Opinión

Andrés Aberasturi - Despedida sin cierre

25.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Cuando este país vivía en blanco y negro -y creo que hasta en los principios del color en televisión- llegaba una hora en la que todo se apagaba: era la famosa "despedida y cierre" que dejaba en el aire un ondear de banderas, himnos y perfiles de los jefes de estado. Luego llegaba la carta de ajuste, que tenía mucha audiencia, y el silencio hasta un mañana al pluriempleo.
Hoy me toca a mí despedirme de la agencia Europa Press que en los últimos años me ha dado un cobijo generoso y, sobre todo, de los periódicos y los lectores que han tenido a bien publicar mis cosas y hasta leerme. Mención especial para el grupo "El Progreso" que tuvo la disparatada idea de premiarme con su Puro Cora.
Ultimamente cada viernes me sentaba frente al ordenador y la verdad es que casi nunca sabía sobre qué escribir: de esto escribirán todos, pensaba; y de esto otro... esto otro no le interesa a nadie. No cuesta escribir una columna, cuesta pensarla y saber que con los nuevos medios digitales te van a acusar de facha o de rojo según lo que digas aunque lo que digas sea sencillamente lo que piensas. Después de tantos años en este oficio sólo tengo clara una cosa: que no he podido escribir siempre de lo que hubiera querido pero que nunca he escrito lo que no quería escribir. Intentar mantener la coherencia por encima de ideologías personales, críticas y servidumbres, me parece importante en esta profesión que siempre está en el filo de un cierto dogmatismo.
Hoy escribo esta penúltima columna porque la vida me resulta ya muy complicada y nunca he tenido gestor, secretaria, representante, caché y otras lindezas hoy tan de moda. Y ahora me piden papeles para todo, burocracias que se obtienen con esa contradicción que las administraciones llaman "cita previa" como si hubiera posibilidad de lo contrario, como si una cita no tuviera, por definición que ser siempre previa. Pero esa es otra.
Dejo la cita (nada previa) consensuada de los viernes pero no cierro del todo el chiringuito porque mis jefes me han dado permiso para escribir de vez en cuando, cuando quiera, cuando me los pida el alma o el cabreo o la satisfacción o la necesidad que es, por otra parte, como se debería de escribir siempre.
Estoy seguro de que después de tantos años más de una vez habré sido injusto con alguien, que me habré equivocado muchas veces y que mi propio dedo me habrá impedido ver la luna. Pido perdón y aseguro que, en todo caso, han sido malas interpretaciones por mi parte pero nunca el deseo deliberado de utilizar la columna para fobia o filias personales.
Y eso es todo. Me voy, me voy... pero me quedo, que decía el poeta. No sé cuándo llamaré a la puerta del lector pero la visita ya no será puntual como la del cartero. Uno empieza en esto como meritorio y acaba trabajando a destajo, echando columnas como quien echa "peonás" hasta que un buen día te levantas y decides que lo de la cita previa te viene grande y que la obligación de los viernes resulta cada vez más costosa.
Nos leeremos, no sé cuándo pero esto es sólo una despedida sin cierre, una oportunidad para agradecer a todos, agencia, periódicos y lectores haberme aguantado tantos años. La verdad es que ha sido un placer.


Andrés Aberasturi - La banca

18.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Vaya por delante que comprendo que la banca, así, en general, es un negocio y no una ONG; pero una vez aclarado eso déjenme que les diga que no todos los negocios son iguales. Y el de la banca, para qué nos vamos a engañar, es uno de los más impresentables o al menos lo han convertido en eso a lo largo de los años. Lo suyo es la herencia puesta al día de los antiguos usureros, es la usura legalizada y legitimada, un tinglado que nunca pierde y cuando pierde por la mala gestión de los que la dirigen con sueldos inmorales y retiros escandalosos, no pasa nada: cuando los bancos pierden los rescatamos entre todos con una lluvia de millones que buena falta harían, por ejemplo, en la hucha de las pensiones de la Seguridad Social.
Y las banqueras y los banqueros (que no los bancarios) no son inocentes, no nos engañemos; puede que sean necesarios, incluso puede que sean imprescindibles y mucho más en un mundo globalizado y controlado por un sistema capitalista que, según creemos muchos, se ha pasado de la raya. Y no son inocentes porque abusan de su poder, porque imponen unas reglas de juego que, como se ha visto, son inmorales y además ilegales; pero son tan grandes, mandan tanto, se han hecho con tantísimos "clientes" que resulta más peligroso perseguir sus desmanes que cambiar esas regulaciones que deberían hacer del negocio algo transparente y limpio, bueno para todos. Tenemos ejemplos lejos y cerca: cuando el imperio del actual presidente de los EEUU entró en quiebra se discutió qué hacer y fue preferible sostenerlo a base de millones a dejar que cayese. Aquí cerca conocemos esa historia porque es lo que pasó con las cajas y algunos bancos.
Estos días estamos asistiendo aturdidos al sinfín de inmoralidades que se han ido cometiendo con la mayor impunidad en el sector financiero y ahora parece que empiezan a ser delictivas. ¿Y saben una cosa terrible? Temo que la Justicia les apriete las tuercas porque al final seremos todos quienes paguemos sus multas gracias a nuevas cobros -ya no sé si queda alguno- por sacar nuestro dinero y hasta por ingresarlo. Los bancos nos cobran ya hasta los sellos que no usan. Cláusulas suelo, preferentes, engaño del Indice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, fraudes en la contabilidad bancaria, cobro de dietas, bonos, indemnizaciones, jubilaciones y planes de pensiones radicalmente inmorales por los directivos, las famosas tarjetas opacas. ¿Les suena todo esto?

Si al menos tantos escándalos sirvieran para hacerles reflexionar pero va a ser que no: lo que les quiten por un lado nos lo van a cobrar por otro y debe ser el único negocio que cuando va mal en lugar de bajar los precios y dar facilidades, los sube y se encierran en su fortín. Hay tanta demanda que las ofertas las fijan ellos manejando un dinero que, encima, es el nuestro.


Andrés Aberasturi - Y el PP viendo pasar el tiempo

11.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Que el mayor problema en el Congreso del PP sea si Cospedal puede o no ser ministra y secretaria general a la vez, no deja de ser irónico, contradictorio y tristemente cierto. En España pasan cosas pintorescas y seguimos siendo muy nuestros para esto de la política. Naturalmente que es más gracioso que el presidente del mayor imperio de mundo, Donald Trump, se preocupe públicamente por las tiendas que no venden los modelos diseñados por su hija, pero a eso le acompañan otra serie de medidas que no por prometidas en son menos disparatadas y nada graciosas. Pero a lo nuestro.
Ciudadanos deciden cambiar de apellidos y dejar de ser un partido socialdemócrata en su ideario para hacerlo como una formación liberal-progresista. Ellos sabrán, porque yo no termino de entenderlo, pero vale. En definitiva no creo que cambie nada.
En el PSOE ya vemos lo que está pasando y resulta que, según las encuestas, el líder mejor valorado es el único que juega de suplente y casi por obligación, el presidente de la gestora y del Principado de Asturias, Javier Fernández, un hombre serio sin afán de protagonismo liderando por obligación un partido que atraviesa el peor momento quizás de su historia reciente.
Podemos puede acabar roto de Vistalegre o al menos con tales heridas que su curación no va a ser cosa de días si es que tiene curación y no escisión. Y por seguir con términos un poco médicos, lo que parece evidente es que, gane quien gane, habrá amputación de miembros, antes llamada purgas.
Y en el centro de esta vorágine, llega el PP con la única duda señalada: el pluriempleo de Cospedal. Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo este PP de Rajoy con no sé cuántos juicios rozándoles los dedos, con sentencias condenatorias por corrupción en Valencia a destacados líderes de su grupo, con un gobierno en minoría, con Bárcenas a la espera, con su presidente -que es el nuestro- ofreciéndose a intermediar con Tump, abriendo despacho en Barcelona para la vicepresidenta sin que hasta ahora parezca que se haya logrado mucho, con Aguirre y Cifuentes, una por un lado y otra por el otro, como los únicos versos sueltos sin ninguna posibilidad de lograr -no sé ni si lo van a plantear- nada en el Congreso. Ah: ¡y subiendo en la encuestas!

Así es este país en pleno Siglo XXI. Donde debería haber zozobra reina la calma y los que aun deberían estar celebrando su triunfo andan a palos. No es fácil entenderlo, pero es lo que hay para bien y para mal.


Andrés Aberasturi - La responsabilidad de la izquierda

04.02.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Se está repitiendo hasta la saciedad que los desbarajustes "desorden y confusión" según la RAE) que hoy vive Podemos -y el propio PSOE- es un problema de simple liderazgo personal, de nombres y no de ideas, de celos, de traiciones, de bisoñez, esas cosas que pasan cuando uno atraviesa en un abrir y cerrar de ojos la inquietante y delicada frontera que separa la infancia y de la adolescencia. Y todo puede ser verdad, pero no creo que sea sólo eso. En Podemos, desde siempre ha habido un problema de fondo que, en parte, puede que venga derivado de sus propios orígenes, el aula de una facultad con una pizarra en la que todo es posible. Por decirlo de otra manera: el proyecto -más que el programa- de Podemos es como esas "conjeturas matemáticas" que afirman algo y esperan que alguien las resuelva. Apasionante pero complicado para afrontarlo en la vida real. Podemos traía la frescura de la justa indignación frente a la vergüenza de los Gürtel, los ERES o los 3%; traía la teoría de una sociedad más justa que se podía demostrar en la pizarra del aula de Políticas contra un mundo dramáticamente desigual bajo el imperio de un capitalismo salvaje; Podemos se sabía la teórica de memoria pero nunca ha sido capaz de explicarnos de verdad cómo hacer realidad esa teoría: persiguiendo el fraude fiscal, haciendo que los ricos paguen más, una sociedad sin castas, sin vencedores ni vencidos. No voy a hablar de Venezuela como ejemplo porque sé que les molesta y es otra historia, pero ahí están las recetas de Tsipras que iban a cambiar la Unión Europea y los resultados, El que quiera mirar, que mire. El caso es que estaban inundados de entusiasmo cuando llegaron al poder en ayuntamientos -solo o acompañados- y ocuparon escaños en el Congreso y su primera batalla fue la visibilidad; el gallinero que lo ocupen los parias, nosotros queremos que se nos vea. Y tenían razón, pero no deja de ser un síntoma. Engulleron a IU, que ya no pinta nada, y los que les acompañaron en la aventura empezaron a exigir independencia a la hora de decidir y gestionar. Luego llegó el capítulo de la cal viva -menos baladí de lo que parece- y lo que hoy seguramente es el problema de fondo aunque lo encarnen dos personalidades: Podemos tiene que elegir entre estar en la calle con la gente que rodea el Congreso o estar en el Congreso rodeados por parte de la gente que les ha votado. Porque la vida es así de rara y no se puede estar en los dos sitios a la vez; se intenta, claro, pero o terminan llamándote traidor o pierdes la credibilidad de muchos millones que quieren cambios pero no violencia. ¿Y cómo participar en la gobernación de un sistema junto a unos que lo que quieren es, claramente, cargarse ese sistema pero sin ofreceré alternativas serias? En resumen, al margen de la guerra de nombres, la cuestión es -simplificando mucho, claro- si lo que conviene es dar miedo (Iglesias) o dar amor (Errejón), estar fuera o estar dentro.
Pero que nadie de derechas se congratule de esta situación. Esa izquierda que hoy se encuentra en un laberinto de muy difícil salida -tanto PSOE como Podemos- desangrándose cada día más y cada día con un peor pronóstico para su recuperación, no sólo es importante en una democracia sino absolutamente necesaria. Ahí está la Historia para demostrarlo y tarde o temprano Europa y el capitalismo tocarán fondo. Es ahí donde una izquierda nueva, limpia y posible debe emerger otra vez para evitar las tentaciones extremistas. Ojalá se dieran cuenta los nombres que por encima de ellos están los pueblos, está el futuro de todos y no la gloria efímera y engañosa de unas primarias o de un congreso.


Andrés Aberasturi - El 17 de junio toca golpe de estado

28.01.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

¿Se ha vuelto loco el ex juez y hasta ahora senador de ERC Santi Vidal? No se sabe pero hasta ahora todos los datos apuntan que mantiene el juicio pese a unas declaraciones que parece que han sorprendido a muchos, declaraciones, además, realizadas en conferencias de tono coloquial (según el señor Silva) y organizadas por la propia ERC y en las que, para resumir, deja claro que: el Govern tiene de forma "ilegal" los datos fiscales de los catalanes, que dispone de una partida camuflada de 400 millones de euros para construir estructuras del Estado, que investiga a los jueces establecidos en Cataluña, que un gobierno extranjero no europeo está formando a los Mossos en materia de contraespionaje, que el consejero de Exteriores, Raül Romeva, tiene un "preacuerdo" para que una Cataluña independiente, sin fuerzas armadas, participe en la OTAN, y que 11 estados de la UE apoyarán una declaración de independencia. Puesto así, todo seguido, no es de extrañar que hayan saltado todas las alarmas no sólo sobre la verdad o mentira de lo dicho por el ex juez sino sobre su "extravagante" forma de comportarse. Nunca se sabe, pero el hasta ahora senador Vidal ha dejado de serlo inmediatamente y nadie le saluda ya cuando hace sólo unos meses era la estrella que había participado en la redacción de la futura "Constitución" de la república catalana. Y lo mejor de todo es que estoy convencido de que el ex juez contaba estos secretillos en sus coloquiales conferencias -insisto: organizadas por la propia ERC- no como una acusación sino para explicar a los mortales cómo se hace el proceso hacia la independencia, asunto que ya había bordado el periodista Vicent Partal, no sé si miembro o simpatizante de la ANC -ver vídeo en youtube-.
El golpe -según Partal- será el 17 de Junio de este año: "Todo estará preparado: dónde se imprimen los pasaportes, cómo se ponen los Mossos en la frontera con Andorra, cómo hacemos circular los trenes fuera de la autoridad española, cómo obligar a los bancos a pagar al gobierno legítimo del país..." y así un largo etcétera de despropósitos la mayoría absolutamente disparatados que culminan con una pregunta que se hace y se contesta el propio Partal: "¿Cómo se hará todo esto? Pues muy sencillo, el gobierno de Cataluña dirá a todos los bancos: escuche (sic) la cuenta corriente donde nos debe ingresar es esta. ¿Y si no obedecen? Pues el ministerio de Economía tendrá la facultad de retirar la cédula bancaria de aquel banco y que no pueda operar en Cataluña y verás tú que rápido se cuadran". No es fácil imaginarse ni a La Caixa ni a los grandes bancos "cuadrándose" ante el temor de no poder operar en Cataluña pese a que la mayoría de su negocio está fuera de allí; pero en fin, todo es posible.
Por eso digo que ya no se disparatan estos personajes o se limitan a ser portavoces de los disparates de algunos iluminados: Cataluña en la OTAN, 11 estados de la UE recociendo la independencia... Pero no debería ser una sorpresa. Ya se filtró en su momento como la ANC tenía preparado como debería ser el ejército de Cataluña y fue tan escandaloso que retiraron oficialmente la comisión encargada del asunto aunque sigue viva bajo otras siglas: la "Sociedad de Estudios Militares (SEM)" para no comprometer al conjunto de la ANC. Es todo tan absolutamente onírico que ya no sé si realmente el sueño de la independencia en lugar de producir sentimientos produce monstruos.


Andrés Aberasturi - Vaya panorama

21.01.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Me temo que esta vez el título de la columna debería ser el comienzo de la misma: vaya panorama. Y es que esto no da ya más de sí. Es que mires a donde mires el paisaje social resulta tan helador como el climático y otra ola de frío va helando -como decía el poeta- el corazón del españolito medio. El hispanista Stanley G. Pynes se mostraba "desilusionado" con los políticos españoles del Siglo XXI; pues imagínese cómo nos podemos sentir nosotros Mr. Pynes, aunque, para ser sinceros, tampoco es que los políticos ingleses de este mismo siglo estén siendo un espejo al que mirarse.
Pero es verdad. No es posible que en tan poco tiempo hayan pasado tantas cosas y se hayan truncado tantas ilusiones y nos encontremos hoy donde nos encontramos con un histórico PSOE destrozado y desangrándose por luchas intestinas que, tengan el final que tengan, no puede ser bueno. No es posible que sea cuando sea el dichoso Congreso, haya o no haya primarias, el socialismo pueda salir no ya reforzado sino ni siquiera unido en un proyecto común.
La menos histórica Izquierda Unida pero heredera del viejo Partido Comunista se ha diluido como un azucarillo en la copa triunfal que levantaban justos los profesores de Podemos. Pero el triunfo tiene su precio y como tantas veces se ha repetido, resulta demasiado fácil morir de éxito. Podemos, aquella ilusión que canalizó la hartura de tantos, se debate hoy entre personalismos y figuras porque ya son casta, les guste o no, y les ha llegado la hora de la vanidad y el deseo de poder que se disfraza de modelo de hacer política cuando ni siquiera en sus mejores épocas su modelo parecía ser viable.
Ciudadanos sigue sin encontrar su sitio y el papel de bueno de la peli no es nada agradecido: se lo van a comer por la derecha o por izquierda porque no se puede servir lo mismo para un roto que para un descosido y al final, ni unos ni otros van a fiarse de que funcione la bisagra.
Y queda el PP que parecía hermético pese a los escándalos y que seguirá ofreciendo esa imagen mientras la argamasa del poder les mantenga unidos. Pero Génova va siendo cada vez más un polvorín porque un partido político no puede insistir en su ceguera frente a la escandalosa corrupción que le rodea. No lo hicieron cuando lo debieron hacer y en cuanto las urnas no alcancen, alguien desde dentro tendrá que quemar tanto rastrojo. Y lo malo del PP es que no escarmienta.
Dejemos a los políticos y pasemos a la banca. Hay que mirar hacia otro lado porque lo que se va viendo es tan triste que uno no entiende cómo hemos podido vivir así. Van de escándalo en escándalo, de trampa en trampa, de usura en usura y sin ningún pudor, cuando han quedado demostradas y sentenciadas sus jugarretas -y aun no todas- a costa del pobre cliente medio, lo que hacen es endurecerlo todo y cargar sobre la ciudadanía lo que ellos no están dispuestos a pagar con sus enormes sueldos, con sus inmorales retiros y subvenciones.
¿Seguimos? ¿Hablamos los nacionalismos que ofenden con su ausencia al resto o mejor de los antisistemas metidos en el sistema? Tal vez convendría reflexionar qué pasa en una sociedad donde la policía -las policías- tienen que pedir públicamente respeto a los políticos que les mandan. ¿Y si nos damos una vuelta por los juzgados donde se eternizan las instrucciones, los juicios, las sentencias?

Lo dicho: no sé si es el frío, pero ¡vaya panorama!


Andrés Aberasturi - Homs en su bicicleta

14.01.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

El portavoz del PDeCAT en el Congreso y ex conseller catalán, Francesc Homs, aseguraba en su cuenta de tuiter que el Estado (español) se ha metido en un "callejón sin salida" y que cada día "tiene menos cultura democrática". Cada cual es muy dueño de opinar lo que quiera y hasta parece natural que al señor Homs, cabreado como debe estar por la petición de la Fiscalía del TS de inhabilitarle 9 años por prevaricar y desobedecer en aquel ya lejano 9-N, asegure también que le "daría asco" formar parte de un sistema en el que "un político que ha contribuido a poner las urnas le quieren inhabilitar penalmente, y en cambio otro que ha manipulado a la fiscalía y la policía le den un cargo". Todo correcto, incluso cuando asegura que no piensa apartarse y que seguirá haciendo política (aunque se supone que con asco).
No soy quién para juzgar los sentimientos del señor Homs ni para aconsejarle -ascos aparte- si debe o no seguir haciendo política. Incluso coincido con la indirecta/directa sobre el ex ministro Fernández Díaz. Pero las cosas son como son y, una vez más, habría que recordar que el cumplimiento de la Ley es básico en la democracia y que cuando alguien se salta esa Ley pues hay que atenerse a las consecuencias, ya sean de un multa de tráfico, ya de una inhabilitación. ¿Qué le vamos a hacer, señor Homs? Esto funciona así y ustedes lo saben, por ejemplo, con algo tan nimio como multar a los comercios que no rotulen en catalán: a mí me parece un disparate, pero ustedes hicieron esa Ley y obligan a cumplirla.
Pero lo que más me llama la atención de todo lo dicho por el señor Homs, es lo de callejón sin salida, "un carreró sense sortida". Y es que, claro, viendo como tienen las cosas el moderno PDaCAT, antigua Convergencia, lo del callejón sin salida lo tienen mucho más a la vista que el Estado: las encuestas no pueden ser más trágicas para su formación, el actual President Puigdemont ya ha anunciado su retirada, la alcaldesa de Barcelona va a formar su propio partido, los de Esquerra prácticamente ni cuentan con los viejos convergentes y las CUP les tiene cogidos por sus partes. Se van desmarcando todos del independentismo y el sueño de grandeza soberana que comenzó Artur Mas, es hoy una pesadilla. Y por si fuera poco, conviene recordar lo que dijo Xavier Domèneceh, portavoz de En Comú Podem: "En Cataluña son necesarias unas elecciones ya" y añadía: "Un referéndum unilateral no se diferenciaría del 9-N, que no tuvo efectos políticos o jurídicos vinculantes. Fue una movilización popular, pero repetir lo que ya se hizo no creemos que aporte nada de nuevo y no sería una solución". Piénselo señor Homs, repetir aquella puesta en escena, no parece una solución.
Así que ver callejones sin salida en otros y negarse a reflexionar sobre la situación de uno mismo, es quedarse muy corto cuando se está al borde del precipicio. Sinceramente, a mí me gustaría -le doy mi palabra- que no le condenasen, que no prosperara la petición del fiscal; pero hombre, no ponga usted las cosas más difíciles ni meta palos en las rueda de la bicicleta porque es justamente usted el que está dando pedales.


Andrés Aberasturi - La postrverdad de Domènech

07.01.17 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Empieza el año complicado, nada nuevo porque no es sino la continuidad del que termina y porque suenen las 12 campanadas en todos los relojes del país, las cosas no cambian. Pero si parece importante, aunque haya pasado un poco desapercibido, un cierto giro que parece se está dando dentro de las propias filas de la complicada política catalana. Pero entre lo que ocurre en el PSOE y las peleas en Podemos, poco hemos reparado en las declaraciones realmente trascendentes del historiador Xavier Domèneceh, portavoz de En Comú Podem, que apenas 11 días después de la*reunión unitaria en favor de la celebración de un referéndum ha dicho algo que ha caído como una bomba en los sectores independentistas: "En Cataluña son necesarias unas elecciones ya". La argumentación es doblemente realista: por la situación política de Cataluña, con el Gobierno central rechazando de plano la convocatoria de la consulta, y el catalán apostando por un referéndum unilateral que, para el líder de En Comú Podem, no dejaría de ser más que una repetición de los ocurrido el 9N: "Un referéndum unilateral no se diferenciaría del 9-N, que no tuvo efectos políticos o jurídicos vinculantes. Fue una movilización popular, pero repetir lo que ya se hizo no creemos que aporte nada de nuevo y no sería una solución". Y de paso da un palito del Gobierno de Puigdemont aseguran que unas nuevas elecciones serían la mejor receta para poner fin a los incumplimientos del programa de Gobierno catalán.
Es lo que ahora se ha dado en llamar la "postverdad" y, en eso, el historiador tiene más razón que un santo. Porque no entiendo cómo Puigdemont sigue empeñado en algo que no puede resultar pese a que lo reiterara solemnemente su mensaje institucional de fin de año: que en 2017 se celebrará un referéndum sobre el futuro político de Cataluña que será "legal y vinculante" precisando que la consulta se convocará "de acuerdo con el mandato" de las leyes. Pero eso tiene trampa porque ya sabe el "President" que la únicas leyes son las que emanan -hoy por hoy- de la Constitución y sus órganos reconocidos y nunca podrá ser "vinculante" aunque, como dijo, "el "Govern" y el Parlament deberán aplicar su resultado sin dilaciones ni excusas". El sabe que no es así. El sabe perfectamente que para que esa consulta sea legal es necesario que la reconociera el Gobierno Central y para que fuera "vinculante" tendría que contar la aceptación del resto del Estado. Así las cosas, Xavier Domènech ha dado en el clavo por muy mal que les haya sentado a los independentistas. El historiador líder de En Comú Podem habla instalado en la dichosa "postverdad" y ya puede anunciar el Presiden lo que anuncie y darle todo el boato legal y sentimental que quiera pero la realidad de ese futuro/posible referéndum no dejará de ser una "movilización popular" sin consecuencias. Es así y así seguirá siendo mientras las cosas continúen siendo como son. Comprendo la decepción personal del señor President, pero cada vez se le desmarcan más posibles aliados porque la realidad es terca como una mula. Pero en fin... allá él.


Andrés Aberasturi - Ada Colau y los uniformes

31.12.16 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Creo que la única vez que un ministro me ha invitado a comer en su sede -en compañía de un colega del que no diré su nombre, pero que me sorprendió- fue un titular de Defensa. Yo no tenía ni idea de qué se trataba, pero a los postres se desveló el misterio; en aquellos días había escrito, creo que en "El Mundo", un par de artículos, a raíz de unos acontecimientos concretos, nada favorables a una generación de militares que se empeñaban en considerar como "valores" lo que para mí eran justo lo contrario. No me alargo. Sólo recordar que me sorprendió la presencia del colega que hizo piña con el ministro y que dos humildes columnas mías sobre el tema hubieran causado tanto "malestar entre altos mandos". Naturalmente le dije al ministro que no iba a cambiar mi modo de pensar y que volvería a escribir lo mismo si se reprodujeran los casos a los que me refería. Fin.
Quiero dejar claro esto para ahora poder decir que Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, y quienes la rodean, me temo que no han entendido nada. Gracias a las presiones escasamente discretas de la señora Colau, el Ejército y los diferentes cuerpos policiales no están presentes en el Salón de la Infancia abierto estos días en la Fira de Barcelona. Pretexto: "Reenfocar el salón hacia actividades más lúdicas y de ocio". Da igual que miles de niños, como ocurre en casi todos los países democráticos en este tipo de eventos, hagan cola para ver un carro de combate o un coche de policía con su sirena y sus luces, para ellos eso es "lúdico". Da igual que, opine lo que opine la alcaldesa de Barcelona y su entorno, la curiosidad por estas cosas -como por los coches de bomberos- es universal y perfectamente entendible. Por eso creo que las autoridades locales y la Fira, siguen sin entender lo que es la democracia, siguen anclados en viejos clichés y tergiversando por ideologías incomprensibles la realidad de los críos -y crías- que visitan el Salón. Lo malo es que la noticia ha pasado casi desapercibida y creo que es más que una anécdota, creo que es realmente grave por cuanto tiene de perversión de la realidad.
A ver; es que el atractivo que puedan tener para unos niños -y niñas, señora Colau- estos cuerpos, es exactamente igual que la fascinación que pueden sentir por los Dinosaurios o por los superhéroes. Pero hay un agravante en su presión para hacerlos invisibles: que los dinosaurios desaparecieron y los superhéroes no existen. Sí existen unos ejércitos que forman parte esencial de todas las democracias, lo mismo que los cuerpos policiales que cuidan, entre otras cosas, de la seguridad de esos niños -y niñas-. Pero usted se empeña en ocultarlos, en desterrarlos, en echarlos como si su presencia fuera cuna de fachas en una especie de fobia a los uniformes que yo me haría ver.

Parafraseando al llorado Tola, si yo fuera alcaldesa de Barcelona -o de cualquier sitio- haría todo lo contrario, haría todo lo posible para que los niños -y niñas- nacidos en la dulce libertad de la democracia tuvieran la visión real de lo que realmente son y representan hoy en día los ejércitos y las policías: parte del pueblo, gentes como nosotros, profesionales que ayudan a la sociedad como los médicos, los profesores o los fontaneros.

Perdóneme, alcaldesa, pero creo que usted, en su notorio afán anti-autoridad -incluida su propia policía local-, o lo que sea que sienta usted, ve enemigos donde hay amigos y se equivoca de medio a medio, o sigue anclada en una sociedad que ya no existe, en una España superada; creo que por mucha mayoría que saque, usted o los suyos, no se han enterado aún de qué va el Siglo XXI en España y en todos los países democráticos. Una pena.


Andrés Aberasturi - Ya está bien

24.12.16 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Ignoro si por la boca muere el pez porque nunca he sido aficionado, pero sí estoy seguro de que en este siglo de luces y hemerotecas abiertas día y noche a un clic de distancia, los responsables políticos, los protagonistas de las cosas, esos que tienen una repercusión social y mediática, deberían meditar quizás medio minuto antes de hablar/escribir.
Es que suena muy raro cuando todos vivimos en el shock de uno de esos atentados salvajes de los yihadistas y similares -tanto da que sean en Europa como Siria- leer o escuchar opiniones que, se miren por donde se miren, tiene un cierto tufillo a convertir a las víctimas en verdugos -algo que ya conocemos por desgracia en España- o al menos a dejar en el aire la duda del clásico "algo habrán hecho" absolutamente inaceptable porque sólo hay dos especies: los que matan inocentes y los inocentes que mueren a manos de esos asesinos.
Por eso no valen medias tintas y aún recuerdo con vergüenza el silencio y las iglesias tantas veces cerradas para los funerales de las víctimas de ETA. Ahora el terror viene del islamismo radical y repasando -ya digo, sólo con hacer un clic con el ratón del ordenador- alguna cosas, aparece por ejemplo lo que dijo Miguel Urbán, de Podemos, tras los atentados de 2015 en París: "Hay muchísima gente que aquí -en Occidente- no tiene ninguna salida y yo creo que son elementos estructurales en donde hemos fallado. Se ha fallado también en estructurar a mucha gente que no ve otra salida, que es inmolarse". Pero inmolarse para matar a muchos inocentes que es un detalle que hubiera convenido añadir señor Urbán. Así que los occidentales somos responsables de las masacres. Bien.
Y Errejón (Podemos) reflexionaba tras el atentado en Berlín: "Mucha gente sufre un dolor sordo que acaba convirtiéndolo en la exportación de ese dolor". O sea, que nos lo tenemos merecido por lo que pasa en Siria. ¿Pero he hablado de "atentado"? Para los de Podemos esa palabra no existe y califican lo sucedido de "acontecimiento", triste, desde luego, y solidarios con las víctimas pero del "acontecimiento". Y ya está bien de jugar con las palabras o de afirmar que lo de Siria no es una guerra.
Porque así es muy difícil. Tan difícil que hasta un militar que fue importante, Julio Rodríguez, ex JEMAD y hoy en Podemos, asegura que "se está exacerbando la amenaza yihadista en Europa deliberadamente". Que se lo diga el general a las familias de las víctimas y a las policías que llevan ni se sabe cuántos atentados abortados y detenciones en media Europa. Hay que ser serios a la hora de decir estas cosas y pensar sobre todo en los que sufren.

Pero con todo lo que se pueda disentir de estas declaraciones, nos falta el invitado de honor, el gran Willy Toledo y su ya conocido delirio escatológico. Lo cito como anécdota porque es en lo que se ha convertido el actor. El caso es que el bueno de Toxo (CCOO) pedía "frenar la brutalidad y la represión en Alepo" asegurando que era "exigible una intervención de la comunidad internacional en Siria". Pues llega el gran Willy y contesta:" El Secretario General de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, no sólo asumiendo el discurso imperialista sobre Siria, sino también pidiendo abiertamente la intervención de la OTAN (él lo llama "occidente" que queda más chachi). Me voy a guardar los adjetivos sobre este trozo de mierda infecta. Vaya, no he podido"

Que cada cual juzgue lo que quiera.


Andrés Aberasturi - Cuidado con los amigos

17.12.16 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Anda el patio revuelto y aunque sus señorías se vayan de vacaciones sin aprobar -o no- los presupuestos, van a ser unas navidades movidas. No parece que esas palabras que tanto se repiten en estas fechas hasta hacerlas ya tópicas, tenga en nuestro país demasiado recorrido: ni la paz parece que reine entre nosotros ni se anuncia próspero el año que empieza. Todos andan a la greña y asentados ya en el poder, los síndromes comienzan a florecer como la gripe.
Andan en el PSOE de acá para allá organizando manifestaciones y contramanifestaciones, intentando retrasar el congreso unos y pidiendo que se adelante otros. Buscan pero no encuentran una salida digna para todos pero ya no existe y un líder no se fabrica de la noche a la mañana. Y mientras tragando quina y aprobando a cara de perro techos de gastos y derogaciones que no llegan. ¿Qué está pasando? Pues que todo les ha salido mal y lo han hecho a destiempo. Ahora mismo Rajoy les tiene cogidos por el cuello y por eso deja caer como quien no quiere la cosa lo de las próximas elecciones, porque las encuestas son nefastas para los socialistas y porque pase lo que pase alguien va a salir herido con o sin primarias. El error de Sánchez, el mayor error, no fue su ya famoso "no es no"; creo sinceramente que lo que le llevará a los altares o a los infiernos fue -mire usted qué cosas- la entrevista con Jordi Evole donde confundió aciertos con errores y se colocó tan a la izquierda que ni la izquierda del propio PSOE parece sentirse cómoda ahí. Están los militantes, claro, los "entusiastas del no es no" pero ninguno piensa en lo que ahora se llama la "postverdad": vale, decimos que no* y? Porque detrás de esa interrogación están los de Podemos haciendo picnics en el Congreso y recordando la cal viva.
Los de Podemos; esa es otra. ¿Quiénes de Podemos? ¿Los unos o los otros o los terceros? ¿Los que purgan, los purgados o los que esperan? ¿Los que amenazan y se disculpan o los amenazados? En qué poco tiempo se le ven las orejas al lobo del yo mando aquí y ni los besos en los morros entierran las hachas de guerra. Todo pretende ser muy fraternal en Podemos, pero ahí siguen sin saber si es mejor dar miedo o dar abrazos, cargarse el sistema desde dentro o desde fuera porque ya se ve que no es fácil hacer las dos cosas a la vez.
Y Rajoy, incomprensiblemente indiscutido desde dentro, frotándose las manos y mirando al tendido. Porque el tendido se las trae. Y no sólo es el PSOE y Podemos; es que cada vez que los independentistas catalanes abren la boca, le aseguran más la mayoría en España al PP. Cada vez que Homs afirma "sí o sí habrá urnas, sí o sí habrá colegios abiertos y evidentemente no van a mandar ni los tanques ni matones, como ya pasó el 9 noviembre y va a volver a pasar en esta ocasión", llena de votos las urnas del PP. ¿Matones, tanques...? Y es que la burguesía catalana que sostiene aún a los antiguos convergentes ya empieza a estar harta de que unos niñatos antisistema como los de las CUP les tengan cogidos por sus partes. Las CUP son al partido de Puigdemont lo mismo que Podemos al PSOE sólo que en peor. Una vez más se hace verdad que hay que cuidarse más de los amigos que de los enemigos.


Andrés Aberasturi - A Fernando Blanco, padre de Nadia

10.12.16 | 08:16. Archivado en Andrés Aberasturi


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Señor:

No me dirijo a usted de ninguna forma porque, naturalmente, me resulta muy difícil tenerle en estima pero tampoco quiero participar en su linchamiento ni soy quien para juzgarle; de eso se encargarán en todo caso los tribunales. Pero sí me siento legitimado moralmente para escribirle a usted con una mezcla de pena, estupor y rabia porque sus actos, esa recolecta de dinero para una hija enferma durante ocho años, ese acudir a los platós de las televisiones que le creyeron de buena fe sin comprobar nada de su historia, ese negocio miserable que al parecer se ha montado, no sólo le ha estallado a usted en las manos sino que ha dejado un reguero de víctimas por el camino. Y la primera de todas, su hija Nadia que ha puesto cara al dolor ajeno por completo en su inocencia a los mercadeos de su padre que incluían exageraciones, lágrimas y mentiras y cuentas corrientes a partes iguales.
Nadia es la primera y la gran víctima. No sé realmente lo que le pasa, qué enfermedad tiene exactamente y qué futuro le espera; ha dicho usted tantas cosas, que ya es imposible tener casi nada claro. Pero usted, señor, le ha cerrado ya muchos caminos a Nadia. Usted con sus absurdas historias de médicos afganos, de operaciones en Houston que nunca existieron y ahora de oscuros curanderos, usted ha puesto mucho más difícil el futuro incierto de una cría a la que estoy seguro quiere y a la que nuestra sanidad pública atenderá con una máxima eficacia hasta donde la ciencia llegue.
Pero no sólo Nadia, señor. Usted ha sembrado la desconfianza en el corazón de la gente buena, ha puesto en peligro -o ha condenado ya- la posibilidad de otras muchas vidas que de verdad necesitan de la solidaridad de todos para seguir agarradas a la esperanza de encontrar remedio a las enfermedades que llamamos "raras" y que necesitan de todos para su investigación. Y usted, señor, ha cuestionado a profesionales de la información que es verdad que deberían haber contrastado su historia antes de publicitarla, pero que actuaron de buena fe porque gracias a Dios, en contra de lo que nos enseña la buena praxis de esta profesión, aún caemos en el pecado de emocionarnos con la historia de una niña que puede morir sin pensar que es su propio padre el que nos está vendiendo una mentira. Usted ha sacado los colores a muchos colegas que le creyeron y que han tenido que pedir perdón por dejar que el corazón les pudiera más que una estricta y siempre exigible profesionalidad.
No sé qué será de usted ni cómo acabará esta lamentable historia; lo que sí me duele es no saber qué será de Nadia. Sólo quería decirle que lo malo de estas aventuras es que no se solucionan de ninguna manera, ni devolviendo el dinero estafado, ni pidiendo perdón. Usted ha roto el siempre frágil cristal de la solidaridad y un cristal roto jamás puede repararse.


Jueves, 27 de julio

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31