Opinión

Escaño Cero - De libros

26.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Junto a San Jordi en Cataluña, sobre todo en Barcelona, la Feria del Libro de Madrid es una de las citas con los libros más importantes de nuestro país.
Precisamente este fin de semana comienza la Feria del Libro de Madrid y contará con la presencia de los Reyes.
Hay que reconocer que don Felipe está haciendo de su interés y promoción de la cultura una de las señas de identidad de su incipiente reinado.
Son numerosas las ocasiones en que don Felipe aparece como impulsor de actividades culturales como en esta ocasión será su presencia en la Feria del Libro de Madrid. Por cierto su madre doña Sofía, era habitual en la Feria a la que asistía no solo para inagurarla sino para comprar libros. Doña Sofía ha mostrado siempre su especial sensibilidad hacia la cultura.
Llevo unos cuantos años asistiendo a la Feria para firmar libros y les aseguro que la presencia de políticos es escasa. A ningún presidente de Gobierno se le ha ocurrido ir a la Feria solo o con su familia a comprar libros. Tampoco los lideres de la oposición han prodigado su presencia. Creo que fue hace un año o dos que Marta Rivera de la Cruz (la única diputada junto a Toni Canto que de verdad es la voz de la cultura en el Parlamento) se lo sugirió a Albert Rivera y éste fue a la Feria, e inmediatamente Pedro Sánchez para no ser menos también fue, eso sí, avisando previamente a los medios de comunicación. En realidad no fueron a comprar libros sino a hacerse la foto.
Pero ya digo que hasta ahora no ha sido habitual ver a políticos sin cámaras detrás paseando tranquilamente, mezclándose con la gente y comprando libros.
En realidad a la mayoría de los políticos la cultura se la trae al fresco. Tan difícil es verles comprando libros como asistiendo al cine o al teatro o al concierto. Solo lo hacen cuando hay un "estreno" y tienen asegurado el minuto de "telediario", pero así como a los Reyes es habitual encontrárselos en el cine, en el teatro o en conciertos con nuestra clase política eso es misión imposible.
Y la prueba de su desinterés por la cultura es que han sido incapaces de legislar para acabar con la piratería. Angeles González Sinde hizo una ley contra la piratería que le costó un enorme desgaste sacar adelante amen de que entre su proyecto inicial y lo que finalmente aprobó el Parlamento hubo diferencias sustanciales, por aquello de que Rodríguez Zapatero que iba de modernísimo no quería molestar a los "piratas".
Nuestros políticos no encuentran tiempo y mucho menos tienen interés en legislar para proteger la propiedad intelectual. Y ya puestos persiguen con saña a los escritores a los que intentan que a la edad de jubilación no vuelvan a publicar si es que quieren cobrar la pensión.
En fin, no voy a seguir para no agriarme el humor. Disfrutemos de la primavera que no solo trae flores sino libros ya que por estas fechas hay ferias del libro por toda España y la de Madrid es sin duda una Feria extraordinaria.


Escaño Cero - Sánchez cabalga de nuevo

25.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Pedro Sánchez cabalga de nuevo después de haber ganado con rotundidad las "primarias" de su partido. Y su triunfo tiene mucho que ver con las teorías sobre la importancia del "relato" y la "posverdad". Y efectivamente Pedro Sánchez supo construir un "relato" en torno a su dimisión como secretario general el 1 de octubre del 2016.
Para la historia ha quedado que a Sánchez le descabalgaron los "barones" de su partido pero la verdad es que fue él quién lanzó un órdago a su partido para hacerse con "todo" el poder y perdió la votación y eso le llevo a presentar su dimisión. Así que Sánchez a cuenta de ese "relato" o sea de la "posverdad" se ha alzado de nuevo con el santo y seña del PSOE.
Como ya he escrito en alguna ocasión yo estuve entre quienes en su día creyeron que Sánchez podía ser la solución del PSOE. Pero los políticos son como los barcos, hasta que no se les echa al agua, es decir hasta que no comienzan a mandar, no se sabe si de verdad son de buena madera" o no. Y Pedro Sánchez no solo llevó al PSOE a dos derrotas electorales, si no que demostró no tener criterio en casi nada, amen de que su inseguridad le llevó a gobernar el PSOE con mano de hierro deshaciéndose sin temblar de quienes no se mostraban afines sin reparos.
Pero Sánchez, hay que reconocérselo, ha sabido surfear sobre la realidad, y como ahora el populismo campa por doquier, ha construido un nuevo relato, el de los populistas, que defienden que el líder se entienda directamente con las "bases" sin ningún control ni contrapoder. Es decir de un plumazo ha cambiado el "modelo" de partido que venía siendo el PSOE basado en la democracia representativa.
Una mirada detallada a los resultados de las "primarias" dejan entrever que el PSOE es un partido dividido. En estos momentos hay dos PSOE y la cuestión es si van a implosionar o por el contrario lograran un acuerdo.
Por aquello de la "condición humana" no me cabe la menor duda de que muchos de los que estaban contra Sánchez ahora se le pondrán en primer tiempo de saludo. Habría sucedido lo mismo con muchos "sanchistas" si hubiera ganado Susana Díaz. Pero como el que ha ganado es Sánchez ya digo que muchos de quienes no creen él harán como que es que andaban despistados.
Aún así el problema de fondo no es solo que Pedro Sánchez haya vuelto a hacerse con la secretaria general del PSOE, es si este centenario partido tiene futuro con él o va a pasar a la irrelevancia como les sucede a otros partidos socialdemócratas europeos que se creen que "cabalgando" el populismo van a resultar más simpáticos a los votantes perdidos.
Veremos en que queda la "cabalgada" de Sánchez.


Julia Navarro - Escaño cero: El golpe

24.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID(OTR/PRESS)

El mismo día en que el Presidente de la Generalitat era recibido nada menos que en el Ayuntamiento de Madrid, el diario El País desvelaba una "Ley de ruptura" de Cataluña con el resto de España. Y esa Ley de Ruptura que quieren poner en marcha los independentistas catalanes no es otra cosa que un "golpe de Estado"; sí, un golpe contra la legalidad y la democracia.
Porque decretar por las bravas la independencia supone subvertir la legalidad.
Leer la llamada "Ley de ruptura" produce escalofríos porque sus autores pretenden construir un "estado" donde desde la Generalitat nombraran los jueces y fiscales, amén de decidir que se van a sobreseer los procesos penales en los que están inmersos esa pandilla de corruptos que han saqueado Cataluña en los últimos años o que se han saltado a la torera la actual legislación.
Y ya puestos todos los que quieran seguir trabajando en Cataluña tendrán que pedir la nacionalidad catalana.
En fin, que lo que se está preparando desde la Generalitat con el apoyo de todos los grupos independentistas es una ruptura por las bravas con el resto de España y por tanto un "golpe de mano" contra la legalidad.
Ahora queda por ver si ante este desafío, este intento de "golpe" contra la democracia, el gobierno de Mariano Rajoy sabrá estar a la altura. Sinceramente tengo mis dudas. De la misma manera que tengo dudas sobre cual será la posición del PSOE con Pedro Sánchez como secretario general.
El órdago de los independentistas llega en el peor momento precisamente porque al frente del PSOE esta un líder, que como Pedro Sánchez, no tiene una idea clara de nada y mucho menos de un asunto tan espinoso y trascendente como es la respuesta que se debe de dar a un intento de secesión como la que preparan desde Cataluña.
Es evidente que el Gobierno no puede dar ningún paso preventivo, es decir no puede hacer nada hasta que los actuales gobernantes de Cataluña declaren unilateralmente la ruptura con el resto de España. Tampoco entrar en una vorágine de declaraciones y contra declaraciones llevaría a ninguna parte, pero si que es necesario que el Presidente de Gobierno deje las cosas claras, es decir que a ningún ciudadano le quepan dudas de que utilizará todos los resortes de la ley, todos, absolutamente todos, para impedir el "golpe" que se prepara desde la Generlitat y sobre todo debe de hacer política, es en ese terreno do de debe de mover ficha inmediatamente.
Me pregunto a qué espera.


Escaño cero - Valientes

23.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Hay lugares en el mundo donde ejercer el periodismo con independencia es asunto de valientes. Méjico sin ir mas lejos, donde hay que tener mucho coraje para atreverse a contar la verdad si esa verdad tiene que ver con "los narcos" y con las cloacas del Poder.
La última víctima ha sido Javier Valdez. A ustedes su nombre no les dice nada pero para quienes nos dedicamos a este apasionante oficio de contar lo que sucede, el nombre de Javier Valdez era sinónimo de periodismo serio, riguroso, de alguien que solo se casaba con la verdad, y precisamente por contar la verdad ha perdido la vida bajo el fuego de unos sicarios.
Sí, hay que ser muy valiente y tener un amor absoluto hacia este viejo oficio de contar cosas, para jugarse la vida como Javier Valdez y tantos otros periodistas mejicanos que han sido asesinados en una calle cualquiera de cualquier Estado mejicano.
Periodistas como Valdez son los que engrandecen el periodismo, los que consiguen que pensemos que nada esta perdido.
Viajo con cierta frecuencia a Méjico y admiro a tantos y tantos compañeros que están en primera línea jugándose la vida por contar lo que sucede sin importarles enfrentarse a los "carteles" o a los poderosos que arropan a estos "cárteles".
Las cifras de periodistas perseguidos y asesinados crecen año a año. Ya sea en manos de los talibanes, de los "carteles", en los conflictos bélicos, o víctimas de las "largas manos negras" de los poderosos, por ejemplo Venezuela, Turquía etc, lo cierto es que ser periodista en algunos lugares del mundo es tener asegurada una bala. Y quizá Méjico es hoy uno de los lugares más peligrosos para ejercer el oficio de contar.
Javier Valdez lo sabía, y aún así no renuncio nunca a dejar de investigar los "cárteles", a señalar a los narcos. Al hacerlo se jugaba la vida pero aún sabiéndolo creía que merecía la pena porque era la manera de apostar porque algún día su país fuera capaz de librarse de semejante lacra.
Les confieso que me sobrecoge el valor de muchos de mis compañeros periodistas mejicanos.
Cuando miro a mi alrededor contemplo que aquí los que ejercemos el periodismo lo más que podemos perder es el puesto de trabajo y con ello "la muerte civil" pero no la vida. Porque en realidad los periodistas no les terminan de gustar a los poderosos que nos ven unos como un mal irremediable, otros asumen el periodismo critico con resignación.
Javier Valdez uno de los mejores periodistas ha sido asesinado porque era un hombre comprometido con la verdad, y para eso en Méjico y en tantos otros lugares, hay que ser muy pero que muy valiente.
En realidad es tan viejo como el mundo lo de matar al mensajero.


Escaño cero - El político de moda

19.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Es el político de moda, ahora mismo disfruta del "estado de gracia" seguramente mucho más fuera de Francia que en la propia Francia, pero no hay duda de que al menos durante un tiempo será el referente de la política europea y occidental.
Todo en Macron resulta novedoso e insólito. Su juventud, su trayectoria profesional, su desembarco en la política a la sombra de François Holland, su intuición a la hora de estar y hacer política, su valentía para dar pasos que otros no habrían osado a dar, y sobre todo la convicción con que defiende sus ideas. Incluso su trayectoria personal es distinta a la de los candidatos al uso.
El fenómeno Macron me recuerda al de Felipe González durante los días de la Transición, al de Tony Blair, o al del mismísimo Barack Obama. Líderes con una personalidad singular que se convierten en un foco de irradiación.
Por lo pronto está sorprendiendo a propios y extraños con la formación de un gobierno en el que se sientan tanto políticos de la derecha moderada como del socialismo oficial. Macron ha mezclado lo que parece imposible, agua y aceite, y no porque haya hecho un gobierno de coalición, sino porque ha decidido que ya no hay fronteras claras entre derecha e izquierda y que lo importante es el proyecto que se ponga en marcha. Veremos como le sale el experimento.
Ahora queda por ver si también el ímpetu de Macron va a ser suficiente para remover las estructuras no solo de la política francesa sino de la europea.
Emmanuek Macron lo dijo claro en Berlín en la que ha sido su primera visita oficial :o desde la UE se impulsan políticas que tengan en cuenta el bienestar de las personas y en las que la austeridad no sea el único fin o de lo contrario seguirá aumentando el desafecto hacia la Unión Europea.
El de Macron es un diagnostico certero ahora queda que Angela Merkel lo entienda así. Porque es evidente que el auge de los partidos populistas, sean de derechas o de izquierdas, tiene que ver con que la crisis junto a los efectos de la globalización ha dejado a miles de personas en la cuneta sin recibir respuestas eficaces por parte de los responsables políticos. Regiones que antes eran prosperas ahora se han empobrecido y allí donde había trabajo ahora hay paro y desolación lo que lleva a los ciudadanos a buscar otras opciones políticas que les prometen que todo volverá a ser como era.
Macron ha comprendido que o se dan respuestas urgentes a estos sectores de la población o de lo contrario aumentara el populismo y la idea de la Unión Europea se irá al traste.
Esperemos que Alemania mueva ficha, es decir comprenda que las políticas de austeridad extremas han sido un caldo de cultivo para el populismo.
En mi opinión la UE necesita una nueva puesta a punto acorde con la realidad de los ciudadanos. Macron ya ha dado el primer paso pero está por ver como es capaz de gestionar Francia y sobre todo si sus ideas políticas son un éxito o un fracaso...


Escaño cero - El devenir de Sánchez

18.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Que el PSOE está partido en dos mitades es innegable y que gane quién gane será difícil que ambas mitades se suelden en una sola también. Y esto hay que achacárselo a Pedro Sánchez, a su ambición desmesurada.
Y tanta es su ambición que en el entorno de Sánchez cuentan que son tantos los socialistas que le apoyan que si pierde las "primarias" no les puede dejar huérfanos y algo tendrá que hacer. O sea que si pierde que se prepare el ganador. Quizá por eso apenas es aún un susurro que apunta que algunos de sus "fieles" le aconsejan que si pierde el próximo domingo no descarte intentar una "operación Macrón", es decir marcharse del PSOE y organizar un "movimiento" en torno a él con el que competir en las próximas elecciones. No lo haría inmediatamente claro, pero iría asentando las bases para dar ese salto.
Madrid es así, se habla de todo, se rumorea de todo y se inventa de casi todo. Pero lo cierto es que Pedro Sánchez viene demostrando que el no se para en barras y que la política es su gran pasión. Y sobre todo tiene tanto rencor, tanta ira, tantos deseos de venganza y tanta vanidad que bien podría intentar jugar a Macron.
Lo que es evidente es que hay muchos a los que interesa que gane Sánchez y no por amor precisamente al PSOE sino todo lo contrario. Desde la irrupción de Podemos ha quedado claro que la gran aspiración, legitima aspiración desde luego, de Pablo Iglesias es convertir Podemos en el gran partido de la izquierda desplazando al PSOE. Y hay que reconocer que Iglesias viene jugando con inteligencia sus cartas. Ha logrado ni más menos ni menos que "podemizar" a una parte del PSOE, que haya militantes y votantes socialistas que de repente no se sienten bien en la "piel" del PSOE y añoran situarse en posiciones políticas seudocomunistas porque les parece que eso es volver a las verdaderas esencias de la izquierda.
Y Pedro Sánchez se ha puesto a la cabeza de la manifestación. El, que formaba parte del sector más "liberal" del PSOE, que nunca se había destacado por su "izquierdismo" sino todo lo contrario, ahora se lo monta de izquierdista.
Un PSOE "podemizado" es precisamente lo que necesita Iglesias para dar la puntilla al viejo partido centenario. Si Sánchez gana no será él quién determine las relaciones con Podemos sino Podemos quién marque el paso al PSOE.
En realidad tanto para el PP como para Podemos no hay mejor candidato a dirigir el PSOE que Pedro Sánchez. Para los populares porque el "radicalismo" podemita de Sánchez supondrá que muchos votantes abandonen al PSOE. Para Podemos porque saben que le marcarán el paso y que a la postre si Sánchez no les sigue siempre le podrán acusar de no estar a la altura de la verdadera izquierda. Además en un hipotético pacto PSOE-PODEMOS el gran beneficiario sería Podemos. Para empezar Iglesias y los suyos son mucho más listos que Sánchez y la mayoría de quienes le acompañan.
Así que el domingo los militantes socialistas decidirán no solo quién va a ser su líder sino el futuro del PSOE y sí, también el de la política española por tanto el futuro de nuestra sociedad.
Esperemos que acierten.


Escaño Cero - ¿"Y si gana Patxi"?

17.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Si, ya sé que es dificilísimo, pero después de ver el debate entre Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez, en mi opinión el ganador fue Patxi López y por tanto nadie debería descartar que la militancia socialista decida apostar por él.
López ofrece un proyecto de futuro, un proyecto nítidamente socialista, y a lo largo del debate se negó a entrar en el bucle en el que anda metido Pedro Sánchez sobre los porqués de su destitución. Porque lo cierto es que Pedro Sánchez no tiene más discurso que él mismo, destila resentimiento en cada palabra, en cada gesto. El dimitir como secretario general le ha provocado un trauma que le lleva a creer que es el ombligo del mundo y por tanto las bases del partido, o a su entender, los buenos socialistas, los de izquierdas de verdad, le van a restaurar en el puesto perdido.
Pedro Sánchez salió al ruedo dispuesto a comerse a sus adversarios y no le importó el juego sucio, me refiero a echar mano de hemeroteca tergiversando lo dicho por los otros. Precisamente él que cambia de opinión todas las semanas según las circunstancias y que dice una cosa distinta en cada sitio.
En cuanto a Susana Díaz era quién más tenía que perder y entró en los "trapos" que le ponía Pedro Sánchez sobre la abstención sobre lo sucedido en aquel comité federal en que el solito dimitió. O sobre la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy. Así como Patxi López se negó a entrar en las "neuras" de Sánchez, y por eso le ganó por goleada, sin embargo Susana Díaz puso todo su empeño en demostrar algo que es obvio: el problema de Pedro Sánchez es Pedro Sánchez. Pero perdió demasiado tiempo en demostrarlo.
Y si, el problema de Pedro Sánchez no es Susana Díaz sino el mismo. El problema de Pedro Sánchez es que quiso dar su propio "golpe de mano" en el PSOE proponiendo un congreso a celebrar en pocos días y con él como candidato (en ese momento no hacía la "pelota" a la militancia) y como perdió la votación dimitió el solito ¡qué menos!. Pero además el problema de Pedro Sánchez es que no supo ser el secretario general de todos los socialistas sino que gestionó el PSOE con un sectarismo apabullante. El problema de Pedro Sánchez es que perdió dos elecciones generales y estaba dispuesto a perder unas terceras con tal de seguir el mandando en el PSOE. El problema de Pedro Sánchez es efectivamente Pedro Sánchez.
Les aseguro que siento decirlo porque en su día yo estuve entre quienes creyeron de manera entusiasta que Pedro Sánchez podía llevar a cabo una "puesta a punto" del proyecto socialista y que tenía cualidades para ser el líder del PSOE. Me equivoqué de medio a medio.
Susana Díaz hizo durante el debate un ejercicio de contención, intentó mostrarse como una dirigente política fiable, sin trampa ni cartón salio airosa de la prueba. Pero... pero en mi opinión el debate lo ganó Patxi López.
Eso sí los "seguidores" de Sánchez tan diligentes en las redes se volcaron en proclamarle campeón. Aunque la realidad es que de Sánchez lo único que quedó claro es su rencor. Por eso me pregunto: ¿y si ganara Patxi López?


Escaño cero - Periodismo y poder

16.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


Madrid (OTR /PRESS)

A los políticos no les suelen gustar los periodistas. En realidad confunden el periodismo con propaganda. Creen que los periodistas debemos alabarles y hacerles la ola y si no es así te empiezan a mirar como enemigo.
La mayoría de los políticos suelen disimular su incomodidad con los periodistas pero otros no disimulan que los periodistas les sobran cuando no se a vienen a ser sus propagandistas.
Donald Trump es un ejemplo claro de lo que digo. El presidente de Estados Unidos ha declarado su animadversión profunda a los medios de comunicación hasta el punto que parece dispuesto a suprimir incluso las conferencias de prensa en la Casa Blanca.
Pero no solo Trump, si no que son muchos los políticos a los que les cuesta encajar las críticas y sobre todo creen que si las cosas les van mal es por culpa de los periodistas a los que suelen acusar de no informar como deben, es decir que no se dedican a ser sus propagandistas.
Y precisamente en nuestro país el último político en manifestar su malestar con los medios de comunicación ha sido Pedro Sánchez.
Hace unos días, durante la presentación en Madrid de su programa, se negó a responder preguntas de los periodistas que cubrían el acto, no solo los esquivó sino que incluso se mostró despectivo al negarse siquiera a pararse. En mi opinión, Pedro Sánchez no solo cometió un error inesperado, si no que ese error le retrata.
Pedro Sánchez lleva meses esquivando encuentros con la prensa. El que acusaba a Mariano Rajoy de escaquearse de los medios, resulta que hace exactamente lo mismo.
Sí, es público y notorio que Rajoy no se siente cómodo con los periodistas, pero Sánchez tampoco.
Y es que ya digo que hay políticos que se sienten "incomprendidos" y "maltratados" por la prensa y a lo que parece Sánchez forma parte de ese club.
A nadie le gusta que le critiquen o que se desmenuce cuanto hace y dice, y a ese escrutinio de los medios de comunicación están sometidos permanente los políticos. Solo que dedicarse a la política es algo voluntario por tanto el que lo hace sabe que está sometido al escrutinio constante de la opinión pública.
Y eso sí, creo que los periodistas deberíamos de dejar de cubrir actos donde los políticos se niegan a responder preguntas. Si no quieren responder preguntas entonces que manden un comunicado de lo que quieren decir pero que no utilicen a los periodistas de comparsas.
No hay democracia sin periódismo libre y por tanto crítico. Qué tiempos estos en que hay que recordar lo obvio.


Escaño Cero - El buen socialista

12.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Siento un rechazo instintivo por quienes quieren imponer el pensamiento único. Lo malo es que últimamente en la política española hay algunos políticos que van repartiendo carnes de "buenos" y "malos" entre los militantes de sus partidos y entre los ciudadanos en general.
Y pondré nombres, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se han especializado en ese reparto de carnes de "buenos" y "malos".
Es curioso que Sánchez imite lo peor de Iglesias, pero lo cierto es que Pedro Sánchez empieza a ser una mala caricatura de Pablo Iglesias. Al menos Pablo Iglesias es el original.
No sé que pensarán los militantes socialistas que han avalado a Patxi López y a Susana Díaz y a los que Pedro Sánchez viene insultando con más o menos sutileza. Buenos socialistas, viene a decir Sánchez, son los que le apoyan a él, malos socialistas son los que apoyan a Susana Díaz y a Patxi López, sobre todo a Susana Díaz y a la que tiene el descaro de hacer responsable de que hoy gobierne Mariano Rajoy. Pero no solo eso, sino que Sánchez se autoproclama líder de los buenos militantes a los que él personalmente les va a dar la "voz" que supuestamente no tienen. Los otros militantes, es decir los que apoyan a Susana Díaz y a Patxi López son "malos militantes", y como además entre estos hay dirigentes pues todavía peor que peor.
Si yo fuera militante del PSOE me revelaría ante tamaño maniqueísmo y sobre todo ante ese argumento tan fácil como tramposo dirigido a remover las emociones de los descontentos.
En éste tiempo de campaña para llegar a la sala de mando del PSOE el único argumento que esgrime Sánchez es que el representa a los buenos militantes y que si él es secretario general los buenos militantes podrán opinar sobre todo.
Me pregunto que piensa hacer con quienes no le apoyan ¿les expulsará? ¿les ninguneará? ¿les ignorará? ¿les hará pagar de alguna manera que no le hayan hecho la ola? .
La verdad es que vivimos una época en que las emociones priman sobre la razón y los agitadores de emociones y del descontento tienen fácil llevar al agua a su molino.
Vengo escribiendo que el 21 de mayo puede pasar cualquier cosa, es decir, que puede ganar cualquiera de los tres candidatos aunque parece que el juego se dilucida entre Sánchez y Díaz.
Durante estos días de "campaña" Susana Díaz ha evitado el "cuerpo a cuerpo" con Sánchez y López, y el propio Patxi López tampoco ha dicho ni una palabra contra Susana Díaz o Pedro Sánchez. Es decir han actuado con elegancia y "fair play" mientras que Pedro Sánchez ha despreciado a quienes no están con él y ha lanzado dardos llenos de rencor y resentimiento tanto contra Díaz como contra López.
Por eso me pregunto qué pensarán, qué sentirán esos tantos y tantos socialistas que se ven señalados por Sánchez como malos socialistas simplemente porque no están con él.
A mi me parece que alguien que lleva en la mano el germen de la división no está capacitado para gestionar un proyecto de futuro. Pero claro, es solo una opinión.


Julia Navarro - El futuro del socialismo

11.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Manuel Valls ha certificado la defunción del Partido Socialista Francés. Lo ha hecho sin inmutarse, como si certificara una obviedad de la que el resto del mundo no se había percatado.
Quizá Valls se ha precipitado y su hasta ahora partido está moribundo pero aún con un soplo de vida.
Al tiempo que Manuel Valls hacía esta afirmación, otro socialista, Jeremy Corbyns anunciaba, también sin inmutarse, que tanto le dan los resultados que su partido pueda obtener en las elecciones que se celebraran en el Reino Unido dentro de un mes, puesto que él piensa seguir adelante y no piensa dejar la sala de mando del laborismo británico.
La afirmación de Corbyn es una respuesta a los sondeos que auguran el hundimiento del Partido Laborista en esos próximos comicios.
O sea que si la realidad no está de acuerdo con él, peor para la realidad.
A esto también hay que añadir que hace unos días los socialdemócratas alemanes perdían las elecciones en uno de los lander donde venían gobernando, el de Schleswig-Holstein, derrotados por el partido de Angela Merkell. Lo mismo sucedió en febrero en el lander de Sarre donde los socialdemócratas sufrieron otra derrota.
Faltan cinco meses para las elecciones generales en Alemania y por lo que parece Martín Schultz no va a poder frenar el desencuentro de la socialdemocracia con sus electores.
La elección de Schultz despertó muchas esperanzas para sacar de la crisis al Partido Socialdemócrata alemán, sin embargo hasta ahora no se cumplen ninguna de las expectativas previstas.
Y ya puestos, no olvidemos el reciente fracaso de los socialdemócratas holandeses en las urnas. Por no hablar del fracaso del PSOE en España en las dos últimas citas electorales con Pedro Sánchez entonces al frente del partido.
La cuestión de fondo es que la socialdemocracia está atravesando una crisis de credibilidad que afecta a su propia subsistencia. Cuando un partido deja de ser percibido como útil por los ciudadanos estos lo desechan.
Es verdad que los partidos conservadores tradicionales también están sintiendo el desafecto de sus votantes pero desde luego en menor medida que lo que les sucede a los socialdemócratas.
Así las cosas la socialdemocracia europea tiene que reinventarse y no tiene otro camino que analizar con rigor lo que sucede en la sociedad, lo que demandan los ciudadanos y buscar respuestas.
La crisis económica, la crisis provocada por una globalización sin reglas, la crisis de los refugiados, la crisis de la pérdida de valores, etc, etc, etc, son parte de las respuestas urgentes que demanda la ciudadanía.
Ni caben viejas fórmulas ni tampoco soluciones populistas fuera de la realidad.
La Europa del bienestar está cimentada sobre la socialdemocracia que fue capaz de tener las respuestas adecuadas en el siglo XX. Ahora se trata de buscar otras respuestas para los desafíos del siglo XXI. El problema es que o dan con las respuestas o los ciudadanos les mandarán al rincón de la Historia.


Escaño cero - "¡Cuidado!"

10.05.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

El sentimiento de euforia que recorre Europa por el triunfo de Emmanuel Macron puede hacer que los árboles no nos dejen ver el bosque.
Y es que primero fue Alexander Van der Bellen en Austria, luego Mark Rutter en Holanda, ahora Emmanuel Macron en Francia quienes han puesto freno al auge del populismo. Sí, podría parecer que es así y que por tanto no tenemos nada que temer. Pero lo cierto es que hace unos meses Austria, y por tanto el resto de Europa, contuvo la respiración ante el duelo entre el candidato progresista a la presidencia del país Van der Bellen frente al candidato populista Norbert Hofer. Y lo mismo ha sucedido recientemente en Holanda donde el conservador Mark Rutter venció al xenófobo Geer Wilders. Y el domingo Emmanuel Macron se hacía con la presidencia de la Republica frente a Marine Le Pen.
Pero a pesar de que por ahora los partidos populistas y xenófobos no logren ganar elecciones lo cierto es que están ahí, y que su fuerza es cada vez mayor. En Grecia Amanecer Dorado se ha convertido en una fuerza con peso parlamentario. En Alemania Alternativa para Alemania, de cariz xenófobo, cada vez toma más fuerza y representación en los lander. Y ahora Marine Le Pen que, aunque derrotada, cuenta con once millones de votos, o sea el treinta y cinco por ciento del electorado francés.
De manera que vamos ganando batallas pero aún no hemos ganado la definitiva que es volver a desterrar de Europa la xenofobia y los populismos engañosos que pueden devolvernos a las épocas más oscuras de la Historia europea.
Por eso es más necesario que nunca que los dirigentes políticos que comparten los valores que han hecho posible la Europa que conocemos, la Europa de la libertad, de la democracia, del bienestar, de las oportunidades, vuelvan a pisar el suelo, a escuchar a los ciudadanos que viven angustiados no solo por las consecuencias de la crisis económica que hemos padecido sino por algunas de las consecuencias de la globalización.
Los dirigentes de los partidos que hicieron posible nuestra Europa, la que ha dado lugar a la Unión Europea, tienen que volver a palpar la realidad y a ofrecer respuestas a los problemas de los ciudadanos. Si no lo hacen, si simplemente se conforman con haber ganado una batalla a las fuerzas populistas, puede que entonces la siguiente la pierdan, es decir nos la hagan perder.
Bruxelas no puede seguir siendo la madrastra que impone planes de austeridad que castigan a los países más pobres y tienen consecuencias devastadoras para sus ciudadanos.
El proyecto de Europa no puede ser otro que el que la economía esté al servicio de los ciudadanos y no los ciudadanos al servicio de los poderes económicos. Ese es el reto.


Escaño Cero - El duelo

04.05.17 | 08:16. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Se les debería de caer la cara de vergüenza pero no es así. Me refiero a los partidarios de Jean Luc Mélenchon y a él mismo dispuestos a coronar a Marine Le Pen como presidenta de Francia con el apoyo de su abstención o voto en blanco.
Resulta que la izquierda de la izquierda no tiene escrúpulos a la hora de votar. Así pues este próximo domingo Emmanuel Macron se medirá con Marine Le Pen en las urnas. Y no será un duelo entre los dos, sino que será el duelo entre Europa y una manera de entender el mundo frente a un proyecto populista y xenófobo.
De manera que lo que voten los franceses el día 7 dependerá el destino de Europa.
La Unión Europa sin el Reino Unido puede sobrevivir sin problemas, pero no sin Francia. De manera que el resto de los europeos contendremos la respiración mientras los franceses van a las urnas.
El candidato Macron ha dejado dicho en una de sus últimas entrevistas que la UE se tiene que reformar y tiene razón. La cuestión es en que dirección. Si en una Unión más social, más pegada a los problemas reales de los ciudadanos. Porque ese es precisamente uno de los déficits de la Unión Europea, que en demasiadas ocasiones los ciudadanos se sienten ajenos a las decisiones que se adoptan en Bruxelas.
En estos años de crisis los gobiernos han adoptado medidas durísimas de austeridad bajo el escudo de Bruxelas y eso ha provocado desafectos en la idea de la UE.
De manera que el desafío de los lideres europeos es precisamente que los ciudadanos no se sientan desamparados precisamente cuando las condiciones socioeconómicas son peores.
La dureza mostrada por Alemania imponiendo una austeridad de tal dureza que ha provocado que seguramente la macroeconomía de algunos países se hayan salvado pero a costa del sufrimiento de los ciudadanos.
No hay mejor idea para el futuro que el de la Unión Europea a pesar de sus fallos y carencias. De ahí la importancia del triunfo de Emmanuel Macron.
En realidad Macron es una incógnita, un hombre sin partido, que ha creado una movimiento de apoyo a su alrededor, sin embargo su apuesta es clara por la Unión Europea y eso en si mismo es un valor. Por eso está recabando y obteniendo el apoyo de socialistas y republicanos. Y por eso resulta imperdonable que los militantes y simpatizantes de "Francia insumisa" el grupo de Mélenchon hayan optado por la abstención o el voto en blanco. Lo que está en juego este 7 de mayo no es solo el futuro de Francia sino el de Europa.


Sábado, 27 de mayo

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031