Opinión

Carlos Carnicero - En defensa de los méritos de Nicolás Maduro

03.04.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 02 Abr. (OTR/PRESS)

Tuve el privilegio de residir durante tres meses en Caracas en el año 1988. Conocí personalmente a Rafael Caldera y acompañé, durante una semana durante la campaña electoral, al candidato Carlos Andrés Pérez, entonces respetable dirigente de la Internacional Socialista. Entrevisté a muchos líderes políticos, sindicales y empresariales.
Venezuela nadaba en petróleo como lo hace ahora. Era un país que no tenía producción industrial. Se importaban hasta los pomos de las puertas y los grifos de los baños. Era el mayor consumidor de Whisky por habitante del mundo.
La corrupción permitió la eclosión de inmensas fortunas. Solo había que conseguir el cambio oficial de moneda para exportaciones que se consideraran estratégicas. Ahí estaba la clave. En Venezuela vivían muchos ricos que ocupaban la lista Forbes.
La división de la sociedad por renta y color de la piel era drástica. Un porcentaje enorme de la población más pobre ni siquiera tenía existencia legal. Carecían de carné de identidad y por supuesto no tenían derecho a votar en los procesos electorales.
La llegada a la presidencia de Hugo Rafael Chávez Frías el 2 de febrero de 1999 significó la esperanza para los más desfavorecidos. Hoy, dieciocho años después la población carece de los alimentos necesarios por la sencilla razón de que no llegan a los supermercados. Uno de los países con más reservas de petróleo del mundo no puede dar alimentos a sus ciudadanos. No hay medicinas ni insumos imprescindibles.
Quién sucedió a Chávez a su muerte, Nicolás Maduro, ha caído en una deriva autoritaria cuyo último episodio reciente ha sido el intento de cancelar la Asamblea Nacional y traspasar sus competencias como poder legislativo al Tribunal Supremo. El dislate de este golpe de estado ha sido tan grande que el régimen ha tenido que recular.
Venezuela es un sistema autoritario sin separación de poderes porque aunque la Asamblea legislativa haya recuperado su estatus, sus funciones están tan mermadas que no puede ejercer su labor en libertad.
Nicolás Maduro tiene el enorme mérito de haber frustrado las aspiraciones de los venezolanos más desfavorecidos. El grado de corrupción ha hecho naufragar una economía que flotaba sobre el petróleo. Mantiene en la cárcel a los líderes opositores. En el mundo nadie defiende su régimen excepto el partido español Podemos, que como ha estado subvencionado por Maduro está obligado a defenderle.
El presidente Maduro tiene el mérito de haber conseguido lo imposible. Que un régimen petrolero no permita que sus ciudadanos puedan comprar papel higiénico.


Carlos Carnicero - Susana y Sánchez, nada que ver

27.03.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


Madrid, 26 Mar. (OTR/PRESS)

La presentación de la candidatura a las elecciones primarias del PSOE de Susana Díaz, en un acto multitudinario en Madrid, refleja claramente dos modelos de partido que están en pugna en una disputa que tiene difícil síntesis.
La candidata andaluza propone un PSOE "ganador" en la estela del partido que propicio que Felipe González fuera presidente de España durante 13 años. Democracia representativa, un solo proyecto para toda España, una personalidad política claramente diferenciada de Podemos y enfrentada a los partidos independentistas.
El candidato Sánchez sigue anclado en el "no es no", su programa reivindica un partido de izquierda, no hace ascos a pactos con Podemos y no ha definido claramente su posición renuente a pactar con los partidos independentistas.
La candidata andaluza cuenta con el apoyo de todos los líderes históricos del partido, de casi la totalidad de los secretarios generales autonómicos, de la mayoría de los diputados, senadores y alcaldes socialistas.
Pedro Sánchez, carente de apoyos institucionales, con la excepción de media docena de diputados, plantea un partido asambleario de comunión directa del líder con las bases, propone vaciar de poder orgánico a los líderes autonómicos y pide manos libres para gobernar el partido con la promesa de someter a consulta las cuestiones que consideres oportunas mediante referéndum. Un liderazgo "caudillista" sin controles del Comité Federal del partido.
La confrontación de estos dos modelos apunta a una ruptura inevitable porque parece imposible que cohabiten los dos partidos en una misma organización. La campaña que se acaba de abrir va a ser dura. La primera etapa será la recogida de avales. Será la primera encuesta fiable de las posibilidades de cada candidato.
Nos esperan dos meses intensos con dos paradas intermedias. La primera, la celebración de las elecciones primarias y en el mes de junio la celebración del Congreso. No nos vamos a aburrir.


Carlos Carnicero - A misa y repicando

20.03.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 19 Mar. (OTR/PRESS)

Podemos ha propuesto suprimir la misa televisada en Televisión Española con el fundamento de que la Iglesia Católica incita al odio y que era un privilegio del que disfrutaba frente a otras religiones. Muy mal informado. Resulta que el canal público tiene espacios disponibles para las confesiones que lo han solicitado.
Uno de los éxitos de la transición española ha sido imposible hacer del anticlericalismo un factor de confrontación entre españoles. En los últimos años del franquismo, la Iglesia Católica hizo una importante trasformación de la mano del Cardenal Tarancón. Es cierto que la Iglesia ha tenido algunas resistencias a acostumbrarse al carácter aconfesional de la Constitución Española. Pero el Parlamento ha legislado con libertad en temas que eran espinosos: primero el divorcio, la interrupción voluntaria del embarazo y el matrimonio legal entre personas del mismo sexo.
Por supuesto que la Iglesia sigue predicando sus creencias y sus dogmas y la sociedad civil es libre de seguir esos principios o no, porque le ampara la libertad religiosa que proclama la Constitución.
La bandera levantada por Pablo Iglesias responde a la necesidad de buscar causas para agitar ya que no dedica mucho tiempo de su actividad parlamentaria a buscar soluciones prácticas a los graves problemas que sufre la ciudadanía. Ha elegido la técnica del postureo sobre cuestiones que tienen mucho que ver con las viejas políticas que tanto dice repudiar.
Encender la televisión y seguir la misa es un acto de elección personal. Los estudios dicen que hay muchas personas mayores, seguramente vulnerables y con economía precaria, que ven ese programa semanal de la misa dominical. ¿Por qué privarles de esa elección? Hay programas para judíos, evangelistas y musulmanes. El argumento de que es un privilegio que se concede a la Iglesia Católica se cae por la realidad de que otras confesiones también tienen sus propios espacios. Si Pablo Iglesias se hubiera informado de esta circunstancia podría haber prohibido la eliminación de todos esos espacios. Sin embargo, solo pide la supresión de la misa católica.
La verdad que empiezan a aburrir a las ovejas cada que disparan una nueva ocurrencia que resucita precisamente los fantasmas de la vieja política.


Carlos Carnicero - La imputación como muerte civil

06.03.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

La crisis entre PP y Ciudadanos en Murcia ha puesto sobre la mesa el pacto suscrito entre ambos partidos por el cual cualquier político imputado, es decir, investigado por la Justicia, está obligado a dimitir inmediatamente.
La investigación judicial no hace desaparecer la presunción de inocencia. Es una medida fundamentalmente garantista mediante la cual, al iniciar diligencias de investigación sobre la existencia de delitos, la Justicia proporciona a la persona investigada la posibilidad de acudir acompañado de un abogado al iniciar una evaluación de posible comisión de un delito.
La antigua denominación, "imputación", ahora cambiada en el código penal, podía inducir a confusión con el auto de procesamiento, cuando en realidad es una simple medida indagatoria.
La consecuencia de la severidad del criterio adoptado en el pacto PP con Ciudadanos conduce a la posibilidad que un político dimita y luego sea eximido de toda responsabilidad penal.
La crisis de Murcia determinará la necesidad de revisar este acuerdo para que no suceda que un político por el hecho de ser investigado, acabe siendo objeto de una presunción de culpabilidad.
Es cierto que la espectacularidad en calidad y cantidad de casos de corrupción en la política española y la falta de reacción de los partidos en los casos de corrupción ha forzado a adoptar esa medida rigurosa que convierte la imputación en una muerte civil de la que es muy difícil resucitar en caso de que el asunto sea sobreseído o el político declarado inocente.
La condena, o al menos la apertura de juicio oral debiera ser el momento en que se produjera la dimisión, cuando el político atañido por un escándalo esté formalmente procesado.
Es difícil rebobinar. Y la pregunta pertinente es por qué el PP ha firmado un acuerdo que no está dispuesto a cumplir.
Ciudadanos y PP están presos del compromiso suscrito. Y la única solución es el cumplimiento del pacto o la revisión del mismo.


Carlos Carnicero - Corrupción e independencia

27.02.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Las últimas y comprometedoras pruebas sobre la trama de corrupción de la antigua Convergencia Democrática de Catalunya han cerrado el cerco sobre el partido de Artur Mas, demostrando que esa forma de financiación irregular ha sido una constante desde hace muchos años, en los que CiU ha gobernado con holgara la comunidad autónoma de Cataluña.
La reacción del ex presidente Artur Mas no ha sorprendido a nadie: "Quieren acabar con mi partido". Ni una sola explicación sobre pruebas que son difícilmente refutables y que demuestran el comportamiento mafioso de ese partido durante muchos años.
Ni los escándalos de Jordi Pujol y su familia, ni la trama del tres por ciento ha suscitado explicaciones en el independentismo catalán cuando se ha demostrado que una parte importante de su patriotismo estaba sustentada en sustraer fondos públicos.
El recurso a conspiraciones y enemigos de Cataluña es una constante para evitar dar explicaciones de una corrupción continua, sistémica y organizada.
El actual president Carles Puigdemont responde a las acciones de la Justicia aludiendo que actúa por motivaciones políticas. Justifica la desobediencia al Tribunal Constitucional y a las leyes con ese pretexto. Y amenaza con seguir su carrera imparable hacia un referéndum ilegal.
Lo que no es cierto es que esta trama del tres por cierto no haya hecho mella en la antigua Convergencia Democrática de Cataluña. El que fuera hegemónico durante la mayor parte de la transición ha tenido que cambiar de nombre para tratar de sobrevivir. ERC le ha dado un rotundo sorpasso y el partido de Artur Mas trata de camuflar su tragedia escondido en las siglas de Junts pel Si.
La tragedia de Artur Mas es que se ha quedado sin perspectivas de futuro y con un partido que es un juguete roto.
En Cataluña hay gente que todavía cree que la trama de corrupción no existe y que es una operación negra del estado contra el independentismo.
Pero la realidad es que Artur Mas ha llegado al final de la escapada.


Carlos Carnicero - Respetar a una Justicia que se respete

20.02.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


Madrid, 19 Feb. (OTR/PRESS)

El llamado caso Noós ha tenido una sentencia acorde con la ley, que como era de esperar ha sido polémica. Era imposible que no lo fuera cuando por primera vez en la historia de España se sienta en el banquillo una hermana y un cuñado del Rey.
La sentencia es un prolijo documento de 741 páginas en donde se desmenuzan los hechos y se establecen los criterios acordes al código penal que se ven reflejados en la sentencia.
Lo más impresentable de este asunto son las manifestaciones inmediatas del juez instructor del caso, José Castro y del fiscal, Pedro Horrach, que ya habían dado sobradas muestras de falta de responsabilidad en sus comportamientos públicos durante el proceso.
Algunas perlas:

El juez Castro determina que la sentencia ha dado por bueno que la "infanta era una mujer florero".
Añade el juez: que "se le pregunte" a otras personas que han sido juzgadas como "Isabel Pantoja" a ver si consideran que han recibido el mismo trato que la Infanta.
Por último, el magistrado considera que la sentencia debe convencer a toda la ciudadanía con su argumentación. Las sentencias no tienen que convencer a nadie porque su única servidumbre es aplicar la ley.
Quizá lo más interesante es que, por confesión del propio juez, en el momento de hacer estas declaraciones no había leído el texto de la sentencia.
Por su parte el fiscal del caso, Pedro Horrach, también a bote pronto a indicado a los medios que "la gravedad de las penas ya implica un cierto riesgo, con lo que se deben adoptar la medida necesaria para minimizar este riesgo".
Quizá hubara sido más propio y prudente reflexionar detalladamente sobre la sentencia y meditar antes de anunciar sus intenciones.
En la mayor parte de los países que son estado de derecho, es insólito que los jueces y fiscales hagan declaraciones públicas sobre los sumarios en los que intervienen. Es una larga tradición no escrita que estos funcionarios públicos deben limitar sus pronunciamientos a los que realicen en los actos jurídicos que les son propios, es decir autos judiciales, diligencias y sentencias.
Todas las sentencias de los tribunales están sometidas a crítica pública, pero en esos pronunciamientos deber guardarse algunos límites.
En primer lugar, los jueces no son libres y arbitrarios para aplicar la justicia que está sometida a la ley. Y la ley, sobre todo en los sistemas en los que el código penal tipifica los delitos y la escala de penas que les corresponde en función de atenuantes y agravantes. Poco margen tienen ateniéndose a estos criterios.
Pero lo que resulta intolerante es que jueces, fiscales, políticos y periodistas, es decir gente a la que se supone formada mínimamente sobre la forma en que opera la Justicia, se atrevan a descalificar actos jurídicos asumiendo que los jueces y demás funcionarios públicos redactan sus resoluciones en función de intereses políticos o personales. Es decir, en los casos que critican con esos criterios, afirman que esos jueces son prevaricadores sin aportar ninguna prueba.
Cuando además jueces como el señor Castro, no se contienen en sus descalificaciones públicas sobre sumarios en los que han intervenido, no es de extrañar que en España se tenga tan poco respeto por la Justicia.
Con estos comportamientos se abona la idea de que las resoluciones del Tribunal Constitucional no hay por que acatarlas.


Carlos Carnicero - Trump derrotado por un juez federal

06.02.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


Madrid, 5 Feb. (OTR/PRESS)

Hace diez días, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva o decreto presidencial que suspendía los visados de siete países de mayoría musulmana (Irán, Irak, Yemen, Siria, Libia, Somalia y Sudán) e indefinidamente la acogida de refugiados sirios. La puesta en vigor de la medida causó caos en los principales aeropuertos de Estados Unidos y afectó inmediatamente a trabajadores de varias multinacionales. Días después, el presidente norteamericano llegó a colgar el teléfono al primer ministro de Australia en su conversación sobre el compromiso de Estados Unidos de acoger a 1200 refugiados sirios residentes en Australia.
La orden presidencial fue denunciada en varios estados ante jueces federales. El viernes, el juez federal James Robart, del estado de Washington, concedió la medida cautelar de suspender completamente y en todo el país la aplicación de la orden de la Casa Blanca mientras no se resuelva la demanda.
La reacción del presidente estuvo en su línea. Tachó al magistrado de "supuesto juez" y a la medida de "ridicula". El recurso presentado por la presidencia de Estados Unidos ha sido rechazado por el tribunal de apelaciones número nueve del mismo estado que confirma la paralización de los efectos del decreto presidencial.
Ahora el asunto deberá resolverlo el Tribunal Supremo de Estados Unidos, pero mientras tanto la medida ha quedado sin efecto.
Es la primera derrota del presidente en la sucesión de órdenes presidenciales firmadas durante los quince días desde su toma de posesión.
Lo relevante de este asunto es que una vez más se han puesto a prueba los mecanismos de garantías del estado de derecho en Estados Unidos. Es un aviso para el presidente, que pretende gobernar a golpe de decreto y, como se ha visto, lastimando derechos fundamentales.
La Constitución norteamericana tiene un delicado equilibrio de poderes y contrapoderes que consagran garantías de los derechos que están contemplados en la Carta Magna.
En España, con un funcionamiento en muchos casos lento del sistema judicial, llama la atención como un juez federal de un Estado puede paralizar en todo el país una orden presidencial pocas horas de producirse su firma.
Nos espera un interesante duelo entre las pulsiones autoritarias del nuevo presidente, el matonismo con el que ejecuta sus decisiones y los controles constitucionales a los que se tendrá que enfrentar.
En España, sobre todo con el desafío independentista catalán, tenemos que observar con admiración la determinación de las instituciones norteamericanas al hacer frente a cualquier incumplimiento de la ley aunque proceda del propio presidente.


Carlos Carnicero - Sánchez, en éxtasis populista con los militantes

30.01.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Hay populismos con distintas etiquetas, pero tienen un mínimo común denominador: un caudillo que exige poderes sin control, una relación mística con la gente, el pueblo, las bases o los militantes, para devolverles el poder, que él regentará sin controles, y el monopolio de la verdad.
El populismo exige simplicidad como norma de conducta y como propuesta. Soluciones sencillas para problemas complejos. Ideal la época de Twitter, porque en 140 caracteres puede caber un buen eslogan, pero no una propuesta compleja y razonada.
El eslogan de Pedro Sánchez, en donde radica sintetizada toda su propuesta no puede ser más sencillo. "no es no". Ad infinitum.
Conviene analizar esa propuesta.
Significa negar legitimidad al Partido Popular para gobernar. Demonizarlo y pretende que cualquier acuerdo con él es maligno. Aunque el acuerdo contenga términos razonables.
¿Por qué no se puede negociar, pactar o abstenerse ante el PP?

Muy sencillo: porque se desarticula el proyecto de Pedro Sánchez. El "no es no" es categórico, cerrado, indiscutible.
La única forma, ahora mismo, de impedir un gobierno del PP es ganar las elecciones. Y eso Pedro Sánchez no solo no lo presenta como un objetivo, sino además sabe que es imposible.
¿Cómo se puede impedir gobernar al PP? Con un gobierno alternativo que solo tendría mayoría o la hubiera tenido, con Podemos y los nacionalistas catalanes.
Podemos le negó el apoyo y un acuerdo con los nacionalistas catalanes estaba detrás de la línea roja trazada por el Comité Federal del PSOE.
¿Qué ocurre?

En la línea inherente al populismo, Pedro Sánchez les pide a las bases, al pueblo, a la gente, a la militancia un poder absoluto. Si le quita el poder al establishment, a los barones y se lo da al pueblo, a la militancia y desaparecen los órganos de representación democráticos del partido, la relación con los militantes solo puede ser un éxtasis y una comunión que solo tiene forma de establecerse a través de referéndum. Los dictadores lo saben y los convocan, porque saben que es muy fácil manipular con respuestas simples a problemas complejos.
Empiecen a meditar que Donald Trump también quiere quitarle el poder al establishment para dárselo al pueblo.
Si puede, Pedro Sánchez va a dejar pequeño el populismo de Podemos.


Carlos Carnicero - A propósito del populismo de Donald Trump

23.01.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Hay muchas definiciones de Populismo. La más elemental es la que le atribuye la condición de dar soluciones simples a problemas complejos.
Su caldo de cultivo es el descontento social y la ensoñación de ser grandes. El eje izquierda/derecha es elástico. Movimientos populistas de los dos signos tienen elementos en común, como la pretensión de representar en exclusividad al pueblo, a la gente, despreciando a lo que consideran la élite o la casta.
Requieren un líder o caudillo, representación hegemónica del pueblo y autoritarismo en la forma de ejercer el poder.
Es curioso que un multimillonario se atreva a decir que va a devolver el poder, secuestrado por las elites, al pueblo. Su gobierno está formado por tecnócratas, militares de línea dura, ejecutivos de grandes compañías y técnicos que quieren quitar ayudas sociales, medicina y enseñanza pública para llevar a cabo privatizaciones de servicios. Quien quiere devolver el poder al pueblo, lo primero que ha hecho ha sido empezar a desmontar el sistema público de salud y quitar las exenciones fiscales a las hipotecas.
¿Por qué le creen aquellos a los que va a perjudicar?

Los populismos no son racionales. Predican lo que la gente quiere oír sin tener en cuenta las consecuencias de esos postulados.

"América primero", suena bien. También que el trabajo sea exclusivamente para los americanos. Y que se ponga límite a la fabricación en el exterior y a las importaciones.

¿Es posible volver a esas formas de autarquía desde el desarrollo que ha conseguido la globalización? ¿No tienen efectos secundarios contraproducentes para los americanos esas políticas?

El populismo vende ensoñación. ¿Cuanta gente no quiere que se rectifiquen los efectos negativos de la globalización? Naturalmente no se puede hacer por imposición y hegemonía porque el mundo ya no es hegemónico.
Va a ser apasionante ver cómo reacciona la parte de la sociedad americana que ha apostado por Trump cuando compruebe que muchas de sus promesas son imposibles de cumplir.
El mayor factor de riesgo de Trump es su falta de experiencia política, su carácter impulsivo y autoritario y la facilidad con la que cae en la tentación de utilizar Twitter para sus desahogos.
El estreno del ejercicio del poder puede romper muchos platos. Va a ser apasionante el seguimiento de sus primeros meses de gobierno.


Carlos Carnicero - Patxi López cierra el camino a Pedro Sánchez

16.01.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Patxi López fue investido lehendakari el 4 de mayo del 2009 con los veinticinco votos de su partido, el PSE, 13 votos del Partido Popular y un voto de UPyD. Siete años después se opuso hasta el último momento a la abstención del PSOE para evitar terceras elecciones y para no permitir un gobierno de Mariano Rajoy. ¿Por qué es un apestado el PP de ahora y no lo era el del año 2009? O por qué los votos del PP eran aceptables para que el PSE gobernara Euskadi y el PSOE se puede permitir bloquear un gobierno de Rajoy hoy. El PNV ganó las elecciones del 2009 sin mayoría absoluta. López le quito la presidencia gracias al PP.
Nada más anunciar su candidatura a la secretaría general del PSOE, Patxi López ha calificado de error la abstención socialista a Mariano Rajoy.
¿Cuál sería el escenario hoy, si la investidura de Rajoy hubiera resultado imposible?

El día 18 de diciembre se habrían celebrado unas nuevas elecciones. La participación habría descendido notablemente por el hartazgo de los ciudadanos al tener que acudir de nuevo a las urnas y en Navidad. Según todos los sondeos, el PP habría vuelto a ganar, pero con más escaños. Se habría producido el sorpasso de Podemos al PSOE, que habría sacado alrededor de setenta escaños. Seguiríamos sin gobierno, y se empezarían las negociaciones para formar una mayoría suficiente.

La cerrazón de Patxi López no tiene otra explicación que el paradigma de "no es no", como formulación de su voluntad de una izquierda exigente. ¿No es exigente una izquierda que ha conseguido desde la oposición la mayor subida de la historia del salario mínimo interprofesional, el cerrojazo a la LOMCE, la revisión de la Ley Mordaza y la garantía de que ninguna persona con bajos recursos podrá ser desconectada por impago del suministro eléctrico?

En tan solo unos meses de actividad parlamentaria, el PSOE ha ocupado el epicentro de una oposición constructiva y responsable en el Parlamento.
En espera de que Patxi López conozca si cuenta con el respaldo de Pedro Sánchez, no hay una sola idea que se conozca de su proyecto. Pero creo que puede ser clarificador cuando explique su modelo de partido, sus teorías sobre el estado federal asimétrico y sus proyectos para ejercer la oposición en el Parlamento.
El anuncio de la candidatura d López cierra la puerta a la de Pedro Sánchez y promete una interesante disputa por el liderazgo del PSOE entre él y Susana Díaz.
Todo parece indicar que la tentación de López es una confrontación entre las federaciones socialistas del nordeste, la vasca y el PSC, y las del sur. Será interesante contraponer las tesis de ese federalismo asimétrico, que solo puede estar basado en la diferencia a favor de los que ya la tienen -el cupo vasco es un régimen fiscal privilegiado, y las pretensiones catalanas van en esa dirección- y el resto de los españoles que se pronuncian por la igualdad de derechos y la solidaridad. Si Patxi López se decide por ese modelo de contraposición norte y sur, el debate promete ser esclarecedor.


Carlos Carnicero - ¿Qué quiere ser Aznar de mayor?

11.01.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

La condición de expresidente de gobierno es compleja. Cuando se ha ocupado el mayor nivel de la representación política, es difícil imaginar donde se aparca la ambición que condujo a la cima y como se ocupa el tiempo. Sobre todo en España, en donde la transición impuso unas generaciones muy jóvenes que escalaron rápidamente hacia la cúspide del poder.
La tentación es seguir con la actividad política. Lo que en ocasiones produce fricciones o discrepancias con quienes ocupan después de ellos los puestos de responsabilidad en sus partidos.
José María Aznar no ha encontrado su lugar en la política española después de sus ocho años en la presidencia del gobierno de España.
Casi desde el primer momento después de abandonar La Moncloa, ha propiciado críticas y desencuentros con su sucesor. Las declaraciones que ha venido haciendo indican un cierto menosprecio hacia quien él mismo ungió como sucesor. En general lo ha calificado de blando, indeciso. Falto de firmeza. Lo que confirma que la política de confrontación que José María Aznar instauró y llevó a la división profunda de sus españoles es el modelo que esperaba que siguiera su sucesor.
Ahora, cuando Mariano Rajoy se ve obligado, lejos de la mayoría suficiente para tener independencia en el parlamento, a pactar, ceder y negociar para poder gobernar, el expresidente Aznar ha roto casi todos los lazos que le unían al partido al desdeñar la presidencia de honor que es un cargo creado solo para él.
No ha tardado en volver a ejercer la crítica contra las políticas del PP. Fundamentalmente en lo concerniente a Cataluña y a la fiscalidad. Parece como si pretendiera que Rajoy gobernara como si tuviera mayoría en el parlamento para no depender de otros partidos.
José María Aznar está oyendo cantos de sirena que le invitan a lanzar un nuevo partido. Algunas encuestas le pronostican medio centenar de escaños. El espacio que podría ocupar es a la derecha del PP y hay dudas de que tamaño podría llegar a tener.
A parte de sus actividades privadas de mediación y académicas, no tiene muchas obligaciones, excepto las derivadas de la fundación que preside.
No hay noticias ciertas de cuáles son sus intenciones. Quienes están más cerca de él aseguran que no tiene intención de fundar un partido, lo que descartaría la actividad política directa.
En el PP no se detecta preocupación por los proyectos de Aznar. Incluso existe una sensación de alivio, sobre todo al considerar que la mayor parte de los escándalos de corrupción provienen de la época en la que Aznar era presidente del partido y del gobierno.
Los expresidentes no han aprendido a mantener un papel institucional discreto y sienten la tentación del protagonismo político. No debe ser fácil encontrar espacio como expresidente de gobierno de España.


Carlos Carnicero - 2017, la doble amenaza, terrorismo y populismo

02.01.17 | 08:16. Archivado en Carlos Carnicero


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Había 17.000 policías movilizados en Estambul, por temor a un atentado terrorista en Nochevieja. Aunque no está confirmado, todo parece indicar que un solo hombre, armado con un fusil automático, asesinó a 39 personas y produjo más de sesenta heridos.
Todo parece indicar que en la medida que el llamado Estado Islámico pierde la guerra en su territorio se van a implementar los atentados terroristas. Nuevas formas que son difíciles de detectar y combatir. Lobos solitarios y utilización de camiones pesados para atropellar peatones en zonas de afluencia de ciudadanos en celebraciones especiales. Ya no es necesaria la existencia de células organizadas, disponer de explosivos o armas sofisticadas.
En Europa, la amenaza terrorista está complementada con el incremento de populismos que entienden que la laxitud en la política de acogida de refugiados es la causante del implemento de las amenazas terroristas.
Francia y Alemania entran en año electoral con la amenaza de que partidos populistas xenófobos puedan llegar a alcanzar la presidencia de estos dos países claves de la Unión Europea. Hay otros focos de populismos y de derivas derechistas en otros países de la antigua órbita soviética.
Con el terrorismo diarista y el populismo está ocurriendo lo que pasaba en España con ETA y el golpismo en los primeros años de la transición democrática. Cada vez que ETA llevaba a cabo un atentado se incrementaba el ruido de sables en la sala de banderas.
Hoy los atentados terroristas cargan el arma del Populismo, de tal manera que el yihadismo fortalece las expectativas de los partidos populistas y duplican el efecto del terrorismo.


Martes, 22 de agosto

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031