Opinión

Barack Obama: el pato sin espolones

05.11.14 | 07:27. Archivado en Alfonso Rojo

El encargo venía envenenado, porque opinar de unas elecciones antes del recuento, entraña el riesgo de meter la pata, pero sin saber todavía si los republicanos consiguen sus objetivos, ya me atrevo a afirmar de forma tajante que se acabó la obamanía.

Si algo ha marcado estas ‘midterm’ en Estados Unidos ha sido la intrascendencia del presidente.

Obama ha resultado irrelevante durante la campaña y lo será en los próximos dos años y tres meses que le restan en la Casa Blanca.

Máxime si, como todo indica, los republicanos reafirman su dominio en la Cámara de Representantes y arrebatan a los demócratas el Senado.

EEUU es un país donde un elemento esencial de la democracia como la separación de poderes funciona de verdad.

Desde que en 2010 la oposición logró la mayoría en la Cámara de Representantes, la vida de Obama ha sido un calvario.

Cada ley le ha costado sangre, sudor y lágrimas y todo eso parecerá un picnic comparado con lo que le espera con el Partido Republicano controlando también el Senado.

Tal como pintan las cosas, es muy dudoso que los republicanos permitan que remate su segundo mandato atribuyéndose algún éxito. Ya se puede ir olvidando Obama de sus luminosos planes en inmigración, sanidad o cambio climático.

La imposibilidad de presentarse de nuevo, porque legalmente un presidente no puede estar más de dos mandatos en el cargo, es un lastre pesado, al que se suman notable impopularidad y creciente aislamiento.

Fue siendo ‘patos cojos’ cuando Reagan negoció con Gorbachev el final de la Guerra Fría, Clinton metió a China en la Organización Mundial del Comercio o Bush firmó con Irak la fecha de salida de las tropas norteamericanas y Obama, a falta de perspectivas en el ámbito doméstico, podría intentar algo sonoro en la escena internacional, para dejar su nombre grabado con letras doradas en los libros de Historia, pero visto como lidia de mal con los fanáticos islamistas, me da que a este pato le faltan espolones.
Alfonso Rojo


Obama o el presidente 'toxico'

29.10.14 | 07:44. Archivado en Alfonso Rojo

“La economía, estúpido”. Seguro que recuerdan la frase, porque se ha repetido en todas las latitudes y miles de debates, desde que la popularizó en 1992 Bill Clinton espetándosela a George Bush padre, durante su victoriosa campaña hacia la Casa Blanca.

Pues está vez no va a ser la economía. Las elecciones legislativas del martes 4 de noviembre, las ‘midterm’, se libran en EEUU sobre el telón de fondo de una recuperación económica envidiable, pero de poco les va a servir a los demócratas.

Este año, además de una treintena de gobernadores, se renuevan 36 de los 100 escaños del Senado y los sondeos, cada día más precisos, vaticinan que los republicanos arrebatarán a sus rivales más de los seis que necesitan para hacerse con el control del hemiciclo, ahora en manos demócratas.

Para Obama, que todavía sueña con relanzar su mandato sacando adelante leyes que le abran un hueco en la Historia, es un desastre.

De aquí a noviembre de 2016, perdida la iniciativa legislativa, sólo le resta sestear viendo como se marchitan los grandes sueños y expectativas que generó en 2008.

Obama lleva ya seis años en el cargo y rara vez las ‘midterm’ le van bien al presidente en el cargo, pero en su caso juegan otros factores.
Uno es la blandura con que parece afrontar el estremecedor reto del fanatismo islámico.

Y por si faltaba algo, ha llegado el ébola y con el virus, el pánico y la enfermiza necesidad de la gente de echarle la culpa a alguien.


Francia y el PS: En el nombre del Padre

22.10.14 | 08:21. Archivado en Alfonso Rojo

Van cuesta abajo y sin frenos. Y no parece que el presidente Hollande o el primer ministro Valls, puedan impedir la caída a los infiernos del Partido Socialista francés.

Sobre el telón de fondo de una crisis agobiante, se escenifica un drama que Francia ha contemplado varias veces en su historia: el de la división fratricida de los socialistas, enzarzados en peleas que tienen tanto que ver con cuestiones de fondo como con egos personales.

A la rebelión de los contrarios a las reformas agrupados en ‘Viva la Izquierda', reforzados por el ex ministro de Economía Montebourg y por el de Educación Benoît Hamon, se suma ahora Martine Aubry, quien este domingo exigió al presidente que preste más atención a las necesidades de las familias que a las de las empresas.

Es el discurso fácil, el que se hace desde la oposición y desde cualquier ángulo cuando el mandatario de turno se ve forzado a recortar e imponer austeridad, pero en boca de quien fuera primera secretaria del PS entre el 2008 y el 2012, es devastador.

Sobre todo para un partido que acaba de perder el Senado a manos de la derecha y que ya se llevó un varapalo en las europeas de mayo y otro en las municipales de marzo.

El 72% de los franceses, según un sondeo de Libération, cree que el PS no apoya al Gobierno y el 76% opina que el partido no tiene un proyecto para Francia.

Si yo fuera Hollande o Valls, ya me estaría santiguando.


Los yihadistas, Turquía, los kurdos, Obama y la perversa Ley de Murphy

15.10.14 | 08:51. Archivado en Alfonso Rojo

Se denomina Ley de Murphy y se aplica a al amor, los negocios, la política y hasta la guerra: "Lo que pueda salir mal, sale mal".

Lo hemos visto ayer en Oriente Próximo, donde Turquía lleva semanas haciendo equilibrismos, tratando de aprovechar su imprescindible implicación en la lucha contra los yihadistas para ajustar el tablero de la región, debilitando a la vez a los levantiscos kurdos y sacando del juego al sirio Asad.

Este lunes, cazas F-16 y F-4 turcos bombardearon posiciones del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el extremo sureste del país, junto a la frontera con Irán e Irak.

El ataque es una represalia por los disparos que milicianos kurdos, encorajinados por la pasividad con que el régimen de Ankara asiste al asalto lanzado por los fanáticos del Ejército Islámico contra la ciudad de Kobani, efectúan contra puestos Ejército.

Los kurdos exigen que se permita a sus milicias sumarse al combate, algo que los blindados de Ankara impiden, alegando que los defensores de la ciudad están relacionados con el PKK y que eso representa una amenaza a largo plazo para Turquía.

La realidad es que son ya más de 30 los muertos en las protestas kurdas y que el bombardeo de ayer, el primero desde que hace dos años firmaron un acuerdo de paz el PKK y el Gobierno de Erdogan, reverberará muy lejos de las agrestes montañas donde explosionaron los proyectiles.
Entre otros lugares en Washington, donde el presidente Obama se desgañita repitiendo que las querellas entre turcos y kurdos deben ponerse temporalmente a un lado, porque nos enfrentamos a un enemigo común realmente peligroso: el llamado Estado Islámico.

A pesar de que EEUU y sus aliados llevan ya dos meses bombardeando selectivamente a los yihadistas, estos mantienen su presión sobre Kobani y han avanzado el la provincia iraquí de Anbar, situándose casi a las puertas de Bagdad.

Será imprescindible poner infantería sobre el terreno. Y tal como están las cosas, a la espera de los marines, o la pone Turquía o nadie.


Los yihadistas decapitadores, los aviones de Occidente y la encrucijada turca

08.10.14 | 08:17. Archivado en Alfonso Rojo

Turquía es clave. No sólo por su posición - comparte frontera con Irán, Irak y Siria- o por su condición de país musulmán.

Con más un millón de soldados, es numéricamente la segunda fuerza militar de la OTAN, sólo detrás de EEUU, y tiene una tradición bélica que permite a su población asumir con relativa facilitad las bajas humanas.

Fue una buena noticia el anuncio de que se implicará a fondo en la lucha contra los fanáticos del Estado Islámico y conforta escuchar a Erdogan decir que los bombardeos de la coalición internacional sobre posiciones yihadistas no bastan y que es imprescindible una operación terrestre.
Hasta ahí, impecable; pero algo no cuadra.

Porque a la vez que el presidente turco reitera estar dispuesto a desplegar a sus militares y a embarcarse en la guerra contra los decapitadores, su policía bloquea la llegada de suministros a los milicianos kurdos que defienden Kobani a la desesperada.

Es una jugada perversa, pero tiene su lógica. El Gobierno de Ankara impide que las milicias kurdas, conocidas como Unidades de Protección Popular, reciban armamento pesado o munición, con la excusa de que ese material podría terminar en manos de los guerrilleros del PKK, que desde 1984 luchan como pueden por un Kurdistán independiente.

De poco servirán las protestas de los manifestaciones de origen kurdo en Estambul y varias ciudades del sureste de Turquía.

Erdogan tiene un plan y si Occidente no le aprieta las clavijas, aprovechará la encrucijada.

Esperará a que se desangren los kurdos y cuando irrumpa con su infantería, tratará de arreglar cuentas definitivamente con el PKK, los yihadistas y hasta el sirio Asad.


Islam: en el nombre de un Dios salvaje

01.10.14 | 09:20. Archivado en Alfonso Rojo

El mantra que hay que repetir si te dedicas a la política o el periodismo es que el Islam es respetable y que la mayoría de los musulmanes es gente de paz, que rechaza el terrorismo yihadista.

No voy a decir lo contrario, pero no se puede pasar por alto que los autores de casi todos los grandes atentados de las últimas dos décadas han perpetrado sus masacres invocando el nombre de Alá y que son un fenómeno raro las manifestaciones callejeras de seguidores del Profeta Mahoma condenando a los decapitadores.

Por mucho que nos repugne, son esas bandas de barbudos misóginos y sedientos de sangre quienes monopolizan la voz de un mundo rico en matices y acentos, pero en el que marcan la pauta los que usan a Alá como excusa para violentar, fanatizar, esclavizar y matar.

No se trata de un fenómeno salido del hambre y la desesperación. Lo que pomposamente se hace llamar Estado islámico es un movimiento millonario, alimentado por el contrabando de petróleo y las donaciones que llegan de Arabia Saudí y los Emiratos del Golfo.

Y lo que lo hace letal es la perversa mezcla de dinero, tecnología del siglo XXI y una mentalidad del siglo XIII.

No hay negociación posible, ni posibilidad alguna de convertirlos. Son impermeables y la única opción que resta es destruirlos, como ha terminado descubriendo Obama, a fuerza de ver en Youtube como cercenaban la cabeza a periodistas norteamericanos.

El camino es complicado, porque nuestras sociedades, acunadas en la democracia, la Seguridad Social y la vacaciones pagadas, no tienen estómago para asumir el coste humano que implicaría poner tropas sobre el terreno.

A falta de eso, la alternativa es bombardear sin piedad y asumir que, en el proceso, reforzaremos en el poder a sátrapas como Asad.

No es un plato de gusto, pero no nos ayudaría a digerirlo una charla con los libios, a los que ‘libramos' del esperpéntico Gadafi y ahora son martirizados por pandillas de alucinados. También nos podrían decir algo los iraquíes.


Barack Obama: Los picotazos del 'Pato Cojo'

24.09.14 | 07:53. Archivado en Alfonso Rojo

Para estar tullido el pájaro, pega picotazos de espanto. Quien lo dude que pregunte a los facinerosos del Estado Islámico, de desde la pasada noche no cesan de recibir misiles Tomahawk y bombazos.

En EEUU se utiliza la expresión ‘Pato Cojo’, para describir al presidente en su segundo mandato. Se da por supuesto que, incapacitado para optar a un tercer período, es débil e inoperante.

No siempre es así y tenemos ejemplos recientes de lo contrario. Fue siendo ‘patos cojos’ cuando Reagan negoció con Gorbachev el final de la Guerra Fría, Clinton metió a China en la Organización Mundial del Comercio y Bush firmó con Irak la fecha de salida de las tropas norteamericanas.

Y ha sido, a dos años dejar la Casa Blanca, cuando Obama ha cogido el toro del terrorismo islámico por los cuernos y ha decidido darles leña a los malvados hasta que aprendan latín.

Y lo ha hecho bien. Justo antes de la Asamblea General de la ONU y arropado por cinco países musulmanes hasta la médula: Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Qatar, Bahrein y Jordania.

El momento hará que la lucha contra el terrorismo yihadista galvanice el cónclave de Nueva York y los colegas de fatigas, permiten a EEUU argumentar que no están solos, sino que luchan contra los decapitadores suníes arropados por lo más granado del Islam suní.

La bronca da un balón de oxígeno al tirano Asad, pero ya se sabe que el enemigo de mi enemigo, aunque no sea mi amigo, puede ser un aliado.


El Hombre de Acero

17.09.14 | 08:04. Archivado en Alfonso Rojo

Desde nuestra óptica, hay algo en los rusos que se nos escapa. No se si se han fijado, pero en la Plaza Roja, detrás del mausoleo donde yace la momia de Lenin, sigue el busto de Stalin.

Y al otro lado del Kremlin, en el lateral donde dos soldados hieráticos montan guardia junto al fuego perpetuo que honra a los caídos en combate, están escritos sobre bloques de mármol los nombres de las ciudades mártires: Kiev, Sebastopol, Stalingrado, Leningrado…

Aquí, con el respaldo unánime de los partidos políticos y arreglando la historia a posteriori, hubieran erradicado el rostro del gran tirano comunista y arrancado a martillazos las letras doradas para poner encima Volgogrado y San Petersburgo, que es como se llaman ahora las heroicas Stalingrado y Leningrado.

Les cuento esto, para poner en contexto la aprobación por el Parlamento ucraniano de una ley que concede el autogobierno a las zonas bajo control de los rebeldes prorrusos en el este del país.

El asunto es una victoria más de Vladimir Putin. No se si han caído en la cuenta que nadie habla ya de Crimea, cuando hace seis meses en las capitales occidentales todo eran alaridos y desde Obama a Cameron, pasando por Merkel aseguraban rotundos que el mundo jamás permitiría la anexión de la estratégica península a Rusia.

Pues lo de Crimea es ya un ‘fait accompli´ y no contento con ello, Putin ha ido mucho más lejos y en su arriesgada apuesta, crece en popularidad mientras Rusia se cohesiona detrás de él.

Crimea, uno de los escenarios glorioso de la historia rusa, era una tentación irresistible para el Hombre de Acero, que fiel a su pasado en la KGB y a su condición de ex agente secreto, ha jugado después en Ucrania al ratón y el gato con Occidente.

Para quitarse el sombrero.


Terror islámico: Cuchilla, Smartphone e Internet

03.09.14 | 10:01. Archivado en Alfonso Rojo

La decapitación no es casual. Cortar la cabeza a un ser humano, como se degüella a un cordero, es algo sangriento, que evoca el sufrimiento de los animales en el matadero.

Como método de ejecución, es un repulsivo teatro que se ha escenificado en los cadalsos del mundo durante siglos y que gente como nosotros, acunada en los placeres, seguridades y garantías de las sociedades democráticas había olvidado.

De forma deliberada, los terroristas del Ejército Islámico han convertido el cuchillo del carnicero en un instrumento político.

Y a eso han sumado el Smartphone, con el que graban en vídeo el grotesco espectáculo antes de su subirlo a Internet.

Nunca, desde que los nazis de la Wehrmacht se dedicaron a tomar con sus cámaras Leika instantáneas turísticas de sus masacres de judíos cuando avanzaban en la Unión Soviética, habíamos visto a unos facinerosos documentar sus propios crímenes a tal escala y de forma tan sañuda.

Los fanáticos, educados en Occidente y protegidos por nuestra Seguridad Social mientras se intoxicaban en la mezquita, que hace dos semanas decapitaron al periodista James Foley, difundieron este 2 de septiembre de 2014 un nuevo vídeo en el que aparecen degollando al también norteamericano Steven Joel Sotloff y amenazan con ejecutar al británico David Cawthorne.

El vídeo, hecho público por SITE, una web norteamericana que vigila grupos radicales islamistas, tiene una duración de dos minutos y 46 segundos en los que Sotloff se describe a sí mismo como "el precio a pagar" por la intervención de EE UU en Irak.

"Soy Steven Joel Sotloff. Estoy seguro de que a estas alturas saben exactamente quién soy y por qué estoy apareciendo ante ustedes. Y ahora ha llegado el momento de mi mensaje: Obama, tu política exterior de intervención en Irak debía haber sido para la preservación de la vida y los intereses de los norteamericanos, entonces me pregunto por qué estoy pagando el precio de tu intervención con mi vida".

"¿No soy yo un ciudadano norteamericano? Has gastado miles de millones de dólares de los contribuyentes y hemos perdido miles de soldados de nuestro ejército en luchas anteriores contra el Estado Islámico, así que en interés de quién se ha reiniciado esta guerra?".

Y en medio, el terrorista encapuchado, en perfecto inglés, dice:

"Tú, Obama, lo único que tienes que ganar con tus acciones es la muerte de otro ciudadano americano. Así que mientras tus misiles continúen matando a nuestra gente, nuestro cuchillo seguirá cortando los cuellos de la tuya".

Todo apunta a que el verdugo de Sotloff es el mismo que decapitó a mediados de agosto, justo hace dos semanas, al reportero estadounidense James Foley.

La vestimenta, las maneras y su declaración a la cámara así lo presuponen. Se trata de Abdel Majed Abdel Bary, de 23 años, quien vivió hasta el año pasado en su domicilio familiar del distrito londinense de Maida Vale, en Londres y recientemente colgó en Twitter una imagen suya con una cabeza humana.

Se dedicaba, además de a beneficiarse de la Seguridad Social, a labores como artista del hip-hop. Con escaso talento, por cierto.

En su faceta artística se presentaba como "L Jinny" y logró que en alguna ocasión pusieran su música en BBC Radio 1.

"He vuelto, Obama, y he vuelto como consecuencia de tu arrogante política exterior hacia el Estado islámico, debido a tu insistencia en continuar bombardeando y [ininteligible] la presa de Mosul, a pesar de nuestras serias advertencias en contra".

El verdugo aprovecha los momentos finales de la cinta antes de proceder a sesgar la vida de Sotloff para advertir a aquellos "gobiernos que formen parte de la diabólica alianza americana contra el Estado islámico que den marcha atrás y dejen a nuestro pueblo en paz".

Imagino que la noticia irá hoy, en todos los periódicos, cargada de expresiones como "espanto nunca visto", "más allá de lo imaginable" o "apocalíptico" y que los analistas harán hincapié en que debemos prepararnos para lo peor.

El peligro que representan para países civilizados como los nuestros, los cientos de yihadistas con pasaportes europeos o estadounidenses que andan asesinando por Oriente Medio y que querrán volver aquí, a completar el ciclo, es enorme, pero no debemos exagerarlo.

Se puede aminorar bastante. Basta que Obama y los que debieran ser sus aliados, se decidan de una vez por todas a mandar con Alá a los energúmenos que cortar cabezas en su nombre.


El político, el dedo y el viento

27.08.14 | 08:44. Archivado en Alfonso Rojo

Hay políticos con ‘olfato’. Son esos que viven siempre alerta y antes de tomar una decisión, levantan el dedo para saber hacia donde sopla el viento de la opinión pública.

Existen también los que no se mueven obsesionados con las encuestas. Son esos, realmente raros, que tienen principios claros y una idea meridiana de lo que hay que hacer para arreglar las cosas.

Son tan pocos, tan inusuales en el panorama, que ni se cómo nos referimos a ellos. En cualquier caso, tengo la impresión de que Manuel Valls es uno de esos escasos especímenes.

El primer ministro francés, quien como titular de Interior, era uno de los ministros más apreciados del anterior Ejecutivo, ha perdido 20 puntos en el índice de popularidad en los escasos 150 días que lleva en el cargo.

Ni siquiera ha pestañeado. El tipo, que a pesar del aspecto juvenil tiene ya 52 años y se ha baqueteado, escalón a escalón, en la gestión municipal y las feroces batallas internas del Partido Socialista francés, no parece dispuesto a bajar el pistón.

Todo lo contrario. Llegó para hacer reformas y las hará o saldrá del cargo ‘con los pies por delante’.

Valls fue nombrado primer ministro el pasado 1 de abril, tras la debacle socialista en las elecciones municipales, y montó a su alrededor un Gobierno de compromiso, en el que figuraron rostros conocidas como el de Ségolène Royal y buena parte de los ministros que ya estaban en el gabinete.

Tras anunciar que Francia no puede vivir más tiempo encima de sus posibilidades, Valls presentó los mayores recortes del gasto público de la moderna historia del país. Lo hizo a contrapelo, con la oposición encabritada y el PS fracturado.

Visto como pintan las cosas en la calle, la presión de los sindicatos y el tono de los sondeos, podía habérsela envainado un poco y asumir la tesis de los ministros ‘izquierdistas’.

En lugar de eso se los ha cargado y sigue adelante. Sin sacar el dedo.


Tontos o Miopes

23.08.14 | 08:18. Archivado en Alfonso Rojo

Hay un viejo aforismo español, según el cual quien es tonto a los veinte años, suele ser tonto a los cincuenta.

No es este el caso de los profesores universitarios, ahora muy de moda, que al igual que ponderan ciertas ‘culturas’ vecinas, ignorando su proclividad al velo y al látigo, alaban sin tapujos al chavismo.

Es gente que ha estudiado y hasta viajado y eso todavía
hace más chirriantes las alabanzas que dedican a la revolución bolivariana.

Cuando vas invitado y por todo lo alto, como llegaban algunos a La Habana hace tres décadas o a Moscú hace seis, te pueden dar gato por liebre, pero Caracas es trasparente y por mucho que metas la cabeza debajo del ala, es imposible no percibir el miedo, la desidia y el hambre

Lo que pavimentó el camino hacia el poder de Hugo Chavez fue la enorme desigualdad social que reinaba en Venezuela, pero 15 años de chavismo apenas han aminorado las diferencias y todos los parámetros caen en barrena, con excepción del de los asesinatos, la represión política y la censura periodística que suben como la espuma.

El gobierno ha expropiado siete millones de hectáreas de tierras agrícolas y cada día hay mayor escasez de alimentos en los supermercados.

Ha multiplicado por tres la plantilla de PDVSA y visto como el precio del barril de petróleo aumentaba cinco veces de precio, pero se ahoga en deudas.

Y frente a todo eso, lo único que se le ocurre a Nicolás Maduro es cambiar de ministros. ¡Virgen Santa!


Gaza: en el Limbo o en el Infierno

06.08.14 | 12:48. Archivado en Alfonso Rojo

Se pueden hacer trampas y para agradar a la audiencia, decir con voz melosa que el objetivo es un Estado democrático, justo y feliz en el que todos, judíos y palestinos, convivan en paz.

Vale, pero es una insensatez sin fundamento, contra la que pesan más de siete décadas de sangre, dolor y pesadillas.

A estás alturas, a nadie con dos dedos de frente y una pizca de sensibilidad se les escapa que la única alternativa razonable en lo que paradójicamente se conoce como Tierra Santa, son dos Estados: Israel y Palestina.

Una de las partes de la ecuación está perfectamente resuelta. El drama es que la otra, la que deberían integrar Cisjordania y Gaza sigue siendo una horrorosa entelequia.

El Ejército de Israel ha confirmado que todas sus tropas, que iniciaron la llamada ‘Operación Margen Protector' el pasado 17 de julio, abandonaron ayer la Franja de Gaza, coincidiendo con la entrada en vigor del alto un alto el fuego horas acatado también por las facciones palestinas.

En esa zona todo puede empeorar en cuestión de segundos, pero la lógica indica que esa pausa de 72 horas irá prorrogándose y terminará haciéndose permanente.

La incógnita es por cuánto tiempo. Y la respuesta es sencilla: el que tarden los milicianos de Hamas en volver a horadar parte de los 32 túneles que cruzaban por debajo la frontera y el Tsahal ha cegado a tiros y bombazos.

A la vista de lo que ha ocurrido en la Franja, desde que hace diez años Israel evacuó sus tropas y forzó a irse al último colono, los radicales islámicos impondrán su ley en la zona, reconstruirán con tesón sus arsenales, cavarán sin descanso y dentro de unos meses, parapetados es escuelas, hospitales, ambulancias y mercados, volverán a lanzar operaciones y cohetes.

Y el endiablado y mortífero ciclo, la despiadada espiral de represalias, volverá a repetirse y tendremos otra vez las páginas de los periódicos y los telediarios repletos de cadáveres inocentes.

¿La alternativa? Si yo fuera poderoso como Obama o al menos influyente como Ban Ki-moon, propondría al mundo dejarse de discursos e imponer un protectorado internacional en Gaza.


Lunes, 18 de diciembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031