Opinión

No es "yihad".

10.04.12 | 17:01. Archivado en Aitor Yuste

Asesinar a un padre junto a sus dos hijos de cinco y cuatro años no es “yihad”. Asesinar a una niña de siete años no es “yihad”. Asesinar a tres paracaidistas franceses tampoco es “yihad”. No es “yihad”. Y no sólo no lo es: nunca lo ha sido.

>> Sigue...


Irán y las trampas semánticas de la prensa internacional

24.02.12 | 10:05. Archivado en Aitor Yuste

Mucho antes de que William R. Hearts sirviera de inspiración a Orson Welles para el despiadado y excesivo personaje central de su “Ciudadano Kane” (RKO, 1941), el todopoderoso magnate norteamericano ya se había labrado a pulso su merecida fama de hombre sin escrúpulos merced a anécdotas como la siguiente: corría el año de 1897 y a la Cuba aún española acababa de llegar Frederic Remington, corresponsal a la sazón del grupo de Hearts y cronista curtido en las inmensas extensiones del Far West, donde había desarrollado una ingente tarea como fotógrafo y reportero.

>> Sigue...


La paciencia del talibán

09.02.12 | 16:47. Archivado en Aitor Yuste

A mediados de los años noventa, privado de su pasaporte saudita y casi completamente arruinado tras una estancia en Sudán que había terminado de forma brusca y tormentosa, llegaba a Afganistán Osama bin Laden. A bin Laden le gustaba Afganistán: allí había luchado contra los soviéticos durante los años tal vez más duros y felices de su vida y allí también había forjado no pocas y duraderas amistades. Sin embargo, a los nuevos dueños del país, los talibanes, Osama bin Laden no les interesaba lo más mínimo: ya no era rico, ya no era influyente, y ya no era necesario.

>> Sigue...


Afganistán, del error al abandono

30.01.12 | 12:01. Archivado en Aitor Yuste

Con la perdida de la capital, Kabul, en noviembre de 2001 y la caída apenas un mes después del último bastión de los talibanes, Kandahar, todo pareció indicar que allí donde no habían logrado triunfar los ejércitos británicos en el s. XIX o los soviéticos en los años ochenta del pasado siglo, lo habían conseguido de forma aplastante las fuerzas conjuntas de los Estados Unidos y la resistencia antitalibán afgana. Tan sólo en unas pocas semanas, la hábil mezcla de la infantería de la Alianza del Norte con la absoluta superioridad tecnológica de los Estados Unidos, había forjado una fuerza imbatible capaz de laminar todo intento de resistencia por parte de los talibanes.

>> Sigue...


Kuriles, las islas de la discordia

20.01.12 | 19:20. Archivado en Aitor Yuste

El 8 de agosto de 1945, mientras la localidad de Hiroshima aún ardía a causa de la bomba atómica lanzada sobre ella tan sólo dos días antes y a la de Nagasaki le restaban pocas horas para correr su misma suerte, se desató una gigantesca tormenta de fuego y acero sobre todas las posiciones japonesas a lo largo de la extensísima línea que separaba sus posesiones en Manchuria, Corea y el Pacífico norte de la Unión Soviética.

>> Sigue...


Irán o la cortina de uranio

11.01.12 | 09:56. Archivado en Aitor Yuste

Cuando a finales de los años cincuenta del pasado siglo los Estados Unidos y el por entonces sah, Mohammad Reza Pahlevi, firmaron los primeros acuerdos encaminados a dotar a Irán de un programa nuclear pacífico, ambas partes los consideraron como un rotundo éxito. Irán se garantizaba el acceso a una fuente de energía barata sin tener que sacrificar sus reservas de petróleo, mientras los EEUU acrecentaban su influencia sobre los iraníes a la par que se hacían con un pingüe negocio. Y todo ello en la frontera sur de la URSS.

>> Sigue...


PSOE, primarias a la francesa y debate a la búlgara

09.01.12 | 16:35. Archivado en Aitor Yuste

Parece que el mensaje que les dio la ciudadanía en las pasadas elecciones ha comenzado a calar entre los dirigentes del PSOE sin importar sus afinidades particulares. El descenso en el número de votos era algo que se daba por sentado, algo asumido, pues es el peaje que han tenido que pagar todos los gobiernos europeos que han gestionado los primeros años de esta crisis. Sin embargo, la dureza del golpe ha sorprendido incluso a los más pesimistas. Ciento veinte escaños se dibujaban como una pesadilla, pero ciento diez no entraban ni en los cálculos de los más agoreros.

>> Sigue...


Un giro de 360 grados en el PSOE

22.12.11 | 12:26. Archivado en Aitor Yuste

Recientemente Carme Chacón y otras figuras del partido socialista han aventado un documento titulado “Mucho PSOE por hacer” en el que, tras desarrollar un análisis bastante certero de la actual situación de su partido y de las causas que le han conducido a ella, proponen una serie de medidas para enderezar su rumbo y evitar el negro futuro que se le presenta. Negrísimo de hecho, a poco que se vean confirmadas en marzo las previsiones que apuntan a una aplastante mayoría del Partido Popular en Andalucía.

Unas medidas que pasan por reconocer los errores del pasado, recuperar la credibilidad entre sus simpatizantes en concreto y la ciudadanía en general, fomentar la participación y la democracia interna y, por último, acabar con los personalismos dentro del PSOE. Ahí es nada lo del ojo, que lo lleva en la mano, que decía mi abuela.

Sin embargo, una cosa son las palabras y otra los hechos, y si bien es cierto que este programa de cambios debería provocar un viraje de 180 grados en la estrategia que ha conducido al PSOE ha perder millones de votos, basta con leer los nombres de los firmantes para colegir que si se produce un giro, éste será de 360 perfectos grados. Es decir, todo se moverá mucho, pero para terminar forzosamente en el mismo punto de partida.

Y es que, no es sólo que nada de lo que se defiende en este programa con aires de valiente denuncia innovadora no sea algo que no se haya venido diciendo desde hace años entre la militancia de base del PSOE, sino que quienes ahora se han intitulado como sus paladines, los antedichos firmantes de este documento, han trabajado durante años precisamente como bomberos a sueldo de la directiva del partido para ir apagando cualquier foco de disensión interna provocado por aquellos mismos que decían esto.

¿Un arrepentimiento a tiempo, tal vez? Tampoco. Basta con poner el ejemplo del camaleónico Roberto Jiménez Alli de Navarra para observar que todo esto que se refleja en el documento no se cumple ni de lejos en su partido, el Partido Socialista de Navarra, donde sus bases llevan años amordazadas, cansadas de ver como todo intento de abrir una línea de debate interna es radicalmente laminado por parte de los cuadros del partido.

Siempre he creído que predicar con el ejemplo era la mejor manera de demostrar el compromiso con unas ideas. Dar lecciones desde las alturas de unas poltronas a las que se ha llegado a dedazo limpio sin pararse a preguntar a las bases, podrá ser una versión “dos punto cero” del despotismo ilustrado, pero nunca podrá engañar a mucha gente. Sí tal vez durante unas semanas, teniendo en cuenta que la situación en el PSOE es tan mala que alguno se agarraría a un clavo ardiendo con tal de salvar los muebles, incluso unos meses tal vez, pero no más allá de un par de años.

>> Sigue...


Al Qaeda, la escisión imposible.

15.12.11 | 15:51. Archivado en Aitor Yuste

Desde su fundación a finales de los años ochenta, Al Qaeda tuvo muy claro cuál era su objetivo: crear una gran comunidad musulmana por encima de naciones y fronteras que abrazase una sola fe y se rigiese por una única ley: la Ley Islámica. O para ser más exactos, más que “crear”, “retornar”, pues su ideal de futuro busca recrear su ideal de pasado, el de los primeros días del Profeta Mahoma. Su versión de los mismos, naturalmente.

Identificado su norte, sus dirigentes pasaron a definir los obstáculos que les separaban de él, es decir, los líderes de las naciones musulmanas y quienes les apoyaban. Era simple: sin esos líderes no habría naciones, y sin naciones toda la comunidad musulmana sería una. ¿Pero por qué existían esos líderes? Pues, siguiendo sus vesánicas conjeturas, por culpa por una parte de una nebulosa llamada “Occidente” –y que incluía a los “cruzados”, a los judíos, a los indios politeístas, a los chinos comunistas…- y por otra a los “herejes” musulmanes: socialistas, liberales, agnósticos o ateos, homosexuales, feministas…

Este es el resumen conciso de unas ideas de una simpleza espeluznante, las mismas sin embargo que han costado en las últimas dos décadas varias decenas de miles de muertes. Muchas de ellas en Occidente como bien sabemos todos, pero muchas más, y a ritmo diario, en los países árabes y musulmanes. En todo caso, un reguero de caos y destrucción que llevó hace tiempo a nuestras autoridades a definir a Al Qaeda como un grupo terrorista. Un acierto a medias.

Es evidente que son terroristas, y de los de la peor ralea, lo que ya es mucho más discutible es que formen un “grupo”. Al Qaeda es un concepto, una franquicia, pero ni son, ni pueden, ni quieren ser un grupo. No pueden porque el control absoluto de las comunicaciones por parte de los EEUU les hace, si no imposible, sí muy arriesgado mantener contactos a nivel global entre ellos. Y no quieren serlo tampoco porque les es mucho más útil para sus objetivos no ser un grupo terrorista al uso, con una estructura y un líder reconocible.

Así, y al contrario que en los grupos terroristas “tradicionales”, basta con querer pertenecer a Al Qaeda para entrar formar parte de la misma. No hay que pedir permiso a nadie, únicamente hay que buscar sus mismos objetivos. Claro que si no hay ninguna selección para ingresar, ni tampoco ningún grupo jerarquizado… ¿cómo puede uno escindirse de algo así? No puede. Puede ser que un grupo se escinda de otro, ya por problemas internos, ya por necesidades tácticas –nada más peligroso para los terroristas que formar un grupo numeroso-, pero siempre seguirán siendo Al Qaeda. O dejarán de ser. No hay término medio.

>> Sigue...


Hasta la vista, Mister Marshall

13.12.11 | 17:11. Archivado en Aitor Yuste

El 2 de abril de 1917 los Estados Unidos de América declararon formalmente la guerra a Alemania. La Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra o “la guerra que acabará con todas las guerras” entraba así a formar parte de las vidas de millones de seres humanos que hasta esa fecha se habían logrado mantener al margen de la misma. Muchas fueron las razones que les llevaron a tomar esa decisión: la guerra submarina total de los alemanes que no hacía distingos entre buques enemigos o neutrales, un patoso telegrama incitando a los mexicanos a unirse a su bando a cambio de el sur de los EEUU o, no conviene olvidarlo, las cada vez mayores probabilidades de que los alemanes acabasen ganando la guerra.

No es que los ciudadanos de los EEUU tuviesen una especial simpatía por los británicos entonces, sobre todo si tenemos en cuenta que en ese momento las dos minorías más importantes de su población eran la irlandesa y la alemana. Pero los británicos eran los dueños de los mares por lo que sólo a ellos les podían vender sus productos. La también neutral España se vio en una situación muy similar. Los negocios son los negocios y en aquella salvaje guerra los neutrales se llenaban cada día los bolsillos de dinero o de pagarés. Y por eso mismo, el hundimiento de los aliados de la Entente (Reino Unido, Francia, Bélgica, Rusia, Serbia…) hubiese significado una catástrofe monumental para las economías neutrales en general y la norteamericana en particular.

Cuento todo esto para hacer hincapié en el hecho de que en abril de 1917, por tanto, no sólo los EEUU declararon la guerra a Alemania, sino que además lo hicieron con urgencia porque cada mes podía ser el último. Aún así, únicamente desde mediados de 1918, es decir todo un año después, se puede hablar de que su aportación en hombres y materiales comenzó a ser significativa primero y decisiva después. Pese a las prisas, se tardó nada menos que doce meses en movilizar un ejército en condiciones.

Conviene retener este dato a la hora de tratar de explicar la reciente decisión del Presidente Obama de formalizar la total retirada de las tropas norteamericanas de Irak, sobre todo si a continuación nos preguntamos si no se nos estará ocultando algo de ese tratado de mutua colaboración entre EEUU e Irak, si se tratará de una retirada de verdad como dicen o sólo de mentirijillas.

Pues es lo primero… y también es lo segundo. Es lo primero porque las tropas de EEUU llevan años estando de más en el país y sacarlas era algo que debía haberse hecho incluso antes. Ni eran útiles en el combate casa por casa en que derivó el conflicto tras la caída de Sadam Husein ni fueron empleadas en labores de reconstrucción masivas con las que se hubieran podido ganar el corazón de los iraquíes. Tanto es así que en los últimos años el único aporte norteamericano realmente eficaz ha sido el helicóptero de combate y sus satélites espías. Dicho tanto por fuentes norteamericanas como iraquíes.

>> Sigue...


Egipto, segundo asalto.

23.11.11 | 12:20. Archivado en Aitor Yuste

Visto desde la perspectiva que nos dan estos pocos meses transcurridos, parece claro que tres fueron los factores que marcaron las primeras semanas de la Primavera Árabe en Egipto. En primer lugar, sin duda alguna, el hartazgo de la sociedad egipcia tras años de huera dictadura, crisis económica y lacerante corrupción. Puede que la llama de la revuelta tunecina les sirviera como detonante, pero tan solo porque ésta fue a caer en el producto de décadas de plomo y pólvora.

El papel que jugó el dictador Hosni Mubarak tampoco debe ser pasado por alto. La esclerosis intelectual de su régimen le llevó a optar por la única medida que conocía, y que, para ser sinceros, le había venido dando uno unos óptimos resultados desde su inmediata llegada al poder: la más despiadada represión contra cualquier discrepancia, viniese de donde viniese.

Y en tercer lugar, y a la postre el factor que inclinó el fiel de la balanza hacia el bando de los congregados en la plaza de Tahrir, el ejército egipcio, quien, al desobedecer la orden de aplastar las protestas, marcó el punto final del reinado de Mubarak. Con una policía desbordada y un ejército en franca rebeldía, a éste no le quedó otra que presentar su dimisión.

Habiéndose desarrollado así las cosas, no fue de extrañar que el papel de árbitro y garante de la seguridad de todos los egipcios, que se arrogó el ejército por propia voluntad ante el vacío de poder resultante, contase de inmediato con el apoyo de una amplia mayoría de la sociedad.

Sin embargo, el paso de los meses ha demostrado que aquella decisión fue lo más parecido a poner a un zorro al cuidado de un gallinero. Pese al juicio a Mubarak y algunos de sus secuaces, responsables últimos, pero desde luego no únicos de lustros de tropelías, se ha ido extendiendo entre los egipcios la sensación de que allí se ha elevado a la categoría de arte aquella magnifica frase de “El gatopardo” de G. T di Lampedusa, “las revoluciones hacen que todo cambie para que todo siga igual”.

La promesa de unas elecciones presidenciales que conduciría al poder a un civil elegido por civiles se ha ido difuminando en el horizonte lentamente, y ahora mismo no hay nadie que pueda afirmar cuándo tendrán lugar, si es que llega el día en que estas se celebren finalmente.

Cuando el pasado marzo entrevisté, junto a la periodista hispanomarroquí Imane Rachidi, a la primera mujer que aspiraba a presentarse a la presidencia de Egipto, Anas Elwogud Elawa, todo parecía posible: una mujer pidiendo el voto para su candidatura, cristianos coptos y musulmanes celebrando juntos la caída de Mubarak, o los radicales Hermanos Musulmanes anunciando que aceptarían las reglas del juego democrático que se marcasen.

No ha pasado un año desde entonces y todo parece haber tomado un rumbo de ciento ochenta perfectos grados. Los militares siguen en el poder, los esbirros de Mubarak continúan campando a sus anchas, y los coptos, una “minoría” de más de ocho millones de almas, vuelven a estar en el centro de la diana de los más radicales.

Un panorama tanto o más insostenible que el de principios de año, pues ahora, la sociedad egipcia, sus hombres y mujeres, saben que si salen a la calle y ponen su grito en el cielo durante varios días, tal vez semanas, pueden tumbar muros tan altos como los de la bíblica Jericó.

La dimisión en bloque del Gobierno títere formado hace unos meses en protesta por la represión que ya ha ocasionado más de dos docenas de muertes parece anunciar que, en este segundo asalto también, la fuerza del número puede volver a doblegar al número de fuerzas empeñadas en acallar su voz.

Veremos…

Carlos Aitor Yuste Arija

Historiador

Sígueme en twitter: @aitoryuste


Rusia, un trepak con el diablo

14.11.11 | 17:00. Archivado en Aitor Yuste

El “trepak” es uno de los bailes rusos más complejos que existen y, para ejecutarlo, sus bailarines deben tener un fondo físico envidiable, pues esta danza les exige como ninguna otra, gigantescas dosis de fuerza y resistencia. A cambio, sus resultados, son de una belleza plástica difícilmente igualable que, sin duda, compensa con creces el notable esfuerzo requerido.

>> Sigue...


Sábado, 21 de octubre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031