Opinión

El Abanico - "La manada" culpabiliza a su víctima

16.11.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La estrategia de los abogados de los cinco jóvenes que agredieron sexualmente a una chica de 18 años, durante las fiestas de San Fermín del 2016, es la que suelen utilizar la mayoría de los hombres, algunos jueces incluidos, cuando se ven acorralados por haber cometido todo tipo de tropelías contra una mujer: la culpa no es de ellos sino de la víctima que lo consintió.
El martes, esta joven tuvo que escuchar, aunque fuera a puerta cerrada, cómo dudaban de la veracidad de sus palabras, de lo que supone para una joven -si fuera hombre el daño sería igual de perverso-, narrar detalladamente cómo cinco individuos que se ofrecieron a acompañarla hasta donde tenía su coche, al llegar a un determinado lugar, la forzaron a entrar en un portal, la desnudaron, y uno a uno, entre risotadas, la violaron a la fuerza, hasta dejarla extenuada, sin fuerzas para gritar, en estado de shock. Horrorizada por lo que acababa de vivir, por lo que acababa de sentir, con asco de su propio cuerpo, humillada al ver cómo grababan con total impunidad la fechoría, el crimen que estaban cometiendo para enviárselo a sus amigos o a sus seguidores de las redes.
Cuando los jóvenes fueron reconocidos por las cámaras de seguridad que el Ayuntamiento de Pamplona pone en sus calles, precisamente para evitar que actos como estos se cometan, después de ser interrogados y comprobar el contenido de sus móviles, les enviaron a prisión hasta que se celebrara el juicio que dio comienzo este martes pasado, donde lo negaron todo como han venido haciendo desde su detención.
Sin embargo, el broche de oro lo puso uno de los abogados de "La manada", que presentó un informe de unos detectives privados, contratados por una de las defensas. ¿Con qué objetivo? Constatar que la joven siguió haciendo su vida después del ataque.
Teniendo en cuenta que de la identidad de la agredida no se ha dado a conocer, ni el domicilio, lo lógico es pensar que de vuelta a su casa tratara de llevar una vida normal -aunque la procesión fuera por dentro-, con el fin de que nadie la señalara con el dedo.
Pues bien, en vez pedirle perdón por la tropelía cometida, los familiares pagaron a un detective para que la siguiera, para ahondar más en la herida que le ha dejado graves secuelas. Siendo esto grave, lo peor es que el tribunal la haya aceptado como prueba.
¿Prueba? ¿Qué tipo de prueba? ¿Que de vuelta a su casa saliera con sus amigas a tomar una cerveza?, ¿Que se riera porque alguna de ellas contara un chiste? ¿Acaso esto borra lo anterior, borra la violación de que fue objeto por cinco individuos que se ha demostrado que no era la primera vez que utilizaban a una mujer desahogar su furia sexual? Ojalá "La manada" reciba el castigo que merece, por duro que sea. Y les enseñe que cuando una mujer dice No es No, lo tienen que aceptar y no pasarse la negativa por el arco del triunfo.


El Abanico - Stop al boicot de productos catalanes

10.11.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, (OTR/PRESS)

Las cifras son demoledoras, un 20 por ciento de los españoles de fuera de Cataluña confiesa que ya no compra productos catalanes. No me sorprende porque tengo amigos, gente leída, gente sensata, que se niega a tomar su cava de toda la vida, en castigo por lo que está ocurriendo en Cataluña, sin darse cuenta de que el daño se lo hacen también a quienes dicen defender. Me refiero a esos españoles que viven en esa comunidad, pero que no comulgan con las ideas del triunvirato formado por Puigdemont, Junqueras y los activistas de la CUP, y que son los que verdaderamente están sufriendo en sus propias carnes el desvarío de los independentistas pero también el boicot de quienes se obstinan en dividir el país entre buenos y malos.
Todo esto es tremendo por las repercusiones que tiene en su calidad de vida, en la sanidad, en los servicios sociales de los catalanes en su conjunto pero lo que más llama mi atención es que ningún líder de los tres partidos constitucionalistas ni Rajoy, o en su defecto Saenz de Santamaría, Sánchez o Rivera, hagan nada por detener esta locura que amenaza con poner patas arriba la economía española, no solo la catalana. Un problema que no parece preocuparles demasiado si con ello castigan a quienes en su locura nos han llevado a una situación límite.
¿O alguien cree que todo lo que viene de Cataluña se produce en esa Comunidad Autónoma, y no en Andalucía, Aragón, Extremadura, y otros lugares de España? Vivimos en una sociedad globalizada y eso empieza por nuestro país. ¿No se le ha ocurrido a nadie que el corcho de las botellas de cava proviene de Extremadura? Podríamos poner mil ejemplos, pero lo preocupante es el descalabro que están sufriendo los pequeños o grandes empresarios catalanes o no, que ven con dolor cómo este proceso, está destruyendo su presente, su futuro y el de sus hijos, además del trabajo de toda una vida.
No voy a entrar a juzgar las razones por las que alguien deja de comprar todo aquello que huela a Cataluña, aunque lo que no comprendo es por qué el Gobierno de la nación, no insta a los medios públicos a emprender campañas publicitarias que mejoren la imagen de Cataluña en el resto del país. Campañas de las que todos saldríamos beneficiados. Quiero pensar que si no lo hacen es por que no tienen un plan definido, ni propuestas ilusionantes sobre lo que hay que hacer para atraerse a los catalanes a territorio amigo, y a los españoles a dejar de mirarles como si fueran el enemigo a batir, siendo como son los que más están sufriendo está situación.
Resulta decepcionante que ni el Gobierno ni los partidos que han apoyado el 155, que pronto concurrirán a las elecciones del 21D -que si hacemos caso de las encuestas no parece que vayan a ganar con la holgura suficiente como para recomponer todo lo que se ha roto en este tiempo-, no tengan preparado un plan B, para atraerse la confianza, aunque sea por la mínima, de los catalanes, independentistas o no, que se sienten cómodos viviendo en Barcelona o Tarrasa, pero también en San Sebastián, Málaga, o cualquier otro lugar de España.
La situación es tan grave, tan sumamente grave, que todos, sin excepción, deberíamos poner algo de nuestra parte para que la ruptura no sea total como buscan algunos, ya que en ello nos va la estabilidad económica, familiar y de país.


El Abanico - Isabel Sartorius vuelve a sonreir.

03.11.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

En medio del caos político-financiero en el que estamos metidos, salta una agradable noticia, la relación sentimental entre Cesar Alierta, presidente de la Fundación Profuturo, e Isabel Sartorius. Dos personajes que por su posición social y económica atraen el interés de los medios de comunicación. El porque se quedó viudo recientemente y durante años fue uno de los hombres más poderosos del país desde la compañía Telefónica, ella porque la fama le persigue desde que se supo que era la novia del Príncipe Felipe cuando este empezaba a despertar a la vida. Todo ello le ha impedido vivir con naturalidad sus avatares sentimentales, debido a que siempre estaba pendiente de dónde estarían escondidos los fotógrafos y del qué dirán. Una situación que le ha marcado el carácter y le ha impedido amar sin que la sombra del heredero se interpusiera entre ella y algunos de los hombres que han formado parte de su vida sentimental.
Alierta y Sartorius son hoy dos personas libres de ataduras sentimentales, que se están conociendo y que solo el tiempo dirá si están hechos el uno para el otro o no.
Reconozco que Isabel es una de mis debilidades, incumpliendo mi propio código de no encariñarme con los famosos. Y lo es porque he vivido de cerca lo mucho que sufrió durante el romance con Felipe al saberse vigilada las 24 horas del día y, después, porque han sido pocos los hombres que han aceptado de buen grado que aquella relación de adolescentes se la recuerden constantemente, sin tener en cuenta los años que han pasado de aquel romance juvenil, del que solo queda una buena amistad, como no podía ser de otra manera.
A Alierta le conozco por lo que la prensa publica de él. Un hombre serio, trabajador, hecho así mismo, y que ahora dedica su tiempo y dinero a llevar a cabo proyectos sociales en Nigeria a través de la Fundación Profuturo. Un trabajo que le permite devolver a la sociedad parte de lo que la sociedad le ha dado.
Me consta que no lo hace por postureo sino porque sabe de las dificultades que pasan los niños en los países africanos y la necesidad que tienen de una buena educación. Una formación que les permita hacer realidad el sueño de salir adelante, sin necesidad de dejarse la vida en aguas del Mediterráneo. Un proyecto que sumado a los de Isabel, en los que lleva colaborando desde hace muchos años, al menos desde que conoció a la Madre Teresa de Calcuta y vio todo lo que se puede hacer en favor de los más necesitados, les enriquecerán en lo personal.
En una boda reciente a la que asistí, el sacerdote, un hombre mayor de unos 60 años, les dijo algo a los novios que me llamó la atención por inusual entre los representantes de la Iglesia católica: Si queréis que vuestro matrimonio dure tenéis que dejar que el aire circule entre los dos. Si no lo hacéis así, el fracaso está asegurado. Es lo mismo que les diría cualquier persona sensata a César a Isabel: los dos lleváis la mochila llena de experiencias, experiencias de todo tipo, unas podrán gustaros menos que las otras, pero lo importante es aceptaros como sois.
Si lo logran, la relación será un éxito porque los dos se lo merecen.


El Abanico - Juana Biarnés: disparando al corazón

27.10.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

"La edad es un privilegio y estamos en un momento en el que la sociedad ha puesto su mirada en quienes tenemos el pelo blanco y la mochila llena de experiencia". Estas certeras palabras las podría suscribir cualquiera que haya pasado la barrera de los 60. Las pronunció la alcaldesa de Madrid, Manuel Carmena, en la presentación del libro de Juana Biarnés, la primera fotoperiodista española. El acto, que tuvo lugar en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid, contó con la presencia no solo de la edil madrileña, también del alcalde de Tarrasa, el socialista Jordi Ballard, de Silvia Omedes, de la editorial Blume, Angels Torras, la consejera de Cultura de la Generalitat de Cataluña y de Chema Conesa, quien durante años fue uno de los fotógrafos de cabecera de el diario El Mundo y que ahora dedica su tiempo libre a investigar y poner en orden el trabajo de algunos de sus compañeros de profesión, en este caso de Juana, a quien dedica hermosas palabras en el prólogo del libro, de igual manera que lo hace Natalia Figueroa, escritora y amiga.
A la presentación de este libro que es la historia de nuestro país de los años 60-70 y 80, asistió cómo no podía ser de otra manera Jean Michael, el compañero de vida de la periodista, el hombre al que conoció por casualidad y a quien le une el respeto, la admiración mutua, el amor, y cincuenta años de convivencia.
Un récord que, como bien dice Juana, se debe a que cuando las parejas funcionan y funcionan bien, tienen que aceptarse el uno al otro sin tapujos, tal como son. Ellos lo han hecho. Incluso, cuando Juana decidió aparcar sus cámaras para instalarse en Ibiza, donde cambió la fotografía por los fogones, su marido la siguió y juntos emprendieron un camino nuevo, desconocido incluso, pero en el que pusieron muchas esperanzas.
En Ibiza, montó Can Joana, un restaurante por lo que han pasado los más grandes del cine, de la empresa, de la aristocracia y en el que pudo cumplir otro de sus sueños.
Ahora Juana vive retirada en su tierra natal, Tarrasa, el lugar que la vio hacer sus primeros pinitos en el mundo de la fotografía, primero en compañía de su padre y después, cuando Emilio Romero la llama para ofrecerle un trabajo en el Diario Pueblo de Madrid. Una especie de Arca de Noé por donde han pasado los grandes del periodismo y donde Juana triunfó porque aunque parezca mentira en aquel viejo y querido periódico no había desigualdad entre hombres y mujeres. Había algún avispado eso sí, que intentaba llevar el agua a su molino, pero sin mayor trascendencia, lo que nos permitió, a quienes compartimos con ella redacción, cargar nuestras mochilas de experiencias profesionales y humanas.
Porque como bien dijo Juana: "En Pueblo arranca mi vida como espectadora de primera fila, por eso le debo tanto a Madrid donde permanecí muchos años, donde me dieron cariño y reconocimiento". Que eso lo diga una catalana de pro en un lugar emblemático como el Centro Cultural Conde Duque tiene un gran mérito. Más ahora que lo que impera es el enfrentamiento. No en su caso, tampoco en el caso de Manuela Carmena, quien recordó cuando fue expulsada de la Universidad Complutense de Madrid, como tantos otros profesores y catedráticos, por no comulgar con las ideas de la época, y tuvo que trasladarse a Barcelona donde la trataron como a una ciudadana más. Razón por la cuál no quiere que esos lazos que entre todos hemos trenzado se rompan.


El Abanico - Los demonios del nacionalismo andan sueltos

20.10.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Me había propuesto no escribir sobre el tema catalán, no contestar a quienes a través de whatsapp o twitter me envían mensajes en los que me instan a no comprar productos catalanes o a sacar mi dinero de Caixa Bank. A todos les contesto lo mismo: estáis utilizando el mismo método que los independentistas: discriminar, señalar con el dedo al que no piensa o siente como ellos, al que no se enrolla la bandera rojigualda alrededor del cuello o la exhibe en el balcón de su casa, disparates a los que me niego a dar publicidad porque solo consiguen extender el miedo, el odio y el resentimiento.
Lo más triste es que quienes los envían es gente conocida, algunos amigos, articulistas, gente leída, que en su afán por sumar adictos a sus redes sociales son capaces de hacerse eco de cualquier cosa.
Es doloroso comprobar cómo después de 40 años de disfrutar de todas las ventajas que tiene la democracia, que son muchas, gracias a las cuales hemos vivido en paz y armonía, siendo envidiados por todos aquellos países donde fue necesaria una revolución para conseguir lo que nosotros conseguimos a base de diálogo, renuncias mutuas, y una visión generosa de la política, todo puede saltar por los aires sin que nadie haga nada por evitarlo.
Estos días he podido constatar cómo en algunas sucursales de algunos bancos se anima a los clientes del Sabadell o de Caixabank a sacar su dinero porque no tienen el suficiente "pedigree" de españolistas. Supongo que la utilización de estas malas prácticas nada tienen que ver con la libre competencia, tan legítima, y sí con el afán de llevar el agua a su molino pero también porque muchos de esos empleados o jefes siente verdaderamente lo que dicen. Y es ahí donde radica el grave problema que estamos padeciendo y que si no se evita puede desencadenar en algo peor.
Todos hemos visto estos días cómo grupos de extrema derecha salían a las calles no para reivindicar su nacionalidad española sino para acabar con quienes consideran sus enemigos, y digo bien, acabar. Lo sorprendente es que la mayoría de ellos han nacido y crecido en democracia, donde la libertad de expresión está garantizada pero también el respeto a quienes piensan diferente. Malo es que nos enroquemos en las banderas, de uno y otro lado, pero mucho peor, que ya no puedas mantener una conversación tranquila con quienes han sido tus amigos de toda la vida, o gente con la que te cruzas a diario en el supermercado, en la cafetería, o en el cine.
Hace unos días oí al portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid decir que Manuela Carmena no se sentía española. Siendo esto grave lo peor es la ignorancia de quien pronunció estas palabras y que sus compañeros de bancada no le llamaran al orden. A él y a otros como él -Rufían encabezaría la lista desde luego-, que no procesan lo que dicen. Si Manuela no es española yo soy de Tanzania. Decir eso de una persona que ha luchado toda su vida por defender las injusticias de los fuertes contra los débiles, la igualdad, los derechos de los trabajadores, demuestra hasta donde ha llegado el afán de venganza de quienes se consideran dueños absolutos de ese cortijo llamado España.
Creo sinceramente que los medios de comunicación deberíamos evitar encender más los ánimos de lo que ya están, con un asunto que ha sacado a pasear a todos los demonios que la sociedad española guardó bajo llave durante los últimos 40 años. Conseguirlo es tarea de todos. De quienes habiendo nacido en Castilla, en Extremadura, en Andalucía, o en Madrid se sienten de su tierra pero también españoles.


El Abanico - El acoso sexual y el abuso de poder, unidos para siempre

13.10.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID (OTR/PRESS)

Que Hollywood no es ese mundo idílico que tan a menudo vemos en las películas, lo sabíamos todos. Que la meca del cine cobija bajo su gran manto protector escándalos sexuales y económicos que no ven la luz porque poderoso caballero es don dinero, también. Sin embargo y, aunque a cuentagotas, algunos de ellos se acaban de mostrar gracias al minucioso trabajo de dos periodistas, Jordi Kantor y Megan Twohey, del The New York Times, quienes haciendo gala de su profesionalidad y sin miedo a las represalias, han revelado lo que parece que era y sigue siendo práctica habitual de uno de los hombres más prestigiosos y conocidos del cine americano: el productor Harvey Weinstein. Le acusan de haber abusado de algunas actrices que o bien buscaban trabajo o bien lo conseguían, si a cambio aceptaban sus proposiciones deshonestas.
Ha sido la actriz Ashley Judd la primera en confesar que fue durante el festival de Sundance de 1997, cuando tuvo un episodio sexual no consentido con Weinstein. Ashley, que tenía entonces 23 años, le amenazó con llevarle ante los tribunales, denuncia que no llegó a efectuar gracias a que el poderoso productor le pagó 100.000 dólares por su silencio. Un silencio que ha roto 20 años después. No ha sido la única: otra actriz, Rose McGowan, ya dijo hace un año que ese mismo hombre la había violado, lo que no impidió que su novio, el director Robert Rodríguez, le vendiera a Weinstein la película de la que ella era protagonista.
Lo más sangrante ocurrió cuando McGowan fue a denunciarlo y la fiscal, que era mujer, le dijo que nunca podría derrotar a Weinstein porque ella había rodado escenas sexuales en una de sus películas. Esa misma actriz es la que señala a quienes supuestamente han sido sus cómplices, nada más y nada menos que Russell Crowe y el mismísimo Tarantino, que fueron quienes según cuenta se pusieron en contacto con ella para que frenara un artí culo que se iba a publicar en el The New York Times.
Este escándalo sexual no demuestra más que la dificultad que tienen las mujeres en cualquier parte del mundo, en cualquier sociedad por avanzada que sea, para hacerse un hueco en el mundo laboral sin tener que pagar un peaje por ello. Y cómo hombres sin escrúpulo utilizan su poder en las empresas para conseguir lo que no pueden de otra manera.
Ha sido la gran Meryl Streep, quien ha escrito que "comportamientos como el de Weinstein son inexcusables", aunque con ella siempre fue respetuoso. Critica sin embargo a quienes sabiendo de estos encuentros en hoteles, en baños, en despachos, lo han negado durante décadas. Y es ahí donde pone el dedo en la llaga señalando a los periodistas de entretenimiento que sabiendo lo que ocurría no lo denunciaron en sus medios de comunicación.
Un pecado, el del miedo, o el de la complicidad, que se puede hacer extensible a mucha gente, de todas las capas sociales, también al de la justicia, que defienden al abusador y no a su víctima.


El Abanico - Cataluña: Se acabó la fiesta, empieza la alta política

06.10.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Viendo el cariz que han tomado los acontecimientos, repetir una y otra vez de quién es la culpa, qué se pudo hacer y no se hizo, no sirve absolutamente de nada, solo es perder el tiempo en florituras, toda vez que el ambiente se ha crispado de tal manera que resulta imposible encontrar en Madrid interlocutores que no se exalten cuando oyen hablar del "caso catalán", o a la inversa, que no tachen de fascista a una mujer como Isabel Coixet, que sobradas muestras ha dado de que unidos conseguimos más que divididos por el odio.
No sé si cuando salga este artículo Puigdemont habrá plegado velas sabiendo que se encuentra en el borde mismo del abismo, y con él todos los que proponen la independencia, o si seguirá adelante con sus planes suicidas. No lo sé.
Tampoco si Mariano Rajoy habrá salido del sopor que le invade, para ponerse a trabajar sobre un programa de mínimos y máximos. Propuestas que deben ser estudiadas y discutidas por una parte y por otra, que deben tener un objetivo común: devolver a las instituciones a la legalidad, y aliviar el sentimiento de frustración, de rabia, de impotencia que estamos viviendo la mayoría de los españoles, también los catalanes, ante la incapacidad de una clase política que se ha demostrado inútil a la hora de buscar soluciones a un problema que viene de lejos, y que es el más grave que tenemos desde que Tejero entró en el Congreso de los Diputados a punta de pistola y secuestró a los representantes del pueblo español.
Diálogo es lo que se está pidiendo desde todas las instituciones: jurídicas, religiosas, sociales, políticas, deportivas, empresariales, sindicales, incluso desde la Eurocámara, sin que el Gobierno de la nación se dé por aludido, y tampoco los partidos del arco parlamentario, con los que algunos no se quieren sentar porque consideran que no tienen el suficiente "pedigree" democrático, o tan democrático como el PP, Ciudadanos y PSOE.
Vergüenza da cómo, ante un problema que se está demostrando muy perjudicial para la economía en su conjunto, para la convivencia de todos y cada uno de nosotros, los líderes solo piensen en cómo van a sacar el mayor rédito político en las próximas elecciones, bien sean autonómicas o generales.
Siento vergüenza también al escuchar a tertulianos prestigiosos insistir una y otra vez en si Gerard Piqué dijo lo suficientemente alto y claro que no es independentista, pese a haberlo repetido al menos en tres ocasiones durante la rueda de prensa del miércoles. Preguntas que no formulan a otros muchos deportistas españoles que están a favor de votar, o que han trasladado sus residencias a países donde pagan menos impuestos.
Hemos entrado en una espiral muy peligrosa en la que me niego a participar ni de palabra ni de obra. Condenar todo lo que huela a Cataluña o a España no demuestra más que el nacionalismo tiene muchos colores, todos incendiarios si alguien no se ocupa de apagarlos.


El Abanico - 1-O Día Internacional de las personas mayores

29.09.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Cuando hace diecisiete años la Asamblea General de Naciones Unidas designo el 1 de octubre Día Internacional de las Personas de Edad, lo hicieron a sabiendas de que año tras año aumenta la población de quienes han pasado la barrera de los 65, que en nuestro país alcanza una cifra récord: 8,6 millones de personas. La más alta de las registradas hasta ahora, según datos del Instituto Nacional de Estadística en su informe Movimiento Natural de la población.
Consciente de que a este problema, que lo es y muy importante, hay que buscarle soluciones rápidas, Carmen Balfagón Lloreda, Directora General del Instituto de Mayores y Servicios Sociales, ha organizado la "Semana del Mayor 2017", que comienza el próximo lunes día 2 y dura hasta el viernes 6, en la que van a participar expertos en: Las oportunidades que representa el envejecimiento, los derechos de las personas mayores, la promoción de una sociedad para todos, la sostenibilidad y la inclusión de los mayores en el entorno urbano, la discriminación de las personas mayores y el buen trato.
Temas muy interesantes en los que hace falta ahondar, debatir, para impulsar medidas que potencien el talento de los senior, así como su inclusión en el mercado laboral. Siendo este uno de los aspectos más urgentes debido a esas políticas empresariales que prescinden de la experiencia que dan los años, para apostar por la juventud, como si ser joven fuera un pasaporte que te lleva directo a la gloría. Sabiendo como sabemos que la horquilla de quienes trabajan y los que no lo hacen porque el mercado les rechaza, se estrecha cada día más. ¿O acaso no conocemos jóvenes que a los 30 siguen sin encontrar un trabajo estable que les proporcione la posibilidad de mirar el futuro con esperanza, siendo como son los mejor preparados? ¿Y qué decir de los que habiendo llegado a los 50 o a los 60, son rechazados sistemáticamente del mercado laboral?.
Un panorama vergonzante que demuestra la indiferencia de quienes pudiendo impulsar medidas para combatir esta lacra, no lo hacen, y no me refiero solo a los políticos, también a esos empresarios que en medio del desastre cuadran sus cuentas con grandes beneficios, mientras los jóvenes ganan sueldos miserables.
Que en España haya aumentado el número de millonarios mientras cuatro millones de ciudadanos siguen en paro demuestra la enorme desigualdad que existe en nuestra sociedad. Un desfase que obliga a muchas familias a vivir de las pensiones de sus mayores. Lo que impide que muchos de ellos puedan disfrutar de una jubilación honrosa.


El Abanico - El feminismo gana en los Emmys

22.09.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Los Emmy, que son los equivalentes a los premios que entrega la Academia de la Televisión en España, se volcó en homenajear este año a todas aquellas actrices, independientemente de la edad, que triunfan en la pequeña pantalla -ya no tan pequeña debido al aumento de cadenas en abierto, y de pago-. Un triunfo que demuestra cómo tanto la televisión como el teatro están apostando por series, telenovelas y obras de prestigiosos autores que necesitan de mujeres talentosas, con experiencia, capaces de interpretar con maestría a una criada (El cuento de la criada) o a una adinerada mujer que vive aterrorizada por el maltrato que le infringe su marido (Big Little Lies), a quien da vida una madura Nicole Kidman, quien aprovechó su momento de gloria para denunciar la violencia de género. Un drama que viven muchas mujeres, a quienes la sociedad no presta demasiada atención según sus propias palabras: "Es una enfermedad complicada e insidiosa, pero existe mucho más de lo que nos permitimos reconocer. Una enfermedad que está llena de vergüenza y secretos, de ahí que al concederme este premio, se esté reconociendo un problema que afecta a muchas mujeres" Nicole reivindicó también la falta de papeles potentes para las mujeres en el cine. Algo que ya denunció Melanie Griffith hace tiempo, con palabras como "las arrugas nos penalizan a quienes hemos pasado la barrera de los 50". Una realidad que debería sonrojar a la sociedad en su conjunto. No solo porque es discriminatoria la distinta vara de medir que se emplea con los hombres y las mujeres, también porque quienes más consumen cine, teatro, televisión, son la gente madura, mayoritariamente femenina.
Independientemente de esa problemática, lo que sí es cierto es que la apuesta de las televisiones por series que abordan los problemas reales de la sociedad, demuestra que se ha abierto un importante mercado que da trabajo a guionistas, actores y actrices, pero también que ante las cantidades ingentes de dólares o de euros que cuesta rodar una película, los productores prefieren meter su dinero en cadenas que cuentan con muchos más seguidores.
En la gala había mucha gente de color, empezando por Sterling K. Brown, premiado por su actuación en "This is us", que demuestra que hay que gritar para que la voz de las minorías llegue a los centros de poder. Y los negros llevan años reivindicando su importante papel no solo en el cine, también en la sociedad.
Ojalá el camino emprendido por los Emmys de visualizar a las mujeres, a los negros, a las minorías, no sea flor de un día, ahora que Donald Trump ocupa la presidencia y les ha puesto a todos ellos en el punto de mira de los radicales blancos, de la extrema derecha, del Ku Kux Klan.


El Abanico - ¿Quién se acuerda de los muertos del atentado del 17A?

16.09.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Es vergonzoso que cuando faltan apenas tres días para que se cumpla un mes del terrible atentado que tuvo lugar en las Ramblas de Barcelona, ningún político, de ningún partido, ninguna asociación ciudadana, alcaldes, concejales, medios de comunicación, tengan palabras de aliento para los 16 fallecidos y sus familias, así como para todos aquellos que todavía continúan ingresados en hospitales, o recuperándose de las heridas en sus propias casas, o vivieron de cerca un episodio que nunca van a olvidar.
Es como si de pronto, un tupido velo hubiera borrado todo lo que nos recuerde aquella fatídica tarde del mes de agosto, cuando la mayoría de nosotros volvíamos de la playa, o dábamos cabezadas frente al televisor.
Imágenes que quedaran grabadas a sangre y fuego en nuestra memoria, después de que las televisiones y redes sociales nos informaran sobre lo que acababa de ocurrir en la Ciudad Condal.
Comprendo que el referéndum del 1-0 ocupe buena parte de la información, pero no que se paralice el país hasta el punto de no permitir que sucesos tan trágicos como el del 17A, se ignoren, se aparquen hasta mejor ocasión, cuando con motivo del aniversario acudan todos a hacerse la foto y a prometer mano dura contra los terroristas.
Que 30 días después seguimos sin saber qué falló, cómo y dónde se gestó la tragedia, si los autores del atentado tuvieron cómplices en Francia o en Bruselas y quiénes son. No sabemos nada que pueda arrojar luz sobre cómo unos chicos tan jóvenes, conocidos de la gente de su barrio, pudieron llegar a preparar con tanto sigilo el asesinato de personas inocentes. Gente de todos los países, de todas las culturas, de todas las clases sociales, trabajadores en su mayoría.
Es indignante que después de la famosa manifestación, de la pelea vergonzante entre los distintos cuerpos de seguridad del Estado y la Generalitat, ni el ministro del Interior, tan aficionado como es a las ruedas de prensa, ni su homologo del Gobierno autónomo, se hayan reunido para buscar una mayor colaboración entre las distintas instituciones. A los ciudadanos lo que nos interesa saber es cómo podemos ser más eficaces en la lucha contra un terrorismo de nuevo cuño. Un trabajo compatible con buscar una solución a la parálisis política en la que está envuelta Cataluña.


El Abanico - ¿Quién se ocupa de los excluidos sociales?

15.09.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Cuando falta un mes para que volvamos a las urnas, los políticos siguen inmersos en disputas absurdas que se ha demostrado no llevan a ninguna parte, ni siquiera sirven para formar gobierno. Es más, diría que siguen dando un espectáculo de bajo coste, donde lo único que parece importarles, a todos sin excepción, es con quién no van a pactar: Sánchez no lo hará con el PP pero tampoco con Unidos Podemos, convertidos estos últimos en el enemigo a batir por las tres formaciones más importantes. Lo demuestra el que el líder de Ciudadanos Albert Rivera haya utilizado su visita a Venezuela para atacar a la formación naranja, poniendo a Pablo Iglesias a la altura de Maduro. Y mientras esto ocurre el presidente en funciones tocando la flauta. Sin dar explicaciones sobre la corrupción que anega sus filas, lo que demuestra hasta qué punto lo que hacen o dejen de hacer los políticos en nuestro país, siempre que sean de los nuestros, importa poco o muy poco a los ciudadanos, de lo contrario no se entiende que el partido de Mariano Rajoy siga siendo el más votado. Pero no solo eso, sorprende que a estas alturas y con la experiencia de los últimos meses no se exija a los representantes políticos propuestas para solucionar la grave crisis que nos afecta. Sería interesante que antes de llegar al Gobierno nos dijeran qué van a hacer con las pensiones, con la Sanidad, con la Educación, con tantos y tantos sectores que están pidiendo reformas a gritos, reformas que no llegan y que deberían ser prioritarias de cara al futuro.
Pero siendo todo esto grave, muy grave, lo peor de todo es la indiferencia que demuestran todos ellos ante los problemas como el de la desigualdad, el del riesgo de pobreza que en España alcanza a uno de cada tres ciudadanos, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Unos datos que dan escalofríos, miedo, pero de los que ninguno líder habla, seguramente porque no saben cómo abordar el problema, cómo solucionarlo, con lo que esto significa para una parte importante de la población. Unos ciudadanos que antes de la crisis pertenecían a esa clase media, hoy empobrecida, que se consideraba la joya de la corona por su fortaleza, por ser la que más impuestos paga, la que sostiene sobre sus hombros el peso de la crisis, pero sobre todo porque es la que menos se queja, avergonzados como están algunos de ellos por haber llegado a una situación económica que les asfixia, que les impide vivir con dignidad, incluso que les impide dar de comer a sus hijos, pagar la luz o el agua. En la encuesta de Condiciones de Vida el porcentaje de la población hay un dato al que se aferra el Gobierno como a un clavo ardiendo, pero que es a todas luces insignificantes: la pobreza y la exclusión social ha descendido en España en el último año y por primera vez desde que comenzó la crisis un 0,6 puntos porcentuales. Cifra que pone en solfa los brotes verdes de los que tanto presume de Guindos. De ahí lo importante que sería que en vez de andar a la gresca, insultándose unos y otros, nos dijeran qué sociedad quieren, cuáles son sus objetivos sociales y económicos, pero sobre todo ¿quién se va a ocupar de los excluidos sociales?.


El Abanico - El fondo o la forma: that is the question

08.09.17 | 08:42. Archivado en Rosa Villacastín


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

De lo ocurrido en el Parlamento catalán el miércoles por la tarde, me quedo con la actuación de Carme Forcadell, su presidenta, porque de lo que se trataba era de interpretar un papel que le permitiera salir airosa de un trance que a todas luces le venía grande y además es ilegal.
Forcadell, que sobradas muestras ha dado de su capacidad para movilizar a las masas, hizo gala de una ignorancia supina sobre la utilización del reglamento de la Cámara, del que demostró no saber absolutamente nada.
Tampoco sus asesores, quienes antes de salir al pleno debieron darle una clase exprés o unas chuletas sobre cuáles son los derechos de la oposición, los turnos de palabra, los tiempos, tan importantes cuando lo que está en juego es la continuidad o no de Cataluña con el resto de España. Ahí es nada. Una decisión sumamente importante tomada no digo que a la ligera, pero sí de forma precipitada con el fin de que los partidos contrarios al referéndum -PSC, PP y Ciudadanos-, no tuvieran tiempo de preparar sus enmiendas y explicar a los ciudadanos del por qué de su no es no.
Tampoco me gustó la intervención de la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, entre otras razones, porque creo sinceramente que quien debió comparecer ante un hecho tan grave era el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
A Soraya le sobraron calificativos y le faltó ir directamente al grano, a las medidas que va a tomar el gobierno de la nación ante una situación tan anómala como la que se está viviendo en Cataluña pero que afecta sobremanera al resto de ciudadanos, preocupados por la deriva separatista.
Soraya habló para calmar el ánimo de sus militantes y votantes, prueba de ello es que las líneas gruesas de su discurso, las que se referían a lo que hará el gobierno de ahora en adelante, aparte de recurrir al Tribunal Constitucional, eso quedó deslucido, casi en un segundo plano.
Bien está la teatralidad en un mitin con tu gente, pero no en una situación como la que nos ocupa, que mantiene expectantes a las instituciones europeas, muy preocupados también tras el cariz que está tomando la negociación sobre el Brexit entre el Reino Unido y la Comunidad Europea mucho más dura de lo que se preveía en un aspecto tan sensible como es el de la inmigración europea.
Si a eso le sumamos la ilegalidad de los decretos firmados por Puigdemont y todos los miembros de su gobierno, así como la convocatoria para que la gente se manifieste en la calle, nos encontramos ante un golpe antidemocrático de imprevisibles consecuencias.


Martes, 12 de diciembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031