Opinión

Fermín Bocos - Odio en la red

21.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

La inopinada muerte de José Manuel Maza, Fiscal General del Estado, un ciudadano honrado y un jurista serio y solvente, deja tras de sí un rastro de tristeza. Hemos perdido a un servidor del Estado que dio pruebas sobradas de independencia frente a la muy extendida opinión que confunde la dependencia jerárquica de la Fiscalía General con sumisión al Gobierno de turno. Por decirlo en pocas palabras: actuando siempre dentro de la ley, José Manuel Maza no se casaba con nadie. En un ejemplo de rara unanimidad, todas las asociaciones profesionales del mundo de las togas han destacado ese rasgo esencial en su trayectoria como fiscal

La muerte le sorprendió lejos de España y en un momento en el que las causas abiertas contra los ex miembros del disuelto "Govern" de Cataluña y otros actores del proceso sedicioso siguen su curso. Y de ahí, de ese entorno político, proceden algunas de las manifestaciones de odio y falta de respeto que salpican la Red. Con firma y referente colectivo (sería el caso de Arran, organización juvenil próxima a la CUP) o de parte de individuos como Cristian Fernández, miembro de la Comisión de Garantías de Podem Catalunya, cuya miseria moral le llevó a brindar por la muerte de José Manual Maza a través de un tuit. Desde su partido anuncian la apertura de un expediente de expulsión.
Otros mensajes colgados en la Red al amparo del anonimato amplían la reata de odiadores. No de otra condición cabe etiquetar a quienes no respetan el dolor de los familiares y amigos de un ser humano que acaba de morir. La intransigencia y el fanatismo tan presente en nuestros días en la política española describe la bajeza de quienes emboscados en la Red destilan su odio contra aquellos que no coinciden con su forma de ver el mundo. No hay gallardía en las opiniones embozadas; todo lo contrario. Delatan miseria moral. Quien no respeta el dolor que apareja la muerte merece un reproche social. Y también, que la Fiscalía tome cartas en el asunto. Que no les salga gratis estercolar la Red con sus odios.


Fermín Bocos - Rajoy pisa fuerte

18.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

El Presidente del Gobierno pisa fuerte. Pese a no pocos pronósticos adversos, tras aplicar el Artículo 155 que ha supuesto la disolución del Parlamento de Cataluña, la destitución de todos los miembros del "Govern" de la "Generalitat" y la entrada en prisión de algunos de ellos, la esperada reacción de la calle no se ha producido. En términos políticos, sin duda, ha supuesto un tanto muy importante. Tan importante como para difuminar otras cuestiones de la actualidad procedentes de los tribunales que de no ser por la "cuestión catalana" estarían en la primera página de los periódicos.
Me refiero a los casos de corrupción. Sobre todo el conocido como caso "Gürtel". Es público y notorio que para la fiscal del caso la existencia de una Caja B del Partido Popular estaría "plena y abrumadoramente acreditada". La conclusión a la que llegó en su escrito es que el PP, como persona jurídica, obtuvo un beneficio de los delitos atribuidos a la trama corrupta organizada por Francisco Correa. Ninguno de los desmentidos formales escuchados en boca de los diferentes portavoces populares ha conseguido extinguir la muy fundada convicción de que en los llamados "papeles de Bárcenas" figuraban las anotaciones contables de la financiación non sancta del partido. Ya digo que en otras circunstancias estos asuntos salpicados por la corrupción habría puesto en un serio aprieto al máximo responsable del partido que también lo es del Gobierno de España.
En otras circunstancias, sí. Ahora no. O no tanto. Por varias razones. La primera y más evidente es el desenlace (provisional) de la mencionada "cuestión catalana" que todo lo copa y ocupa. El personal jerarquiza prioridades y a juzgar por lo que dicen las encuestas el intento sedicioso de los separatistas preocupa y mucho a la gente. Además, hay que tener en cuenta un fenómeno que provoca melancolía pero que, por desgracia, está en la naturaleza del quehacer de los políticos. Juegan a su favor desde un cálculo nacido del más puro cinismo. Su idea es que hay que resistir. Resistir porque en la opinión pública la corrupción provoca el mismo efecto que el aire acondicionado: al principio molesta el ruido, pero con el tiempo el personal se acostumbra. De ahí el "resistir es vencer", lema de Mariano Rajoy. Por eso pisa fuerte. Tan fuerte que tiene dicho que quiere repetir como candidato de su partido. España sigue siendo diferente.


Fermín Bocos - Era un farol

16.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Cómo en la fábula de la zorra y las uvas. Ahora resulta que los principales dirigentes del "procés" secesionista admiten que "no hay mayoría social suficiente que apoye la independencia (Joan Tardá); ni "habían calculado bien los tiempos" (Artur Mas); ni estaban preparadas las tan cacareadas "estructuras de Estado"; ni estaba asegurado el reconocimiento internacional de la futura República catalana; ni habían dicho la verdad cuando afirmaban que tras separarse de España, Cataluña seguiría formando parte de la Unión Europea. Era un farol.
Mentían a sabiendas de que estaban engañando a los miles de ciudadanos a los que previamente, durante años, han estado reclutando para una causa -la de la independencia- de registro tan emocional como ucrónico.
La aplicación del Artículo 155 que, entre otras medidas transitorias, apareja la disolución del Parlamento autónomo y la destitución de todos los miembros del "Govern" ha sido la piedra de toque para frenar el "procés". Para detener con todas las de ley, dígase una vez más, una deriva sediciosa orquestada sobre bases que aunaban la manipulación a la falsedad al tiempo que intoxicaban a la ciudadanía con argumentos y promesas fuera de la realidad.
Falsos son los memoriales de agravios y falsas son las razones que dan los otrora prepotentes líderes separatistas para intentar justificar su fracaso. No es cierto que el Estado haya reprimido la sedición con violencia extrema como argumentan ahora para cubrir su fracaso. La realidad es otra. Más de dos mil empresas han abandonado Cataluña trasladando su sede social a otros lugares de España y entre ellas, alrededor de mil, también han cambiado su domicilio fiscal. Los primeros cálculos del coste de la fallida aventura secesionista hablan de pérdidas empresariales que rondan el 30%. Los hechos son tozudos. ¿Quien pagará los platos rotos? ¿Con qué alegato victimista intentarán disimular sus engaños y su fracaso? Artur Mas ya se ha desmarcado de Puigdemont diciendo que él sólo asume su responsabilidad hasta enero del 2016, la fecha de su relevo en la "Generalitat ".
¿Y, los demás? Empezando por el jesuítico Junqueras, hoy en prisión provisional, o el "épico" Comín, ¿pedirán perdón por haber embarcado a tanta gente? Les dirán -como dijo ante el Tribunal Supremo Carme Forcadell para librarse de la prisión- que la proclamación de la independencia fue un "acto simbólico "¿Les dirán que iban de farol? Cabe esperar que los ciudadano catalanes, llamados como están a las urnas el día 21 de Diciembre, acierten a dar respuesta a estos aventureros de la política. Acierten a ponerles en su sitio.


Fermín Bocos - Cuesta abajo

15.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Cuesta abajo y acelerando. Así aparece el movimiento Podemos en las encuestas. No se avizoran elecciones legislativas a medio plazo y eso concede a todos los partidos -incluido el morado- un margen de maniobra bien para cambiar de estrategia o bien para acentuarla. En el caso que nos ocupa, tras analizar la personalidad narcisista de Pablo Iglesias, es probable que mantenga el actual rumbo de choque teniendo como objetivo la ruptura del régimen constitucional nacido en el 78, aún siendo evidente que no está a su alcance.
Y no lo está porque que dicho objetivo es el resultado de un análisis que parte de algo que no se va a producir. Hablo del concurso del Partido Socialista. Hubo un momento en el que Iglesias creyó que la cosa podía salir adelante. Fue a raíz de la "resurrección" de Pedro Sánchez y de su vuelta a la secretaría general del PSOE. Fueron días en los que Sánchez hablaba por la herida y mal aconsejado incluso llegó o a rendir pleitesía televisiva a Podemos. Aquello duró poco. Sánchez licenció el rencor y recuperó la cordura cuando algunos de sus allegados le hicieron ver que la jugada de Iglesias tenía un solo objetivo: lograr el "sorpasso". Arrebatar a los socialistas la hegemonía de la izquierda española.
Sánchez recuperó la memoria para recordar que si no llegó a La Moncloa fue porque Iglesias dio la orden de no votar su candidatura en la sesión de investidura. Iglesias que ha estado -y sigue en esa estrategia- jugando con doblez en la crisis catalana acaba de recibir vía encuesta la mala noticia de que la mitad de sus antiguos votantes desconfían de él. Es el político español peor valorado por sus correligionarios. Con ese lastre le va a resultar difícil remontar en expectativa de votos. Apoyar indiciariamente la causa de los separatistas le está pasado factura a su partido. Quien llegó denunciando los abusos de la "casta" está liquidando el crédito político de Podemos apareciendo como compañero de viaje de los planes secesionistas de la insolidaria burguesía catalana. No me extraña que comparezca cuesta abajo en los sondeos.


Fermín Bocos - Patriotismo constitucional

14.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Visto el panorama electoral que se perfila en Cataluña parece llegada la hora de plantear una reflexión acerca del patriotismo constitucional que emplazará a Ciudadanos, PSC-PSOE y PP a algún tipo alianza así que conozcamos el resultado de los comicios del 21D. Serán los días en los que el mandato surgido de las urnas establecerá el rumbo de la política catalana. Sabido que el frente separatista va a concurrir desunido y que ERC (Oriol Junqueras) ha dejado en la cuneta a Carles Puigdemont, patético compañero en el intento de sedición, será la ocasión para que los líderes de las fuerzas unionistas ofrezcan un ejemplo de sensatez.
Dado que estos tres partidos tienen una proyección nacional el resultado de los comicios catalanes también nos permitirá proyectar expectativas en el escenario más amplio de la política estatal. Pero así que pase el 21D, en el caso de que la suma de votos y escaños obtenidos por los partidos que defienden la unidad de España y el marco constitucional superara al de las fuerzas secesionistas, sería, como digo, la hora del patriotismo constitucional. La hora de la renuncia a los prejuicios partidistas para acordar algún tipo de alianza.
Habría llegado el momento de formar un gobierno en el que bien con apoyo parlamentario, como hizo en su día el PP en Euskadi votando a Patxi López (PSE-EE) como "lehendakari" o bien entrando a formar parte del futuro "Govern", como sucede ahora en el País Vasco dónde los socialistas cuentan con tres consejeros en el gabinete autonómico que preside Iñigo Urkullu.
Que gobierne la lista más votada (del lado unionista apuntan a Ciudadanos con, posibilidades también, para el PSC), pero que formen un gobierno autonómico que devuelva la normalidad a Cataluña. Obvio es recordar que esta reflexión carecerá de sentido en el caso de que los ciudadanos catalanes opten por votar mayoritariamente a los partidos secesionistas. En ese caso serían responsables de una vuelta a la confrontación que desafiaría el sentido pragmático que en tantas ocasiones les fue atribuido a lo largo de la Historia.


Fermín Bocos - Y encima, cobardes

11.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Tras la deslealtad y la sedición, la cobardía. Carmen Forcadell, pieza clave en el movimiento separatista catalán, reniega del "procés" para evitar la cárcel. Se libra de la prisión pagando una fianza .Ahora resulta que según su decir la declaración de independencia en el Parlament solo tuvo un "valor simbólico ". La perspectiva de pasar una larga temporada entre rejas mejoró tanto y con tanta velocidad su percepción de la realidad que optó por acatar el marco constitucional (incluido el Art. 155), renunciando a su papel de mascarón de proa del proceso separatista.
Al renegar del corolario del "procés" ( la proclamación de independencia ) al que tanto había contribuido primero desde la presidencia de la ANC (plataforma de agitación y propaganda) y después con su actuación sectaria en la presidencia del Parlament, Forcadell da la medida de su doblez y falta de coraje.
Tras arrastrar a miles de ciudadanos hasta el precipicio, la que tanto gustaba de su papel de "Pasionaria" del "procés" se ha derrotado a las primeras de cambio. Han bastado un juez, un fiscal y la ley. La ley que es igual para todos y que emana de la Constitución que en su día aprobamos entre todos. "Ni un paso atrás" proclamó Forcadell el pasado 27 de Octubre llamando a defender las instituciones catalanas suspendidas (legalmente )por el Gobierno de España al aplicar del Artículo 155.Poco perseveró en el desafío.
El encarcelamiento de Oriol Junqueras y otros exconsejeros del disuelto "Govern" ha debido ser un serio motivo de reflexión para quien tanto desasosiego ha contribuido a crear en la sociedad catalana. Hoy sabemos de la falta de coherencia de quien a tantos embarcó en una ruta hacia la ruptura de la convivencia en Cataluña .Más de uno habría esperado de Forcadell un rasgo de dignidad similar al que en su día llevó a Fidel Castro a proclamar aquél famoso: "La Historia me absolverá" de su alegato exculpatorio ante el tribunal militar que en 1953 le juzgaba por el asalto a un cuartel de la ciudad de Santiago de Cuba. Fue condenado a 15 años de prisión.
Castro demostró entonces el coraje de quien asume las consecuencias de sus actos. Nada que ver con los personajes de la farsa separatista catalana.


Firma Sindicada - Y encima, cobardes

11.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 10 (OTR/EUROPA PRESS)

Tras la deslealtad y la sedición, la cobardía. Carmen Forcadell, pieza clave en el movimiento separatista catalán, reniega del "procés" para evitar la cárcel. Se libra de la prisión pagando una fianza .Ahora resulta que según su decir la declaración de independencia en el Parlament solo tuvo un "valor simbólico ". La perspectiva de pasar una larga temporada entre rejas mejoró tanto y con tanta velocidad su percepción de la realidad que optó por acatar el marco constitucional (incluido el Art. 155), renunciando a su papel de mascarón de proa del proceso separatista.
Al renegar del corolario del "procés" ( la proclamación de independencia ) al que tanto había contribuido primero desde la presidencia de la ANC (plataforma de agitación y propaganda) y después con su actuación sectaria en la presidencia del Parlament, Forcadell da la medida de su doblez y falta de coraje.
Tras arrastrar a miles de ciudadanos hasta el precipicio, la que tanto gustaba de su papel de "Pasionaria" del "procés" se ha derrotado a las primeras de cambio. Han bastado un juez, un fiscal y la ley. La ley que es igual para todos y que emana de la Constitución que en su día aprobamos entre todos. "Ni un paso atrás" proclamó Forcadell el pasado 27 de Octubre llamando a defender las instituciones catalanas suspendidas (legalmente )por el Gobierno de España al aplicar del Artículo 155.Poco perseveró en el desafío.
El encarcelamiento de Oriol Junqueras y otros exconsejeros del disuelto "Govern" ha debido ser un serio motivo de reflexión para quien tanto desasosiego ha contribuido a crear en la sociedad catalana. Hoy sabemos de la falta de coherencia de quien a tantos embarcó en una ruta hacia la ruptura de la convivencia en Cataluña .Más de uno habría esperado de Forcadell un rasgo de dignidad similar al que en su día llevó a Fidel Castro a proclamar aquél famoso: "La Historia me absolverá" de su alegato exculpatorio ante el tribunal militar que en 1953 le juzgaba por el asalto a un cuartel de la ciudad de Santiago de Cuba. Fue condenado a 15 años de prisión.
Castro demostró entonces el coraje de quien asume las consecuencias de sus actos. Nada que ver con los personajes de la farsa separatista catalana.


Fermín Bocos - Otra leyenda negra

09.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Vivir para ver. Vuelve la Leyenda Negra. Desde Flandes y con eco en Inglaterra, como antaño. En esta ocasión a resultas del relato de otro farsante en la estela de aquél infausto traidor que fue Antonio Pérez. El mendaz de ogaño es Carles Puigdemont, ex presidente de la Generalidad de Cataluña. Prófugo de la Justicia, sigue aventando todo tipo de falacias como expresión de una estrategia calculada para internacionalizar el conflicto que él mismo tanto ha contribuido a crear saltándose la Constitución Española y arrumbando el Estatuto de Autonomía de Cataluña.
Refugiado en Bruselas redobla los ataques a España y a sus legítimos gobernantes, jueces y fiscales. No ha encontrado apoyo en el Gobierno belga ni tampoco entre las autoridades comunitarias pero hoy en día las redes sociales y los platós de televisión son un altavoz poderoso para quien sabe manejarse en ellos. Esa habilidad hay que reconocérsela al Puigdemont que un día fue periodista.
Es irritante que treinta años después de la entrada de nuestro país en la Unión Europea -un club de países democráticos que sólo admite socios que se rigen por las normas del Estado de Derecho- haya quien preste oídos a un personaje prófugo de la Justicia que osa decir que España es una "democracia fallida". Un personaje que tras proclamar una República, dejó tirados a sus partidarios poniendo tierra de por medio. Un cínico que tras haber desobedecido las sentencias de varios tribunales y estar en busca y captura acusado de sedición, rebelión y malversación se atreve a decir que es el presidente del Gobierno de España quien estaría perpetrando un golpe de Estado por haber aplicado la ley (Artículo 155) ante el reiterado incumplimiento de la misma por parte del hoy destituido "Govern" de la Generalidad.
Es el mundo al revés. El discurso falaz de un político artero con el que ni sus antiguos compañeros de viaje de ERC quieren ir en lista conjunta a las elecciones del 21 de Diciembre. Lo más triste del cúmulo de falsedades y tergiversaciones políticas que Puigdemont viene proclamando desde su escapada a Bélgica es que dentro y fuera de España hay medios de comunicación que todavía le dan crédito y sitio. O guardan equidistancia. Lo que bien pensado es mucho peor.


Fermín Bocos - El bucle melancólico

08.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

¿De qué hablaremos cuando dejemos de hablar de la "cuestión catalana"? ¿Sucede algo más que el desafío secesionista? ¿Alguien tiene un minuto para escuchar que en España están pasando otras cosas? Debería tenerlo porque pasan o se anuncian expectativas precedidas de un cierto grado de incertidumbre.
Un ejemplo: ¿cuánto va a durar la legislatura? Conocida la renuencia sobrevenida del PNV -disconforme como está con la aplicación del 155-, ¿podrá el Gobierno que preside Mariano Rajoy aprobar los Presupuestos del 2018? ¿Optará por una prórroga con todo lo que comportaría de ajustes en las partidas generales de gastos e inversión? No son cuestiones menores.
La estabilidad de los gobiernos es la clave del progreso. En una economía globalizada en la que todos observan a todos, el dinero de los inversores huye de allí dónde hay inestabilidad. No es el caso de España. O no lo será mientras la política no se torne muy desapacible.
El PP cuenta con el apoyo de Ciudadanos en casi todo pero con el PSOE sólo puede contar en unas pocas cuestiones. Aquellas que, como es el caso del desafío separatista, ponen en riesgo la unidad de España. Pero poco más porque con Podemos mordiéndole el flanco izquierdo el PSOE necesita distanciarse a toda máquina del PP al que a la sazón está unido en el llamado bloque constitucionalista.
Nadie sabe qué va a salir de las urnas del 21 de Diciembre. Rajoy hizo lo que debía (aplicar el Artículo 155 y restablecer el marco constitucional y estatutario), pero ha sido una apuesta arriesgada. Si la suma de votos y escaños de Ciudadanos, PSC y PP fuera superior a la conseguida por los partidos secesionistas, habrá ganado el pulso, el PP subirá en expectativa de voto en el resto de España y a Rajoy le dará fuerza para afrontar el futuro. Sólo o en unión de otros. Incluso podría anticipar las elecciones legislativas. Cosa otra sería si los secesionistas ganan la partida en las urnas y vuelven con la matraca renovada del "procés". En ése caso la política española se instalaría definitivamente en un bucle abiertamente melancólico.


Fermín Bocos - El farsante

07.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Todo exceso acaba volviéndose contra quienes lo promueven. Sería el caso del discurso victimista que despachan con regularidad los líderes de los partidos secesionistas catalanes. Ahora la proclama que les ocupa consiste en denunciar, desde Bruselas o desde Barcelona, que España no es un país democrático. Carles Puigdemont, prófugo de la justicia y con una orden de busca y captura a sus espaldas, pretende dar lecciones de democracia a través de los videos que remite a TV3 presentándose como presidente mártir de la Generalidad en el exilio.
Quienes secundan su funambulismo político postulan a Puigdemont para encabezar una lista única a las elecciones del 21 de Diciembre. La idea no despierta entusiasmo en ERC, el partido al que todas las encuestas dan como vencedor en los comicios. Los republicanos tienen su propia agenda y es más que probable que su candidato sea Oriol Junqueras, a la sazón preso preventivo en la cárcel de Estremera acusado de los mismo graves delitos que se le imputan a Puigdemont y al resto de ex consejeros del disuelto "Govern" de Cataluña.
Más allá del fetiche de la "lista de país" que así han bautizado la pretendida reedición de Junts x Sí, desde la dirección de la reconvertida Convergencia lo que pretenden es salvar los escasos muebles que todavía no han perdido en este naufragio. No hace tanto tiempo que con Artur Mas a la cabeza eran el partido más votado en Cataluña. Después, en la maniobra que les llevó a apostar por el secesionismo, en parte para crear una cortina de humo que ocultara la investigación de la corrupción (el famoso 3% en comisiones), han perdido hasta el nombre del partido.
El caso plantea una cuestión de fondo que se resume en una pregunta: ¿cómo puede ser que a estas alturas del siglo XXI todavía haya ciudadanos que se dejen embaucar por aventureros de la política? En estos tiempos en los que la información es transversal, ¿qué razón hay para que gentes de buena fe sigan a estos personajes que se envuelven en la bandera de Cataluña para desviar la atención de la opinión pública y no responder de sus tropelías?

El fanatismo que en ocasiones aparejan las opciones políticas radicales podría explicar la voluntaria ceguera de muchos ciudadanos ante la impostura que está desplegando Carles Puigdemont, pero que algunos dirigentes políticos de otros partidos españoles que dicen no ser independentistas sigan defendiendo a semejante farsante es para tomar nota. Tomar nota para recordarlo antes de votar en las próximas elecciones generales.


Fermín Bocos - ¿Qué esperaban?

04.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

El pensamiento mágico, el ofuscado por el fanatismo o el que permanece voluntariamente adherido a una escala infantil ofrece continuas muestras de actuar sin prever ni tener en cuenta las consecuencias de los actos. Tengo para mí que sólo desde éste prisma puede, en términos adultos, entenderse el ruido y las protestas provocadas por el ingreso en prisión de siete miembros del destituido "Govern" de la Generalidad de Cataluña.
¿Qué esperaban? ¿Alguien puede pensar que saltarse la ley incumpliendo las sentencias del Tribunal Constitucional y de otros tribunales no aparejaría la correspondiente sanción?

Criticar el auto que decreta la prisión preventiva de los ex consejeros -el precedente de la fuga de Carles Puigdemont ha pesado mucho en la decisión de la juez Lamela-, desde la perspectiva del calendario electoral en puertas parece impropio de políticos que por otra parte dicen respetar la independencia judicial que emana de la separación de poderes, seña de identidad de todo Estado democrático.
Pero en eso están los separatistas y quienes desde una pretendida izquierda progresista van de compañeros de viaje de las fuerzas burguesas catalanas que impulsan el movimiento secesionista. Sería el caso de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o desde fuera de Cataluña, el errático tándem que forman Pablo Iglesias y Alberto Garzón (Podemos-IU), empeñados en actuar de abogados defensores de los ex "consellers" del mismo "Govern" que -lo han olvidado-, decretó los mayores recortes sociales que ha padecido Cataluña en los últimos tiempos. Han olvidado que estos ciudadanos aceleraron el proceso secesionista a raíz de los procedimientos judiciales que investigaban la corrupción. El famoso 3%.
Se puede entender la irritación e incluso el temor que recorre las filas de los separatistas al comprobar que la respuesta del Estado va en serio. Han empezado a comprobar que "els fets del 6 y el 7 de octubre", la asonada parlamentaria en la que tras marginar a la oposición declararon la independencia, no les va a salir gratis.
Lo que cuesta más entender es el auxilio que les prestan desde Podemos e IU. Iglesias y Garzón deberían repasar lo dicho por Paco Frutos, ex secretario general el PCE, en ocasión de la gran manifestación celebrada en Barcelona en defensa de la unidad de España. Frutos, catalán de Calella, criticó el apoyo de la izquierda populista a los nacionalistas secesionistas. "Traicionáis a la gente trabajadora", dijo. "Enfrentáis a la gente sin motivo alguno, os cargáis la libertad, la democracia y la palabra de quienes no piensan igual que vosotros." Pues siguen en eso. Ahora llamando "presos políticos" a unos golpistas.


Fermín Bocos - Alivio

02.11.17 | 08:42. Archivado en Fermín Bocos


MADRID, (OTR/PRESS)

Alivio es la palabra del momento. Alivio en relación con la deriva que había tomado el proceso separatista impulsado por el "Govern" de la Generalidad de Cataluña presidido por el hoy huido Carles Puigdemont. Alivio, tras verificar que la aplicación del Artículo 155 de la Constitución no abría -como se temía- las puertas a la resistencia de las instituciones políticas y administrativas catalanas, consolidadas tras cuarenta años de autogobierno. Alivio, sobre todo, al comprobar que la disolución del "Parlament" y la destitución de todos los miembros del "Govern" no desencadenaba la temida revuelta de la calle instigada por las organizaciones secesionistas (ANC y Òmnium)de demostrada y amplia capacidad de convocatoria.
El temor era, en definitiva, que se repitieran, aumentados, escraches y tumultos como el que se vivió en Barcelona frente a la sede de la "Consellería" de la que era titular el vicepresidente Oriol Junqueras cuando varios miles de personas intentaron impedir la ejecución de una orden judicial de registro.
De ahí, ya digo, el alivio. Un respiro que en relación con el impacto del proceso en la marcha de la economía tiene que ver con la vuelta a la normalidad en la Bolsa tras las pérdidas experimentadas por algunas empresas catalanas (Caixabank, Banco de Sabadell, etc.) tras los primeros días de agitación política. Normalidad en la Bolsa y compás de espera en otros ámbitos de la economía. Continúa el traslado de las sedes y domicilios fiscales de buen número de empresas, pero se ha ralentizado. Este proceso fue clave a ojos de buena parte de la opinión pública. ¿Por qué? Pues porque fue un encendido de luces rojas que sacó a la superficie el hondo grado de preocupación que generaba el movimiento sedicioso impulsado por los políticos separatistas.
Fue el propio Mariano Rajoy quien tras anunciar algunas de las medidas derivadas de la aplicación del ya famoso Artículo 155 quien invitó a regresar a las empresas que se habían ido de Cataluña. Era, y lo sigue siendo, la mejor forma de decir que el objetivo era recuperar la normalidad. Que Cataluña sigue siendo España. En lo político, todo dependerá del resultado de los comicios autonómicos convocados para el 21 de Diciembre. En lo social, son los ciudadanos catalanes quienes tienen la palabra. De momento, la señal que están enviando permite decir que la mayoría parece decidida a pasar página de un sueño devenido en pesadilla. De ahí la sensación de alivio.


Lunes, 23 de julio

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031