Opinión

Escaño cero - ¡Que vienen los rusos!

21.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

No me cabe duda de que estamos viviendo otra "guerra fría", ésta no declarada, en las relaciones entre Occidente y Rusia. Creo que ambas partes se retroalimentan.
Ahora nos dicen que Rusia alienta el independentismo en Cataluña de la misma manera que no es ajeno a otros sucesos políticos que acaecen en otros lugares del mundo. Puede ser, no lo sé, carezco de información suficiente, pero entra dentro de lo probable.
Supongo que Valdimir Putin le está devolviendo la "tarjeta de visita" a Europa y a Estados Unidos a cuenta de la "rebelión" en Ucrania cuando el presidente Victor Yanukovic, totalmente pro ruso, decidió no firmar un acuerdo comercial con Bruselas, y eso provocó las manifestaciones del Maidan alentadas, ¿subvencionadas? y apoyadas desde Occidente.
Recuerden que Georgues Soros, sí el mismísimo que provocó la quiebra de la libra esterlina reconoció sin rubor en una entrevista que le hicieron en CNN que él había apoyado a través de Fundaciones a los insurrectos del Maidan.
Por cierto que de Soros también se decía que simpatizaba con la causa del independentismo catalán. Pero vaya usted a saber.
En realidad es una tradición que Occidente meta las manos allí donde puede fastidiar a Rusia y Rusia haga otro tanto de lo mismo con Occidente. Lo cual no justifica los chanchullos de ninguna de las dos partes.
Así que será interesante que el Gobierno informe al Parlamento de cuanto sabe sobre la injerencia de Rusia en la crisis de Cataluña.
Es evidente que a Rusia no le interesa una Europa prospera y fuerte. Claro que en este objetivo coincide con Estados Unidos a quien tampoco conviene a sus intereses una Unión Europea que sea y actúe como un potencia.
En fin, sin duda se está jugando una partida de gran trascendencia entre las potencias y no es de extrañar que Cataluña sea una de las cartas de la esa partida de la que poco sabemos porque se juega en el mundo de las sombras.


Escaño cero - La gran burla

17.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Aventureros, cínicos, manipuladores, cobardes. Sí, estas son algunas de las definiciones que se me ocurren sobre algunos de los impulsores del "proces".
En realidad no sé como no se les cae la cara de vergüenza cuando ahora reconocen que nunca hubo la más mínima posibilidad de llevar su aventura secesionista adelante puesto que no contaban con la mayoría de sus conciudadanos. O, el colmo del cinismo, otros explican que no podían imaginar que desde el Estado se pudiera responder a su órdago, e incluso Puigdemont se ha atrevido a decir que todo lo que habían montado era para obligar al Gobierno a negociar.
La verdad es que toman por auténticos idiotas a sus conciudadanos de Cataluña. Les han tomado el pelo de la manera más indigna. Han alentado una revuelta y luego se desmarcan diciendo que no iba en serio.
Yo no sé que pensarán los ciudadanos de Cataluña pero espero que incluso los que de buena fe defienden el independentismo den la espalda a todo este grupo de aventureros que les han guiado a la nada.
Sí, Puigdemont, Junqueras, Forcadell, los de la CUP, todos, se han burlado de los ciudadanos catalanes y de paso del resto de los españoles. Porque solo como una burla se pueden entender sus excusas cobardicas.
En sus declaraciones vienen a decir con un cinismo insoportable que no entienden la reacción del Estado porque lo de la independencia en realidad no iba en serio.
Mientras Puigdemont continua haciendo el ridículo en Bruselas, Oriol Junqueras ha designado sucesora a Marta Rovira, a la que ve como presidenta de la Generalitat, con el consejo añadido de que intente tejer una alianza con Ada Colau y Podemos. Y es que Junqueras ya da por ganador a su partido en las elecciones del 21 de diciembre.
En cualquier caso si el 21 de diciembre gana Ezquerra e intenta volver a llevar adelante la aventura secesionista ya saben la respuesta: el artículo 155 de la Constitución.
Dicho sea de paso con la aplicación del artículo 155 no ha pasado nada excepto que se ha recuperado la normalidad en Cataluña. Por tanto si alguien la vuelve a quebrar sabe que el Estado tiene herramientas para devolver la legalidad.
Esperemos que los "padres y madres" del "proces" tengan a bien dejar de burlarse de los ciudadanos.


Escaño cero - En marcha

16.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Las declaraciones de buena parte de los dirigentes del independentismo catalán señalando que ya sabían que la mayoría de sus conciudadanos no están con el "proces" y por eso ha fracaso, es una muestra mas de su cinismo y aventurerismo. En definitiva han engañado y manipulado a la gente que les ha acompañado en el afortunadamente frustrado "proces".
Y mientras estas declaraciones se suceden, en el Congreso, por iniciativa del PSOE, se pone en marcha la comisión territorial encargada de estudiar una actualización del Estado de las Autonomías.
En mi opinión es más que loable el empeño de Pedro Sánchez en que sea en el Parlamento donde se comience a estudiar y debatir esa reforma del Titulo VIII de la Constitución que, mas adelante, de lugar a una puesta a punto más amplia de nuestra Carta Magna. Porque hay que recordar que Mariano Rajoy y su partido se venían negando hasta ahora de plantear siquiera que se pudiera estudiar la reforma de la Constitución.
Lo incomprensible es que Podemos se haya desmarcado junto a Ezquerra República y el PDCAT, y el PNV, de esta iniciativa socialista. Y más incomprensible es la actitud un tanto displicente de Ciudadanos.
Y es que no se puede estar día sí y día también clamando por la reforma de la Constitución y cuando alguien propone, en este caso el PSOE, poner en marcha una comisión de estudio de esa reforma, entonces poner inconvenientes. Por tanto suya será la responsabilidad de quienes no participen pero lo que es evidente es que esa comisión es tan necesaria como pertinente.
Y me parece excelente que se haga realidad que entre los primeros comparecientes estén los tres ponentes de la Constitución Miguel Roca, José Pedro Pérez Llorca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. Tres hombres con sensibilidad política muy distinta pero que fueron capaces en el pasado de ponerse de acuerdo y que sin duda sus reflexiones sobre el Titulo VIII de la Constitución y cómo, en su día, debe de reformarse la Constitución deben no solo de ser escuchadas sino tenidas en cuenta.
A la comparecencia de estos tres padres de la Constitución seguirán muchas más no solo de expertos constitucionalistas sino de representantes de la propia sociedad.
A sus señorías les va a venir muy bien escuchar antes de ponerse a trabajar en cualquier reforma que desde luego no se podrá llevar a cabo sin el concurso de todas las fuerzas políticas.
En cualquier caso ya digo que es un acierto que esa comisión se ponga marcha sin prisas pero sin pausa.


Escaño cero - La caricatura de Puigdemont

15.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Lo peor que le puede pasar a una persona es convertirse en una caricatura de sí mismo. Eso es exactamente lo que le está sucediendo a Carles Puigdemont que se ha convertido en una caricatura pero de la peor calidad.
El ex president ha fracasado en su intención de lograr que todos los grupos independentistas se presenten juntos a las elecciones del 21 de diciembre. El fracaso le ha llevado a él y a los suyos a inventarse unas nuevas siglas con las que concurrir. De Convergencia pasaron a denominarse PDeCAT y ahora se presentaran en las urnas bajo el nombre de Junts per Catalunya.
Lo cierto es que Carles Puigdemont está perdiendo fuelle desde su huida bufa a Bruxelas y sus continuas declaraciones histriónicas, aunque, por sorprendente que parezca, aún hay ciudadanos que creen en él. El caso es que las elecciones van a estar más que reñidas en el sector independentista.
Se sabe que Oriol Junqueras y Carles Puigdemont se soportan poco a pesar de que el ex president ha venido siendo poco menos que un juguete bien manipulado por el sibilino Oriol Junqueras que parece ser que fue quién le impidió convocar elecciones para evitar la aplicación en Cataluña del 155 de la Constitución.
Es evidente que Junqueras es un tipo con más recorrido que Puigdemont y que tras sus ademanes curiles y su discurso melifluo se esconden grandes dotes de manipulador y una ambición desbocada. Porque Junqueras viene trabajando desde el minuto uno por convertirse en presidente de la Generalitat y a mi no me extrañaría que dependiendo del resultado de las elecciones del 21 de diciembre incluso estuviera dispuesto a guardar en el cajón su programa independentista para pactar pongamos con el partido de Ada Colau y el propio PSC si eso le aupara a la Generalitat. A Puigdemont se le ve venir a Junqueras hay que interpretarle porque es un experto en tartufismo.
Claro que a Junqueras le ha salido una dura competidora tan sibilina como él, nada menos que la alcaldesa de Barcelona Ada Colau cuya ambición le anda a la par.
Y en medio, como un personaje roto, desenfocado, fuera de juego está Carles Puigdemont, que da saltos malabares para llamar la atención sin percibir que sus actuaciones van provocando hastío.
Ya digo que lo peor que le puede pasar a uno es convertirse en una caricatura y Carles Puigdemont es una caricatura de pésima calidad de sí mismo.


Escaño cero - Pero ¿lo descubre ahora?

14.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Tengo a Pedro Sánchez por persona inteligente por eso no comprendo que parezca haberse caído del guindo por la actitud de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau respecto a los independentistas.
Y es que las bases del partido de Colau han aprobado por amplísima mayoría romper con el PSC, es decir "despedirles" del ayuntamiento de Barcelona.
El comentario de Sánchez ha sido de lo más "naif": "Ada Colau ha elegido el camino de los independentistas". Pues no, no es que lo haya elegido ahora es que esa ha sido su apuesta desde el primer momento por más que haya intentado engañar a unos cuantos ingenuos con su actitud tartufista y sus declaraciones contradictorias.
Colau fue a votar en los dos referéndum ilegales, el último el del 1 de octubre. Y no solo eso, es que facilitó que la votación se pudiera celebrar. Amen de que ha aparecido en buena parte de los actos públicos y manifestaciones en pro de la independencia.
Pero la señora Colau es especialista en dar una de cal y otra de arena. Por ejemplo ahora rompe con el PSC por apoyar la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña pero al mismo tiempo "regaña" al ex gobierno de Puigdemont por el lío montado en Cataluña, lío en el que ella ha estado en primera fila apoyándolo.
De manera que Ada Colau juega al despiste con la opinión pública. Pero ya se sabe que se puede engañar a la gente durante un tiempo pero no todo el tiempo, aunque no sé yo, teniendo en cuenta el grado de fanatización de parte de la sociedad catalana lo mismo continúan comprándola su mercancía engañosa.
Dicho sea de paso me parece a mi que el PSC tampoco pierde nada por no formar parte del gobierno del ayuntamiento de Barcelona. En realidad una de los grandes errores que ha venido cometiendo el PSC en los últimos años es precisamente haber estado demasiado cerca del independentismo.
Por eso reitero mi opinión de que Miquel Iceta está actuando con inteligencia, huyendo de cualquier frentismo pero al mismo tiempo dejando de hacer el caldo gordo al independentismo.
Pero la hora de la verdad será el 21 de diciembre cuando, si ningún partido saca mayoría absoluta, algo harto difícil, todos se tengan que "retratar" en la política de alianzas y pactos. Ahí les quiero ver yo a todos ellos.


Escaño cero - Una buena decisión

10.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, (OTR/PRESS)

A los políticos cuando de verdad se les conoce es en circunstancias difíciles y creo yo que Miquel Iceta está sorprendiendo a propios y extraños demostrando que tiene capacidad sobrada para liderar un momento político como este tan trascendental en la Historia de Cataluña y de España.
El discurso de Iceta es el de un político que conoce bien Cataluña y por tanto ofrece un modelo de convivencia basado en el acuerdo y no en la ruptura.
El líder socialista defiende el catalanismo y una mayor cuota de autogobierno para Cataluña previa reforma de la Constitución y todo esto haciendo equilibrios casi imposibles habida cuenta de que en el PSC hay dos almas, una que roza el independentismo y otra que es lisa y llanamente catalanista pero sin más veleidades.
Iceta apuesta por un proyecto político integrador de ahí que haya llegado a un acuerdo con Ramón Espadaler, sucesor de Durán Lleida al frente de la desaparecida Unió reconvertida en una nueva formación que se llama Units per Avancar.
De esta manera el PSC abre las puertas a tantos y tantos ciudadanos que son catalanistas y que vista la deriva enloquecida de Partido Demócrata Catalán y del tanden formado por Mas y Puigdemont, de repente se han encontrado con que no saben a quién votar. Y con inteligencia y sentido común Miquel Iceta les ha invitado a coaligarse con el PSC presentándose juntos en las elecciones del 21 de diciembre.
Naturalmente este acuerdo ha provocado sorpresa en las filas de ambas formaciones y, todo hay que decirlo, incluso resistencias.
Pero como Miquel Iceta ha explicado se trata de recuperar el consenso en Cataluña y que su manera de entender el catalanismo pasa por no aceptar su secuestro por los independentistas.
El acuerdo deja margen a ambas partes para mantener su identidad ya que podrán votar como crean conveniente en el Parlamento sin que tenga porque haber siempre coincidencias. El propio Espadaler no tiene reparos en mostrar su discrepancia con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Pero tanto Iceta como Espadaler son conscientes de que hay que devolver la serenidad a Cataluña ofreciendo alternativas posibles.
Dice Iceta que sin duda su apuesta es arriesgada y solo el resultado de las urnas dirá si los catalanes avalan esta operación política. Pero sea cual sea el resultado, Miquel Iceta ha acertado porque el camino elegido es el único posible para volver a restañar heridas en Cataluña y para al menos intentar demostrar que hay alternativa al independentismo que tanto mal está causando en Cataluña y en el resto de España.
Así que bienvenido sea ese acuerdo generoso e inteligente.


Escaño cero - La carta de Justiniano

09.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Se me hizo un nudo en el estómago cuando ayer leí en El País la carta de Justiniano Martínez a Paco Frutos. Precisamente el mismo día en que las encuestas auguran un descenso en intención de voto para Podemos.
A quienes no hayan leído el texto de Justiniano Martínez les recomiendo que lo busquen de inmediato en la RED.
Justiniano Martínez fue guerrillero, responsables del PCE en Murcia, también responsable del PCE en Madrid. Fue detenido, torturado y pasó unos cuantos años en la cárcel.
El recuerda como gritaba libertad y amnistía y que por eso perdonó a su torturador. Pero sobre todo Justiniano da las gracias a Paco Frutos porque el ex secretario general del PCE y uno de los líderes de CCOO ha sido capaz hace unos días de subirse a una tribuna y arremeter contra el independentismo catalán recordando que la izquierda ni ha sido ni puede ser nacionalista, además de poner en valor cuanto se hizo en la Transición, esa Transición denostada por algunos de los líderes podemitas.
Paco Frutos alzó su voz autorizada lamentando la deriva de los actuales dirigentes comunistas y estos le respondieron desautorizándole y diciendo que ya no representa a nadie.
Pero va a ser que sí, que Frutos lo mismo que Justiniano Martínez representan a esos miles de hombres y mujeres que militaron en las filas del PCE y sus historias son un ejemplo de sufrimiento, de sacrificio de generosidad y de inteligencia política. Pero representan no solo a quienes militaron en el PCE sino a esos millones de ciudadanos que creyeron y apoyaron la Transición y que hicieron posible con su apoyo el paso de la dictadura a la democracia y a la puesta en marcha del régimen de democracia y libertad del que venimos disfrutando desde 1977. Y la Transición no habría sido posible sin la generosidad del PCE, de su apuesta decidida por la reconciliación. De manera que si de algo nos podemos sentir orgullosos los españoles es precisamente de nuestra Transición.
Así que Justiniano Martínez ha escrito una carta a Paco Frutos y ha recordado de dónde venimos. Ha alzado la voz para decir que él si que fue un preso político. Y es que en nuestro país todavía hay hombres y mujeres que fueron presos políticos y por eso resulta un sarcasmo que se considere presos políticos a los miembros del ex Gover catalán. La simple comparación es injuriosa para quienes sufrieron cárcel en los años de la dictadura.
No me extraña nada que Podemos esté empezando a perder pie por su política de apoyo al independentismo. Como dice muy bien Justiniano Martínez, en Cataluña se hacen huelgas por los del "tres por cent", huelgas convocadas por patronos y gobiernos.
Yo no sé si muchos de los que hoy con tanta arrogancia y soberbia se erigen en representantes de la izquierda han leído el artículo de Justiniano Martínez pero me gustaría saber, en caso de que lo hayan leído, si han sentido una sacudida en su conciencia.
Empieza a haber un hartazgo evidente de las gentes de verdad de izquierdas ante el adanismo de quienes se dicen hoy de izquierdas. La izquierda y el nacionalismo es como intentar mezclar agua y aceite. Imposible. Insisto, les recomiendo el artículo de Justiniano Martínez.


Escaño cero - Demasiadas prisas

08.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Al César lo que es del César. Ciudadanos es un partido político que nació ante la insoportable actitud de los partidos independentistas en Cataluña y la inacción por parte de los que hasta ese momento deberían haber ejercido de oposición.
Porque todo hay que decirlo, lo que está pasando hoy en Cataluña no es nuevo. Hace años que el clima político comenzaba a ser asfixiante para quienes no comulgaban con el nacionalismo y mucho menos con el independentismo. Pero esa llamada mayoría silenciosa prefirió dejar hacer, no hacerse notar, no manifestar sus discrepancias, incluso muchos dejaron de votar. Y en eso llego Ciudadanos consiguiendo hacerse con un hueco importante en la política catalana y de paso en la del resto de España.
Sin embargo en mi opinión los políticos de Ciudadanos pisan demasiado el acelerador y terminan ahogando el motor. Por ejemplo resulta un error el empeño de los líderes de Ciudadanos de formar un "frente común" contra el independentismo. Pedir ahora que se llegue a un acuerdo sobre lo que se hará o no se hará el día después de las elecciones es cuanto menos un error táctico.
Menos mal que el PSC se está resistiendo. Incluso el PP.
Y es que no se trata de hacer "frentes" sino de hacer política. El 21 de diciembre los ciudadanos de Cataluña decidirán su futuro inmediato. Y dependiendo de lo que voten en las urnas será el momento de abordar acuerdos y poner en hora estrategias conjuntas.
Así que a mi manera de ver Albert Rivera e Inés Arrimadas así como otros líderes del partido naranja, se equivocan metiendo prisa al PSOE y al PP para que firmen un compromiso de que van a apoyar la lista más votada, partiendo de la premisa que esa lista puede ser la de Ciudadanos, o al menos en torno a ésta conformar una mayoría.
Hartos problemas tienen los dirigentes del PSC como para además aventurarse en la puesta en marcha de un "frente" con Ciudadanos y el PP.
El PSC se está desangrando porque una parte de sus dirigentes son independentistas y bastante tiene Miquel Iceta con poner parches para que no se le desangre su partido. Por eso las prisas y los requerimientos desde Ciudadanos lo único que van a lograr es incomodar aún más a ciertos sectores del PSC, amen de enrabietar a los del PP.
Los líderes de Ciudadanos deberían de ser un poco más comedidos a la hora de querer embarcar a otros en sus estrategias. Las encuestas les auguran un buen resultado en Cataluña. Lo menos que pueden hacer es esperar al 21 de diciembre y luego proponer lo que crean conveniente, pero hasta ese día más les valdría no colocar en posiciones imposibles e incómodas a sus posibles partenaires.


Escaño cero - Iguales ante la ley

07.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Estos días comenzamos a escuchar desde las filas socialistas que con el Código Penal no se arregla el problema de Cataluña.
Sí, es verdad, con el Código Penal no se arregla, pero convendrán conmigo que lo que resulta inaceptable es que en una parte del territorio español, en este caso en Cataluña, algunos de sus dirigentes políticos, los máximos responsables, quiebren la legalidad, hagan caso omiso a las sentencias del Tribunal Constitucional, se gasten el dinero público en su propio proyecto independentista, pisoteen los derechos de quienes no piensan como ellos, y ante todo esto no se haga nada. Política, hay que hacer política dicen algunos. Y sí, claro hay que hacer política pero además habrá que enfrentar a la Ley, es decir llevar ante los tribunales a quienes se saltan las leyes a la torera.
De manera que, en mi opinión, devolver la legalidad a Cataluña no es incompatible con hacer política y buscar soluciones políticas a los problemas de esta Comunidad. Pero además los dirigentes políticos que han quebrado las leyes tienen que responder ante la Justicia porque de otra manera supondría que en nuestro país hay ciudadanos de primera y de segunda. De primera serían aquellos políticos que en nombre de sus apetencias políticas violan la legalidad pero sin consecuencias, es decir sin que tengan una penalización judicial, y luego estrían el resto de los ciudadanos a los que se les aplica la Ley de principio a fin.
Eso, por lo menos a mi, me resultaría insoportable. En un Estado democrático no hay objetivo político que para conseguirlo se pueda quebrar la Ley.
Quienes han organizado un referéndum ilegal, aprobado unas leyes de desconexión con el Estado, gastado dinero público en su propia aventura sececionista, cerrado el Parlamento, ninguneado a la oposición, pisoteado los derechos de quienes no piensan como ellos, insultando y descalificando a quienes no avalan el "procés", sabían perfectamente que estaban delinquiendo. Sí delinquiendo. España es un país democrático y por tanto quién organiza un "golpe" contra la Constitución delinque. Y eso es lo que han hecho los "padres" e impulsores del "procés". Por tanto sabían que el Estado no podía permanecer impasible. Y lo que ha hecho el Gobierno es escrupulosamente democrático: aplicar el artículo 155 de la Constitución y llevar ante los Tribunales a los principales responsables de la quiebra de la legalidad. Y son los Tribunales los que decidirán la suerte de éstos. De manera que no cabe llevarse las manos a la cabeza y argumentar que hay que hacer política. La respuesta es sí, claro que hay que hacer política, pero al mismo tiempo habrá que llevar ante la Justicia a quienes se saltan la Ley.
¿Cómo se resuelve el problema de Cataluña? Pues sin duda con un diálogo sincero y constructivo entre todas los actores políticos.
De ahí la importancia de la comisión que a propuesta del PSOE se va a poner en marcha en el Congreso para hacer un diagnostico sobre qué y cómo se debe reformar la Constitución. Pero eso sí, no basta con decir que hay que reformar la Constitución si una parte de esos actores, es decir los independentistas no se conforman ya con la reforma sino que su objetivo último continúa siendo la independencia.
De manera que cualquier reforma de la Constitución debe de ser fruto de un pacto entre todas las fuerzas políticas, como lo fue nuestra actual Carta Magna y además basada en la lealtad. Porque todo hay que decirlo los actuales dirigentes independentistas catalanes han hecho alarde de una deslealtad escandalosa.


Escaño cero - Sin perdón

03.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Independientemente de la suerte judicial que puedan correr los ex miembros del Gobierno de la Generalitat los ciudadanos de Cataluña intentan regresar a la normalidad aunque en las filas independentistas cunda el desconcierto.
Hay miles de ciudadanos que después de haber sido arrastrados por Puigdemont, Junqueras, la CUP, los Jordis (de la Asamblea Nacional y Omnium), a la rebelión contra la Constitución y su propio Estatuto de Autonomía, ahora no saben a que atenerse por más que algunos hayan decidido instalarse en una realidad virtual e insistan en que Cataluña ya se ha convertido en una República independiente.
El caso es que esos miles de ciudadanos han sido manipulados y engañados por los líderes del PDeCAT, de Ezquerra y de la CUP. Les han tomado el pelo. Han abusado de sus ideales y de su buena fe. También todo hay que decirlo de su obcecación, porque creerse que se iba a permitir que Cataluña declarara a las bravas la independencia es tanto como creer en Santa Claus vuela en un trineo tirado por renos para traernos regalos.
Artur Mas fue quién comenzó toda esta aventura disparatada. Ahora Mas se agazapa detrás de Carles Puigdemont pero él fue el instigador de todo este disparate.
Mas, Puigdemont, Junqueras, los líderes de la CUP, contando con el apoyo de Ada Colau y de Podemos, aunque tanto Colau como los líderes de Podemos queriendo quedar bien con todos han quedado mal hasta con sus propias bases. No se puede decir que Cataluña tiene derecho a celebrar un referéndum y apoyar su celebración para a continuación decir que el referéndum no tiene base legal y por tanto no es más que una gran movilización. ¡Menudo ejercicio de cinismo!

Vuelvo al principio, a la desolación de tantos y tantos ciudadanos catalanes que ahora mismo viven en el desconcierto aunque más que desconcertados deberían de rebelarse por haber sido engañados.
Los mismos que dicen que han declarado la República catalana ya han decidido presentarse a las elecciones convocadas por el Gobierno de España para el próximo día 21. Es decir están aceptando la aplicación del artículo 155 de la Constitución y por tanto reconociendo que su proclamada República Catalana no existe.
Lo peor es que hay gente que se cree a estos políticos aventureros como son Artus Mas, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y compañía siguen insistiendo en que se presentan para consolidar esa República virtual.
Ojalá los que de buena fe han apostado por el independentismo despierten a la realidad y castiguen en las urnas a este grupo de aventureros sin escrúpulos. No merecen el perdón.


Escaño cero - El papel de Junqueras

01.11.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Oriol Junqueras es un consumado artista del "tartufismo". De ademanes contenidos, habla lo justo en voz baja y meliflua. Es ese tipo de personas que tiran la piedra y esconden la mano, que azuzan a otros para que asuman las consecuencias de decisiones que él promueve o de las que al menos participa.
Y es que como vicepresidente de la Generalitat ha sido el "motor" de todo el disparate que se ha vivido en los últimos meses en Cataluña.
En realidad este drama comenzó a escribirlo Artur Mas, y en su desenlace además de Puigdemont y la CUP, ha ayudado de manera especial Ezquerra.
Sí, Carles Puigdemont ha dado la cara y sin duda es el principal responsable pero detrás de él ha estado Junqueras moviendo los hilos y cuidando eso sí, de que fueran otros, en primer lugar Puigdemont quién corrieran con el gasto del desafío al Estado.
En los últimos días hemos conocido distintas versiones sobre porqué Carles Puigdemont estuvo a punto de convocar elecciones el pasado viernes y finalmente no lo hizo.
Algunas de las personas que estuvieron en los aledaños de las negociaciones han ido deslizando retazos de información y curiosamente hay una coincidencia general: Puigdemont estaba casi convencido de que la mejor salida era convocar elecciones, pero Junqueras se lo impidió. ¿Que como lo hizo? Pues logrando que Carles Puigdemont se asustara al comprobar su soledad ante esa decisión. Comenzaron los "tuits" insultándole, y las gentes de Ezquerra y de la CUP le tacharon de traidor. De manera que Puigdemont no se atrevió a dar el paso porque no lo quería dar solo y Junqueras se negaba a acompañarlo.
En realidad Junqueras quiere "heredar" a Puigdemont y toda su estrategia ha ido en esa dirección.
Naturalmente si Carles Puigdemont fuera un político consistente habría tomado la decisión de convocar elecciones por más que Ezquerra y la CUP se le pusieran en frente. Pero todo hay que decirlo, tampoco a él le pedía el cuerpo convocarlas por más que casi se comprometiera con algunos de los interlocutores que intentaban convencerle de que sí lo haría.
Algunos creen ver en Oriol Junqueras una especie de Maquiavelo moderno. Yo discrepo, por más que Maquiavelo se inspirara en un rey aragonés, Fernando de Aragón, para componer el personaje de El Príncipe. Ya le gustaría a Oriol Junqueras parecerse en lo más mínimo a aquel Fernando de Aragón casado con Isabel de Castilla, que tampoco le andaba a la zaga en cuanto a maquiavelismo se refiere.
Y a quienes le describen como un "vaticanista", un tipo curil, la verdad es que para ello le "manca fineza" como diría cualquier italiano. Lo que sí es cierto es que es capaz de envolver hasta los más listos con sus ademanes sinuosos. La vicepresidente Sáenz de Santamaría es un ejemplo.
En cualquier caso en este drama que se está viviendo en Cataluña el copyright también le pertenece además de a Puigdmeont y a tantos otros a Oriol Junqueras que ya se debe de estar frotando las manos pensando que si sigue jugando bien sus cartas puede convertirse en el Muy Honorable President de la Generalitat. Salvo, claro está, que la Justicia diga lo contrario.


Escaño cero - Tristeza y esperanza

31.10.17 | 08:42. Archivado en Julia Navarro


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Impresionante la manifestación del domingo en Barcelona. Impresionantes las palabras de Josep Borrell. Impresionantes las de Francisco Frutos. Impresionantes y valientes. Escuchar a Paco Frutos decir de sí mismo que es un "botifler" y añadir que es un "traidor" contra el racismo que los independentistas está creando, no sé a ustedes pero a mi me produjo una sacudida.
Es de agradecer que en los últimos días personas de la izquierda, personas que lucharon en primera línea contra el franquismo, personas que hicieron la Transición, como Paco Frutos o Nicolás Sartorius salgan a decir que basta ya y a no permitir que nadie crea que toda esta aventura del independentismo tiene nada que ver con la izquierda de verdad. Una izquierda que ahora representa Podemos en España y Podem y la CUP junto a Los comunes de Colau en Cataluña, pero que nada tiene que ver esta izquierda con la de, insisto, de verdad.
Por eso no diré que me sorprende la reacción desde un ya inexistente PCE descalificando a Frutos al decir que no les representa. En realidad el PCE de hoy no existe salvo en papel porque los nuevos dirigentes han acabado con el viejo partido subsumiéndolo de mala manera en Podemos.
Pero a lo que voy, las palabras de Borrell y Paco Frutos son las palabras de dos hombres de izquierda capaces de hacer frente desde el discurso de la razón al aventurerismo del independentismo y que me han supuesto un alivio en mi estado de ánimo puesto que llevo más de un mes padeciendo ansiedad. Y a la ansiedad le sumo una profunda tristeza.
Es lo mismo que le sucede a muchas de las personas de mi alrededor, familiares, amigos, conocidos. Personas de todos los ámbitos, que al igual que yo no pueden sustraerse a la desazón que les provoca la situación que unos cuantos aventureros han creado en Cataluña.
¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Esta es la pregunta que más se escucha éstos días en cualquier conversación. Sí, cómo se ha podido llegar hasta aquí, qué es lo que ha fallado, qué es lo que se ha hecho mal, cómo es posible que algunos políticos catalanes secundados por tantos de sus conciudadanos no sean capaces de apreciar el Estado democrático en que vivimos, etc, etc, etc.
Todas estás preguntas y reflexiones son las que nos venimos haciendo los ciudadanos de a pie y somos muchos los que nos vemos afectados por una profunda tristeza. Quizá también rabia, sí, a qué negarlo. Tristeza, indignación, rabia.
Quizá es hora de que nos sacudamos la tristeza y demos una oportunidad a la esperanza con la celebración de elecciones en Cataluña el próximo 21 de diciembre.
Hubiera sido mejor, sin duda, que la convocatoria la hubiera hecho Carles Puigdemont, así se habría evitado que el Gobierno tenga que aplicar el artículo 155 de la Constitución, pero en cualquier caso creo yo que supone un alivio que los catalanes vayan a las urnas con todas las garantías legales.
Eso sí, no basta con ir a las urnas, sino que de estas salga un gobierno capaz de devolver a Cataluña a la normalidad. Y será importante que los líderes políticos catalanes estén a la altura del desafío.
Desde que estalló está tragedia creo que los ciudadanos hemos descubierto la capacidad de hacer política y de sentido común de Miquel Iceta. Sin duda el líder socialista puede y debe de ser un puntal en la nueva etapa que se inicie a partir del 21 de diciembre. Como lo debería de ser Inés Arrimadas.
La líder de Ciudadanos viene demostrando que tiene un proyecto para Cataluña, y que al igual que el de Iceta, es un proyecto para todos los catalanes, es decir incluyente y no excluyente.
El tercer partido constitucionalista es el PP, y siendo decirlo, pero creo que Mariano Rajoy se debería de plantear sustituir al señor García Albiol por alguien capaz de unir y no de separar.
Albiol no es un líder para estas circunstancias. Ahí está Andrea Levy u otros miembros del PP de la nueva generación con un lenguaje y una actitud distintas a la de García Albiol.
Pero vuelvo al principio, ojalá el 21 de diciembre podamos cambiar la tristeza que, ahora a tantos nos invade, por la esperanza. Y ojalá los ciudadanos de Cataluña sepan desbrozar el trigo de la paja. Que escuchen atentos a Borrell y a Frutos.


Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930