Opinión

La ética de VOX está muy por encima de la ambición y el trilerismo del Partido Popular y Ciudadanos.

18.06.19 | 09:57. Archivado en Magdalena del Amo

Antes de hablar de la configuración del nuevo mapa político, busco en mi trastienda de información el material necesario para el andamiaje de esta especie de torre, no sé si con cimientos sólidos o con alguna zona de arenas movedizas. Según algunos, la idea del Nuevo Orden Mundial es cosa de tontos. Ojalá fuera eso, pero no. Quizá les hagan falta algunos años de investigación periodística de la buena, de esa que está más allá de la información cotidiana y racional, en la que se sustenta la política. Quizá les falte meterse en esas ultracloacas que decretan y promueven ideas, movimientos y cambios, a medio y largo plazo, sin que los políticos de turno se enteren. La situación mundial de hoy no se puede entender sin unir las piezas que se han ido diseñando en los últimos setenta años. Y, créanme, el plan se está ejecutando, con altibajos porque no obedece a una fórmula matemática, pero con una eficacia mucho mayor de la prevista. Solo así se puede entender la injerencia de Macron mostrándole a Albert Rivera “el ojo que todo lo ve” y diciéndole “nada de pactos con Vox”, a unas horas de votar la investidura del Ayuntamiento de la capital de España. Y anteriormente la de Valls, erre que erre con la matraca de tildar a Voz de ultraderechista. ¡Nada menos que el que fue elegido por su conservadurismo! Venimos diciendo a lo largo de varios artículos que Rivera no es de fiar, que es un masoncito a las órdenes de Soros-Rothschild. Ciudadanos es uno de los caballos de Troya de los que quieren dinamitar España. Otro es el PSOE de Sánchez, y el tercero los separatistas catalanes, todos bajo el paraguas del mismo amo, aunque su puesta en escena sea de enemigos irreconciliables.

Volviendo al escenario nacional, estos días he sentido vergüenza ajena y también tristeza, porque algo tan personal como es mi voto en las urnas se estuviera ninguneando. Porque las logias masónicas así lo indican y los aprendices tienen que cumplir. A VOX lo han puesto de vuelta y media, tanto “amigos” como enemigos. Lo de amigos es un decir. ¡Qué pronto abandonamos al equipo cuando no gana! ¡Qué poco duró la ilusión con VOX! Me refiero a los frívolos que no ven más allá de sus narices y abandonan al perdedor aunque sepan que el torneo estaba amañado. Entonces todo se vuelven defectos; lo que ayer era admirable y original hoy se critica y se denuesta. Lo que ayer era necesario y valiente, hoy es cosa de inexpertos. Es el efecto manada. Al final, todos acaban absorbidos por la idea dominante.

Al final hubo acuerdo, pero qué acuerdo. ¿Qué a VOX les perdonan la vida a cambio de sus votos? No he podido enterarme bien, porque la información es contradictoria y no me extrañaría que también fuera “papel mojado”, como en Andalucía, es decir, tomadura de pelo. Por un lado se dice que participarán de manera proporcional en el reparto de consejerías, y por otro que tendrán que acordarlo en los próximos días. En cualquier caso, y sea cual sea el resultado, ha quedado claro quiénes son unos y otros.

Hay que reconocer que Vox está muy por encima de la ambición y el trilerismo del Partido Popular y Ciudadanos. Estos días, los dos de Colón y el intruso –los naranjas obedientes de Soros— se han ido despojando de sus múltiples capas y nos han descubierto que de corazón, poco y de moral, menos. Los tres han dejado ver lo que en esencia es cada uno y los motivos que mueven su interés en el arte de la política, que más que un arte, por lo que estamos viendo más bien parece una feria donde se expone lo peor de la truhanería nacional. La cabezonada de Villacís por querer ser alcaldesa fue otro síntoma malo que nos ha hecho elevarla a la categoría de Rivera.

El mapa de España no es tan rojo como se auguraba hace un par de semanas. Es un consuelo, aunque no exento de una amarga tristeza que cala hasta los huesos, que nunca antes habíamos sentido. Según mi percepción, nunca en nuestra historia democrática la política se había mostrado tan sucia. Se puede decir que la teoría se ha llevado a la práctica con creces. Fue todo –o está siendo, porque aún queda— un ejercicio de compraventa, de chantajes, de traiciones, de exhibir lo peor de la condición humana, cuando debería ser lo contrario. Si esto que estamos viendo estos días es lo mejor de la sociedad, qué pena. Es como para retirarse a una cueva y darse de baja en el archivo del mundo.

Me filtran que las últimas “guarradas” de la izquierda globalista europea, como el fraude electoral de España, entre otras cuestiones, tiene de muy mala milk a Donadl Trump, que estaría intentando un ultimátum a las petroleras de Rothschild, lo cual causaría un desabastecimiento de petróleo y gas que provocaría inflación y subida de precios. Parece que de esto hablaron Macron y Sánchez durante la visita de urgencia de este. Otro problema que tiene mucho que ver con el frente derecha-izquierda a nivel global es la penetración de la banca China en la Unión europea que financiaría a la izquierda española a través de Lisboa, comprando deuda pública bloqueada por el BCE, cosa ya anunciada. Parece que esto es un tema aparte, pero está directamente relacionado con VOX y nos ayuda a ver más claramente todos estos chanchullos y órdenes de cordones sanitarios contra la derecha. Me resulta chocante que ciertos comunicadores muy al día en temas de actualidad no sean capaces de ver más allá de lo aparentemente real. ¡El mundo continúa más allá de las Columnas de Hércules! Eso no quiere decir que Rivera no sea un cantamañanas de tomo y lomo, que vendería su alma al diablo para colmar su ambición. Y por si no tuviéramos bastante con su disco rayado y cansino, nos encasquetan a la desertora Arrimadas que dejó en la estacada a los catalanes constitucionalistas, otra ambiciosa “bilderbergiana”. La que protestaba porque los separatistas fregaban con lejía por donde ella pasaba se ha venido a Madrid a desinfectar a los de VOX. Ella como es muy progre y vino de Suiza con la lección bien aprendida se decanta por la izquierda. Hay que ser progre por encima de todo. Por eso anda llorando por las esquinas de la Villa y Corte porque los del orgullo gay le han puesto cordón sanitario y no va a poder exhibirse en la carroza. ¡Pero cómo a ella –se queja—, tan partidaria siempre de la diversidad y de todas esas siglas tan raras que Usía no entiende! ¡Es una ridícula y una frívola! Pero es lo que hay. Así de pobres estamos. Lo bueno que tiene todo esto es que muchos ya se han quitado el disfraz y hemos visto al lobo.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Ahora más que nunca, hay que apoyar a VOX.

06.06.19 | 10:08. Archivado en Magdalena del Amo

A pesar de todos los escollos, espero que VOX no se desmoralice y siga adelante con su programa de cambio para España. Hace falta paciencia y grandes dosis de fortaleza para resistir los incesantes embates de la multicolor ralea de corruptos, ambiciosos, vividores, envidiosos y enemigos de la patria que pululan por los escaños, es decir, todas las formaciones que andan estos días en el trapicheo de pactos, amenizados por la no menos corrupta prensa al servicio de la maldad. ¿Algo que objetar a esto? ¿Qué exagero? No lo creo. No me dirán que no hay corrupción para dar y tomar en las dos formaciones del bipartidismo y lo mismo en los golpistas catalanes y en los independentistas vascos. En estos últimos podríamos también incluir el asqueroso velo tendido sobre ciertos personajes relacionados con la pederastia. Muy fuerte el tema, pero de estas cosas no se ocupa la prensa, a no ser que se trate de un caso relacionado con la Iglesia, que entonces sí es noticia de telediario y tema de tertulia durante días. Continuando con la adjudicación de adjetivos, la ambición de Ciudadanos es más exagerada que las trenzas rubias de Rapunzel, pero estas, al menos, le sirvieron de escala al príncipe salvador. Albert Rivera es casi un androide nacido para obedecer, un veleta, un traidor, un masoncito de alma pequeña, una Rahola en versión macho. (Porque los dos hablan y hablan compulsivamente como si llevaran una casete insertada). De Rivera nunca podremos fiarnos porque puede más su ambición que su vocación de servicio, que ni sabe lo que es. Rivera es un moderno, un progre. Es un producto de estos tiempos desquiciados del parecer y aparentar; de la imagen por encima del contenido; de ausencia del Ser. Mira que dijimos por activa y por pasiva que Rivera no era trigo limpio, que era un monigotito que obedece consignas del NOM. Hay que tirar de archivo y rescatar la visita de Garicano a Soros cuando “el naranjita veleta” manifestó públicamente que no pactaría con Sánchez, y la visita del falso filántropo a Rivera para llamarlo al orden. De ahí que por los mismos días Carmen Calvo adelantara que Europa no entendería un posible pacto con VOX o que Sánchez se quejara del cordón sanitario contra el PSOE y lo utilizara en campaña, o el francesito Valls hablara sobre Vox sin saber bien de qué iba la cosa. Todos juegan en el mismo equipo y tienen el mismo jefe. Visto desde cierta distancia es mafia pura.

Por cierto, se acaba de celebrar la reunión anual de Bilderberg. Los participantes suelen ser masones o estar en la línea de simpatía masónica. Curiosamente, este año estuvo Casado y, ¡ojo!, Arrimadas, Inés Arrimadas, la chica guapita de provincias con cara de estampa de la Virgen. Por lo que estamos viendo, no me extrañaría que nos resultara toda una diplomada diablesa. No lo digo porque acuda a la reunión de Bilderberg, ya que el club suele invitar a las nuevas promesas para hacerles tocar el cielo de los poderosos e inocularles una inyección de “autoimportancia”, un virus difícilmente erradicable una vez introducido en el cuerpo del político. Visto lo visto, me da que Inés es de las blanditas y tragaderas las tiene. Quiere poder y venderá su alma como todos, y la nuestra si no estamos alerta. Qué asquito de personajillos.

La consigna de Ciudadanos es no pactar con VOX. Son auténticos vampiros que necesitan su sangre, pero les niegan la palabra. Los quieren mudos, meros convidados de piedra que ni pinchen ni corten, para seguir mangoneando con más de lo mismo. Es una incoherencia que defendiendo Cs la unidad de España, se nieguen a pactar con el partido que sentó en el banquillo a los golpistas. Creo que, en el fondo, sienten rabia de no haber sido ellos los autores de la heroicidad. Cualquier otro partido que hubiera conseguido tal hazaña, se echaría flores a diario. ¡Y con razón!

>> Sigue...


Madrid devuelve la dignidad a la derecha.

29.05.19 | 10:15. Archivado en Magdalena del Amo

Aunque muchos sigan apesadumbrados por todo lo que se nos viene encima tras el FRAUDE ELECTORAL del 28-A, silenciado por la totalidad de la prensa oficialista, yo quiero mostrar la euforia que me acaba de llegar envuelta en papel de regalo. No lo esperaba. Quizá porque, en el fondo, pensaba que intentarían repetir la jugada del algoritmo y los múltiplos –con alguna variante— que tanto está rentabilizando esta izquierda hambrienta de poder, dispuesta a todo; esta izquierda que tiene más poder que votos, lo cual no es óbice para que el mapa se tiña de rojo, de rojo sangre como la derramada en Paracuellos y en tantas partes donde la persecución y el odio les hizo apretar el gatillo.

El domingo amaneció con más pena que gloria. Todo estaba perdido, según la maquinaria tezanista, engrasada por los veinte mil medios de comunicación apesebrados, más todos los chiringuitos de censura encargados de suspender webs, blogs y redes sociales y todo canal de comunicación de los disidentes, de la resistencia. La derecha estaba en estado de cuasi shock, como se queda siempre que le roban las elecciones, sin capacidad de reacción. Por eso, algunos optaron por quedar lamiéndose las heridas esperando la derrota, en lugar de acudir a batirse en el frente.

Tras la sorpresa en las generales, eran muchos los datos que apuntaban a una nueva “victoria” de la izquierda. Que Sánchez utilizara un Falcon aún mayor para hacer su campaña electoral o que pusiera a Batet como presidente del Congreso era señal inequívoca de que no tenía nada que perder, porque lo tenía todo ganado. España tragaba con todo, con los golpistas, los indultos, los proetarras, el despilfarro, la mentira y todo lo demás. Por otro lado, refiriéndome a Madrid, los candidatos del centro derecha no habían tenido demasiadas oportunidades de prodigarse, con la particularidad de haber sido maltratados y sus mensajes tergiversados, cuando no ridiculizados. Hubo incluso maltrato “de género”. Recuérdese el escrache por parte de un grupo de muertos de hambre contra Villacís a punto de dar a luz, y contra VOX a todas horas y en todas partes.

El discurrir del escrutinio de ayer prueba el fraude de las pasadas generales. Al inicio del conteo y basándose en las encuestas a pie de urna y los tracking de la última semana, se vislumbraba ganador al bloque de la izquierda. Algunos, para no sufrir, se fueron a dormir sin esperar al final. La derecha quedaba hundida sin posibilidades. Se especulaba ya con el futuro de Casado, la refundación de la derecha y un montón de matices que se quedaron en un mero “hablar por hablar” con el giro que, poco a poco, fueron dando los marcadores, augurando esperanzas para la derecha, que nos mantuvieron en vilo hasta casi el final del partido. Al final, la Comunidad de Madrid seguiría gobernada por la derecha y se recuperaba el Ayuntamiento. Palabras de júbilo desde Génova, aplausos y esperanza. Fue una gozada la despedida de Carmena.

No obstante, creo que no hubo fraude porque no se atrevieron a traspasar una línea roja tan ancha, mucho más complicada que la de las generales. Demasiados ojos, oídos, cámaras, pantallas, vigilantes, detectives, gente pendiente de aquí y allá y, sobre todo, votos mucho más personales y cercanos. Tezanos no pudo concretar la realidad de su sueño. ¡Qué decir ahora! Él, que había sido sacado en procesión bajo palio y nombrado arúspice del reino por sus vaticinios, ayer le estallaron los sondeos manipuladores en toda la cara.

Con tanto viento en contra, VOX sufrió un batacazo monumental, pero aquí estamos para ayudarlo a recuperar. De Podemos, nada que decir, salvo que es otra prueba del fraude del 28-A. ¿Quién se iba a creer los escaños que sacó? Ahora le están pidiendo que dimita el tándem de Galapagar, es decir, los marqueses del casoplón.

Llega ahora la etapa de los pactos. Sánchez ya en su inoportuno discurso antes de acabar el escrutinio y ver que se perdía Madrid, empezó a tender la mano a Ciudadanos y a lanzar el cordón sanitario contra VOX, a quien la extrema izquierda que habita en la Moncloa llama ultra derecha. No deja de ser paradójico que el partido que defiende la unidad de España, que sentó a los golpistas en el banquillo de los acusados, que aboga por ilegalizar a los destructores de la patria, que defiende la libertad y la ley, el derecho a la vida y a la propiedad privada, que defiende a nuestras fuerzas del orden, nuestro Ejército y nuestra bandera, sea tildado de extrema derecha. El cordón sanitario hay que establecerlo de manera vitalicia no contra VOX, sino contra la izquierda sectaria, golpistas, proetarras, comunistas fiolomaduros, feminazis, y contra todos quienes atentan contra España, sus tradiciones y sus valores.

A pesar de que Casado consiguió salvar las naves, y Feijóo –su mosca cojonera más molesta—, no está para sacar pecho, dados sus resultados en la Comunidad gallega, no debe echar tanto la lengua a paseo. Si como dice el refrán “la mejor palabra es la que está por decir”, le convendría controlar un poco su incontinencia verbal. Ya está bien de vanaglorias, de presunciones y de prepotencias, como si el PP fuera la única alternativa de la derecha. Si remonta, estupendo, pero que no sea a base de amonestar a todos los que han elegido una opción que les parece mejor.

Estas elecciones no le han salido bien a George Soros. La prueba es que Sánchez viaja de urgencia a visitar a Macron –Marine Le Pen ganó las europeas— para hablar sobre el futuro de Europa. ¿No será sobre el futuro de España? La masonería está nerviosa. Les preocupa VOX a pesar de los malos resultados. Pero yo creo que lo que realmente les intranquiliza son los pactos con Ciudadanos. De hecho, hoy ya han empezado a enredar con los posibles acuerdos. Las risas de hoy de la derecha pueden convertirse en lágrimas mañana, si prosperan los enredos. Rivera tiene que demostrar ahora que aquello de “veleta” no es tal, que no es un masoncito a las órdenes de Soros y que nos podemos fiar de él. No olvidemos que Sánchez y Rivera son dos políticos señalados por Bildelberg.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


¿Se atreverán con un nuevo fraude el 26-M? Dos hipótesis posibles.

20.05.19 | 09:15. Archivado en Magdalena del Amo

Analizando el gobierno de Sánchez con objetividad, lo más exacto que se puede decir, sin riesgo a equivocación es que es el peor de la historia de la democracia. Con un presidente que miente compulsivamente, con una tesis plagiada por unos negros, un libro por una negra, unos ministros nada ortodoxos en sus cuentas con el fisco, tratos con golpistas, en fin, es para empezar y no parar. Sé que esto está dicho y redicho, pero no podemos dejarlo dormir, máxime en vísperas de unas elecciones en las que se espera un nuevo fraude electoral, otro pucherazo, no sé si con múltiplo de tres, con algoritmo, teorema de Euclides o con qué nuevo invento, pero, dada la dinámica tezanista de sondeos que dibuja una España roja, es fácil preverlo, pues solo hay que repetir el patrón, visto además el objetivo logrado el 28-A, de acuerdo a los planes preestablecidos bastante antes de la moción de censura. El negocio les está saliendo redondo, pero puede ser solo en apariencia, y lo cosido estar solo hilvanado.

Aunque gran parte de la ciudadanía no se haya enterado del fraude en las pasadas generales del 28-A, dado que los medios no osan pronunciar tal palabra, sí existe un hervidero de opiniones alternativas en constante expansión. Esta incipiente masa crítica ha derivado en una plataforma que reivindica elecciones transparentes. http://rafapal.com/ Desconozco si en el pasado hubo tejemanejes electorales. Ahora, ciertamente, estamos contaminados con el mismo virus que infectó a Venezuela, un virus mutante al que, posiblemente, sea difícil de identificar, sobre todo, ahora que se ha abierto la veda y está siendo perseguido.

Aunque nada se diga en los medios, el tema del fraude electoral español ha traspasado fronteras y está siendo investigado por los “cazadores” de fraudes. Cuando ocho días antes de las elecciones publicamos sobre el posible fraude que se estaba amañando, http://blogs.periodistadigital.com/opinion.php/2019/04/20/ise-esta-preparando-un-fraude-electoral- aunque no teníamos ni remota idea de cómo, no imaginábamos que los hechos iban a darnos la razón. Desgraciadamente para todos, así fue. Ahora, la cosa es pública y desde el crédulo al escéptico, los votantes están sobre aviso y saben que las elecciones se pueden manipular.

Ante la pregunta de si se van a atrever a repetirlo, me surgen dos posibles respuestas, una de ellas, afirmativa. Lo repetirán, porque estamos ante un gobierno en funciones prepotente y desafiante dispuesto a seguir pasando el rodillo, porque con todos los medios loando el totalitarismo, el pueblo no se enterará de nada y volverá a encogerse de hombros diciendo: “no entiendo nada”. Esta fue la frase más repetida en los días siguientes a las elecciones, desde el director del hospital a la cajera de Hipercor, que decía aquel.

Lo volverán a hacer porque las órdenes están dadas. No olvidemos que Sánchez es una marioneta de las élites que quieren destruir España, los masones que escupen sobre el crucifijo y adoran a Baphomet, el nombre masónico del maligno. Una marioneta que obedece gustoso jugando a ser presidente, porque cree que dirigir un país es “mandar”, mentir y frivolizar. Cree que España es la sauna gay de su suegro.

La otra respuesta opcional es que no se atreverán, porque son muchos ojos mirando, muchos informáticos que conocen el software. Incluso el CNI estará pendiente –¿la zorra cuidando el gallinero?— . Demasiada expectación, de aquí y de fuera. Me consta. Sería, además, una manera de blanquear el fraude del 28-A y, de alguna manera, taparnos la boca a los que hemos montado todo esto, a los que detectaron el algoritmo, los múltiplos de tres, los censos falsos y demás flecos del escenario final.

>> Sigue...


Se fue Rubalcaba con sus secretos de las cloacas.

16.05.19 | 10:05. Archivado en Magdalena del Amo

Se fue Rubalcaba con sus secretos. El hombre que sabía todo de todos traspasó la frontera sin retorno con sus dosieres en la mochila, con historias de cloacas, chantajes, mentiras, traiciones y algunas muertes no justificadas. Rubalcaba sabía mucho de eso. Pero se fue dejándonos deudas, una larga cuenta en números rojos. Partió sin descifrar varios enigmas que el ciudadano tiene derecho a saber. ¡Cómo me hubiera gustado sentarlo ante el polígrafo! Creo que para los políticos, aunque no fuera vinculante, debería ser obligatorio someterse a la máquina de la verdad. Sería la única manera de ver físicamente sus mentiras en la gráfica.

Me hubiera gustado que, antes de subirse a la barca de Caronte, Rubalcaba hubiera desvelado quién o quiénes están detrás del golpe de Estado del 11-M, quién colocó la mochila, por qué Garzón dijo que el explosivo era Titadine, y toda la ristra de pruebas falsas para desviar la investigación que culminaría en una nefasta e injusta sentencia del juez Bermúdez, amañada en la recta final del proceso. “España no se merece un gobierno que miente”, dijo Rubalcaba a los españoles llorosos y noqueados por el dolor de los casi doscientos muertos en los trenes. ¡Y no dejó de mentir, nunca!

Otro tema que durante un tiempo me quitó el sueño –literalmente—y me obligó a encapsularme por una buena temporada es el caso Alcacer, el crimen de las tres adolescentes, Mirian, Toñi y Desiré, que conmovió a España en 1992. Rubalcaba también se llevó los secretos sobre esto. A ver si los cuenta Corcuera, ahora que las canas parecen haberle traído algo de cordura. Falta que llegue la fase de arrepentimiento. Si hay mentiras en el 11-M, en el caso Alcacer muchas más. Es un asunto escalofriante, porque por primera vez en España se vio la depravación de determinadas élites que disfrutan torturando, violando y matando adolescentes, todo ello bien aderezado con alcohol a discreción y cocaína abundante. Nada de la versión oficial es cierto. El juicio fue una pantomima, las autopsias una chapuza, el condenado Ricart no fue el autor, como tampoco el “huido” Anglés, y los culpables siguen campando a sus anchas, algunos ya muertos y otros viejos. Pero el gusto por estas orgías de sexo y muerte con menores continúa. Llegar al fondo es difícil, por no decir imposible, porque los participantes suelen tener poder o ser amigos de quien lo ostenta. El mandil suele andar de por medio.

Rubalcaba conocía bien el caso Alcacer, lo mismo que algunos otros socialistas del momento, como el citado Corcuera, a cargo de Interior, a quien se le entregó un dosier que señalaba a personajes relevantes. Pero se dio carpetazo al tema. Eran los tiempos de las escuchas del CSID, hoy CNI, donde se grabó a todo quisqui que tuviera algo que esconder o algún vicio inconfesable. Hay que recordar que el PSOE creó las cloacas, donde se rebozaron grupos de policías para cometer delitos. Delitos de Estado. Eran los tiempos del GAL, de Amedo, Domínguez y Hernando, de los fondos reservados, de Roldán y una lista interminable. Con los socialistas empezó la corrupción de los jueces al cambiar el sistema de elección y las instituciones empezaron a corromperse. Gurtel, comparado con todo esto, es un aguinaldo navideño infantil.

Volviendo a Alcacer, cuando Mayor Oreja llegó al Ministerio del Interior se le volvió a entregar el dosier. Empezó a leerlo con mucho interés y prometió llegar al fondo del asunto y enviar a los “patas negras” a Valencia, pero “era tan gordo lo que había” que le causó una profunda crisis, y lo cerró sin hacer nada. Por eso se habla del caso Alcacer como una cuestión de Estado.

Aparte de estos casos, que viví muy activamente –de Alcacer escribí un libro—, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que ahora la derecha babosa y desmemoriada rinde pleitesía y honores, es el del caso Faisán. Bajo sus órdenes se dio el chivatazo a los terroristas de ETA, y esto no se puede olvidar. ¿A qué viene tanta plañidera y tanto discurso patriótico? ¿Cambiamos los hechos del presente, como cambiamos los del pasado a través de la memoria histórica, es decir, de la mentira sobre la Historia? ¡Qué gente! Desde cualquier perspectiva que se mire, no se encuentra nada aprovechable. Es el mal en estado puro, disfrazado de “buenismo”, en el fondo y en la forma.

Ahora, las feminazis capitaneadas por la gurú Carmen Calvo le brindan la campaña, y tienen razones para ello. Las instituciones no estarían tan pervertidas y la sociedad tan encanallada sin la presencia continua de Rubalcaba. Su labor en el lado oscuro ha rendido sus frutos. Como político. Eso no quita que, como persona, roguemos una oración por su alma y le deseemos su entrada en la dimensión de la luz que aquí no tuvo. Sabemos que su madre –bendita señora—le llevó un sacerdote para que le administrara la extremaunción. Seguro que desde el partido lo ocultan para que no tenga un borrón en su cartilla laicista. Lo han hecho con Azaña, con la Pasionaria y con algún otro por ahí que no recuerdo ahora. Están acostumbrados.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


En gestación el próximo fraude electoral del 26 de mayo.

13.05.19 | 09:42. Archivado en Magdalena del Amo

Nadie habla de ello, salvo los periodistas alternativos, libres, que no dependen de una línea editorial ni de los financiadores que sostienen sus medios. Me refiero al supuesto fraude electoral perpetrado en España en las elecciones generales del 28 de abril. Me doy el gusto de empezar este artículo con unas palabras que el periodista neoyorkino John Swinton pronunció en el transcurso de un homenaje que varios profesionales de los medios organizaron en su honor. Cuando a alguien se le ocurrió brindar por la prensa libre, estas fueron sus demoledoras palabras: “No existe la prensa libre. Ustedes lo saben tan bien como yo. Ninguno de ustedes se atreve a escribir su honesta opinión, y si lo hiciese, saben perfectamente que no saldría impresa. A mí me pagan para que no escriba mi opinión sincera en el periódico donde trabajo. A ustedes les pagan por lo mismo que a mí, y si alguno estuviese tan loco como para decir sinceramente lo que piensa, pronto estaría buscando trabajo. Si yo me permitiese escribir lo que pienso de muchos temas, en veinticuatro horas estaría despedido. El trabajo de los periodistas es destruir la verdad, es mentir descaradamente, es pervertir, es vilipendiar, es adular a los que tienen el dinero y es vender a su patria y a su raza para ganarse el pan. Ustedes lo saben igual que yo. Por lo tanto, ¿a qué viene este brindis por la prensa libre? Nosotros somos las herramientas y los siervos de los ricos que están tras bastidores. Nosotros somos solo muñecos; ellos tiran de los hilos y nosotros danzamos. Nuestros talentos, nuestras capacidades y nuestras vidas les pertenecen. Nosotros somos prostitutas intelectuales”. Esto es como para retirarse, a no ser que hayamos jurado no vendernos y decir siempre la verdad aunque nos echen, aunque nos veten, aunque, a pesar de la capacidad y el mérito, nunca lleguemos a la primera fila. Ni falta que hace. La libertad no tiene precio.

Suponíamos que los amos del mundo que actúan tras bambalinas, valiéndose de las marionetas de aquí y allá, estratégicamente colocadas mientras son útiles, iban a seguir con la agenda de demolición de España, y suponíamos bien. El plan continúa. Lo van a volver a hacer. Triste, porque lo que está en juego es una demolición de amplio espectro que afecta a los ámbitos político, territorial, social y moral. A todo. Lo nunca visto antes, ni siquiera imaginado por las generaciones pensantes que solo conocimos la guerra por los libros y por lo que nos contaron los supervivientes, incluidos familiares que la sufrieron. Siento gran estupor, a la vez que rabia, cuando sesudos periodistas bienintencionados –eso quiero pensar— y bien informados, analizan la debacle de la derecha en las pasadas elecciones generales, como si estuviéramos viviendo un momento normal de nuestra historia. Nada es normal ahora. Por eso me pasma que para sus análisis se basen únicamente en lo aparente, en los datos que nos sirven desde la oficialidad corrupta y direccionada, sin ver más allá. Nadie de ellos nombra a Soros, Rothschild, Rockefeller, Bilderberg. Deben creer que son personajes de ficción. La palabra fraude o pucherazo parece no existir en el léxico habitual de quienes analizan las elecciones y los diversos flecos que confluyen en los resultados. ¡Cómo es posible!, me pregunto, una y otra vez, y sigo sin encontrar respuesta. Es fácil caer en razonamientos lógicos y facilones, como la mala campaña de la derecha; es cierto que trabajó contra sí misma al equivocarse de enemigo, por exceso de personalismo, por exceso de ambición, en definitiva, por anteponer el propio interés a las necesidades de los españoles. Como siempre. Pero esto no justifica los devastadores resultados. ¿Quién puede creer en los escaños de Podemos? Nadie en su sano juicio. Se ve a la legua que es un inflado de diseño, de pura necesidad de aritmética. Creo que hay piezas que no se están usando en la confección del puzle; quizá no las tienen. De muchos eventos importantes del pasado, hemos sabido a posteriori que alguien movía los hilos, más allá de lo aparente. Esto debería llevarnos a deducir sobre ciertos actos del presente utilizando las piezas que tenemos detrás de la cortina. En la actualidad, disponemos de muchas más claves para llegar al fondo de los hechos. Observo, con cierta desesperanza, que esto solo lo hacen los periodistas alternativos, libres, como dije al principio, aquellos que se expresan a través de blogs, sin la obligación de rendir cuentas a los comerciantes de ideas, que han convertido el periodismo en pura prostitución, como expresó amargamente el periodista citado.

>> Sigue...


Las feministas radicales se sienten discriminadas en los aseos públicos.

08.05.19 | 09:31. Archivado en Magdalena del Amo

“Los aseos segregados no solo dificultan el acceso y el uso por parte de algunas personas TRANS y por parte de aquellas que se alejan de las construcciones binarias de SEXOGÉNERO, su segregación, además, privilegia a los hombres en su construcción más normativa”. Aunque parezca increíble o suene a broma esto va en serio. Las feministas de género y todo el tropel de gente que engloba el colectivo LGTBI, creo que ahora hay que añadir la “Q” de queer, este movimiento extravagante que lleva como bandera la transgresión, y cuyo gurú e ideólogo Foucault, un pobre diablo desquiciado e insaciable ante todo tipo de perversión, tuvo una muerte más amarga que dulce. Como decía, estos grupos, antaño marginales, que ahora nos quieren dar lecciones de todo, incluso de antropología, están preocupados por los aseos públicos y el clásico “ladies”, “men”, “hombres”, “mujeres”. Resulta que estos colectivos se sienten agredidos por estas diferencias al nominar los excusados y ha sido motivo de un estudio para visibilizar ante la sociedad esta injusticia milenaria, porque la culpa de todo la tiene el patriarcado. Es la matraca de los ociosos, resabios del Estado del bienestar que, con todo casi resuelto, se enreda en menudencias magnificadas y llevadas a dogmas de la doctrina laicista. La cosa esta de los aseos públicos es el tema de una tesis que publica la Universidad de Granada –hay que ver en que se gastan el dinero público los progres— que lleva por título: “Aseos públicos y ficciones de sexogénero: prácticas artísticas para el análisis y la transformación del discurso espacial”. Oihana Cordero Rodríguez es su autora, licenciada en Bellas Artes y artista, es decir, hace cosas y las expone, aunque nada que ver con Leonardo, Juan de Juanes o Sorolla. Es una artista cuasi religiosa de los colectivos aludidos en la que yo destacaría un gran componente freudiano. Sus “obras” se refieren a inodoros y su relación con los genitales y el espacio. Parece ser que esta sociedad patriarcal nuestra no ha sabido dar con el punto de sensibilidad para satisfacer estas modernas necesidades fisiológicas.

Las obras de un artista denotan no solo su estado de ánimo sino su salud mental. Por poner un ejemplo, el cuadro “El grito” no dice nada bueno de las interioridades mentales de Munch, como tampoco lo hacen muchas de las obras que cada año sufrimos en Arco, firmadas por los seudoartistas de la sociedad alocada y frívola del momento que representan la prostitución del arte y el culto a lo feo. La autora del estudio siente debilidad por los aseos públicos; por eso, durante diez años, se ha dedicado a fotografiarlos.

En un redactado sobre su trabajo leemos: “… a través del análisis de las prácticas artísticas [propias y ajenas] y de textos y normativas arquitectónicas, desvela las relaciones del aseo con el cuerpo, con la historia de sus posturas, con la sexualidad, con el miedo, el asco, la diversidad funcional, la raza y la clase, entre otras facetas”. Y establece que “los aseos segregados no sólo dificultan el acceso y el uso por parte de algunas personas trans y por parte de aquellas que se alejan de las construcciones binarias de sexogénero, ‘su segregación, además, privilegia a los hombres en su construcción más normativa. Esto puede parecer extraño para aquellas personas que nunca hayan visitado ambos aseos [les animo a hacerlo]: los hombres tienen más espacios para orinar que las mujeres [esto está incluso regulado por ley]”. Pues nada, el próximo tour lo dedicaremos a visitar aseos, eso sí, bien provistos de cámara de fotos para tomar todos los detalles.

Mira que hay problemas a dónde dirigir nuestra mirada y nuestro esfuerzo para hacer un mundo mejor. Sin embargo, esta gente rara está preocupada por los urinarios públicos como objeto de discriminación. Lo de rara lo digo más bien por el tema que les quita el sueño. Y no solo eso, sino que filosofando, filosofando han descubierto que la brecha salarial no es nada comparada con la llamémosla “brecha urinaria”. Una vez más, los varones, esos seres repelentes que nos pegan porque son maltratadores de nacimiento, y antes incluso, porque llevan el gen del maltrato impreso, nos discriminan porque sus urinarios –palabra de honor— son más grandes y más cómodos.

Pero hay más perlas: “Debemos señalar que en otros ámbitos [universitarios, institucionales, etc.] también se están empezando a generar aseos que buscan superar el discurso heteropatriarcal y cisexista que encierra la segregación espacial. Sin embargo, hemos visto cómo estos nuevos espacios recaen en estrategias propias del sistema que se pretende confrontar. Es decir, lejos de eliminar las segregaciones identitarias, están generando una nueva segregación: Ellos, ellas y todo lo demás”.

Referente a la discriminación dice que “la más obvia es aquella que tiene que ver con las personas que no responden al binarismo de sexogénero: si no eres o no te defines como hombre o como mujer, no tienes un aseo al que acudir. […] Eliminar las segregaciones de los aseos y hacerlos multigénero o mejor aún, aseos a secas, es imprescindible para que aquellas personas que no encajan (o que no queremos encajar) en el sistema binario de sexogénero puedan y podamos ir al baño sin necesidad de exponer nuestros cuerpos, nuestras formas de sentir o de vivir cada vez que queramos orinar. Ir al baño debería de ser algo sencillo al alcance de todas las personas, no una batalla. Las personas que usan los aseos accesibles también saben mucho de ello”.

No puedo creer que alguien en su sano juicio pueda decir tanta insensatez Llevar el acto de hacer el clásico pis rápido cuando estamos fuera de casa a rango casi de problema de Estado, me parece propio de cabezas muy intoxicadas, producto del gran indoctrinamiento que está degenerando las mentes de una parte de la sociedad. Pero es lo que hay. Y un acto tan íntimo como hacer pis, lo quieren convertir en un tema político, desde que desde determinadas cúpulas han dicho que lo privado es público. No compro el cuento.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


A pesar del fraude electoral, seguimos adelante

07.05.19 | 10:01. Archivado en Magdalena del Amo

Una buena parte de España está de luto, aunque no se haya puesto de negro y siga oyendo en la lejanía la música que ameniza el baile de la sinrazón y la decadencia de este fin de ciclo programado. En esta ocasión no hicieron falta trenes ensangrentados ni moritos suicidas, ni dolor inoculado para trastocar mentes y emociones. El fraude fue más limpio, si me permiten esta contradicción en los términos. Sigo pensando que ha habido pucherazo, no sé si se hizo como dicen los buceadores en las simas de la informática o de otra manera.

Según los datos que acabo de recibir, ni siquiera habría sido necesario manipular las actas. La clave estaría en la dispersión y el censo. Veamos el recorrido. Conviene recordar que el 21 de noviembre de 2018 fue aprobada en el Senado la “Ley Orgánica de Protección de Datos Personales”, impulsada por el PSOE y apoyada por el PP, Cs y el PNV. Esta ley fue muy polémica y profundamente criticada porque, contrariamente a su enunciado, lejos de proteger la privacidad, permite a los partidos realizar bases de datos con la ideología de todos los españoles, es decir, crear perfiles y tener controlado a cada españolito. Así, a través del rastreo de las redes sociales, en las que algunos partidos son muy activos, saben muy bien cuál es la intención de voto de cada quién. Hay que recordar que, hasta ahora, VOX se movía solo a través de las redes. Con estos datos a punto, el paso siguiente fue SACAR DEL CENSO a los votantes que podrían aguarles la victoria. Ahora se entienden tantas incidencias de votantes de VOX –el principal afectado— que llegaban al colegio electoral y se encontraban con la sorpresa de que no figuraban en el censo, a pesar de que en el domicilio sí recibían las multas y demás notificaciones. Las incidencias de este tipo se cuentan por miles, aunque la prensa ha omitido todo esto.

En otros lugares, donde pocos votos deciden muchos escaños, se “hincharon” los censos, tal como denunció el INE hace unos días, aludiendo a “movimientos sospechosos”. Pero todo esto no hubiera llegado a buen puerto sin la cooperación necesaria e impagable del inefable Tezanos que, en julio de 2018, aterrizaba en el CIS para confeccionar las falsas encuestas que iban a hacerse realidad, tras ir manipulando a la prensa desde la proclamación de elecciones. Pero queda otra columna imprescindible, en la que no habíamos reparado, quizá porque lo consideramos un tema menor: el voto por correo. Hay que recordar que también en julio de 2018 Sánchez nombra presidente de Correos al que fuera jefe de su gabinete y persona de confianza, Juan Manuel Serrano. Este nombramiento fue muy criticado por no ajustarse al perfil. Ahora se entiende, pues iba a ser nada menos que el encargado de “modular el voto por correo y controlar los porcentajes que son clave para los escaños”. Pero, además, cosa nunca vista, los que habían votado por correo, también podían hacerlo de manera presencial. No me digan que no fueron unas elecciones irregulares.

Otra novedad fue que para aumentar el número de votos, en diciembre de 2018, los socialistas modificaron la LOREG, para permitir votar a los discapacitados. Son en total unos 100.000 y la mayoría vive en centros tutelados por la izquierda. No votan ellos, sino personas que les meten en el bolsillo un sobre con la papeleta. ¡Voto libre y secreto!

El final de la historia ya la conocen. En los cuentos de hadas ganan los príncipes, las princesas y la gente buena. En este cuento, salen vencedores los ogros, los malvados y las brujas. Por eso la izquierda prohíbe los cuentos; dicen que exaltan el patriarcado y valores obsoletos. Lo que ocurre es que la izquierda no cree en la virtud y en los buenos sentimientos. Por eso les rechina el amor romántico, y todo lo que no sea entrepierna y “queer” les suena a descatalogado.

Sabemos que VOX pidió una auditoría. Pero no creo que esto llegue al fondo, que pasaría por una impugnación de las elecciones y la repetición con todas las garantías. Está todo tan podrido que acercarse demasiado causa desmayo. El que más y el que menos se prepara para el 26M con esperanza. Los medios ni mu del fraude. Ni la más mínima sospecha. Incluso piden perdón a Tezanos por haberlo criticado, haciéndolo merecedor de la medalla al mérito demoscópico. Los peperos y sus defensores mediáticos le echan la culpa a VOX por haber dividido la izquierda. ¿Pero qué se creen que somos? Votamos a VOX porque el PP no nos representa, ni nos gusta, ni nada. Se creyeron que el voto era vitalicio y de ahí la rabieta. Está visto que la política es como un alucinógeno que produce estados alterados de conciencia. Y no hay cosa peor que “un mal viaje”. Casado anda ahora con la resaca, vomitando improperios contra VOX y hablando más de la cuenta. Mi miedo es que los antiguos votantes de la gaviota interioricen el complejo de culpa y vuelvan a la querencia, como pasó en Asturias con Foro, que fue flor de un día. VOX es un proyecto que hay que seguir apoyando, es un partido de extrema necesidad y de extrema esperanza. Mejor que Feijóo deje de incordiar. Tuvo su oportunidad en su día, pero no tuvo arrestos para enfrentarse al dosier de Soraya.

Si nos dejamos llevar por la racionalidad y el desánimo hay que reconocer que vivimos tiempos tristes, de impotencia, de no saber qué pensar ni cómo actuar; de preguntarnos si merece la pena seguir votando y luchar por lo que creemos y queremos, para defender el legado de nuestros mayores, o tirar la toalla y dejar que el enemigo destruya nuestra esencia personal y colectiva. El adversario es poderoso y tiene muchedumbres de zombis adheridos a su causa, y sabe muy bien lo que quiere. Sin embargo, yo digo ¡adelante! Somos muchos, con convicción y valor, capaces de llevar adelante gestas imposibles.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


VOX pedirá las actas y, si procede, impugnará las elecciones.

29.04.19 | 10:14. Archivado en Magdalena del Amo

¿Quién se ha llevado mi voto? Pregunta extraña, pero es el rumor de la calle en este fin de jornada electoral en la que muchos sienten que su papeleta fue a parar a la urna de algún ladrón. En los bares hay un revuelo general y no se habla de otra cosa. El barco de la derecha se hizo trizas tras chocar contra el iceberg del fraude. Dicho de manera menos poética, a la derecha le han robado las elecciones. Ya pasó esto en otras ocasiones. Advertíamos hace unos días del posible fraude electoral que se avecinaba. Ya sé que no es políticamente correcto decir esto, porque no existen datos que lo prueben ni certezas que lo avalen. Y, sin embargo, hemos acertado. Este 28 de abril de 2019, en el que los españoles nos jugábamos tanto, pasó lo que tanto temíamos. Fue todo muy extraño. Se venía preparando el fin de fiesta desde el nombramiento de Tezanos para estar al frente del CIS, y la publicación de los primeros sondeos en intención de voto. Todos nos extrañábamos de que el engolado Sánchez, que en poco tiempo estaba acumulando más despropósitos que nadie, que contaba dos trolas por frase, con el fantasma del negro de la tesis plagiada, de los inmigrantes, del uso del Falcon para acudir a un concierto y del helicóptero para fardar en la boda del cuñado, del puestito para su mujer sin el título requerido, con casi todos los ministros evadiendo impuestos a través de empresas interpuestas, que pactó con los golpistas un referéndum y lo que hiciera falta, que presionó a la abogacía del Estado para que rebajara el delito de rebelión y un montón de etcéteras más, repito, todos nos extrañábamos de que la gente premiara este comportamiento. Por eso creíamos que se trataba de la cocina de Tezanos, lo tomábamos medio a risa y nos acostumbramos a ello, pero sin creer que los españoles fueran a votar a semejante personaje. No sabíamos aún que se estaba preparando el terreno para el gran pucherazo final, con el fin de que nadie se asombrase por ello ya que así lo marcaba la tendencia, cosa repetida hasta la saciedad por los periodistas a lo largo de la campaña. Y llegó la noche del 28, y con ella la consolidación del fraude.

Con los primeros datos, alrededor de las 21:30 h. nos llevamos la primera sorpresa, que aún nos dura. Ganador el Partido socialista, segundo el PP con una gran caída, tercero Ciudadanos con un gran ascenso, cuarto Podemos y quinto Vox. Omito el número de escaños al inicio porque no es relevante para el argumento que estoy desarrollando. La dinámica del recuento siguió así hasta el final con muy pocas variaciones. No hubo más sorpresas ni incertidumbre, solo asombro. El Partido socialista conseguía 123 escaños, 66 el Partido Popular, 57 Ciudadanos, 43 Podemos y VOX 23. Ante nuestra estupefacción, Sánchez era el ganador de las elecciones, con la particularidad de los excelentes resultados de los partidos independentistas, y Bildu con cuatro escaños mientras el PP desaparecía del País Vasco. Así estaban Rufián y Otegi de contentos. Da vergüenza y miedo recordarlo. Ni diseñado por el mismísimo George Soros hubiera salido tan a pedir de boca. ¿O lo diseñó Soros? Pues pudiera ser que sí; juzguen ustedes cómo se realiza el escrutinio. En los colegios electorales no se pueden manipular los votos porque aún se escribe todo a mano. Sin embargo, cuando estos datos llegan al Ministerio del Interior, estos pasan a la empresa encargada del recuento y la adjudicación de los escaños. Y aquí sí puede haber falsificación de datos, o sea, fraude. Dice Eladio Fernández, puntero en la información privilegiada que ha habido tongo electrónico, o sea, manipulación electrónica de votos. Apunta que “PRIVILEDGE –criptografía fintech y blockchain—convierte el voto manual en voto electrónico en su transferencia a la mesa central”. Reconozco mi desconocimiento en estas profundidades informáticas.

Llama poderosamente la atención la cantidad de modificaciones que Pedro Sánchez llevó a cabo para estas elecciones. Aparte de la puesta en marcha de la normativa antihackeo, de la que ya hemos hablado, hubo bastante revuelo con la adjudicación a la empresa encargada de realizar el escrutinio. Estaban en lid Indra y SCYTL, ambas catalanas, con las que Soros, directa o indirectamente está vinculado. (Si es el tercer accionista de la empresa FCC de Koplowitz, en qué no andará el tío). Se ha publicado que Indra estaba especialmente interesada en estas elecciones y que tiró precio a la mitad de la oferta inicial. Por cierto, SCYTL será la encargada de escrutar las elecciones del 26-M. Conviene saber que ya esta empresa organizó elecciones de voto electrónico en Suiza que resultaron un fiasco, debido a sus escasas garantías.

Cuando Soros anda cerca, hay que echarse a temblar, porque siempre es para mal. Por eso aquí ha ganado lo peor de lo peor, y no porque los ciudadanos lo hayan decidido con su voto. Esto es una calumnia contra los españoles. España no está tan perdida, ni encanallada, por mucho que yo misma critique a menudo la banalidad y el entontecimiento que está creando tanta programación basura. A tanto no llegamos. Para juntar las piezas, no olvidemos que Soros visitó a Sánchez a los dos días de llegar este al palacio de la Moncloa para marcarle la agenda, visita que le repitió cuando convocó elecciones. ¿A cambio de qué? De poder volar en Falcon y demás frivolidades, que es lo que le entusiasma. Sánchez es un psicópata que ha vendido el alma al diablo y ya podemos ir preparándonos para ver cosas que nos helarán el corazón, como le digo Pagaza a Pachi López hace años. Sánchez es un peligro público. Si con 85 diputados y entrando en Moncloa como entró, con un PP fuerte y mayoría en el Senado, fue capaz de tanta temeridad, qué no hará con los 123 conseguidos hoy. ¿Hay quien se crea que los españoles le dimos patente de corso a este irresponsable ambicioso?

Recordemos también que en este segundo viaje a España, Soros también se vio con Albert Rivera a quien le tiene atado en corto. Ya informamos en otra ocasión de las reuniones y cenas entre Soros, el masón Valls, Garicano, Rivera y algunos ministros de Pedro Sánchez y, se dice, que la embajadora de Marruecos, con vistas a un pacto de gobierno entre PSOE-Cs, al que estos se negaron públicamente porque no les favorecía en las encuestas. Este dato cobra relevancia al conocerse los datos electorales. Es llamativo que de los tres partidos del bloque de centro derecha, se hundan VOX y PP y, en cambio, Cs salga reforzado, a pesar de su tendencia a la baja en los sondeos, debido a su “veletismo” permanente. ¿Me quieren decir que fue por los debates? Si fuera así, Sánchez, que acabó completamente noqueado, hubiera quedado el quinto. También a la luz de los datos cobra relevancia el asunto del cordón sanitario hacia VOX. ¿Estamos entendiendo? Si a esto unimos el interés de determinados sectores financieros en un pacto PSOE-Cs, y estos mantras de Rivera babeando con el globalismo, el europeísmo y el modernismo –que no se los quita de la boca—como que las cosas empiezan a encajar.

Creemos que el fraude o pucherazo anunciado ha sido un hecho. Y, cuando hay sospecha de fraude electoral, existen dos alternativas: bajar la cabeza y resignarse, o bien enfrentar el problema y utilizar las herramientas del Estado de derecho. Ignoramos qué va a hacer el Partido Popular, pero VOX va a pedir las actas y a cotejar los resultados. Tiene constancia por muchos de sus apoderados de que ha habido voto masivo a VOX en muchos lugares, y si comprueba que ha habido irregularidades, está dispuesto a impugnar las elecciones. Es justo que queramos saber quién se ha llevado nuestro voto. Y el Partido Popular debería hacer lo mismo.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


VOX crece porque representa la esencia de España.

26.04.19 | 09:37. Archivado en Magdalena del Amo

A solo unas horas de acudir a las urnas, Vox sigue llenando espacios en mítines multitudinarios, a pesar de la persecución inmisericorde que está sufriendo en todos los ámbitos, desde la agresión física a la denigración moral. Vox ha llegado para organizar el caos fosilizado y eso no se lo perdonan ni la izquierda ni la derecha. Dicen que es un fenómeno social y muchos no se lo explican. Quizá porque hasta su llegada se creía que los españoles estábamos dormidos y nos habíamos rendido y resignado a perder nuestra identidad, nuestra idiosincrasia, tradiciones y bandera; nos habían obligado a ningunear todo esto, a despreciarlo por decreto y a no atrevernos a discrepar por creer que estábamos equivocados. ¡Hemos estado amordazados durante mucho tiempo! Nos han intoxicado con ideologías locas que nada tienen que ver con nuestra antropología, nuestra ética y nuestra esencia. Y callábamos porque nos sentíamos inseguros al ver que todos los políticos, sin excepción, interiorizaban las ideas perversas, pensadas para hacernos esclavos y robarnos la empatía y la grandeza de seres en evolución. Nos han dado un golpe de Estado y decían que no era tal cosa, hasta que Vox sentó en el banquillo a los golpistas. España fue durante los últimos años un laboratorio de experimentación social, y lo sigue siendo aún. El eufemismo machacón y repetitivo en forma de mantra progre se convirtió en el rey del discurso y los mentirosos profesionales se adueñaron de los micrófonos pasivos para pervertir a una sociedad medio inerte. Pero llegó Santiago Abascal en su caballo y lo cambió todo. La España moralmente deprimida por tanto despropósito ha visto en él al héroe que llega a librarnos de la esclavitud, de la mentira, de los políticos abusadores, de la corrupción, del desorden, de la mala gestión. El héroe que nos devuelve la esperanza en muchas cosas –incluso en el voto— y que nos hace confiar en un futuro que tendremos que construir entre todos. El héroe que, como don Pelayo, empezó la Reconquista en Covadonga al lado mismo del Repelao. Vox tiene el mejor equipo para dirigir España. Sobre todo porque aparte de sus conocimientos y estrategias en materia económica –el mejor proyecto económico, según los expertos—tienen muy claro que aquello de “la economía, estúpido”, no lo es todo, y que la gente quiere que le hablen de cosas esenciales del día a día, de cosas que entiende, porque la vida es eso, y lo que el ciudadano quiere es ser feliz. Vox sabe llegar al corazón y esto va más allá del concepto izquierda derecha.

Vox ha venido a estropearles el programa a los que quieren romper España, a los que siguen suspirando por la ETA, a los que quieren reescribir la historia en su favor, a los revanchistas, a los de las checas, a los cómplices de la leyenda negra, a los que cierran iglesias y rompen cruces para erigir mezquitas, a los que quieren instaurar la pobreza generalizada como en Cuba o Venezuela para hacer una sociedad esclava de la limosna, a los perseguidores de jueces y policías, a los denigradores de las víctimas del terrorismo, a los constructores de cordones sanitarios y a los profesionales del eufemismo, la mentira, la tergiversación y la calumnia. Vox llega para frenar las ínfulas y las influencias de Soros y demás adláteres del Nuevo Orden Mundial, es decir, del Mal en estado puro.

Vox no ha acudido a recibir órdenes del Bilderberg, como sí lo fueron Sánchez, Rivera y demás peperos de la etapa marianista. ¡Cuánto daño hicieron a España! Ahora, el pobre Casado está contra la espada y la pared, nadando entre dos aguas, sirviendo a Dios y al diablo. Demasiado tarde. Y lo digo con cariño, porque siento lástima por él, pero arrastra una mochila demasiado pesada. Una buena parte de españoles, entre ellos muchos votantes del PP entre los que me incluyo, no volveremos nunca. Como creo que no volverán las monjitas que se emocionan viendo el “Detente” que Abascal lleva en la solapa y el Cristo de la Buena Muerte que le prestó un legionario. Buenas armas, sí señor, y las queremos usar, pero también reforzarlas con la escopeta en casa para defendernos de los que vengan a robarnos, a torturarnos o a matarnos. ¡A Dios rogando y con el mazo dando!

No quiero terminar sin hacer una mención breve a los debates de los cuatro aspirantes a la presidencia. De los que Vox ha sido excluido injustamente por una Junta Electoral sesgada. La sombra de Sánchez lo ennegrece todo. ¡Líbrenos Dios de que siga en el Falcon! Del segundo debate destaco el sectarismo de la señora “controladora de trolas”, Ana Pastor, que estuvo entregada a la izquierda en todo momento, apoyando las mentiras de un Sánchez desencajado, a punto del infarto. El vestido de institutriz del pasado –permítanme la frivolidad— fue insuperable. Lo de institutriz lo digo porque, del cuello para abajo me hizo pensar en “Sonrisas y lágrimas” –aunque ya quisiera ella una pequeña dosis del candor de la ingenua novicia, María —, y del cuello para arriba a la señora Danvers, de Rebeca. Aparte de esto, que es pura anécdota intrascendente, destaco la gran desfachatez de Pablo Iglesias y el papel de hermanita de la caridad que adoptó, pidiendo moderación en las palabras y en los insultos. El mismo que vocifera incitando al odio, a formar un frente antifascista, el que dice que la constitución es un papelito, el que apoya el golpismo, el que pacta los presupuestos con Junqueras en la cárcel, el íntimo de Otegi, en fin, el mayor representante de los comunistas asesinos vivos y muertos se puso el disfraz de santito moderado. Lo que me choca es que la prensa se haya dejado seducir por el señor de Galapagar y le regale elogios. Eso quiere decir que somos un atajo de cínicos o que necesitamos refrescar la memoria. O lo que es peor, que la política, lejos de ser “una ciencia que se resuelve en un arte”, que decía Platón, se ha convertido en un negocio para unos y para otros.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


¿Se está preparando un fraude electoral?

20.04.19 | 11:24. Archivado en Magdalena del Amo

La pesadilla socialista de hoy, con un gobierno en funciones amigo de golpistas que ahora rinden cuentas en el Tribunal Supremo, y de personajes vinculados a la banda terrorista ETA, y comunistas financiados con el dinero del narcotráfico venezolano y otros orígenes, nos hace retrotraernos a aquellos años tristes y revueltos de los años treinta. El ambiente de la calle recuerda aquellos días grises de olor a carbón y manos en los bolsillos para proteger los sabañones. La diferencia es que hoy los protagonistas de la calle son los jovenzuelos ociosos y manipulados, bien comidos y bien bebidos, con exceso de derechos y vocación de vivir del cuento, a los que se suman unos cuantos jubilados al servicio de la izquierda, muchas hembristas con cuño, profesionales del odio a los hombres y muchos que llegaron en patera y se quedaron para gozar de una España que también quieren hundir para convertirla en algo similar a los países de los que huyeron. Es cosa de locos, pero, en síntesis esta sinrazón es la realidad que pesa sobre nuestras cabezas y nos quita el sueño porque, si no andamos listos, puede ser que nuestra nación la descuarticen y la vendan con todos nosotros dentro.

Para situarnos en el día de hoy, doy una ligera pincelada a una situación pasada y recién desenterrada, que ha fagocitado nuestra realidad democrática actual convirtiéndola en algo artificial a base de discursos vanos. No se entiende esta realidad sin aquella. En las elecciones del 16 de febrero de 1936 se produjo un fraude electoral vergonzoso y descarado. Ganó la derecha, pero la izquierda se las arregló para cambiar los resultados, hechos que tras semanas de disturbios, asesinatos y sinrazón dieron origen a la Guerra Civil. Guerra que perdió el bando de los “100 años de honradez” y que Zapatero se empeñó en resucitar, de la mano del espíritu de su abuelo militar –condenado por alta traición—, a través de la infausta ley de memoria histórica, que Rajoy nunca derogó habiendo podido hacerlo como había prometido. El problema es que en la transición/reconciliación la derecha perdonó, pero el perdón de la izquierda era falso, una estrategia para volver a las andadas. Por eso desempolvaron el franquismo y a partir de Zapatero hemos ido de mal en peor. Todo se ha desvirtuado y corrompido. Y no me refiero a las comisiones del tres por ciento o a los mangoneos políticos varios relacionados con el dinero, los chiringuitos, los asesores y esas mangancias de la casta. Me refiero, en especial, a la corrupción moral, al odio como bandera, a la mentira y a la calumnia institucionalizadas, a la corrupción de los medios de comunicación, que nacieron como servicio público y actúan, de facto, como ejecutores inquisitoriales al servicio del poder de la peor calaña. Y, para más inri, se les asigna el cometido de censurar los bulos. ¡Esto parece broma, pero es serio y grave! ¿Está claro que hablamos de la mejor periodista del mundo mundial –entiéndase la ironía—, llamada Ana Pastor, que vive de la mamandurria corrupta de la calumnia, la mentira y la tergiversación? ¿La periodista que se muestra valentona con la derecha, pero que se arruga ante la izquierda y babea de placer degustando el pago que vendrá o que ya vino? Porque, mucha izquierda y mucho pobre, pero la pasta les mola un montón. ¡Y encima le pagan a su Newtrola por embarrar todo lo que no sea la verdad de la izquierda! Ya sé que decir izquierda y verdad es una “contradictio in terminis”, pero era para completar la frase.

La realidad de ahora es que vivimos en una ampulosa mentira, mientras la gente normal ve gran hermano y esos programas de hígado y entrepierna que tanto bien social hacen, por lo educativos que son y los buenos sentimientos que inspiran. Mientras esto ocurre, nuestro presidente okupa, ahora en funciones, rodeado de una patulea de gente escogida –nunca habíamos visto un Ejecutivo en el que casi todos tuvieran empresas para desviar dinero fiscal, inmuebles no declarados, en fin, unos santos caraduras con diploma— para manipular y mentir. Lo peor de todo, y este es el motivo de este artículo, es que han llegado para quedarse. Ese es el fin. Por eso tanto decreto, tanto viernes electoral, tanta presión a la abogacía del Estado y tanto pacto con los enemigos de España que ahora Sánchez niega tener y que incluso amenaza con su ridículo “no es no”.

Nunca habíamos vivido en España tanta violencia consentida. Desde que Sánchez llegó a la Moncloa, la izquierda salvaje y la separatista, tanto catalana como vasca, se ha echado a la calle “a cazar carne” que decían los skinhead, a agredir al que pesquen por banda. España se ha convertido en un territorio sin ley, donde la izquierda tiene patente de corso para todo. Por eso tiene en sus filas a asesinas, como la de Ávila, nada menos que candidata a la alcaldía por Podemos. Menuda gente tienen estos, como la asesora de no sé qué de la infancia, que había secuestrado a sus propios hijos. Claro, siempre se puede recurrir a la acusación falsa. Y como “a la mujer siempre hay que creerla, sí o sí”, Carmen Calvo dixit… pues a aguantarse los varones.

Sánchez puede sacarle los colores al Partido Popular, pero a Vox no. Vox es virgen y está limpio. Por eso, el único recurso es manipular sus propuestas dándoles la vuelta, y ni con esas impiden que el partido verde esperanza siga subiendo. Porque Vox ha conectado con la “dignidad” de las personas, con esa parte de nosotros que hace “clic” y nos indica que estamos en el camino recto. Con Vox se acabó la farsa. Por eso izquierda y derecha tienen tanto miedo. No olvidemos que Casado está haciendo campaña para ser jefe de la oposición, no para ganar las elecciones. Por eso Sánchez y sus ideólogos no paran de inventar y sacarse de la manga estrategias para el pucherazo o el fraude. Y eso nos preocupa, porque no queremos repetir la historia.

>> Sigue...


París vale más que una misa, y Notre Dame es más que una catedral.

20.04.19 | 10:15. Archivado en Magdalena del Amo

Es paradójico que muchos de los que lloraron la noche aciaga, teñida por el humo rojizo de Notre Dame, convertida por las llamas en dragón exhalante, son los mismos que callan cuando otros templos de menor rango artístico son profanados e incendiados; que enmudecen cuando se derriban cruces y se arrancan escudos y lemas católicos; que ni se inmutan cuando se prohíbe a la Armada cantar la Salve marinera en un acto castrense; o que asienten cuando se pervierte la Navidad con esperpentos carnavalescos, completamente contrarios al significado de la efeméride. La desgracia siempre nos hace dirigir nuestra conciencia al corazón, y esa noche triste las notas gimientes del Ave María a la sombra del fuego en la explanada de Notre Dame resonaron en el cielo.

Estos días me han preguntado sobre el origen del fuego, si podíamos fiarnos de la versión oficial o si, por el contrario, podíamos considerarlo como un acto de falsa bandera, como tantos otros. Tengo las piezas del puzle sobre la mesa, pero aún no están todas colocadas, por lo cual no puedo ver el fresco total. Ahora bien, en la caja dice “Acto masónico”. La cosa va por ahí. Hasta que no lo tenga completamente armado, prefiero no hacer elucubraciones e interpretaciones sobre profecías y triangulaciones acerca de la situación del templo en relación a otros “onphalos” y puntos estratégicos de la cristiandad.

París es una ciudad masónica, no porque casi todos los presidentes de Francia hayan sido masones, incluido Macron, sino porque está trazada siguiendo una estética masónica. Salvo las catacumbas y algunas ruinas prerromanas poco queda de la antigua provincia romana de Lutecia Parisiorum. Con diferencia a otras ciudades europeas, no hay demasiados restos medievales en la Ciudad de la Luz, escogida por Clodoveo como capital de los francos.

Hablar de Clodoveo es hablar de la cristiandad, de la historia de Francia. A lo largo del tiempo, los masones han ido borrando su impronta espiritual y simbólica. La actual ciudad de París es un capricho masónico de Napoleón III, masón, perteneciente a la secta de los carbonarios para más señas, amigo íntimo de Garibaldi. La arquitectura masónica se ve por doquier, aunque lo más evidente es el obelisco, un símbolo fálico que encontramos en muchas otras ciudades del mundo, como Buenos Aires, donde para colocarlo hubo que derribar la iglesia de San Nicolás de Bari. Todo un triunfo de las fuerzas del lado oscuro. En simbología, el obelisco significa el falo de Dios. Algunos historiadores sostienen que hubo en la antigüedad cultos isíacos, corroborado por el hallazgo de una virgen negra en la abadía de Saint Germain des Près –donde está enterrado Descartes—.

La catedral de Notre Dame fue levantada entre el 1163 y el 1345 sobre los restos de la iglesia románica de Saint Etienne, construida a su vez sobre una catedral merovingia, edificada esta sobre un templo romano en honor a Júpiter, sobre los restos de un enclave celta dedicado al culto. Es una de las catedrales góticas más antiguas del mundo y a su imagen se construyeron las de Chartres, Reims y Amiens.

Más allá del aspecto artístico, muchos turistas acuden a la catedral para ver el lugar habitado por Quasimodo, el mítico jorobado de Notre Dame, enamorado de la gitana Esmeralda, popularizado por Víctor Hugo en su obra “Nuestra Señora de París”. A idea del escritor, masón confeso, se instalaron las gárgolas y las quimeras en la reforma que tuvo lugar en el siglo XIX.

La panorámica desde esta galería sobre la ciudad es espectacular, sobre todo, en los días claros. Las quimeras son sobrecogedoras, pero los visitantes no caen en la cuenta y las ven como simples esculturas. Pocos intuyen su auténtico significado. Simbólicamente representan a Satanás y su corte tenebrosa, y están colocadas estratégicamente en lo alto de LA CASA DE NUESTRA SEÑORA, por una poderosa razón. La Virgen es la representación del Bien, LA GRAN MADRE PROTECTORA DEL GÉNERO HUMANO, sus hijos, en un concepto sincretista, más allá de cualquier religión particular. La fuerza positiva de este arquetipo se neutraliza colocando un símbolo generador de una energía contraria. Utilizando un “lenguaje de guerra”, es como si el demonio hubiera tomado la torre de Notre Dame, y desde allí controlara a los parisinos. Algunas de estas quimeras, a pesar de su aparente deterioro, parecen estar vivas y miran hacia abajo y a la lejanía como como si supieran que todo es suyo. Satanás en la cima de la casa de Dios controlando la ciudad causa espanto.

Que Nuestra Señora haya sido pasto de las llamas es un importante ataque a la cristiandad. Me refiero siempre en un aspecto simbólico. De facto, hace tiempo que se pretende su derrumbe. Es la guerra entre la Cruz y la Media Luna.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.


Miércoles, 19 de junio

BUSCAR

Hemeroteca

Junio 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930