

Imagine (¡qué contrasentido!, sí) que, por arte de magia blanca, usted ha dejado de ser, ipso facto, Natalia o Miguel, la/el copista de Otramotro, y se ha transformado en bombera/o; y que este menda se ha metamorfoseado, por arte de birlibirloque, en el reciente escritor invidente (ergo, inexperto en cecografía, lego en el alfabeto o sistema ideado por Braille) Homero Borges.

Imagine que en su ciudad natal (que no es en la que actualmente reside, la capital de la provincia) ha habido un terremoto morrocotudo y muchos de sus edificios son ahora escombros, ruinas.

Imagine que usted forma parte del grupo voluntario de su unidad que se ha desplazado a la villa donde impera el caos, donde reina la desolación, para echar una mano (sensu stricto, las dos) y que, tras oír el falto de vigor auxilio salido de una voz débil, ha llegado por una veintena de huecos hasta donde se halla una persona (poco importa su sexo) a la que una columna le ha atrapado las dos piernas y padece unos dolores inaguantables.

>> Sigue...


¿De la incomunicación?

¿DE LA INCOMUNICACIÓN?

—Se ha extendido la epidemia
De la incomunicación.
—¿Es una provocación
Aducir que ya es pandemia
Y global la aldea, Eufemia?
—Lo último lo urdió McLuhan,
Cuyos ensayos embrujan.
—Solo a quienes de una vez
Los leen con avidez
Y sus ideas estrujan.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Una mosca cojonera

UNA MOSCA COJONERA

“(...) una mosca cojonera que quiere ser una mosca cojonera deja de serlo en el acto (...)”.

Javier Cercas

—Ojalá sea algún día
Una mosca cojonera,
Como lo fue, a su manera,
Unamuno, que cundía
Como cien, mas no se hundía.
—Ojalá yo removiera
Las conciencias como hiciera
Otrora “Fígaro”, Larra,
Que tanto dio la tabarra
Y fue, sin duda, una fiera.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


En la fonda "Anunciación"

EN LA FONDA “ANUNCIACIÓN”

(DONDE “NUNCY” ANDA EN ACCIÓN)

Hice un alto en Perdición,
Que es ciudad tan bulliciosa
O más que Villaviciosa.
Tabla hallé de salvación
En la fonda “Anunciación”,
Donde cené, destensé
Y trencé cuanto pensé
(“Hasta en el infierno suelo
El cielo alcanzar de un vuelo”),
Que en dos versos condensé.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Gregorio es entrañable y admirable

GREGORIO ES ENTRAÑABLE Y ADMIRABLE

“Era lo bastante listo para conocerse a sí mismo, lo bastante valiente para ser él mismo y lo bastante insensato para cambiarse a sí mismo y, al mismo tiempo, seguir manteniéndose auténtico”.

Patrick James Rothfuss, en “La música del silencio”.

De los tres Gregorios, tres, sobre los que me dispongo a discurrir brevemente en este opúsculo, atento y desocupado lector (sea ella o él), a quien le tengo más cariño y le estoy más agradecido es a mi tío (lo llamo así, aunque, en sentido estricto, no lo es) Gregorio. El esposo de mi tía Ramona, que, en realidad, era prima segunda de mi padre, y la recién mencionada nos abrieron de par en par hace muchos años la puerta de su casa en Tórtoles, barrio turiasonense, a toda nuestra familia. No estoy seguro de si fue la primera vez que subimos a Tarazona, pero recuerdo, aunque de manera desdibujada, la ocasión en la que mis hermanos varones y servidor vestíamos camisas estampadas con diversos tipos de barcos y pantalones cortos de color azul marino.

Aunque casi todas las semanas llamo y hablo por teléfono con mi tía Ramona (se pone menos veces mi tío, nonagenario), que viven en una residencia especialmente acondicionada o habilitada para cuidar a personas de la tercera edad, creo que no los veo desde que acudieron con Gabriel, su hijo, al tanatorio a darnos el pésame a mis hermanos y a mí con la tristísima y desgarradora nueva del fallecimiento de nuestra progenitora. ¡Cómo lloraba (demostraba así, sin decir palabra, su mucho pesar por la pérdida de nuestra madre) nuestro tío Gregorio!

Le confieso, sin ambages, atento y desocupado lector (sea hembra o varón), que estoy en deuda con Gregory House, protagonista de la serie televisiva, desgraciadamente, ya clausurada (¡qué pena, pues sus guionistas —con quienes, en puridad, tengo el débito— habían conseguido asimilar la inmarchitable lección de Horacio, o sea, habían logrado extraer todo el jugo o sacado el máximo provecho a los versos 343 y 344 de su “Arte poética”, es decir, a su sabia recomendación de mezclar lo útil con lo dulce!), que se tituló, precisamente, así, como su primer apellido, “House”; porque no solo le debo los buenos ratos que me ha hecho pasar viendo/escuchando sus episodios, sino que me ha abastecido sin querer, involuntariamente, de un número ingente de ideas con las que he procurado enriquecer algunas de mis urdiduras (o “urdiblandas”) en verso o en prosa.

El ficticio doctor House (personaje creado por David Shore), especialista en enfermedades infecciosas y nefrología, casi casi un trasunto de otro personaje ficticio, Sherlock Holmes, el detective salido del magín de Arthur Conan Doyle, eso sí, puesto al día, remozado, modernizado, no obstante sus notorias soberbia intelectual, misantropía (rehúsa, si pude, el contacto con sus pacientes) y egolatría, su manifiesto infantilismo (a veces actúa como si fuera un crío, apostándose con su amigo Wilson, por ejemplo, a ver quién consigue que su gallina —cada uno la suya— pase inadvertida más tiempo a los ojos escrutadores de los agentes de seguridad del hospital, o jugando en dicho recinto con helicópteros teledirigidos), resuelve casos difíciles, salvando, salvo contadas excepciones (la muerte de una paciente, empero, verbigracia, le sigue obsesionando, rondando o gravitando sobre su pesquis, hasta una década después), la vida a numerosos pacientes. Su adicción a la vicodina y al juego (si invierte en bolsa y chantajea a un paciente, rico empresario, es para conseguir que vuelvan a trabajar con él Chase y Taub), el frecuente uso que hace del sarcasmo y su frase proverbial de que “todo el mundo miente” serían ingredientes fundamentales, imprescindibles, de cualesquiera etopeyas que de él, un médico singular, inolvidable, inconfundible, genial, distinto y distante, se hicieran.

A pesar de que en algunos momentos u ocasiones llega a resultar detestable, insoportable e insufrible (incluso para los miembros de su equipo —Foreman, Cameron, Chase, Kutner, “Trece”, Taub, Masters, Adams, Park—, que, antes o después, llegan a la conclusión de que es un médico excepcional, fuera de lo común; para Cuddy, la directora médica del apócrifo Hospital Universitario Princeton-Plainsboro de Nueva Jersey y, durante algún tiempo, su pareja; para su —¿único?— amigo, el oncólogo Wilson; y acaso también para el espectador, fan o no de la serie), en otros/as todas/os las/os mentadas/os antes, arriba, se lo comerían a besos por ser un hacha o lince en lo suyo, diagnosticar enfermedades y prescribir los medicamentos oportunos para que las/os pacientes sanen, y por tener salidas inopinadas, desopilantes.

>> Sigue...


¿Por qué odias, Rosa María?

¿POR QUÉ ODIAS, ROSA MARÍA?

“Sé que me van a llover las críticas de todos lados, sé que lo que voy a decir es machista y todo lo que se quiera, pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa”.

Rosa María Miras Puigpinós

¿Por qué odias, Rosa María,
Y a Inés Arrimadas quieres
Que la violen? ¿Por qué hieres?
¿Quizá a ti te agradaría
Que con tu hija eso se haría?
Como no te admiras, Miras,
Cuando en tu espejo te miras,
Porque no eres solidaria,
¿Buscas ser destinataria
De las de las/os demás iras?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


El éxito es el fracaso

EL ÉXITO ES EL FRACASO

—El éxito es el fracaso
Que, según enseñó Buda,
En menos de un pispás muda
De rumbo con el ocaso
O con el nuevo orto acaso.
—Lo ha comprobado Trapero
En su prez por embustero,
Por haberse comportado
Como un menor desnortado,
Que no será, no, el postrero.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Le propongo que sea mi amanuense (I)

LE PROPONGO QUE SEA MI AMANUENSE (I)

Escribe literatura la persona a la que en su vida cotidiana le suceden hechos reales o fantasea actos imaginarios que ella luego, como hacía otrora un bululú y hace ahora un cuentacuentos o “recitaversos” (sea hembra o varón) contemporáneo, metamorfosea a su antojo con la inestimable ayuda de las palabras existentes (o que ella inventa), de su acervo lingüístico, para que, una vez ha logrado embellecer, asear o afear dichos hechos, los textos resultantes signifiquen lo que ella desea que las/os muchas/os o pocas/os lectoras/es de los mismos interpreten. A veces, las/os lectoras/es interpretan cosas distintas, distantes de las que buscaban sus autoras/es.

Si no tiene inconveniente ni nada mejor que hacer, atento y desocupado lector (sea ella y se llame, por ejemplo, Natalia; o él y sea habitual que se vuelva y responda cuando escucha su nombre de pila, Miguel, verbigracia), le propongo que sea hoy mi amanuense y copie cuanto le dicte, cuanto salga por mi mui. A ver si lo que resulta merece la pena ser leído o ser condenado, sin remisión posible, al cubo de la basura.

Confieso que dedico las mañanas de los sábados a hacer la limpieza general, semanal. Evidentemente, no limpio como lo hacía mi señera y señora madre, Iluminada, a quien, por cierto, critiqué mil veces por ser tan esclava (y hasta maniática) con el piso (lo siento, mamá, pero lamento confirmarte que ya no se puede comer en la taza del váter, como alguien, más de una/o, cuando vivías, comentó, tras haber entrado en el baño y usarlo). Esa es la razón por la que suelo acudir más tarde de lo habitual a la Librería/Papelería “El Cole” para adquirir El País (que acostumbro a dejar pagado con antelación) y echar un vistazo rápido al resto de la prensa, e intercambiar unas cuantas palabras con el dueño, Miguel Ángel, “Fangio”, si no está atareado, y con las/os que allí han acudido, mientras me hallo dentro: Victoria, Natalia, María Jesús, Beatriz, Alfredo, “Javichu”, Jesús, Joaquín, Santiago, “Miguelo”, Pedro, Victorino y/o demás clientes.

Confieso que el pasado sábado, 26, le comenté a Miguel Ángel que la víspera, viernes, 25, como todos los 25, desde que falleció mi progenitora (salvo que el 25 caiga en sábado, pues la eucaristía en sufragio de las almas de mis difuntos padres y hermano pasa directamente al domingo) fui a misa. Quien me conozca de veras advertirá, sin duda, una clara contradicción entre mi comportamiento, acudir a la iglesia, y lo que he reconocido varias veces en la intimidad, que, a pesar de la educación religiosa que recibí (como jamás de los jamases hablé mal, acaso nunca diré pestes de los Padres Camilos, que fueron quienes me formaron y moldearon como persona —aunque no faltará el lector o lectora que señale y me reproche la clamorosa paradoja—; en muchos aspectos de mi personalidad soy quien soy por ellos y si quiero ser cada día mejor persona de lo que soy, en buena parte, se lo debo a ellos) hoy vuelvo a confesarme un agnóstico empedernido, un ateo incorregible, un escéptico redomado.

>> Sigue...


¿Va de "Besugo", mi apodo?

¿VA DE “BESUGO”, MI APODO?

—Acaso pueda curarse
Uno de un trauma que tuvo
De niño dentro de un tubo
De hormigón y a fustigarse
No vuelva, a recastigarse.
—Dudo que haya un solo modo
De curarse y más del todo.
Pero, si no se hace nada,
No se cura uno de nada,
Ni de “Besugo”, su apodo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Convéncete: estarás sola

CONVÉNCETE: ESTARÁS SOLA

—Sé que todas las personas,
Como House dijo, engañamos.
—Solo las que algo amañamos.
—Si alguien te miente, te enconas,
Te irritas y no perdonas.
—No es una añagaza o bola:
Tenerte al lado me mola,
Y ser fiel y servicial.
—Si anhelas ser especial,
Convéncete: estarás sola.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.co
m


¿Por Ida Hegazi Hoyer yo fui inspirado?

¿POR IDA HEGAZI HOYER YO FUI INSPIRADO?

Desconozco si todo nos influye,
Si todo a ti y a mí nos condiciona.
Sin duda, es lo que intenta y ambiciona,
Aunque efímero sea, como el que huye.

Si Heráclito arguyó que “todo fluye”
Y a mí ese bisturí me disecciona
De arriba abajo, ¿quién no colecciona
Cuanto el ingenio alerta encuentra, intuye?

“Todos los personajes son culpables”.
Lo adujo de “Perdón”, de su novela,
Ida Hegazi. La misma cantinela

Itera, ese quinteto de implacables
Vocablos, quien compone este soneto
Que, hasta que la luz vea, será feto.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Todas/os somos culpables, todas/os, cara/o

TODAS/OS SOMOS CULPABLES, TODAS/OS, CARA/O

“(…) Y aún te diré más, madre mía: todos somos culpables ante los demás por todos y por todo, y yo más que nadie”.

Fiódor Mijáilovich Dostoyevski, en “Los hermanos Karamazov”.

Si, según he leído en muchos escritos (ora redactados en prosa, ora en verso), ajenos y propios, él es culpable, tú eres culpable y yo soy culpable, cabe colegir lo obvio, que no hay ni sobre ni bajo la capa de ozono un solo hombre (en genérico, hembra o varón) inocente, quiero decir, que todas/os (unas/os en mayor proporción que otras/os, ciertamente) somos culpables.

Así las cosas, me parece bien, correcta, la propuesta, que anda rondándome últimamente la testa, de que, si lo que queremos de verdad es evolucionar, si deseamos mudar a mejor, hemos de adquirir el compromiso ineludible de aspirar a ser más cabales, decentes, exigentes y puras/os de lo que lo somos actualmente, porque, si seguimos procrastinándolo, demorándolo, no mejoraremos nunca.

Me consta que en la Tierra hay hombres (ellas y ellos) ejemplares, inmaculadas/os, íntegras/os, pero son excepciones a la norma. Quienes erramos (por esto, eso o aquello), quienes fallamos un día sí y otro también, somos la regla.

Está claro que un número indeterminado de políticos (politicastros, más bien) patrios que nos han gobernado o representado en las diversas instituciones democráticas del país han sido venables, vendibles. Quizá la profesión o el oficio que ejercen sea más proclive que otras/os a los chanchullos. Pero sobornos se dieron, dan y darán, mientras el mundo siga siendo (in)mundo, en todas/os las/os que son.

>> Sigue...


Martes, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos