El Blog de Otramotro

¿Una cafetería? ¡"El Quinto Pino"!

¿UNA CAFETERÍA? ¡“EL QUINTO PINO”!

(¿CASA SU NOMBRE EN MI CASO?)

Belinda, que es mi vecina,
Tuvo ayer la gentileza
De invitarme a una cerveza.
Si como corre cocina,
El triunfo se le avecina.
Como debajo de casa
Su negocio queda, ¿casa
Su nombre en mi caso? Opino
Que hay sarcasmo: “El Quinto Pino”
Lejos con cerca acompasa.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Será inocente/culpable Trapero?

¿SERÁ INOCENTE/CULPABLE TRAPERO?

Aunque tengo para mí que España es un Estado de derecho, manifiestamente mejorable, perfectible, estoy acostumbrado a escuchar, cada vez que formulo dicho parecer en medio de las conversaciones que mantengo (prácticamente a diario, si exceptuamos el fin de semana) con mi contertulio habitual, Santiago, sean dentro de la papelería/librería “El Cole” (que regenta nuestro amigo común Miguel Ángel, “Fangio”), nuestro moderno y neutro foro, o fuera, en sus aledaños, la misma y, por ende, proverbial pregunta sarcástica que sale de la mui y los labios del citado Santiago: “¿Estado de derecho o de desecho?”.

Siempre que hemos tocado el controvertido tema de los jueces (ellas y ellos), he manifestado mi doble criterio de que, uno: lo lógico y normal es que estos deberían ser quienes escogieran entre ellos a los que aspiraran a formar parte del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional; y, dos: el escalafón tendría que continuar siendo el medio mejor para dar cuenta de qué puesto ocupa cada uno de los tales en la carrera, en cuya clasificación se toman en consideración el grado, la antigüedad y los méritos reconocidos.

Así las cosas, en un Estado de derecho con verdadera división de poderes (donde el ejecutivo, el legislativo y el judicial ciertamente se equilibraran y contrarrestaran), como recomendaba Charles-Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu en “El espíritu de las leyes” (1748), el Gobierno no debería tener nada que hacer ni ver, salvo acatarlas, con las decisiones de los jueces.

¿Qué decisión adoptó ayer en la Audiencia Nacional Carmen Lamela Díaz, magistrada del Juzgado Central de Instrucción número 3, encargada de valorar el comportamiento del Mayor de los Mossos d´Esquadra, Josep Lluís Trapero, en lo tocante a los hechos acaecidos los días 20 y 21 de septiembre en Barcelona? Rechazó la petición de prisión incondicional, que le había pedido el representante del Ministerio Fiscal, el teniente fiscal de la AN, Miguel Ángel Carballo, y decidió dejarle en libertad, pero tomó varias medidas cautelares: le retiró el pasaporte, le prohibió salir del país, le obligó a comparecer quincenalmente y a dar un número de teléfono y un domicilio donde ser localizado de manera permanente.

Seguramente, quien lea el auto de la magistrada, como acaba de hacer servidor, tendrá su parecer al respecto. Pronostico que habrá división de opiniones, la tan traída como llevada cuarteta de Ramón de Campoamor o ley Campoamor: “En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira. / Todo es según el color / del cristal con que se mira”. A unas/os les parecerá que se ha quedado corta, a otras/os que ha dado de lleno en el centro de la diana y a otras/os que ha ido demasiado lejos. A unas/os les parecerá cabal lo decidido por la magistrada y a otras/os injusto (por exceso o por defecto).

>> Sigue...


Carta abierta al señor Puigdemont, Carles

CARTA ABIERTA AL SEÑOR PUIGDEMONT, CARLES

“La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”.

José Saramago

Señor Carles Puigdemont, president del Govern de la Generalitat:

Aunque, al parecer, eso es al menos lo que ha trascendido, usted no tiene ni siquiera una licenciatura, tal circunstancia no es óbice ni le incapacita para que haya hecho el esfuerzo laudable de aprovechar al máximo su tiempo de ocio, haya leído mucho y se haya formado por su cuenta, para que sea un ciudadano autodidacto, vaya. Yo suelo recordar a la persona (sea hembra o varón) que juzgo (al menos, de modo provisional) que se envanece, comporta de manera vanidosa o tiene una actitud que yo catalogo como altiva, engreída o soberbia, una de las frases que pronunció José Saramago, el autor del epígrafe o exergo con el que arranca esta epístola, en el discurso que pronunció en Estocolmo con ocasión de la entrega del Premio Nobel de Literatura de 1998, que le fue concedido por la Academia Sueca: “El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir“. Así que le supongo conocedor de las palabras de las que echó mano Karl Marx para encabezar el primer párrafo de su obra “El 18 Brumario de Luis Bonaparte” (1852): “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”. Como coincido básicamente con cuantas/os sostienen que lo ocurrido en Cataluña, a partir de los lamentables sucesos que tuvieron lugar en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre del presente año, es un rosario de tomaduras de pelo, un esperpento, una ópera bufa, fullera, grotesca, una farsa, una astracanada, una mamarrachada, una patochada, una mojiganga, una pantomima, una parodia, una colección o muestrario de patrañas,..., espero (porque es lo que deseo) que desde hoy, lunes, dieciséis de octubre o, como muy tarde, desde el jueves que viene, 19, no acaezca en Cataluña tres cuartos de lo mismo que adujo Hegel, pero en esta oportunidad al revés, esto es, que a la farsa susodicha le siga la más negra o pésima de sus sombras, la tragedia.

Le considero, asimismo, sabedor de la famosa frase (“¡Es la economía, estúpido!”) que ideó e hizo célebre a James Carville, el asesor del entonces candidato demócrata a la Casa Blanca, el gobernador de Arkansas, Bill Clinton, que en 1992, junto con otros excelentes consejos del insigne (y el apoyo de otras muchas personas, por supuesto, que dieron lo mejor de sí mismas para la causa), contribuyó, de manera decisiva, a que Clinton le ganara la partida o el pulso electoral al candidato republicano, el a la sazón presidente de los Estados Unidos de América (USA), George Bush, padre. Los éxitos que había obtenido Bush en el exterior le impidieron ver o no reparar en los problemas del interior, que más acuciaban o inquietaban en esos momentos a los ciudadanos (ellas y ellos) norteamericanos y esa fue, junto con otras, una de las causas de su (¿inesperada?) derrota.

Como usted sabe (porque su vicepresidente, Oriol Junqueras, le habrá dado hasta pelos y señales de la realidad económica actual, o sea, le habrá informado exhaustivamente de todo lo concerniente a la misma, son más de quinientas (seguramente, cuando vea la luz este texto, el número habrá sobrepasado con creces esa cifra) las empresas que tenían su sede social radicada en Cataluña, y que, por la incertidumbre (las manos que tienen, retienen, sostienen o disponen del dinero suelen sentir pánico ante las meras sospechas o intuiciones —que son la antesala o el anuncio de lo que puede sobrevenir antes o después— de carencia de certeza), motivada por la inseguridad jurídica, a partir del 1-O la han cambiado a otras localidades del Estado español.

>> Sigue...


¿Cómo va a ser su acción bella?

¿CÓMO VA A SER SU ACCIÓN BELLA?

—¿La democracia ha dejado
De ser la plaza donde entes
Variopintos, diferentes,
Conviven bien o ha pasado
A desmentir su pasado?
—Hoy quien echa mano de ella
Es para apropiarse, Estrella,
De su fondo y de su forma.
Si no respeta la norma,
¿Cómo va a ser su acción bella?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Quieres ser una fregona?

¿QUIERES SER UNA FREGONA?

“Bienvenido a la república independiente de mi casa”.

Es el lema que se lee en el felpudo que compraste en Ikea.

—Yo decido mi destino.
Destesto que me lo fije
España, porque me aflige.
¿Qué piensas? ¿Que marro o atino?
—Cataluña, Florentino,
Es España. Te equivocas
Si piensas que me provocas
Preguntando lo evidente.
¿Qué te interrogó el vidente
Que de cuando en vez evocas?
“¿Crees que el de Tarragona,
Si con el de Barcelona
Se compara, aspirará
A menos? ¿Deseará
Seguir siendo una fregona?”

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Su porqué quedará en nada

SU PORQUÉ QUEDARÁ EN NADA

(AUNQUE ABUNDE LA ESTELADA)

El domingo en Barcelona
La sociedad catalana
Silenciada (que ve vana
La independencia, se encona
Con quien a incumplir se abona
Lo que las leyes ordenan
Y por eso la/o condenan)
Derribó el bulo fornido
De que todo el pueblo unido
Detrás de ella está. O encadenan
Argumentos de más peso
O su quid quedará en eso.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Mi opinión sobre el 8-O en tres párrafos

MI OPINIÓN SOBRE EL 8-O EN TRES PÁRRAFOS

Acabo de escuchar entero (traducido del catalán —aunque el orador usó en su alocución otros idiomas: el castellano, el inglés y el francés—) el discurso (sin mirar un solo papel) que, al finalizar la marcha que inundó las calles de la Ciudad Condal de ciudadanos (ellas y ellos) barceloneses, catalanes, españoles, europeos, que enarbolaron banderas rojigualdas, señeras y europeas, una vez concluyó su turno de palabra Mario Vargas Llosa, Josep Borrell dirigió a los miles y miles de concurrentes (hembras y varones) que acudieron el domingo pasado a Barcelona a la manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana (SCC) en favor de la unidad de España. Y, a bote pronto, me brota preguntaros, atentos y desocupados lectores (nada importa, nada, cuál sea vuestro sexo, nada), y preguntarme: ¿Cómo es posible que un demócrata hecho y derecho, de los pies a la cabeza, de la altura y la categoría intelectual y moral del citado dirigente socialista, que fue presidente del Parlamento Europeo entre los años 2004 y 2007, no haya sido, asimismo, presidente de la Generalitat ni presidente del Gobierno de España? ¿Acaso estábamos los españoles (incluyo lógicamente a los catalanes dentro de estos) tan sobrados de representantes políticos de su autoridad, ética, inteligencia e integridad, fuera de toda duda? Insisto en la interrogación: ¿Cómo es posible que los españoles hayamos sido tan ciegos, tan sordos, que no hayamos advertido que teníamos entre nuestros compatriotas a un Nadal de la Política, a un estadista como la copa de un pino, y, aunque Felipe González sí probó que tenía buen olfato (y, por eso, lo escogió para que dirigiera el Ministerio de Obras Públicas de uno de sus gobiernos), no le hayamos investido con una dignidad del Estado más alta, aún mayor? ¿Cómo no hemos reparado antes en ello? ¿Cómo hemos podido ser tan lerdos, tan tardos? Seguramente, los historiadores, que son los que al final, pasado un tiempo prudente, ponen a cada uno en su sitio, se harán idénticas preguntas, me temo.

Así que, recomiendo, con especial encarecimiento, a todos los profesores de Historia (incluyo, por tanto, a los que han tenido la flaqueza, o han incurrido en el craso error, de adoctrinar ideológicamente a sus alumnos, siempre que tengan la vergüenza de pedirles antes el preceptivo perdón y decirles que tal indignidad no se volverá a repetir por su parte) que imparten dicha asignatura en España (no solo en Cataluña —ya sea en la Universidad, el Bachillerato o la ESO—), siempre que hayan asumido o llegado a la conclusión de que hay herramientas, materiales o útiles que no se pueden ignorar ni desechar (porque luego suelen venir las lamentaciones), que sean un día más diligentes, inteligentes y se hagan, a la mayor brevedad, con el vídeo que contiene o recoge las palabras pronunciadas el domingo pasado, 8-O, por Josep Borrell y, después de escucharlas en absoluto silencio en clase, debatan (uno, dos o tres días) sobre ellas. Son tantas las lecciones que dicho discurso atesora o encierra que, siempre que los alumnos se impliquen, aprenderán, asimilarán, lo precipuo o principal para empezar a ser ciudadanos de primera, con criterio ponderado.

>> Sigue...


¿Por qué llevar un tentempié al trabajo?

¿POR QUÉ LLEVAR UN TENTEMPIÉ AL TRABAJO?

Si una/o es periodista, conviene llevar un tentempié al trabajo para que no te pase lo que a Leonor Mayor Ortega. Acabo de leer en la edición digital de La Vanguardia la escueta crónica que lleva el título de “El PDeCAT exhibe un de ‘The Economist’ de 2012 como si fuera del 1-O”, que firma la autora mencionada arriba. No sé a quién achacar o adjudicar la “de” sobrante del citado rótulo (aunque acaso lo que falte sea el vocablo “ejemplar”), si a la redactora de la nueva, que puso dicho título, o a otra/o periodista.

La noticia consta de tan solo dos párrafos, pero, una de dos, o Leonor tenía mucha prisa (y ya se sabe qué aconseja o recomienda con especial encarecimiento la sabiduría popular cuando a una/o le urge hacer algo, echar mano de la paremia oportuna, “vísteme despacio, que tengo prisa”) o, por no haberse llevado al trabajo un tentempié y sentir hambre, empezó a comerse letras (o a dejar de pulsar alguna tecla preceptiva). En el breve artículo, por ejemplo, Leonor escribió y no corrigió: Bronca en el Congreso (mejor: Hoy ha habido una bronca en el Congreso), ministro de Interior (mejor: del Interior), de la bacada popular (de la bancada), Guillames ha presentado (Guillaumes), españa estaba (se le olvidó pulsar la tecla de la mayúscula: España).

>> Sigue...


¿Ayer soñé que viajaba en el AVE?

¿AYER SOÑÉ QUE VIAJABA EN EL AVE?

Ayer soñé que viajaba en el AVE desde la estación de Delicias, en Zaragoza, hasta la estación de Atocha, en Madrid. Mi intención, cuando llegara a la capital, era coger un taxi que me acercara a la T2 del aeropuerto Adolfo Suárez/Barajas y, tras esperar un par de horas, tomar el vuelo, que había contratado tres meses antes, al aeropuerto de Leonardo da Vinci/Fuimicino, en Roma. La verdad es que, desde el mes de septiembre del año 1981 (han pasado 36 estíos de aquel viaje en coche, en el 127 de color gris plateado que le regalaron a Carlos Jesús sus padres por haber salido airoso de un brete, el examen de Selectividad), en el que estuve tres días y medio en la Ciudad Eterna con dos de mis excolegas camilos, el citado Carlos Jesús Rojo Manzano, hoy escritor prolífico, insigne conferenciante, doctor, experto en mil asuntos ético-sanitarios, viajero empedernido,... y Álvaro Santallana Risueño, memorable, tristemente finado, y me creí a pies juntillas, intuí o sospeché cuánta verdad apodíctica destilaba o exudaba la leyenda que allí se cuenta de que quien lanza una moneda con la mano derecha, estando colocado de espaldas a la Fontana di Trevi, y lo hace por encima del hombro izquierdo, regresará a Roma, itero, desde aquel lejano septiembre del 1981, no había vuelto al anagrama de amor.

El compañero que me había tocado en suerte (él ocupaba el asiento del pasillo, yo iba a hacer lo propio con el de ventana) venía de Barcelona y se bajaba en Calatayud. Cuando he subido al tren, él estaba usando su ordenador portátil. Si hubiera habido algún asiento libre, acaso hubiera valorado colocar mis posaderas en otro lado, pero, por la razón que fuera, el vagón iba en esta ocasión hasta los topes y, después de darnos de modo educado los buenos días, ambos hemos tenido que hacer dibujos (así llamaba mi piadoso y difunto padre, Eusebio, a un número indeterminado de posturas o gestos) para que yo consiguiera acomodar mis nalgas en la plaza asignada, según indicaba mi billete.

Una vez sentados, él ha seguido pulsando teclas y yo me he puesto a leer las últimas cincuenta páginas de “Perdón”, de Ida Hegazi Hoyer, que, por motivos de trabajo, sobre todo, habían ido quedando un día sí y otro también pendientes y aún debía pasar mi atenta vista por ellas, tarea que, por cierto, había previsto coronar a lo largo de la susodicha jornada viajera.

No habían pasado más de diez minutos cuando le ha empezado a sonar el móvil. Yo esperaba que se iría a la plataforma a hablar con quien fuera que le hubiera llamado, pero no ha hecho tal cosa. Por lo que he colegido del diálogo que ha mantenido con su hermano, a quien llamaba “Tito”, quien se sentaba a mi lado era empresario y, temeroso que lo que pudiera ocurrir en Cataluña con las pretensiones delirantes de Puigdemont, el Govern y el resto de los parlamentarios independentistas (abocados, tras celebrarse la votación del suspendido referéndum gruyer, ilegal, a proclamar la DUI, acrónimo de Declaración Unilateral de Independencia) había decidido trasladar, en un primer momento, la sede social de su empresa a Calatayud.

>> Sigue...


¿Cataluña no va al revés del mundo?

¿CATALUÑA NO VA AL REVÉS DEL MUNDO?

“Ningún banco se va a marchar de Cataluña”.

Artur Mas, en 2015.

“No va a haber una huida de empresas de Cataluña”.

Oriol Junqueras, el pasado jueves (pocas horas después, los bancos Sabadell y CaixaBank y una empresa tan emblemática como Gas Natural trasladaban su sede social a Alicante, Valencia y Madrid, respectivamente), cinco de septiembre.

Tengo para mí que, mientras el mundo siga siendo (in)mundo, en él habrá todo tipo de locos (ellas y ellos). Servidor, verbigracia, confiesa que lo está, pero no de atar. Conozco locos que son estupendos (porque la locura, en ciertas ocasiones, solo a veces, todo lo cura, incluida la del cura que, tras leer mil y una veces los evangelios canónicos, llegó a creerse la reencarnación misma de Jesús de Nazaret y, mientras duró su locura transitoria, un año entero, ejerció de curandero —y aún puede uno tropezarse, si visita o frecuenta las tierras por donde dicho sacerdote desempeñó tan embustero empleo, con quien asegura que el cura curandero lo curó de esta, esa o aquella enfermedad—, de milagrero) y locos tremendos (evidentemente, tomo el significado que de tal adjetivo y dicción da el DRAE en su primera acepción, “terrible”, “digno de ser temido”), empedernidos, difícilmente recuperables.

En Cataluña, por cómo ha ido degenerando todo lo tocante al delirante “procés”, llegué a pensar que muchos ciudadanos (hembras y varones) habían devenido orates perdidos, sin solución, pero, durante los últimos días sobre todo, he ido advirtiendo actitudes, comportamientos y gestos que me indican bien, a las claras, que estaba equivocado. Hoy puedo afirmar (porque tengo plena constancia del hecho) que la mayoría del pueblo catalán todavía mantiene intacta su lucidez. Por ejemplo, es un hecho innegable que en muchas escuelas e institutos catalanes, los maestros y profesores (ellas y ellos), en lugar de esforzarse en hacer atractivas a sus discentes las asignaturas que les imparten, en lugar de favorecer que sus alumnos (hembras y varones) alumbren y desarrollen los dones, facultades o talentos personales que atesoran, en lugar de ayudarles a formarse como auténticos ciudadanos, autosuficientes, críticos, se han dedicado a adoctrinarles ideológicamente y a embelecarles con la añagaza de que vivirán en la bucólica e idílica Arcadia que será Cataluña cuando consigan alcanzar la imprescindible independencia. Para sonrojo de propios y extraños, ahí están las imágenes en las que dos centenares de escolares del Instituto de Enseñanza Secundaria “El Palau”, de Sant Andreu de la Barca (espoleados o persuadidos, seguramente, por los buenos docentes, que en todas las escuelas e institutos los hay, han venido a dar varias lecciones de empatía, solidaridad y tolerancia a algunos de sus profesores, que tendrían que haber aleccionado a sus alumnos en ese preceptivo y preciso menester, y a los políticos desnortados, que, contumaces, siguen, erre que erre, cometiendo el mismo error), han salido en defensa de sus compañeros, hijos de guardias civiles, que estaban siendo acosados por algunos de sus propios colegas y enseñantes.

>> Sigue...


Más embustes no, Fernando

MÁS EMBUSTES NO, FERNANDO

EN CATALUÑA BASTANTES / BOLAS HAN IDO ARRAIGANDO

¿Algún/a independentista
Ha pensado un solo instante
En el número importante
De catalanas/es que dista
De su afán secesionista?
Sois legión las/os que jugando
Estáis, dilecto Fernando,
Con equis de otras/os ideas.
¿Con ellas/os no te ladeas?
A ellas/os te estás enfrentando.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Qué hay entre genio y demente?

¿QUÉ HAY ENTRE GENIO Y DEMENTE?

—Para mí es fundamental
La atracción mutua, evidente,
Que hay entre genio y demente,
La urdidura elemental
Y la enfermedad mental.
—Hay quienes a su locura,
Que unas veces las/os tortura
Y otras guía hasta el orgasmo,
Cuando no lleva al marasmo,
Confunden con su cordura.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Jueves, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031