El Blog de Otramotro

El escrache es estupendo

EL ESCRACHE ES ESTUPENDO

Anteayer me llamó mucho la atención que los cuatro diarios de papel de la capital, de ámbito y tirada nacional, El País, El Mundo, ABC y La Razón, escribieran sendos editoriales por el asalto y la ocupación que una treintena de miembros de Arran, organización juvenil afín a la CUP, intentaron a la sede barcelonesa del PPC, sin embargo, eso mismo no sucedió con los dos grandes periódicos de la Ciudad Condal. Ignoro los porqués no le dieron la misma importancia al reprobable escrache los directores de La Vanguardia y El Periódico. Me resultó llamativo y sintomático el proceder, por el desmarque al unísono, de los susodichos; esa es la verdad, lo que yo entiendo por mi verdad.

Abundo con lo que dice en el primero de sus párrafos el editorial de El País, que “todas las ideas han de poder expresarse en libertad”. Y con lo que añade a continuación, que “resulta muy preocupante que intenten utilizar la intimidación para hacer valer sus posiciones y asusta imaginar de lo que serían capaces si tuvieran la más mínima posibilidad de tener éxito en sus pretensiones”.

Coincido con el pensamiento que recorre el editorial de El Mundo, pero discrepo abierta y públicamente de la idea que lo encabeza, esta, que “la democracia exige respetar todas las opiniones”. He de decir (escribir, en este caso) que no concuerdo ni mucho, ni poco, ni nada (de nada) con dicho parecer. La democracia lo que sí permite es que esas ideas puedan expresarse, como sostiene el editorial de El País. Lo de respetarlas, eso en concreto, ya es harina de otro costal. Y es que solemos repetir hasta la saciedad la gran necedad de que todas las ideas u opiniones son respetables, sin darnos cuenta, en verdad, de la barbaridad que soltamos. Quizás esto ocurre así porque no tenemos suficientemente claro, cristalino, lo que debería quedar palmario o patente y sentado: que lo que se ha de respetar en todo momento y lugar, o sea, siempre, es el hombre, el ser humano, la persona, y su facultad de pensar y expresar lo pensado. Ahora bien, lo que puede salir del caletre y por la mui o la péñola de alguna/o puede ser lo más idiota (y nadie, ni siquiera usted, atento y desocupado lector —sea ella o él— ni tampoco servidor, por supuesto, estamos libres de ello), lo más imbécil, lo que sería estúpido, a todas luces, que fuera, al menos intelectualmente, respetado. Lo que sí hay que hacer con lo sandio es objetarlo y argumentarlo, quiero decir, hacer ver al otro (u otra) qué nos ha llevado a considerarlo así y contradecirlo con razones de peso para que no vuelva a ser sostenido por otra/o sin escarnio. Pondré un ejemplo. Los miembros de la susodicha Arran, que fuera del local del PPC profirieron gritos a favor de la independencia, el socialismo y el feminismo, sostuvieron la idea de que “sin desobediencia no habrá independencia”, lo que no hallo cuestionable y merece mi respeto, sin ambages. Ahora bien, ¿lo merecen estas otras palabras que también adujeron, que “no pediremos permiso ni tampoco perdón; estamos dispuestos a defender por todos los medios la autodeterminación?”. Pues no. ¿Se habrán dado cuenta ya de la sandez manifiesta que dijeron, de que, en el hipotético caso de que aún sigan sosteniendo contumazmente lo mismo, defienden como axioma apodíctico lo que, en sentido estricto, no es más que un mero sofisma, que el fin justifica los medios? Daremos tiempo al tiempo. Esperaremos. Veremos.

>> Sigue...


El buen trabajo se defiende solo

EL BUEN TRABAJO SE DEFIENDE SOLO

El buen trabajo se defiende solo.
No necesita escudos añadidos
Ni excelsos ditirambos proferidos
Por Fulano o Mengano, fiel Manolo.

Si fuera adicto al fraude, engaño o dolo,
Podría comentarte: ¡qué afligidos
Vi ayer y con sus ojos compungidos
A los mil que acudieron a tu bolo!

Por taquilla pasaron ciento quince,
Como habrás comprobado por tu cuenta.
Quien va mucho al teatro y lo frecuenta,

Aunque una vista no gaste de lince,
Insiste: tu trabajo es excelente,
A verlo vaya mucha o poca gente.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


El quid de tu extravagancia

EL QUID DE TU EXTRAVAGANCIA

“—Extravaga, hijo mío, extravaga cuanto puedas, que más vale eso que vagar a secas. Los memos que llaman extravagante al prójimo, ¡cuánto darían por serlo! Que no te clasifiquen; haz como el zorro que con el jopo borra sus huellas; despístales. Sé ilógico a sus ojos hasta que renunciando a clasificarte se digan: es él, Apolodoro Carrascal, especie única. Sé tú, tú mismo, único e insustituible. No haya entre tus diversos actos y palabras más que un solo principio de unidad: tú mismo. Devuelve cualquier sonido que a ti venga, sea el que fuere, reforzándolo y prestándole tu timbre. El timbre será lo tuyo. Que digan: ‘suena a Apolodoro’ como se dice: ‘suena a flauta’ o a caramillo, o a oboe o a fagot (...)”.

Miguel de Unamuno y Jugo, en “Amor y pedagogía” (1902).

—Cuanto oigo olvido. ¿Te ofendo
Por ser veraz, guía, y cuerdo?
Si tú me guías, recuerdo.
Si te sigo el juego, aprendo
Yendo de aquí a allí o viniendo.
—Mientras curo tu ignorancia,
Que es hija de tu vagancia,
A base de educación,
Encuentro en tu implicación
El quid de tu extravagancia.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Era un bombón, señoría

ERA UN BOMBÓN, SEÑORÍA

Y CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE

O FOLLABA O ME MORÍA

“Lo que se hace por amor está más allá del bien y del mal”.

Aforismo 153 de “Más allá del bien y del mal” (1886), de Friedrich Nietzsche.

“Una pareja destroza la puerta de cristal de un edificio de viviendas para mantener relaciones íntimas en la entrada”.

Subtítulo de una noticia que leí el sábado pasado, 25 de marzo, en la edición digital de La Voz de Galicia.

Si esta noche te enamoras
Y el amor quieres hacer
Con el bombón, sí, yacer,
Pues notas que te acaloras
Cuando la píldora doras
A tu reciente conquista,
¿Dejarás la misma pista,
Cristal roto y dos condones
Detrás de los macetones,
O comerás con la vista?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿A quién pertenece el arte?

¿A QUIÉN PERTENECE EL ARTE?

—¿A quién pertenece el arte?
—A quien lo acaba o completa,
Saca el jugo y lo interpreta.
—Y a quien consigue admirarte,
Pues cuanto hace lo comparte.
—Nos pertenece a nosotros;
Os pertenece a vosotros;
Y a quien un museo acaso
Llene como un orto u ocaso
Y forme el cielo, los otros.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


El embuste es el embuste

EL EMBUSTE ES EL EMBUSTE

(YA TE GUSTE O TE DISGUSTE)

“La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero.
“Agamenón: —Conforme.
“El porquero: —No me convence”.

Antonio Machado, en “Juan de Mairena (sentencias, donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo)” (1936).

“No está siendo un juicio proporcional a los hechos que ocurrieron. Creo que eso es un consenso muy amplio tanto dentro de la sociedad navarra y vasca como del conjunto del Estado (...) Nosotros hemos firmado manifiestos y declaraciones en ambos sentido porque nosotros estamos en contra de cualquier forma de violencia. Además, no tenemos ningún reparo en señalar que estamos con todas las víctimas y contra todas la formas de violencia”.

Ione Belarra Urteaga, portavoz adjunta del grupo confederal Unidos Podemos-EP-EM en el Congreso de los Diputados.

Eso ha aducido Belarra.
Pero, como el menda tiende
A que la/el errada/o se enmiende,
Tal vez le dé la tabarra.
Le urdiré lo que en la barra
De un bar servidor ha oído:
“Si no hubieran agredido
A los de verde y parejas
No estarían entre rejas”.
Eso, al menos, he entendido.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Quien generaliza yerra

QUIEN GENERALIZA YERRA

Y, SI ES MACHISTA, MÁS YERRA

Tengo para mí que todos los seres humanos que fuimos, somos y seremos (por el mero hecho de serlo —“errare humanum est” dijeron y dejaron escrito en letras de molde nuestros antepasados, los romanos—, erramos ayer y hoy y, seguramente, erraremos también mañana), que alcanzamos o alcanzaremos la edad adulta, que gozamos o gozaremos del pleno uso de nuestras facultades intelectuales, hemos sido, somos y/o seremos alguna vez a lo largo de nuestra vida injustos. Así las cosas, tal vez solo nadie pueda agacharse, coger del suelo una piedra y tirarla para lapidar a quien sea, porque únicamente quien no haya generalizado alguna vez, quiero decir, quien no haya juzgado que para él (en el supuesto de que se trate de ella, para ella), según su criterio, es distintivo, pertinente y relevante extrapolar, por simple o sencilla inducción, desde su personal (y puede que intransferible) punto de vista, perspectiva o visión, de lo particular lo general, de lo individual lo universal, queda excluido de la susodicha regla; pensamiento que, si usted, lector, lo mira bien y remira mejor, acaso coincida conmigo en que no deja de ser, por cierto, otra generalización.

En el día de la fecha osaré agregar, asimismo, que incluso algunos de los animales que tomamos por irracionales generalizan. ¿Quién no ha usado alguna vez en alguna conversación para dar cuenta de la mentada generalización esa paremia española que dice que “el gato escaldado del agua fría huye”?

Considero que quizás pueda servir como ejemplo de generalización ese axioma, en sentido estricto, puro sofisma, que aprendí en COU, en la clase de Filosofía que nos impartió Paco Pérez, nuestro profesor, y llamó “navaja de Ockham”, principio metodológico que dice que “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”. Ahora bien, conviene añadir que aquí probabilidad solo significa verosímil o fundada apariencia de verdad, no certeza (y menos aún) absoluta.

Los tres párrafos precedentes vienen a cuento de lo que sigue. Jeroen René Victor Anton Dijsselbloem, actual presidente del Eurogrupo, echó mano de las palabras que van entrecomilladas a continuación en una entrevista que concedió al periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung: “Como socialdemócrata, concedo a la solidaridad una importancia excepcional. Pero el que la solicita tiene también obligaciones. Yo no puedo gastarme todo el dinero en copas y mujeres y pedirte luego que me ayudes”.

>> Sigue...


¿Triunfo y fracaso? ¡Impostores!

¿TRIUNFO Y FRACASO? ¡IMPOSTORES!

Acabo de llevarme a los ojos el último artículo, con título en inglés, “Fast Feed” (“Alimentación rápida”) de Risto Mejide, publicado el domingo pasado, 19 de marzo, en El Periódico. En él viene a hacer lo que ha llevado a cabo muchas veces el abajo firmante, su seguro servidor de usted, lector (sea ella o él), la crítica de la crítica. El crítico (tendemos a quedarnos habitualmente con la segunda acepción que da el DRAE del verbo criticar, “hablar mal de alguien o de algo, o señalar un defecto o una tacha suyos”, y pasar por alto la primera, “analizar pormenorizadamente algo y valorarlo según los criterios propios de la materia de que se trate”), para serlo en toda su extensión, ha de decir qué le ha gustado y qué le ha disgustado de lo que sea que critique y dar sus argumentos o razones que apoyen dichos pareceres.

Más de una vez he leído lo que Mejide (lo ha confesado en varios sitios) ha vuelto a iterar aquí, en el artículo mentado (y me veo empujado a elogiar su gesto de sinceridad), que se siente un intruso, un impostor. Borges, autor de innumerables frases memorables (como para muestra basta con un botón, ahí va una de su vasta cosecha: “Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes”), escribió (acaso sería más apropiado urdir que talló la siguiente joya) en “El palabrista”: “El azar (tal es el nombre que nuestra inevitable ignorancia da al tejido infinito e incalculable de causas y efectos) ha sido muy generoso conmigo. El azar dice que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o de chapucero o de ambas cosas a la vez”.

A Risto, por lo que leo, parece importarle e interesarle solo el fondo del asunto. A mí como el fondo suele ir acompañado de la forma, y viceversa, me importan e interesan ambos (sobre todo, si hay, o no hallo, coherencia y cohesión entre ellos). No obstante, abundo con él (quiero decir, me cuento entre quienes detestan que a uno lo rapen sin haber decidido él, por propia iniciativa, ir a que le hiciera dicho corte su asiduo peluquero) en que no soporto que nadie nos tome impunemente el pelo, se ría de nosotros (y menos aún, en nuestra misma cara).

>> Sigue...


La pena de trena aterra

LA PENA DE TRENA ATERRA

¿Por qué Pablo Iglesias quiere
(No encaja) “asaltar el cielo”?
Tener los pies en el suelo
Le conviene. El poder hiere
A quienquiera que se adhiere
A él. Que le pregunte a Serra
Y le dirá cuánto yerra
La/el que con sus dedos toca
El summum, pues la/o trastoca:
La pena de trena aterra.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿Otro absurdo divertido?

¿OTRO ABSURDO DIVERTIDO?

El PSOE espera a Susana,
Pero a Fernández yo aguardo,
Otro Godot lerdo, tardo.
Ojalá venga mañana
A llenar la que anda vana,
La cabeza del partido,
Que cada vez más partido
Compruebo que está, sin duda,
Aunque alguien al mismo aluda
Como “absurdo divertido”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Víctimas de hechos y dichos

VÍCTIMAS DE HECHOS Y DICHOS

DE AVIESAS PERSONAS, BICHOS

“Somos víctimas, pues, de la realidad y del lenguaje con el que se describe esa realidad. (...) vivimos instalados en la mentira, pero de la mentira al delirio hay un paso, o dos, los mismos que al borde del precipicio”.

Juan José Millás, el viernes pasado, en su columna “A un paso del precipicio”, de EL PAÍS.

—Cuadra cuanto el tal sostiene:
Que las/os que el poder ostentan
Nos confunden, desorientan;
Que el Gobierno a decir viene
Lo que a él solo le conviene.
—Lo vendan como lo vendan,
Cuantas/os hoy nos recomiendan
Que hagamos caso nos mienten,
Pues los hechos las/os desmienten.
¿Habrá quienes nos comprendan?

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


¿A que no te dan dentera?

¿A QUE NO TE DAN DENTERA?

Me hallaba el bus esperando
En la parada del tal
Que hay junto a “La Estrella” (hostal);
Y por allí pasó hablando,
El manos libres usando,
Una mujer de bandera,
Por su busto o delantera,
Donde leí sin esfuerzo:
“Sigue mirando, mastuerzo;
¿A que no te dan dentera?”.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com


Viernes, 31 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca